InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)Laura Pujol (Traductor)
ISBN : 8432222828
Editorial: Austral (02/02/2016)

Calificación promedio : 4.33/5 (sobre 146 calificaciones)
Resumen:
En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (84) Ver más Añadir una crítica
Aitor_Castrillo
 28 febrero 2021
Una habitación propia es un libro que me llamaba la atención y cuando vi que salió elegida como lectura de febrero de @dimeunlibro me animé a apuntarme a la LC 📖.

El capítulo inicial cuesta un poquito (muchito), pero luego todo mejora. Como cuando andamos en bici y hay que esforzarnos más en las primeras pedaladas hasta alcanzar una cadencia de pedaleo más cómoda 🚴‍♀️💨.

Una vez superado ese arranque disfruté mucho dentro de la mente de Virginia Wolf porque admiro su capacidad de análisis y la forma en la que plasma todos esos pensamientos sobre el papel. Es cierto que en ocasiones la línea de sus argumentos se ramifica y va… y vuelve… y parece como que nos cuesta seguirla (ese “es denso” que se repitió muchas veces en la lectura conjunta y que yo también sentí en determinados párrafos), pero hay sustancia. Hay mucha sustancia 🧠.

“Así pues, a finales del siglo dieciocho se produjo un cambio que yo, si volviera a escribir la Historia, trataría más extensamente y consideraría más importante que las Cruzadas o las Guerras de las Rosas. La mujer de la clase media empezó a escribir” 🙌.

En los últimos doce meses he leído libros de estas 22 autoras:
Dolores Redondo, Daphne du Maurier, Eva García Sáenz de Urturi, Agatha Christie, C.J Tudor, Greta Alonso, Alyson Richman, Mayka L.Carrión, Alaitz Leceaga, Sayaka Murata, Eva Miñana, Carmen Mola, Ana Masago, Marta Robles, Noelia Lorenzo Pino, Maria de la Pau Janer, Begoña Salvador Ros, Mónica Gutiérrez Artero, Susana Martín Gijón, Virginia Wolf, Lorena Franco y Arantza Portabales 🤩.

¡Bendito día en el que la mujer comenzó a escribir! ♀️✍🏻

Han pasado casi cien años desde la publicación de este ensayo y aún seguimos persiguiendo muchas de las reivindicaciones que Virginia Wolf denuncia aquí con mucho acierto 🎯.

