InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 843501956X
Editorial: Edhasa (08/02/2015)

Calificación promedio : 4.26/5 (sobre 38 calificaciones)
Resumen:
Única obra narrativa de la gran poeta norteamericana, ésta es una novela sobre la adolescencia, un retrato de la artista adolescente y de las dificultades que debe salvar para encontrar un lugar propio en un mundo plagado de hostilidades.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (27) Ver más Añadir una crítica
marta_lo
 21 enero 2021
Hasta ahora había leído la poesía de Plath y sus Cartas a mi madre. Todo lo que había leído hasta ahora me mostraba una cara de la autora más bien sentimental, en el buen sentido de la palabra. Pero su novela me ha abierto a una nueva faceta de la autora.
He podido disfrutar de su sarcasmo y humor, con críticas sagaces de la sociedad que la tocó vivir, pero que siguen estando en boga. La presunción de que la mujer debe ser sumisa al hombre, dejarlo todo por él, incluso sus sueños es uno de los temas más tocados en la primera mitad de este libro de esta forma humorística de la que hablo.
En contraposición con estos momentos divertidos, tenemos también los de denuncia social, en los que no escatima en detalles y situaciones agobiantes, incluso alguna cargada de violencia. Y es que es esta la violencia que quiere
mostrar, la que se ejerce a la mujer, en todas sus formas.
Hacia la segunda mitad del libro, comienzan a sucederse diferentes acontecimientos que harán de su lectura mucho más interesante, si cabe. En esta parte, la autora se concentra más en la salud mental, y cómo son tratados por la medicina y la sociedad los pacientes que sufren este tipo de enfermedades. Pero lo más importante es cómo se siente ella, la protagonista, cómo se describen todos esos pensamientos que se le pasan por la cabeza y que a veces incluso distorsionan su manera de ver a los demás.
En algún momento me han chocado ciertos comentarios racistas por parte de la protagonista, aunque eran bastante comunes entonces. Igualmente, me han llamado mucho la atención, y quizá este sería el punto negativo que podría poner a la novela.
No obstante, sus reflexiones filosóficas acerca de la vida, de la mujer y de la sociedad me han parecido brillantes. Una llamada de atención a la sociedad y su visión nefasta de la mujer y la salud mental, cuya lectura recomiendo sin lugar a dudas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         100
MarisaCB
 18 marzo 2020
Sylvia Plath fue una de las escritoras más criticadas del siglo XX en la posguerra debido a las diversas crisis mentales que la asolaban y las diferentes y difíciles situaciones en las que continuamente su vida era asaltada. A pesar de ello, sus obras, especialmente su poesía y “La campana de cristal”, su única novela, han pasado a la historia como grandes obras clásicas imperdibles para la comunidad lectora.
La novela fue publicada en 1963 bajo el pseudónimo de Victoria Lucas.
En ella, la autora plasma un estilo propio, irónico e ingenioso, de escritura pulcra y clara, a veces poética, con un vocabulario exquisito y llena de simbolismos propios que han caracterizado sobremanera su obra poética.
Alternando un lenguaje sencillo pero crítico en muchas ocasiones nos confiesa, en esta obra semi-autobiográfica, acontecimientos trascendentales que cambiaron su vida y su arte.
Los personajes de esta historia están basados en amigos y familiares de la propia autora y, aunque parezca contradictorio, ella misma no se oculta detrás de Esther, su personaje. Por el contrario, la dota de valor y esperanza ante sus inquietudes, sufrimientos y reflexiones. Dichas características humanizan a su personaje principal. Además, le otorga las mismas carencias afectivas sufridas en carne propia. Carencias que desencadenaron las crisis mentales que terminarían con su vida.
Los temas tratados en la novela son las constantes con la que la propia Plath se debatía en continuo.
En ella se pone de manifiesto su inconformidad por el hecho que la mujer sea infravalorada en muchos aspectos de la vida cotidiana, y marcadamente en el trabajo, la educación y la sexualidad.
Dentro de este punto, se vislumbra una Plath honesta al otorgar el antagonismo a Buddy Willard, el novio de Esther, y, sin mordazas sociales, expresa su punto de vista sobre el sexo, la virginidad y la doble moral al respecto.
La madre de la propia Plath aparece en la novela como la madre de Esther, también antagónica, en ese continuo afán por exorcizar la imagen y mala relación con su madre, Aurelia Schober.
Al estar en narrado en primera persona hay situaciones que se quedan sin resolver o que la propia narradora se guarda para sí dando por hecho que el lector ya las conoce. También, se suceden constantes saltos temporales inconexos entre el recuerdo de la protagonista y la propia acción.
Personalmente, tenía muchas ganas de leer a Sylvia Plath, ya que había oído hablar mucho de ella como referente de la literatura feminista y la forma de tratar las enfermedades mentales, y, he de reconocer que, a pesar de no ser fácil llegar a comprenderla su estilo me ha enamorado. En “La campana de cristal” he descubierto un libro triste, lleno de soledad y gritos desesperados por encontrar una mano amiga que reflejan de forma auténtica el caos de las mentes desordenadas, depresivas y ansiosas por presiones sociales y culturales.
En conclusión, “La campana de cristal” es una novela muy interesante y ampliamente recomendable. Cabe destacar que no es un libro sencillo debido a que invita al análisis y a la lectura comprometida. Sin duda debido a las valientes y generosas palabras de una Sylvia Plath que trascenderá por generaciones por su fuerte sentido feminista.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Elrincondeiveth
 07 marzo 2021
Cuenta la historia de Esther Greenwood: una talentosa, brillante y exitosa estudiante de último año de universidad, que poco a poco empieza a perder su cabeza. a cuestionarse lo que realmente quiere y las perspectivas de su futuro. Es una historia de ansiedad, locura y miedo, y a lo largo del libro vemos la lenta, bien formada y paulatina transformación de Esther.

