InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

MIGUEL; TEMPRANO GARCIA (Traductor)
ISBN : 8490321930
Editorial: Debolsillo (11/04/2013)

Calificación promedio : 3.7/5 (sobre 27 calificaciones)
Resumen:
Al faro es una de las obras cumbre de la literatura del siglo XX. Basada en la propia infancia de la autora, la novela cuenta la historia de la familia Ramsay en la isla escocesa de Skye en el período de entreguerras. El rumor del mar, la presencia insomne del faro, la guerra, la muerte, el erotismo o el transcurso del tiempo se entreveran en la larga conversación de la novela formando un oleaje de símbolos, palabras e imágenes.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (13) Ver más Añadir una crítica
marlluch
 23 noviembre 2021
Como si fuera James Ramsay, hoy puedo afirmar desde la última página de la novela -roca desde la que se ilumina toda la obra con un rayo esclarecedor- ¡misión cumplida!; ¡he leído con gran placer al faro! Hace unos años, esta frase hubiera suscitado en mí cierta incredulidad pues esta novela de Virginia Woolf me parecía una prosa bastante inaccesible.
Tratando de hacer una pequeña aproximación a lo que considero una auténtica obra de arte de la literatura del siglo XX, me gustaría trazar una serie de pinceladas que faciliten el acceso a esta novela. En primer lugar, cabe señalar que es una obra que debe leerse en el momento interior y exterior apropiado. Para un lector que busque una narración desenfrenada, llena de aventura, será un suplicio enfrentarse a este relato, en el que el relato se aparte de los hechos para centrarse en la pintura de caracteres.
Al faro fue dividida por la propia escritora en tres secciones con título propio. La primera, titulada "La ventana", nos presenta a los personajes de la obra. Será una decepción infantil, de esas que marcan profundamente el alma y condicional el carácter personal, la que sirve de desencadenante de ese retrato.
James, el hijo pequeño de los Ramsay, se siente profundamente emocionado cuando su madre asegura que al día siguiente irán de excursión al faro. Sin embargo, su padre, el realista señor Ramsay, no deja que el niño sueñe mucho rato, apresurándose a desmentir la promesa hecha por su mujer con la afirmación de que el periplo será imposible debido al tiempo. La ira se desata en James, que observa con rencor a su padre, mientras que en su alma se avivan las brasas de amor hacia su madre. Resulta impresionante cómo la escritora consigue retratar el modo en que el estado anímico. influye en la percepción de la realidad:
"-Si el tiempo es bueno, por supuesto que iremos -dijo la señora Ramsay-. Pero tendréis que levantaros con la aurora -añadió.
Fue muy grande la alegría que aquellas palabras causaron en su hijo menor, como si ya hubiera quedado decidido que la expedición era cosa segura y que la maravilla que anhelaba desde hacía tanto tiempo -años y años, se diría- se hallaba, después del breve paréntesis de la oscuridad de una noche y de una jornada de navegación, al alcance de la mano. Dado que a los seis años pertenecía ya a la gran familia de quienes son incapaces de separar un sentimiento de otro, y están obligados a permitir que las esperanzas futuras, con sus alegrías y sus penas, oscurezcan la realidad presente, y dado que para tales personas, incluso cuando no son más que niños, cualquier giro de la rueda de las sensaciones tiene poder para cristalizar y fijar el momento sobre el que descansa su sombra y su luz, James Ramsay, sentado en el suelo mientras recortaba las ilustraciones del catálogo de los Almacenes del Ejército y de la Marina, dotó, mientras su madre hablaba, de una felicidad supraterrena a la imagen de un refrigerador. Era un aparato aureolado de alegría. La carretilla, la segadora de césped, el ruido de los álamos, la palidez de las hojas antes de la lluvia, los graznidos de los grajos, el raspar de las escobas, el frufrú de los vestidos: cada una de aquellas sensaciones tenía en su mente un colorido tan nítido que constituían ya un código privado, un lenguaje secreto, aunque él, con su frente alta y sus despiadados ojos azules, impecablemente cándidos y puros, fruncido el ceño ante el espectáculo de la fragilidad humana, pareciera la imagen de la severidad más inflexible y absoluta, por lo que su madre, al verlo guiar sin vacilación las tijeras en torno al refrigerador, se lo imaginó, todo de rojo y armiño, administrando justicia o dirigiendo una importante y delicada operación financiera durante alguna crisis de los asuntos públicos.