"Cierra con llave tus bibliotecas si quieres, pero no hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente." 💪
Recomiendo Una habitación propia y deseo con todas mis fuerzas que llegue el día en el que haya IGUALDAD de derechos y de oportunidades. ¡Me urge ese mundo mejor! 🌍❤
+ Leer más
Comentar  Me gusta         230
Celia_0504
 19 octubre 2021
«Cierra tus bibliotecas si quieres, pero no hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.»
He dedicado mucho tiempo a este libro tan corto, para poder leerlo y saborearlo con calma, y quiero dedicárselo a la reseña para que sea digna de él. Me reconozco culpable de haber vivido casi veintiocho años sin haber leído ninguna obra de Virginia Woolf hasta ahora, algo imperdonable. Y no sabéis como me alegro de haberme estrenado con esta autora con este celebre y breve ensayo que tanto ha influido en el feminismo. Decir que todas las mujeres del mundo deberían leerlo creo que es quedarse corto, pienso que todo el mundo debería leerlo, porque las perspectivas y visiones de genero que esta autora nos proporciona en este escrito siguen en nuestro siglo XXI igual de vigentes que en la centuria anterior.
La historia detrás de como surgió“Una Habitación Propia” nos traslada a marzo de 1928, año en que Virginia Woolf llevó acabo dos conferencias ante la Sociedad Literaria de Newham y la de Odtaa de Girton bajo el tema de la mujer y la literatura, pocos años después de que a las mujeres inglesas se les concediera el derecho a voto y se les abrieran las puertas a nuevos puestos laborales.
En estas charlas la escritora trascendió el tema principal (que no olvidado: los problemas que encuentran las escritoras a la hora de trabajar, ya sea por la falta de apoyos externos o por la falta de tranquilidad para sacar a relucir su genio )para exponer un alegato sobre la posición de las féminas en el mundo en el que a ella le toco vivir, y su necesidad de tener independencia económica y personal, y su espacio vital y personal, esa “habitación propia” donde poder trabajar sin estar expuesta a la presión y a las interferencias del mundo que la rodeaba y donde poder desarrollarse laboral y personalmente. También trata sobre el eterno debate de las relaciones entre hombres y mujeres y como estos han acabado teniendo una posición predominante, y como las mujeres, a lo largo de la historia, han quedado opacadas y en segundo plano, tradicionalmente les ha sido vetada las posibilidades, educación y libertades que los hombres han tenido por siglos, de ahí que su forma de trabajar, escribir y vivir este condicionada y encorsetada por factores que los hombres no pueden apreciar o entender. Esto entronca con la idea central sobre las diferentes figuras femeninas literarias más destacables de la literatura inglesa, y su trabajo y peso en dicha materia.
Siguiendo dos símiles que Woolf usa en esta obra que nos ocupa, todo el ensayo es una corriente, que la autora sigue, la de sus propios pensamientos, en la cual mete la caña para sacar de ella las ideas que presenta. Va saltando de un tema a otro con energía y firmeza, expresando todo aquello que quiere decir con un estilo muy personal, florido y claro. La autora tiene muy claro que es lo que quiere decir, y lo dice en voz alta y clara, con firmeza. Se detiene en cuestiones que le importan, como la necesidad de las mujeres de tener un sostén económico propio, o la idea de que el alma humana es un ente mixto con algo de hombre y algo de mujer, lográndose crear obras imperecederas cuando ambas esencias están en armonía una con otra. En un principio uno no ve donde quiere llegar la escritora cuando empieza a hablar y a divagar sobre las andanzas de una mujer cualquiera, alter ego ficticio de Woolf, desde su visita a Oxford hasta como empieza a prepararse para las conferencias, buscando información en la biblioteca del british museum y leyendo diferentes autores que tratan la feminidad y la figura de la mujer.
