InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8420437921
160 páginas
Editorial: Alfaguara (19/09/2019)

Calificación promedio : 4.1/5 (sobre 157 calificaciones)
Resumen:
«Ni siquiera yo sé si me casaré o si tendré hijos. O puede que me muera antes. ¿Por qué tengo que renunciar a lo que quiero ser o hacer por un futuro que no sé si llegará o no?»

Esta novela ha pasado de ser la breve historia de una joven coreana a convertirse en un terremoto que ha sacudido a las mujeres de medio mundo. Kim Ji-young (que lleva el nombre más común entre las mujeres coreanas nacidas en 1982) es aparentemente una mujer como cualquier otr... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (77) Ver más Añadir una crítica
leesotrascosas
 29 February 2024
Viaje al centro del patriarcado en Corea del Sur (reseña de María Cano)

https://leesotrascosas.blogspot.com/2024/02/viaje-al-centro-del-patriarcado-en.html

- Introducción.

Ni siquiera yo sé si me casaré o si tendré hijos. O puede que me muera antes. ¿Por qué tengo que renunciar a lo que quiero ser o hacer por un futuro que no sé si llegará o no? (1).

La vida de aquellos que rodean a Kim Ji-young experimenta un giro de 180 grados cuando, un día como cualquier otro, ella comienza a hablar a través de las voces de diversas mujeres que han dejado una huella, ya sea de manera directa o indirecta, en el curso de su existencia. Y es que, lo que su marido interpreta como una simple broma, acaba convirtiéndose en un asunto de preocupación por parte de su familia entera, dando pie a todo un sistema patriarcal muy bien estructurado y asentado de injusticias que, tanto ella como su entorno femenino, han sufrido de manera silenciosa y que comienzan a manifestarse mediante Kim Ji-young.

Escrita por Cho Nam-joo, esta novela se adentra en los desafíos que las mujeres surcoreanas enfrentan desde antes de nacer, ofreciendo una visión reveladora y esencial del feminismo asiático que despierta la conciencia sobre la complejidad de sus diferentes—aunque muy parecidas— experiencias.

1.- El libro.

Su nombre es Kim Ji-young. Tiene 33 años y el nombre más común de Corea (2).

Kim Ji-young no es un personaje—y mucho menos una mujer—cualquiera. Su figura funciona como un espejo en el que todo tipo de persona puede verse reflejada, reflexionando sobre temas universales como la discriminación, la desigualdad de género, y los desafíos que enfrentan las mujeres en su búsqueda de autonomía y reconocimiento en un mundo que, a menudo, parece estar anclado en los estereotipos ya existentes.

Con una prosa cautivadora que junta hábilmente datos reales de la sociedad surcoreana contemporánea con una historia que te sumerge en la intimidad de las experiencias de las mujeres, la obra señala cómo cada mujer es sujeto de una serie de circunstancias que las condicionan de diferentes maneras a lo largo de sus vidas, y de qué manera se ven afectadas las posteriores generaciones a las mismas.

Es por eso por lo que, al igual que Kim Ji-young es 'el nombre más común de Corea', ella como personaje representa 'las experiencias más comunes vividas por mujeres', sirviendo como un manifiesto clave que trata la problemática de género, tanto a nivel individual como colectivo.

2.- La autora.

Cho Nam-joo, nacida en Seúl, Corea del Sur, en 1978, dio inicio a su compromiso feminista de manera activa al cursar estudios de sociología en la prestigiosa Universidad de Mujeres Ewha.

No obstante, un acontecimiento determinante en su vida surgió cuando, tras finalizar sus estudios y trabajar durante diez años como redactora de programas de televisión, se vio obligada a interrumpir su satisfactoria carrera profesional para dedicarse por completo al cuidado del hogar y de su hija recién nacida, decisión que suscitó una serie de críticas por parte de la sociedad surcoreana en la que se desenvolvía.

Esto condujo a su búsqueda de artículos y datos sociológicos que, posteriormente, utilizaría para escribir una biografía ficticia de una mujer promedio en Corea, concebida al mismo tiempo como un manifiesto y protesta feminista. En esta obra, destaca el acoso y la desigualdad de género experimentados por todas las mujeres, incluso desde antes de nacer. Este trabajo crítico y revelador se conocería, eventualmente, como su best seller, 'Kim Ji-young, nacida en 1982'.

