InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8420663077
160 páginas
Editorial: Alianza (07/11/2011)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 177 calificaciones)
Resumen:
Magnífica adaptación ilustrada del gran clásico de Dickens donde el avaro cascarrabias Ebenezer Scrooge se enfrenta a los fantasmas de sus navidades pasadas, presentes y futuras en una trepidante Nochebuena que lo cambiará todo en su vida.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (81) Ver más Añadir una crítica
rafaperez
 22 December 2022
Debido al alto uso que hemos hecho estas fechas de la obra de Dickens, andaba dándole vueltas a la reseña, a enfocarla de un modo distinto, en definitiva, en busca de la piedra filosofal.

Y en estas mi hija (11 años) me ve librito en mano y dice...ah, Dickens ( el apellido pronunciado en un perfecto inglés y con tonito de papá eres tonto) sí, lo hemos leído en clase hace unos días, claro en versión original (tonito de tú de inglés ni jota)

Ya, claro versión original (adaptada, pienso) y dime angelito mio, cuéntame la historia...

"Pues cuenta la historia de Scrooge (se sabia el nombre de pila y acentuado repelentemente) que es un hombre amargado, tacaño, vamos como tú en los días raritos ( 🤨🤨🤨🤨) que odia la Navidad al que se le presentan cuatro fantasmas.

El primero, su antiguo socio y único amigo Jacob Marley, que le anuncia la llegada de otros tres, que son, navidades pasadas, presentes y futuras.

Gracias a estos fantasmas puede ver su infancia y en que se ha convertido y que pasará de seguir así. El final no te lo cuento porque seria spoiler pero...
Te vendría bien leerlo ( 🤨🤨🤨🤨)
¿Ponemos el arbolito?"
¡Tres!
¡Hemos puesto tres!

Y aquí ando cantando villancicos y tocando la pandereta con gorro de papa noel y espumillón hasta donde no debería haberlo.

Decididamente Beita tiene razón y el cuento tan destrozado en películas, series, teatros y libros "adaptados" no se puede enfocar de una forma distinta, menos aún alternativa. Es lo que es. Blanco y en botella.

Sí rezuman las diferencias de clases sociales, que mi "simpática" retoña no menciona en su análisis y podría ahondar de forma más profunda en el espíritu del relato, pero lo ha dejado tan rotundamente claro que no es necesario añadir nada más al respecto.

Situándonos en la época que fue concebido amén de su excelente prosa, el inglés derrocha originalidad a raudales convirtiendo esta pequeña genialidad en algo que perdurará generación tras generación con independencia del formato en el que se conserve.

Si la comunidad política que nos gobiernan (a cada cual en su lugar) tomara nota otro gallo nos cantaría, aun cuando el texto dispara a un cambio más individual.

Excelente obra de Dickens, releído y disfrutado como una golosina. Zasca incluido.
Nada más, voy a montar el belén.

Pero mira como beben los peces en el riooooo...
pero mira como bebe el que está montando el belén...

¿Feliz Navidad?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         3823
Alarios
 23 January 2024
Todos conocemos Cuento de Navidad (en singular) o lo que es lo mismo Canción de Navidad. Por enésima vez me lo releí en septiembre cuando comencé a escribir La Navidad de los ambulantes. de casualidad supe que este clásico de Dickens forma parte de una antología de cinco novelas cortas; y así conocí las cuatro restantes: Las campanas, El grillo del hogar, La batalla de la vida y El fantasma y el Hechizado. El autor las escribió en años sucesivos debido al éxito tuvo la historia de Scrooge, el pequeño Tiny Tim o la visita de los tres espíritus. En principio no comprendí por qué no tuvieron la popularidad del clásico, hasta que leí la antología. Hice el pedido en Casa del Libro y recogí en unos días esta edición de Alianza Editorial. Cabe destacar la presentación, pues venía plastificado y con un lazo dorado; como si en un lugar de un libro más que se vende fuera un regalo; así lo percibí.

Como ya conocemos la primera novela, vamos a reseñar las cuatro mencionadas. de hecho, me salté Cuento de Navidad. No quiero saltarme un detalle que, por banal que parezca, al final veréis que cuenta una historia en sí misma. Canción de Navidad se dividió en cinco partes que se nombraron como «estrofas». Vamos por a esas cuatro en una y ¡alerta spoilers!:



- Las campanas

La historia comienza con Trotty, un anciano recadero que vive con su hija Meg, quien está prometida con Richard; aunque la relación no es bien avenida por Trotty. Este, ante las noticias en las que se atribuye el aumento de la delincuencia a gente de clase trabajadora, acude al encuentro del parlamentario apellidado Bowley, en compañía de personalidades como un concejal y un juez de paz. El parlamentario, reconocido como un paternalista para los pobres, ostenta que está al corriente de pagos y reprende a Trotty porque debe unos chelines en la tienda de comestibles regentada por los Tugby. Por otra parte, Bowley se elogia a sí mismo por su caridad hacia los desfavorecidos.

