InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 843501956X
Editorial: Edhasa (08/02/2015)

Calificación promedio : 4.06/5 (sobre 18 calificaciones)
Resumen:
Única obra narrativa de la gran poeta norteamericana, ésta es una novela sobre la adolescencia, un retrato de la artista adolescente y de las dificultades que debe salvar para encontrar un lugar propio en un mundo plagado de hostilidades.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (14) Ver más Añadir una crítica
MarisaCB
 18 marzo 2020
Sylvia Plath fue una de las escritoras más criticadas del siglo XX en la posguerra debido a las diversas crisis mentales que la asolaban y las diferentes y difíciles situaciones en las que continuamente su vida era asaltada. A pesar de ello, sus obras, especialmente su poesía y “La campana de cristal”, su única novela, han pasado a la historia como grandes obras clásicas imperdibles para la comunidad lectora.
La novela fue publicada en 1963 bajo el pseudónimo de Victoria Lucas.
En ella, la autora plasma un estilo propio, irónico e ingenioso, de escritura pulcra y clara, a veces poética, con un vocabulario exquisito y llena de simbolismos propios que han caracterizado sobremanera su obra poética.
Alternando un lenguaje sencillo pero crítico en muchas ocasiones nos confiesa, en esta obra semi-autobiográfica, acontecimientos trascendentales que cambiaron su vida y su arte.
Los personajes de esta historia están basados en amigos y familiares de la propia autora y, aunque parezca contradictorio, ella misma no se oculta detrás de Esther, su personaje. Por el contrario, la dota de valor y esperanza ante sus inquietudes, sufrimientos y reflexiones. Dichas características humanizan a su personaje principal. Además, le otorga las mismas carencias afectivas sufridas en carne propia. Carencias que desencadenaron las crisis mentales que terminarían con su vida.
Los temas tratados en la novela son las constantes con la que la propia Plath se debatía en continuo.
En ella se pone de manifiesto su inconformidad por el hecho que la mujer sea infravalorada en muchos aspectos de la vida cotidiana, y marcadamente en el trabajo, la educación y la sexualidad.
Dentro de este punto, se vislumbra una Plath honesta al otorgar el antagonismo a Buddy Willard, el novio de Esther, y, sin mordazas sociales, expresa su punto de vista sobre el sexo, la virginidad y la doble moral al respecto.
La madre de la propia Plath aparece en la novela como la madre de Esther, también antagónica, en ese continuo afán por exorcizar la imagen y mala relación con su madre, Aurelia Schober.
Al estar en narrado en primera persona hay situaciones que se quedan sin resolver o que la propia narradora se guarda para sí dando por hecho que el lector ya las conoce. También, se suceden constantes saltos temporales inconexos entre el recuerdo de la protagonista y la propia acción.
Personalmente, tenía muchas ganas de leer a Sylvia Plath, ya que había oído hablar mucho de ella como referente de la literatura feminista y la forma de tratar las enfermedades mentales, y, he de reconocer que, a pesar de no ser fácil llegar a comprenderla su estilo me ha enamorado. En “La campana de cristal” he descubierto un libro triste, lleno de soledad y gritos desesperados por encontrar una mano amiga que reflejan de forma auténtica el caos de las mentes desordenadas, depresivas y ansiosas por presiones sociales y culturales.
En conclusión, “La campana de cristal” es una novela muy interesante y ampliamente recomendable. Cabe destacar que no es un libro sencillo debido a que invita al análisis y a la lectura comprometida. Sin duda debido a las valientes y generosas palabras de una Sylvia Plath que trascenderá por generaciones por su fuerte sentido feminista.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
joes093
 08 julio 2018
Esta obra se nos presenta la historia de Esther Greenwood quien gana una pasantía en Nueva York para una revista de moda, pero en medio de las reuniones sociales, fiestas y eventos realizados por la empresa, la protagonista comienza a sumergirse en una depresión nerviosa hasta el grado de necesitar un tratamiento médico.
La historia se nos es presentada en dos partes con saltos flashbacks introducidos de una manera curiosa: Sylvia Plath no se espera a terminar de relatar la situación que está viviendo la protagonista para contarnos el flashback, sino que en el momento oportuno en que encuentra algo relacionado con la situación pasada que desea contarnos, nos comienza a narrar el pasado de Esther en primera persona. Detalle que hace de la novela más curiosa porque nos da la sensación de estar leyendo una historia real.
Sobre este último punto, cabe mencionar que la historia está basada en la vida de Plath, por lo que algunos hechos o sensaciones que se describen realmente le sucedieron a la autora, pero con algunos ligeros cambios. de hecho, cuando la novela fue publicada por primera vez fue bajo seudónimo de "Victoria Lucas" porque Sylvia creía que le "podría molestar a muchos". Además que podemos encontrar muchas similitudes con su vida: el haber ganado en premio para una revista, los problemas con su madre y su latente depresión que la llevó a quitarse la vida.
Sobre la segunda parte de la novela, se aborda de lleno este frágil tema de la depresión y cómo es que se entremezcla con las exigencias sociales con las personales.
Además del tema principal, abarca temas como el papel de la mujer en la sociedad y lo que significa el matrimonio.
Los pensamientos que se plasman en esta obra, nos hace ver lo avanzada que estaba en su época Sylvia Plath y su participación dentro del movimiento feminista.