El significativo impacto a nivel nacional de la obra impulsó la promulgación de nuevas leyes contra la discriminación social y salarial en Corea del Sur. Esto condujo a una mayor consideración de la problemática sistemática laboral, familiar y social de las mujeres.

3.- Temas principales de la novela.

3.1.- Las voces de Kim Ji-young.

Decir que Kim Ji-young se volvió loca y que empezó a comportarse y comunicarse como otras mujeres porque sí, sería no solo enormemente precipitado, sino también un acto de tremenda ignorancia hacia el problema principal que trata la novela: el patriarcado.

En la literatura convencional, la presencia de diversas voces narradoras en un personaje conlleva predominantemente la representación de una misma historia desde múltiples perspectivas. Sin embargo, esta novela no se ajusta por completo a esa premisa—o al menos, no de manera integral—. del mismo modo, cada 'voz', en lugar de representar una forma única de experimentar, interpretar y comunicar una historia, transmite una realidad que es compartida por el conjunto de mujeres que forman parte de la obra.

Este fenómeno se manifiesta, en primer lugar, en una unidad tan significativa como lo es la familia. En la novela, se clarifica en numerosas ocasiones y de manera explícita la imperatividad asociada al hecho de que una mujer dé a luz a un hijo varón. Esto es evidenciado, en primer lugar, con la madre de Kim Ji-young, para finalizar con la misma Kim Ji-young cuando se convierte en madre. Las implicaciones son claras: la historia es cíclica, se repite. Y así como pasó con las generaciones anteriores a la de la madre de Kim Ji-young, ocurre con las posteriores a la suya.

«Debes tener hijos varones. Son indispensables. Debes tener, al menos, dos».

Cuando nació la hermana mayor de Kim Ji-young, la madre se disculpó ante su suegra con la criatura en brazos, agachando la cabeza y llorando (3).

La ginecóloga, cuyo vientre era mayor que el de Kim Ji-young, le dijo amablemente que preparara ropa de bebé de color rosa. La pareja no tenía preferencias en cuanto al sexo del bebé, pero era más que obvio que los abuelos deseaban un varón. Por eso, cuando se enteró de que la criatura dentro de su vientre era una niña, Kim Ji-young sintió cierto pesar al presentir que tendría que pasar por situaciones estresantes. Su madre le soltó, así sin más, que el segundo podría ser un niño, mientras que su suegra le dijo que no se preocupara, que todo estaba bien. Pero sabía que nada estaba bien (4).

Este fragmento debe ser considerado desde una perspectiva en la que la función predominante de la mujer en Asia ha sido históricamente la de ama de casa y cuidadora de los hijos, mientras que la figura masculina ha ostentado la máxima autoridad y poder en el ámbito familiar y empresarial. En China, por ejemplo, existe el término 'sheng un', cuya traducción aproximada es la de 'mujeres sobrantes', refiriéndose a todas aquellas jóvenes que, pasados los 25 años de edad, están solteras y cuentan con estabilidad laboral, desafiando la sociedad patriarcal con su autonomía (Zhang, 2013) (5).

No resulta sorprendente, considerando que en estas naciones, tradicionalmente, el rol del hombre ha estado asociado principalmente con labores forzosas y actividades militares, relegando a la mujer a un papel más discreto, silencioso y subordinado, que se encontraba a la sombra de este. Es por esto por lo que la mujer era, en gran medida, dependiente del hombre; de un padre, en un primer momento, luego de un hermano, y finalmente, de un hijo.

De este modo, las generaciones previas a Kim Ji-young experimentaban una profunda inquietud ante el hecho de no contar con un varón en la familia, ya que la ausencia de un hijo se asociaba con encontrarse en una situación vulnerable. La presencia de un hijo simbolizaba la fortaleza, y sin esta figura en la familia, tanto la madre como el padre enfrentaban la posibilidad de no recibir cuidados y ayuda en el futuro, y las hijas, al mismo tiempo, carecían de protección. Por lo tanto, la totalidad de la responsabilidad de los cuidados familiares, a corto o largo plazo, se manifestaba como una fuente de ansiedad para una mujer que aspiraba a ser madre.

Por este motivo, no es de extrañar que las acciones emprendidas por los personajes femeninos a lo largo de la novela y sus diversas experiencias tengan como objetivo transmitir una tradición arraigada en mujeres que han padecido directamente las consecuencias del patriarcado. Kim Ji-young no se limita a relatar las experiencias de su madre o familiares cercanas, sino que también aborda las vivencias de numerosas mujeres anónimas, dándoles cabida en un espacio—tanto su realidad, como la novela misma—que solo les pertenece a ellas. de manera sumamente emotiva y visceral, la narración presenta cómo estas mujeres, aún sin ser conscientes de ello, se encuentran interconectadas por un sistema patriarcal que impregna por completo sus identidades, erigiéndose así en una potente crítica para la contemporaneidad.