Trotty regresa a casa convencido de que los pobres son unos desagradecidos ante la caridad de los ricos y que, por ello, no tienen cabida en la sociedad. Por el camino se cruza con un campesino que ha sido acusado de vagabundeo con su sobrina, la pequeña Lilian. Trotty le previene de que vaya a pedirle ayuda al concejal y compañía y le invita a su casa para ocultarlo y compartir lo poco que podían permitirse para cenar. Trotty quiere callos, pero le aconseja que no es sano para él —esto parece irrelevante, pero veréis que al final se convierte en un detalle que aporta fuerza—. Conversando con Meg, tanto el campesino como su padre procuran hacerla recapacitar para que se olvide de Richard. Ella se encariña con Lilian y de esa forma paliar el dolor que le supone dejar a su prometido.

Es Nochevieja y Trotty oye las campanadas. Sube al campanario y allí se encuentra con los espíritus de las campanas y sus ayudantes, los duendes. le reprenden porque ha perdido la fe en el progreso de los hombres; mayormente en los de su clase. le comunican que ha caído desde la torre y el que sigue arriba es su espíritu. Pero aún siendo un espíritu debe recapacitar y para ello le ponen visiones en donde Richard es un alcohólico, Meg se casa con él para ayudarle, pero al poco su marido muere y queda sola con el bebé. El campesino es arrestado varias veces por vagabundeo. En unos de los periodos en libertad conoció al bebé y se asombró al ver que era la viva imagen de Lilian. La ya joven Lilian se hunde a los pies de Meg y entre lágrimas suplica que la perdone. Después llegó el señor Tugby a reclamarle el dinero del alquiler, pero lo que obtenía de la costura apenas le alcazaba para subsistir. Pero el casero solo veía la deuda y, fruto de la irritación, le dijo a la pobre Meg que mejor sería que se quitara de en medio si no valía para nada. Tomó en brazos a su bebé y marchó al río. El espíritu de su padre le rogaba a los de las campanas que cesara tal tormento como ver a su hija, hundida en la miseria, tomar en consideración las palabras de Tugby. Y entró en el agua, con el bebé en brazos. Su padre implora, asegura a los espíritus que ha aprendido la lección.

La misma historia deja la incógnita del sueño de Trotty o en verdad tuvo esa visión como un espíritu en el campanario. Se ve en un casa y su hija Meg le vuelve a recordar que no debe comer callos. Ella no entiende por qué su padre la abraza con tal efusividad. Llega Richard y Trotty bendice su relación. al día siguiente, en Año Nuevo, tal y como estaba previsto, Meg y Richard se casaron. Hasta los señores Tugby fueron invitados y, por supuesto, con las deudas perdonadas.

Esta novela se dividió en los cuatro cuartos que da un reloj cada hora.

Reconozco que he variado los tiempos verbales (intercalando pasado y presente) pero como experimentación me gusta el efecto. Respecto a los comentarios de esta primera me parece espectacular la recreación de la situación, sobre todo social, de la era victoriana. Era lo que Dickens denunciaba en sus obras. En nuestros días nos sirve parar volver la mirada a este pasado y observar cuánto hemos progresado y lo que nos queda. Pero parece que a algunos les vendría bien leer a Dickens. Aprovecho para mostrar una noticia que debería ser propia de la ficción y de la era victoriana. Solo lo pongo como ejemplo y lo dejo a vuestra interpretación, sin ánimo de entrar en cuestiones políticas.

Hace unos años el Ayuntamiento de Alicante emitió una ordenanza en la que se sancionaba, junto con ciertas prácticas, la mendicidad. Me recordó al señor Scrooge cuando llegaron a su despacho dos señores a pedirle un donativo para los pobres, a lo que respondió «¿No hay suficientes asilos?». En lo personal he tratado con mendigos y he aprendido mucho de ellos; por supuesto en lo que respecta a los albergues. Pero eso daría para una reflexión.