-Pero no va a hacer buen tiempo -dijo su padre, deteniéndose delante de la ventana de la sala de estar.
Si hubiera tenido a mano un hacha, un atizador para el fuego o cualquier otra arma capaz de agujerear el pecho de su padre y de matarlo, allí mismo y en aquel instante, James la hubiera empuñado con gusto. Tales eran los abismos de emoción que el señor Ramsay provocaba en el pecho de sus hijos con su simple presencia."
La madre de James es una mujer de belleza excepcional, que con su intuitiva percepción de los sentimientos de los que le rodean, logra superar y triunfar en las situaciones más complejas de la vida cotidiana, algo fundamental en el seno de una familia con ocho hijos a la que se han unido una serie de amigos algo peculiares para pasar las vacaciones de verano: entre ellos destaca Lily Briscoe, una joven e insegura pintora, Minta, el filósofo descreído Tansley y un poeta en ciernes llamado Carmichael.
A lo largo de esta parte todos los personajes, a través de monólogos interiores, van trazando su peculiar visión del señor y la señora Ramsay. A través de esos retratos y de las pinceladas cruzadas que los personajes van trazando sobre su forma de ser, el lector acaba de forjarse, a través de diversas perspectivas hábilmente entretejidas, su idea sobre cada uno de ellos.
La segunda parte de la obra, "El tiempo pasa", refleja en su título el tema que ocupa esta sección de la novela. En ella se describe cómo afecta el transcurso del tiempo a los objetos inanimados, la naturaleza y a la familia Ramsay y sus amigos.
Implacable, apenas visible, el tiempo va moldeando la realidad sin que nadie ni nada pueda detenerlo. Los personajes desaparecen casi por completo en este apartado de la narración, en el que la autora otorga el papel principal de protagonista a esa realidad impersonal y que tan hondamente afecta a los seres humanos, y reflexiona sobre él.
La narración concluye con El faro: en esta sección se vuelven a reunir los miembros de la familia vivos y varios amigos en la casita de la costa, para recordar a los difuntos con una excursión al faro. En esta parte el punto de vista se va turnando entre cuatro personajes: el señor Ramsay, más autocompasivo y exigente que nunca, Lily Briscoe, quien ha logrado cierto equilibrio y convicciones interiores y los hijos de los Ramsay Cam y James. Esta pintora reflexiona sobre el matrimonio Ramsay y las cuestiones que debido a su relación con ellos se ha planteado: ¿Cuál es el sentido de la vida?; ¿qué es la belleza?; ¿qué es la verdad?; ¿qué relaciones existen entre ellas?; ¿es posible encontrar un puesto en la vida fuera de los socialmente establecidos?
En resumen podemos decir que nos encontramos ante una novela que invita a la reflexión sobre grandes temas existenciales y sobre los más delicados destalles del día a día, con una prosa llena de poesía, pausada y a la que no sobra ni falta nada. Imprescincible
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
victorrym
 21 septiembre 2020
La quinta novela de Virginia Woolf, al faro, se ha catalogado muchas veces como un poema novelado. Estuvo considerada por los medios más solventes de la crítica británica, entre las novelas más destacadas del panorama literario del siglo XX en Gran Bretaña. La propia autora la consideró como una de sus más valiosas creaciones literaria.
La trama se ambienta en la casa de veraneo de los Ramsays. Todo comienza cuando la señora Ramsay expresa su deseo de visitar el faro al día siguiente, proposición rechazada por su marido, que se antepone asegurando que las condiciones del clima no lo permitirán. La estructura es de las cosas más particulares de este texto. Dividida en tres partes La ventana, El tiempo pasa y El faro –en este orden–, disposición que se ha dicho, tiene forma de H, donde todo sucede en dos días con diez años de por medio.
Determinar el tema de al faro es complejo pero podrían encontrarse entre las experiencias de la vida y el paso del tiempo, aspectos recurrentes a lo largo del libro. El hilo argumental es menos relevante que la manifestación mental de los personajes, sus sensaciones y percepciones, característica presente en la obra de Virginia con el conocido Fluir de Conciencia. El peso del texto recae sobre los personajes. Los conocemos y formamos la imagen de cada uno a través de lo que perciben y piensan y rara vez por cómo interactúan, prácticamente –hasta que te acostumbras– sin saber quién tiene un pensamiento u otro mientras avanza la novela.
