InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 154514494X
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform (04/04/2017)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 81 calificaciones)
Resumen:
La novela en la que late la repulsa de la sociedad burguesa y masificada y el llamamiento a los elegidos (los que llevan en su frente el «estigma de Caín») para conquistar la autenticidad y emprender la reconstrucción comunitaria de la humanidad­ traza, como reza su subtítulo, la «historia de la juventud» de Emil Sinclair, quien, en ruptura con el mundo claro y seguro de su infancia, va a la busca de su personalidad y su destino, sólo realizables en el mundo oscuro,... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (16) Ver más Añadir una crítica
libelulaVAN
 17 abril 2022
Demian, historia de juventud de Emil Sinclair - Hermann Hesse
Demian nos narra la historia de Emil Sinclair desde que era un niño de aproximadamente 10 años, su paso por la infancia y la adolescencia y el difícil camino a la madurez. Es una historia de aprendizaje, de búsqueda personal. Emil ha vivido siempre con su familia, dentro de una vida moralmente correcta, donde cree que ser bueno es lo que debe ser. Emil siempre ha vivido en lo que él llama Mundo de ensueño o Mundo de la luz, pero también nota que hay otro mundo más allá de su familia y su casa, el otro mundo, un mundo oscuro, lleno de violencia. Dos polo opuestos, como si fueran el día y la noche. Dos mundos que están muy cerca el uno del otro. El bien y el mal.
Una mentira llevará a Emil a acercarse más a ese otro mundo y durante este proceso conocerá a un personaje enigmático, Max Demian. Un chico muy inteligente, solo un poco mayor que él pero que aparenta más edad y de cual no vamos a saber demasiado de su vida. Demian llevará a Emil por un camino de autorazonamiento, destruyendo creencias y paradigmas materialistas con los cuales siempre vivió (ver versión del mito de Caín y Abel por parte de Demian).⬇️
La novela utiliza conceptos del Gnosticismo, sobre todo el Demiurgo, que para la filosofía gnóstica es una entidad, que a pasar de no ser creadora, es impulsora del universo, dándole movimiento, en este caso es denominado Abraxas. Abraxas era el nombre de un Dios, que representa el bien y el mal, una deidad adorada y representante del fuego. Sus adeptos los consideraban amable y piadoso con las personas que él consideraba buenas, y despiadado con las que él consideraba malas. Para Hesse en esta obra, Abraxas es un dios qué une simbólicamente lo divino con lo infernal, lo bueno con lo malo y la vida con la muerte.
El gnosticismo, es un conjunto de antiguas ideas y sistemas religiosos originado en el siglo I entre sectas judías y cristinas antiguas. Se enfatiza el conocimiento espiritual (gnosis-conocimiento) por encima de las enseñanzas y tradiciones ortodoxas y la autoridad de la iglesia.
Contiene Spoilers ❗❗❗❗❗❗❗❗
Consideraban que el principal elemento de la salvación era el conocimiento directo de la divinidad suprema en forma de intuiciones místicas y esotéricas. Para los gnósticos el conocimiento es parte de la esencia humana. Es un conocimiento intuitivo, no científico ni racional.
Esta doctrina era considerada hereje por los antiguos cristianos por ser considerada una práctica esotérica y alejada de los valores cristianos.
En esta obra también se muestra mucha influencia del sistema de psicoanálisis de Carl Jung sobre todo la noción de Inconsciente Colectivo y sus elementos constitutivos, los arquetipos. Carl Gustav Jung fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, fundador de la escuela de psicología analítica, llamada psicología de los complejos o psicología profunda.
Inconsciente Colectivo, término acuñado por Jung, hace referencia a las estructuras de la mente inconsciente compartida entre los miembros de una misma especie. Lo inconsciente colectivo sustentaba y rodeaba la mente inconsciente, distinguiéndolo del inconsciente personal (inconsciente freudiano) y tenía una profunda influencia en las vidas de los individuos que vivían sus símbolos y los revestían de significado a través de sus experiencias.
El inconsciente colectivo humano está poblado de instintos y arquetipos: símbolos universales como la gran madre, el viejo sabio, etc.
