InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

MIGUEL;SOUTO TIZON TEMPRANO GARCIA (Traductor)
ISBN : 8499890954
Editorial: Debolsillo (20/03/2017)

Calificación promedio : 4.47/5 (sobre 107 calificaciones)
Resumen:
Una condena de la sociedad totalitaria, brillantemente pasmada en una ingeniosa fábula de carácter alegórico. Los animales de la granja de los Jones se sublevan contra sus dueños humanos y les vencen. Pero la rebelión fracasará al surgir entre ellos rivalidades y envidias, y al aliarse algunos con los amos que derrocaron, traicionando su propia identidad y los intereses de su clase. Aunque Rebelión en la granja fue concebida como una despiadada sátira del estalinism... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (43) Ver más Añadir una crítica
LEMB
 03 junio 2020
Qué distintas son las cosas ahora que antes; y no me refiero a otras épocas, sino a mi propia manera de entender lo que me rodea. Vamos, que eso de la experiencia vital es fundamental para asimilar conceptos de una forma u otra. Además, a más años, más me gusta aprender y leer, y más me intereso por otras culturas, por la historia, por la literatura y por lo que los demás pueden enseñarme. Decidme que a vosotros también os ocurre. Ejemplos muy claros los tengo en libros que leí con 15 o 16 años, que asimilé de una manera, y que, tras volver a leerlos ahora, con unos cuantos más, he comprendido y he disfrutado de otra.
¿Por qué os digo todo esto al comenzar? Porque estoy convencida de que si hubiese leído Rebelión en la granja entonces, la hubiera disfrutado, sin duda, pero no hubiera asimilado la sátira en torno a los personajes y, sobre todo, a las ideas e ideales que fundamentan un movimiento y que la historia, o los propios protagonistas, acaban transformando en su propio beneficio, con crueldad y alevosía, ahogándolas hasta hacerlas desaparecer.
Animal Farm (me gusta más el nombre original) es una novela corta, muy corta, en la que se cuenta la historia de unos animales de una granja que, cansados de sufrir bajo el yugo de su egoísta y cruel amo (humano) y alentados por el anhelo vital un viejo cerdo, deciden levantarse, expulsar a su amo y tomar las riendas de su granja y, por tanto, de su vida, creando una asociación en igualdad, trabajo en común y honestidad, defendiendo a los animales de los humanos. Para ello, crean una comunidad (comunismo), escriben sus siete mandamientos, organizan el trabajo, colocan a los cerdos como dirigentes, ya que son «los inteligentes», distribuyen necesidades para poder atender a cada uno de los animales de la granja, y todo va bien; hasta que las cosas empiezan a cambiar.
Dejando a parte la motivación que llevó a George Orwell a escribir esta novela, que deja bastante claro en el prefacio que él mismo escribe sobre lo que le costó publicarla y en qué se basa este cuento, una de las cosas que más me ha llamado la atención es cómo, siendo irreal esta sociedad inventada con los animales como protagonistas, que piensan, hablan y son capaces de aprender a leer, tiene partes muy realistas.
Luego leí en algún sitio que una de las características de esta historia es la falta de metáforas, y mi ignorancia lectora primero me llevó a sorprenderme, porque una novela donde los animales son los personajes y donde ellos piensan, hablan y se relacionan parece que es una metáfora en sí, para luego ser consciente de que, efectivamente, la novela es una fábula satírica pero no tiene metáforas, es decir, no hay nada traslade su sentido real a uno figurado: los cerdos son cerdos, sí, hablan, piensan, mienten, leen, pero siguen siendo cerdos; al igual que las ratas, los caballos, las gallinas y el resto de los animales. Ahora bien, está muy claro que hay un alegato en contra de la corrupción, de las mentiras, del uso de la historia al antojo de quien la escribe, del poder más entendido y usado, del miedo, de las bajezas, de la crueldad, de la violencia y del totalitarismo.