Para los amantes de los que algunos conocen como clásicos modernos, no debe faltar la lectura de este libro que por derecho propio se ha ganado un lugar en el paraninfo de las mejores obras de la literatura universal.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
JimenaAlmena
 11 febrero 2020
No os voy a mentir, al faro es hasta el momento la novela más difícil de Virginia Woolf. La más pesada, la más intimista y en ocasiones la más aburrida que he leído hasta la fecha. Y sin embargo, al mismo tiempo, cuando por fin - y recalco lo del "por fin" con cierto alivio - consigues llegar a la última página sientes algo parecido a cuando finalizas la lectura de Hamlet, Madame Bovary, La metamorfosis o el Infierno de la Divina Comedia por citar algunos ejemplos. Dicho de otra forma: da igual si lo que has leído lo has entendido o no, da lo mismo si ese camino recorrido ha resultado un suplicio, nada importa, porque acabas de dejar atrás una novela de las que hace historia, de las que marcan época, y en este caso concreto, de las que por si fuera poco representan una doble revolución. La del estilo y la del feminismo, porque no debemos olvidar que Virginia Woolf fue una pionera en la reivindicación, a través de la literatura, de la identidad femenina, de su independencia económica y de su papel en el ámbito de la escritura. Se que hay obras que aunque consideradas clásicos, lamentablemente, no han sobrevivido al paso del tiempo. Ya sea por su farragoso estilo, por los desfasados debates que esta plantea o porque simplemente, en el mundo actual, no consigue encontrar su hueco. Sin embargo, en el caso de al faro - por muy tortuosa que sea  - su influencia y vigencia no deja de sorprender a viejos y a nuevos lectores que se acercan por primera vez a ella.
Enlace: https://jimenadelaalmena.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
marta_lo
 24 junio 2020
Como siempre, las novelas de Virginia Woolf no tienen desperdicio. En esta se trata el tema de las relaciones personales, desde el punto de vista de las dos partes: marido y mujer, amiga y amigo, amiga y amiga, amigo y amigo, padre e hijos, madre de hijos… La autora nos muestra la manera de ver cada relación de todos los personajes que aparecen en la novela.
Además, tenemos esa parte rebelde y feminista de la autora que tanto nos gusta, al hablar del matrimonio, ya que deja clara su visión de que la sociedad pide a gritos que todo el mundo se case, pero hay personas a las que no les apetece o no quieren, y a veces se sienten fuera de lugar, pero otras se reafirman en su posición. Este punto de vista se encarna en el personaje de Lily, la cual no puede sino caer bien al lector, a veces luchando contra su manera de ver el mundo, pero otras sintiéndose bien consigo misma.
En contraposición tenemos el personaje de la señora Ramsay, idolatrada por todos los demás por su perfección según la norma: siempre silenciosa para no molestar, tejiendo calcetines para los pobres, organizando cenas y, lo mejor de todo, actuando como si nada pasara cuando está triste. Pues si esto es la perfección, me quedo con la imperfecta Lily, que es libre e independiente, y aunque no cae bien a los demás por sus comentarios y porque no se casa, se acerca más a mi ideal de mujer de lo que la señora Ramsay pueda acercarse en toda su vida.
Las descripciones de esta novela son dignas de mención, ya que transportan a quien las lee directamente a la isla de Skye, y acercan el olor a salitre, las gaviotas, la arena de la playa y el viento directamente a nuestras cabezas, como si lo viviéramos en primera persona.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
michislibris
 09 febrero 2022
Hace ya unos días que lo terminé y todavía estoy asentando el poso que ha dejado en mí ‘Al faro' de Virginia Woolf. Es una novela, la primera que leo de ella, que empecé, abandoné, volví a empezar y me atrapó. No sabría explicar por qué, supongo que cada libro tiene su momento, especialmente aquellos con un ritmo más lento y con muchas descripciones. En ‘Al faro' no pasa nada aparentemente relevante, según tengo entendido al igual que en otras de las novelas de Woolf. Nos encontramos ante la señora Ramsay, con su marido y sus hijos en su casa de la costa, junto a los múltiples invitados que han ido a pasar unos días con ellos.