Los arquetipos de Jung son, de alguna forma, patrones de imágenes y símbolos recurrentes que aparecen bajo diferentes formas en todas las culturas y que tienen una vertiente que se hereda de generación en generación. Un arquetipo es una pieza que da forma a una parte de este inconsciente colectivo que es parcialmente heredado.
Por definición, dice Jung, estas imágenes son universales y pueden ser reconocidas tanto en manifestaciones culturales de distintas sociedades como en el habla, el comportamiento de las personas y, por supuesto, en sus sueños. Un ejemplo para entenderlo: existe un arquetipo de maternidad, que define de forma inconsciente como deber ser el rol de una madre, incluso en culturas muy diferentes y que no han tenido nunca contacto entre sí.
Demian y el arquetipo Self (Sí mismo):
Arquetipo de la totalidad, que une el sistema psíquico consciente e inconsciente, última etapa de formación de Sí mismo o individuación que lleva a la plenitud. Núcleo más interno de la psique. Cuando se llega a esta fase la realidad externa se unifica con la interna y lo consciente con lo inconsciente. Demian al encarnar este arquetipo le enseña a Emil a pensar por sí mismo, a ir más allá de las explicaciones tradicionales. Demian le ofrece a Emil distintos puntos de vista a lo establecido, y le ayuda a establecer el significado de lo prohibido y permitido. Además, en un par de ocasiones se nos presenta a Demian con la atemporalidad propia de este arquetipo (Cuando se lo veía completamente inmóvil o que parecía que no respiraba, o cuando se lo veía como pétreo, ancestral...)
Beatrice y arquetipo Ánima:
Beatriz (clara referencia a la Beatriz de Dante) representa al arquetipo ánima, imagen arquetípica de lo eterno femenino en el inconsciente del hombre. Imagen de mujer o figura femenina presente en los sueños y fantasías del hombre. Beatrice tiene la función de devolver a Emil a su propio mundo interno, representa el inconsciente y lo seduce en sueños y fantasías para internarse en él. Cuando Emil empieza a pintar y pinta un rostro que al principio parece al de Beatrice, después parece el rostro de Demian y finalmente ve el suyo propio. Ahí se da cuenta que ese rostro representa su interior.
Pistorius, Abraxas y el arquetipo Viejo sabio:
Pistorius representa al arquetipo del viejo sabio o anciano sabio o arquetipo del sentido que es como un faro que ilumina a aquellos que viven en la oscuridad del desconocimiento. Se lo considera un personaje típico. Pistorius se convierte en un sostén y apoyo y lo adentra en los misterios de Abraxas. También en que no se quede en la supuesta comodidad de los preceptos legales y normas sociales y que siga su camino con mayor determinación.
Frau Eva y arquetipo de la Gran madre:
Uno de los arquetipos más significativos de lo inconsciente colectivo, representa lo maternal, la autoridad femenina, la sabiduría espiritual, la protección, el sustento, la bondad, la fertilidad, el alimento, aquello que ayuda a crecer, la transformación mágica, el renacer, lo secreto, lo escondido, lo tenebroso, el abismo, el mundo de los muertos, lo angustioso, lo inevitable, lo que seduce, devora, envenena, y también el instinto y el impulso de ayuda.
En Frau Eva (el nombre ya es muy significativo y lo dice todo) se hace presente lo sensual con lo espiritual, la realidad y el símbolo. Va brindándole a Emil lecciones que lo orientan hacia sí mismo, hacia su propia alma.
Y vamos a ese final que parece tan agridulce y tristón. Se inicia la Gran Guerra, la Primera Guerra Mundial, ya lo venía anticipando Demian con sus sueños o la visión del pájaro en el cielo por parte de Emil (los sueños están muy presentes en esta novela obviamente porque la psicoterapia se caracteriza por el análisis de los sueños y las contribuciones de Jung en este campo son extensas y muy influyentes). Demian y Emil son reclutados para el frente, Emil es herido y trasladado a un lugar donde se encuentra a Demian también herido. Antes de fallecer Demian le dice que pronto se irá pero que siempre que lo necesite allí estará pero que tendrá que escuchar dentro de sí mismo y que va notar que él está en su interior. Esto lo que hace es confirmar que Max Demian representa el arquetipo Self o Sí mismo. Y para más confirmación la frase final de Sinclair:
“La cura fue muy dolorosa. Todo lo que me sucedió desde aquel día fue doloroso. Pero a veces, cuando encuentro la clave y desciendo en mi interior, donde descansan, en un oscuro espejo, las imágenes del destino, no tengo más que inclinarme sobre el negro espejo para ver mi propia imagen, que ahora se asemeja totalmente a él, mi amigo y guía”.
