InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

María Luisa Balseiro (Traductor)
ISBN : 8420609293
Editorial: Alianza (16/10/2012)

Calificación promedio : 3.95/5 (sobre 44 calificaciones)
Resumen:
La novela más popular y escandalosa de Virginia Woolf en una edición maravillosa, con la traducción de Jorge Luis Borges y acompañada de espléndidas ilustraciones. Virginia Woolf se atrevió a abordar temas tan tabú para su época como la sexualidad en su sentido más amplio, y retrató los roles de hombres y mujeres en los distintos períodos históricos con una mirada fresca e inimitable. Por su gran carga simbólica, Orlando es una de las grandes obras de la literat... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (23) Ver más Añadir una crítica
marenpergamino
 22 September 2022
Seré sincera:  parí este libro 😕 porque aunque Virginia escribe bien y es muy elegante, también es cierto que es más aburrida que chupar un clavo😶. Y no solo aburrida, dios santo, esta mujer es soporífera! No pude pasar las 3 páginas sin que se me cerraran los párpados!! Yo creo que Virginia Woolf era una xmen y no nos enteramos. Tiene el poder de hacerte dormir instantáneamente. Y encima el libro no terminaba nunca!! El dichoso Orlando no se moría más!! Por los clavos de cristo, cuanto podía llegar a vivir?!? 😫😫😫 Pasaba las paginas rezando : " que se muera, que se muera, que se muera..." Y NADA!! EL DESGRACIADO SEGUÍA VIVO!!!
Para colmo en el ultimo capitulo, ( QUE TIENE 100 PAGINAS), Orlando empieza a reflexionar sobre la identidad y sobre la elasticidad del tiempo pero lo hace como si cada frase fuera un trabalenguas!!
En fin, la cuestión es que a pesar de todo, lo terminé🥳🥳🥳. Estuve pico y pala, pico y pala pero lo logré!!🥳🥳🥳 Y aunque me tenté, no me salté ni una palabra!! Me las leí toditas😌.
PERO, QUE ES LO QUE OCURRIÓ?? 😶Pues que pasaron mas de 6 meses y yo seguí pensando en lo que decía Virginia Woolf😶. Parece que a los 43 años, adquirí eso que llaman conciencia de genero y cada dos por tres termino pensando en cuan diferente sería mi vida si fuera hombre. Y de eso habla Virginia en " Orlando", de como a las mujeres se nos cierran las mismas puertas que a los hombres se les abren automáticamente. Ella afirma que ser mujer u hombre no define tu identidad, solo determina tu destino. Y si bien yo elegí mi destino, siento que de haber nacido varón, hubiera sido considerado un hombre de carácter con convicciones fuertes. Pero como soy mujer reiteradamente me terminan mirando con desdén como si fuera una loca. No entiendo porque la feminidad tiene que estar relacionada con la mesura y la cautela. Por qué por ser mujer tengo que encontrar siempre estrategias para decir las cosas en voz baja para así lograr que nadie se sienta avasallado? ( y aclaro que no solo me pasa con hombres. A veces las mismas mujeres me han considerado peor). Asi que, me detengo, respiro y descrubro que Virginia Woolf escribió un libro en 1927 que tranquilamente puede aplicarse a mi vida en 2022!! Es más, hace poco leí " Loveless" de Alice Osman. Un libro en el que reflexiona sobre la identidad sexual...pero lo hace tan mal!! Y mientras lo leía pensaba en lo mucho mejor que lo hubiera hecho Virginia...( también el libro sería un completo embole, es cierto, pero sería mas acertado). Y saben qué? En " Orlando", Virginia plantea los esbozos de conceptos como el genero fluído. EN 1927!!
Por todo esto, declaro oficialmente que quiero ser amiga de Virginia Woolf😍. Quiero que me invite a tomar el té y que me explique racionalmente como mejorar mi situación ( aunque espero fervientemente que no me enchufe ningun libro suyo porque puedo amarla pero me niego a volver a leerla).