- El grillo del hogar

Esta historia comienza con la vida hogareña del trajinero, John Peerybingle y su esposa, Dot. Se cuentan cómo les ha ido el día y a veces Jhon le pide a su esposa que le encienda la pipa, ya que aprecia lo bien que lo hace. En el hogar está el grillo protagonista que en verdad es un espíritu que actúa como ángel de la guarda.

Un día reciben la visita de una anciano que pide asilo; lo que el matrimonio le concede. Más tarde visita el hogar el juguetero Caleb con su hija cieguecita (así se refieren en el libro), Bertha. A propósito de esta niña, cito una escena que me llamó la atención. Son esas citas memorables en un libro, los pequeños y a la vez grandes detalles:



«—Anoche, cuando me acosté, puse el arbolito de usted muy cerca de mi almohada y soñé con él. Y al despuntar el día y el maravilloso sol rojo… ¿Es rojo el sol, padre?».



De toda la antología, esto me partió el corazón. Además, muestra la esencia de esta historia. Ella no conoce más mundo que el que su padre le describe y un color para Bertha es una palabra. Sin duda nos hace reflexionar, en primer lugar, para apreciar algo tan cotidiano como es la visión y en contraparte empatizar con las personas invidentes. Pongo este ejemplo, como podría poner otro semejante como el caminar o el vivir bajo un techo. Dickens también reivindicaba el trato hacia las personas discapacitadas.

Después, como en los cuentos acumulativos, llega el jefe del juguetero, el avaro y repelente señor Tackleton. Tanto que con naturalidad considera a Bertha una pobre idiota por ser discapacitada. Hablan del hijo de los Peerybingle que años atrás emigró a América y, a falta de noticias, lo dieron por muerto. Este joven, Edward, mantuvo una relación con May, quien en el momento se prometió con Mr. Tackleton. Pero a May no se la ve muy convencida. Lo que pretendía ser una comida tranquila, subió de tono gracias a la amargura de Mr. Tackleton. Ve a los anfitriones de la casa demasiado tranquilos y no quiere que se queden sin su problema; como él acababa de tener con May. Así que el buen señor le confiesa a Jhon que su esposa le engaña y ella reconoce que, a pesar de la vida hogareña, no siente por Jhon el amor que le gustaría. Este se retira y Mr. Tackleton lo lleva a que mire a través de una ventana al anciano que se quitó el disfraz y se descubrió como un apuesto hombre. Los amantes se besaron.

Todo parecía volver a la calma. Jhon estaba sentado en el sillón en el que solía fumar la pipa que le encendía Dot. Ella se le acercó para acariciarle, pero él rehusó. Sollozando se levantó, cogió la escopeta y entró en la habitación del inquilino. Jhon juró que un demonio lo poseyó y esa bestia actuaría por él. Una parte quería que el inquilino huyera y la otra matarlo en la cama. El grillo del hogar chirrió y Jhon volvió en sí. El grillo se reveló como el espíritu que guardaba el hogar. le alentó al trajinero que luchara por su esposa, puesto que sabía que nunca dejaría de amarla.

Jhon fue puesto a prueba. Dot le hizo entrar en razón al decirle que todo ocurrió en su mente y que nunca dejó de quererlo. El anciano era un hombre disfrazado, pero, en lugar del galán que Jhon imaginó, resultó ser Edward que volvió de América y que, además, se enamoró de May. Aprovechando el desinterés de esta por Mr. Tackleton, momentos antes de su boda, se casaron en secreto. El juguetero se enteró y apareció en el convite. Embriagado por el ambiente festivo, reconoció que May merecía a alguien mejor como Edward y el mismo Tackleton bendijo a los recién casados.

Esta novela se dividió en los tres chirridos del grillo. Observamos que el número de partes iba decreciendo y con la siguiente veréis por qué.



- La batalla de la vida

La historia se sitúa en un pueblo emplazado en el lugar en el que antaño aconteció una batalla. La cual supuso un lema para la localidad y los mismos habitantes la comparan con esas batallas particulares que todos, máxime los desfavorecidos, conocemos de primera mano. Quién no hace malabares con lo que va quedando del sueldo para comer todos los días y procurar que el banco no te devuelva los recibos.

En una casa cualquiera de ese pueblo viven dos hermanas, Grace y Marion, con el bonachón de su padre, el Dr. Jeddler. Él es el clásico patoso que más que con estrella nació estrellado. Dickens nos presenta esos golpes de la vida de manera cómica. Tiene un asistente, Alfred, que está prometido con la menor de las dos hermanas, Marion. Este tiene que marchar a terminar sus estudios fuera. En su ausencia le encomienda a su amada que cuide de Grace.