Pero poco a poco el lector empieza a ver por donde van los tiros, a partir del capitulo 3 todo empieza a encauzarse y a clarificarse ante sus ojos. Todo lo que se trata en este libro tiene su por qué, al final de la lectura te das cuenta que todos esos temas que al principio te parecían miras divagaciones están perfectamente conectados y todos son parte de la construcción que al final resulta ser este ensayo en el que se trata con gran incisión todas las dificultades de ser mujer y su papel no solo en la literatura, sino en el plano sentimental, social e historico. Incluso la inclusión de la escritora ficticia Mary Carmaichel y su no menos ficticia novela (Como me sorprendió descubrir eso. Mientras leía sobre esta señora estaba convencida de que tenía otro libro que buscar y añadir a la lista de pendientes, segurísima de que el libro sería famoso después de aparecer aquí) tiene su explicación y está incluido en el trabajo por algo. Woolf tiene claras las cosas y no da puntada sin hilo.
No voy a negar que hay cuestiones que no acabo de compartir con la señora Woolf o que no las acabo de ver, como que le quite importancia al hecho de que la mujer no tuviera el derecho a voto respecto a la importancia de que si tuviera rentas fijas. O a que acabe poniendo en el mismo saco a las cuatro grandes autoras inglesas según su manera de escribir y poder trabajar sin dejarse influir por sus sentimientos o por los prejuicios que como mujeres pudieron sufrir. Estas mujeres eran, como no, Emily y Charlotte Bronte (como siempre Anne la gran olvidada), George Elliot y Jane Austen. Cada una de estas mujeres fue hija de su tiempo y de sus circunstancias, y cada una tenia su propio estilo y forma de escribir y concebir la novela, no me parece justo ponerlas a todos en igualdad de condiciones, cada una de ellas tiene sus propios méritos y virtudes que las hacen sobresalir como novelistas (aunque reconozco que a George Elliot aún no la he leído). Pero la importancia de “Una Habitación Propia” es que se trata de una obra pionera y adelantada a su tiempo. Desde este ensayo narrado, Wolf expone diversas cuestiones sobre el feminismo que aún hoy en día siguen muy vigentes, luchas que las mujeres aún hoy sostenemos en la actualidad, demostrando que aún hay mucho por hacer si las cosas no han cambiado tanto de un siglo para otro.
Aunque sea una obra en la que cuesta introducirse al principio, y tenga momentos de muy densa lectura “Una Habitación Propia” es un libro muy interesante de leer y muy necesario para entender el feminismo, en el que esta celebre autora trata de animar a sus oyentes a que aprovechen las ventajas que tienen en ese momento y animarlas a avanzar en el mundo de las letras, las ciencias y las artes como una forma de ayudar a avanzar al conjunto de las mujeres a tener voz en la sociedad y la posibilidad de conseguir la ansiada libertad e independencia económica y mental. Su fama no es algo que haya conseguido aleatoriamente o por casualidad. Woolf nos presenta unas premisas muy interesantes que aún son de rabiosa actualidad y que hacen que este libro de casi un siglo sea cercano para el lector.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Galena
 05 noviembre 2018
Es una obra corta, pero densa y que da para pensar mucho. Hace años, cuando estaba en el instituto quise leer a Virginia Woolf y le pedí consejo a mi profesora de filosofía, que conocía bien su obra. Sin embargo, me dijo que era muy difícil y eso me hizo decidir que lo dejaría para más adelante.
Ahora me he animado a lanzarme y, efectivamente, es una autora complicada, no me parece que su estilo sea el más indicado para iniciarse en el mundo de los clásicos, pero cuando uno está preparado merece la pena. Y, además, preveo que será un título estupendo para releer, porque tiene miga.
Lo primero que me sorprendió fue su estilo y es que si por algo se caracteriza a esta autora, además de por su feminismo, es que su narración imita el flujo de pensamiento, por eso es difícil. Hay que esforzarse por seguirla, vamos de un lugar a otro, luego volvemos, ahora tratamos este tema y más tarde iremos a otro relacionado… es como seguir sus divagaciones, solo que nada está ahí puesto para rellenar. No, todo está muy bien medido y estructurado, no sobra nada.
Aporta datos y citas reales y ficcionaliza otros para ejemplificar como fue la vida de las mujeres hasta su momento presente y trata de explicar el por qué de sus tesis «Una mujer necesita dinero y una habitación propia para dedicarse a la literatura».