Tenía pendiente esta obra desde hace años, y hace uno o dos años conseguí una copia en inglés, pero pues al ser un clásico me daba un poco de miedo leerlo por si no entendía del todo el lenguaje. Pero no es una obra tan vieja: tiene poco más de 50 años y el vocabulario que usa Sylvia es sencillo, incluso más fácil de leer que muchas lecturas contemporáneas pues no usa tantas contracciones o expresiones urbanas.

Conforme empezaba a leerlo, me iba atrapando más y más: la primera mitad del libro tiene un aire muy fuerte a El guardián entre el centeno, libro que, por cierto, no me gustó nada en su momento jaja. Pero en esta historia seguimos a una chica aplicada, inteligente y muy centrada, que toda su vida ha sabido lo que quiere pero de repente se empieza a cuestionar si será capaz de conseguirlo. Hay libros que dicen que llegan a ti en el momento adecuado: de haberlo hecho en cualquier otro año, quizá no te generarían los mismos sentimientos. Sin duda, éste lo hizo conmigo: yo también estoy empezando mi último año universitario y no saben la ansiedad y miedos que empiezo a experimentar. Ya sé que Esther siempre ha tenido todo claro, pero de repente se da cuenta de que no puede ser o tenerlo todo, y tiene que elegir. La vida universitaria te da cierta certidumbre, seguridad: y la perspectiva de la vida laboral es muy incierta, difícil y aterradora.

Así que sí, me fascinó ver como Sylvia Plath ponía en palabras todos mis miedos e incertidumbres: yo también soy una excelente estudiante (aunque no de perfectas A's como Esther, pero muy buena) y terminando la universidad, se abre un nuevo panorama desconocido, con dinámicas totalmente opuestas. Después de años de certezas, las dudas y miedos aparecen y en cierta forma todo se desmorona, todo es difuso e incierto.

La personalidad de Esther es ansiosa, algo asocial y sobre piensa todo: su mente y narración era fascinante, tan bien delineada y algo con lo que me pude identificar hasta un buen punto. Me encantó la protagonista: ella es parcialmente consciente de que no puede tener todo en la vida, elegir algo significa la pérdida de otro camino. Además, es increíble la claridad que tenía con respecto a ser una mujer en este sistema heteronormativo patriarcal (especialmente en los sesenta): no se engañaba con conciliar la vida profesional y familiar. Ella sabía las dificultades y el trato diferencial que recibía por el hecho de ser mujer, ella notaba las interacciones y el perfil de sus compañeras/conocidas femeninas.

La narrativa me pareció sensacional: es en primera persona pero esto te permite adentrarte en la mente de Esther y entender todos sus miedos, anhelos y ansiedad. Me encantó ver cómo percibe todo. A pesar de ser una novela donde no pasan muchas cosas, la forma en que te cuenta la historia, sus percepciones, te mantienen enganchados. Es una novela muy introspectiva: sobre la vida, anhelos, recuerdos y miedos de una joven. Si tuviera que definir en una palabra esta novela, cómo te hace sentir y lo que transmite, es angustia.