Crecer, madurar duele. Emil traspasó la infancia y la adolescencia y se adentró en el inicio de su vida adulta, en ese camino que lo llevará hacia adelante y no hacia atrás, hacia su infancia y los momentos felices. Emir se da cuenta que ese destino que lo espera, las respuestas acerca de su vida y como llevarla a cabo están en su interior.
Aquí el único personaje existente es Emil, los demás Demian, Beatrice, Pistorius, Frau Eva, son proyecciones, imágenes de su mundo interno, su inconsciente que en su manifestación consciente comunican, dirigen lo que más tarde se constituirá como el nacimiento de una nueva persona, el ser adulto (remito otra vez al retrato que hizo Emil, que un principio se parece a Beatrice, después a Demian y finalmente termina pareciéndose a él). Ese beso final entre Emil y Demian, y lamento romper corazones (he visto teorías de amor, tensión sexual, etc) es la forma en que Emil Sinclair se aceptó a sí mismo, aceptó eso que representaba Demian (Self-Sí mismo).
+ Leer más
Comentar  Me gusta         11
Bastianproger
 21 febrero 2021
Hermann HesseDemian (1919)
Es curioso el año de su publicación (1919), la magia de las casualidades es tan intrigante como lo es en su totalidad este libro. Y es que Demian marca un hito en la obra de este autor, que ha dicho ser autobiográfico, por la forma en que expresa una vez más sus sentimientos y vivencias personales. Con Demian se da inicio a la etapa introspectiva más profunda en la obra de Hermann Hesse, cuya influencia, en su mayoría, se debe al acercamiento y tratamiento con el psicoanálisis jungiano. Los años que precedieron a esta obra, fueron, en mayor medida, emocionalmente influyentes para la culminación de lo que es una pieza maestra en la literatura alemana moderna: Demian: Die Geschichte von Emil Sinclairs Jugend.[1]
Años Previos: Conflictos emocionales
Los años que precedieron están marcados por un flujo emocional que es importante observar. En 1914 publica Rosshalde, de temática familiar en la que ahonda en su quebrajado matrimonió con Maria Bernoulli (progenitora de sus tres hijos: Bruno, Heiner y Martin), en conflictos emocionales con su vida burguesa que tanto criticó y en el contraste de esta con sus deseos personales. Ese año, tras estallar la Primera Guerra Mundial, Hesse se presenta al ejército para ser participe, pero es rechazado por no ser apto como soldado, afectándolo profundamente y encarándolo nuevamente a su idea de rechazo social que experimenta desde su infancia al no encajar con el resto de sus pares.
En esos años vemos a un Hesse con una visión no muy clara de lo que representaba la Guerra para él. Sus opiniones y actos al respecto son muy contradictorios, por ejemplo: meses después de ser rechazado en el ejército publica un artículo hablando a favor de la paz: “O Freunde, nicht diese Töne”[2] ganándose el ataque de la prensa alemana y una mala crítica de sus coterráneos, siendo tratado incluso de traidor de la patria.
En tanto en Demian describe la guerra como un evento purificador que ha de permitir un nuevo y mejor orden en el mundo.
“[…] su acción sangrienta era sólo el reflejo del interior, del alma dividida, que necesitaba desfogarse, matar, aniquilar y morir para poder nacer. Un pájaro gigantesco luchaba por salir del cascarón; el cascarón era el mundo y el mundo tenia que caer hecho pedazos.”
Más adelante, gracias al contacto directo con soldados,ayuda a clarificar su postura al reconocer la condición humana antes que nada.
