InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

ELSA MATEO (Traductor)
ISBN : 8498388015
Editorial: Salamandra (27/04/2017)

Calificación promedio : 4.12/5 (sobre 64 calificaciones)
Resumen:
Amparándose en la coartada del terrorismo islámico, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mund... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (41) Ver más Añadir una crítica
Annie_hatuna
 31 enero 2018
El Cuento de la Criada nos habla de una sociedad distópica llamada República de Gilead, en esta sociedad lo que rige a la sociedad son una serie de reglas y dictámenes sumamente moralistas y religiosos, la familia ha sido destruida como la conocemos y se han dividido las clases sociales en base a los méritos de los hombres. Bajo esta dictadura las mujeres se han convertido en meros instrumentos de reproducción, ellas son clasificadas por su fertilidad, a estas mujeres que se unen a familias integradas por un Comandante y su Esposa (generalmente enferma y estéril) se les denomina Criadas, el papel de estas mujeres es dejarse “inseminar” (ya saben de que hablo, tener sexo con el Comandante) cada mes y su única meta de vida es quedar embarazadas para no ser declaradas No Mujeres (lo que es una sentencia de muerte). Nuestra protagonista se llama Defred (nombre compuesto del “De” que indica propiedad y “Fred” el nombre de su Comandante de turno, cuando cambian de Comandante cambian de nombre también y pasan a ser “Denombredelnuevocomandante”) ella forma parte de la primera ola de mujeres de transición a este nuevo rol femenino por lo que conoce la forma de vida de antes de la Dictadura de hombres conservadores y moralistas, ella lo ha perdido todo: su esposo, su hija, su madre, su vida, su nombre y su libertad y ha quedado reducida a un simple recipiente con forma de mujer, utilizada solo para ser un vientre y dar a luz a una nueva generación. A través de sus ojos vamos conocer la vida y secretos de estas Criadas, vamos a ver este nuevo mundo con las palabras de Defred y vamos a conocer su vida “de antes” y todo lo que ella y miles de mujeres han perdido a favor de un nuevo mundo.
Debo decir que tenía muchísimo miedo de leer este libro, especialmente porque muchas feministas lo habían tomado como su estandarte y eso me predisponia a leerme alguna lectura que me haría enojar (podríamos decir que más que feminista soy Antifeminista) pero El Cuento de la Criada es una obra que me ha fascinado de una forma increíble; a ver el libro si tiene tintes feministas desde el punto de vista de una sociedad que “oprime” a la mujer y corta su libertad, si lo vemos así pues si, pero hay que profundizar más en la novela, Margaret Atwood hace una crítica a como la mujer llega a ser vista solo como una futura madre o es denigrada a su simple función reproductiva (curioso que esto sea hecho muchas veces por mujeres, les daré un ejemplo, el otro día me llamarón de un empleo que ofrecía un sueldo interesante y un horario flexible, la señorita que me contactó me dijo que el horario flexible era una buena opción para trabajar y seguir dedicándome a mi familia o hijos... ¿Qué? No puedo tener un horario flexible para estudiar una maestría, continuar formándome en mi carrera o rascarme la pancita. No. Como soy mujer pues tengo que tener hijos... y lo dijo una mujer, no un hombre, es más mi pareja siempre ha apoyado mi decisión de no ser madre y jamás me ha presionado con el tema, vamos ¡Ni siquiera lo ha sacado a conversación!), es una crítica a las relaciones tensas entre mujeres, en esta novela las mujeres son oprimidas también ¡por otras mujeres!, la propia historia y la propia Defred lo dicen constantemente... ¿Cómo que una mujer puede oprimir a otras mujeres? Si, así es, se que es difícil de entender pero mmm las mujeres no somos ángeles caídos del cielo, somos humanos y como tal solemos ser egoístas, caprichosas, envidiosas y rencorosas. Para entender este punto tengo que hablarles un poco sobre los roles de las mujeres en el libro: en el punto más bajo de la pirámide están las No Mujeres, todas aquellas que por alguna razón han sido desechadas por su infertilidad, por su orientación sexual, por sus ideologías, etc. Y que son enviadas a campos de trabajo donde se dedican a la agricultura o a extracción de minerales, más arriba están una especie de Prostitutas de las que no hablaré mucho porque es un enorme spoilers, despúes tenemos a las Econoesposas, mujeres que