En cuanto a esto, estoy de acuerdo en que es cierto que en el pasado era muy difícil que una mujer pudiera dedicarse a escribir debido a que no tenían tiempo para el ocio. Las más pobres debían trabajar, atender la casa, los niños, y apenas tenían formación o gusto por la lectura. Incluso Jane Austen como bien narra Woolf tenía que escribir en la salita común, donde constantemente era interrumpida. Y sí, era soltera, pero Jane tenía que ocuparse de muchas cosas de casa y de cuidar de sus sobrinos, puesto que sus hermanos varones las mantenían a ella, a su madre y a sus hermanas, disponían de ellas cuando gustaban. Incluso la vida de alguien como Jane Austen, en cierto modo acomodada, no le aportaba el suficiente tiempo libre.
Las hermanas Brontë se quejaban a menudo de que su trabajo como institutrices o profesores apenas les dejaba tiempo para escribir y que eso las deprimía mucho. Por lo tanto, utilizaban el tiempo de descanso para ello. Así que lo que la autora pretende decir es que quien quiera dedicarse a la literatura necesita tiempo, y para tener tiempo a menudo se necesita dinero de forma que no sea necesario trabajar cada hora. Además, el tema del dinero era importante porque anteriormente las mujeres no podían poseerlo, todo pasaba a manos de un hombre. O su padre o su marido, así que su libertad estaba todavía más restringida. A día de hoy, ¿cuántas autoras o autores pueden dedicarse por entero a la escritura? Muy pocos, aunque no estamos en casos tan extremos como en el pasado.
Y tampoco se olvida de que cuando una mujer escribía y lograba publicar, la crítica era tan feroz que muchas veces menoscababan su autoconfianza. O la ridiculizaban o se burlaban de sus trabajos y esto puede ser un factor muy importante a tener en cuenta.
Muestra a través de metáforas y de citas de sus contemporáneos en qué lugar ponen muchos hombres a las mujeres, es valiente al ser tan crítica y además incluso toca el tema del lesbianismo. Sin duda, un libro muy bien narrado, con un estilo diferente y rico y que se atreve con temas candentes. En un momento dado, ella espera que dentro de unos años las mujeres tengan mucha más libertad, y es una pena que no pueda ver lo que hemos conseguido actualmente. Si bien no quiere decir que no queden muchos otros retos, lo bueno es que cada año avanzamos un poquito más y es gracias al esfuerzo de todas.
Si queréis leer algo suyo, este me parece un buen libro para empezar y para conocer a la autora. La edición está bien, es sencilla y como ya sabréis, las ediciones de Alianza no incluyen ningún tipo de prólogo o texto introductorio. La portada es de tapa dura e incluye una sobrecubierta que yo creo que no voy a utilizar, porque no tiene nada que no tenga la interior y el brillo del material plástico del que está hecha no termina de gustarme, prefiero el libro «limpio».
Forma, además, parte de una colección de obras que han sacado este octubre sobre la autora y es bonito verlos juntos, por lo que es una gran oportunidad para darle una oportunidad a esta gran escritora.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Lizvzcrz
 01 diciembre 2021
No puedo creer que algo escrito hace años siga teniendo el mismo impacto hoy en día.
Este ensayo escrito por la maravillosa Virginia Woolf vio la luz gracias a una conferencia que tenía que dar acerca de la relación entre las mujeres y la creación literaria a través de la historia.
Si bien el primer capítulo tiende a ser algo largo y tedioso, después del segundo se vuelve una exquisitez cada palabra que se plasmó, ya que en el segundo capítulo nos habla sobre el termino: mujer espejo, ya que, según sus palabras, las mujeres, en muchos casos, eran usadas por los hombres como espejos, logrando su éxito y metas valiéndose del reflejo de la mujer. Desde aquí los momentos de reflexión dieron paso a grandes debates tanto internos como externos.
Pero el capítulo que más me marco fue el cuarto cuando nos cuenta la historia hipotética de Judith Shakespeare, nos plantea una historia sobre si el gran autor William Shakespeare hubiera tenido una hermana con la misma, o más, creatividad que ella, con la diferencia de géneros, nos hace ver que solo por ser mujer miles de grandes historias hubieran muerto ahí entre quehaceres e hijos, las mujeres carecían de esos privilegios de andar por la vida plasmado su genialidad y más cuando se espera que se casen y tengan hijos, esto colosalmente mato a muchas voces femeninas, lo más probable es que miles de mujeres que hubieran podido escribir las grandes obras conocidas se quedaron en el intento por el simple hecho de nacer mujer y de que esa clase de ociosidades no les eran permitidas, en vez de eso tenían que aprender a cuidar de una casa y de la familia, así que Virginia concluye en que una mujer para poder ser libre y poder escribir necesita un cuarto propio y una cantidad respetable de dinero para poder expresar esa genialidad que tanto la ha caracterizado.