“Si no fuéramos más que seres únicos, sería fácil hacernos desaparecer del mundo con una bala de fusil, y entonces no tendría sentido contar historias. Pero cada hombre no es solamente él; también es el punto único y especial […] donde. una vez y nunca más, se cruzan los fenómenos del mundo de una manera singular.”
Hesse y Jung
En 1916 se presentan varios sucesos que incrementan su estado depresivo: La muerte de su padre, la enfermedad grave de su hijo menor, un nuevo rechazo en el ejército y los problemas mentales que comienzan a presentarse en su esposa Maria Bernoulli. Todo este conglomerado de emociones deriva a que Hesse se someta a sesiones de terapias psicoanalíticas con el Dr. Lange, discípulo de Carl Jung, lo cual derivó a que Hesse conociera personalmente a Jung acercándolo aún más al mundo introspectivo y al simbolismo que su psicoanálisis representa.
Hesse se refiere a jung en una de sus cartas:
“Con Jung estoy viviendo ahora, en medio de una difícil situación de mi vida que con frecuencia apenas puedo soportar, la conmoción del análisis… Llega hasta el tuétano y duele. Pero anima… Sólo puedo decir que el Dr. Jung lleva mi análisis con extraordinaria seguridad, incluso con genialidad.”[3]
Tras el análisis Hesse resume:
“Me habría gustado continuar el psicoanálisis con Jung, pues tanto por su intelecto como por su carácter es una persona espléndida, llena de vida, genial. le debo mucho y me alegro de haber podido estar con él durante un tiempo.”[3]
Publicación
Como ya se ha dicho, Demian es el resultado de un Hesse introspectivo, retomando el enfoque en su infancia y plasmando lo más intimo de él. Quizás es por esto que, al verse tan vulnerable y desnudo hacia el lector, simula ser un intermediario de un supuesto escritor de nombre Emil Sinclair, y envía a su editor la novela con esa firma. Otra de las posibles razones de su anonimato pudo haber sido su edad, queriendo evitar que sus visiones sean desechadas al provenir de un hombre ya viejo . En una carta a Samuel Fischer escribe:
“Escribí el Zarathustra en forma anónima para no espantar a la juventud con el conocido nombre de un viejo. Tal como su esposa adivinó, escribí el Demian en forma anónima (ya en 1917), pero deberá conservarlo todavía en absoluto secreto.”[4]
Independiente de cual fuese el motivo de este anonimato, solo después de la décima edición ya se presentó Demian bajo el nombre de Hermann Hesse.[5]
Sobre el Libro
Demian nos habla de la dualidad en la humanidad, de una dualidad universal. Hesse la refleja en dos mundos, que están constantemente apareciendo en la vida de Emil Sinclair, el luminoso y el oscuro. La primera manifestación de esta dualidad es en la infancia, representado por un mundo oscuro llamado Kromer, que representa para Sinclair lo prohibido, lo sucio, lo violento. El contacto de Sinclair con este nuevo mundo hace que descubra emociones de si mismo que nunca se habían podido expresar, ya sea por haber estado escondidas o reprimidas o por que su perspectiva en ese momento se transforma. En el psicoanálisis jungiano se observó esto en la psique humana, como arquetipo, denominado La Sombra:
«La sombra es…aquella personalidad oculta, reprimida, casi siempre de valor inferior y culpable que extiende sus últimas ramificaciones hasta el reino de los presentimientos animales y abarca, así, todo el aspecto histórico del inconsciente…Si hasta el presente se era de la opinión de que la sombra humana es la fuente de todo mal, ahora se puede descubrir en una investigación más precisa que en el hombre inconsciente justamente la sombra no sólo consiste en tendencias moralmente desechables, sino que muestra también una serie de cualidades buenas, a saber, instintos normales, reacciones adecuadas, percepciones fieles a la realidad, impulsos creadores, etc.».[6]
Mi intención no es revelar la historia del libro, pero sí analizar un poco los aspectos que he ido entrelazando en torno a este. Uno de ellos es la dualidad, o encuentro con La Sombra que sufre Sinclair. Este es el leitmotiv principal en los capítulos de Demian. Donde rechaza, cuestiona, o se deja seducir por uno de estos dos mundos internos, en ocasiones llegando a un punto neutro de equilibrio entre ambos. La Sombra esta presente en todo momento en esa lucha moral entre lo que Sinclair siente y lo que la sociedad le impone y le dice como sentir. Vemos el desarrollo del personaje en distintos momentos de la vida (Infancia, pre-adolescencia y Juventud) y su transformación interna en cada una de ellas.