3.2.- Kim Ji-young en la conversación feminista global.

Es crucial destacar que la trama de Kim Ji-young inicia sin grandes expectativas. Las conmovedoras narraciones de su abuela y su madre, en conjunto con sus propias experiencias, otorgan un carácter simbólico al proceso completo de la lectura, lo cual dota de una importancia significativa al hecho de que, al llegar al desenlace de la novela, se revelen expresiones claras por parte de los personajes femeninos, manifestando de manera verbal y física su resistencia contra las opresiones que perciben. En cierto sentido, muchas mujeres aspiran a evidenciar la explotación e injusto trato que dan por sentado en sus vidas por parte de estos hombres e instituciones de poder, considerando tales circunstancias como normales. No obstante, Kim Ji-young, en su falta de comprensión de la sociedad patriarcal en la que está inmersa, termina por manifestar su dolor y sufrimiento a través de una gran explosión emocional.

Pagué mil quinientos wones por ese café. Y esos tipos lo sabían porque se estaban tomando lo mismo. ¿Es que no tengo derecho siquiera a tomar un café de ese precio? Y aunque costara un millón de wones, es asunto mío cómo gasto el dinero que gana mi marido. Yo no te he robado el dinero. He tenido una hija aguantando unos dolores que casi me matan y he renunciado a mi vida, a mi trabajo, a mi sueño y a mí misma para cuidarla.

Y eso me convierte en una parásita. ¿Qué debo hacer ahora? (6).

La voluntad, o mejor dicho, la voz de Kim Ji-young, comienza a resonar en el momento en que sus acciones son objeto de cuestionamiento por parte de numerosas personas, después de haber renunciado a la vida por la que tanto había luchado para conseguir.

En un principio, su padre la sometía a un control compulsivo y opresivo. Posteriormente, en el entorno escolar, fue su profesor quien ejerció dicha influencia, luego su expareja, y más adelante, experimenta lo mismo con sus superiores en su mismo entorno laboral. Justo cuando cree que ha llegado al fin, decide romper completamente con su vida, siguiendo el camino preestablecido por la sociedad surcoreana para las mujeres, y se convierte en madre. Sin embargo, al decidir tomarse un momento para sí misma, yendo a disfrutar de un café en el parque después de haberse dedicado por completo a las responsabilidades y la gestión del hogar, es abiertamente criticada por individuos que ni siquiera la conocen.

Las mujeres se encuentran limitadas por la constante crítica y juicio, y esa es la impresión que la autora intenta transmitir al lector: la sensación de asfixia derivada de los cuestionamientos masculinos. Este enfoque las presenta como víctimas de un sistema que los propios hombres han instaurado. La negativa a adherirse a este sistema conlleva la amenaza de enfrentar las consecuencias del mismo, estableciendo así un patrón en el cual los discursos irracionales y patriarcales de los hombres contrastan con las experiencias personales de las mujeres.

—''Déjalo de una vez. Nadie quiere probar un chicle ya masticado''.

Era un compañero famoso por su caballerosidad, a quien le gustaba beber pero que nunca presionaba a nadie para que lo hiciera y que solía invitar a estudiantes menores que él a comer, aunque prefería no acompañarlas para evitar situaciones incómodas (7).

Por otra parte, resulta evidente la presencia de personajes que, a pesar de parecer honorables y mostrar respeto hacia las mujeres, no las respaldan ni muestran empatía hacia sus experiencias. En su lugar, los hombres se relacionan entre sí mediante una forma de 'homosocialidad' delineada por la autora, unos espacios sin mujeres en los que se unen para consolidar su propio estatus, excluyendo a las mujeres de sus diversos ámbitos y entornos. Este fenómeno subraya nuevamente que, aunque la mujer posea una voz individual, no se le permite desarrollarse plenamente.

Y es que, a pesar de que las mujeres se presentan como sujetos fuertes y visionarios desde una edad temprana—probablemente debido a su falta de conocimiento del mundo que las rodea, que no ingenuidad sobre él—la constante presión y los obstáculos que enfrentan generan un temor y una tensión persistentes en estos personajes a lo largo de la narración. Esto resalta el miedo que experimentan hacia un sistema que les impide ser auténticas y progresar por sus propios méritos, como si estuvieran perpetuamente confinadas en una prisión de la cual, a pesar de múltiples intentos infructuosos, les resultara imposible escapar.