P.d: Leído junto a CASM que dijo que con el resto de mis amigos leo siempre cosas copadas y que a él siempre le enchufo los bodrios😁. Cuando leemos las olas?💃
+ Leer más
Comentar  Me gusta         3121
Beatriz_Villarino
 23 September 2018
He terminado Orlando (¡por fin!); esta exclamación viene a cuento por la falta de tiempo que he tenido últimamente para leer, pues otros quehaceres han ocupado casi todo el que tenía libre. Pero digo, he terminado Orlando y estoy maravillada ¿Cómo a principios del siglo XX una mujer fue capaz de escribir una novela que rompiera con todos los cánones de la novela tradicional? ¿Cómo no la había leído antes? Son preguntas que me hago y que, indudablemente, la respuesta da igual. Lo importante es que he conocido a Virginia Wolf y lo único que lamento, como tantas otras veces, es no haberme comunicado en persona con la autora. Hubiera estado bien ser una Orlando y viajar en el tiempo para hablar con tantos y tantos autores que han dejado huella.
Pero no es posible, como tampoco lo es que Orlando comience su historia en 1588, a finales del reinado de Isabel I y la termine en 1928, cuando muere a los 36 años, sin apenas haber envejecido.
El libro es una metáfora tras otra, es prácticamente una alegoría que se coloca en los antecedentes del Realismo Mágico hispanoamericano, se une al simbolismo de finales del XIX al criticar la falta de sensibilidad, la descripción objetiva, y quedar la propia autora entre esos poetas malditos que, como Baudelaire, apostó por la responsabilidad del arte para capturar la experiencia efímera de la vida, para capturar la Verdad absoluta; Orlando queda asociado a las vanguardias a través de su perspectiva narrativa, principalmente desde el sueño o el pensamiento; las imágenes oníricas del surrealismo le permiten abordar temas tabúes como la homosexualidad, la libertad sexual, el papel social de la escritora en la sociedad…
Orlando cambia de apariencia; empieza la novela siendo un joven apuesto, decidido, alocado con las mujeres y algo torpe… y después se convierte en una mujer… y se asusta por ello pues a lo largo de un sueño se le aparecen la Pureza, la Modestia y la Castidad, cualidades que se le suponían al sexo femenino y que él no las practicó nunca; así que las echa de su habitación y se queda con la Valentía y la Verdad, atributos que, a lo largo de los siglos han sido considerados propios de los hombres.
¿Cuerpo de mujer, sentimientos masculinos…? ¡Uf!
Como mujer, Orlando, está estancada, incluso se enamora, se casa y tiene un hijo, sin embargo con su marido mantiene una relación atípica
…si el marido de una siempre estaba navegando para doblar el cabo de Hornos, ¿era eso un matrimonio? Si una lo amaba ¿era eso un matrimonio? Si una amaba también a otras personas, ¿era eso un matrimonio? Y por último, si una todavía deseaba escribir versos, más que nada en el mundo, ¿era eso un matrimonio?
No cabe duda de que esta relación, estas dudas, son las que atormentan a Virginia Wolf durante su vida, capaz de amar tanto a su marido como a una amiga perteneciente también al Bloomsbury, grupo en el que también se encontraban nuestra autora y su marido y, entre otras características bastante avanzadas para la época, se mostraba en contra de la exclusividad sexual. Por eso Orlando al llegar a casa se quita el miriñaque para ponerse los bombachos y poder moverse libremente por el jardín, por el campo…
En este cambio inusual de sexo, que además surge de forma espontánea tras un sueño, intuimos la finalidad del libro: defender que no hay diferencia de sexos en el interior de las personas; la inteligencia, los sentimientos son los mismos.
…estos yoes que nos forman, uno apilado encima de otro […] tienen […] pequeños códigos y derechos propios […] porque todo el mundo puede multiplicar a partir de su propia experiencia las diferentes condiciones con que sus diferentes yoes han pactado con uno…
Virginia Wolf hace acopio de novedosas técnicas, tanto formales como de contenido. Entre las formales, no duda en aunar lo correspondiente al silencio verbal con la palabra, es decir puede dejar espacios en blanco para que el lector los llene con sus propias reflexiones «Por esas razones dejamos aquí un gran espacio en blanco, lo que es señal de que el espacio está repleto». Entre los procedimientos de contenido, destacamos las hipérboles «A un pobre gato lo habían tomado por carbón y lo habían asado»; los diálogos absurdos «—¡Señora! —gritó el hombre, echando pie a tierra—: ¡Está herida! —Estoy muerta, señor —contestó ella. Pocos minutos después estaban comprometidos»; las sinestesias vivificadoras «las nubes color pulga y color flamenco»; las antítesis surrealistas «De una gran cruz […] pendían crespones de viuda y velos de novia»; o los oxímoron «con agradable angustia». Asimismo abundan las técnicas narrativas que le permiten viajar a lo largo de la Historia en un tono distendido, a veces humorístico, casi siempre irónico: «La vida normal de la mujer era una sucesión de partos».