Si bien es una lectura corta, y se puede leer relativamente rápido, no es una lectura ligera, ya que cada capítulo es una invitación a reflexionar sobre los aspectos que ha tenido que pasar la mujer para poder sobresalir en la literatura y los obstáculos que aún tienen que pasar. Es un ensayo que todos deberían de leer pero que no todos podrían llegar a comprender la primera vez.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
vanidad
 04 diciembre 2021
Este obra se la clasifica como un texto feminista, y su argumento gira en torno a un espacio literal y ficticio para escritoras que se encuentran dentro de una tradición literaria dominada por hombres.
Cuando se habla de "una habitación propia" se refiere simbólicamente al espacio y al tiempo que todas las personas necesitamos en nuestra cotidianidad; un tiempo y un espacio de reencuentro, de descanso, de creatividad, de reflexión o de ocio. ...
Es un libro corto, bien narrado, muy interesante, me gustó mucho cuando nombra a" Jane Austen" o a las hermanas" Bronté" así entre otras. La obra consta de 26 capítulos. Recomiendo este libro porque pienso que todas las mujeres tenemos derecho "a esa habitación propia" a un espacio propio, a un pensamiento propio, a un "amor propio", a UN TODO PROPIO !!!!
Comentar  Me gusta         50
Citas y frases (49) Ver más Añadir cita
vanidadvanidad04 diciembre 2021
La vida es sueño; el despertar es lo que nos mata.
Comentar  Me gusta         30
vanidadvanidad04 diciembre 2021
Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si desea escribir ficción.
Comentar  Me gusta         10
vanidadvanidad04 diciembre 2021
Uno no puede pensar bien, amar bien, dormir bien, si no ha comido bien.
Comentar  Me gusta         10
LuchaLucha05 enero 2018
Más que nada, viviendo como vivimos de la ilusión, quizá lo más importante para nosotros sea la confianza en nosotros mismos. Sin esta confianza somos como bebés en la cuna. Y ¿cómo engendrar lo más de prisa posible esta cualidad imponderable y no obstante tan valiosa? Pensando que los demás son inferiores a nosotros. Creyendo que tenemos sobre la demás gente una superioridad innata, ya sea la riqueza, el rango, una nariz recta o un retrato de un abuelo pintado por Rommey, porque no tienen fin los patéticos recursos de la imaginación humana...
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
GalenaGalena09 noviembre 2018
Y es igual de inútil preguntar qué habría ocurrido si la señorita Seton, y su madre, y su abuela hubieran amasado una gran fortuna y la hubieran enterrado bajo los cimientos de la facultad de la biblioteca, porque, en primer lugar, no podían ganar dinero y, en segundo lugar, de haber podido, la ley les negaba el derecho a poseer el dinero que hubiesen ganado. Sólo en los últimos cuarenta y ocho años la señora Seton ha podido disfrutar de un penique propio. En todos los siglos anteriores, su dinero habría sido propiedad de su marido, y quizá esta idea hubiera contribuido a que tanto la madre como la abuela de mi amiga Mary Seton jamás se acercaran a la Bolsa. Me arrebatarán hasta el último penique que gano, se dirían, para que mi marido disponga de él a su recto saber y entender, quizá para financiar una beca o una cátedra en Balliol o en Kings, de manera que ganar dinero, aunque cuando pudiera, no me interesa demasiado.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Videos de Virginia Woolf (8) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Virginia Woolf
En 1928, Virginia Woolf es invitada a dar una serie de charlas sobre las mujeres y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo, planteó la cuestión desde un punto de vista realista y valiente. A la pregunta "¿Qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas?" solo cabía dar una respuesta: independencia económica y personal, es decir, una habitación propia
otros libros clasificados: feminismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Virginia Woolf?

Su nombre de nacimiento es:

Adele Virginia Stephen
Adeline Virginia Stephen
Adeline Virginia Steven

9 preguntas
19 lectores participarón
Thème : Virginia WoolfCrear un test sobre este libro
.. ..