Demian y la Gnosis
Es inevitable no clasificar la filosofía de Max Demian como Gnóstica. Su primera aparición es cuestionando la historia religiosa de Caín y Abel, con enfasís en la figura de Caín. Más adelante lo vemos mencionando a Abraxas, Dios adorado por una secta fechada en los primeros Siglos del Cristianismo llamada Basilidianos. Los Basilidianos, y en general el gnosticismo de esa época, cuestionaban la perspectiva que el Cristianismo predicaba, ya que buscaba reprimir moralmente, lo que para los gnóstico es parte esencial del ser humano, todo lo malo, oscuro, destructivo. Por ello adoraban a todos los personajes que la Biblia rechazaba, como Caín y Judas y por ello también adoraban la imagen de Abraxas ya que representaba la totalidad del mundo, la unión de lo divino con lo terrenal, de lo bueno y lo malo, El Yo y La Sombra.
“Nuestro Dios se llama Abraxas, y es Dios y es Diablo; abarca el mundo oscuro y el claro.”
Demian es esa Sombra seductora, cercana y a la vez distante, transformadora y guía. Demian es un arquetipo en Sinclair, al igual que Frau Eva y Pistorius, pero no solo son eso. Es el reflejo de Sinclair en ellos lo que experimentamos. Y es ese gnosticismo cargado en el dialogo de la Sombra por el que busca en Sinclair unirse completamente.
Demian y Nietzsche
Demian no solo es Sombra personal, sino también colectiva. Este discurso en el personaje está muy influenciado por la filosofía nietzscheana, sobre todo en su concepto del Superhombre. Niezstche influyó mucho en el pensamiento de Hesse, a pesar que posteriormente lo criticara, al ver la influencia que el pensamiento de Nietzche provocó en la doctrina de Gobbels y en el Nacionalsocialismo. En una carta a Kuno Fiedler en 1940 se puede observar el distanciamiento que hace Hesse, escribiendo:
“…Yo no he traído al mundo enseñanzas y posturas dañinas, como un Nietzche o también Stefan George, ni tampoco he hecho de la imitación de tales posturas un culto”.[7]
A pesar de este distanciamiento, en Max Demian se desarrollan algunos tópicos de su filosofía, en párrafos donde se reflexiona sobre el bien y el mal o en el discurso que el personaje hace sobre el Hombre superdotado y las masas (Superhombre y rebaño).
“Nosotros los marcados […] habíamos despertado, o estábamos despertando, y nuestro empeño estaba dirigido a una mayor conciencia.[…] Pero mientras nosotros, los marcados, creíamos representar la voluntad de la naturaleza hacia lo nuevo, individual y futuro, los demás vivían en una voluntad de permanencia[…] Para nosotros la humanidad era un futuro lejano hacia el que todos nos movíamos”
Conclusión
Demian es un libro que permite bastantes análisis, ya sea de tipo jungiano, religiosos, autobiográfico, etc. Lo cierto es que no es un libro indiferente. Su lectura cala en lo profundo de nosotros y nos veremos reflejados en él una y otra vez, como en un lago que no está quieto, y lo que vemos no estático y definido. Las relecturas a este libro harán descubrir nuevas partes en nosotros como un espejo que constantemente modifica lo que nos muestra. Ya que como dijo Borges, lo importante no es leer, sino releer, espero que todos vuelvan a este libro una y otra vez.
“Podemos entendernos los unos a los otros; pero interpretar es algo que sólo puede hacer cada uno consigo mismo.”