se dedican a tener hijos y a ser amas de casa, son adquiridas por hombres de “bajos recursos” y no tienen una función específica, cumplen con varios roles, arriba de ellas están las Criadas quiénes son contradas (por decirlo de alguna forma) para ser el viente “rentado” de la Esposa del Comandante en turno (es más, cuando el Comandante tiene relaciones con su Criada la Esposa esta presente observándo la escena y sosteniendo su cabeza en su regazo, esta postura tiene una fuerte carga religiosa y simbólica que se nos explica en el libro), arriba de las Criadas están las Marthas, mujeres ya grandes que se dedican exclusivamente a las labores del hogar (limpienza, cocina, etc), luego están las Tías quiénes son las encargadas de la reeducación de las Criadas y de apoyar en labores de justicia y otros y por último hasta arriba están las Esposas, mujeres casadas con un Comandante que fungen un papel social y que, en su mayoría, dependen de una Criada para poder reproducirse, estos no son todos los escalones de la pirámide social femenina, tenemos a las Hijas, a las Salvadoras, a las Viudas, etc. Es solo que esos roles no son explicados del todo en la novela y yo no se como clasificarlos ;)
Bueno, una vez que tenemos toda la pirámide social entendemos lo que digo de que las mujeres oprimen a otras mujeres: Las tías tienen un puño férreo con las criadas, las Esposas son las que dictan las reglas en su hogar y ni el Comandante puede intervenir en sus desiciones, las Econoesposas tratan mal a las Criadas y les escupen en la calle, etc. La novela de Margaret Atwood no pone a la mujer en un papel de víctima, la pone en un papel de victimaría y hay un extracto del prólogo que quiero poner aquí porque me parece supremo:
”¿El cuento de la criada es una novela feminista? Si te refieres al trato ideológico donde todas las mujeres son ángeles o víctimas que son incapaces de tomar decisiones morales, no. Si te refieres a una novela donde las mujeres son seres humanos- con toda la diversidad de personalidades y conductas- y son interesantes y también importantes, y donde lo que les sucede es importante para la temática, la estructura y el argumento del libro, entonces sí”.
El Cuento de la Criada no solo habla de la opresión del grupo femenino, habla también de como los hombres están oprimidos por esta misma dictadura moralista y religiosa: no pueden estar con una mujer a no ser que lleguen al puesto de Comandante, no pueden masturbarse, no se pueden casar ni soñar con hijos a no ser que lleguen al puesto mencionado y, y así llegamos a un punto que quería tocar, si eres hombre y eres acusado por algún delito sexual (aunque no sea verdad) no tienes ningún derecho a jucio y eres puesto a merced de las Criadas para que ellas mismas, con sus manos y pies te asesinen, a patadas, desgarrándo tu cuerpo y sin ninguna misericordia. ¿Y no es eso lo que pasa hoy en día? Un hombre es acusado de algún crimen sexual y aunque no haya pruebas ni el hombre tenga el más mínimo derecho a dar su versión es víctima del escarnio público y de una especie de “desmembramiento social”, ahí tenemos los famosos casos de acoso de famosos, no hay pruebas concluyentes pero la presión social hizo que muchos de esos acusados perdieran sus empleos, la gente no sabe separar a la persona de su trabajo, Kevin Spacey es un gran actor pero fue acusado (y sigo esperando las pruebas, gracias) y todo el mundo corrió a quitar sus películas de las programaciones de la tele, fue despedido de sus proyectos, etc. ¿Qué tiene que ver una acusación con el trabajo de la persona? Son cosas diferentes... Aquí podríamos ahondar mas, hablar de como El Cuento de la Criada también habla sobre movimientos moralistas, como el famoso movimiento Me Too que sataniza al hombre y víctimisa a la mujer (y no lo digo yo, lo dice Marha Lamas, pueden ver esa fantástico debate aquí), podríamos hablar horas y horas de como la novela NO habla solamente sobre la opresión femenina, de como hace una crítica a la sociedad que sigue los patrones y no se cuestiona nada, a la masculinidad y a la femeneidad, al gobierno, a la familia, a la religión y más. Pero no quiero hablar de ello, quiero que ustedes lean el libro y se formen su propia opinión, quiero que descubran la maravillosa obra maestra que Margaret Atwood nos ha regalado. Quiero que lean la historia de Defred, que conozcan está república y que regresen a este blog y me cuenten su propia opinión.
