InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
¡Descubre tu próximo
libro en Babelio !
& Comparte tus lecturas con la comunidad
crear una cuenta
Novedades Ver más

Entrevista a Alexis Ravelo

18 marzo 2019

entrevista

«Yo soy de los que aprendieron, con Rulfo, que no hay que salir de tu pueblo para contar el mundo. Lo que hace universal a una novela no es su cosmopolitismo, sino la universalidad de sus temas» afirma el autor de la serie policíaca Eladio Monroy en esta entrevista sobre su escritura y su relación con la novela negra.

Reseña de la semana: Bajo un cielo escarlata

15 marzo 2019

Crítica

«Una novela extraordinaria donde cohabitan la tragedia más extrema de la Segunda Guerra Mundial y el amor en estado puro» afirma MGAranguren sobre esta novela de Mark T. Sullivan, publicada por Suma de Letras.

Los grandes lectores de novela policíaca: un sondeo de Babelio

01 marzo 2019

Información

El reconocimiento de la novela policíaca está creciendo para los grandes lectores, quienes leen novelas policíacas llamados por el misterio que éstas generan. Descubre éste y otros datos interesantes sobre los grandes lectores que leen policíaco, en este sondeo.

Los más populares Ver más
EL resto de novedades Ver más

Gana insignias con tus lecturas

18 marzo 2019

Información

Las insignias sirven para reconocer y gratificar a los miembros de Babelio en función de sus gustos de lectura y de sus contribuciones al sitio. Descubre cómo obtenerlas.

La Metamorfosis

18 marzo 2019

quiz

Prueba tus conocimientos sobre esta famosa obra de la literatura universal, escrita por Franz Kafka.

Literatura italiana

18 marzo 2019

lista

Un recorrido por lo mejor de la literatura italiana de todos los tiempos, entre clásicos y contemporáneos.

La prensa hablaVer más
Calendario de publicacionesVer más
Criticas destacadas Ver más
El hombre que nunca le haría daño a nadie
 17 marzo 2019
El hombre que nunca le haría daño a nadie de Roger Rubio
Una novela policíaca, salpimentada con cierto humor ácido, que hace de su lectura una experiencia amena y placentera.

'El hombre que nunca le haría daño a nadie' habla de un hombre gris, el típico ser que pasa inadvertido ante los demás, sin dejar poso ni huella alguna en sus semejantes. Para aliviar esa sensación de vacío, Félix Olivares, adicto a la novela policíaca, se dedica en sus ratos libres a idear el crimen perfecto. Para ello va anotando en una libreta cada uno de los pasos a dar para perpetrar ese delito sin fallas. Investiga a sus víctimas y conoce todas sus rutinas. Simula los asesinatos, como un juego, hasta que un día una de sus víctimas ficticias aparece muerto. A Olivares le entra el pánico y acude a la policía a entregarse como autor del delito, pero las autoridades desestiman que él haya podido cometer el asesinato, sin embargo, comienzan a aparecer más víctimas y todas ellas asesinadas de la forma en que Félix Olivares lo había ideado.

La historia parte de una trama muy atrayente y original. De hecho creo que podría haber sido una novela de diez si no fuera porque se intuye demasiado pronto el desenlace y porque la narrativa, con frases largas y pocas comas, hace que cueste un poco hacerse a la lectura, aunque en determinados momentos muestra atisbos de una fantástica frescura en la prosa que hacen que todo adquiera sentido.

La novela no es muy larga y está distribuida en 48 capítulos cortos. Esto hace que se lea en muy pocos días.

Los personajes están bien definidos y una de las mejores cosas que tiene la historia es el tratamiento del bullying y de la pederastia sin caer en demasiados detalles macabros ni sensacionalistas. Temas delicados tratados con bastante juicio y sin abusar de ellos.

Esta, además, es la primera obra en solitario de este autor por lo que se le adivina un gran futuro en este campo ya que es un guionista consagrado.

En definitiva, recomendable para los adictos a la novela negra.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Sirenas
 16 marzo 2019
Sirenas de Jessica Love
El libro relata, sobre todo con imágenes, qué sucede después de que el pequeño Julián descubra a tres mujeres disfrazadas de sirenas. Los dibujos de la autora son una auténtica preciosidad y los textos —que aparecen, en su mayoría, en la parte inferior de las páginas— tienen una redacción y el tamaño ideales para que los niños más chiquitines puedan leerlos sin problema mientras disfrutan con el colorido y los trazos de las ilustraciones.
Como todos los cuentos, Sirenas despertará la imaginación de los más peques de la casa y, al mismo tiempo, Jessica Love les mostrará un mensaje positivo sobre la diversidad, el respeto, el cariño y la amistad en unas pocas páginas que harán las delicias de toda la familia.
El trabajo de la editorial, a la hora de presentar la historia de Julián con este formato, facilitará que los niños se recreen en los dibujos porque, además, el grosor, la orientación e incluso el tacto del papel les gustará mucho. No conocía a Kókinos hasta ahora, pero este libro es una excelente carta de presentación. Por todo ello, mi puntuación para Sirenas es la máxima porque este es un libro que a mí me habría encantado tener de cría.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Como tú: 20 relatos   20 ilustraciones por ..
 16 marzo 2019
Como tú: 20 relatos 20 ilustraciones por la igualdad de Fernando Marías