Entre estas técnicas me gustaría destacar el monólogo interior que, al cambiar de sexo cambia de perspectiva al igual que modifica la técnica, pues a este monólogo interior se une la narrativa tradicional en tercera persona, un narrador omnisciente que nos recuerda a la tradición; de hecho hay momentos en los que se nos vienen a la mente otras afirmaciones de otros escritores. Así si Oscar Wilde afirmó que «la literatura no crea la naturaleza sino que la recrea», el narrador de Orlando opina algo parecido «Una cosa es el verde en la naturaleza y otra en la literatura. La naturaleza y las letras parecen profesarse una antipatía natural […] ¿Cuántos más soles veré declinar?» Esto le permite una búsqueda constante del conocimiento y del placer estético a través de la escritura «releyó y le pareció repulsivo; corrigió y rasgó; omitió; agregó; conoció el éxtasis y la desesperación; […] rio y lloró; vaciló entre uno y otro estilos;», porque Orlando empieza escribiendo un poema El roble, como hombre; de hecho al principio tenemos la impresión de estar ante la continuación del Orlando furioso, de Ariosto, pues si éste es víctima de la locura y del amor, prepotente y falto de delicadeza…, nuestro Orlando es un joven aristócrata aficionado a las mujeres, favorito de la anciana reina, y sufre asimismo, como hombre, el abandono de una princesa rusa. Sin embargo termina el poema como mujer, cuando ha sido víctima de todos sus derechos, ya que al haber estado durante un tiempo en Estambul viviendo como gitana en una tribu, se le da por muerto en Inglaterra «entró inmediatamente en legítima posesión de sus títulos […] a pesar de ser otra vez perpetuamente noble, era también extremadamente pobre».
Será por lo tanto, como mujer, cuando luche realmente por lo que es suyo y cuando obtenga un éxito editorial inigualable.
La inclinación hacia la mujer es indudable, pues queda claro que es a quien le ha tocado sufrir más en cualquier época; abusos sexuales, prohibiciones de pensamiento o acción son denunciados en el libro, por lo que, de alguna manera, al tratar temas tabú como la libertad sexual, la diferencia entre hombres y mujeres o el papel social de las escritoras, Wolf se convierte en defensora, si no pionera, de los derechos de la mujer.
Entre otros temas que aparecen, podemos destacar la maldad del ser humano, identificada sobre todo en el sexo masculino, el aprovecharse de la buena fe de los demás
Porque —dijo— he acabado ya con los hombres.
Sin embargo pagó la pensión trimestralmente
[…]
Si sus perros no desarrollaban el don de la palabra […] podría vivir los años que le quedaban en una satisfacción tolerable.
La crítica hacia el plagio en la literatura es indudable en algunos momentos, de hecho, cuando el crítico Nicolás Greene afirma que «en Inglaterra había muerto el arte de la poesía» y ataca a Shakespeare, Marlowe, Donne y Browne, sorprende a Orlando; Greene sólo salva a Ben Jonson porque «era amigo suyo, y él nunca hablaba mal de sus amigos», y de paso le pide que le pague una pensión para tener un sitio donde trabajar. Orlando lo hace y le deja que lea su libro Muerte de Hércules para que le dé su opinión; hecho que Greene aprovecha para plagiarlo con un título parecido y obtener un éxito inmediato. Aunque sea el propio Greene años después el causante de su éxito como escritora.
Asimismo predomina la importancia del tiempo interior «Una hora, una vez que se instala en el extraño dominio del alma humana, puede extenderse cincuenta o cien veces su duración en el tiempo», que, a veces deviene en Realismo Mágico «Una vez, por ejemplo, hizo que toda una ciudad de mujeres ciegas, cerca de Brujas, tejiera las cortinas para una cama con dosel de plata». Esto es lo que le permite que su biografía, de 36 años dure más de 300.