Enlace: https://hambreliteraria.word..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Danielefeeme
 04 junio 2019
En “Demian”, Hermann Hesse, cuenta la historia de Emil Sinclair, un joven que cuenta sus experiencias y percepciones de la vida desde su pre adolescencia hasta su ingreso a la universidad. El libro comienza con la descripción de los mundos que habita Sinclair, su mundo interno, en donde convive con su familia, está dentro de su hogar y todo se desarrolla dentro de una membrana de amor y protección; el otro mundo, el mundo exterior, es aquel que está fuera de su hogar, en donde las personas que interactúan con él no tienen una actitud determinada, pueden hacerle el bien o el mal, donde existen los robos y los asesinatos, y en donde no hay membrana protectora.

En conclusión, “Demian” es un libro que aborda la naturaleza humana, confronta esos mundos internos y externos que se presentan a lo largo de la vida, presenta la dualidad entre el bien y el mal y la posibilidad de existencia de ambos para el desarrollo de la vida, habla del “estigma de Caín” como un nueva forma de mirar la historia y reconocer que el débil siempre ha temido al fuerte y lo ha catalogado como malvado o loco; contiene valiosos diálogos sobre la necesidad de cultivar el ser, de no seguir a la masa, para comenzar a crear futuros propios. Demian es un viaje al interior de la mente de un joven que se enfrenta con el mundo, reacciona a todo lo que ve y experimenta y reflexiona profundamente sobre lo que significa todo lo que ha experimentado y cómo esto lo ayuda a crecer. Demian es un libro necesario para apartarse del mundo interno y adentrarse en ese mundo externo que ayuda a forjar el carácter creando una personalidad.
Enlace: https://cosimoenlosarboles.w..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
julycbooks
 26 mayo 2021
A pesar de tener solo 170 páginas, he estado leyendo este libro por más de dos semanas. Eso se debe a dos razones: por un lado, considero que con Demian se debe digerir lo que uno lee antes de volver a leer, y por el otro, el horrible bloqueo lector en el que estoy. Peero bueno, no estoy aquí para quejarme de eso.
La historia no se parece en nada a lo que esperaba, aunque no es que supiese de qué trataba antes de empezarla. Es, en líneas generales, el crecimiento de un niño hasta convertirse en adolescente y luego en adulto, y la búsqueda de su lugar en el mundo. Pero está contado de tal manera que no lo plantea como algo sencillo, ni siquiera directo, cada uno tiene que ir descubriéndolo y comprendiéndolo a medida que avanza en la lectura.
Considero que Demian es un libro que cualquiera puede leer, pero a su debido tiempo. Sepan que en él no encontrarán acción ni grandes diálogos. Es uno de esos libros introspectivos que yo disfruto un montón, en donde todo gira en torno al personaje principal y su crecimiento y quieres saber qué pasa con él, aunque la trama en sí no es lo importante. Por eso, no sé si será un libro para todo el mundo. También creo que debe leerse con cierta madurez lectora y personal. No es un tema de edades, no se crean que yo soy muy adulta tampoco, a lo que me refiero es que tienes que haber crecido como lector, haber explorado otros géneros fuera de tu zona de confort, para disfrutar libros como este, que suelen salirse de lo que acostumbramos a leer. Estoy segura que dos años atrás ni siquiera me habría acercado a este libro, y si por alguna razón lo hubiese hecho, me habría resultado pesado e incluso aburrido.
La prosa del autor es profunda e íntima, pero sin usar un lenguaje complejo y rebuscado, todo lo contrario. Es brillante la forma que tiene Hermann Hesse de describir la niñez y esa idea de un mundo a salvo dentro de las paredes de nuestro hogar con la contención de la familia y otro mundo oscuro y peligroso allá fuera, que vamos rodeando, bordeando y hasta atravesando toda la vida, aunque evitamos quedarnos mucho tiempo allí. Sin duda planeo leer algo más de este autor, pero no pronto, porque siento que ya he tenido suficiente por ahora.
Emil Sinclair, nuestro protagonista, es solitario, algo pesimista, introspectivo y callado. Piensa demasiado las cosas y tiene miedo de separarse del seno familiar y encontrar su propio camino, sea éste el que sea. Es muy fiel a su crianza y su fe, por eso le tiene tanto miedo a desviarse del camino que cree que lo llevará a ser una buena persona.