Mientras leemos, somos testigos de esa transformación desde una idea inicial, simbólica, atractiva, interesante y generosa, que tiene un viejo cerdo en una granja, hasta desembocar, debido en la manera de ser de algunos de los animales, en algo totalmente diferente. La crítica o denuncia va encaminada no tanto al origen o a los ideales, sino más bien a la burocracia, ajena a ese principio, que acaba destruyendo todo. En cierta media, el paso del comunismo al fascismo y al totalitarismo; y la importancia del uso de la comunicación o propaganda para engañar al pueblo y cambiar el pasado.
Sin duda, me quedo con la escena final, magnífica, increíble, muy significativa, y con ese párrafo que no puede ser más claro. Después, una vez cierro el libro, se me quedan algunas preguntas en el aire, lo que hace que la experiencia sea todavía más completa.
Curiosamente, me ha parecido a veces divertida (esas ovejas bobas), pero la realidad, o, más bien, la verdad que engloba la violencia explícita que muestra, me ha provocado rechazo y tristeza, incluso rabia y desolación; ese paso de una sociedad que empieza próspera y limpia, pero que acaba como acaba, me ha llegado a originar rencor hacia lo que somos capaces de llegar a hacer.
Recomiendo esta lectura porque te hace pensar sobre mucho de lo que ha pasado en el siglo XX, sobre la complejidad de las ideas y la aplicación o uso que hacemos de las mismas; sin duda, la razón y verdad acompaña a las palabras, que son egoístamente transformadas para ser utilizadas a su antojo y acabar convirtiéndose en algo muy diferente, incluso opuesto, a lo inicial. Yo no me siento capaz de hablaros de comunismo, fascismo y totalitarismo, pero sí puedo ver cómo la actitud de algunos dirigente de este Animal Farm, buscando su propio beneficio, acaba «convenciendo» al resto sobre lo que vivieron y su propio significado, para acabar volviendo a aquello de lo que huían, incluso en peor medida.
Si ya os he dicho que he sentido rabia en algunos momentos, también es cierto que, en otros, he sentido pena.
He disfrutado enormemente del texto, escrito de una forma muy aséptica, donde la intensidad viene de lo que nos está contando y de todo lo que eso implica, y a través del cual tengo la sensación de que aprendo. Es un libro que necesita una segunda e, incluso, tercera lectura, para poder disfrutar bien de todos los detalles que este periodista, George Orwell, incluye en el cuento.
Para los que ya la habéis leído, os diré que, si bien Napoleón no me ha sorprendido tanto, Squirrel es el que peores sensaciones me ha dejado; para mí es un personaje esencial porque consigue que todo tenga sentido para los demás, convenciéndolos para que acepten lo que ven y lo que creen haber visto.
Un clásico actual imprescindible

Enlace: https://millibrosenmibibliot..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         71
Paloma
 02 noviembre 2019
“Los animales asombrados, pasaron su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo; y, nuevamente, del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quién era otro”
.
Cada vez me convenzo más que la política educativa actual –por lo menos en mi país y en algunos otros del hemisferio– ha dejado fuera materias de literatura, de forma deliberada. Estoy segura que si desde pequeños o jóvenes fuera obligatoria la lectura de un texto como Rebelión en la Granja, desarrollaríamos una conciencia más crítica sobre nuestras autoridades y sobre el siempre presente fantasma de los totalitarismos.
Si nuestra educación promoviera más la lectura, sabríamos que no hay soluciones fáciles para llegar a una sociedad justa e igualitaria.
Tendríamos miedo y criticaríamos cualquier tipo de censura.
Reconoceríamos cuando nuestra libertad está en riesgo.
Y, sobre todo, conoceríamos bien que no hay mesías ni hombres ni líderes todopoderosos, justos y cuyo único interés sea el bien de los demás.
