InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

JUAN CARLOS; DURAN ROMERO (Traductor)
ISBN : 8466333126
Editorial: Debolsillo (12/05/2016)

Calificación promedio : 4.21/5 (sobre 69 calificaciones)
Resumen:
La novela negra más original y poderosa de los últimos años. El comandante Camille Verhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irène, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa lo acecha y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada. Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes. Cada uno de sus crímenes parec... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (26) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 30 agosto 2021
¡Vaya libro! He terminado Irene. No cabe duda de que es novela negra. Y un homenaje a la novela negra. Y al cine negro. Pero también tiene grandes dosis de sensibilidad, algo inusual en el subgénero negro. Desde las primeras páginas conectamos con el protagonista porque entendemos que ha debido pasarlo mal en su infancia, adolescencia, juventud… No es fácil crecer en un ambiente casi selecto, con una madre pintora de cierto éxito que no supo controlar su adicción en el embarazo, provocando una hipotrofia en su futuro hijo. Y así nos encontramos con que «Desde lo alto de su definitivo metro cuarenta y cinco, Camille no sabía, en aquella época, a quién odiaba más, a esa madre envenenadora que le había fabricado como una pálida copia de Toulouse-Lautrec solo que menos deforme, a ese padre tranquilo […] o a su propio reflejo en el espejo: a los dieciséis años, todo un hombre que se había quedado a medio hacer».
Pero tiene otras cualidades, entre ellas es inteligente y tenaz, por lo que después de terminar Derecho ha llegado a comandante de la Brigada Criminal y se ha casado, en su madurez, con Irene, una chica dulce y alegre que ha sabido apreciar su sentido del humor. Y están esperando un hijo en el que tiene todas sus esperanzas puestas y con quien vislumbra un futuro feliz.
El narrador, en tercera persona, nos va poniendo al tanto de la vida íntima de CamilleVerhoeven, con pequeñas dosis diseminadas por la novela, porque lo principal es que se ha producido un asesinato doble en Courbevoie, una masacre en la que los cuerpos de dos chicas han aparecido mutilados en un caos perfectamente estudiado. El dueño del apartamento reconoce que lo alquilaron con un año de antelación, solo para unos días. Camille intuye algo diferente e inquietante en la escena «—La huella del dedo, allí, en la pared, es demasiado perfecta para ser involuntaria […] hay todo lo necesario, teléfono, contestador, salvo lo esencial: no hay línea».
Efectivamente, el equipo de investigación llega a la conclusión de que es un escenario preparado, sacado precisamente de una novela negra, American Psycho, de B. E. Ellis. Poco a poco van descubriendo que los crímenes basados en novelas comenzaron en el 2000, cuando trataron de imitar El crimen de Orcival, de Gaboriau y el de Roseanna (de Sjöwall y Wahlöö); en 2001 escandalizaron la puesta en escena del asesinato que ocurre en Laidlaw, de Mcllvanney, y la recreación del sucedido en La dalia negra, de Ellroy y finalmente la de American Psycho, en 2003. Tres años preparando y cometiendo los homicidios de seis mujeres con las mismas características y en el mismo lugar que los narrados en la ficción.
No cabe duda de que el autor es un psicópata que intenta una representación de la realidad. Además graba, como si fuera un director de cine que expone al público la ficción que ha preparado basada en la propia ficción. Es como representar una metanovela.
El comandante Verhoeven y su equipo investigan contra reloj pues, para rizar el rizo, el asesino se pone en contacto personalmente con Camille para confirmarle su obra inacabada. Camille se rodea de unos compañeros a quienes admira y, sobre todo, en quienes confía. Los sospechosos, un librero y un profesor de universidad, eruditos en novela negra, ayudarán a resolver dudas. Pero podrían actuar así para despistar. Mientras tanto, el periódico le matin anuncia los hechos antes de que el comandante avise a sus superiores, lo que nos previene de un delator cercano que tiene contacto directo con el periodista Buisson quien, como es lógico, no desvela su fuente.