- Conclusión.

La escritura de esta novela emerge como una forma de escapismo que la autora utiliza para distanciarse del sistema patriarcal surcoreano en el que se ha visto sumergida. Presentar la novela al mundo contemporáneo representa, en mayor o menor medida, una victoria para todas aquellas mujeres que han experimentado situaciones de desigualdad, así como para aquellas que, en virtud de sus privilegios, pueden no haberlas vivido directamente pero son conscientes —o lo suficientemente ignorantes— de esa realidad.

En lo que respecta a Kim Ji-young, la evolución de este personaje a lo largo de la historia transcurre desde una mujer surcoreana conscientemente estereotipada que comienza a adquirir diversas voces que narran las realidades de diferentes mujeres, exponiendo de manera explícita el patriarcado subyacente de la sociedad en la que habita.

La estructura del libro está hábilmente elaborada, y la presentación de información verídica junto con las abusivas experiencias de numerosos personajes femeninos revela la impactante y liberadora realidad que aborda la genealogía de las mujeres, así como las razones de sus traumas y frustraciones, junto a la reiteración recurrente de las manipuladoras expectativas de la maternidad, dotando de fuerza a la narración.

La condición de nacer mujer implica, según la novela, un sufrimiento para la madre, previamente experimentado por ella misma y destinado a continuar con su hija. Este aspecto es algo que la protagonista desearía evitar. La honestidad con la que Kim Ji-young, al final de la novela, relata sus intenciones de obstaculizar dicho sufrimiento, contribuye a su empoderamiento y enaltece su posición, rompiendo con la cadena biológica de sufrimiento que, según la obra, se inicia simplemente por ser mujer. Esto lleva a la elaboración, por parte de la autora, Cho Nam-joo, de un manifiesto público y político en el cual no se justifica de ninguna manera la crítica hacia las figuras femeninas por parte de este sistema patriarcal.

Es por ello que 'Kim Ji-young, nacida en 1982' puede ser considerada una obra que trasciende no solo sus propias páginas, sino que se erige como la representación de la opresión sistémica y la lucha individual de las mujeres. Invita, una vez más, a la sociedad a examinar críticamente las normas establecidas y a reconocer la importancia de la equidad de género.

Indudablemente, mediante su novela, Cho Nam-joo deja una marca indeleble en la conciencia del lector, recordándonos la imperante necesidad de seguir abogando por un mundo en el cual todas las mujeres puedan vivir sin la opresión sistemática que la novela tan hábilmente pone de manifiesto.

- Notas.

(1) NAM-JOO, C. (2019). Kim Ji-young, nacida en 1982. Barcelona: Alfaguara. p. 44.

(2) — p. 2.

(3) — p. 17.

(4) — p. 90.

(5) NAJAR MARÍN, V. (2020). "El rol de la mujer en Corea: revision de hitos históricos" en Revista Mundo Asia Pacífico Vol. 9, No. 16, enero-junio 2020. Medellín: Universidad EAFIT. p. 95.

(6) NAM-JOO, C. (2019). Kim Ji-young, nacida en 1982. Barcelona: Alfaguara. p. 105.

(7) — p. 58.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Miel1908
 19 September 2022
Estamos ante una novela, un ensayo o un artículo periodístico, no sé, es que le encuentro algo de las tres.

Creo es la versión "novelada" de la escritora para tomar voz por y en pos de la mujeres y en contra del machismo, en este caso específico, en Corea, pero ese traje sirve para muchos lugares donde impera el dios masculino.

Creo que nos narra algo que ya sabemos, incluyendo datos estadísticos en muchas ocasiones, podría ser un libro "para los hombres" (los que lo necesiten), quizás para que se identifiquen un poco con las mujeres y lo difícil de ser madre-esposa-profesional-orquesta y en una sociedad que poco aporta a su bienestar. Se siente cuando al entrar en el mercado laboral, la pregunta: "tienes hijos?" influye muchísimo en el panorama.

Es un libro rápido de leer, se van las páginas volando, a pesar de la indignación que se siente tooooodo el tiempo, viendo a la protagonista "despelucarse" (no hay otro calificativo que le haga más justicia) en su vida.