Lo bueno es que al estar narrado en primera persona, tú como lector puedes ver todas estas cosas estando realmente en su cabeza y conociéndolo, sin necesidad de que te digan y repitan cómo es el personaje. Este es uno de esos casos en los que de verdad aprecio la primera persona. Hay muchos autores que la utilizan, pero muy pocos saben manejarlo tan bien como me gustaría, puesto que se debe trabajar muchísimo para que resalte y tenga profundidad. Hermann Hesse tenía eso muy en claro.
Ahora, la figura de Max Demian revolotea alrededor de Emil durante toda la historia, pero a mí sigue sin quedarme clara su personalidad. Quizás este sea el objetivo del autor, no lo sé, pero debo admitir que eso no me convenció.
Otra cosa que no me convenció es el tono surrealista y religioso que toma hacia el final, se me hizo muy poco creíble. Y el final en sí, apresurado e inconcluso. Podría haber sido más épico, más realista, más impactante… peno no.
En conclusión, Demian ha sido un libro que quedará revoloteando por mi cabeza por un largo tiempo, y que posiblemente releeré. Me pareció maravilloso su personaje principal y la vigencia que tiene a pesar de haber sido publicado hace casi cien años. Esto nos demuestra que la adolescencia siempre fue un período difícil en la vida de las personas. A pesar de tener muchas cosas que no se comprenden enseguida, al final lo que importa es el significado que tú le des. Admito que algunos detalles no terminaron de cuadrarme, por eso no le doy las cinco estrellas, pero sin duda es un libro que recomiendo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
ornito
 20 diciembre 2021
—Atención. Mucho texto. —
Sé que estoy frente a tremendo libro cuando ya desde el prólogo o introducción me deja volando la cabeza. Cuando ya desde las primeras líneas tengo que parar y anotar lo que estoy leyendo (como me pasó también con “El retrato de Dorian Gray”), ya sé que las páginas que siguen me van a dar por donde más me duele.
Atracé la lectura de este libro como por un año, no sé muy bien por qué. No me sentía lista o yo que sé, no le encuentro palabras.
Hasta que un día leí el prólogo escrito por un tercero y justo atrás, después de la página principal en la que dictaba solo el título, decía en unas únicas tres líneas:
«Quería tan solo intentar vivir aquello que tendía a brotar espontáneamente de mí. ¿Por qué había de serme tan difícil?»
Me quedé en silencio releyendo una y otra vez como si no fuese capaz de comprenderlo. Pero lo entendía. Lo entendí muy bien y como en ese primer momento, ahora, de solo hablar sobre eso siento que se me está clavando una estaca en el corazón.
La introducción siguiente me arrancó una parte del alma, entonces me pregunté cómo es que nunca antes había escuchado sobre este libro. Cómo es que no lo había leído mucho antes. Años antes.
Avancé en la narrativa con facilidad, mordiéndome la lengua por cuánto me había equivocado. Me cayó el balde de agua, porque la historia no era nada parecido a lo que yo me había imaginado. Y no era culpa de nadie, no sé por qué en mi cabeza se formó así.
Yo esperaba una novela, con sus trágicos sube y baja y sus dramas de lo que implica crecer. Sintiéndome identificada, sabiendo que todos los problemas internos, inseguridades, miedos y esas preguntas sin respuesta que siempre me hago, al final del día no serían nada más que eso, algo que el mismo protagonista podría representar y eso era todo. Un inicio, problema y desenlace que me brindaría soluciones que a mí, en realidad no me servirían de nada porque, en síntesis, sus obstáculos y recursos no son los mismos que los míos, y volvería en mí misma, asegurando que lo que a mí me pasa por la cabeza lejos de no ser lo suficientemente importante como para ser solucionado, es, además, una estupidez.
Pero me equivoqué. No era una novela. Era una realidad. En la introducción ya lo había advertido, me llegó al alma y así y todo lo pasé por alto, porque no le creí.
La historia no fue para nada algo que se ajustó a mis expectativas. Y en un momento dio un giro que no me esperaba para nada. Fue mucho mejor. Mil veces mejor.
A mitad de camino entendí que de haberlo leído antes no lo hubiese entendido, porque no estaba lista. Ni meses atrás. Ni mucho antes. Ni años antes.
