InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

CANSINOS GALÁN RAFAEL MANUEL; (Traductor) CANSINOS GALÁN RAFAEL MANUEL; (Traductor) CANSINOS GALÁN RAFAEL MANUEL; (Traductor) CANSINOS GALÁN RAFAEL MANUEL; (Traductor)
ISBN : 849105006X
752 páginas
Editorial: PENGUIN CLÁSICOS (11/06/2015)

Calificación promedio : 4.45/5 (sobre 246 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos Considerada por la crítica como la primera obra maestra de Dostoievski, Crimen y castigo es un profundo análisis psicológico de su protagonista, el joven estudiante Raskólnikov, cuya firme creencia en que los fines humanitarios justifican la maldad le conduce al asesinato de una usurera. Pero, desde que comete el crimen, la culpabilidad será una pesadilla constante con la que el estudiante será incapaz de convivir. La presente e... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (53) Ver más Añadir una crítica
Celia_0504
 25 October 2021
Crimen y Castigo” es una de esas novelas de las que todo el mundo ha oído hablar por el puesto tan destacado que ocupa entre las joyas de la literatura universal. de ahí que siempre aparezca en alguna de esas listas de libros a leer antes de morir (y que yo, personalmente, odio a más no poder, pero eso ya es otra historia que aquí no interesa). Por ello, siempre he tenido cierto sentimiento de culpa por no haberme animado a leerla durante muchos años. En mi defensa diré que he tratado de empezarla al menos tres veces, pero en ninguna de estas ocasiones he pasado de las diez páginas. A esto hay que unir otra cuestión que me animo a intentarlo de nuevo con ella, y es que el año pasado me hice la promesa de leer más clásicos de la literatura rusa después de que me hubiera encantado esa maravilla que es el “Eugenio Oneguin” de Pushkin. Esperemos que en lo que queda de año pueda cumplir, en parte, este objetivo.

Centrándonos en lo que nos interesa, “Crimen y Castigo” nos cuenta las consecuencias que tiene el asesinato de una vieja usurera y su hermana (este último casual) por parte del protagonista de la historia, Rodión Románovich Raskólnikov. Rodia es un estudiante empobrecido, que vive de lo que pueden proporcionarle la exigua renta de su madre y el trabajo de su hermana. Tiene la teoría de que la humanidad se divide en dos tipos de personajes: La masa o los “piojos” de la sociedad (entre los que he estaría la usurera, por sangrar económicamente a los más necesitados), y los sujetos que están por encima de ellos, los cuales tienen el derecho de cometer cualquier crimen si éste puede ayudarles a lograr que el conjunto de la humanidad avance. Un exiguo grupo al que él considera que pertenece, lo que le hace llegar a compararse con Napoleón, tal es la seguridad que tiene de que es un ser extraordinario. Un convencimiento que le hace estar enfadado con la sociedad por considerar que no le otorga el puesto que él cree que realmente se merece dentro de ella por sus méritos. El título de la novela hace referencia al castigo mental y psicológico que él ira desarrollando y padeciendo a lo largo de la misma.

Hay que reconocer que es una novela difícil de leer y exigente para el lector, por muchas circunstancias. Tengo que reconocer que a mí me ha sido imposible leer más de ochenta páginas cada uno de los días que me ha durado la lectura. En primer lugar por el estilo narrativo de Dostoyevski, tan denso y complejo, centrado más en lo que es la personalidad y las motivaciones de sus personajes que en la trama propiamente dicha. Eso no quiere decir que ningún momento se descuide el argumento, ni mucho menos. Simplemente quiere decir que psicología y filosofía son las palabras que mejor definen esta obra (y las que más van a aparecer en esta reseña, ya os lo advierto). La trama no es más que una excusa para que el autor trate diversos temas filosóficos, morales y sociales; otorgándosele a la historia un matiz de ensayo o tratado sobre la humanidad que vira sobre una cuestión principal: el derecho del ser humano a matar y las consecuencias que este crimen tiene sobre su perpetrador. Todo esto hace que la narrativa sea compleja y laberíntica, llena de vericuetos y situaciones complejas y de gran carga moral.