El equipo consigue atar cabos hasta que el lector no puede desviar la mirada de las páginas porque intuye el final. Por supuesto, lo presiente cuando Pierre Lemaitre quiere. Antes ha jugado con nosotros, nos ha llevado de un lugar a otro, de un sospechoso a otro, hasta que estamos seguros (porque nos ha sido revelado). En esos momentos necesitamos llegar al final para saber cómo termina. También el narrador, que como si fuese él quien rueda ahora una película, salta de una escena a otra dejando a medias los diálogos, cambia de personaje sin explicar ni describir del todo las acciones, la información se ajusta al ritmo frenético de la narración, que es el de la búsqueda excitada, para que, inacabada, la termine el lector,
Camille entra en el cuarto de baño, se sube a la papelera para mirarse en el espejo.
Es un buen golpe […]
Verhoeven se vuelve bruscamente. Brieuc está en el umbral de la puerta […]
—Creo que cogí unas cajas para mi hijo […] Deben estar en el sótano. Si quieren echar un vistazo…
El coche va demasiado deprisa. Esta vez es Louis quien conduce…
Y así, el lector, leyendo de forma desordenada, con el equipo, la última novela, llega al final de la escrita por Pierre Lemaitre, donde todo encaja a la perfección, los días transcurren y la policía hace su trabajo con precisión, de manera que apenas notamos que la historia fluye hasta que estamos inmersos, irreversiblemente, en ella.
Una novela dura, negra, pero excepcional. Original, inteligente y, probablemente, uno de los mayores reconocimientos al género y a los grandes de la literatura.
Pero no todo es terror o espanto en Irène. Camille conoce a su equipo y nos lo muestra desde la ironía, pero con cierto cariño. Conocemos a Armand, ordenado, minucioso, eficiente y tacaño en demasía, hasta en informaciones falsas para que hablen los sospechosos
Armand se decidió a entrar
—Acabamos de encontrar a Marco. Tenía razón, está en un estado lamentable.
Camille, fingiendo sorpresa, miró a Armand.
—¿Dónde?
—En su casa.
Camille miró a su compañero con lástima: Armand ahorraba hasta en imaginación.
Conocemos al comisario le Guen, fatalista, probablemente porque «llevaba veinte años a régimen sin haber perdido un solo gramo». Jean Claude Maleval, un joven que «abusaba de todo, de la noche, de las chicas, del cuerpo […] Maleval tenía el perfil de un futuro corrupto». Y Louis, elegante, rico, culto, con talento, «odiaba la religiosidad y por ende el voluntariado y la caridad. Se preguntó qué podría hacer, buscó un lugar miserable. Y de pronto lo vio todo claro: ingresaría en la policía».
Por supuesto también Camille queda descrito, por sus actos, como observador minucioso, algo inseguro en cuanto a su persona pero seguro y pertinaz en el trabajo, bromista con sus compañeros y sarcástico o cortante con quienes no le caen bien.
La brigada Verhoeven no es al uso, tampoco la novela. Desde el principio, el narrador crea emociones en el lector con diferentes estilos, la prosa poética, al referirse a Irene, contrasta con la irónica cuando alude a Camille y la cruel y descarnada con la que relata lo concerniente al psicópata. Es difícil no sentirse atraídos por Camille y casi imposible no admirarnos ante la relación que ha establecido con su mujer.
En el aspecto social, la novela toma conciencia de los problemas comunitarios a los que nos enfrentamos desde que el hombre es un ser civilizado y consigue que seamos conscientes de la maldad y corrupción que nos rodea.
Pierre Lemaitre es el autor de una novela criminal, diferente en el estilo y en el protagonista. Aunque el asesino sea el centro, el autor da voz a los personajes secundarios que ayudan, con las investigaciones, a ceder el puesto protagonista a la propia novela, al género negro que aumenta su popularidad cuando trasciende de las páginas al cine. A todo color el asesino está vigilando siempre la escena, como un dios que decide la suerte de las mujeres cuando él lo ve oportuno. La mujer es un medio para darle fama y poder cuando deje expuesta su obra. El asesino se vale del universo ficticio para crear su realidad basada en la ficción. La policía vive una realidad sacada de la peor pesadilla. Nada tiene sentido hasta que Camille encuentra luz en la novela negra. Fantástica.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
nefertiti5
 15 noviembre 2021
El comandante CamilleVerhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irène, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa lo acecha y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada.
Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes. Cada uno de sus crímenes parece rendir homenaje a una novela negra clásica, por lo que los periodistas se apresuran a darle un sobrenombre: "El Novelista". Quienes pueden ayudar a encontrarlo se suman a la lista de sospechosos: un librero y un profesor universitario expertos en novela negra. La investigación se convierte así en un duelo intelectual, y en una aterradora carrera contra el reloj.
CamilleVerhoeven es comandante de la policía francesa. La vida le va bien, con un trabajo que le gusta y una mujer a quien ama profundamente y de la que está esperando un hijo. Pero un doble asesinato particularmente salvaje tiene lugar en una casa de las afueras y Camille será el encargado de investigarlo.
Desgraciadamente, pronto descubren que el asesino ha actuado antes y que entre los crímenes parece haber una relación: el asesino pone en escena crímenes de novela en un particular homenaje al que parece su género literario favorito.
Sin apenas pistas que seguir, Camille tiene que pedir ayuda a personas ajenas a la policía: en concreto, un librero de viejo y un profesor de literatura expertos ambos en novela negra.
"Irène” es el primer libro de una tetralogía compuesta, además, por “Alex”, “Rosy y John” y “Camille.
Camille es un investigador que nada tiene que ver con el típico policía de novela negra; no sólo porque no tiene un desastre de vida personal sino también por su aspecto físico: no llega al metro y medio de estatura y, claro, eso le supone una serie de complicaciones.
Estamos ante una novela negra en la que se da bastante importancia a lo personal; no sólo interesan los crímenes, la investigación policial y el detener al o a los culpables, sino quiénes los llevan a cabo. Y, sobre todo, Camille, que es el protagonista de ésta y de las demás novelas. Es un personaje peculiar por lo que antes he comentado y el autor se mete bastante en su interior y llegamos a conocerle bastante bien. Pero no sólo describe bien la personalidad de su protagonista, sino también la de algunos secundarios de lujo. Como a su equipo investigador: Malevan, Louis y Armand, tres policías de muy diferente signo, que no tienen nada que ver entre sí ni con Camille y que le dan bastante juego.
En cuanto al estilo de Pierre Lemaitre, basta deciros que me ha parecido un gran escritor de novela negra. Es muy preciso en sus descripciones tanto de personajes como de escenarios y situaciones.
Es de esas novelas negras que tienen tanto ritmo que es difícil separarlas del thriller. Lemaitre maneja perfectamente la tensión narrativa, dosificando la información, haciendo dudar continuamente al lector, ofreciendo giros, vueltas y revueltas y, por supuesto, muchas sorpresas. Y, no sólo eso, también emoción. El final es de infarto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
carlotenia
 04 octubre 2020
Tengo que decir que si no me equivoco, no había leído a ningun autor francés de thriller o novela negra, pero la verdad es que desde que tengo el blog e intento leer variedad de libros y registros, también intento descubrir los reyes de la novela negra en Francia, Italia, Corea... Algunos ya os los he traído por aquí y esta vez es el turno de el rey del thriller en Francia, y con su novela pienso que más conocida y famosa dentro de toda su obra. Me animé a leerla por la recomendación de una compañera bloguera en un vídeo en el que había que recomendar una novela que te hubiera marcado. Como confío 100% en su opinión porque coincidimos muchísimo en gustos, me lancé, y madre mía, vaya triunfo!!!!! Últimamente no me estoy llevando ninguna decepción gorda con mis lecturas, así que estoy muy contenta.
Si tengo que describir esta novela por algo es por su originalidad. Por lo que he leído, el autor empezó a escribir cuando ya había cumplido los 50 años, y es un acérrimo seguidor del género de novela negra, así que quiso hacer una especie de homenaje a este tipo de novela que no estaba tan por los cielos como actualmente, me parece un tema que no está manido sino que ofrece algo nuevo al género, esta fue su primera novela y fue tan boom que le siguieron otras cuantas más (en realidad es una tetralogía) con el mismo protagonista, el comandante Camille, del que hablaremos a continuación. Por supuesto yo me las voy a leer todas! Recomiendo leerlas en orden, por supuesto, sino alguna cosa se nos desvelará que seguro que no deseabamos saber en ese momento!
