InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8423350991
Editorial: Booket (24/05/2016)

Calificación promedio : 4.09/5 (sobre 157 calificaciones)
Resumen:
El guardián invisible de Dolores Redondo es la primera parte de la Trilogía del Baztán.
«Ainhoa Elizasu fue la segunda víctima del basajaun, aunque entonces la prensa todavía no lo llamaba así. Fue un poco más tarde cuando trascendió que alrededor de los cadáveres aparecían pelos de animal, restos de piel y rastros dudosamente humanos, unidos a una especie de fúnebre ceremonia de purificación. Una fuerza maligna, telúrica y ancestral parecía haber marcado los... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (42) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 19 marzo 2018
El guardián invisible me cautivó desde su contraportada, desde una sinopsis que sabe atrapar como pocas, dando la información precisa y dejándote con las ganas de asomarte a un libro que te da lo que promete e incluso más. Dolores Redondo ha creado una novela como su propio apellido, en la que la tradición y la mitología vasco-navarra tiene un peso importante, en la que los personajes están muy bien dibujados, tienen fuerza, respiran y sienten y sobre todo en la que mal campa a sus anchas y se adivina detrás de más de un personaje, por lo tanto nos encontramos con una novela negra 100%
La novela me ha sorprendido muy gratamente, a veces cuando leemos tantas reseñas positivas sobre un libro nos creamos unas expectativas tan altas que este no llega a colmarlas, y el temor a que me sucediera con esta novela lo que con muchas otras me tenía atenazada, comencé a leer con reticencias como si en cualquier momento se me fuera a desmoronar el castillo de naipes que yo había construido entre nubes. Pero he de reconocer que la autora me ganó desde las primeras líneas con su prosa, y que no solo colmó las expectativas que me había formado si no que las rebasó.
Para mí el éxito de esta novela se sustenta en varios pilares, creo que el principal es el lugar donde se desarrolla, el valle del Batzán tan rico en leyendas, en tradiciones y en mitología, y como no en la sabia introducción de este elemento en la narración, con naturalidad y coherencia, sin forzar los hechos.
Pero no menos importante es su inspectora, una mujer que arrastra un trauma infantil, un mujer fuerte que se enfrenta a los fantasmas de su pasado, que le regalan pesadillas y noches en blanco. Pero no es una detective al uso, porque la mayoría son seres solitarios, sin embargo, Amaia Salazar tiene unas fuertes raíces familiares, un arraigo en su tierra, y forma parte de un núcleo familiar formado en la actualidad integramente por mujeres que se sostienen unas a otras.
La dureza del tema que trata se ve un poco mitigado por esas leyendas y creencias tan arraigadas en el Norte de España y nos hace pasar del horror al escepticismo, en mi caso, porque reconozco que aunque me gusta la mitología y las leyendas no creo en ellas, sin embargo en muchas ocasiones me veía buscando una explicación y pistas en ellas porque de otra forma me resultaba imposible.
Y otro de los pilares es la desmitificación de esas series americanas a las que yo he sido tan aficionada y que tiempo después dejé de ver porque me parecían muy poco reales, me han gustado las lineas que la autora le ha dedicado al fenómeno CSI, Mentes Criminales, Bones y otras que ultimamente han proliferado en la pequeña pantalla como setas.
Ambientación espacial
Al hablaros de Pálido monstruo, ya os comenté que me gustan las novelas que se ambientan en enclaves poco conocidos, pareciera que el mal había echado raíces en ciudades grandes y preferiblemente extranjeras como Nueva York, Chicago, Berlin... y que nuestra tierra estuviera preservada de él, y si este se manifestaba solo pudiera hacerlo en ciudades como Madrid y Barcelona. Últimamente por suerte los autores están apostando por el territorio que conocen, por la tierra que en muchos casos les ha visto nacer, crecer y hacerse adultos y eso se nota en la calidad de las descripciones y le da veracidad a la historia
El espacio físico en el que transcurre una novela para mi es tan importante como los personajes que se pasean por ella. No tengo la suerte de conocer Navarra ni el País Vasco, sin embargo he disfrutado de las descripciones que la autora nos ofrece del Valle del Batzán, de Elizondo, de sus costumbres y de su gente.