Esto se traduce en personajes sumamente complejos y llenos de claroscuros, a los cuales Dostoyevski desmenuza en todas sus vertientes a lo largo de las páginas que escribió y convierte en tesis vivientes en papel y tinta. Cada uno de ellos es digno de un estudio psicológico pormenorizado, llevándose la palma el protagonista. Rodia es un hombre arisco, impulsivo, cinico, misántropo y que vive lleno de rabia contra la sociedad y contra sus circunstancias. Es un personaje sumamente complejo. Es muy difícil que caiga bien, pero eso es lo bueno de que estemos ante un escritor tan magnífico como Dostoyevski. Logra que al leer puedas entender su psique y porque actúa como lo hace, a la par que ves nítidamente y con todo lujo de detalles la odisea psicológica que padece a lo largo del libro, antes y después de cometer el crimen, con todo tipo de vaivenes morales y sus cambios de humor, actuación y opinión al calor de los remordimientos y el miedo a ser descubierto. Es muy interesante, ademas, ver como la forma de pensar y ver la vida de Raskólnikov se contrapone con las de otros personajes de la obra. Su ateísmo y sus ideas con sabor a darwiniano social se contraponen a la visión fría y científica de la personalidad humana que representa el juez Porfiry Petrovich; el cinismo y egoísmo del oscuro Svidrigáilov; o la visión más centrada en lo religioso y lo positivo de la sacrificada Sonia , quizás el personajes más luminoso de toda la obra.

Las ideas sobre qué es el bien y el mal sazonadas con alusiones a la biblia son también muy importantes dentro de la trama y el desarrollo de varios de los personajes. Esta cuestión creo que florece especialmente con el final de la obra, el cual me ha sorprendido. Después de todo lo leído no me esperaba un final en el que se potencia se tanto la idea de la redención y del sacrificio, lo que le da un tinte esperanzador que no me esperaba, pues preveía algo más oscuro y drámatico, para que mentir. El desenlace tiene un poderoso matiz humanista y cristiano que choca con la carga existencialista y atea en la que entronca fuertemente toda la novela durante su mayor parte, y por el carácter y creencias del protagonista. Pero es el final obvio para la historia, en el sentido de que Dostoyevski, poco a poco, va guiando la novela hacia el mismo, de corte, me atrevería a arriesgarme a decir, profundamente deista. Puede que después de todo lo leido la moraleja final resulte para algunos demasiado simple, pero es que al final la humanidad es eso, de ahí que este desenlace resulte de lo más acertado y consecuente con todo lo que es la obra en general. Otra cosa es que me haya gustado como se haya llevado este final, como menciono más adelante.

Otra de las cuestiones que hace muy densa esta lectura es que son muchas las situaciones durísimas a las que se enfrenta el lector durante la misma (a nivel personal…como he sufrido con el personaje de Katerina Ivanova…). Es una novela de pobreza y miseria humana, económica, social y hasta emocional; de alcohol, sangre , pobreza, lujuria, avaricia y prostitución. Muestra la cara oscura del genero humano, y las diferencias sociales y humanas en la convulsa sociedad rusa pre-revolucionaria del siglo XIX. En este sentido, recomiendo encarecidamente a cualquiera que se anime con esta novela a que use alguna edición en la que haya notas a pie de página o un prólogo donde se explique la biografía del autor y se desgranen las cuestiones de todo tipo que más influyeron en él a la hora de escribir. Todo esto es muy importante para entender la historia y lo que se lee, es muy interesante ver como todo ello influyó en él y en su trabajo.

También se me ha hecho un poco pesada la lectura por su propia estructura. En la edición que he manejado, antigua, del Círculo de Lectores, las seis partes en las que se divide la novela no están subdivididas en capítulos, como si he visto que pasa en otras ediciones más modernas. No sé si esto es así en el original, o estas divisiones son cosa de editores modernos. Pero hay que reconocer que leer las seis partes y el epílogo de corrido, sin apenas separaciones entre lo que pasa en la narrativa, o de párrafo en párrafo, dificulta bastante la lectura.