En resumen, El Cuento de la Criada es una obra genialmente escrita, que toca muchísimos temas actuales y que te atrapa de principio a fin, desde la prosa de la autora hasta las situaciones descritas y la república que ha formado en sus páginas, es un libro que todos deberíamos leer en algún momento de nuestra vida. El universo que Atwood ha creado está fuertemente cargado de simbolismos religiosos y culturales, cada página es una delicia y la historia de Defred debe ser escuchada y analizada. Sin duda estoy ansiosa de poder reencontrarme pronto con la pluma de la autora y disfrutarla tanto como este libro. ¡Altamente recomendable!
Enlace: http://trancedeletras.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Yalonso
 14 mayo 2019
Esta es una historia sombría de un futuro plausible. Depende de nosotros (as) tomar otro sendero. Margaret Atwood escribe con un estilo que me hace pensar en el siglo XIX, un lenguaje florido que contrasta con la verdad hasta cierto punto cruel de la que habla, una imagen muy gráfica es “una escalera que una vez fue árbol”, nunca había escuchado esta idea expresada de forma tan poética y que a la vez me entristeció. Pero este lenguaje nada tiene que ver con la sociedad que nos presenta, una sociedad opresiva, no solo para las mujeres sino también para los hombres, incluso aquellos de alta jerarquía.
El ritmo de la novela es lento, sofocante, perezoso, pero a pesar de eso no puedes dejar de leer, la mezclas a destiempo te obliga a estar atento a cada detalle, para saber que parte de la historia está contando a cada momento.
Los personajes están muy bien construidos, psicológicamente sólidos, la trama bien hilvanada, es un ensayo feminista bien logrado.
Esta novela me hizo pensar en que lo que se presenta como un futuro es a la vez el pasado, un pasado de falta de derecho, de oportunidades y posibilidades para la mujer, de falta de autodeterminación, y uno se pregunta ¿cómo después de ganar al batalla por la liberación de la mujer caímos en la misma trampa? ¿Es posible este retroceso? ¿Cómo es posible que algunas de las facetas de esta sociedad sean lideradas por mujeres?... en fin por suerte es ficción, pero ojo con las posiciones extremas, nos pueden hacer perder el norte.
La defensa del derecho de la mujer, feminismo, un término traído y llevado, cada uno enarbola la bandera del feminismo para su propio beneficio, en una escena se refleja cómo era el tiempo antes de los derechos de la mujer y antes del sufragio y un personaje dice que ya no es necesario pelear, es la nueva era dice… pero unas páginas más adelante uno se pregunta ¿en qué momento la humanidad dio un paso atrás?, cuidado, porque ese también es un riesgo del feminismo extremista.
Ahora mismo “el feminismo” y la “lucha por la No discriminación” están enfocados casi exclusivamente en temas del lenguaje y ni siquiera es semántica práctica; es desvirtuar la atención de lo que para mí es verdaderamente importante. Las posiciones ultraconservadoras, fanáticamente religiosas, de lucha contra el género opuesto y la autocomplacencia, no aportan a la discusión colectiva de un estado de derechos y sobre todo de reconocimiento de las mujeres así mismas.
Hay fragmentos que me dan mucha pena, tristeza por aquellos seres que están tan agotados física y mentalmente que ya no pueden resistirse a dejar de ser, ni quejarse, “a veces es mejor no pensar”, muestra que el hilo del que pende la esperanza está a punto de romperse.
Ahora mismo, en pleno siglo XXI, pasan cosas en las que pensamos cuando leemos el pasaje “Qué horrible, decíamos, y lo era, pero era horrible sin ser verosímil. Eran demasiado melodramáticas, tenían una dimensión que no era la dimensión de nuestras vidas.” Y es verdad, eso pasa con lo que uno lee en los periódicos o ve en la tele, siempre cree que son cosas que pasan, pero no nos pasa a nosotros, como la muerte, o las desgracias, te condueles de los desgraciados, pero, ¿qué haces de verdad por ayudar?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
anamrs
 17 enero 2018
Este es un libro que hace reflexionar acerca de un montón de cosas a través de una sociedad distópica. Por ejemplo, sobre los problemas del fanatismo en exceso que en este caso generaron una sociedad claustrofóbica para las mujeres especialmente pero no solo para ellas. También sobre cómo hay mujeres a las que se les asigna un rol.