Pasear por el bosque, por este pequeño pueblo rural, incluso lo poco que lo he podido hacer por Pamplona ha sido un lujo que agradezco profundamente a la autora, me ha dibujado un paisaje abrumador, de una belleza impresionante y con una carga de misterio tan tangible, que he deseado hacer la maleta y visitar ese río en el que se escenifican los crímenes, he sentido los aromas dulzones del obrador Salazar, la penetrabilidad del guiso de cordero de tía Engrasí.
Dolores Redondo también ha tenido un homenaje a la gastronomía de su tierra, a los dulces tipicos, vinos y guisos, de la mano de Flora y del obrador de la familia Salazar hemos conocido los dulces, de la mano de tía Engrasi nos hemos deleitado con los olores que salían de su cocina, del guiso de cordero y otras exquisiteces que me gustaría un día probar. de las visitas a restaurantes de nuestros personajes hemos podido descubrir vinos. Y es que dentro de la ambientación espacial el contextualizar en las tradiciones gastronómicas es para mi un placer, que ya he podido disfrutar en autores como Domingo Villar y su homenaje a la comida y los vinos gallegos.
Para aquellos que disfrutéis de las descripciones y que os guste desplazaros por los distintos rincones de la geografía gracias a la literatura encontrareis en esta novela una gran gratificación.
Personajes
Nos encontramos ante una novela coral, con una gran multitud de personajes, todos ellos bien dibujados, y trazados, con una sicología bien perfilada, con filias, fobias y temores. Sin embargo hay algunos que intuimos que se repetirán a lo largo de la trilogía y otros se diluirán con el final de esta novela. Hablar de todos ellos sería un poco complicado y puede que también os desvelara aspectos que merece que descubráis vosotros mismos en la lectura, por ello resaltaré aquellos que me parecen más importantes.
Amaia Salazar, es nuestra protagonista, una mujer que tiene un pasado oscuro, que arrastra un trauma infantil que le regala pesadillas recurrentes y noches en blanco. Regresar a Elizondo hace que las pesadillas se intensifiquen y que su equilibro síquico se resienta. Una mujer fuerte, inteligente, bella y bien formada academicamente. Por ello su jefe la pone al frente de una investigación que se preve difícil, y que le dará muchos sinsabores...
La relación con sus hermanas en ocasiones es difícil, sin embargo terminan haciendo piña para sostenerse unas a otras.
Flora Salazar: Todo un carácter, es la hermana mayor de Amaia, una mujer fuerte, dominante, y que gusta de mesnospreciar a la gente de su alrededor, poca simpatía sentiremos por ella, sin embargo iremos entendiendola conforme avanza la novela, aunque no disculpándola.
Rosaura Salazar: La otra hermana de Amaia, una mujer que no ha tenido suerte en la vida, casada con un vividor, toma finalmente las riendas de su vida, tomando decisiones que le causan mucho dolor. Una mujer que cree en las leyendas y la mitología, en la magia, las brujas y el tarot.
Tía Engrasi: Es un personaje entrañable, que vamos conociendo paulatinamente a lo largo de la historia, es una anciana sabia, respetuosa con las supersticiones, leyendas y mitología, que cree en la magia de la cartas y en la presencia del mal en el valle y en la vida de su familia. Una mujer conciliadora que intenta mantener unida a su familia cual matriarca, a pesar que no le ponen las cosas fáciles.
En el terreno masculino destacar a:
James: El marido de Amaia, un escultor americano que la ama profundamente, que tiene el poder de aplacar a sus demonios interiores, un hombre yo diría que perfecto o casi perfecto, el que desearíamos tener muchas a nuestro lado, comprensivo con su esposa, amable con su familia...
Fermín Montes: Sentir simpatía por el es complicado, encarna todos los defectos del macho alfa español, se piensa mejor que una mujer y cuando no le encargan la jefatura de la investigación se dedica a poner ruedas de molino en el camino de Amaia. Un dandy en el vestir que no se traslada a sus modales con las mujeres, a las que claramente considera seres inferiores.
Jonan Etxiade: A pesar de su juventud, su carrera promete, antropólogo y arqueologo, intenta congraciar la profesión policial y su cargo de subinspector, con las leyendas y mitología del valle. Es fácil sentir simpatía por él, posiblemente es de los pocos que se mantienen fieles a su jefa y en los que puede confiar.
Zabalza: de la policía de Elizondo, este personaje es bastante hipócrita, misógino como pocos, le muestra la cara amable a la inspectora cuando en realidad la desprecia y cree que en su lugar debería estar el inspector Montes.