Si, “Crimen y Castigo” es una lectura muy densa, no apta para todos los públicos. de ahí que yo haya sido la primera sorprendida de lo mucho que me ha gustado. En serio. Dostoyevski me ha parecido un narrador complejo y cansado de leer en ocasiones, pero genial a su manera y que me ha dado grandes momentos durante la lectura. Tiene muchos puntos como hacedor de narrativa que me han parecido muy interesantes. Entre ellos destaco, por si no ha quedado claro en todo lo escrito previamente, la forma magistral con que crea la atmósfera psicológica de su trabajo, alma y esencia del mismo. Es una atmósfera que puede resultar a veces muy opresiva por todo lo mencionado atrás, pero eso es también parte de su grandeza, demostrando lo perfectamente conseguida que está. También me ha gustado mucho su uso magistral del dialogo interno, como guía al lector para mostrarle el desarrollo mental de Raskólnikov y la evolución que tiene en su comportamiento y forma de pensar, todo muy a lo Stendhal, y soberbiamente llevado.

Otra de las cuestiones narrativas que más interesantes me has parecido son los diálogos. Y es que los diálogos son trama y la trama se dialoga en Dostoyevski de una manera magistral y tan bien hecha que hacia que fuera una maravilla y una gozada leer. Hay diálogos increíbles, en los que el lector se sumerge totalmente, llenos de movimiento y de vaivenes, en los que, mientras se lee, uno siente todo lo que padecen los personajes mientras hablan y escuchan. Un ejemplo son los que tienen como participantes de Rodia y al juez, increíble todo lo que pasa en ellos a nivel de acción y psicología. Como he dicho antes, esto es solo un ejemplo (que quizás pongo porque son los que más me han llamado la atención).Pero, realmente ninguno de todos los que encontramos a lo largo del libro tiene desperdicio.

Para mi la lectura se puede diferenciar en dos partes bastante claras. La primera mitad, que sirve como toma de contacto para el argumento, los personajes, las cuestiones humanas a tratar, y el estilo del autor. Dostoyevski no da las cosas rápida y fácilmente, el lector debe ir descubriendo todo esto poco a poco, a medida que va avanzando en la lectura. En esa primera parte, en concreto, me ha parecido que el autor ruso va una y otra vez a las mismas cuestiones embrollandose todo el rato en lo mismo. Aquí la trama avanza a trompicones pero sin acabar de despegar del todo, siendo la lectura especialmente lenta. Es la parte con mayor carga de ideas, y quizás por eso se me hizo muy cuesta arriba de leer.

Es en la segunda mitad cuando todo empieza a despegar. En ese punto uno no sabe como se justifican las páginas que le quedan por leer, la trama parece que ya no puede dar más de si. Pero Dostoyevski le tiene preparado al lector un par de giros de guión amenizados con el mayor peso que otorga a ciertos personajes y los actos que realizan. Todo ello sirve de revulsivo para lo que queda de libro, la acción se une a la carga psicológica, con la que ahora el lector ya esta familiarizado, por lo que la entiende mejor y disfruta viendo como va desarrollándose ante él o ella. Y es que, ciertamente, estos giros dan más vidilla a la trama.

Pero, al mismo tiempo, le encuentro un grandísimo pero a “Crimen y Castigo”, el único en toda la obra, pero que choca fuertemente con todo lo positivo que he hallado en ella en su mayor parte. Lo que se cuenta en las últimas páginas me parece muy precipitado. Demasiado. Precipitado y sin mucho sentido o explicación me resulta el final que se le da al arco del personaje de Svidrigáilov. Se me ha quedado en nada, después de todo lo que se armo entorno a este carácter. Y precipitada la forma en que se cierra la novela en el epilogo y se le da el punto final al viaje emocional de su protagonista, y más teniendo en cuenta como se ha incidido en este aspecto psicológico a lo largo y ancho de la obra. Me parece que estas últimas páginas desmerece mucho de todo lo que se había leído previamente. Sobre todo por la impresión que me ha dejado de que todo se ha alargado en demasía para luego cerrarse tan de sopetón. Sinceramente cerré el libro con una sensación que no sé cómo explicar, ya que me he quedado con la impresión de que todo resulta un poco forzado.