Abarca tantos temas como interpretaciones. Sinclair pasa desde su más prematura infancia a su más iniciante adultez en menos de 300 páginas. Su particularidad es que desde de chiquito comenzó a cuestionarse por el lado lindo y el malo de la vida. Donde se dibuja esa línea invisible entre los que pertenecemos a cierta clase de persona, y los que pertenecemos a otra. Como si el mundo se tratase de lo que está bien y lo que está mal, cuando en realidad, todos somos todo.
Descubrir la realidad duele, pero descubrirnos a nosotros mismos es mil veces peor. Y no existe ni una mitad equitativa de la humanidad que se responsabiliza de encontrarse, y mucho menos cuestionarse.
En el último capítulo, faltándome cinco páginas para terminar, me vi venir el final y tuve miedo, porque entendí el concepto y su significado real. Me quedé un buen rato acariciando al gato, distraída con eso, pensando si querer seguir porque no quería enfrentarme con eso. Después de varios minutos, dramática como yo sola, junté valor para seguir como si se tratara de mí misma.
Hesse se lució. No puedo decir más que otra cosa. Habiendo un siglo de diferencia entre la obra publicada y la actualidad, se siente como un día a día, aún con sus tabúes y las formaciones familiares y la educación que se llevaba en aquel entonces, sigue pareciendo un libro mucho más actual, pienso que es porque el concepto, el mensaje y problema real que se trata en esas páginas no es algo que sea tan fácil evolucionar y dejar atrás. Pienso que esta generación es recién la primera o una de las primeras en empezar a cuestionarse un montón de cosas que antes ni se nos pasaban por la cabeza.
Este no es un libro de auto ayuda, quiero aclarar esto porque tengo la sensación de que en algún punto hice parecer que sí. Es la historia de una infancia. de crecer. de lo nuevo, de lo que es bueno, lo que es malo. La historia de alguien que una vez se detuvo a preguntarse «¿Quién soy?» y en serio, queriendo o no, encontró algunas respuestas, que, si bien ninguna fue nunca la definitiva, se mantuvo en un camino en el que era consciente de su total existencia. Es que al final del día nunca somos la misma persona que ayer.
Recomiendo mucho este libro. Sobre todo porque es de libre interpretación. Para quien lo lea puede significar cosas diferentes, cada uno lo puede amoldar a su manera. Y es de esos textos que no tiene tanto sentido terminar de leerlo y debatirlo, al contrario, es perfecto para leer al mismo tiempo, línea a línea con alguien más y hablar al respecto.
En unos años voy a volver a leerlo. Me interesa esa nueva interpretación, y qué pienso y siento sobre los comentarios que hice al respecto en el pasado.
Enlace: https://ornellassx7.wixsite...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (42) Ver más Añadir cita
mishellpf94mishellpf9401 julio 2022
Yo era entonces, con mis dieciocho años, un chico poco corriente, precozmente maduro en algunas cosas y muy retrasado y desorientado en otros. Cuando me compraba con los demás, me sentía unas veces orgulloso y satisfecho de mí mismo, pero otras deprimido y humillado. Unas veces me consideraba un genio, otras un loco. No conseguía compartir alegrías y la vida de mis compañeros, y me hacía reproches y cábalas como si estuviera irremediablemente separado de ellos y se me negara la vida.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
mishellpf94mishellpf9401 julio 2022
pensé que esa marca no era una vergüenza sino una distinción y que yo era superior a mi padre, superior a los buenos y piadosos precisamente por mi maldad y desgracia.
Comentar  Me gusta         10
mishellpf94mishellpf9401 julio 2022
en nosotros hay algo que lo sabe todo, lo quiere todo y lo hace todo mejor que nosotros.
Comentar  Me gusta         20
mishellpf94mishellpf9401 julio 2022
Cristo para mí no es un hombre, sino un héroe, un mito, una gigantesca sombra en la que la humanidad se ve proyectada a sí misma
Comentar  Me gusta         00
mishellpf94mishellpf9401 julio 2022
Si se teme a alguien, es porque ese alguien tiene poder sobre uno.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Hermann Hesse (3) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Hermann Hesse
Textos del escritor alemán Hermann Hesse.
otros libros clasificados: adolescenciaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro