InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Ángela Pérez Gómez (Traductor)
ISBN : 8484289540
Editorial: Alba Editorial (20/12/2013)

Calificación promedio : 4.56/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
A través de la historia de Margaret Hale, una joven del Sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al Norte, a la ciudad industrial de Milton -un trasunto apenas disfrazado de Manchester-, Elizabeth Gaskell plasma de forma magistral los conflictos sociales y políticos derivados de la Revolución Industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el Sur donde ha nacido simboliza el idilio rural, el triunfo de ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Bajolapieldeunlector
 17 diciembre 2018
Margaret Hale es hija del pastor de Helstone, un pueblo pintoresco situado al sur de Inglaterra, allí vive junto a sus dos padres en una casa austera que poco tiene que ver con los lujos de su familia en Londres. Aunque pronto ese día a día cotidiano, sus preciosas vistas y los olores florales que parecen rodear el ambiente desaparecerán para siempre, pues su padre ha decidido abandonar la vicaría. No se siente convencido de su propia fe y quiere probar suerte como profesor particular en otra ciudad mucho más al norte. Es por eso que dejan todo lo que tienen atrás de forma apresurada para trasladarse a Milton.
"-No creerás que la atmósfera cargada de humos de una ciudad industrial llena de chimeneas y sucia como Milton del Norte será mejor que este aire, que es puro y dulce, aunque sea demasiado húmedo y enervante. ¡Imagínate lo que será vivir entre las fábricas y la gente de las fábricas!"
Desde que la familia se traslada nota el fuerte contraste entre norte y sur, los preciosos paisajes han parecido esfumarse y ahora solo ven fábricas y un humo negro que parece no desaparecer nunca y no hace más que oscurecer las casas de la ciudad y meterse por las ventanas. El choque emocional será muy duro.
La llegada a Milton es complicada para todos, especialmente para la madre de Margaret y su achacosa salud. El padre parece irse adaptando poco a poco, las clases particulares que ofrece en casa y la reciente amistad que establece con John Thornton consigue que se sienta cómodo. Sin embargo Margaret siempre detestó todo lo industrial, especialmente a los comerciantes a los que no tiene en alta estima. Y esa rabia parece descargarla con Thornton, el joven dueño de una de las fábricas textiles más importantes de la ciudad. Desde que le conoce, y a pesar de que él siempre la trata de forma amable e incluso con sumo interés, ella critica todo lo que ve y no duda en rebatir las ideas de él. Lo que nos regalará numerosas conversaciones en las que ambos, con igual nivel de intensidad e interés, rebaten lo que piensan con respecto a la posición de patronos y trabajadores.
Margaret vivirá con intensidad la pequeña revolución de clases de Milton, pues gracias a su humildad establecerá amistad con una de las familias afectadas por la huelga y las consecuencias del trabajo en las fábricas. Y con el tiempo esas ideas preconcebidas que tenía irán desapareciendo, no solo porque conocerá los motivos de la huelga inminente que se dará en Milton, tanto desde el punto de vista de los patronos como el de los trabajadores, sino también porque poco a poco irá descubriendo el corazón que esconde Thornton.
Hay gente que dice que "Norte y sur" se parece mucho a "Orgullo y prejuicio", y aunque sí que tiene similitudes no creo que se parezcan tanto. Lo primero es que esta historia se relata de una forma mucho más sencilla que la historia de Austen y tampoco Gaskell es tan irónica.
Mientras que OYP es más una historia de carácter costumbrista, que refleja muy bien cómo vivía la clase media y especialmente cómo llevaban las familias la ardua tarea de casar a sus hijos, en NYS se evidencia más la crítica social y el reflejo puro y duro de la Revolución Industrial inglesa. Es verdad que en ambas hay historias de amor y mucho orgullo y prejuicio; que Margaret tiene un carácter independiente y no duda en decir lo que piensa, como hacía Elizabeth Bennet, y que Thornton también es un hombre reservado como Darcy, que nunca ha pensado en el amor y sin embargo cuando conoce a Margaret sus ideas cambian de forma repentina. Y sí, hay escenas que serán ya épicas para sus lectores…pero no creo que en este título se encuentre lo mismo que en el otro. Cada uno es especial y tiene su propio encanto.
"-Le he hablado a la ligera una vez esta noche, y me temo que bastante groseramente. Pero ya sabe que sólo soy un vulgar fabricante de Milton. ¿Me perdonará?"
Podríamos decir que "Norte y sur" es una historia que refleja de forma muy certera cómo fue la Revolución Industrial, la diferencia de clases, el delicado estado de sus trabajadores y cómo estos luchaban por unas condiciones más dignas de trabajo. Todo esto no se refleja de una forma que abrume al lector, sino que Gaskell nos va dosificando la información con el día a día de sus personajes. Además no se posiciona en ningún momento de parte de los patronos o los trabajadores.