Creo que, en muchas ocasiones, hay libros que tienen su momento en la vida de cada lector. En mi caso creo qué la lectura total de “Crimen y Castigo” ha llegado en el momento justo y correcto de mi vida, cuando he podido apreciar eficazmente toda su grandeza como clásico de la literatura y lo bien escrito que está. Y además disfrutando de ello. Me ha quedado muy claro el porque de su fama a lo largo de los años y de su influencia en obras y artistas posteriores a su publicación. Es una novela que, sin duda alguna, debería leerse alguna vez en la vida, y me alegro mucho de que me haya gustado tanto como lo ha hecho. de ahí que hasta sea que capaz de tragarme sin mucho trauma o angustia el aspecto que más me ha descolocado y disgustado de esta lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AlejoCeron
 23 July 2022
Había perdido el hábito y lo hice por más tiempo del que me hubiese imaginado o hubiese querido. Que si era una tusa lectora: no lo sé. Pero fueron años -debo confesar- en que los únicos libros que pasaron por mis manos y mis ojos fueron los jurídicos necesarios para ejercer mi profesión. Hice el intento con una que otra novela que, a pesar de que terminaba, no me encausaba por el camino del buen lector.

A este libro le debo el volver. Volver a sentir y volver a transportarme a otros lugares y otras dimensiones. Para mi “crimen y castigo” fue un renacer en la vida. le debo sólo agradecimiento, puesto que me ha hecho nuevamente un ser que piensa en todo lo que lo rodea. Que no juzga, porque entiende de las diferencias en las concepciones que tienen las personas. Que sabe que lo fundamental está en el respeto por el prójimo (la única forma viable del contrato social).

No podía ser de otra forma. Solo un libro como este podía llevarme a retomar un camino que ya había abandonado. El libro es una obra de arte. El autor es un maestro. Ha sido y, estoy seguro, seguirá por siempre siendo reconocido como un clásico.

El espectáculo central del libro lo representa su personaje principal, el señor Raskolnikov, persona indescifrable sobre la cual se tejen una serie de teorías y que es visto por los demás como un manojo valores y buenas actitudes. de allí que la trama resulte envolvente en razón a la defraudación de esa condición, puesto que se demuestra que es una persona inconforme con la sociedad. Es un ser provisto de inteligencia, capaz de entablar conversaciones y trabar debates con cualquiera. Con potencial para escribir, al desarrollar ideas estructuradas si se tiene en cuenta su edad. Un ser que se encontraba presto para ayudar al prójimo sin importar de quién se tratara. Incluso, su predilección era ayudar siempre a los menos favorecidos, aspecto que permite vislumbrar -además- su desapego por lo material. Pero, a pesar de todo eso, era un ser inconforme que no tenía tolerancia por los demás.

La trama es excelsa, en donde se entremezclan la elocuencia del personaje con tintes de locura que, juntos, van labrando el camino que sigue el autor para contarnos una historia sobre la redención. Sobre el castigo como factor necesario. Sobre las consecuencias de los actos.

Ese renacer que se cuenta al final de la obra es el renacer que sentí en mi vida al encausarme nuevamente en el mundo de la literatura. Un final que deja como enseñanza la búsqueda de algo, una razón para vivir. No tengo sino buenos sentimientos por este libro que recomiendo para toda ocasión. No se puede ir uno de este mundo sin haber leído crimen y castigo.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         195
entresomnis
 19 May 2024
Increíble pero cierto. Esta ha sido la primera vez que he leído a Dostoievski. Por fin me he adentrado en su literatura y lo he hecho por la puerta grande, porque me he lanzado a por una de sus grandes novelas y porque la he disfrutado muchísimo.