Y esto es lo que permite al lector olvidarse de si Orlando es un hombre, de si se convierte en mujer, de si es una mujer atrapada en un cuerpo de hombre… Orlando es una persona que reflexiona sobre por qué, a lo largo de los siglos ha habido seres considerados superiores, con derecho a todo hacia aquéllos considerados inferiores por cualquier circunstancia, y el ser mujer, no cabe duda, sigue siendo una circunstancia primordial. Sigamos el ejemplo de Wolf y reivindiquemos, como tantas personas que la mujer es eso, una persona, que siente, piensa y decide como persona.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Yani
 17 January 2019
Antes que nada, “Orlando” es una biografía. La persona que inspiró a Woolf está en la mismísima dedicatoria del libro: Vita Sackville-West, quien fue escritora y quien tuvo una relación amorosa y muy tormentosa con Woolf. Orlando es un muchacho que en la época isabelina goza de muchos privilegios –es un noble– y se dedica a escribir, además de involucrarse con mujeres y comprar compulsivamente. Y es especial porque atravesará el tiempo y cambiará con ello… en muchos sentidos.
Es una novela deliciosa que se entiende aunque no se compare obsesivamente con los datos biográficos de Sackville-West con las experiencias de Orlando. de hecho, la primera vez que la leí lo hice de esa manera: despojada de información complementaria. Sin embargo, ahora las cosas tomaron un cariz distinto y me di cuenta de lo incisiva y artificiosa –en el buen sentido– que es Woolf cuando pone algo de ella misma en sus ficciones. También amo que todas sus ideas y sus escritos se conecten entre ellas, lo cual me da la sensación de que la obra de Woolf es más una tela cuyos retazos encajan perfectamente unos con otros –y se superponen más de una vez–.
Pero me estoy yendo de tema. Si hay algo interesante en “Orlando” es su actualidad, aquello que hace que la gente que quiere leer a Woolf empiece por esta novela o por “Un cuarto propio”. El personaje cambia de sexo –no es ningún spoiler– y expone su psicología, su adaptación a las nuevas costumbres y a las nuevas limitaciones. Y la voz narradora, que oficia de biógrafa, no se guarda nada. al menos, no con respecto a este tema. Esa voz irónica y engañosa le habla a quien lee para demostrarle sus criterios, sus aciertos y sus fallas a la hora de contar una vida.
Creo que la mayor dificultad de “Orlando” está en el reconocimiento de las épocas, ya que determinan bastante el accionar de los personajes. No es algo que no se pueda sortear y, de hecho, Woolf ayuda mucho a que no se convierta en un obstáculo infranqueable.
Inteligente, divertida y sin tapujos, esta novela es ideal –desde mi opinión– para terminar de enamorarse de la narrativa de Virginia Woolf.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Zairamec
 22 November 2020

¿Quién es “Orlando”? Un hombre, una mujer, un personaje, una historia, una vida, una identidad, una realidad. Orlando es todo y nada, es un ser, una existencia que se abre camino a través de las letras, a través de la magistral pluma de una escritora que tiene todo para ser grandiosa, Virginia Woolf. No les diré que no tenía cierto celo o temor al acercarme a ella porque su figura, su solo nombre hace que se despierten elogios y me sentía inmadura, pequeña, pero como buena aventurera me lance al vacío y ella, con su hermosa prosa, con su aguda sutileza (esto sabemos que no es cierto), con su tierna (arrolladora) capacidad de sacudirnos el intelecto, me dio su mano y caminamos, mejor aún, danzamos por una biografía llena de sátira e ironías, de crítica literaria pura, pero también de profundas reflexiones no solo sobre la letras, sino sobre la vida misma y sobre un tema que genera hoy en día disconfort, desconcierto, riñas, conflictos y confrontaciones, el género, la identidad, la sexualidad y el amor.  