El comandante Camille es un tipo peculiar, con una estatura de 1.45 vive atormentado por su pasado, es un entregado a su trabajo, tanto tanto que pone en peligro la relación con su pareja porque la deja en un segundo puesto, aunque luego tenga un montón de remordimientos, y es un profesional elocuente y brillante, con accesos de ira que no controla no muy recomendables en su profesión. Pero es que a mí me chiflan este tipo de investigadores o profesionales de la policía que son así, originales, peculiares, poco sociables. Los bichos raros vamos.
Y hechas las presentaciones, vamos a adentrarnos en la trama. Camille y su equipo tienen que investigar y resolver un crimen macabro, de esos que aunque lleve en el cuerpo muchísimos años viendo de todo, le deja la piel de gallina, los compañeros vomitan... Se trata de un doble asesinato de dos chicas mutiladas y destrozadas. Ojo los estómagos sensibles! Es todo muy gráfico, muy descriptivo, y vamos a leer páginas con vísceras fuera, degollamientos, mucha sangre... Y por ende también nos lo vamos a imaginar. Así que os pensáis si es un precio que pagar por leer una obra maestra de la novela negra francesa, o quizás un lujo para locas de lo gore como yo. Tengo que decir que me quito el sombrero ante el autor porque lo describe todo tan pero tan bien que parece que estás allí, en la escena del crimen. Yo lo podía visualizar en mi mente todo. Y por supuesto, el asesino ha dejado una pista en la pared, lleno de ego, con lo que todo indica que está trazando su obra maestra, y por supuesto, va a volver a matar.
Y a partir de ahora asistiremos a la investigación, que es una carrera contra reloj para descubrir cuál es el móvil del asesino, para intentar entrar en su mente e ir un paso por delante de él. Me ha gustado mucho todo el desarrollo de la investigación, como van analizando la escena del crimen para sacar evidencias, como van atando cabos y van descubriendo todo. Por ejemplo, en la primera escena del crimen (porque habrá más), todo el atrezzo del lugar está lleno de elementos lujosos, de ahí deducen que la persona que está llevando a cabo los asesinatos tiene que tener dinero, y luego descubren que es la recreación de una famosa novela negra de todos los tiempos. Porque como ya os he dicho, todo versa en torno a esto, y esta novela es una homenaje de Lemaitre a la novela negra que tanto ama. Aquí entra en juego todo el equipo de Camille, y como avezados lectores de thriller comenzaremos a sospechar de todos, haremos cábalas... Y nos sentiremos uno más de la investigación. También aparecerán en escena algunos expertos en novela negra que podrían ser más que sospechosos por su status social, poder adquisitivo, y conocimientos de las novelas negras más famosas que busca el comandante. Así que se complica la cosa para nosotros como lectores y para ellos para dar con un asesino que cada vez es más esquivo y parece que se está riendo en sus caras.
En cuando al final... Madre mía, me parece brutal! Han pasado meses desde que leí esta novela y aún lo estoy digiriendo. Es de esos finales que te quedas un rato como anonadada diciendo "no puede ser, no lo he entendido" y tú lo relees unas cuantas veces y comprendes que sí, que ha pasado y eso es lo que hay. Es un final de esos que te ponen la piel de gallina y la verdad es que es el punto cumbre de la novela.
En definitiva, si buscáis una novela que os ponga los pelos de punta, con un personaje principal que aún con sus contradicciones os va a caer bien, con una trama que te creará adicción máxima, con descripciones muy visuales y bestias, y con un final más bestia aún, tenéis que conocer a Camille y destripar esta novela!
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Reader_K
 25 febrero 2021
Desde que di el salto a la "literatura de mayores", siempre me gustó la novela policiaca. Mi inicios fueron con tres grandes: Agatha Christie, como no podía ser menos, el genial Ellery Queen, y quizá el detective más emblemático de todos los tiempos, Sherlock Holmes, ese tipo nada empático ni simpático nacido de la pluma de Arthur Conan Doyle. En aquella época, primeros años ochenta, la novela policiaca o novela negra (aunque podrían establecerse algunas diferencias entre ambas) carecía de prestigio literario. La crítica entendía que era un género de entretenimiento, y pese a que autores como Dashiell Hammett, Patricia Highsmith o Raymond Chandler gozaban de un cierto prestigio al haber firmado novelas poco complacientes, la admiración no pasaba de ahí, un leve alzamiento de ceja.
Pero los tiempos han cambiado. La novela negra ha dejado de ser un reducto de frikis y aficionados al lado oscuro del ser humano para convertirse en un género con identidad propia, y lo que es más importante, con un merecido respeto por parte de la crítica internacional. Ello no deja que siga habiendo escritores que trabajen esta novela desde el punto de partida más básico; pero tipos como James Ellroy, Jo Nesbo o Benjamin Black, que incluso suena periódicamente como candidato al Nobel de literatura, dan fe de los grandes avances que en este terreno se han producido. No cabe duda alguna que en este vagón podemos y debemos incluir a Pierre Lemaitre.
Se trata de un autor francés que se dio a conocer, precisamente, como autor de novela policiaca. Su detective es CamilleVerhoeven, comandante de la Brigada Policial de París que no pasa del 1,45 "gracias" a una hipertrofia fetal y luce un craneo completamente exento de cabello. Por lo demás, reúne buena parte de las características que los lectores de este tipo de novelas buscamos en nuestros (anti)héroes. Entregado en cuerpo y alma a su trabajo, posee un carácter cuando menos rudo y tenaz. Verhoeven no es el policía más simpático de París. En "Irene", primera novela de la tetralogía que le dedicó Lemaitre antes de pasarse a la literatura un poco más "seria", debe enfrentarse a un asesino despiadado como he leído a pocos. Éste, que es apodado por la prensa como "el escritor", se dedica a reproducir crímenes brutales que aparecen en grandes clásicos del género (o no, porque el primer asesinato que nosotros conocemos está sacado de "American Psycho", novela de Bret Easton Ellis, que bajo ningún punto de vista me parece ni negra ni policiaca).
Y hasta aquí puedo leer.... Escribir una reseña de una novela de estas características sin desvelar sorpresas ni adelantar acontecimientos es una tarea realmente complicada, así que no busque el lector aquí nada más. Sí podemos decir que Lemaitre nos regala una novela espléndida, ágil, dinámica, escrita con un gran ritmo a la vez que deja caer constantemente pinceladas de ese sentido del humor francés tan irónico que no nos deja indiferente. Y por supuesto, como buena parte de este tipo de novelas, tenemos sorpresa (y gorda) y final impactante. A partir de ahí...
Como detalle final, comentar que el título original de la novela es "Travail soigné", o sea, "Trabajo limpio". Bueno o malo, ese es su título, ¿por qué este empeño español tan característico de cambiar los títulos y reemplazarlos por otros que no tienen nada que ver con el original, y que, incluso, pueden ofrecer más pistas de las debidas?
Lemaitre es un autor al que no debemos perder la pista no solo si nos gustan las novelas policiacas, si no, simplemente, si te gusta las buenas novelas, traten de lo que traten, hablen de lo hablen y pase lo que pase en ellas. Un autor con mayúsculas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
UnaiGoiko74
 30 diciembre 2020
Opera prima de Pierre Lemaitre que le valió el premio Cognac a la mejor primera novela francesa. Irène es una oda a la novela policíaca, un homenaje al género noir-crime realizado por un autor que sabe mucho de esto, no en vano fue profesor de literatura antes de dedicarse en cuerpo y alma a la escritura.
Asimismo, este libro sirve como tarjeta de visita de un nuevo investigador a tener en cuenta: el comandante de la policía parisina CamilleVerhoeven. Camille es retratado como un policía implacable, constante y con una gran agudeza e intuición; sin embargo, la característica en la que más incide Lemaitre es en su estatura. Camille mide metro cuarenta y cinco centímetros. A pesar de este hándicap, el comandante Verhoeven siempre está a la altura de las circunstancias.
La novela está dividida orgánicamente en dos partes, la primera de la cuales comprende el 90% del libro, siendo la segunda muy inferior en extensión, aunque vital en el desarrollo. de hecho, es esta segunda parte la que propulsa a Irène a la condición de gran novela del género policíaco. En la primera parte el narrador nos presenta un caso brutal de asesinato y su consiguiente investigación que será asignada a CamilleVerhoeven y su equipo. Camille descubrirá que el asesino ya ha actuado con anterioridad, y que en todos los casos ha replicado con precisión los crímenes descritos en varias de las obras maestras de la novela negra y policíaca, por lo que recibirá el apelativo de El novelista por parte de la prensa La investigación se convierte en una caza frenética al asesino quien parece ir siempre un paso por delante de la policía. La primera parte concluye con el secuestro de la mujer de Camille, Irène (que está embarazada de ocho meses), y el descubrimiento de un manuscrito en el que el asesino cuenta toda la historia que hemos leído hasta ese momento, punto por punto.
Por lo tanto, al iniciar la segunda parte y descubrir lo experimentado, el lector recibe un bofetón que, en mi caso, únicamente lo había recibido por parte de Bryan Singer en las escenas finales de “Sospechosos habituales”. Es en este giro en donde se aprecia la pluma del genio. Porque, como planteó Singer en una entrevista, ¿qué sucedería si el narrador mintiese? A partir de aquí la novela alcanza una velocidad vertiginosa que no cesará hasta su apoteósico final.
Otro aspecto que me ha llamado la atención de la novela ha sido su trabajado estilo literario que, si bien es cierto que alcanza el clímax al comenzar la segunda parte, no es menos cierto que sus pinceladas se aprecian a lo largo de toda la obra (cambios de tiempo en la narración, saltos de escenas frenéticas en una misma página, etcétera), siendo uno de sus mejores ejemplos el interrogatorio al librero Lesage narrado en el apartado segundo del Miércoles 23 de abril de 2003.
En conclusión, Irène es una auténtica joya de la novela policíaca, una joya, asimismo, de la literatura y una primera novela sin parangón.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (12) Ver más Añadir cita
marlluchmarlluch19 enero 2021
Una de las novelas negras más increíbles que he leído. Desde mi punto de vista se puede equiparar al Quijote del género, también desde del punto de vista de su concepción.
Unos personajes bien trazados, un universo oscuro y un asesin@ pervers@ en una trama que no dejará indiferente a nadie.
Aviso a almas sensibles: hay mucha sangre
Comentar  Me gusta         20
Vane24Vane2413 julio 2018
Ahora estaba allí, en la cama, con una mano bien apoyada sobre su vientre repleto. Y bajo su mano, sintió un golpe, brutal y algodonado. Completamente despierto, sin mover un solo músculo, esperó. Irène, en su sueño, lanzó un pequeño gruñido. Pasó un minuto, luego otro. Paciente como un gato, Camille acechaba, y llegó un segundo golpe, justo bajo su mano, algo diferente, una especie de movimiento aterciopelado, como una caricia. Era lo habitual. No podía decir más que la feliz estupidez: «La patadita», como si en su propia vida todo hubiese empezado de pronto a dar pataditas.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Suenosentreletras7Suenosentreletras728 diciembre 2018
-Quiero ver a un abogado.
-Por supuesto, señor Lesage. ¿Piensa usted que puede necesitarlo?
-Frente a gente como usted, todo el mundo necesita un abogado.
Comentar  Me gusta         10
SrWarnimontSrWarnimont01 agosto 2019
“Me gustan esos bucles perfectos que enlazan con tanta precisión la literatura y la vida”.
Comentar  Me gusta         20
veintiseisletrasveintiseisletras16 septiembre 2019
Me gustan esos bucles perfectos que enlazan con tanta precisión la literatura y la vida
Comentar  Me gusta         20
Videos de Pierre Lemaitre (7) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Pierre Lemaitre
¿Por qué es indispensable que empecemos a leer a Pierre Lemaitre? Mayra González y Jaqueline Tavera nos cuentan todos los detalles acerca de la obra de este autor francés y cómo su forma de narrar, casi cinematográfica, te enganchará a la primera lectura.Además, Amanda Calderón nos platica sobre de la saga de Los Gatos Guerreros, que seguro fascinará a los amantes de los michis.
otros libros clasificados: asesino serialVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿En dónde pasó? Test sobre la novela de terror

Drácula, Bram Stoker

Transilvania
Dardanelos
Budapest

12 preguntas
97 lectores participarón
Thèmes : terror , novela , horror , misterioCrear un test sobre este libro
.. ..