Dostoievski es un autor del realismo psicológico preocupado por la humanidad, por las injusticias sociales y la pobreza, que indaga en las profundidades del alma humana. Precursor de la literatura existencialista, nos habla del libre albedrío del hombre como esencia. Nos plantea cuestiones morales sobre el bien y el mal, basándose en la teoría Nietzscheana del Superhombre. ¿Puede el fin justificar los medios?, ¿se puede entender un crimen si es por el bien de la humanidad?

A su personaje, Raskólnikov, un rebelde intelectual, la pobreza y la desesperación lo llevan a una situación límite en la que su cuestionable actuación lo sume en un delirio entre la realidad y la paranoia. Un personaje tan fascinante como monstruoso, que puede resultar odioso, pero que nos llevará a las entrañas del alma humana y a grandes reflexiones. A través de un monólogo interior narrado en tercera persona y de diálogos socráticos magistrales, nos revelará sus más íntimos pensamientos y sus más descabelladas pasiones.

Los personajes secundarios que le acompañan no son menos importantes, sino complejas representaciones de distintos enfoques de la moral humana. Totalmente desarrollados y llenos de matices, expuestos a situaciones extremas, plantean conflictos internos que nos muestran las debilidades y ambiciones humanas, proporcionándonos escenas memorables.

San Petersburgo se nos presenta como un personaje más ofreciendo una atmósfera totalmente acorde con los hechos, donde los rincones oscuros, los espacios asfixiantes y el bullicio de sus gentes son un reflejo de la mente del protagonista.

Raskólnikov, egoísta, arrogante, narcisista, imprevisible y perverso, también se nos muestra en muchos momentos como un ser generoso y sensible. La culpa le persigue, los remordimientos le acechan, aún sin sentir arrepentimiento, y solo a través de la confesión y el sufrimiento podrá encontrar el camino hacia la expiación y el renacimiento espiritual.

Una obra monumental que, a pesar de la profundidad psicológica y filosófica planteada, no me ha parecido difícil de leer. Su escritura se presenta fluida y las continuas situaciones angustiosas y melodramáticas, salpicadas de momentos de luz y ternura me han mantenido pegada a sus páginas deseando que no llegara el final. Animo a todos los que, como a mí al principio, os provoque respeto la lectura de esta novelaza. No os vais a arrepentir. Formará parte seguramente de una de mis mejores lecturas de la vida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         116
Guille63
 04 March 2023
Si usted tiene la idea de que leer a Dostoyevski es pesado, aburrido o difícil, veremos si puedo hacer que cambie de idea.

«Crimen y castigo» es un entretenido, intenso y dramático folletín protagonizado por un inolvidable personaje objeto de un amplio relato psicológico y repleto de escenas conmovedoras que se suceden sin pausa, siendo así una novela con una lectura apasionante en su superficie y extraordinariamente clara en sus profundidades (el epílogo mejor ni mencionarlo).

Fue publicado por primera vez en 1866 en la revista «El mensajero ruso» en doce entregas y con enorme éxito, un éxito que no le ha abandonado hasta nuestros días ni en cuanto a lectores ni en lo que a estudiosos se refiere, para lo que no es su menor virtud el hecho de que, no sé si gracias a Fiódor o a su pesar, sea susceptible de varias lecturas filosóficas provenientes de posiciones incluso esencialmente antagónicas y con gran influencia en pensadores y escritores de muy variada condición.
“Para vosotros, en todas las circunstancias, lo primero es hacer lo posible para no pareceros al hombre.”
El objetivo de Dostoyevski al escribir «Crimen y castigo» fue luchar contra el éxito que el nihilismo estaba teniendo entre la juventud de su época y sus, para él, funestas consecuencias. Para ello, el autor, como en él es característico, estructura una historia en torno a unos personajes que encarnan diversas variaciones de ese mal que se impuso combatir. Estos individuos no tienen por qué despertarnos antipatía, incluso pueden inspirarnos compasión y hacernos comprender sus actos sin que por ello los aprobemos. En fin, intenta ser justo en el debate.