Orlando nace en un cuerpo masculino con un profundo amor a toda manifestación de la belleza expresada a través del arte y la literatura, leer es lo que da sentido a su existencia y este acto que por su simpleza puede ser menospreciado, es aquel que envuelve su alma, le brinda consuelo y como un fuego eterno le enciende para darle al ser que realiza el acto, el mayor anhelo de la humanidad, la inmortalidad; Orlando “padecía del amor por la literatura…se quedaba solo, leyendo, un hombre desnudo” y en esa soledad ese mal invadía cada uno de sus sentidos, hasta que un día, en palabras de Virgina Woolf “el miserable se dedica a escribir”; tomó su pluma y empieza a escribir su libro “la encina”.  Treinta años transcurren de su existencia, hasta que un día, en brazos de Morfeo, se transforma, cambia y su cuerpo se configura como un cuerpo femenino, pero no te confundas el (ella) deja de dividirse en masculino y femenino y empieza a ser, de forma compleja, un ser humano, perfectamente imperfecto y completamente incompleto, Orlando sigue siendo Orlando en su prolongada vida (aunque en apariencia física siempre tiene 36 años) hasta el día de su muerte. 
Aquí respiro profundo, porque con ella, con la Señora Woolf es difícil parar de leer, pero también es sumamente complejo continuar, muchos párrafos tuve que releer y releer, algunos por su profundidad, y otros, porque eran tan deliciosos que me ira imposible no saborearlos lentamente y aunque en ocasiones mis preceptos, mis prejuicios me nublaban el juicio ella entraba y cerraba con esta grandiosa frase “Rehusar y ceder, qué delicioso; perseguir y conquistar, qué augusto; comprender y razonar, qué sublime.» 
+ Leer más
Comentar  Me gusta         33
Marisoliturrios
 23 February 2022
En esta sátira al género biografico, Virginia nos cuenta la historia de Orlando, un joven hermoso quien sueña con matar moros al mismo tiempo que ama leer y escribir poesía. Orlando viaja constante mente en el tiempo (casi 400 años) e incluso cambia de sexo. Haciendo uso de la mitología trata de reconstruir a Vita a quien dedica este libro.
No es de extrañarse que Virginia haga alusión a la mitología en su obra, en una edad en la que nosotros aun nos divertíamos con nuestros juguetes, Virginia ya había leído a los Griegos y Shakespeare.
Los personajes de V sufren constantemente metamorfosis, y no solo en este libro, lo vemos en Fin de Viaje, El cuarto de Jacob, La señora Dalloway, Las Olas y Entre actos. Es así como el andrógino, la metamorfosis y el narcisismo se hacen presentes en a obra de Woolf. Esto sin contar que ya en Una habitación propia nos hablaba de la mente andrógina.
La reinvención literaria de V se hace nuevamente presente en Orlando. Virginia escapa de los convencionalismos biográficos, perfectamente conocidos, ya que su padre fue el primer editor del Dictionary of National Biography, y uno de sus mejores amigos, Lytton Strachey publicó Victorianos Eminentes en 1918, reinventando el género biográfico inglés.
Solo a través del mito y la parodia, Virginia puede reconstruir a Vita: "su fuerza y su gracia." Esta novela biográfica se burla del canon establecido y los roles de género.
Decía Jaques Lacan que más allá de la mentalidad andrógina, de la burla a los convencionalismos para escribir biografías, la crítica social o la reconstrucción de Vita, Virginia se cuestiona en este libro su propia sexualidad.
Un año antes de iniciar la escritura de Orlando y a medida que su fama crecía, analizaba cómo los biógrafos realmente no conocen del todo al personaje, y escriben como si lo hicieran. Es cuando decide hacer una sin pretensiones de conocer al personaje.