Finalmente, podría decir que es una lectura curiosa porque podemos ver la depresión desde un plano personal y sin tapujos. Y aunque pareciera raro, en algunos pasajes de la lectura, llegas a comprender a la protagonista o, incluso, a identificarte con ella.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Yalonso
 25 noviembre 2019
La naturaleza humana, tan igual siempre y tan distinta, no deja de asombrarme. Lo peor de leer sobre algunos seres es que uno sabe que existen de verdad, tal vez no se llamen Esther Greenwood, pero existen más allá de nuestra puerta y algunas veces puertas adentro.
No pretendo dármela de psicóloga o jueza del ser humano, pero la diferencia cultural con la protagonista y probablemente con la autora no me dejó conectar con la historia, era como estar leyendo un parte médico, cosas que uno lamenta, cosas que hasta cierto punto entristecen pero que no remueven un conocimiento en mi… solo es mi experiencia personal, claro está.
Toda la historia está contada como un saltimbanqui, se me grabó una cita de la propia novela porque justamente así veo yo la historia: brincando por mi cabeza como “una familia de conejos dispersa”.
Al inicio me pareció una narración superflua, alejada emocionalmente de mí y por momentos aburrida, no podía vislumbrar el objetivo. Hubo un momento en que la historia dio un giro que me desconcertó un poco pero me pareció más realista… siempre me ha gustado saber que hay en la cabeza de la gente… aunque sea de un personaje.
Ya el mensaje sobre la situación propia y ajena, vista desde la mente de la protagonista, me pareció muy original y aunque sigo sin entender los porqués puedo entender un poco el cómo.
La mente humana puede ser tan frágil como un fino cristal o tan fuerte como un yunque y hay pocas cosas que podemos hacer por cambiar nuestra naturaleza.
Todas las decisiones que Esther va tomando a través de toda la novela nos va revelando cómo es ella en particular, cómo reacciona ante los retos personales, de la sociedad, los “amigos”; cualquier otra en su misma situación pudo actuar diferente y tener un final diferente, ¿qué inclina la balanza en uno u otro sentido?... no lo sé.
Lo que más me gustó fue que a pesar de todas sus incertidumbres Esther sabe lo que quiere y trata de salirse del estereotipo que le han asignado… teniendo en cuenta la época. Otra cosa positiva es que quiero creer que al final pueda recuperarse y salir al mundo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
herbookss
 19 febrero 2020
Más que una novela, La campana de cristal, es un testimonio de la vida de la propia autora. A través de la protagonista, alter ego de Sylvia, conocemos sus pensamientos y reflexiones en primera persona, como si fuera un monólogo para sí misma en el que va expresando lo que siente.
Tengo que reconocer que la primera parte se me hizo bastante aburrida, no me interesaban demasiado las experiencias de una universitaria en el Nueva York de los años 50. Pero a partir de la mitad empecé a entender porqué nos había contado todo eso.
Y es que a pesar de que aparentemente tiene todo lo que podía desear una chica de su edad, comienza a sentirse perdida, que no encaja, no sabe cómo encarar su futuro ni es capaz de decidir qué es realmente lo que quiere hacer con su vida. Poco a poco vemos como se va sumiendo en una depresión de la que no puede escapar y empieza a tener pensamientos suicidas.
Lo que más me ha gustado es la forma de describir sus pensamientos y sensaciones, de una forma muy visual y poética. Esa campana de cristal que está encima de ella y que la envuelve en un aire viciado que no la deja ver, pensar ni sentir.
Es también una gran crítica hacia la sociedad y a los cuestionables tratamientos psiquiátricos que se practicaban en la época.
El libro, en general, me ha gustado, pero siendo sincera tengo que decir que esperaba que me gustara mucho más. No sé si por tantas buenísimas opiniones que había visto, pero el caso es que a mí se me ha quedado en muchos momentos como a medio gas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MrWonderBook
 17 junio 2020
Ha resultado ser una lectura que te eriza la piel, no solo por la forma con la que está escrita, sino por el significado que hay tras ella.
No conocía de nada a Sylvia Plath y hace poco, informándome sobre su vida y obra, no he podido resistirme a leer su primera y única novela, ya que además había leído bastantes buenas críticas gracias a sus libros de poesía.
No se trata de una novela cualquiera, sino que Plath la escribió bajo un seudónimo a modo de semi-biografía, siendo la historia de Esther, protagonista de la obra, un reflejo de la vida de Plath. Para quien no lo sepa, Sylvia Plath se suicidó unas semanas antes de la publicación de esta novela.
La novela nos presenta a Esther, una joven que comienza con una prometedora vida, buena estudiante y a la que se le presentan espléndidas oportunidades en Nueva York. Sin embargo, a pesar de tener todo a favor, no se siente satisfecha con sus logros, hay algo en sus pensamientos que se vuelven oscuros y le hacen caer en una gran depresión. A lo largo de la novela aparecen multitud de momentos donde vemos que su único objetivo es el suicidio. La protagonista es medicada por diferentes psiquiatras y pasa por multitud de tratamientos en diferentes instalaciones para combatir el gran colapso mental que tiene. Plath nos describe así a una joven que se siente vacía, con una gran cantidad de inquietudes y pensamientos feministas no acordes con la época que le tocó vivir.
En resumen, una dura novela inquietante y conmovedora donde nos da a entender que a pesar de ser excepcionalmente inteligente, popular y a pesar de disponer de un gran talento, no te evita de caer en una inestabilidad mental ni de caer en una gran depresión. Es complicado no leer esta novela sin pensar en la vida de la propia autora, tomándola como un grito de ayuda, lo que hace que la lectura sea de gran crudeza, conociendo a través de la propia víctima, como es vivir con depresión.
Enlace: https://www.mrwonderbook.com..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (18) Ver más Añadir cita
Merysg3Merysg327 mayo 2020
Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento. De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara, pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante. Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos y otro higo era un famoso poeta, y otro higo era un brillante profesor, y otro higo era Europa y África y Sudamérica y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesionales poco usuales, y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo, y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente. Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joes093joes09308 julio 2018
Debe de haber unas cuantas cosas que un baño caliente no puede curar, pero yo conozco muchas; siempre que estoy triste hasta morir, o tan nerviosa que no puedo dormir, o enamorada de alguien a quien no veré en una semana, me deprimo, pero sólo hasta el punto en que me digo: «Tomaré un baño caliente».
Comentar  Me gusta         10
Merysg3Merysg327 mayo 2020
Hay algo desmoralizante en observar a dos personas que se excitan más y más locamente entre sí, especialmente cuando la única persona que sobra en la habitación es uno mismo.
Es como contemplar París desde el vagón de cola de un expreso que marcha en dirección contraria: a cada instante la ciudad se hace más y más pequeña, sólo que es uno quien se siente cada vez más y más pequeño y más y más solitario, alejándose a toda velocidad de aquellas luces y de aquella agitación, alejándose a cerca de un millón de kilómetros por hora.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
RatoncitaRatoncita18 junio 2020
Donde quiera que estuviera sentada - en la cubierta de unbarco o en la terraza de un café en París o en Bangkok - estaría sentada bajo la misma campana de cristal, agitándome en mi propio aire viciado.
Comentar  Me gusta         10
joes093joes09308 julio 2018
[...]¿por qué no podía simplemente asistir a clases y mirar y aprenderlo todo, olvidándome de las calificaciones y las promociones? Era una cuestión de honor entre gente honorable y el contenido importaba más que la forma, y las calificaciones, después de todo, eran una cosa poco tonta, ¿verdad?, cuando se sabe que siempre se va a obtener la más alta.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Sylvia Plath (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Sylvia Plath
Programa transmitido el 17 de noviembre de 2019.
Albert Camus dijo que existía un único problema filosófico serio: el suicidio. Juzgar si la vida vale o no la pena de ser vivida es responder a la pregunta fundamental de la filosofía. Hoy hablaremos de aquellos escritores que han recurrido al suicidio, el escape último, la única salida, la opción desesperada. ¿Usted ha pensado alguna vez en el suicidio? ¿Le parece que es un acto de cobardía o de valentía? ¿Qué tormento puede ser tan insoportable que lleve al suicidio? Quédese conmigo, hablaremos de algunos artistas suicidas: Virginia Wolf, Ernest Hemingway, Cesare Pavese, Horacio Quiroga, Sándor Marai, Yukio Mishima, Jack London, Alejandra Pizarnick, Sylvia Plath. Todos ellos se asomaron al abismo. Todos ellos saltaron al vacío.
+ Leer más
otros libros clasificados: enfermedad mentalVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Adivina el título del libro

Se trata del viaje de un héroe por salvar la Tierra Media

El señor de los anillos
Harry Potter
Juego de Tronos

10 preguntas
23 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *} .. ..