Es necesario que sigan publicándose cuentos, novelas, poemas, ensayos, manifiestos, eslóganes… sobre la igualdad entre sexos. Sobre la igualdad entre las personas. Sobre el mismo trato hacia todos. Porque incluso los que nos consideramos feministas (y hay que tener en cuenta que feminismo es el “Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre” según el DRAE, y que no hay que confundir con femenino o con el antónimo de machismo “Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”), a veces tenemos actitudes machistas, por educación, por tradición o por falsa modestia.

El caso es que hombres, y mujeres, que quieren la igualdad, en ocasiones nos encontramos con actitudes en circunstancias que, si se meditan bien, rechinan. Porque es corriente al hablar con un ser querido, nombrarla como preciosa o princesa, si es una chica pero es más difícil que alguien llame precioso a algún chico. Incluso hay veces que al saludar a una conocida, un hombre (no machista) pueda decirle adiós, guapa, pero nunca dirá hasta luego, guapo.

Es sólo una muestra; el día a día está lleno de ellas, quién compra lo que se debe comprar, no lo que le mandan, quién tiende, quién barre, quién cocina, quién limpia, quién arregla una lámpara, quién pone un enchufe. Cada vez menos, pero aún quedan casas que se rigen por patrones tradicionales y que van encaminados a que el hombre use la razón y la mujer el sentimiento. Lo peor es que no somos conscientes de la distinción y que, incluso mujeres creen que ellas, por serlo, harán mejor unas cosas y los hombres por ser hombres, harán mejor otras.

Por esto es necesario que todos tengamos, no sólo los jóvenes, como libro de cabecera Como tú. Son veinte relatos cortos que abogan por la igualdad. No tienen, cada uno, más de tres o cuatro páginas y van ilustrados con un dibujo alusivo al texto. La edición, de Anaya, es muy buena, y el contenido, tanto de textos como de imágenes, viene avalado por grandes escritores e ilustradores que han sido merecedores de diferentes premios a lo largo de sus carreras. Además el hecho de ser un proyecto de Fernando Marías ya es una garantía de genialidad.

No puedo decir que me haya gustado más uno que otro. En general el estilo de todos los autores es informal, perfecto para ir dirigido preferentemente a los jóvenes; los términos empleados suelen ser directos, corrientes aunque sin vulgarismos. La narrativa es eficaz porque apunta de forma espontánea a hechos que ocurren hoy, que son usuales entre los adolescentes (y aun en adultos), y aporta finales que dan que pensar; en algunos de ellos se puede observar que la solución para resolver desigualdades entre los sexos es mucho más sencilla de lo que imaginamos; por supuesto, todo es más fácil si partimos de una edad temprana, de cero, para educar en la igualdad.

Los autores son diversos, por lo que cada uno aporta peculiaridades que transmiten con claridad distintos matices para conseguir dotar de humanidad a los personajes, ya sea con pasión dramática «soy una compañera leal, tengo los mismos gustos que tú…», con expresiones impulsivas «¡Te querré toda la vida, hagas lo que me hagas!», con anáforas o paralelismos enérgicos «mujer libre, libre de cadenas, libre de mandatos y sumisiones», con bellas imágenes «las rejas eran invisibles» o eficaces enumeraciones que facilitan la comprensión del mensaje «voces, gritos, salidas de tono, desplantes, amenazas…».

La sencillez es lo que prevalece en todos los registros porque las historias que cuentan los veinte autores reclaman esa claridad. Es necesario llegar a todos; así pues, palabras precisas y musicales para ofrecer el ritmo necesario que requiere un lector medio para avanzar.