Y alrededor de toda esta crítica social, crea unos protagonistas inolvidables, que evolucionan tratando de ser objetivos con lo que tienen alrededor, sin caer en los prejuicios ni idealizando lo que no se tiene. No todo será Revolución industrial, hay amor, ironía y también será evidente el impacto de la muerte en los personajes y el duelo posterior. Probablemente esto último se deba a que la propia autora tuvo una vida marcada por la muerte, pues perdió a uno de sus hijos pequeños y la sumió en una profunda tristeza.
No quiero añadir mucho más, solo que es una lectura muy especial y que a mí me ha dejado varios días pensando en ella y sin querer leer nada más.
Enlace: https://bajolapieldeunlector..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Mari
 10 febrero 2019
Lo bonito de Norte y sur es que vemos una diferencia bien marcada en distintos puntos del país, una diferencia que, al final, se acaba desdibujando. En el sur, la gente vive feliz y tranquila y, aunque no tienen demasiado, se las suelen apañar bien. En el centro, en Londres, predominan la clase alta, los lujos y las frivolidades. En cambio, el norte es mucho más crudo. La gente lucha cada día por sobrevivir y por tener algo que llevarse a la boca. Hay revueltas por lo mal que pagan en las fábricas y el humo tampoco es que ayude mucho a la salud. Vamos, que según cómo lo pinta Margaret, el sur parece un idilio y el norte un infierno, pero es que es en ese infierno donde ella empieza a entender que hay cosas más importantes.
Está escrito en tercera persona, centrándose sobre todo en la figura de Margaret y en la procesión de pensamientos y sentimientos que lleva por dentro. Digo sobre todo porque el narrador también nos regala de vez en cuando momentos más íntimos e introspectivos de Thornton. Hacedme caso, son una verdadera delicia. A mí me derritió el corazón por completo.
En esta obra vemos a hombres llorar, sobrepasados por su situación y con el corazón herido. Vemos que la vida no es justa, que a las personas buenas les pasan cosas malas y, a los malos, a veces parece que les va de perlas. Que los que más trabajan son en muchos casos los que menos tienen. Gaskell mezcla la pérdida de la fe, la muerte, el cómo afecta la mentira a las relaciones personales, la inmigración, la justicia y las malas condiciones de vida en el norte.
Enlace: https://wanderingbookreader...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sandey
 26 noviembre 2018
Tengo que reconocer que he tardado en leerlo , pero me ha parecido interesante como describe la situación y la época, me he quedado con ganas de seguir probando la pluma de la autora aunque lo dejaré para más adelante. Creo que es bueno decir que este libro no es para todo el mundo dado que en ocasiones se puede hacer lento y algo pesado. Hay que ir dosificándolo para disfrutar de las páginas escritas por esta autora
Comentar  Me gusta         00
BarbaraVB
 20 diciembre 2018
Elizabeth Gaskell fue muy buena amiga (y biógrafa) de Charlotte Brönte, pero en esta novela, por el tema, me ha recordado un poco a Jane Austen en “Orgullo y prejuicio”: una chica de buena familia pero empobrecida conoce a un rico comerciante, que en un principio no le gusta nada, pero que sabemos perfectamente que acabará casándose con él (por supuesto, NO por dinero).
Lo verdaderamente interesante es la descripción que hace de la sociedad de la época. La pobreza, la ignorancia, el abuso a los obreros por parte de sus patrones, todo ello en el ambiente sucio y malsano de una ciudad industrial, visto a través de los ojos de una chica criada con todos los lujos, a la que todo aquello le parece espantoso.
La novela se publicó originalmente por entregas, en la revista de Charles Dickens, y por eso a veces el ritmo narrativo se hace un poco pesado, y parece alargarse en algunos pasajes, pero aún así es de lo más entretenida.
Enlace: https://barbaravb.wordpress...
Comentar  Me gusta         10
Galena
 15 diciembre 2017
La relectura de este libro ha sido deliciosa, después de algunos años de formación he podido disfrutarla incluso más que la primera vez que la leí. El estudio previo es interesante, curioso pero no muy analítico, sin embargo, me ha gustado poder tener acceso a él.
Me gusta de esta novela la realidad social que refleja, la complejidad de dos situaciones que se contraponen y como a través de Margaret podemos ver esas dos realidades y el cambio en la personalidad de este personaje, conocer sus reflexiones así como las del señor Thornton ha sido maravilloso.