Coincidentemente, el año en que Virginia inició la escritura de Orlando, su amigo Maynard dio una fiesta donde Jack Sheppard encarnó a una prima donna italiana. Y otro invitado llevaba un recorte de periódico donde una joven se había convertido en hombre.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (1)
revistan19 November 2018
Desde la juventud cultivó la novela psicológica de vanguardia y desarrolló la técnica del fluir de la conciencia.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
Citas y frases (15) Ver más Añadir cita
PaseadoradelibrosPaseadoradelibros30 October 2021
"El atuendo no es otra cosa que un símbolo de algo escondido dentro. Fue una transformación en el interior de la misma Orlando lo que determinó que eligiera el atuendo de mujer y el sexo de mujer. Y quizá al obrar así, ella solo expresó más abiertamente de lo habitual --es indiscutible que la franqueza era la esencia de su naturaleza-- algo que ocurre a muchas personas sin que lo manifiesten. De nuevo nos encontramos ante un dilema. Por diversos que sean los sexos, se entremezclan. No hay ser humano que no oscile de un sexo a otro, y a menudo solo los trajes siguen siendo varones o mujeres, mientras que el sexo oculto es lo contrario a lo que está a la vista." (Cap.4 Págs.165-166. Lumen ilustrados).
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
PaseadoradelibrosPaseadoradelibros30 October 2021
"El lector que haya intimidado con las severidades del trabajo de redactar no necesitará los pormenores de la historia: cómo escribió y le pareció adecuado; releyó y le pareció repulsivo; corrigió y rasgó; omitió; agregó; conoció el éxtasis, la desesperación; tuvo sus buenas noches y sus malas mañanas; atrapó ideas y las perdió; vio ante sí su libro concluido y después desvanecerse; representó los diálogos de sus personajes mientras comía; los declamó sin pronunciarlos al salir a caminar; rio y lloró; vaciló entre uno y otros estilos; prefirió a veces el heroico y presuntuoso; otras el directo y sencillo..." (Cap.2 Pág.81).
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
MaiteMateosMaiteMateos18 July 2020
Por diferentes que sean los sexos, se entremezclan. En todo ser humano hay una vacilación de un sexo al otro, y a menudo es sólo la ropa lo que mantiene la apariencia masculina o femenina, mientras que por debajo el sexo es lo contrario de lo que es por encima. De las complicaciones y confusiones resultantes todo el mundo ha tenido experiencia.
Comentar  Me gusta         20
santialonsoyusosantialonsoyuso20 June 2018
El amor había sido para él un poco de aserrín y cenizas. Los goces que le había dado parecían infinitamente insípidos. Se asombraba de haberlos soportado sin bostezar. Mirándola se derretía el espesor de su sangre; el hielo se volvía vino en sus venas; oía correr las aguas y cantar los pájaros; brotaba la primavera sobre el duro paisaje invernal…
Comentar  Me gusta         10
MaiteMateosMaiteMateos18 July 2020
El hombre mira el mundo de frente, como si estuviera hecho para su conveniencia y aderezado a su gusto. La mujer le lanza una mirada de soslayo, llena de sutileza, de suspicacia incluso. Si los dos hubieran vestido la misma ropa, es posible que su manera de pensar hubiera sido también la misma. Tal es el parecer de algunos filósofos que no dejan de ser sabios, pero en conjunto nosotros nos inclinamos por otro. Felizmente, la diferencia entre los sexos es una diferencia de gran hondura. La ropa no es sino un símbolo de algo escondido muy adentro.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Virginia Woolf (10) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Virginia Woolf
La publicación de novelas como ‘La señora Dalloway' (en 1925), ‘Al faro' (en 1927), ‘Orlando: una biografía' (en 1928) y ‘Las olas' (en 1931), fueron hechos ignorados por la Academia Sueca, ni tuvo en cuenta para el Premio Nobel de Literatura a la genial Virginia Woolf (1882-1941).
AYUDANOS CON UN CAFECITO: https://cafecito.app/zonaliteratura
ENCUÉNTRANOS: FACEBOOK: https://www.facebook.com/ZonaLiteratura TWITTER: https://twitter.com/ghmayares ELANDINOTV: https://www.youtube.com/c/elandinotv ZL: https://youtube.com/c/zonaliteraturatv JLB: https://www.youtube.com/c/JorgeLuisBorgesTV VER PARA LEER: https://www.youtube.com/channel/UCnKcBon7nmCQnhP-MW1uDFA
+ Leer más
otros libros clasificados: tiempoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea


Lectores (104) Ver más




Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Virginia Woolf?

Su nombre de nacimiento es:

Adele Virginia Stephen
Adeline Virginia Stephen
Adeline Virginia Steven

9 preguntas
22 lectores participarón
Thème : Virginia WoolfCrear un test sobre este libro