Vida presagiada, automatizada, dirigida, per-diseñada, establecida, venida-a-menos, por el simple hecho de ser mujer y estar diseñada (por dios/la sociedad/las leyes morales) para hacer lo que se espera de ella: tener hijos, criarlos, cuidar la casa, la familia, y si tiene inteligencia, profesión o habilidad para desarrollarse, mejor que las guarde. No son imprescindibles.

Así te hace sentir el libro todo el tiempo, y duele, enoja, agrede. Nos ubica, nos queda como sociedad, mucho aún por mejorar, por aprender.

Es una denuncia, una más, me identifico y la sostengo.

Pero como literatura, viendo los reviews que lo situaron entre los primeros, me dejó mucho que desear, no sé, creo que lo leí con expectativas, creí que me encontraría una historia fascinante, pues comienza con una mujer casada con una bebé, que está "imitando a otras", o "volviéndose loca", o "viviendo vidas paralelas", o....que se yo....y ese comienzo no llevó a ninguna parte, solo a contarte su vida desde niña y hasta llegar a ese matrimonio, donde creo (que alguien me ayude, no sé si entendí) que lo que la llevó a hacer esas cosas, era una profunda depresión post-parto.

Reconozco que tiene un final poco esperado, algo singular....pero que decir, escribo mis críticas sobre todo de lo que siento (no soy crítica literaria) y sentí que le faltó "sustancia".










+ Leer más
Comentar  Me gusta         167
Claudia
 19 December 2022
Esta es una de las historias que, si no fuera por recomendación, tal vez no me habría animado a leer. Por ello, tengo que dar las gracias a mi amiga Mimi por el regalo que me ha hecho, no solo al darme el libro, sino al permitirme conocer esta historia.

Aunque sea ficción, esta es una historia con la que muchas mujeres de Corea del Sur podrían sentirse perfectamente identificadas. Una historia dura de superación y de lucha y de lo mucho que nos queda por avanzar.


¿Qué vamos a encontrar en esta novela? Lo que comienza como una historia extraña y de ficción, acaba siendo la breve biografía de Kim Ji-young, una mujer de Corea del Sur que ha crecido en una sociedad machista y patriarcal en la que las mujeres intentan hacerse un hueco.

Es la historia de Ji-young, pero también de su hermana, de su madre, de sus compañeras. Es la historia de esas mujeres jóvenes que quieren ser independientes.

Vamos a ver cómo los hombres disfrutan de unos privilegios que a las mujeres se les siguen negando. Cómo Ji-young trata de hacerse un hueco en una empresa que prefiere contratar hombres; cómo la sociedad asume que las mujeres son parásitos que se aprovechan de sus maridos y se quejan por gusto; una historia que se hace dura de leer, aunque resulta amena.

En esta novela encontramos la lucha de muchas mujeres y los mínimos avances de una Corea que poco a poco empieza a dar ciertos derechos a las jóvenes que quieren ser independientes, libres y trabajadoras fuera del hogar.


Mensaje de la novela: En este caso no hay un mensaje, lo que hay es una realidad. Se nos muestra lo dura que es la vida en Corea del Sur, especialmente para las mujeres.


Personajes: Los personajes en esta obra son un claro reflejo de la sociedad surcoreana.

El hecho de que algunos personajes sean machistas o retrógrados no es una forma en que la autora transmite un mensaje, sino más bien lo que podríamos escuchar caminando por las calles de Seúl.

Kim Ji-young es el personaje mejor construido y al que mejor conocemos, ya que esta es su historia, pero también se ven muy bien construidos los demás personajes.

La madre y la hermana de Ji-young han sido mis personajes favorirtos, siendo mujeres fuertes, valientes e inteligentes.

Aunque sea la historia de Kim Ji-young, podría ser la historia de muchas, lo que da la sensación de que realmente estamos conociendo a una persona real. Es por ello que he podido empatizar con la protagonista, acompañarla en su historia, sufrir por ella y detestar una sociedad que no da voz a sus mujeres.

Los personajes están tan bien llevados, que más que una historia de ficción parece una crónica en un periódico o una biografía.


Lo que más me ha gustado: Lo sencillo que resulta leer la historia.

Cómo logra despertar sentimientos como la ira o la impotencia, pero también el cariño por algunos personajes.

El hecho de que es una historia que deja huella y que necesitas reposar un poco y meditar en ella. No hay que quedarse solo en que es una novela, sino pensar en que esto es la realidad de muchas personas.

El realismo que hay en las páginas.