Al llegar a este punto sabemos ya que el tema es el mismo en todos los acontecimientos, pero la forma de tratarlo es diferente, y cualquiera de ellas me parece interesante y acertada. Comienza con un cuento de Ricardo Gómez, desarrollado en una tribu africana, en el que destaca el valor, la constancia y la inteligencia de la mujer, cuyo principal obstáculo es la poca confianza que la sociedad tiene en ella, por ser de sexo femenino. Leer el cielo se podría trasladar a cualquier época y lugar actual, «lo más difícil […] convencer al poblado de que podría ser Lectora del Cielo. La primera Lectora del Cielo» ¿Cuántas veces una mujer ha sido pionera en algo? Laimé consiguió ser la primera lectora del cielo, pero antes los hombres habían ocupado esa posición. Tendremos que llegar a la penúltima narración para dar El primer paso, cuento de Ana Campoy en el que, por primera vez, dos astronautas viajan a Marte, el capitán Logan, desde pequeño, había sido ayudado por su padre «Estrés, nervios, competidores. Para Logan fue muy difícil alcanzar la nota más alta. Justo la que se esperaba de él». Su compañera, Diane, a pesar de ser ése su objetivo, tuvo que aplacar los ánimos de incluso aquellos que la querían «su abuelo y sus consejos, como que buscara un hombre decente […] Sus notas impecables, las miradas en clase, su nombre en la lista de las que tenían más delantera, la sucesión de becas […] Las palabras de su madre: nunca salgas sin pintalabios […] El director de la tesis, su caballerosidad y sus extraños masajes. Incómodos. Intempestivos. Desagradables. […] Empezaría todo de cero. Logan ni siquiera lo imaginaba. […] Diane adelantó su pie y la humanidad dio el primer paso». Creo que no necesita comentarios, el humor esperanzador con que termina lo dice todo.

No quiero desvelar los cuentos, no es justo para los futuros lectores, pero en Como tú hay poemas que expresan los sentimientos, los mismos sentimientos y necesidades, que tienen los bebés, los niños ¿por qué los diferenciamos después? Deberíamos reflexionar sobre ello. Encontramos un homenaje de Rosa Huertas a la mujer Invisible que a lo largo de la Historia ha debido conformarse con ser ninguneada a pesar de su valía. El daño que pueden hacer las redes sociales en manos de mentes perversas o ignorantes queda perfectamente reflejado en el chat de Ledicia Costas Igual que tú, tiemblo.

En Kenia, de María Zaragoza, el marcado patrón machista que rige entre las adolescentes lleva a algunas de ellas, y no las más débiles necesariamente, a enfermedades incurables e incluso a la muerte. Todo es preferible antes que ser objeto de burlas o rechazos «Su siguiente novio controló todo lo que se ponía. Su madre le dijo que no le convenía coger kilos porque con la edad no podría quitárselos».

En tu jaula de cristal, Mónica Rodríguez recuerda a las chicas que han de sentirse válidas y libres, no sometidas al capricho de un chico que las trata con sadismo, ignorándolas porque sabe que ellas estarán siempre a su disposición «Los golpes llegan de muchas formas. También la salvación».

Asimismo La educación sentimental, de Maite Carranza, escrito en forma de guion cinematográfico, ahonda en las diferentes reacciones de la pareja adolescente ante los actos sexuales que llevan a cabo; todo se graba, todo es público, por lo que podemos ser testigos de las emociones que aparecen en el chico o la chica; mientras ellos tienen la seguridad de que el sexo violento les gusta a las chicas (o no están tan seguros pero les da lo mismo), ellas están convencidas de que es lo que hay que aguantar para no parecer una mojigata y perder el tesoro encontrado. Es lo que ven en internet y, si alguna amiga intenta abrirle los ojos a la utilizada, ésta piensa que quiere quitarle a su novio… ¿tan ciegas estamos a esas edades? «(Belicosa). Yo lo hago porque Álvaro es mi novio y es lo que tengo que hacer, para que no se vaya con cerdas como Vane…».

El concepto de igualdad queda expuesto mediante cualquier género literario; en Iguales, de Espido Freire, se representa una escena teatral en la que Él y Ella, ambos casi iguales físicamente, ambos amigos desde pequeños, se ven separados al llegar a la adolescencia, época en la que parece que no es posible la amistad entre sexos opuestos sino el noviazgo. Pero siempre hay una esperanza para empezar de nuevo. La respuesta la tiene Care Santos y consiste en invertir los papeles en el siglo XXI con las normas de principios del XX (o actuales según en qué comunidades), en las que el hombre no pudiera estudiar ni abrir una cuenta bancaria ni tomar decisiones sin la aprobación de su mujer porque «Ayer la nueva presidenta de las Naciones Femeninas dijo en televisión con voz de triunfo: “Es lo que los hombres se estaban mereciendo. Que les pusiéramos a fregar durante ochocientos años”».

Puede que no haga falta tanto, al menos es lo que piensa Ana Alcolea, que parte de una adivinanza en García y García para insistir en la importancia de ser tratados de la misma manera, porque todos podemos hacer lo mismo, de ahí que la autora elija a dos gemelos y, de la forma más tierna imaginable, recuerde a los padres y profesores que deben empeñarse, con todas sus fuerzas, en lograr que las nuevas generaciones lo consigan.

