InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8420435473
Editorial: Alfaguara (18/09/2019)

Calificación promedio : 4.06/5 (sobre 77 calificaciones)
Resumen:
La nueva novela de Arturo Pérez-Reverte. No tenía patria ni rey, sólo un puñado de hombres fieles. No tenían hambre de gloria, sólo hambre. Así nace un mito. Así se cuenta una leyenda. «El arte del mando era tratar con la naturaleza humana, y él había dedicado su vida a aprenderlo. Colgó la espada del arzón, palmeó el cuello cálido del animal y echó un vistazo alrededor: sonidos metálicos, resollar de monturas, conversaciones en voz baja. Aquellos hombres olían a es... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (25) Ver más Añadir una crítica
CASM
 31 July 2022
En "Sidi" (2019) Arturo Pérez Reverte cuenta, según sus propias palabras, su Cid, entre los muchos que hay en la tradición española.
Lo cierto es que lo hace de forma maravillosa. Ya desde el primer momento se advierte que no toma ni el camino del mito ni el del mercenario (por plantear las teorías extremas sobre don Rodrigo). El mismo aclara que "No tenían hambre de gloria, sólo hambre" y desde ese punto de partida comienza la leyenda.
Es magistral la contextualización que da Pérez Reverte al personaje y a la situación socio política entre lo hispano y lo moro donde el líder castellano a pesar de su profesionalidad como guerrero manejaba códigos y una ética particular.
Si bien estamos hablando de un guerrero, lo que más resalta no son sus dotes en el campo de batalla en el manejo de los caballos o las armas (que cuenta la historia eran extraordinarias), sino lo que Pérez Reverte llama "El arte del mando", pues este consistía en tratar con la naturaleza humana y esto era lo que mejor manejaba Sidi.
En este esquema hay lugar para el amor, la impronta del valor justicia por encima de otros valores (aunque sea en forma rudimentaria) y muchas otras características de la personalidad del Cid que colorean la historia.
Por ello es excelente también la descripción de las distintas personalidades de sus inseparables compañeros de armas.
Lo real es que detrás de una persona aparentemente rústica, se encuentra un genio de la estrategia militar, un líder con todas las letras, una persona con valores y el mito naciente del que nos enorgullecemos quienes somos de alguna forma hijos de sangre española, aunque en mi caso soy ya como la 5ta generación de Argentinos (sentimiento a veces más fuerte incluso en estas provincias de ultramar que en la propia España... pero no es mi intención generar polémica).
La calidad narrativa es excelente, se nota que el autor, por su historia personal, se siente cómodo con los relatos bélicos (basta repasar su bibliografía) y la verdad es que tiene más recursos narrativos que muchos de los que se dedican exclusivamente a este género.
Lo mejor.... quedó la puerta abierta para más Ruy Díaz, es imposible no disfrutarlo.... estoy esperando ya una secuela de SIDI. No lo dejen pasar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         208
Ferrer
 18 November 2022
Sidi, el título elegido por el autor, no es casual: subraya el mestizaje del personaje como encarnación de esa España donde él y su mesnada (hombres duros en un territorio duro) luchaban por sus vidas.
En cuanto a la manera de contar un hecho histórico, lo definió el propio autor hace doce años en Un día de cólera: «Este relato no es ficción ni libro de Historia». Esta definición está vigente en Sidi, novela de estilo directo y sensorial, también se mueve en la línea difusa entre realidad y ficción que vertebra todo relato histórico revertiano. Sidi es una argamasa narrativa contundente que une con eficacia las piezas históricas documentadas
con el rigor y la minuciosidad que caracterizan a su autor.
«La cabalgada», «La ciudad», «La batalla» y «La espada» constituyen las cuatro partes en las que se divide esta novela compacta, donde la fiereza de un puñado de hombres, contada con un lenguaje mesurado en su anacronismo y escogido por su eficacia, consigue que el lector se mantenga suspendido en el relato, magnetizado por los hechos, hasta el final del mismo.
Sidi puede leerse también en clave de lección de liderazgo. El protagonista se desenvuelve como capitán de un ejército improvisado de hombres leales y sabe que su fuerza está, en parte, en la manera en la que es capaz de conservar la lealtad de su hueste. La mesnada campea por esta novela como un protagonista más, movido por
reglas impensables en el mundo civilizado, pero necesarias en territorio hostil.
Sidi es también la aventura de un puñado de guerreros perdidos en territorio enemigo que se dirigen hacia el mar a lo lejos, en Levante, mientras venden cara su piel para poder sobrevivir. En este relato, entre otras muchas fuentes, emerge la Anábasis de Jenofonte, una lectura escolar de Arturo Pérez-Reverte que fue definitiva para la
formación del imaginario del futuro escritor, que hoy todos disfrutamos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         90
Soraya47
 18 October 2019
SIDI es la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte donde cierto narrador nos relata en forma de aventura lo que pudo ser la vida durante el exilio del gran general Rodrigo Díaz de Vivar. Un hombre que desde que nació estuvo destinado a la guerra. Aquí lo conoceremos como Ruy Díaz o SIDI…
De la vida del Cid y de su época nos ha llegado poca información. Por lo tanto, estamos ante una obra donde se juntan hechos reales, ficticios y mucha leyenda. Y aunque los diálogos obviamente son inventados en verdad bien podría haber ocurrido así. He disfrutado a rabiar sus conversaciones con el Conde de Barcelona al que el Cid hizo prisionero en dos ocasiones. El autor nos sitúa al comienzo en la frontera del río Duero. Debemos recordar que la Reconquista se hizo por líneas y durante un tiempo siguió más o menos el camino de dicho río. Allí, en tierra de nadie, se encuentra nuestro protagonista junto a noventa y siete hombres unidos a él por vínculos familiares o de vasallaje. Aunque todavía queda mucho para acabar siendo legendario y heróico, ya por entonces era conocido y temido. Los burgueses de Agorbe le habían pagado para que persiguiera una partida mora.
