InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)
ISBN : 8432222828
Editorial: Austral (02/02/2016)

Calificación promedio : 4.29/5 (sobre 33 calificaciones)
Resumen:
En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (25) Ver más Añadir una crítica
Galena
 05 noviembre 2018
Es una obra corta, pero densa y que da para pensar mucho. Hace años, cuando estaba en el instituto quise leer a Virginia Woolf y le pedí consejo a mi profesora de filosofía, que conocía bien su obra. Sin embargo, me dijo que era muy difícil y eso me hizo decidir que lo dejaría para más adelante.
Ahora me he animado a lanzarme y, efectivamente, es una autora complicada, no me parece que su estilo sea el más indicado para iniciarse en el mundo de los clásicos, pero cuando uno está preparado merece la pena. Y, además, preveo que será un título estupendo para releer, porque tiene miga.
Lo primero que me sorprendió fue su estilo y es que si por algo se caracteriza a esta autora, además de por su feminismo, es que su narración imita el flujo de pensamiento, por eso es difícil. Hay que esforzarse por seguirla, vamos de un lugar a otro, luego volvemos, ahora tratamos este tema y más tarde iremos a otro relacionado… es como seguir sus divagaciones, solo que nada está ahí puesto para rellenar. No, todo está muy bien medido y estructurado, no sobra nada.
Aporta datos y citas reales y ficcionaliza otros para ejemplificar como fue la vida de las mujeres hasta su momento presente y trata de explicar el por qué de sus tesis «Una mujer necesita dinero y una habitación propia para dedicarse a la literatura».
En cuanto a esto, estoy de acuerdo en que es cierto que en el pasado era muy difícil que una mujer pudiera dedicarse a escribir debido a que no tenían tiempo para el ocio. Las más pobres debían trabajar, atender la casa, los niños, y apenas tenían formación o gusto por la lectura. Incluso Jane Austen como bien narra Woolf tenía que escribir en la salita común, donde constantemente era interrumpida. Y sí, era soltera, pero Jane tenía que ocuparse de muchas cosas de casa y de cuidar de sus sobrinos, puesto que sus hermanos varones las mantenían a ella, a su madre y a sus hermanas, disponían de ellas cuando gustaban. Incluso la vida de alguien como Jane Austen, en cierto modo acomodada, no le aportaba el suficiente tiempo libre.
Las hermanas Brontë se quejaban a menudo de que su trabajo como institutrices o profesores apenas les dejaba tiempo para escribir y que eso las deprimía mucho. Por lo tanto, utilizaban el tiempo de descanso para ello. Así que lo que la autora pretende decir es que quien quiera dedicarse a la literatura necesita tiempo, y para tener tiempo a menudo se necesita dinero de forma que no sea necesario trabajar cada hora. Además, el tema del dinero era importante porque anteriormente las mujeres no podían poseerlo, todo pasaba a manos de un hombre. O su padre o su marido, así que su libertad estaba todavía más restringida. A día de hoy, ¿cuántas autoras o autores pueden dedicarse por entero a la escritura? Muy pocos, aunque no estamos en casos tan extremos como en el pasado.
Y tampoco se olvida de que cuando una mujer escribía y lograba publicar, la crítica era tan feroz que muchas veces menoscababan su autoconfianza. O la ridiculizaban o se burlaban de sus trabajos y esto puede ser un factor muy importante a tener en cuenta.
Muestra a través de metáforas y de citas de sus contemporáneos en qué lugar ponen muchos hombres a las mujeres, es valiente al ser tan crítica y además incluso toca el tema del lesbianismo. Sin duda, un libro muy bien narrado, con un estilo diferente y rico y que se atreve con temas candentes. En un momento dado, ella espera que dentro de unos años las mujeres tengan mucha más libertad, y es una pena que no pueda ver lo que hemos conseguido actualmente. Si bien no quiere decir que no queden muchos otros retos, lo bueno es que cada año avanzamos un poquito más y es gracias al esfuerzo de todas.
Si queréis leer algo suyo, este me parece un buen libro para empezar y para conocer a la autora. La edición está bien, es sencilla y como ya sabréis, las ediciones de Alianza no incluyen ningún tipo de prólogo o texto introductorio. La portada es de tapa dura e incluye una sobrecubierta que yo creo que no voy a utilizar, porque no tiene nada que no tenga la interior y el brillo del material plástico del que está hecha no termina de gustarme, prefiero el libro «limpio».