Santiago García-Clairac llega más lejos, los protagonistas no son dos gemelos sino que, a modo de Gregor Samsa, utiliza a Máximo Cuadrado para que una mañana se despierte, tras una Metamorfosis, convertido en mujer, algo tan insignificante como el insecto de Kafka. Así, Máximo, el triunfador de la clase, pasa a ser Luz, con su mismo talento aunque lo perciban de diferente manera, tanto en un partido de tenis por parejas: «—Luz ha hecho lo posible, pero tiene mucho que aprender –respondió Borja, exultante–. He tenido que esforzarme mucho por ganar», como en las relaciones personales con sus compañeros, «Máximo hubiera dado cualquier cosas por ser el de antes […] por primera vez en su vida vio a sus compañeras como víctimas». Pero esta transformación es sólo perteneciente a la literatura. En la realidad las cosas son mucho más difíciles de solucionar, como el caso de aquellas mujeres que han de llegar al matrimonio para ver la verdadera cara de ese chico dulce y amable «Se miró en el espejo y, a pesar de que eran evidentes las huellas, trató de convencerse de que todo había sido un mal sueño»; Como una cornada relata este caso, más usual de lo que hoy debiera ser y, aunque en este relato de Gómez Cerdá la justicia poética aparezca al final, la realidad es que las mujeres de los maltratadores están condenadas desde el principio hasta el final de sus días, porque aún hoy, desgraciadamente, si una mujer agrede o mata a su marido no se investigan las causas, al menos la sociedad machista no lo hace, sino que se permite poner motes ofensivos o hacer de esas mujeres un circo mediático, como el que Fernando Marías relata en El jardín de la falsa verdad. La prensa amarilla puede hacer mucho daño; es cierto que hay mujeres asesinas, maltratadoras, pero el porcentaje es tan pequeño que cuando una sale a la luz se regodean en ella, parece la excusa a los machistas para reafirmar su idea de “violencia doméstica” y sin embargo «También podíais rebuscar y rebuscar en el pasado de esos hombres para demonizarlos, pero nunca lo hacéis […] —¿Por qué a ti, que querías ser periodista, ha dejado de importarte la verdad?».

Está claro que estos veinte autores y veinte ilustradores quieren dar una vuelta a las relaciones entre hombres y mujeres, por eso alguno como David Lozano traen secuencias reales del Naufragio del Titánic para exponer que puede darse un amor verdadero hasta la muerte, y otros como Antonio Lozano reescriben la literatura para darle a la mujer, tan denostada y humillada por la historia, una segunda oportunidad; es lo que ocurre en La libertad de Penélope, que podríamos tratar de manifiesto feminista a favor de la libertad.

Y, por supuesto, la poesía se hace idónea para expresar los sentimientos de la mujer; en Se acabó, madre, se acabó, Antonio García Teijeiro consigue que una hija le diga a su madre

La bruma de tus temores
de tus miedos
de tus ahogos
se está disipando

Y en Origen, Raquel Lanseros nos recuerda que

Hay millones de hombres
millones de mujeres
[…]
iguales en la risa
iguales en el llanto
iguales en lo mucho que costó construirlos.

Hay que leer Como tú en los colegios, casas e institutos.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Tests destacados Ver más

La Metamorfosis

13 preguntas
4 participantes

Crónicas del Campamento Mestizo

15 preguntas
2 participantes

Rick Riordan y sus libros

10 preguntas
6 participantes

La fantasía de Laura Gallego

10 preguntas
3 participantes

¿Quién es la autora?

11 preguntas
22 participantes

Franz Kafka

10 preguntas
11 participantes

Citas destacadas Ver más

roma_badaracco 17 marzo 2019
No pude decirte adiós de Giuseppe
¿Será que todos tenemos una caja llena de fotos que nos ponen tristes?
Comentar  Me gusta         10
alostgeek 17 marzo 2019
El último baile de Mary Higgins Clark
No le contaré a nadie que me mojé las zapatillas, el pantalón y los calcetines, ni le hablaré a nadie del muchachote que golpeó a Kerry en la piscina. Porque eso también es un secreto.
Comentar  Me gusta         10
encarnipm 17 marzo 2019
Asalto a las panaderías de Haruki Murakami
Fuera como fuese, teníamos hambre. No, no es que tuviésemos hambre. Era más bien la sensación de haber engullido todo un vacío cósmico. Al principio parecía algo muy pequeño, como el agujero de un dónut. Pero, conforme pasaban las horas fue aumentando rápidamente de tamaño en nuestro interior hasta convertirse en una nada insondable.
Comentar  Me gusta         20
{* *}