Lo que menos me ha gustado: Esa parte de ficción del principio, en la que Kim J-young da voz a otras mujeres pero luego queda como cabo suelto. ¿Qué sucede con ello a parte de que vaya al psiquiatra? ¿Qué es lo que se intentaba transmitir con ello?


Conclusión: Acabo de toparme con una historia de las que dejan huella. Una historia que merece la pena leer y conocer.

No solo es una novela que se lee rápido y se hace amena, sino que, en cierto modo, enriquece.

Puede ser una historia biográfica, pero no resulta en absoluto densa o pesada, ya que la autora no se explaya demasiado y trata de narrarlo todo de forma anecdótica.

Resulta fácil conocer a los diferentes personajes y viajar con ellos a través del tiempo, desde 1982 hasta 2016.

De nuevo, gracias Mimi por este bello regalo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Annie_hatuna
 08 December 2021
¿De qué trata este libro? Kim Ji-Young Nacida en 1982 es la historia de una joven mujer llamada, vaya, Kim Ji-Young, el “nacida en 1982” viene porque ese nombre fue el más popular para mujeres durante ese año. Kim Ji-Young tiene 33 años y una vida que podríamos denominar común, tiene hijo, esposo y es una típica mujer coreana; hasta que un día comienza a hablar con diversas voces, la de su madre por ejemplo, y parece saber cosas que no debería conocer. Su familia se preocupa profundamente, y algunos la censuran, pero detrás de este extraño fenómeno parece haber algo más importante. A la par conoceremos la vida de Kim Ji-Young desde su infancia hasta su adultez, conociendo más de la fuerte brecha de géneros que hay en este país, ¿Se atreven a conocer la historia de Kim Ji-Young? Una historia que parece ser más cercana de lo que podríamos imaginar…
Esta va a ser una reseña extraña porque este es un libro extraño, en principio sigo sin poder definir si me gustó o no, y es que esta historia está hecha para reflexionar y enojarse un poco. En principio hay que definir que la sinopsis es un poco engañosa pues parece que la trama general va a ser Kim Ji-Young hablando con voces extrañas, pero realmente esto ocurre solo un par de veces al inicio de la novela y no comprendo muy bien cuál era el fin de ello, teorizo que la idea es dar a entender que esta es una historia de todas, que las voces de Kim Ji-Young son las voces de todas las mujeres que estuvieron antes de ella, más como un recurso metafórico (¿Podría yo estar mal? Sí, pero es solo una teoría). La verdadera historia de este libro es una especie de denuncia social del machismo y sexismo tan imperante, aún en nuestros días, en Corea (y en el mundo en general, aunque, en mi opinión, en menor medida). La historia de Kim Ji-Young tiene momentos que hacen que el lector se enoje, realmente, y se sienta asqueado de todos esos comportamientos que son tan normales que ya no vemos como malos, desde impulsar la natalidad del varón, permitiendo abortos por el simple hecho de que el producto era del género femenino, hasta dar prioridad a los hombres para comer, las mujeres después somo una especie de infrahumanos. Hasta tocar temas como la maternidad y los roles que se asignan, todo esto parece innecesario pero en realidad no lo es, cada capítulo de la vida de Kim Ji-Young (que, evidente e intencionadamente tiene un nombre común para mostrar que estos son sucesos comunes de la vida de cualquier mujer coreana) vemos acontecimientos que van formando una cadena que termina en una vida llena de restricciones para las mujeres.
¿A qué me refiero con cadena de eventos? Pues desde pequeñas, las niñas deben ceder su necesidad básica de alimentarse en favor del varón, cosa que veremos reflejada en la adultez con la típica mujer que sirve a todo el mundo y es la última en sentarse a comer y nadie jamás se cuestiona porque no es un hombre el que haga esto, pasando por hombres acosando a jóvenes estudiantes cuyo único delito fue o ser amable o usar una falda que forma parte de su uniforme, incluso hay una escena en donde se menciona que, en el colegio, los chicos podían ir cuando quisiera en uniforme de deporte, quitarse la camisa si hacía calor o usar el uniforme como se les pegara la gana “porque son varones y tienen más energía, por tanto es lógico que puedan usar el uniforme de deporte”, mientras que las chicas tenían que ir en falda aún con frío y aguantarse el calor que hiciese. ¿Qué enseñanza tenemos? La mujeres debe tener reglas de vestimenta pero el varón puede hacer lo que quiera. Una de mis escenas favoritas es la del trabajo, bueno yo la llamo así, donde vemos lo difícil que es para la mujer entrar a la fuerza laboral, lo fácil que es que ganen menos que sus contrapartes masculinas lo que lleva a que, cuando se casan y tienen hijos, sean ellas las que deban abandonar la fuerza laboral porque al final “no ganan tanto”, incluso mi escena favorita de todo el libro es cuando la familia y el esposo de la protagonista comienzan a presionarla para ser madre, así que Kim Ji-Young enfrenta a su marido preguntándole ¿a qué va a renunciar él? Lo que lo desconcierta y le contesta que ya no podrá salir con sus amigos o que tendrá que trabajar un poco más para alimentar una boca más, pero Kim Ji-Young contraataca diciendo que no es comparable a lo que ella renunciara. Esta es una escena tan real, tan fuerte y tan poderosa que tuve que releerla un par de veces porque es totalmente cierta, las mujeres renunciamos constantemente a mucho, a nuestros sueños, a nuestras metas, a nuestro cuerpo incluso (porque durante 9 meses es nuestro cuerpo el que cambia y son cambios que asustan y que son dolorosos) en favor de la maternidad, vale cuando la mujer desea ser madre pero cuando no queremos enfrentamos comentarios de “egoístas”, “poco mujer”, “te vas a quedar sola”, y estudios sesgados de que “las mujeres de más de 50 años sin hijos viven deprimidas y se quieren morir”. Podría continuar pero prefiero dejar que sean ustedes los que conozcan este libro y se formen una opinión propia sobre el mismo, en líneas generales me gustó y pude sentirme identificada, mi único problema es que no termino de encantarme y me genero una sensación de decepción y desencanto de la humanidad, aunado a un fastidio hacia las normas impuestas por la sociedad, así que, creo, que sí cumplió su propósito de reflexión y de denuncia social. Pero me encantaría leer sus opiniones…