En este caso, los personajes elegidos son cuatro:
-Piotr Petróvich Luzhin, un arribista capaz de todo por subir en el escalafón social sin respeto a nada ni a nadie. Este, obviamente, no es un personaje simpático y su destino en la obra dará más de una alegría al lector.

-Andrei Semenovich, un joven bienintencionado, algo arrogante y no muy inteligente que se encarga de proclamar uno de los principios más importantes y necesarios para el futuro paraíso socialista, a saber, “Todo lo hace el medio, el hombre en sí no es nada”, y como no es nada, puede serlo todo, cualquier cosa que nos propongamos.

-Arcadio Ivánovich Svidrigáilov, un cínico sin escrúpulos, un vividor con la inteligencia necesaria para salir indemne de sus delitos y cuya moral se circunscribe a su egoísta placer.

- Por último, cerrando el cuarteto, el personaje más importante, el imborrable Rodion Romanovich Raskolnikov, un orgulloso racionalista que intenta probar mediante un crimen su supuesta libertad ilimitada, su pertenencia al selecto grupo de hombres extraordinarios capaces de sobreponerse a sí mismos, de imponer sus reglas, despreciando al amplio “hormiguero” seguidor ciego de la moral imperante. Una persona sensible, generosa y valiente aunque un tanto huraña, inteligente pero sin recursos económicos para proseguir su carrera intelectual que se presumía brillante.
Esta es la píldora nihilista a tragar, una discusión que puede ser entendida como un cuestionamiento de la moral y así lo interpretaron muchos existencialistas que admiraron su obra. El azúcar que envuelve la píldora para así mejor tragar está compuesto de un poco de novela social, el propio crimen, la consiguiente investigación policial a cargo de un precedente del detective Colombo, aquel entrañable personaje protagonizado por Peter Falk, y, por supuesto, el infierno mental al que se tiene que enfrentar Raskolnikov al descubrir fracasado su experimento.