Forma, además, parte de una colección de obras que han sacado este octubre sobre la autora y es bonito verlos juntos, por lo que es una gran oportunidad para darle una oportunidad a esta gran escritora.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bajolapieldeunlector
 09 enero 2019
Embarcarse en "Una habitación propia" no es una tarea fácil, se trata de una lectura densa que requiere tiempo y el momento adecuado. Hay que saber lo que vamos a encontrarnos cuando nos acercamos a este título. Woolf además no ayuda con sus cambios temáticos, sus idas y venidas que a veces nos hacen volver hacia atrás y releer lo leído. Pero creo que es una lectura que merece mucho la pena, pues todo lo cuenta desprende feminismo y evidencia el grave problema durante la historia que ha tenido la mujer para ser escritora.
La propia Woolf se indigna y nos expone cómo sufrió el rechazo en la entrada de una biblioteca por el hecho de ser mujer, y a colación de esto habla de que si las mujeres hubieran tenido una independencia desde hace siglos, si ellas mismas hubieran amasado fortuna, ese mismo dinero lo habrían podido invertir en su propia cultura y libertad. En definitiva, si las bibliotecas estuvieran pagadas por mujeres, estas permitirían su entrada y no exclusivamente el de las personas que costean esa cultura, o sea los hombres. Sin embargo esto nunca fue posible porque no se les permitió ni tener independencia, ni tampoco trabajar o explorar para amasar fortuna. Vamos...la pescadilla que se muerde la cola.
"Si la señorita Seton, y su madre, y su abuela hubiesen aprendido el gran arte de hacer dinero y hubiesen legado su fortuna como hicieron sus padres y sus abuelos para crear cátedras premios y becas femeninas, podríamos haber cenado a solas, [...]. En ese momento podríamos haber estado explorando o escribiendo; descubriendo los lugares venerables de la tierra; [...]"
Woolf no deja títere con cabeza y no duda en criticar duramente a los hombres que han atacado constantemente la figura de la mujer, tanto en la literatura como en relación con los acontecimientos históricos (descubrimientos históricos, viajes de exploración, etc.). Pero contraataca con el hecho de que algunos hombres no quieren que se tenga en cuenta a las mujeres, ni tampoco conocer sus opiniones, porque eso normalizaría la figura del hombre, no lo engrandecería. Los iguala. Y muchos no están dispuestos a ello. de ahí el hecho de Woolf apueste por la independencia económica de la mujer, eso nos permite ser libres. Incluyendo ser independientes de cualquier hombre.
"Las mujeres han servido durante siglos como espejos dorados del mágico y delicioso poder de reflejar la figura del hombre duplicando su tamaño natural"
Al tratarse de un ensayo sobre la mujer en la literatura es evidente que este tema será parte central del discurso de Woolf. de hecho hará un pequeño repaso de alguna de las escritoras famosas más influyentes (Brontë, Jane Austen...), pero no un análisis exhaustivo. Solo las toma como ejemplos, igual que a algunos hombres, para exponer sus ideas. Y llega a una conclusión que entristece, pues hace evidente que probablemente muchas mujeres del S.XVIII, que poseían el don de las letras, estarían relegadas a no poder expresarlo por el simple hecho de que no se las tomaba en cuenta por ser mujeres. Y eso implica que muchos de sus dones no pudieran expresarse y por lo tanto no podamos disfrutar actualmente de ellos.
"Esa mujer, nacida con un don especial para la poesía en el XVI, era una mujer infeliz, una mujer en pugna consigo misma."
No quiero adelantar mucho más de lo que narra Woolf porque se trata de una lectura corta, solo puedo decir que desprende muchísima fuerza y está soberbia en su discurso. Además las dificultades de la lectura en algunas partes no impiden disfrutar de todas las conclusiones, avanzadísimas para la época, a las que llega.
"Una habitación propia" es un ensayo que Woolf elaboró reuniendo en él varias charlas que dio sobre "la mujer y la literatura", donde dijo su frase mítica: "una mujer necesita dinero y una habitación propia para dedicarse a la literatura". Una conclusión contundente que evidencia la necesidad de que las mujeres tengan su propia independencia y libertad, que nada las ate porque así es imposible crear historia con sus actos, es imposible que lleguen a ser grandes escritorias de la historia. Un don atado es un don perdido.
Si hasta hace dos siglos no ha habido apenas historia sobre mujeres y pocos libros escritos por ellas, ni siquiera descubrimientos o estudios hechos por ellas, no es por la idea que se ha inculcado de que somos un sexo inferior relegado al cuidado de los niños y la casa. Sino simplemente porque nuestro sexo ha estado limitado en muchos ámbitos hasta bien avanzado el S.XIX. Esa es la conclusión con la que me quedo, además de muchas otras que deberéis descubrir vosotros mismos.

