InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Miguel Ángel Pérez Pérez (Traductor)
ISBN : 8420665630
1200 páginas
Editorial: Alianza (30/01/2012)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 60 calificaciones)
Resumen:
Tal vez porque esté inspirada en no poca medida en experiencias propias, David Copperfield era, como confesó el propio Charles Dickens, su novela favorita de entre todas las que había escrito. Sin embargo, desde entonces millones de lectores entusiastas en todas las lenguas así lo han refrendado. Y es que en esta afortunada novela Dickens consiguió como en pocas mezclar las dosis justas de melodrama y de comicidad, de crueldad y de ternura, a través de una amplia e ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (18) Ver más Añadir una crítica
Keoki
 31 December 2022
Charles Dickens nos cuenta la historia de David Copperfield desde que es un niño hasta la edad adulta. A lo largo de la novela se refieren a él de varias formas: Davy, señorito Davy, Trotwood... A mí el que más me gusta sin duda es el cariñoso apelativo que le dice su tía, "Trot".

David Copperfield se queda huérfano bastante joven, por lo que tiene que confiar en aquellos que toman la responsabilidad de hacerse cargo de él, y los hay buenos y malos. Pobre Davy, le toca sufrir bastante, sobre todo en sus primeros años de vida.

Conocemos la Inglaterra del siglo XIX, sobre todo ciudades como Londres, Canterbury o Dover. Dickens nos habla de cómo está formada la sociedad de la época, muy interesante sus descripciones del funcionamiento de ciertos empleos que yo no sabía ni que existían.

En la primera parte de la novela Dickens nos descubre a varios personajes que van a ir apareciendo y desapareciendo a lo largo de toda la historia. Están perfilados claramente como buenas personas o malas personas, eso el autor nos lo deja claro. La profundidad y evolución de dichos personajes es magnífica, uno de los puntos fuertes del libro.

Si bien el protagonista de la novela me cae bien, mis favoritos se han convertido en la señora Trotwood (tía de David) y su compañero Dick, ya sea juntos o por separado; aunque juntos son más divertidos. Por contra, es muy fácil cogerle tirria a uno de los antagonistas de David, que no es otro que el resbaladizo Uriah Heep. El elenco es extenso, y todos están muy bien trabajados.

Esta novela tiene un alto porcentaje de contenido autobiográfico, por lo que la trama es la que es, el autor no se inventa grandes gestas o atrocidades que haga que te enganches a lo loco, y el libro es muy largo. Dicho de otra forma, para mi gusto le sobran bastantes páginas, ha habido varios momentos en los que se me ha enfriado la llama de la lectura. Pero esto es sólo mi opinión, lo que es innegable es que este libro está maravillosamente escrito, su prosa es magnífica, la habilidad de Dickens para este noble arte queda nuevamente patente (¿acaso quedaba alguna duda?).

Un gran libro que merece la pena saborear poco a poco.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         189
Nuemiel
 09 February 2022
Desde hacía unos meses tenía planeado llevarme un libro bien gordo a mis vacaciones porque suelo leer más rápido. Como tengo por norma no llevar ninguno de los míos para evitar que se estropeen a causa de la sal y la arena de la playa, tocaba hacer una visita a la biblioteca. Finalmente, elegí una edición desgastada, deshojada y maltratada de David Copperfield. Debido a su lamentable estado, mis paseos a la playa no podrían hacer mucho mal y, respecto a la historia, no podría haber escogido ninguna mejor.

Se nota que esta edición cuenta con una nueva traducción porque, si bien se nota la antigüedad del relato, no tiene la misma complejidad que encontré en Oliver Twist. En David Copperfield la trama avanza sin prisa pero sin pausa, repleta de hechos y anécdotas que te absorben sin apenas darte cuenta. al ser una historia recordada, las descripciones las hace un David adulto que comparte con el lector sus recuerdos y reflexiones. Las descripciones son esmeradas, abundantes y nada cargantes.
Por supuesto, con un libro de tales dimensiones es imposible que no haya relleno. Durante un par de ocasiones (una sobre las 200 páginas y la otra sobre las 700 aproximadamente) la trama se estancaba y sufrí durante varios capítulos porque veía que volvían una y otra vez a los mismos temas. Por suerte, el resto del libro fluye magníficamente. Dickens tiene una forma de escribir muy característica y se percibe el cariño que siente por sus personajes, pero eso no le impide atormentarlos constantemente.