La prosa de Gaskell me ha gustado mucho, he podido apreciarla como es debido en esta nueva lectura y me ha sorprendido encontrarla tan rica, no la recordaba así. Los diálogos son muy buenos e incluso divertidos cuando interviene el señor Bell. Es un libro que recomiendo sin dudar y que se disfruta mucho.
Enlace: http://excentriks.blogspot.c..
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (3) Añadir cita
GalenaGalena15 diciembre 2017
Vio que los muchachos del fondo se inclinaban para sacarse los pesados
zuecos de madera (el proyectil más a mano que podían encontrar). Entonces comprendió que sería el detonante y salió corriendo de la habitación con un grito que no oyó nadie, bajó las escaleras y se encontró (había alzado la gran barra de hierro con una fuerza imperiosa y había abierto la puerta de par en par) frente a aquel mar embravecido de hombres, lanzándoles dardos inflamados de reproche con la mirada. Vio que los zuecos seguían en las mismas manos, que los semblantes, tan malignos un segundo antes, eran ahora indecisos, como si se preguntaran qué significaba aquello. Porque ella se había interpuesto entre ellos y su enemigo. No podía hablar, pero tendió los brazos hacia ellos hasta que consiguió recobrar el aliento.
—¡No empleen la violencia! ¡El es uno solo y ustedes son muchos!
Pero sus palabras se extinguieron porque su voz no tenía tono; era sólo un susurro bronco. Él estaba a su lado; había salido de detrás de ella como si se sintiera celoso de que algo se interpusiera entre el peligro y él.
—¡Márchense! —dijo ella una vez más (y ahora su voz fue como un grito) —. Han avisado a los soldados, llegarán en seguida. Váyanse pacíficamente.
¡Márchense! Sus quejas serán atendidas, sean cuales sean.
—¿Enviarán de vuelta a los canallas irlandeses? —gritó alguien de la multitud en tono furioso y amenazante.
—Nunca por orden vuestra — exclamó el señor Thornton. Y acto seguido se desencadenó la tormenta. El clamor y los gritos llenaron el aire, pero Margaret no los oía. Ella miraba fijamente al grupo de muchachos que se
habían armado con los zuecos hacía un rato. Vio su ademán, comprendió lo que significaba, interpretó su propósito. Un segundo más y el señor
Thornton podría estar muerto. Y ella le había instado y aguijoneado para que se pusiera en aquella peligrosa situación. En aquel momento sólo pensó cómo podía salvarle. Le echó los brazos al cuello, hizo de su cuerpo escudo entre él y la muchedumbre enfurecida. Inmóvil, con los brazos cruzados, él se zafó de ella.
—Márchese —le dijo, con su voz grave—. Éste no es lugar para usted.
—¡Sí lo es! —dijo ella—. Usted no ha visto lo que yo.
Estaba muy equivocada si pensaba que el hecho de ser mujer la protegería,
si al dar la espalda con ojos entrecerrados a la terrible cólera de aquellos hombres abrigaba alguna esperanza de que antes de que volviera a mirar se habrían parado a reflexionar y habrían desaparecido sigilosamente. Su
pasión insensata los había llevado demasiado lejos para detenerse, al
menos había llevado demasiado lejos a algunos; porque siempre son los
muchachos salvajes, con su amor por el entusiasmo cruel, quienes dirigen los motines, insensibles al derramamiento de sangre que puedan causar. Un zueco surcó el aire con un silbido. Margaret observó fascinada su curso. No alcanzó su objetivo y ella se asustó, pero no se movió, limitándose a ocultar la cabeza en el brazo del señor Thornton. Luego se volvió y habló de nuevo:
—¡Por amor de Dios! No perjudiquen su causa con esta violencia. No saben lo que hacen. —Se esforzó para que sus palabras fueran nítidas.
Una piedra afilada pasó rozándole la frente y la mejilla y corrió una cortina de luz cegadora delante de sus ojos. Cayó como muerta en el hombro del
señor Thornton. Él descruzó entonces los brazos y la sujetó rodeándola con
uno un instante.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena15 diciembre 2017
Mientras tanto, su padre, con su amable hospitalidad rural, insistía en que el señor Thorton se quedara a comer con ellos. Le hubiera resultado muy inoportuno aceptar, aunque pensó que habría cedido si Margaret hubiera apoyado la invitación de su padre con una palabra o una mirada. Se alegró de que no fuese así y, no obstante, se sintió irritado de que no lo hiciera. Ella le hizo una gran reverencia cuando se iba, y él se sintió más torpe y cohibido en todo su cuerpo que nunca antes en su vida.

+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
BajolapieldeunlectorBajolapieldeunlector17 diciembre 2018
"Nunca he visto una joven más engreída y desagradable. Su actitud displicente te hace olvidar incluso su gran belleza."
Comentar  Me gusta         30
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
42 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}