Para finalizar, os dejo esta frase que da para pensar mucho...
"De aquí a cien años, pensé, llegando ya a la puerta de mi casa, las mujeres habrán dejado de ser el sexo protegido."

Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Janire
 29 abril 2018
500 libras al año y una habitación propia. Eso es lo que necesita una mujer para escribir grandes novelas, o esa es la conclusión a la que llega la autora, Virginia Woolf, en este ensayo feminista.
El ensayo reúne varias charlas que dio la autora en 1928 tras proponerle el tema "La mujer y la novela". Tema complicado que abordar, por lo poco concreto que resulta.
A lo largo del ensayo Virginia recorre la historia de la mujer en la literatura desde el siglo XVI en adelante, mostrando claramente las causas por las que hay tan pocas o ninguna mujer artista en aquella época. Y es que, en el siglo XVI que una mujer quisiera escribir, era considerado una locura y una vergüenza. Además si pertenecían a la clase baja o media no tenían derecho a cursar estudios, por lo que se complicaba el asunto sobremanera.
A lo largo de este recorrido, Virginia contará la historia de una hipotética hermana de Shakespeare en la cual mostrará de una manera clara, cómo si esta mujer tuviera la misma capacidad de crear y escribir que su hermano, no habría llegado a nada en la vida. de esta forma tan clarificante, nos muestra las diferencias que existían entre hombres y mujeres en el mundo de la literatura en particular y en la vida en general.
El ritmo de este ensayo es ágil y, aunque el primer capítulo me costó un poco, al ir avanzando en las ideas de la autora, la lectura te atrapa y te hace reflexionar constantemente. Incluso una vez acabado el libro, el lector se ve dándole vueltas a ciertos temas que la autora muestra a lo largo de las páginas.
Me ha encantado la forma tan directa en la que está escrito y que me haya descubierto numerosas autoras, ya que voy a intentar leer algo de esas mujeres que ella considera tan importantes.
El ensayo está dividido en 6 capítulos de los cuales mis favoritos son el 2, el 3 y algunas partes del 6, por sus ideas, por sus conclusiones, por la forma de presentar los problemas a las que se enfrentan las mujeres, por todo, esos capítulos son perfectos.
Ha sido una lectura reflexiva y cautivadora que me ha sorprendido gratamente y que pienso releer en un futuro, porque considero que con cada lectura me descubrirá algo nuevo seguro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
anamrs
 16 enero 2018
Considerado como un clásico para el feminismo, Victoria Woolf nos muestra las desigualdades a las que tuvieron que hacer frente las mujeres de su época.
Durante los primeros capítulos sentí que la autora, aunque haciendo gala de un fino sentido de la ironía, tendía a dar demasiadas vueltas. Sin embargo, después de los dos primeros capítulos corrigió esa primera impresión y lo cierto es que no hace sino mejorar.
La autora demuestra ser una persona culta y de mente inquieta a pesar de su carencia de formación académica, a la que ella misma hace alusión y que retrata como una más de las desigualdades a las que tenían que hacer frente las mujeres de su época, al hacerse eco de teorías como que en cada uno moran dos almas, una masculina y otra femenina, y que en el cerebro del hombre predomina el hombre y en el de la mujer predomina la mujer, que posiblemente obtuviera de su contempóraneo, Sigmund Freud.
A pesar de que la autora sea tan aguda e irónica a la hora de retratar las diferencias de su época no es para nada de mentalidad extremista o especialmente exaltadora, algo de lo que fueron acusadas muchas de las feministas de la época. al contrario, me parece completamente medida y con un pensamiento perfectamente medido y coherente. Con pensamientos como que competir un sexo con otro es completamente innecesario, algo que comparto plenamente. No somos iguales porque físicamente no lo somos pero es que la igualdad no está en eso. La igualdad está en la igualdad de oportunidades, en que todos seamos capaz de demostrar nuestra valía o quien somos sin un cártel delante que nos condicione por nuestro sexo.
Cada vez que veo las fechas en las que las mujeres obtuvieron derechos tan esenciales como el derecho de voto o algo tan esencial como administrar sus propios bienes o poder acceder a la universidad no puedo dejar de sorprendermer y de agradecer la época en la que he nacido aunque aún no estemos ante una igualdad completa ni siquiera en los países del considerado como primer mundo, por no mencionar en el resto, y que aún nos topemos de vez en cuando con alguna que otra mente involucionada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Yani
 23 febrero 2018
Una habitación propia (o A Room of One's Own) es un ensayo que problematiza la autoría femenina desde algunos elementos que Woolf decide tomar para hablar de ello. En este caso, se dedica a la falta de un espacio en donde la mujer pueda escribir tranquila. Sin embargo, a medida que uno avanza la lectura se encuentra con otras cuestiones que se desarrollan (como, por ejemplo, la amargura que marcó a muchos de los textos compuestos por mujeres) con fluidez. No hay nada que se desperdicie porque, incluso cuando uno cree que se desvió del tema, sabe que Woolf (o la no- Woolf narradora) está diciendo algo. O será que a mí me encantan las descripciones de Londres y no las considero inútiles.