Iriarte: Quizás la cara más amable de la policía de Elizondo, un hombre que adora a su mujer y a sus hijos, y que le muestra respeto a su superiora, aunque a veces no vea claras sus decisiones. Un personaje que seguramente se ganará la voluntad de todos los lectores.
El doctor San Martín. El jefe forense, me han gustado sus lecciones, de su mano se desmitifican muchos de los errores a los que nos pueden inducir las series forenses. Me ha gustado esa forma aleccionadora hacia los principiantes que apuntan maneras. Su forma de entender la muerte y de postrarse ante ella, sin arriesgar hipótesis, más las que el cadáver ofrece a simple vista. Sus apariciones son esporádicas pero esperadas.
Y ya por último me gustaría dejaros unas pinceladas de dos personajes que me han llamado la atención los expertos en osos. El doctor González y la doctora Nadia Tachenko, peculiares como ellos solos pero grandes profesionales que nos adentran en un mundo al menos para mi desconocido, como es la preservación de especies, que nos llevan hasta Ainsa en Huesca y nos adentran en su trabajo.
Mención aparte creo que me merecen las víctimas, a todas ellas se nos las presenta con dos caras, creo que la autora es muy poco benévola con ellas, quizás no merecieran esa suerte pero tampoco eran trigo limpio,y quizás con quién es más dura es precisamente con la última con Anne.
A riesgo de alargar mucho más este capitulo, creo que mejor dejarlo en este punto y que vosotros mismos vayáis descubriendo a los que quedan.
Mitología y leyenda
Desde siempre he oído decir que el Norte de España es muy rico en leyendas y mitología, que creían en brujas y en el mal encarnado en mujeres oscuras, capaces de hacer mucho daño a quien se cruzaba en su camino.
Quizás el clima tenga algo que ver en ello, la niebla, la lluvia constante, quizás las tradiciones arraigadas tan diferentes de las de la cuenca mediterranea que yo habito. Siempre me han llamado la atención y sobre todo me ha gustado encontrármelas de forma natural en las narraciones. No es la primera vez que me encuentro con la diosa Mari, que encarna la fertilidad, ya me cruce con ella en Tiempo de Arena cuando Munda visita un enclave rural en el País Vasco.
La existencia y creencia en las brujas es algo conocido en el Norte, sin embargo me ha sorprendido que hubiera mujeres a las que no consideraban solo brujas, si no a las que les daban un titulo todavía peor, mujeres perversas y diabólicas dispuestas a hacer el mal y que incluso después de muertas iban a seguir haciéndolo.
Y ya quizás lo que más me ha sorprendido ha sido el basajaun, un ser muy parecido a big foot, un personaje que se dedica a cuidar del equilibrio de la naturaleza y que huye de los humanos, sin embargo se dedica a ayudarlos y a dejarse ver cuando lo considera oportuno.
La forma en la que la autora introduce estos elementos en la narración es exquisita, quedan introducidos de forma natural a través de la creencia en ellos de personajes como Ros, la tía Engrasi o el mismo Jonan,y esto hace que lo percibamos de forma positiva, incluso aquellos que como yo no gustan de la fantasía dentro de ciertos géneros.
El estilo
Dolores Redondo hace gala de una prosa elegante, sencilla, sin adornos innecesarios y a la vez bella. La historia está narrada en tercera persona por una narrador omnipresente que nos permite ver la historia desde varios ángulos. A la vez y en cursiva aparecen intercalados en algunos capítulos retazos de lo que ocurrió en 1989 cuando Amaia era una niña y que la marcó para siempre, y también nos explica esas pesadillas recurrentes que tiene prácticamente cada noche y que convierten el sueño en una tortura para la inspectora.
La novela está dividida en 43 capítulos de extensión variable que van enganchándonos irremediablemente a la trama y en la que combina de forma magistral la sicología de los personajes y las leyendas locales, porque todos los personajes esconden algo, tienen una parte oculta que temen que se descubra.
Dolores Redondo hace gala de una nueva forma de hacer novela, buscando un enclave atractivo, bello y misterioso, escogiendo una inspectora que si bien tiene una pasado que la atormenta, no esta sola, sino que se apoya en una familia fuerte, en una suerte matriarcado que termina agrupándolas en torno a tia Engrasi haciendo una piña.