Claro, la segunda mitad es más sobre su descenso a la depresión y en cierta forma sobre trastornos mentales: obviamente no me pude identificar ya en esta segunda mitad, pero fue fascinante la lucidez y lo preciso que escribe Sylvia sobre la depresión, probablemente porque la vivió. Aun así, encuentra las palabras perfectas para hacerte sentir la desesperación y soledad que conlleva, los estigmas e incertidumbre.

Como último comentario, es una novela semiautobigráfica, pero si leen la biografía de Sylvia (lo cual recomiendo hacer sólo cuando terminen la novela) no podríamos verla más apegada a su vida. Sylvia era una chica sumamente sensible, inteligente y lúcida. Es impresionante ver las similitudes, leer cómo desnuda su alma Sylvia ante nosotros, para entenderla, para comprender, para desestigmatizar. Ver cómo terminó su vida lo hace más angustioso... aunque tiene todo el sentido del mundo.
Enlace: https://elrincondeiveth.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
joes093
 08 julio 2018
Esta obra se nos presenta la historia de Esther Greenwood quien gana una pasantía en Nueva York para una revista de moda, pero en medio de las reuniones sociales, fiestas y eventos realizados por la empresa, la protagonista comienza a sumergirse en una depresión nerviosa hasta el grado de necesitar un tratamiento médico.
La historia se nos es presentada en dos partes con saltos flashbacks introducidos de una manera curiosa: Sylvia Plath no se espera a terminar de relatar la situación que está viviendo la protagonista para contarnos el flashback, sino que en el momento oportuno en que encuentra algo relacionado con la situación pasada que desea contarnos, nos comienza a narrar el pasado de Esther en primera persona. Detalle que hace de la novela más curiosa porque nos da la sensación de estar leyendo una historia real.
Sobre este último punto, cabe mencionar que la historia está basada en la vida de Plath, por lo que algunos hechos o sensaciones que se describen realmente le sucedieron a la autora, pero con algunos ligeros cambios. de hecho, cuando la novela fue publicada por primera vez fue bajo seudónimo de "Victoria Lucas" porque Sylvia creía que le "podría molestar a muchos". Además que podemos encontrar muchas similitudes con su vida: el haber ganado en premio para una revista, los problemas con su madre y su latente depresión que la llevó a quitarse la vida.
Sobre la segunda parte de la novela, se aborda de lleno este frágil tema de la depresión y cómo es que se entremezcla con las exigencias sociales con las personales.
Además del tema principal, abarca temas como el papel de la mujer en la sociedad y lo que significa el matrimonio.
Los pensamientos que se plasman en esta obra, nos hace ver lo avanzada que estaba en su época Sylvia Plath y su participación dentro del movimiento feminista.