Es una pena ver cómo la madre de David, una niña ingenua y frágil, es conducida por la ambición de un hombre cruel y deseoso de fortuna. Durante los primeros capítulos me ponía de los nervios cómo el asqueroso señor Murdstone manipula a Clara para que claudique con todo. Literalmente la somete hasta lograr que ella ceda por miedo. Y el pobrecito David, por amor hacia su madre, tiene que tragarse la rabia y las lágrimas para que ella no sufra. El único consuelo que encuentra es en su niñera Peggotty, pero ésto también le dura poco tiempo.

En esa época ya se practicaba bullying y lo gracioso es que lo hacían padres y profesores, en lugar de los alumnos. No puedo creer que haya personas tan miserables capaces de aprovecharse de la inocencia e ingenuidad de un niño de ocho años. ¡Me cabreo sólo con pensarlo! No fueron pocos los capítulos donde la pena, la frustración y la impotencia me embargaban por completo. David sufre constantes injusticias y humillaciones y, el hecho de ser un niño, agrava la situación. La falta de edad era el principal impedimento para coger su maleta y largarse en busca de una vida mejor, lejos de los despreciables hermanos Murdstone. A este señor, tal y como lo describen, me lo imagino con el aspecto de Abraham Lincoln, pero mucho más joven de como aparece en los billetes de 5$.

En cuanto David acude a su tía Betsy se nota que termina un arco del argumento para dar paso al siguiente. Ahora David es feliz, estudia en un colegio acorde a su posición y conoce a gente de lo más variopinta: cogí cariño al señor Dick casi al instante, siendo evidente que sufre algún tipo de autismo; las constantes penurias de la familia Micawber, si bien al principio producen lástima, a lo largo del libro acaban cansando. Lo mismo que Uriah y todo el tema de su falsa humildad junto con la puntillosa lengua de la señorita Dartle, o Dora, la eterna niña mimada y ñoña que me sacaba de quicio. Desde el principio jamás confié en Steeforth, a pesar de que no tenía motivos reales para no hacerlo, y pude comprobar que mi instinto sigue atinando.

A pesar de que los años transcurren, David siempre se muestra como un chico tímido, muy educado y delicado, con cierto complejo de inferioridad que convierte en abnegación hacia aquellas personas que considera por encima de él. Precisamente cansa un poco que sea tan confiado y que se las cuelen constantemente. A veces pienso que le falta un hervor... Incluso es incapaz de elegir por sí mismo una profesión. Siempre tiene que pedir consejo a alguien o que directamente tomen las decisiones por él.
Por suerte, y por mal que suene, la vida se encarga de ponernos la zancadilla para que espabilemos, y eso precisamente ocurre con David. Con la ayuda de sus familiares y seres queridos, destacando a Agnes con su infinita bondad y paciencia, David se convierte en un hombre fuerte y responsable sin dejar de ser bueno y tierno.

¿Un libro recomendable? ¡Absolutamente! Un clásico simple, hermoso e imprescindible de uno de los escritores más importantes de todos los tiempos.

Saludos ;)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MayteRatitadebiblio
 08 June 2022
Leer a Dickens y concretamente adentrarse en David Copperfield es coger una maleta bien amplia para un apoteósico viaje a través de más de mil páginas y a través de la vida de su protagonista principal, David. Una maleta en la que cabe de todo: amor, odio, aventuras, drama, comedia, como la vida misma. Esta novela es un verdadero camino de aprendizaje vital.

Con tal extensión narrativa y temporal, es completísima en cuanto a temática, acontecimientos y tipología de personajes. Es precisamente este último uno de sus puntos fuertes, una obra con un abanico de secundarios tan maravillosamente construidos que se comen en ocasiones, al propio protagonista, convirtiendo a David en un simple hilo conductor de la trama. Me he emocionado con Emily y con Agnes, me he encendido con uno de los grandes villanos de la historia de la literatura, y me he reído a más no poder con alguno de los personajes más entrañables y obsesivos que me he topado en mucho tiempo. Y es que si en algo es un maestro Dickens, es en su finísimo humor, un humor que mezcla sutilmente con la trama dando un respiro a los momentos tensos o dramáticos y frescura a los agradables y festivos.

No voy a caer en el tópico de que no le sobra ni una palabra, porque considero que quizá está alargada en extremo, haciendo que alguna de sus partes se vuelvan redundantes y repetitivas, pero Dickens, era un monstruo narrativamente hablando, su escritura no es densa ni compleja, narra de una manera tan ligera y tan agradable de leer, que se te olvida.

Publicada por entregas a mediados del siglo XIX y llena de guiños autobiográficos del autor, quizá no sea la mejor de sus obras, pero desde luego es notable, de hecho Dickens llegó a comentar, que de sus novelas, era su predilecta, su “hijo favorito”. Bajo mi punto de vista, quizá no sea apta para todos los públicos, se debe ser consciente que uno se embarcará en un viaje contemplativo y sosegado de larga duración, y hay a quién quizá le gusta más coger el avión.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Sara_BookishCabaret
 10 November 2020
El argumento es una vida. Desde el nacimiento hasta la madurez de David Copperfield. Una vida excepcional, desde luego. Empezando por las circunstancias que rodean su nacimiento, la desastrosa y torturada infancia, el verano en el mar con los Pegotty, el espantoso internado, el trabajo en la infancia, la fuga hacia la tía Trotwood y a partir de ahí el crecimiento, la perseverancia, el desengaño, el matrimonio, los errores, la pérdida, el reconocimiento…

Pero lo que hace de David Copperfield algo gigantesco y maravilloso no es su buen hilo argumental, son sus personajes, vidas y más vidas que acompañan a David en toda la peripecia: Los Murdstone, pura inquisición, Agnes tan ¿Agnes?, los húmedos Heep, los Micawber -inagotables, vivos-, Dora+Jip (el perro con más babas de la historia de la literatura), Emily tan absolutamente humana e imperfecta, los fabulosos Pegotty, Betsey Trotwood (mataré burros por ti), mi amado señor Dick (merecía más páginas), Traddles al que dan ganas de morder para ver si sabe a tarta de manzana caliente, Steerforth...con ese tufo oscuro y cínico, la enana Mowcher y su declarado “Sobreviviré “, Rosa Dartle- Miss cromosoma chungo de este novelón-, y más…y tantos.

Dickens construye personajes eternos, que entran dentro de la mente y se quedan como referentes, como recuerdo, como inspiración y hasta explicación de nuestra propia experiencia. Están. Los ves. Sólo en el caso de los personajes “angelicales” Dickens no me convence y me provoca cierto hastío, Agnes me provoca incredulidad y aburrimiento, es necesaria en el argumento pero ¿por qué la mujer descrita como perfecta ha de ser tan plana, aburrida, sin una sola debilidad o extravagancia?

Por otra parte rompo una lanza por el señor Micawber del que ya he leído unas cuantas veces que ha resultado cansado o poco creíble. Micawber es el que sigue empujando el mundo cuando el mundo se detiene, es la ilusión incombustible, el renacimiento y la fe, es un soñador y es necesario. Su imagen marinera partiendo hacia Australia me llenó de emoción, ese vivir del todo.

Y por supuesto Betsey Trotwood , esa querría ser yo. Una fuerza de la naturaleza en posición de firmes ante lo que haya de venir. No puedo evitar comentar que la parte de los burros me ha parecido una de las mejores, más divertidas y extravagantes escenas del libro. Una gozada.

Querría dedicarle un par de líneas al señor Dick, una mirada a veces clarividente en su propia sencillez. La evidencia sin adulterar. El señor Dick es la palabra del hombre sin corromper, sin egocentrismo y sin miedo a perder. Y es eso lo que le da la brillantez. Me habría gustado oírlo más.

No leer este libro es pecado literario mortal. Mi mejor lectura en lo que va de año. No ha habido emoción sin remover en su lectura. ‘David Copperfield' es un universo en sí mismo. Con razón decía Tolstoi que Dickens era el mejor narrador del XIX.

Fabulosa traducción de Miguel Ángel Pérez Pérez
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Zairamec
 25 February 2021
Leer a Charles Dickens es encontrarse con el amor, con la amistad, con la familia. Sus libros, más allá de la crítica social, están adornados con escenas hogareñas; sus historias se meten en las casas de los protagonistas y acompañan las alegrías de los desayunos, los enternecedores diálogos de los almuerzos y las tragedias de las cenas. Nos hace emocionarnos con la dicha de un nacimiento y nos hace llorar cuando algún miembro se convierte en ángel y abandona su hogar.

Su obra tiene dolor, llanto y pérdidas materiales y personales, la sombra de la desgracia siempre esta presente, pero también nos enseña que cuando la suerte te busca tiene que encontrarte trabajando, por eso sus personajes son esforzados y valientes; Charles Dickens hace una oda constante a la disciplina y a la recompensa que viene cuando se persevera hasta el final, no siempre el resultado es color de rosa, a veces solo era lo esperado, mostrándonos que aun cuando el panorama es oscuro siempre existe la luz de la esperanza.

David Copperfield es entre sus libros el que se considera más personal y tiene un tinte autobiográfico, cada personaje significó algo en la vida de Charles Dickens, fueron familiares, conocidos o personas que en su camino lo ayudaron a ser el escritor que llegó a ser; su pluma nos lleva a través de la histori a de un niño que vive en la alegría de la inocencia hasta que le es arrebatada por esa maldad que a veces se apodera de las personas para hacer sus fechorías. Deambula por el mundo sin tener nada, hasta que un día, su vida da un giro que lo ayuda a crecer como ser humano y como profesional, pero en esos ires, venires y trajines, pasa por momentos de gozo, de crecimiento, de retrocesos, de angustia y de dolor. A veces lo pierde todo y luego lo recupera en un círculo que se repite a través de la historia y de todos los personajes.

La casualidad se convirte en un elemento narrativo que beneficia en ocasiones a David, pero en otras, se convierten en baches que le hacen debatir el sentido de su existencia. David Copperfield es una historia de la vida misma, una historia que podría ser la tuya, la mía o la nuestra.

La prosa de Charles Dickens no es para todos, es catalogada como una prosa púrpura que hace referencia por un lado, al famoso manto púrpura de los emperadores Romanos como símbolo de majestuosidad y poder, y por el otro, a la tela de este color que era costosa y no accesible a toda la población y era usada en forma de parches en la ropa como símbolo de riqueza, así este recurso se presenta con oraciones y frases adornadas con metáforas y adjetivos que la saturan de emociones donde el lector, a veces no alcanza a procesar, pero a diferencia de los parches, no esta aparentando nada, simplemente es así, llena de suntuosidad que puede darnos la impresión de ser muy cargada y hacer muy lenta la lectura, inclusive, terminas releyendo fragmentos porque temes no haber comprendido la descripción y la intención del escritor. A título personal la disfruto mucho, me gusta navegar por sus adjetivos y sus enumeraciones, mi corazón se deleita con cada una de ellas; no me considero muy romántica, pero Dickens con su forma de escribir se convierte en la perfecta ambrosía para mi alma deseosa de sentir.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (23) Ver más Añadir cita
KeokiKeoki19 November 2022
–¡Cállese de una vez, señor! –exclamó mi tía, muy agitada–. ¡Ni se le ocurra decir eso! No estoy nada nerviosa. Si es usted una anguila, señor, compórtese como tal. Si es usted un hombre, ¡controle sus brazos y sus piernas! ¡Dios mío! –añadió, furiosa–. ¡No permitiré que una especie de serpiente... o de sacacorchos... me saque de mis casillas!
Comentar  Me gusta         190
KeokiKeoki10 October 2022
...y si el mundo era tan redondo como afirmaba mi libro de geografía, ¿cómo podía ser tan llana una de sus partes? Aunque quizá Yarmouth estuviera situado en uno de sus polos, y eso lo explicaría todo.
Comentar  Me gusta         200
CarmenMCarmenM20 September 2019
Conozco ya lo suficiente el mundo para haber casi perdido la capacidad de sorprenderme demasiado por algo; pero sigo aún sin comprender con qué facilidad me abandonaron a tan corta edad. Me cuesta creer que nadie intercediera por un niño inteligente, observador, perspicaz, apasionado, vulnerable y sensible. Sin embargo, así fue.
Comentar  Me gusta         50
CarmenMCarmenM19 September 2019
¡Ah, cómo la amaba! ¡Qué feliz sería (pensaba yo) si estuviéramos casados y pudiéramos vivir juntos en algún lugar! Entre los árboles, en medio del campo, sin envejecer jamás, sin aprender nada nuevo, siempre niños, caminando de la mano bajo el sol, a través de prados floridos, apoyando nuestras cabezas en el musgo, al caer la noche, y entregándonos a un sueño muy dulce, repleto de paz y de pureza, hasta el momento en que los pájaros nos enterraran, después de nuestra muerte.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         30
marquez2393marquez239312 September 2021
La amé... Y todavía amo su recuerdo...demasiado...como para poder hacerle creer que soy feliz.Solo podría ser feliz...olvidando me de ella...pero no podría soportar que le dijesen que yo había dicho eso.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Charles Dickens (10) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Charles Dickens
Bergareche conversa con la escritora Laura Ferrero sobre los personajes de la novela, las inercias de la vida y cuán difícil es dejar ir aquellos que amamos y fuimos en el pasado.
Diego y Claudia ultiman los preparativos de la fiesta de inauguración de su casa en Menorca. Pocos días antes del evento, mientras pasea con su familia, Diego reconoce en una terraza a una extranjera con la que había coincidido en un festival en Estados Unidos. Esa mujer, cuyo nombre Diego desconoce y a la que lleva veinte años sin ver, le ayudó a superar un suceso traumático. Diego quisiera saludarla pero no se atreve, porque entonces tendría que contarle a Claudia cómo se conocieron. Intrigado, se las ingeniará para verla de nuevo en un encuentro que quizá le cambie la vida.
Tras el éxito internacional de Los días perfectos, Jacobo Bergareche regresa a la novela con una emocionante historia que ahonda en la pasión, en la pérdida y en la fuerza del recuerdo. Un libro en el que despliega todo su talento narrativo y que lo confirma como uno de los escritores más prometedores del panorama literario español.
«Una ‘nouvelle' redonda y elegantemente escrita sobre lo que Charles Dickens podría llamar "el sólido fantasma de las relaciones pasadas.» Sergio Vila-Sanjuán (Cultura/s - La Vanguardia)
«Un ejemplo de cómo se conquista el nirvana, se pierde, se añora y de cómo los convencionalismos nos atenazan. (...) No hay artificios y sí buenos materiales: una historia y prosa trabajada. Es un libro de esos que los personajes te acompañan durante mucho tiempo. » Jose María de Loma (Abril, El Periódico de España)
+ Leer más
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre "Canción de Navidad"?

Su trama cuenta la historia de un hombre avaro y egoísta llamado:

Ebenezer Scrooge
Evaristo Scrooge
Ebenezer Lennox Scroggie

7 preguntas
41 lectores participarón
Thème : Canción de navidad de Charles DickensCrear un test sobre este libro
.._..