En cuanto a los argumentos en contra del demonio nihilista, prácticamente se limita a pregonar las bondades que conlleva la obediencia a la ley natural que el autor, por arte de birlibirloque, hace coincidir palabra por palabra con la ley de Dios. ¿Qué Dios? Pues el suyo, naturalmente.
“Si alguien me demostrara que Cristo está fuera de la verdad, si estuviera positivamente demostrado que la verdad está fuera de Cristo, yo preferiría permanecer con Cristo que permanecer con la verdad.” Fiódor Dostoyevski
Si aún sigue pensando que Dostoyevski es pesado, aburrido o difícil… tan amigos que ni comisión me llevo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
AGamarra
 28 October 2020
"¿De qué soy culpable ante ellos? ¿Para qué voy a ir allá? ¿Qué voy a decirles? Todo esto es tan sólo una alucinación... ellos mismos degüellan a millones de seres, y todavía se consideran virtuosos"Me gustó mucho este gran clásico que definitivamente lo es no tan sólo por el contenido sino por el modo que está escrito y estructurado aunque hay detalles desde luego que no me gustaron. Gracias a Dios mi edición tenía una lista antes de empezar de los principales nombres de los personajes rusos que son insufribles. Aún con eso uno se enreda y creo que nunca me acostumbraré a la manera cómo se llaman entre ellos y el nudo que hace en mi cabeza. Por eso prefiero "a la antigua" cuando se les traducía los nombres incluso al español.Desde luego lo comparé bastante con "Rojo y Negro" de Stendhal al ser éste mucho antes precursor de un tipo de personaje que para mí debe haber influido en Dostoyevsky de alguna manera, pues todos los realistas rusos asumieron mucho estilo del francés romántico y realista que realmente fueron los que marcaron la pauta en ese estilo de todo el siglo XIX. El mismo Dostoyevsky se dedicó a traducir a algunos autores franceses al ruso y es innegable la influencia. Raskolnikov es un personaje muy bien construido y aunque uno de los detalles que más me aburrió o molestó fue que se pasaba la mitad de la novela en estado febril, sus monólogos no tienen pierde, me hizo recordar "Demian" de Hesse y vaya que uno le cree y sobre todo aterrizas más con Rodia que con Demian, por lo menos entiendes mejor sus impulsos y su contexto, no es tan filosófico pero qué más explicativo que la misma vida de Rodia. Siempre supe el argumento desde colegio y aunque siempre quise "justificar" muchas cosas de la novela al leerla la verdad no se terminan justificando muchas cosas, pero lo que sí está bien plasmado es el pensamiento de Raskolnikov. Es un tipo que a diferencia de Julián (quien más que todo es ambicioso y aspira a una vida superior) odia a todo el mundo, de hecho tiene muchos rasgos psiquiátricos de ensimismamiento, falta de contacto social, abandono, depresión y un largo etcétera. Hay una frase casi calcada de "Rojo y Negro" cuando ambos personajes dicen algo similar: "no soy grande (soy piojo) porque yo mismo me lo pregunto". A pesar de creerse superior sin embargo Rodia vive en un estado febril y enfermizo por lo que de ninguna manera lo es y él mismo lo sabe. "A algunos de sus condiscípulos parecía, en verdad, que los miraba cual si fuesen niños, por encima del hombro, como si a todos los sobrepasase, tanto por el talento como por el saber y las ideas, y considerase sus convicciones e intereses como algo inferior"Pero sí disfruté mucho sobre todo de sus monólogos donde se mostraba más filosófico, razonable y hasta perverso, pero tiene grandes frases; mas bien en su interacción con las demás personas está totalmente desbocado aunque por momentos aparezcan destellos de lucidez y humildad.Algo que sí me sorprendió fue que hablara frecuentemente de Napoleón, eso sí no sabía, igual Julián habla de él, pero en el caso de Rodia no parece ser una admiración real y tangible sino una justificación de su moral, un desperfecto si se quiere decir, un asesino y un transgresor. "El verdadero dominador (Napoleón), al que todo le está permitido, bombardea Tolón, asuela París, olvida a su ejército en Egupto, derrocha medio millón de soldados en la retirada de Moscú y sale del paso con un retruécano en Vilna; y todavía, después de muerto, le levantan estatuas... Según parece, todo le estaba permitido. ¡No; esos seres, por lo visto, no son de carne y hueso, sino de bronce!"Me dio bastante gracia lo de la utilidad. Es un concepto que también en Stendhal se consideraba algo terrible, la gente que sólo ve "lo útil" pues yo muchas veces le he ido por ahí en cuanto a decisiones. Pues Rodia también es muy práctico y cree en ese concepto firmemente por sobre todas las cosas. Luego están muchos personajes, no son a mi parecer "tipos" ejemplificantes de su época, tenemos a un comisario, a un secretario, Etc que sin embargo no me llamaron en lo absoluto la atención, a pretendientes mayores o menores, y bueno en sí a la familia de Raskolnikov que quizás más que