En ocasiones me han resultado un poco dificiles los términos en euskera, pero al final del libro hay un glosario para que en ningún momento nos sintamos perdidos y también en algún momento de la narración la autora nos los explica, por lo que no han supuesto ninguna traba a la hora de disfrutar una novela que ha durado muy poco entre mis manos.
Conclusión
Una lectura imprescindible para los amantes de la novela negra, una autora a tener un cuenta, una inspectora que seguro que no te resulta indiferente, y una familia que dará que hablar en próximas entregas. El caso que se investiga termina en esta novela, pero ya se apuntan los hilos por los que discurrirá la segunda parte que la autora ya tiene escrita y que espero no tardemos mucho en disfrutar.
Si he conseguido picar tu curiosidad no dejes de adentrarte en el valle del Batzán de la mano de Dolores Redondo y de Amaia Salazar.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Beatriz_Villarino
 23 septiembre 2018
Creo que la última novela que he leído ha sido llevada a la pantalla; cuando me lo dijeron pensé que probablemente sería una de las pocas obras literarias que funcionase mejor en el cine o en televisión, porque las imágenes de El guardián invisible son espectaculares, con la naturaleza asfixiante y liberadora a la vez del valle del Baztán, salvaje, misteriosa, protectora u opresora pero siempre bella, majestuosa. No he visto la película aunque me han comentado que no ha tenido el éxito esperado y es una pena porque en la novela lo que falla es la narración precisamente. En algunos casos el uso del polisíndeton alarga ceremoniales descritos, de por sí extensos, como el echar las cartas, que consiguen mantener la inquietud en el lector hasta ver cómo o en qué acaba todo «Amaia tocó la baraja […] y a su mente acudieron […] y la pacífica comunión […] y la pregunta se formulaba […] y el ceremonial con que les daba la vuelta […] y el misterio resuelto […] era tan sencillo y tan complicado…»
Sin embargo, en general la narración es bastante simple, con abundancia de repeticiones; aunque la categoría de la palabra no sea la misma, a veces pronombre, a veces conjunción, el sonido reiterado consigue cierta monotonía en la lectura
plagado de terrazas que se asomaban sobre un plazoleta que hacía las veces de parking y en las que resultaban […] pero que la Dirección […] más propio de un hotel playero mexicano que de un establecimiento de montaña. A pesar que hacía horas que había […] coches que se hacinaban […] en los parroquianos que atestaban…
…un oso se haya despertado de la hibernación […] no han hibernado este año […] listas para la hibernación a tiempo.
Además de repeticiones innecesarias la narración cuenta con algún fallo de concordancia, que sería bueno subsanar para posibles entregas posteriores «El aparcamiento del hotel se veía […] se veían varios coches […] las sillas se veían […] y un par de mujeres fregaban el suelo.»
Aun así, y a pesar de alguna que otra incongruencia, de la que ahora hablaremos, Dolores Redondo consigue entretener con El guardián invisible. La novela se lee fácilmente porque la trama es interesante, los asesinos en serie siempre han dado mucho juego a la literatura; lo curioso es que en esta obra hay dos argumentos paralelos, el de los asesinatos y el de la infancia de la protagonista, Amaia Salazar, de la que nos vamos enterando por analepsis, pensamientos o sueños de la inspectora y que consiguen intrigarnos casi más que los casos que lleva entre manos; de hecho da la impresión de que estos no son más que una excusa para que Amaia regrese al pueblo de su infancia, Elizondo, y se enfrente a ella de manera catártica para salir curada —o casi, porque imagino que de un trauma así no se cura nadie nunca—. Y lo más extraordinario de estos dos argumentos es que aunque corren paralelos a lo largo de la novela se juntan al final, consiguiendo que el desenlace tenga un sentido especial. No quiero desvelarlo aunque si los asesinatos y su familia eran los dos temas, algo ha quedado ya exteriorizado.
El argumento principal es de lo más sencillo. En Elizondo, pueblo de Navarra, aparece el cadáver de una adolescente, Ainhoa Elizasu, meses después de que el de otra chica, Carla Huarte, fuese descubierto con los mismos vestigios. Dado que el presunto asesino, novio de Carla, está en la cárcel, la policía piensa que se ha equivocado y está ante un asesino en serie. Amaia Salazar, inspectora de policía, es de ese pueblo, por lo que queda designada para llevar la investigación. Amaia decide ir a casa de su tía Engrasi para poder estar allí más tiempo con los habitantes y solucionarlo lo antes posible. James, el marido de Amaia, un escultor norteamericano, de renombre, decide acompañarla. James y Amaia tienen una fantástica relación de pareja.