Y, a pesar, o tal vez gracias a que no pasa “nada”, la escritura de Virginia Woolf tiene algo magnético que, en cuanto te atrapa, ya no te suelta. No necesita acción, sino que se introduce en la mente de los personajes y la disecciona hasta escribir varios capítulos con cosas tan cotidianas como que el hijo de señora Ramsay quiere ir al faro. Y su madre quiere complacerle. Y su padre dice que no. Y la señora Ramsay dice que no aunque quiere decir que sí, porque el señor Ramsay dice que no. Y qué forma tan brillante tiene Virginia Woolf de criticar, nada mas y nada menos que en 1927, que las mujeres servimos para algo más que apoyar y consolar a los hombres.

Creo que recomendaría a todo el mundo leer a Virginia Woolf, pero también les diría que se tomen su tiempo. Esta no es una obra para leer en el transporte público. Se necesita tranquilidad, volver hacia atrás y, a ser posible, una habitación propia. Pero si cuentas con todos esos ingredientes la experiencia es una maravilla.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (7) Ver más Añadir cita
Merysg3Merysg317 junio 2020
Porque ahora ya no necesitaba pensar en nadie. Podía ser ella misma y estar sola. Y eso era lo que, con frecuencia ya, sentía que necesitaba: tiempo para pensar; en realidad, ni siquiera para pensar: más bien para estar callada, para estar sola. Todo el existir y el hacer, y lo que había en ello de expansivo, de brillante, de ruidoso, se evaporaba; y había que limitarse, con un sentimiento de solemnidad, a ser uno mismo, un núcleo de oscuridad con forma de cuña, algo invisible a los demás. Siguió tejiendo y erguida en la silla, porque era así como sentía que era ella; y aquel yo, libre de cualquier vínculo, podía emprender las más extrañas aventuras.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
JimenaAlmenaJimenaAlmena11 febrero 2020
Comenzaba a sentir ese agobio que produce la repetición de una misma vida cuando ningún interés la encauza y ninguna esperanza la sostiene.
Comentar  Me gusta         10
juliosssjuliosss30 abril 2021
"...eso de inventarse diferencias, le parecía una tontería muy, muy grande; ya era bastante diferente la gente sin necesidad de hacer más grandes las diferencias de lo que eran.Las diferencias de verdad, pensaba, junto a la ventana del salón, ya son muy profundas, demasiado."
Comentar  Me gusta         00
michislibrismichislibris09 febrero 2022
James sintió llamear toda la energía de su madre para ser bebida y calmar así la sed del espolón de bronce, la árida cimitarra del varón, que golpeaba sin piedad, una y otra vez, reclamando compasión.
Comentar  Me gusta         00
daguegardaguegar16 febrero 2019
Pero la belleza no lo era todo. La belleza tenía su castigo: lo invadía todo demasiado aprisa, demasiado por completo, paraba la vida, la congelaba.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Virginia Woolf (11) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Virginia Woolf
Juana de Arco, Malinche, Sofonisba Anguissola, Mary Wollstonecraft, Victoria Kent, Jane Austen, Marie Curie, Simone Weil o Rosa Parks también estuvieron ahí. Con brillantez y elegancia, Cristina Oñoro construye un fascinante relato que desmonta las narraciones sobre la humanidad y derriba los discursos misóginos heredados.
Sin caer en la tentación de presentar a sus protagonistas como excepciones, "Las que faltaban" traza una auténtica genealogía y en sus páginas vemos desfilar a muchas otras mujeres, como las comadronas del mundo clásico, la hija de Cleopatra, la escritora Christine de Pizan, las damas de la corte de Isabelle de Valois, Mary Shelley y Cassandra Austen, las alumnas de la Residencia de Señoritas de Madrid, las activistas Gloria Steinem y Dorothy Pitman Hughes o escritoras chicanas como Gloria Anzaldúa. Las incisivas observaciones de Virginia Woolf, así como una amplia selección de imágenes, acompañan la lectura del libro, en el que también se recorre de forma sutil la historia del pensamiento feminista.
» Suscríbete a este canal aquí: https://www.youtube.com/channel/¤££¤15Dorothy Pitman Hughes23¤££¤9Q?sub_confirmation=1
Conecta conmigo en redes:
Instagram: https://www.instagram.com/atrapalibros.es/
Facebook: https://www.facebook.com/Atrapalibros.es/
Twitter: https://twitter.com/Atrapalibros_es
+ Leer más
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Virginia Woolf?

Su nombre de nacimiento es:

Adele Virginia Stephen
Adeline Virginia Stephen
Adeline Virginia Steven

9 preguntas
22 lectores participarón
Thème : Virginia WoolfCrear un test sobre este libro