todo giran en torno al personaje principal. Ni siquiera Sonia me llegó a llenar demasiado los ojos como personaje aunque sí Dostoyevsky llega a tener niveles de cotidianidad cuando hace interactuar a Razumijin, Dunia, la madre de Raskolnikov, Etc. Cuando entraba en esos niveles, se alejaba de lo filosófico, de la descripción demasiado científica de los trastornos mentales, también me gustó bastante. Desde luego el gran amigo de Rodia Razumijin gana muchas simpatías por su estilo desenfadado y su gran preocupación por su amigo, un ejemplo de amistad y de sensatez ante la terrible tragedia que desde el primer momento de la novela se avecina.También la descripción de la pobreza aunque sólo con la familia de Marméladov realmente la sentí mejor descrita me agradó y desde luego horrorizó algunos desenlaces de los personajes. En cuanto a Sonia lo que más me gustó sin duda fueron los dos diálogos grandes que tuvo con Raskolnikov, más que todo porque era una lucha constante entre ambos, una tensión entre el crimen y la religión, el trato que le da él a ella es bastante duro y áspero pero se armoniza perfectamente con lo que realmente es. Si hubiera cambiado demasiado pues hubiera sido poco creíble y raro en la atmósfera de la novela.He tenido grandes ratos de aburrimiento sobre todo cuando Svidrigailov y Porfirii Pétrovich hablaban, creo que son personajes que no aportan demasiado en cuanto a descripción de caracteres, en la historia sí desde luego, pero como personajes no les veo mayor sentido. A pesar de eso una estrella más por el personaje de Rodia muy bien llevado y por la gran estructura de la obra.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (65) Ver más Añadir cita
Rosa_HalcombeRosa_Halcombe04 May 2020
A pesar de la aversión que su hermana sentía hacia mi persona, a pesar de mi actitud sombría y repulsiva, acabó por compadecerse del hombre perdido que veía en mí. Y cuando la piedad se apodera del corazón de una joven, esto es sumamente peligroso para ella. La asalta el deseo de salvar, de hacer entrar en razón, de regenerar, de conducir por el buen camino a un hombre, de ofrecerle, en fin, una vida nueva.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
AGamarraAGamarra24 July 2020
El verdadero dominador, al que todo le está permitido, bombardea Tolón, asuela París, olvida a su ejército en Egupto, derrocha medio millón de soldados en la retirada de Moscú y sale del paso con un retruécano en Vilna; y todavía, después de muerto, le levantan estatuas... Según parece, todo le estaba permitido. ¡No; esos seres, por lo visto, no son de carne y hueso, sino de bronce!
Comentar  Me gusta         20
AGamarraAGamarra15 July 2020
Sombras y fragmentos de algo como ideas cruzaban su mente; pero ni uno solo pudo aprehender, ni en uno siquiera pudo detenerse, aun haciendo un esfuerzo.
Comentar  Me gusta         50
AGamarraAGamarra20 July 2020
Siempre que salía de la universidad, generalmente había de sucederle, puede que le ocurriera cien veces, quedarse parado precisamente en aquel mismo sitio, contemplando con toda atención aquel panorama, verdaderamente espléndido
Comentar  Me gusta         30
AGamarraAGamarra14 July 2020
A algunos de sus condiscípulos parecía, en verdad, que los miraba cual si fuesen niños, por encima del hombro, como si a todos los sobrepasase, tanto por el talento como por el saber y las ideas, y considerase sus convicciones e intereses como algo inferior.
Comentar  Me gusta         20
Videos de Fiódor Dostoyevski (6) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Fiódor Dostoyevski
Paz Alicia Garciadiego, autora de los guiones de películas como “Profundo carmesí”, “El diablo entre la piernas” o la adaptación de “El coronel no tiene quien le escriba”, platica con nuestro conductor, Harold Torres, sobre los autores y libros que han sido más relevantes para ella y descubre coincidencias entre ellos. Escucharemos, en la voz de Harold Torres, fragmentos de libros de León Tolstói, Adolfo Bioy Casares y Fiódor Dostoyevski.
Libros leídos: "Guerra y paz" de León Tolstói "La invención de Morel" de Adolfo Bioy Casares "Los demonios" de Fiódor Dostoyevski
Libros mencionados: "María Estuardo" de Stefan Zweig "Huckleberry Finn" de Mark Twain "Las aventuras de Tom Sawyer" de Mark Twain "Mujercitas" de Louisa May Alcott "Hombrecitos" de Louisa May Alcott "Ana Karenina" de León Tosltói "El azar y la necesidad" de Jacques Monod "Principio y fin" de Naghib Mahfuz "Días y destino" de Vasili Grossman "El dios salvaje. Ensayo sobre el suicidio" de al Alvarez "Una historia de amor y oscuridad" de Amos Oz
Autores mencionados: Charles Dickens Honorio Bustos Domecq (Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares) Jorge Luis Borges Javier Marías
+ Leer más
otros libros clasificados: literatura rusaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
120 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro
.._..