…Te conozco, si tienes frío en los pies no puedes dormirte, y eso va fatal para la investigación.
—James…
—Si quieres yo podría acompañarte para calentártelos —dijo alzando una ceja
—¿En serio vendrás conmigo?
—Claro que sí, llevo el trabajo muy adelantado y tengo ganas de ver a tus hermanas y a tu tía
En esta relación, casi idílica, sorprende que Amaia tome decisiones sin consultar con James, por cuestiones morales, como anular la cita para comenzar el tratamiento de fertilidad «Al principio temí tener el mismo problema que Flora, las trompas obstruidas, pero me dijeron que todo está en orden, aparentemente. Me recomendó uno de esos tratamientos de fecundación […] —No hemos ido, sólo pensar en tener que someterme a uno de esos tratamientos me pone enferma […] siento una especie de rechazo ante la idea de concebir un hijo así». También sorprende que sea James quien decida si su mujer, la inspectora jefe del caso, ha de llevar o no el arma reglamentaria, a pesar de tener que enfrentarse a un asesino en serie
—No voy a dejarlo, James, no puedo, y aunque pudiera no lo haría […] James se puso en pie situándose frente a ella
—Está bien, pero sin arma […]
—Vale —admitió—. Sin arma
La narración no es lineal pues mezcla el sueño con la realidad y el pasado con el presente en el sueño. Esto, que ninguna de las tres hermanas pueda concebir, ni la tía Engrasi tampoco, que Amaia no haya querido volver a su pueblo desde que se marchó a estudiar, y que sus hermanas estén marcadas por problemas matrimoniales, consiguen que la vida de la inspectora Salazar esté rodeada por un halo de intriga, por una sensación de oscuridad y muerte unida a la naturaleza circundante; el entorno consigue atrapar a su familia y a los que la rodean.
Al afirmar mediante una negación, la sensación de oscuridad, de muerte, se acentúa
A través de los amplios ventanales de la nueva comisaría el día amenazaba con no llegar a serlo. El nivel de luz, muy bajo, y la fina lluvia que no había dejado de caer desde la noche anterior, contribuían a oscurecer los campos y los árboles…
Sin embargo, el misterio que envuelve a Amaia pierde fuerza al estar narrado en tercera persona. Los sentimientos de la protagonista nos llegan debilitados, en ocasiones, por el narrador omnisciente
Cuando llegó a casa […] Un breve “te quiero” junto al nombre de James la hizo sentir sola y alejada de la realidad en la que la gente salía a comer y hacía excursiones mientras ella interrogaba a asquerosos violadores de sus propias hijas.
Asimismo, si tenemos en cuenta la infancia traumática de la protagonista, causada por la locura de su madre, que vivía exclusivamente para matarla, no se sostiene que tanto el padre que la adoraba, como tía Engrasi, que la crio a partir de los nueve años, después de que su madre llegó a enterrarla viva en harina, dejen que la niña siga viendo a su madre, en vez de recluir a ésta directamente en un psiquiátrico y, con el tiempo, sus hermanas continúen arropándola, como si hubiese sido la niña la culpable de todo.
—No Flora, no fue un accidente, Intentó matarme, sólo paró porque creyó que lo había conseguido, y cuando creyó que estaba muerta me enterró en la artesa de la harina.
Flora se puso en pie golpeando la mesa con la cadera y haciendo tintinear las copas.
—Maldita seas, Amaia. Maldita seas el resto de tu vida
Puede ser por toda esta realidad perversa, amenazadora, por lo que Dolores Redondo opte por llevar el hilo narrativo hacia la fantasía aunque pretenda verosimilitud con notas auténticas, como enunciar las ventajas y desventajas, las confusiones que provocan en las personas las series de televisión sobre policías, o aportar datos reales de arquitectura que llenan de interés la narración «—Pues se equivoca, jefa, el origen de los cruceros es tan antiguo como incierto […] la Iglesia más bien los cristianizó, para absorber una costumbre pagana que veían difícil erradicar».