Y como estas, que puede que sea lo que más visible ha sido durante todo el libro hay mucho más sobre lo que reflexionar. Por mencionar alguna otra, está la facilidad que tiene el ser humano para adaptarse, la capacidad de la crueldad que puede salir incluso en aquellos que parecen más tranquilos principalmente empujados y alentados por la “masa” en la que acaban confundidos y en la que se acaban perdiendo a si mismos.
La autora ha intentado recrear con su forma de escribir la forma de ser de la protagonista pero no sólo eso sino que en todo momento nos hacía ver que hablaba desde sus recuerdos que es el por qué de esa forma un tanto confusa, saltando a veces de un recuerdo a otro porque es lo que suele suceder cuando una persona está reconstruyendo el pasado, que nuestro cerebro salta sin previo aviso a otro recuerdo y eso mismo Margaret Atwood lo plasma muy bien.
Si la autora hubiera elegido otro formato y otra forma de contarnos la historia esta habría sido una historia distópica sin más de las que hay a montones pero con la forma que escogió la ha convertido en algo diferente. Sin olvidar que su objetivo principal era hacer reflexionar. Algo que, desde luego, ha conseguido.
No hay que olvidar que fue escrito entre mediados y finales de los años 60 y en el texto abundan las referencias.
De hecho, la autora juega con los problemas de la época para crear esta sociedad distópica. Por aquellos años fue el nacimiento y auge del movimiento hippie, la lucha de los de moral más "liberada" contra la sociedad tradicional y religiosa. Lo que se ve mucho cuando la protagonista habla del "antes" y lo que ha llevado a la sociedad que tienen ahora.
Por otro lado, los años 60-70 fueron también los años de la problemática nuclear, con el auge del desarrollo de esta energía y los peligros que conllevaba. En estos años había muchas protestas y se firmaron diversos tratados. No es de extrañar que la autora lo utilizara como uno de los detonantes para esta sociedad claustrofóbica.
En definitiva, este no es sólo un libro de cómo las mujeres se ven oprimidas o lo que puede llegar a suceder cuando se imponen determinados valores, sino que es también un reflejo de los conflictos de la época sobre los que la autora buscaba hacer reflexionar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
luawrt
 25 agosto 2018
Me sonaba muchísimo el libro de antes de que estallase el boom de la serie, lo reeditasen y todo el mundo se lanzase a leerlo, pero no sabía de qué iba, no conocía a la autora y tampoco tenía ni idea del año en que fue publicado, creo recordar que lo imaginaba más antiguo de lo que es. Una vez que supe de qué iba y leí críticas que lo ponían por las nubes, sentí curiosidad, es por ello que en la feria del libro de abril lo compré y he evitado ver la serie antes de leerlo.
El cuento de la criada nos presenta una sociedad distópica en la que las mujeres han sido relegadas a tener un solo papel: la reproducción, punto. ¿Los hombres? Es cierto que también cumplen esta función y que les han quitado muchas libertades, pero están en una situación bastante más ventajosa que las mujeres. Obviamente es mucho más complicado que esto, pero no quiero desvelar demasiado porque justamente todo el libro va de eso: poco a poco te describe esta sociedad y cómo reaccionan y viven las personas que la componen.
Después de lo que os acabo de explicar podéis suponer que el libro no es una distopía como podrían serlo Los juegos del hambre o Divergente, sino más bien como Un mundo feliz. ¿Dónde está la diferencia? En que en las primeras los protagonistas luchan por cambiar esta sociedad, y en la segunda solo se explica cómo funciona (no he leído el libro, pero estoy casi segura de que es así). Defred, nuestra protagonista, no lucha por cambiar el mundo en el que vive aunque desee con todas sus fuerzas volver al pasado, solo vemos desde su punto de vista y sus vivencias cómo es la sociedad para una Criada. Ahora os explico qué son las Criadas.
Esta sociedad se divide por clases: tenemos el Comandante, quien tiene el objetivo de procrear con sus Criadas, aunque tiene una Esposa. Las Esposas son estériles y adoptan a los bebés de sus Criadas; las Econoesposas son las esposas de los hombres con peor posición social, y también tenemos a las Marthas, las criadas de las casas de los Comandantes. Las No-Mujeres son aquellas que han tenido tres embarazos fallidos o mujeres estériles, las cuales son enviadas a las Colonias: si tienen suerte acabarán trabajando en una plantación de algodón, pero la mayoría terminan sus días manejando materiales radioactivos o tóxicos. Las Tías son las encargadas de instruir a las Criadas. Como podéis ver, es una sociedad horrible en la que ninguna ―y ninguno, porque al contrario de lo que creía, los hombres tampoco es que lleven una buena vida, al menos la mayoría― querría vivir. Te vigilan siempre y como cometas alguna falta te pueden ejecutar públicamente o enviar a las Colonias.