Aquí se nos presenta a otros personajes que, como en una novela de enredos, sus tramas concurrirán con las de los protagonistas. Tenemos a los abogados Snitchey y Craggs, cuyas disputas se ven opacadas por el chisme que les trae Clemency, una sirvienta del Dr. Jeddler. Un conocido de los abogados, el libertino Michael Warden, se ve a escondidas con Marion aprovechando la ausencia de Alfred. Ya sabemos con qué intenciones. Marion se muestra muy simpática con Warden; tanto que se fuga con él, además, el mismo día en el que Alfred regresa. Sobra decir en qué estado queda su padre y su hermana.

Seis años después, Clemency se casó con su novio y el que fuera también sirviente, Britain. Les fue tan bien que dejaron la casa del doctor y montaron una taberna. Grace apoyó al desengañado Alfred y tal relación fructificó que también se casaron. Es curioso que, a pesar de todo, a su hija le pusieran «Marion». Es en el cumpleaños de la chiquilla cuando Grace le confiesa a su esposo que siempre supo los motivos por los que Marion se fugó con su amante. Pero antes de que pronuncie una palabra, la propia Marion aparece y confiesa que todo fue una farsa. Les hizo creer que se fue con el amante para que Grace se enamorara de Alfred. En todo ese tiempo estuvo viviendo en casa de la tía Martha. A los demás no les cuesta perdonar a Marion, excepto su padre. Aparece Warden y le pide matrimonio a Marion. Es entonces, en la pedida al doctor, cuando él la perdona y bendice a la pareja.


El éxito de estas novelas fue decreciendo. Esta, en concreto, fracasó. Como vemos aquí ya no hay ni espíritus ni Navidad; ni siquiera se considera la novela social tan presente en el autor. Podríamos encasillarla en el género de enredo y romance. En lo personal admito que se me hizo pesada porque esperaba el componente de la maravilla; ese tono mágico y hasta infantil. Pienso que lo mismo esperarían los lectores en 1846, cuando se publicó. En el primer día se vendieron 20.000 ejemplares, pero tan pronto como los lectores se sintieron desengañados y corrieron las reseñas negativas, en pocos días las novela llegó a caer en el olvido.

El propio Dickens admitió que se estaba cansando de publicar la novela navideña cada año; ello unido a que estaba centrado en su obra maestra y autobiográfica, además, David Copperfield. En comparación con la primera, que la dividió en cinco estrofas como si fuera una canción, aquí y en adelante en tres partes. al año siguiente ya no publicó.



- El hechizado y el trato con el fantasma

Dickens no quería terminar esta serie de novelas con el fracaso de la anterior; menos dejar decepcionados a sus lectores. Con esta, que publicó el 19 de diciembre 1848 (efemérides significativa, pues se cumplía un lustro de la publicación de la primera), quiso poner el broche de oro con una historia que recuperaba, no tanto como Canción de Navidad, pero al menos en parte esa ambientación propia de las fechas. Y como novela social, aquí puso en énfasis en el verdadero espíritu navideño, más allá del arbolito o el pavo en la cena.



La historia comienza con un profesor de química, el señor Redlaw, que vive amargado por tantas penurias que soporta y tantas traiciones por parte de los demás. al igual que el viejo Scrooge, también odia la Navidad. Su conserje, William, le lleva la cena y junto con su mujer, la entrañable Milly, y el viejo Philip, conversan acerca de los recuerdos dolorosos a flor de piel en esas fechas. El anciano procura hacerle entrar en razón al profesor para que aprenda a convivir con el pasado, por mucho que duela, pues de esa forma apreciará los pequeños placeres de la vida y podrá ser feliz. Por otra parte, Milly cuenta que la familia Tetterby acogió a un estudiante desamparado. El profesor se presta a ayudarle, pero ella le dice que el estudiante no quiere ni verlo. En otro orden, la mujer cuenta que acogió en su casa a otro desamparado, esta vez un niño que, según dice, lo ha parido una bestia salvaje. Hay algo extraño en ese niño; algo que hipnotiza.