Enlace: https://trancedeletras.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
MayteRatitadebiblio
 12 July 2024
La novela que os traigo hoy, no brilla por su estilo excepcional, ni por su trama fascinante, pues como bien indica su título, es la simple narración de la vida de una mujer nacida en 1982 en Corea del Sur. Una mujer con el nombre más común en el país y que pasa desapercibida como tal, ante su familia, donde su hermano varón acaparará todas las atenciones en una sociedad donde la descendencia femenina es no deseada e incluso conlleva al aborto; y ante la sociedad, una Corea, que todavía a día de hoy es un país machista donde la mujer tiene múltiples obstáculos para hacerse ver y valer. Este recorrido vital desde su infancia a su adultez como madre y esposa, nos traerá a primera línea, temas de marcado carácter feminista como la desigualdad laboral, el acoso, la discriminación, la conciliación e incluso la depresión postparto.

En Kin Ji-young, nacida en 1982, el verdadero valor de la novela recae en el trasfondo que deja su historia. Aunque estamos ante una novela de ficción, la autora toma de referente su propia vida y experiencias, para exponernos una dura realidad más que actual todavía a día de hoy. No estamos ante un texto propiamente feminista, alguien instruido en esta temática, seguramente encontrará esta historia demasiado simple, no ahonda apenas en conceptos, y su crítica es muy sutil. Pero lo que verdaderamente tiene valor es que Cho Nom-joo, su autora, se haya atrevido a escribir algo así, siendo mujer, en un país que, todavía a día de hoy, sigue siendo intransigente de cara a la equidad con la mujer.

Cuando esta novela se editó en Corea del Sur, en el año 2016, fue una auténtica revolución social, fue criticada, censurada e intentó ser invisibilizada. Sin embargo, se ha acabado convirtiendo en un referente feminista que ha ido consiguiendo su objetivo con creces, removió conciencias, incentivó cambios incluso legislativos, y fue goteando en las conciencias femeninas que empezaron a revolverse. Queda mucho por hacer, pero historias como estas, tan necesarias, son un rayo de esperanza, para seguir caminando juntas.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00