Finalmente, podría decir que es una lectura curiosa porque podemos ver la depresión desde un plano personal y sin tapujos. Y aunque pareciera raro, en algunos pasajes de la lectura, llegas a comprender a la protagonista o, incluso, a identificarte con ella.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Yalonso
 25 noviembre 2019
La naturaleza humana, tan igual siempre y tan distinta, no deja de asombrarme. Lo peor de leer sobre algunos seres es que uno sabe que existen de verdad, tal vez no se llamen Esther Greenwood, pero existen más allá de nuestra puerta y algunas veces puertas adentro.
No pretendo dármela de psicóloga o jueza del ser humano, pero la diferencia cultural con la protagonista y probablemente con la autora no me dejó conectar con la historia, era como estar leyendo un parte médico, cosas que uno lamenta, cosas que hasta cierto punto entristecen pero que no remueven un conocimiento en mi… solo es mi experiencia personal, claro está.
Toda la historia está contada como un saltimbanqui, se me grabó una cita de la propia novela porque justamente así veo yo la historia: brincando por mi cabeza como “una familia de conejos dispersa”.
Al inicio me pareció una narración superflua, alejada emocionalmente de mí y por momentos aburrida, no podía vislumbrar el objetivo. Hubo un momento en que la historia dio un giro que me desconcertó un poco pero me pareció más realista… siempre me ha gustado saber que hay en la cabeza de la gente… aunque sea de un personaje.
Ya el mensaje sobre la situación propia y ajena, vista desde la mente de la protagonista, me pareció muy original y aunque sigo sin entender los porqués puedo entender un poco el cómo.
La mente humana puede ser tan frágil como un fino cristal o tan fuerte como un yunque y hay pocas cosas que podemos hacer por cambiar nuestra naturaleza.
Todas las decisiones que Esther va tomando a través de toda la novela nos va revelando cómo es ella en particular, cómo reacciona ante los retos personales, de la sociedad, los “amigos”; cualquier otra en su misma situación pudo actuar diferente y tener un final diferente, ¿qué inclina la balanza en uno u otro sentido?... no lo sé.
Lo que más me gustó fue que a pesar de todas sus incertidumbres Esther sabe lo que quiere y trata de salirse del estereotipo que le han asignado… teniendo en cuenta la época. Otra cosa positiva es que quiero creer que al final pueda recuperarse y salir al mundo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (1)
ElPais23 octubre 2019
Su única novela es un clásico del feminismo, sí, pero, sobre todo, de la literatura universal y de un nihilismo en extremo pasional, nacido de una neurosis casi mística —o lo raro que es ser espectador de tu propia vida cuando no le encuentras sentido—.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (39) Ver más Añadir cita
LavidamurmuraLavidamurmura01 diciembre 2020
-¿Sabes lo que es un poema, Esther?
-No, ¿qué es? -decía yo.
-Un grano de polvo.
[...]
-También lo son los cadáveres que cortas. También lo es la gente a la que crees curar. Son polvo como el polvo mismo es polvo. Calculo que un buen poema dura mucho más que cientos de esas gentes juntas.
[...]
La gente estaba hecha nada más que de polvo y yo no veía que curar todo aquel polvo fuera algo mejor que escribir poemas que la gente recordaría y se repetiría a sí misma cuando se sintiera infeliz o enferma y no pudiera dormir.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
Merysg3Merysg327 mayo 2020
Vi mi vida extendiendo sus ramas frente a mí como la higuera verde del cuento. De la punta de cada rama, como si de un grueso higo morado se tratara, pendía un maravilloso futuro, señalado y rutilante. Un higo era un marido y un hogar feliz e hijos y otro higo era un famoso poeta, y otro higo era un brillante profesor, y otro higo era Europa y África y Sudamérica y otro higo era Constantino y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesionales poco usuales, y otro higo era una campeona de equipo olímpico de atletismo, y más allá y por encima de aquellos higos había muchos más higos que no podía identificar claramente. Me vi a mí misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cuál de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el resto, y, mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LibrossincontrolLibrossincontrol12 agosto 2020
Later Buddy told me the woman was on a drug that would make her forget she'd had any pain and that when she swore and groaned she really didn't know what she was doing because she was in a kind of twilight sleep.
I thought it sounded just like the sort of drug a man would invent. Here was a woman in terrible pain, obviously feeling every bit of it or she wouldn't groan like that, and she would go straight home and start another baby, because the drug would make her forget how bad the pain had been, when all the time, in some secret part of her, that long, blind, doorless and windowless corridor of pain was waiting to open up and shut her in again.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LavidamurmuraLavidamurmura02 diciembre 2020
-¿Qué tal si trata de decirme lo que usted cree que va mal?
Di vueltas a las palabras con suspicacia, como si fueran redondos, pulidos guijarros que pudieran sacar de pronto una garra y convertirse en otra cosa. ¿Lo que yo creía que iba mal?
Dicho así, tenía la impresión de que nada iba realmente mal, solo yo pensaba que iba mal.
Comentar  Me gusta         20
LavidamurmuraLavidamurmura04 diciembre 2020
¿Cómo podría yo saber si algún día en la universidad, en Europa, en algún lugar, en cualquier lugar, la campana de cristal con sus asfixiantes distorsiones, no volvería a descender?
Comentar  Me gusta         30
Videos de Sylvia Plath (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Sylvia Plath
Programa transmitido el 17 de noviembre de 2019.
Albert Camus dijo que existía un único problema filosófico serio: el suicidio. Juzgar si la vida vale o no la pena de ser vivida es responder a la pregunta fundamental de la filosofía. Hoy hablaremos de aquellos escritores que han recurrido al suicidio, el escape último, la única salida, la opción desesperada. ¿Usted ha pensado alguna vez en el suicidio? ¿Le parece que es un acto de cobardía o de valentía? ¿Qué tormento puede ser tan insoportable que lleve al suicidio? Quédese conmigo, hablaremos de algunos artistas suicidas: Virginia Wolf, Ernest Hemingway, Cesare Pavese, Horacio Quiroga, Sándor Marai, Yukio Mishima, Jack London, Alejandra Pizarnick, Sylvia Plath. Todos ellos se asomaron al abismo. Todos ellos saltaron al vacío.
+ Leer más
otros libros clasificados: feminismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes de LITERATURA FEMINISTA? ¡Adivina la autora!

"El segundo sexo"

Nerea Pérez
Alice Walker
Simone de Beauvoir
Nuria Varela

10 preguntas
13 lectores participarón
Thèmes : feminismo , Literatura clásica , Literatura clásicaCrear un test sobre este libro
.. ..