Hay observaciones muy interesantes sobre Jane Austen y las hermanas Brontë y varios comentarios que contienen ese sarcasmo tan admirable que arranca una sonrisa cómplice. Porque uno entiende que las comparaciones y las humillaciones son odiosas y porque ni siquiera hay que ser mujer para comprender que, efectivamente, la libertad de pensamiento nunca fue igual para todos. Por ende, el desarrollo de la creatividad tampoco lo fue. La historia inventada sobre la mujer que en la época de Shakespeare tenía el genio de Shakespeare (la que señalé en uno de mis status) se relaciona con esto y sobrevuela todo el ensayo.
Se lo recomiendo a todos, sin distinción de género, porque es un texto precioso que trata un tema más precioso aún (esa fue una opinión totalmente mía). Si alguna vez se enfrentaron con una hoja en blanco o si se dedican a leer a autoras, lo van a entender.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (15) Ver más Añadir cita
LuchaLucha05 enero 2018
Más que nada, viviendo como vivimos de la ilusión, quizá lo más importante para nosotros sea la confianza en nosotros mismos. Sin esta confianza somos como bebés en la cuna. Y ¿cómo engendrar lo más de prisa posible esta cualidad imponderable y no obstante tan valiosa? Pensando que los demás son inferiores a nosotros. Creyendo que tenemos sobre la demás gente una superioridad innata, ya sea la riqueza, el rango, una nariz recta o un retrato de un abuelo pintado por Rommey, porque no tienen fin los patéticos recursos de la imaginación humana...
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
GalenaGalena09 noviembre 2018
Y es igual de inútil preguntar qué habría ocurrido si la señorita Seton, y su madre, y su abuela hubieran amasado una gran fortuna y la hubieran enterrado bajo los cimientos de la facultad de la biblioteca, porque, en primer lugar, no podían ganar dinero y, en segundo lugar, de haber podido, la ley les negaba el derecho a poseer el dinero que hubiesen ganado. Sólo en los últimos cuarenta y ocho años la señora Seton ha podido disfrutar de un penique propio. En todos los siglos anteriores, su dinero habría sido propiedad de su marido, y quizá esta idea hubiera contribuido a que tanto la madre como la abuela de mi amiga Mary Seton jamás se acercaran a la Bolsa. Me arrebatarán hasta el último penique que gano, se dirían, para que mi marido disponga de él a su recto saber y entender, quizá para financiar una beca o una cátedra en Balliol o en Kings, de manera que ganar dinero, aunque cuando pudiera, no me interesa demasiado.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
GalenaGalena09 noviembre 2018
Os pido por tanto que leáis toda clase de libros, sin titubear ante ningún tema, por trivial o inabarcable que parezca. Por las buenas o por las malas, espero que contéis con dinero suficiente para viajar y disfrutar de tiempo libre, para contemplar el futuro o el pasado del mundo, para sopar gracias a los libros y callejear sin rumbo y hundir la caña del pensamiento en el río.
Comentar  Me gusta         20
GalenaGalena09 noviembre 2018
Pero había llegado a la puerta de la biblioteca. Debí de abrirla sin darme cuenta, porque al instante, como un ángel custodio que me impedía la entrada con un revoloteo de faldones negros en lugar de alas blancas, apareció un disgustado y canoso aunque amable caballero, que, en voz baja, mientras me hacia señas para que me alejara, lamentó comunicarme que las mujeres sólo podían entrar en la biblioteca acompañadas de un profesor o provistas de una carta de presentación.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
GalenaGalena09 noviembre 2018
Las dificultades materiales de las mujeres eran formidables, pero mucho más lo eran las inmateriales. La indiferencia del mundo que Keats, Flaubert y otros hombres de genio encontraron tan difícil de soportar era en el caso de las mujeres no ya indiferencia sino hostilidad. El mundo no les decía, como a ellos: Escribe si es lo que quieres; a mí me trae sin cuidado. El mundo les decía con desprecio: ¿Escribir? ¿De qué sirve que escribas?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Video de Virginia Woolf (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Virginia Woolf
La única grabación conocida de la escritora Virginia Woolf.
otros libros clasificados: feminismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
42 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..