El vocabulario típico de la zona, salpica las páginas con bastante fortuna «En una borda abandonado», «txikitos», «aita», «ama», «aizkolari», «amatxi»…
La gastronomía del valle es fundamental para el caso
—Es un txantxigorri […] Manteca, harina, huevos, azúcar, levadura y chicharrones fritos para hacer una torta, una receta ancestral.
Compró unos trozos de urrakin egiña, el chocolate tradicional de Elizondo, elaborado de forma artesanal con avellanas enteras.
Igualmente la fauna del lugar revive en la novela «¡Joder! No soporto a las ratas, y luego el cabo me ha dicho que eran un… no sé qué. —Un coipo —aclaró el policía […] son inofensivos, de hecho son herbívoros nadadores, como los castores».
Pero si hablamos de naturaleza opresora, de asesinos psicópatas, de ambiente supersticioso, y de una inspectora marcada por un trauma infantil, es casi lógico pensar que la ayuda para resolver el caso le venga de las leyendas que rodean a la zona ofreciendo, de este modo, un final novelado que se balancea entre la realidad y la ficción
También hay un genio, como los que aparecen en Las mil y una noches, poderoso, caprichoso y terrible, que además es femenino y se llama Mari. Ella vive en las cuevas y en los riscos, siempre en lo alto de los montes.
Un basajaun es una criatura real, un homínido que mide unos dos metros y medio de alto, con anchas espaldas, una larga melena y bastante pelo por todo el cuerpo […] actúa como entidad protectora.
No hay que perder de vista a estos seres que formarán parte de la resolución del caso.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Merixun
 22 febrero 2020
Una niña aparece asesinada en el valle navarro del Baztán en unas circunstancias un tanto peculiares que parecen tener algo de rito ancestral y maligno. Pronto este asesinato lo relacionan con otro sucedido hace poco en la misma zona y en el que se han seguido las mismas pautas. le asignan el caso a Amaia Salazar, una inspectora de la Policía Foral, que aunque ahora vive en Pamplona, es de Elizondo, un pueblo muy cercano a la zona de los asesinatos y de donde eran las víctimas. Amaia deberá volver a su pueblo para encontrar al asesino y para a la vez enfrentarse a sus raíces y miedos.
El ritmo es bastante fluido. En ningún momento la historia se hace lenta o precipitada y todo queda muy natural, pues cada cosa pasa o se dice en el momento justo. Engancha mucho gracias a él ya nombrado ritmo y a que la trama en sí es muy misteriosa y siempre te deja con ganas de más, lleno de curiosidad.
El caso es más que interesante. La autora lo desarrolla magistralmente y se nota que tiene todos los detalles claros. Cada vez es más misterioso e intrigante, y a pesar de que uno intenta adivinar que pasara a continuación y que dirección tomara la historia, falla, pues página tras página la autora te sorprende con unos giros argumentales que te dejan totalmente descolocado. Nunca sabes que pasara a continuación, lo que hace que la historia sea muy imprevisible. Además, tiene el punto de crudeza y de horror justo.
La ambientación me ha encantado. Nos situamos en el Valle del Baztán, en Navarra. Es un paraje espectacular, precioso, con mucho magnetismo y magia. Lleno de intriga y misterio, a la par que de encanto, viene como anillo al dedo para esta historia.
Hay partes que se me hacen un poco aburridas. Si bien, por ejemplo, las partes que nos cuentan cosas del pasado de Amaia me han gustado mucho, hay otras, las más alejadas del caso y muy descriptivas, que se me han hecho innecesarias e incluso tediosas.
El pasado de Amaia es un grandioso punto a favor. Ya no solo por lo interesante que es y lo mucho que engancha, sino porque lo vamos descubriendo poco a poco. Vamos viendo a pasos cortos todo lo que ha sufrido Amaia, la crueldad que ha vivido y vamos desentrañando todos los secretos que lo envuelven.
Las descripciones en general me parecen acertadas y que están en su justa medida, pero hay veces que la autora describe demasiado detalladamente algunos sitios o algunas situaciones haciendo que la lectura fuera más pesada.
Un gran punto a su favor es ese aura mágica que rodea al caso y a la historia en sí. Me gusta mucho que la autora haya incluido mitología vasco-navarra, pues es un tema más que interesante, y que además está muy bien explicado en la historia pues encontramos mucha información al respecto. Además, es un elemento que hace que la trama sea diferente y hasta cierto punto, original. También me gusta que estén presentes las cartas del tarot y que a través de ellas podamos ver el futuro, gracias a los personajes que saben interpretarlas.