Lo que me ha gustado ha sido la manera de meternos en este mundo: nunca de sopetón, sino de forma pausada, detalle a detalle. Atwood ha hecho bien en no saturar al lector con una marea de datos desde el principio, sino ir descubriendo esta sociedad con la protagonista, como he dicho al principio. No te satura, gracias a eso el libro se puede seguir muy bien. La narración es un tema curioso: los diálogos están escritos de manera indirecta y eso hace que la novela sea todo narración y muy poco diálogo, pero sorprendentemente no por ello es un libro lento o tedioso de leer; no os preocupéis, al final del libro descubrimos por qué motivo es así.
El cuento de la criada es un libro que te hace pensar, reflexionar y te pone los pelos de punta porque todo está muy bien hilado y descrito, los detalles lo hacen muy realista, y eso asusta porque te adentras mucho en esta sociedad. Cuando terminaba de leer y recordaba que el mundo real es muy distinto al de este libro suspiraba de alivio. Quizá ahora se nos haga complicado imaginar que esto pueda pasar, pero ¿y antes? Paraos a pensarlo: antes la mujer no tenía ningún derecho, éramos sumisas del hombre y no teníamos escapatoria porque el mundo se nos echaría encima. No podíamos ni administrar dinero, nos obligaban a casarnos con hombres mayores que nosotras y nuestra única función era tener hijos. ¿No os recuerda un poco a la sociedad del libro? Al menos tiene las bases. Hubiese sido muy fácil dar el paso e ir a más. Un solo paso.
En conclusión, es un libro que agradezco haber leído porque me ha hecho reflexionar y pensar y, aunque me haya quedado con cierto miedo en el cuerpo, eso es lo que consigue evitar estas cosas; si nos confiamos solo podemos ir a peor. Si algo le ha bajado la nota ha sido el "sedentarismo" de la trama, me hubiese gustado más que la protagonista se hubiese movido más para cambiar la sociedad, no limitarnos a conocerla. El final abierto tampoco me ha gustado, y aunque no digo que sea malo, es cuestión de gustos personales.
Enlace: https://contintayletras.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
_Lau_
 18 noviembre 2018
«Nolite te bastardes carborundorum.»
Éste es un libro distinto a todo lo que había leído hasta ahora. Entré a ciegas sabiendo sólo que era una distopía, por lo que el argumento realmente me impactó.
La historia, al principio fría y progresivamente con más sentimiento, está narrada por Defred, una mujer en edad fértil que pertenece involuntariamente al grupo social de las 'criadas'. Su función, como la de todas las otras mujeres de su clasificación, es básicamente la de incubadora humana.
Durante el transcurso del libro Defred nos va a ir narrando su vida presente y pasada, y entre medio de su relato nos vamos a ir enterando de cómo funciona el opresivo sistema político y social en el que vive.
La vida de Defred es monótona y gris, aunque paradójicamente ella sólo tiene permitido vestir de rojo (y cubrir su cabeza de blanco). Ella y las demás criadas son mujeres asignadas a un hombre influyente que pasa a ser su "dueño" temporal, adoptando su nombre durante el tiempo que estén en su casa. Así Defred se llama de ese modo porque pertenece a Fred, y el día que ella abandone su puesto la próxima mujer que venga pasará a llamarse como ella ahora.
El objetivo de esta rotación es darle hijos a su "dueño". Para eso deben tener relaciones sexuales con él durante una ceremonia con testigos (entre ellos la esposa de él) en la que la criada básicamente se queda tirada esperando a que el hombre haga su parte. Éste es un momento desprovisto de toda sensualidad que es una mezcla de trámite con ritual y que da escalofríos de leer, especialmente por la pasiva resignación de las criadas.
El gran chiste es que ahora a las mujeres les cuesta concebir, y si pasado un tiempo no muy prudencial la criada en cuestión no quedó embarazada del hombre al que pertenece –el acto sexual con alguien más está prohibido y penado con la muerte– su vida correrá grave peligro. En este mundo, mujer que no resulta ser fértil (porque los hombres siempre lo son, según el gobierno) es una inutilidad. «Nosotras somos recipientes, lo único importante es el interior de nuestros cuerpos.»
Defred pertenece a un hombre ya mayor al que se lo conoce como el Comandamente, con el que no tiene ningún tipo de vínculo más que el de propiedad. Ella es una mezcla entre una esclava y una prisionera, aunque en toda justicia debo decir que en la casa en la que cayó no la tratan mal, sino que –fuera del "ritual"– mayormente la ignoran. Pero aún no ha logrado concebir y el tiempo se agota.
Nadie puede ayudarla. Nadie puede ayudar a nadie. No hay modo de saber quién puede ser un espía del gobierno ni quién estará atento a cualquier mirada o gesto que pueda traicionar un pensamiento que no sea acorde a la disciplina impuesta.
La vida de Defred es monótona pero no así la narración. Como es todo tan igual y estricto cada pequeño cambio en su rutina es un giro inesperado y casi espectacular. Me sorprendió mucho lo bien escrito que está este libro y el desarrollo psicológico de los personajes. Para mi gusto éste es uno de esos casos en que una historia engancha tanto principalmente por la mano hábil con que está escrita.
Defred es un personaje muy interesante y ampliamente desarrollado (a pesar de su autocontrol) por quien es imposible no sentir pena y temor. A medida que avanza su narración –que es en buena parte de acciones bastante mundanas– vamos conociendo los vestigios de lo que supo ser su personalidad, un poco por sus muy aplacados pensamientos de libertad y por algunos flashbacks que muestran cómo era su vida antes de que el actual gobierno tomara el poder.
El final me descolocó por completo, por cierto. Es el día de hoy que no todavía no se bien qué pensar (escucho ofertas).
Éste es un mundo aterrador como pocos, donde a pesar de que el punto de vista de la narración es el femenino y definitivamente las mujeres son las que por lejos se llevaron la peor parte, leyendo entre llíneas y no tanto se ve que la mayoría de los hombres no poderosos también sufren y están oprimidos. Me gustaría mucho leer otra historia –aunque sea breve– ambientada en este gobierno para ampliar ciertos conceptos y profundizar aún más, lo leería encantada (y espantada).
¿Querías distopía? Acá está.
Enlace: http://libros-fantasia-magic..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (35) Ver más Añadir cita
MelyMrMelyMr24 febrero 2018
Como todos los historiadores sabemos, el pasado es una gran tiniebla llena de resonancias. Desde ella pueden llegarnos algunas voces; pero lo que nos dicen está imbuido de la oscuridad de la matriz de la cual salen. Y, por mucho que lo intentemos, no siempre podemos descifrarlas e iluminarlas con la luz prístina de nuestro propio tiempo.
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8827 enero 2019
No se puede freír un huevo sin romperlo, sentencia. Pensábamos que haríamos que todo fuera mejor.
¿Mejor?, repito en voz baja. ¿Cómo es posible que crea que esto es mejor?
Mejor nunca significa mejor para todos, comenta. Para algunos siempre es peor
Comentar  Me gusta         10
PameMacBecPameMacBec06 enero 2018
Un cuento es como una carta. Querido, diría. Sólo querido, sin nombre. Porque si agregara tu nombre, te agregaría la mundo real, lo cual es más arriesgado y más peligroso: ¿Quién sabe cuáles son tus posibilidades de supervivencia? Diré querido, querido, como si fuera una antigua canción de amor. Querido puede ser cualquiera.
Querido pueden ser miles.
Te diré que no corro un peligro inminente.
Haré como si me oyeras.
Pero no está bien, porque sé que no puedes.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Annie_hatunaAnnie_hatuna31 enero 2018
Lo normal...es aquello a lo que te acostumbras. Tal vez no os parezca normal, pero al cabo de un tiempo os acostumbraréis. Y se convertirá en algo normal
Comentar  Me gusta         20
LalectoraLalectora17 noviembre 2017
Me gustaría creer que esto no es más que un cuento que estoy contando. Necesito creerlo. Debo creerlo. Los que pueden creer que estas historias son solo cuentos tienen mejores posibilidades.
Comentar  Me gusta         10
Video de Margaret Atwood (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Margaret Atwood
Booktrailer "La semilla de la bruja"
otros libros clasificados: dictaduraVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

El verdadero o falso de la literatura latinoamericana

Jorge Luis Borges ganó el Premio Nobel de Literatura

Verdadero
Falso

12 preguntas
10 lectores participarón
Thèmes : literatura latinoamericanaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..