Una noche se le aparece un espíritu que no es más que el suyo; como si el alma se hubiera desdoblado y ese clon hubiera transcendido de su cuerpo; el otro yo tan familiar para todos. El señor Redlaw presenta un aspecto descuidado porque no se quiere ni a sí mismo; por lo que se ve reflejado en el espectro y le impacta. No sabe o, no recuerda, que el espectro ya lo visitó en momentos de su pasado, como cuando sus padres lo abandonaron. Es ahora cuando reconoce su pesimismo y rememora ese pasado. El espectro le ofrece borrar sus recuerdos, pues en ellos está esa hiel que le hace ser alguien despreciable. Borrar la memoria es para pensárselo. al final accede y cierra el trato con el fantasma. Escucha un grito. Cuando acude se encuentra con el niño salvaje; y salvaje, porque nunca ha conocido el amor y la caridad.

Creyendo que con el olvido sería alguien afable, el ahora hechizado siente rabia, aunque, al no recordar, no sabe qué la causa. Como el rey Midas que convertía en oro todo lo que tocaba, los que se relacionaban con el hechizado percibían esa rabia que además les trasmitía; comenzando por William. Este le acompaña a la casa de la familia Tetterby que encarna el hogar rezumante de amor… hasta que aparece Redlaw. Y allí se encuentra con el estudiante, enfermo, que en verdad es su sobrino. Tras enterarse, le desea la muerte. El sobrino, consciente del don, desea que el fantasma lo revoque. El estudiante también cae presa del don; lo que descubre con la visita de Milly. Quiera o no, el chico la trata mal. Milly cuenta con la salvedad de que no ha mantenido contacto con el profesor; por lo que permanece inmune.

En todo momento el niño salvaje persigue al profesor, como la miseria encarnada de la que no puede escapar. Va tomando consciencia de que amarga a quienes se cruzan en su camino e implora revocar el don; más cuando se encuentra con el conserje discutiendo con su padre; más cuando el anciano comienza a perder la memoria; lo que más apreciaba. Se resigna y, si no puede salir de ello, al menos pide al fantasma que no se encuentre con Milly, la última persona a la que podría contagiar. Y como vimos en los finales de las anteriores, cuando el protagonista no puede más, cuando el fantasma se asegura de que ha aprendido la lección, revoca el don. El profesor es otra persona que aprende a convivir con los recuerdos amargos del pasado y valora las pequeñeces del día; el que en ellas esté la felicidad y que estas den el sentido a la vida. Como en todos los finales felices, se reúnen para celebrar la Navidad.



Es un detalle para apreciar el que en esta titulara las tres partes como si fuera capítulos. Aprovecho para aclarar que las novelas cortas se dividen en partes y no en capítulos. Dickens pensó en sus lectores que protestaron el año anterior al quedarse sin su novela navideña. El autor siguió publicando, aunque relatos y en revistas; como solía hacer incluso con novelas de envergadura. Eso hizo tras la publicación de El hechizado con David Copperfield, cuyas entregas fueron saliendo entre 1849 y 1850. al año siguiente se publicó la presente antología.

Y, antes de terminar, a groso modo, es de valorar esa lectura fluida. Son 569 páginas que se devoran; incluso La batalla de la vida, una vez la comprendes como una buena novela romántica. Dickens, para su época en la que frases pomposas era señal de escritores prestigiosos, escribía con un estilo de directo; para que fuera comprendido por todos. Y ya que hablamos de una edición, en español en este caso, se agradece encontrarla sin erratas y menos errores garrafales; buen tamaño de letra y, cómo no, la traducción que nos posibilita que estos clásicos de la literatura universal lleguen a nosotros.

Primera página de la batalla de la vida en la que podéis valorar desde el tamaño de letra hasta la maquetación, pasando por ese estilo directo que os proporcionará una lectura ágil y rápida.



No olvido otro hecho que es agradecer como el respetar un original, acorde con la mentalidad de una época. Esto lo digo por las obras revisadas. Por eso he hecho hincapié en la cieguecita o algo, hoy aberrante, como es la criminalización de la mendicidad. Los lectores somos adultos, duchos precisamente en lo que nos encontramos en los libros, y no nos vamos a ofender por ciertas palabras. Sabemos diferenciar la ficción de la realidad.

Se acercan los Reyes y espero que con esta reseña os dé una idea si estáis pensando en regalar un buen libro con un buen mensaje. Y si de verdad mantenéis el espíritu navideño todo el año, o como si no, lo disfrutaréis en cualquier época. Este puede ser un buen libro para iniciarse en Dickens y descubrirlo. Él quería aportar con su obra y aún hoy, casi dos siglos después, tiene mucho que contarnos y nosotros mucho que aprender.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Geloblanco
 10 October 2022
Otro de esos fenomenales clásicos que sin haber leído conoce todo el mundo debido a la gran cantidad de versiones hechas en el cine, teatro, televisión etc, incluso los muppets (teleñecos en España) tienen una versión genial con el gran Michael Caine haciendo de Scrooge.
La historia como bien dije antes es conocida por todos. Ebenezer Scrooge es el ser más odioso, avaro e insensible que habita este mundo, pero el día de Navidad todo va a cambiar cuando aparece el fantasma de su antiguo socio Jacob Marley que le anticipa la llegada de tres fantasmas durante ese día, evidentemente aunque todos conocéis la historia no voy a contar nada más, solamente decir que merece la pena leerlo es un cuento corto que se puede leer perfectamente en un día si te engancha lo suficiente y que en el fondo aunque casi siempre se ha tratado desde el punto de vista del humor profundiza bastante en la naturaleza humana, donde cualquier persona puede ser tan mala o tan buena solo con proponérselo.
Comentar  Me gusta         2310
Homolectus
 17 December 2021
Ebenezer Scrooge es un anciano avaro y egoísta que parece despreciar todo lo relacionado con la navidad, ¿su motivo? Nadie lo conoce, pero basta con solo mencionar la palabra para que este hombre, que lejos de causar una buena impresión en los que lo rodean, se descomponga y refunfuñe sobre el tema.

Todo cambia durante una Nochebuena, cuando luego de volver a su solitaria casa recibe la visita del fantasma de su otrora colega Marley quién en un acto de compasión hacia Scrooge y con el fin de salvarlo de un destino muy similar al de él a causa de su avaricia y codicia, le advierte que recibirá la visita de tres fantasmas que evitarán que sufra el mismo destino de su colaborador.

La aparición de estos tres fantasmas es el hilo conductor de la historia, en donde Scrooge acompaña a cada uno de ellos a evocar momentos muy puntuales del pasado, presente y futuro de la fiesta decembrina. Todo esto con el único fin de ablandar el corazón del viejo Scrooge y darle una segunda oportunidad, no solo con su actitud frente a la navidad, sino también en lo que concierne a lo que le queda de vida.

La historia —presentada en forma de cinco estrofas— es un ejemplo interesante de su época: es una novela realista del siglo XIX (que en Inglaterra atinó a llamarse novela victoriana), que aborda temas reales, con historias bastante verosímiles sin necesidad de ser hechos históricos y con diálogos con un lenguaje de uso habitual. Junto a esto están los rasgos del romanticismo y de lo gótico que presenta la obra: la presencia de seres sobrenaturales y la forma en la que Scrooge interactúa con ellos. Estos elementos forman una dupla muy interesante en la historia y permiten que funcione de una forma impecable. Es muy ingenioso cómo Dickens abordó los temas que más lo inquietaban y que fueron recurrentes en su obra y le daba el toque justo de fantasmagórico y navideño a la historia.

Quedé encantado con las descripciones que ofrece la historia, especialmente con dos: la del mismo Scrooge y la del mercado de la ciudad. Ambas son extensas y bien detalladas, la primera logra que uno deteste al personaje, que sienta el frío y hasta un poco de miedo con su presencia. En la segunda se logra imaginar la actividad del lugar, sus personajes, los puestos e incluso imaginar el bullicio propio de un lugar del tipo. Siempre he pensado que un buen escritor debe ser bueno en sus descripciones y en esto es muy bueno Dickens.

Si bien la trama de la historia está centrada en el viaje de Scrooge junto a los fantasmas de la navidad, en ella se cuela la preocupación por la crueldad de la pobreza y la ignorancia, dos de los temas recurrentes en la obra de Dickens. En esta ocasión se presentan con el fin de mostrar el lado del “malo del cuento”, de mostrar la forma en que el avaro y codicioso de Scrooge ve el mundo mientras sus más cercanos pasan las premuras cotidianas de una vida lejos de tener lujos. Quizás es este mismo golpe de la realidad victoriana lo que marca el cambio de actitud del personaje al final del viaje y su forma de ver la vida luego de su encuentro con los cuatro fantasmas aquella noche antes de navidad.

El narrador es otro elemento bastante interesante en la historia, pues es extremadamente cercano al lector desde el principio. Luego de dejar bien claro que Marley está muerto hace más de siete años —algo realmente importante por el movimiento literario del que hace parte la obra— es frecuente encontrar pasajes en los que se refiere directamente al lector y hace referencias al contexto en el que se desarrolla la historia y la realidad más inmediata de los primeros lectores. Esto establece un diálogo bastante interesante de la obra con el lector y procura dar un tono de cercanía que el frío de la naturaleza de Scrooge y la época del año no son capaces de dar.

A Christmas Carol hace parte de una serie de obras sobre la navidad que ayudaron a reavivar la celebración en la Inglaterra del siglo XIX luego de que el Puritanismo del siglo XVII intentara sacar todo rastro de costumbres católicas de la iglesia de Inglaterra. Con este reavivamiento de la celebración vino también la introducción de la costumbre alemana de poner un árbol en cada casa y decorarlo con motivo de esta celebración —costumbre con orígenes paganos— que pronto se popularizó bastante tanto en Inglaterra como en otros países y que llega hasta nuestros días.

Esta es la primera vez que leo la historia y si bien las dos adaptaciones que he visto de esta: la de Los Muppets de 1992 y la que hizo Disney del 2009 en animación digital, acá me encontré con un dato que me gustó mucho conocer: El fantasma de la navidad presente es la figura de Papá Noel que se tenía en la época. Una figura que, claramente, dista mucho de la que tenemos en la actualidad que tan fuertemente está influenciada por la imagen que Coca-Cola Company le dio al personaje en los años 30 para su campaña de “el espíritu de la navidad”.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
oscarseron
 27 December 2021
En esta antología de cuentos con temática navideña que Alba editorial reúne, 38 en total, aparecen grandes clásicos de la Literatura Universal como puede ser “Canción de Navidad” de Charles Dickens. Con ello podemos observar que los autores son grandes escritores de todas las corrientes artísticas y de todas las grandes lenguas mundiales.
Pero empezando por el principio, el primer relato de los hermanos Grimm, aunque no sea propiamente navideño, si nos deja el regusto de estas fiestas, y especialmente una gran enseñanza: si das lo poco que tienes, recibirás grandes ayudas cuando lo necesites. Es decir, la generosidad siempre es recompensada.
Con el segundo, nos adentramos en las inseguridades que nos traen el futuro y los recuerdos que tenemos del pasado. Parecido a la moraleja que nos presenta el tercer cuento, la decepción por lo no conseguido y la esperanza en mejorar, para bien, en el nuevo año.
Seguidamente se puede leer el clásico de los clásicos, o el más conocido y versionado hasta la saciedad, “Canción de Navidad”, donde se critica a la Sociedad de la época vistiéndolo de un cuento sobre el cambio de mentalidad de un avaro empresario.
Como todos los relatos versan sobre la Navidad, uno de los argumentos para comparar la manera de afrontar estas fiestas es mirar las distintas tradiciones que están recogidas, siendo muy diferente entre las literaturas contenidas entre los relatos de la antología. Siendo los anglosajones más recogidos a la hora de expresar sus sentimientos y buscando siempre una enseñanza moralizante.
Mientras que los germanos, con relatos más tristes y lóbregos enseñan a vivir en recogimiento y buscando a Dios siempre pensando con nostalgia en épocas pasadas.
Los autores rusos son más de criticar las costumbres imperantes en su sociedad, donde prima el puesto social sobre la buena o mala condición del individuo.
Por último, en la tradición mediterránea, se evoca la devoción de estos países hacia las fiestas religiosas, pero sin dejar por ello de criticar los actos hipócritas del clero y congregaciones religiosas.
Igualmente, según la época en que fuese escrito, refleja las inclinaciones de la Sociedad de su tiempo y de los distintos estilos artísticos, por ejemplo se distingue las características propias del Romanticismo y su visión gótica de la Historia. O del inicio de las luchas sindicales, etc.
Incluye también una breve reseña biográfica de los autores y el relato.
Lo que tienen en común todos los relatos, amén de estar ambientados en época navideña, es la enseñanza moralizante y la búsqueda de transmitir buenos sentimientos intentando que el espíritu navideño impere en los relatos, pero sin olvidar la crítica social y política a los problemas de sus respectivas épocas.
Esta colección de relatos, además de estar muy bien escogidos, presenta una cuidada edición que merece la pena poseer en cualquier biblioteca que se precie. Para los amantes de la época navideña es un clásico indispensable.
En mi caso, este recopilatorio me ha descubierto cómo ha ido evolucionando el sentimiento navideño a lo largo de los años.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40

Las críticas de la prensa (1)
Infolibre30 December 2019
Christmas Carol, conocido en español como Cuento o Canción de Navidad, es una de las historias de Navidad más famosas del mundo.
Leer la crítica en el sitio web: Infolibre
Citas y frases (38) Ver más Añadir cita
GeloblancoGeloblanco10 October 2022
Si él muere, hará bien, porque así disminuirá el exceso de población. Scrooge bajó la cabeza al oír sus propias palabras, repetidas por el Espiritu, y se sintió abrumado por el arrepentimiento y el pesar.
Comentar  Me gusta         270
roberenicediazroberenicediaz26 December 2023
Pero estoy seguro de que al llegar la Navidad -aparte de la veneración debida a su sagrado nombre y a su origen, si es que eso se puede apartar- siempre he pensado que son unas fechas deliciosas, un tiempo de perdón, de afecto, de caridad; el único momento que concozo en el largo calendario del año, en que hombres y mujeres parecen haberse puesto de acuerdo para abrir libremente sus cerrados corazones y para considerar a la gente de abajo como compañeros de viaje hacia la tumba y no como seres de otra especie embarcados con otro destino.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         70
ArielRomeroArielRomero11 January 2023
Con este relato de fantasmas he tratado de exponer el espíritu de una idea que no ha de disgustar a los lectores consigo mismos, con los demás, con la época navideña ni con el autor. Ojalá hechice sus hogares y nadie desee que desaparezca.
Su fiel amigo y servidor,
Charles Dickens
Diciembre de 1843
Comentar  Me gusta         110
meylingbruzualmeylingbruzual21 December 2022
Hay algunos seres sobre la tierra —replicó el Espíritu— que pretenden conocernos, y que realizan sus acciones de pasión, orgullo, malevolencia, odio, envidia, santurronería y egoísmo en nuestro nombre, y que son tan extraños para nosotros y para todo lo que con nosotros se relaciona, como si nunca hubieran vivido. Acordaos de ello y cargad la responsabilidad sobre ellos y no sobre nosotros.
Comentar  Me gusta         70
ciaovalentinaciaovalentina06 June 2020
Algunos se burlaron al ver el cambio que había experimentado, pero él dejó que se burlaran y poco caso les hizo, pues era lo bastante sabio para saber que no ha ocurrido nunca nada bueno en esta vida de lo que algunos no se hayan hartado de reír al principio, y, como esa gente iba a seguir ciega de todos modos, consideró que tampoco pasaba nada porque les salieran arrugas alrededor de los ojos de tanto reírse, en lugar de desarrollar la enfermedad de formas peores. A él le reía el corazón, y con eso le bastaba.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
Videos de Charles Dickens (10) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Charles Dickens
Bergareche conversa con la escritora Laura Ferrero sobre los personajes de la novela, las inercias de la vida y cuán difícil es dejar ir aquellos que amamos y fuimos en el pasado.
Diego y Claudia ultiman los preparativos de la fiesta de inauguración de su casa en Menorca. Pocos días antes del evento, mientras pasea con su familia, Diego reconoce en una terraza a una extranjera con la que había coincidido en un festival en Estados Unidos. Esa mujer, cuyo nombre Diego desconoce y a la que lleva veinte años sin ver, le ayudó a superar un suceso traumático. Diego quisiera saludarla pero no se atreve, porque entonces tendría que contarle a Claudia cómo se conocieron. Intrigado, se las ingeniará para verla de nuevo en un encuentro que quizá le cambie la vida.
Tras el éxito internacional de Los días perfectos, Jacobo Bergareche regresa a la novela con una emocionante historia que ahonda en la pasión, en la pérdida y en la fuerza del recuerdo. Un libro en el que despliega todo su talento narrativo y que lo confirma como uno de los escritores más prometedores del panorama literario español.
«Una ‘nouvelle' redonda y elegantemente escrita sobre lo que Charles Dickens podría llamar "el sólido fantasma de las relaciones pasadas.» Sergio Vila-Sanjuán (Cultura/s - La Vanguardia)
«Un ejemplo de cómo se conquista el nirvana, se pierde, se añora y de cómo los convencionalismos nos atenazan. (...) No hay artificios y sí buenos materiales: una historia y prosa trabajada. Es un libro de esos que los personajes te acompañan durante mucho tiempo. » Jose María de Loma (Abril, El Periódico de España)
+ Leer más
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre "Canción de Navidad"?

Su trama cuenta la historia de un hombre avaro y egoísta llamado:

Ebenezer Scrooge
Evaristo Scrooge
Ebenezer Lennox Scroggie

7 preguntas
41 lectores participarón
Thème : Canción de navidad de Charles DickensCrear un test sobre este libro