George Orwell escribió este texto para denunciar los horrores resultado de la perversión del régimen soviético, haciendo una especie de parodia: Rebelión en la Granja trata sobre la rebelión de los animales, quienes hartos de los malos tratos de los humanos y encabezados por un grupo de cerdos, sacan al dueño de la propiedad y empiezan a gobernarse buscando mejores tratos e igualdad. al principio todo parece idílico –no hay castigos, se trabaja en jornadas razonables y ningún animal es abusado. El propósito es que eventualmente todos los animales de Inglaterra se den cuenta de su poder y decidan liberarse del yugo humano.
Los líderes de este movimiento son los cerdos –Napoleón, Snowball y Squealer y son ellos quienes dirigen la granja, introduciendo una serie de reglas y mandamientos pero también tratando de educar a los demás animales. En un principio, la granja empieza a prosperar. Pero pronto, como en realidad suele pasar en los sistemas de gobierno, este grupo comienza a sentirse superior al resto de los animales y empieza a volverse cada vez más autoritario, justificando cualquier acción primero como en beneficio del grupo pero después simplemente “porque así lo dice el líder”, y éste es todopoderoso, incuestionable y sabio. Asimismo, el grupo en el poder comienza a dividirse y aquel que difiere, es pronto calumniado y debe huir.
En lo personal, me resulta impresionante la capacidad de Orwell de haber producido una obra literaria extraordinaria, al tiempo que es también –pues lo es – un medio de denuncia. Si bien la novela es una crítica a los totalitarismos (no sólo al soviético pues igual podría pensarse en el nazismo, o en cualquier sistema político contemporáneo) es también un retrato, una parodia, de las debilidades del ser humano, de su flaqueza y de esa ambición y deseo de poder que muchas veces se quiere ignorar. Nunca debiera olvidarse que el ser humano es muy frecuentemente ambicioso, egocéntrico y sediento de poder y siempre que exista la oportunidad de destacar y tener más, la mayoría de las veces la tomara. El reto de cualquier sociedad posiblemente consiste en cómo crear los mecanismos que den un balance a este deseo natural del hombre y el bien común. Y lo que las sociedades tendemos a olvidar es que es un proceso, con altas y bajas, con resultados no siempre felices pero que, al final, no hay una fórmula mágica para lograrlo, y sobre todo, no va ser otro hombre o mujer quien garantice esa igualdad. Esto es una quimera. Y por tanto, debiéramos siempre ser cuidadosos de cualquier persona o líder que prometa lo contrario.
Otro de los aspectos que trata el libro es la eliminación de la memoria histórica, y en lo personal fue de lo que más me impactó porque es algo que está sucediendo en México. No en la escala en que lo retrata esta novela, pero resulta increíble, por no decir espeluznante, que todos los totalitarismos se parecen en algo –siempre intentan deslegitimar lo que hubo antes, tachándolo de malo, de corrupto, de equivocado. Pero esta actitud llega al grado que los mismos líderes llegan a desdecirse y negar cosas o acciones que ellos mismos proclamaron –en el caso de la novela cuando primero Napoleón se niega a construir un molino, luego cuando empieza a violar todos los mandamientos de los animales, y cuando al final, termina siendo amigo de los seres humanos que tanto despreció.
Este libro tiene setenta años y hoy más que nunca es un texto que debiera ser imprescindible porque es un retrato fiel a muchos de los problemas que hoy enfrentamos, y las amenazas que vivimos de manera diaria: la injusticia y la pobreza que son caldo de cultivo para la inconformidad social y que es totalmente justa pero que con frecuencia es utilizada por personas para engañar y destruir al otro.
Como bien decía Orwell en otra de sus novelas más famosas, 1984 como sociedad, es importante recordarnos que la mayoría de los políticos y gobiernos, buscan el poder por el poder. Nadie está ahí por motivos puramente filantrópicos o porque el único beneficio que desee sea el del país o el de la gente. Eso es una falacia. al mismo tiempo, no implica que debamos desesperar, sino al contrario –eso nos obliga, como miembros de una sociedad, a ser más críticos de nuestros líderes y a exigir más, sabiendo que si no lo hacemos, esa ansia de poder descarrillará mucho más las cosas y la injusticia reaparecerá.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Inquilinas_Netherfield
 17 julio 2019
Imagino que quien más y quien menos conoce el planteamiento de esta novela. Major, el premiado y anciano verraco blanco de una granja inglesa, se dirige una noche a sus compañeros y camaradas animales de la granja: ha tenido un sueño, un sueño en el que vislumbra una vida en la que los animales se deshacen de los tiranos seres humanos y todo el producto de su esfuerzo y trabajo les hace ricos y libres. Los llama a la rebelión, a transmitir el mensaje de rebeldía, a la unidad perfecta entre animales y a la camaradería en la lucha. Todos los hombres son enemigos. Todos los animales son camaradas. Inventan su propio himno, todos los animales de la granja se excitan ante una idea como esta, pero el pobre Major muere tres noches más tarde y son sus compañeros y camaradas los que planifican durante meses la rebelión y crean una corriente de pensamiento llamada animalismo cuya base son los ideales de Major. Un buen día ponen al fin en marcha la tan ansiada Rebelión, esa que les otorgará libertad, autonomía y riquezas... ¿o no?
Supongo que es vox populi que Orwell escribió esta historia en plena Segunda Guerra Mundial, que el manuscrito sobrevivió maltrecho y a duras penas a una bomba que destruyó parcialmente la casa del autor (bueno, esto no tenéis que saberlo pero lo añado xD), y que fue finalmente publicado en agosto de 1945, meses después de que terminase la guerra. Orwell, demócrata y socialista, ideó esta fábula como una crítica contra cualquier régimen totalitarista, que en aquella época no solo señalaba de manera obvia al régimen nazi de Hitler, sino, sobre todo (y este era realmente el objetivo del autor), al régimen comunista de la Unión Soviética... e Inglaterra era aliada de la URSS durante la guerra, con lo cual podéis imaginaros no solo el impacto que tuvo la obra, sino los problemas que surgieron para publicarla durante la propia contienda. Inglaterra no quería (no podía permitirse) problemas con su aliado ruso, así que la publicación tuvo que esperar a que terminase la guerra.
La sátira está clara desde su comienzo. En esta granja los animales se proponen acabar con la tiranía humana, acaban expulsando al dueño de la granja y crean un sistema propio de gobierno basado en la igualdad que poco a poco va modificándose, alterándose y devaluándose hasta corromperse y tornarse en otra tiranía en la que los cabecillas animales acaban siendo iguales que los humanos que expulsaron al principio de la rebelión. Yo creo que esto nos suena a todos y podriamos aplicarlo a muchos más periodos históricos de los que nos gustaría recordar (y los que nos quedan).
Es fácil encontrar por internet a quien representa cada animal en esta fábula, así que tampoco quiero extenderme mucho sobre eso y os hago un breve resumen de los que yo considero más importantes: el señor Jones, el dueño de la granja, sería el zar Nicolás II de Rusia (representa por tanto el régimen zarista y la monarquía); el viejo cerdo Major sería Lenin (el ideólogo de la revolución que quiere acabar con el zarismo); el cerdo Napoleon, que conforme avanza la lectura va restringiendo las libertades del resto de animales y asimilando la tiranía y comodidades que supuestamente quería derrocar, sería Stalin (y principal objetivo de la crítica por parte de Orwell); Squealer, mano derecha de Napoleon y el que engaña al proletariado y a los analfabetos con sus arengas, sería el aparato de propaganda de la URSS; el caballo Boxer, que se deja la vida literalmente trabajando por la rebelión y el nuevo sistema sin ver mejorada su existencia en absoluto y pasando, de hecho, de matarse a trabajar por unos a matarse a trabajar por otros a cambio de nada, sería el propio proletariado; etc...
La privación y/o limitación de libertades, la avaricia, la corrupción, la violencia, la manipulación, la explotación, la desinformación, el abuso de la fuerza... lo que empieza como un régimen igualitario y libre acaba pervirtiéndose en un régimen exactamente igual al que se quería derrocar. Orwell denuncia lo que puede ocurrir cuando las personas equivocadas alcanzan el poder y se ven apoyados, sustentados y envalentonados por un pueblo que, ya sea por ceguera e ignorancia o por afinidad y mal entendido partidismo, consiente ese abuso creyendo que viven una vida mejor, más libre y justa solo porque su líder así lo dice.

Orwell no solamente critica de manera particularizada el régimen dictatorial stalinista (y de manera generalizada cualquier régimen dictatorial), sino que por medio de la fábula razona de manera demoledora sobre la frágil y corrupta condición humana, y por eso yo creo que esta historia se expande bastante más allá de totalitarismos y puede aplicarse a muchos gobernantes que actúan desde sistemas políticos democráticos: cualquier abuso de poder por parte de aquellos que ocupan puestos de gobierno está representado en esta historia; cualquier manipulación de los medios de información y comunicación está representado en esta historia; cualquier ceguera de los ciudadanos de a pie ante estos abusos de poder, ante esa manipulación, en la que la filiación política no deja valorar en su justa medida y de manera personalizada la validez de la persona que supuestamente la personifica, está representada en esta historia.
Era un clásico que tenía muy pendiente y que he disfrutado en la misma proporción que me ha asustado. Han pasado casi 75 años desde su publicación y no ha cambiado nada. Absolutamente nada. de la edición de Libros del Zorro Rojo solo puedo decir maravillas. Las ilustraciones del inglés Ralph Steadman son simplemente perfectas para la historia. Steadman está especializado en ilustraciones satíricas de índole político y social, así que todo eso se traslada a las imágenes. El libro me ha encantado, pero la edición ha sido parte muy importiante de la lectura. Es una de esas joyitas que enriquecen la estantería.
Termino. El animalismo inicial de la historia comienza con siete mandamientos igualitarios que deben seguir todos los miembros de la granja. No os pongo todos los cambios que van sufriendo estos mandamientos conforme la tiranía de Napoleon va alterándolos a su conveniencia porque quedaría muy largo. Simplemente os pongo los siete mandamientos iniciales y en qué queda todo eso al final, cuando se culmina el proceso de asimilación del totalitarismo. Creo que hablan por sí solos:
1. Todo lo que camina sobre dos patas es un enemigo.
2. Todo lo que camina sobre cuatro patas o tiene alas es un amigo.
3. Ningún animal llevará ropa.
4. Ningún animal dormirá en una cama.
5. Ningún animal beberá alcohol.
6. Ningún animal matará a otro animal.
7. Todos los animales son iguales.

TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS ANIMALES SON MÁS IGUALES QUE OTROS.

Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Leticia
 21 noviembre 2017
Hablar de una obra como Rebelión en la granja es una cuestión difícil porque ha sido objeto de controversia y discusión a lo largo de todo el siglo veinte.
El señor Jones dirige su granja en la ignorancia de que sus animales están a punto de rebelarse. Una coalición de cerdos encabezada por el Viejo Mayor, que alienta e ilumina con sus ideas al resto de animales, siembra la semilla del odio hacia el granjero. El día que el Viejo Mayor muere, Snowball y Napoleón, los cerdos más inteligentes, llevan a cabo la revolución basándose en las conceptos que han aprendido. Expulsan al señor Jones y crean las normas sobre los que se fundará su república escribiéndolos en la pared del establo. al principio todo marcha bien, pero pronto los cerdos, que se encargan del gobierno de la renombrada granja Animal, empezarán a modificar algunas cosas.
Bajo este argumento se esconde una ácida crítica hacia el régimen soviético. Sin embargo, Rebelión en la Granja no es un simple ataque al stalinismo. Como toda fábula, su mensaje es universal y trasciende toda referencia histórica y política. Nos habla de la opresión y de la búsqueda de libertad, así como de la naturaleza corruptora del poder. Se trata de una novela breve y sencilla, escrita con un cierto sentido del humor. La moraleja que enseña es clara y fácilmente reconocible por cualquier lector.
Orwell muestra el idealismo de la utopía comunista que choca rápidamente con la dura realidad del abuso del poder. Nos permite ver que la igualdad es un concepto maravilloso, pero prácticamente inalcanzable, siempre habrá alguien que trate de estar por encima de los demás.
Rebelión en la Granja fue una obra que tuvo muchos problemas para ser publicada. Sin embargo, Orwell luchó por su publicación durante años. En resumen, estamos ante una novela de gran calidad literaria, filosófica y política, narrada en forma de sátira con una prosa sencilla en la que ningún lector se quedará indiferente. George Orwell, une realidad , imaginación y la ironía de la vida, así lo que es el principio de rebelión, la lucha por una igualdad y una libertad siempre pasa y pasará a ser un sueño.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         100
Popeye
 03 marzo 2018
Me ha gustado mucho. Es muy original la forma en la que este libro, a través de los comportamientos de los animales que protagonizan la historia, critica y nos muestra como era el comunismo soviético durante la tiranía de Stalin.
Una historia interesante, amena y didáctica, que en ningún momento, se hace pesada, por la forma en la que esta escrita.
Comentar  Me gusta         150
Citas y frases (14) Ver más Añadir cita
LEMBLEMB24 mayo 2020
Los siete mandamientos:
1. Todo lo que camina sobre dos pies es un enemigo.
2. todo lo que camina sobre cuatro patas, tenga alas, es un amigo.
3. Ningún animal usará ropa.
4. Ningún animal dormirá en una cama.
5. Ningún animal beberá alcohol.
6. Ningún animal matará a otro animal.
7. Todos los animales son iguales.
Comentar  Me gusta         30
Sara_feericaSara_feerica28 diciembre 2017
El hombre es la única criatura que consume y no produce. No da leche, no pone huevos, no tiene fuerzas para tirar el arado, no puede correr lo suficientemente rápido para cazar conejos; y sin embargo es amo y señor de todos los animales
Comentar  Me gusta         30
Sara_feericaSara_feerica28 diciembre 2017
Los animales, asombrados, pasaron su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo; y nuevamente del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quién era otro.
Comentar  Me gusta         30
MasquepalabrasblogMasquepalabrasblog26 diciembre 2018
Las criaturas del exterior miraban del cerdo al hombre ydel hombre al cerdo de nuevo; pero ya era imposible decir cuál era cuál.
Comentar  Me gusta         40
DiemDiem22 junio 2019
La guerra es la guerra. El único ser humano bueno es el que ha muerto.
Comentar  Me gusta         50
Video de George Orwell (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de George Orwell
Una adaptación gráfica y actualizada de la gran obra de George Orwell, Homenaje a Cataluña.
«Esta guerra, en la que desempeñé un papel tan irrelevante, me ha dejado sobre todo malos recuerdos, y sin embargo no me hubiera gustado perdérmela. Cuando se asiste a un desastre semejante -e independientemente de quien salga victorioso, estoy convencido de que la guerra de España demostrará haber sido un desastre terrible más allá de los heridos y los muertos- no hay por qué acabar sumido en la desilusión y el cinismo. Es curioso, pero estas vivencias no han disminuido sino aumentado mi fe en la decencia del ser humano.»
Empieza a leer ? https://www.megustaleer.com/libros/homenaje-a-catalua-versin-grfica/MES-108149
+ Leer más
otros libros clasificados: distopíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

George Orwell: Verdadero o Falso

Además de haber sido novelista, Orwell fue fotógrafo.

Verdadero
Falso

14 preguntas
23 lectores participarón
Thème : George OrwellCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..