El final es sorprendente, muy sorprendente. Yo tenía mis sospechas pero falle totalmente. Es bastante cerrado pues el caso principal se resuelve, pero queda un cabo abierto que te deja con dudas y ganas de más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
marta_lo
 28 mayo 2020
Que la inspectora de homicidios sea una mujer ya es un punto a favor de este libro, ya que suelen ser siempre hombres los que hablan sin tapujos de asesinatos y violaciones, y los que investigan y encuentran siempre al culpable. Amaia es un personaje que encaja con el de heroína perfectamente, pero lo hace sin darse cuenta, disfrutando de su trabajo y escalando posiciones, aunque eso a muchos hombres no les guste demasiado.
No obstante, no se topa con demasiado machismo en su carrera en la Policía Foral, quizá porque es difícil no aceptar que esta mujer se merece estar a cargo de investigaciones tan complejas.
Además, podemos ver cómo es Amaia y cómo fue su vida cuando era pequeña y vivía en aquel pueblecito perdido del valle del Baztán, y su relación con su propia madre, la cual es bastante interesante.
Un libro de asesinatos muy interesante, de lectura rápida, que atrapa y no deja al lector hasta el final.
Comentar  Me gusta         00
politobooks
 28 mayo 2020
4,75/5
Brutal. La historia de la protagonista con su familia me parece increíble, me ha tenido atrapada, incluso más que el propio crimen. En cuanto a los personajes, creo que hay pocos que haya odiado tanto como a Flora, qué asco de persona.
Por otro lado, me encanta la mezcla que hace la autora de la investigación policial con la mitología vasconavarra, lo encuentro muy interesante y me ha dado ganas de saber más.
La puntilla quizás que pongo es que he echado de menos el papel mediático y más cuando se enfrentan al "asesino más complicado del que se ha tenido noticia en los últimos años", como dice la inspectora Salazar. ¿No sale en los periódicos ni en la televisión? Eso me ha faltado y por eso no tiene las cinco estrellas.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
YalonsoYalonso24 mayo 2020
...mi vientre no era una cuna, era la tumba de mis hijos.
Comentar  Me gusta         20
JuanjoArandaJuanjoAranda18 mayo 2020
¿Sabes qué es el eco? Una voz que se oye cuando la verdadera ya se ha extinguido.
Comentar  Me gusta         40
gilcanadasgilcanadas18 mayo 2020
Parí desde el corazón y gesté a mi hija en mis brazos.
Comentar  Me gusta         00
gilcanadasgilcanadas18 mayo 2020
La muerte es el fin del miedo.
Comentar  Me gusta         00
patriciamiranda782patriciamiranda78202 mayo 2020
Hay ocasiones en que el dolor es tan grande y está tan enquistado que uno desea y cree que se quedará así para siempre, escondido y callado, sin querer afrontar el hecho de que los dolores que no han sido llorados y expiados en su momento regresan una y otra vez a nuestras vidas como restos de un naufragio, van llegando a la playa de nuestra realidad para recordarnos que hay toda una flota fantasma hundida bajo las aguas que jamás nos olvida y que irá regresando poco a poco para esclavizarnos de por vida.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Videos de Dolores Redondo (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Dolores Redondo
Recibimos en el auditorio de Fundación Telefónica a la escritora Dolores Redondo, Premio Planeta 2016, en un encuentro con el periodista Moisés Rodriguez con motivo la publicación del último libro de Redondo “La cara norte del corazón”, precuela de su serie Trilogía del Baztán.
Más información en: https://espacio.fundaciontelefonica.com/evento/dolores-redondo-la-cara-norte-del-corazon/
Un nuevo espacio para una nueva cultura: visita el Espacio Fundación Telefónica en pleno corazón de Madrid, en la calle Fuencarral 3.
Visítanos y síguenos en: Web: https://espacio.fundaciontelefonica.com/ Twitter: https://twitter.com/EspacioFTef Facebook: https://www.facebook.com/espaciofundaciontef Instagram: https://www.instagram.com/espacioftef/ YouTube: https://www.youtube.com/user/CulturaSiglo21
+ Leer más
otros libros clasificados: novela policíacaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
56 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..