Las críticas de la prensa (2)
revistan22 November 2019
La guionista Cho Nam-jo hizo un best seller contando simplemente los obstáculos cotidianos de las mujeres. Ocurre en Corea del Sur, pero no se siente tan lejano.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
ElPais25 October 2019
Una hermosa historia de la fea normalidad, de una discriminación que no es violenta, de un dominio de baja intensidad pero que lastra a la mujer.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (36) Ver más Añadir cita
GeneracionPapelGeneracionPapel19 January 2022
Kim Ji-young tuvo la sensación de estar en un laberinto. Intentó hallar la salida con calma y respetando las reglas, pero la alertaron de que ese laberinto estaba lisa y llanamente cerrado y no tenía salida. Entonces se deprimió y otros le dijeron que tenía que esforzarse más. El objetivo de todo empresario es ganar dinero, por lo que no se le puede criticar por tratar de sacar el mayor provecho de sus inversiones. Sin embargo, ¿será justo priorizar en todo momento la eficacia inmediatamente visible? ¿Qué quedará al final en un mundo injusto? ¿Serán felices quienes permanezcan allí?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
AnnabelLeeAnnabelLee20 July 2020
No obstante, ese día Kim Ji-young recibió una fuerte regañina de su padre, que le recriminó que fuera a una academia que quedaba tan lejos, que hablara con cualquiera, que se pusiera faldas tan cortas... Que toda la vida le habían insistido en lo mismo. Que tuviera cuidado. Que se vistiera bien. Que se comportara como era debido. Que se preocupara por evitar caminos, horarios e individuos peligrosos. Que la culpa la tenía la persona que no había medido el riesgo ni había sabido evitarlo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
mainereamainerea17 May 2023
El mundo había cambiado muchísimo, pero las pequeñas reglas, los pactos y las costumbres seguían sin actualizarse. En conclusión, el mundo no había cambiado tanto.
sin dudas ese parrafo es uno de los que mas me quedo en la mente cuando pienso en este libro, muestra como la sociedad progresa externamente pero no interiormente, como son tan cerrados de mente y como sufren las personas en base a eso
Comentar  Me gusta         20
MaperloMaperlo12 February 2021
Me estás diciendo que no piense sólo en lo que voy a perder. Pero es que realmente puedo quedarme sin nada. Puede que no conserve la juventud que tengo ahora, ni la salud, ni el trabajo, ni la vida social que llevo con mis compañeras y mis amigas. Puede que tenga que renunciar a todos mis planes, a mi futuro. Tengo razones para pensar solo en lo que voy a perder. Pero tú, ¿qué perderías?
Comentar  Me gusta         20
ElrincondelaslectorasElrincondelaslectoras25 April 2021
Todas carecían de experiencia y, por eso, creían que era normal trabajar largas horas sin poder dormir, descansar o comer. Las sofocaba el calor que expulsaban las máquinas tejedoras. Aunque se recogieron las faldas, ya de por si cortas, el sudor les caía por los codos y los muslos. De respirar tanto polvo en la fábrica, muchas sufrían enfermedades pulmonares. Y el miserable salario que cobraban tras trabajar día y noche -solían tomar pastillas para mantenerse despiertas- se destinaba en gran parte de los estudios de sus hermanos varones.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Video de Cho Nam-joo (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Cho Nam-joo
Su nombre es Kim Ji-young. Tiene 33 años y el nombre más común de Corea. Su historia ha incendiado Asia entera.
#KimJiYoung #ChoNamJoo
Ficha de «Kim Ji-young, nacida en 1982»: https://www.megustaleer.com/libros/kim-ji-young-nacida-en-1982/MES-107685
---- Suscríbete a nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/megustaleer/subscribe/
---- SOBRE CHO NAM-JOO Cho Nam-joo nació en Seúl en 1978. Se licenció en Sociología y ha trabajado durante diez años como guionista de televisión. Sus dos primeras novelas, «Cuando escuchas con atención» (2011) y «Para Comaneci» (2016), lograron la aclamación de la crítica y recibieron múltiples premios. «Kim Ji-young, nacida en 1982», que se ha convertido en un fenómeno entre las lectoras y los lectores de su país, es la primera que se traduce al español.
---- En Me Gusta Leer puedes encontrar el catálogo de todos los sellos de Penguin Random House Grupo Editorial, así como primeros capítulos, entrevistas, portadas y audiolibros.
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES YouTube: https://www.youtube.com/megustaleer Facebook: https://www.facebook.com/megustaleerES/ Instagram: https://www.instagram.com/megustaleer/ Twitter: https://twitter.com/megustaleer/ Web: https://www.megustaleer.com/
+ Leer más
otros libros clasificados: feminismoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Novela gráfica ¿Quién es el autor?

Persépolis

Marjane Satrapi
Vincent Paronnaud
Donata Pesenti Campagnoni

10 preguntas
19 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
.._..