Entretanto, sus recuerdos van hacia un pasado difícil de olvidar. Sabremos de cuándo Alfonso VI fue alzado rey. Dicen que el Cid le obligó a jurar que no había tenido nada que ver en el asesinato de su hermano por tres veces en Santa Gadea, de ahí el rencor del nuevo rey y el destierro. Por supuesto, eso son cosas de los cantares de entonces. Su memoria también traerá de vuelta al rey al que más unido estuvo, Sancho III. Y cómo no, momentos para su propia mujer Doña Jimena y sus dos hijas Elvira y Sol. Sigue el relato en la época en que estuvo al servicio del régulo de la taifa de Zaragoza, al-Mutámid. Podremos leer una historia muy emotiva de un soldado capturado. Continuará con una batalla donde comprenderemos por qué era considerado el mejor táctico-bélico de su tiempo. También asimilaremos que al final ni rey, ni reinos, uno acaba luchando sólo por su vida y que una batalla a veces se pierde si uno mismo la da por perdída.
Mucho se ha dicho sobre que el Cid fue simplemente un mercenario. Yo digo que no es verdad. Y el autor prácticamente piensa lo mismo. Cosa que me agrada, todo hay que decirlo. No veo un mercenario. Estaba en el exilio con su mesnada, ¿qué iba hacer? Mercenario hubiera sido si se hubiera desnaturalizado de su rey para irse a luchar con otros. Pero él abogaba por el exilio. Tenía decisión, iniciativa y capacidad militar sobrada. No necesitaba de rey ni de nadie, lo demás vino por sí solo. Pero lo que Arturo Pérez Reverte quiere contarnos por encima de todo esto es, que fueron hombres fuertes y valientes. Que aunque lucían sus cuerpos entumecidos y llenos de cortes, sus caras no eran amargas. Al igual que el pico de la montaña reconfigurado por los glaciares y el viento, estos hombres aceptaron, se adaptaron y persistieron ante la lucha y las adversidades. Sabían íntimamente cómo la muerte paga las deudas en su totalidad. A veces, era la única forma de salir de debajo de ella. Se santiguaban con las manos ásperas, ante la comida y la batalla. Eran hombres crueles porque la vida era cruel. Nada de esto les impidió ser ellos mismos. Dicen que nadie muere con dignidad, pero estos hombres sabían morir con honor.
Me ha encantado, maravillado, emocionado, si alguna vez llegué a imaginármelo en persona, es tal y como lo contó Pérez-Reverte. Ambicioso, duro, compasivo, pero sobre todo fiel a los suyos. Jamás rompería su vínculo ni se enfrentaría al rey de Castilla. Eso dice mucho ya en esos tiempos.
Hay libros que no necesitarían ni ser comentados. Éste es uno de ellos. Una historia tremendamente bien escrita. Mis palabras sobran. Las del autor están ahí para vosotros. Un final inolvidable. Una vez más escribo que más que recomendarlo, exijo leerlo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         51
sanhezped
 02 October 2019
Mucho ha tardado en decidirse Arturo Pérez-Reverte a tratar la figura de uno de los guerreros más conocidos de nuestra historia: El Cid. Él que ha tratado de un modo casi continuo la figura del soldado, no solo en Alatriste, su personaje más famoso, sino en muchas de sus otras novelas, tiene aquí la oportunidad de trazarnos el perfil de un guerrero, de un jefe de guerreros, alzado por la leyenda como el más grande.
Lejos quedan ya aquellos tiempos de la educación franquista que ensalzaba la figura de l Cid como un adalid de la lucha cristiana, del conquistador de Valencia que triunfó aún después de muerto. Pero se silenció buena parte de su historia y su realidad.
Porque la España del siglo XI no era un lugar de guerra solo entre moros y cristianos, sino más bien una lucha de todos contra todos: cristianos contra cristianos, moros contra moros y cristianos contra moros, en la que los aliados de hoy podían ser los enemigos de mañana, pero en el que la religión no era lo principal a la hora de buscar un enemigo, sino toda otra serie de complejas circunstancias políticas que determinaban el equilibrio de poderes en aquella España dividida en un gran número de reinos cristianos y moros.
De ahí que el Cid ofreciese su espada y la de su mesnada a aquel que pudiese pagarle y ofrecerle garantías, sin que el credo que profesasen fuese un obstáculo para ponerse a su servicio, como fue el caso del rey moro de Zaragoza.
Un personaje muy revertiano, testarudo y arrogante como le define uno de sus lugartenientes, que no le importa enfrentarse a su rey en la famosa jura de Santa Gadea, pero que, pese a todo, le sigue siendo fiel y reserva para él un quinto de los botines que va conquistando en sus correrías.
Un hombre fiel por encima de que sea o no su rey merecedor de esa fidelidad.
Esta es pues, la historia del Cid:
Aunque creo que hay que matizar un poco lo de “la historia”, porque solo recoge los primeros años del Cid tras ser desterrado de Castilla. Dicho de otro modo, queda mucha historia por contar, por lo que me da la impresión de que estamos ante la primera entrega de ¿dos? ¿tal vez tres? Novelas con el Cid como protagonista.
Si es así, las espero con muchas ganas, pues su lectura para nada me ha defraudado. Es cierto que hay muchas “batallitas” (muy bien contadas, todo hay que decirlo) con las que he disfrutado mucho, porque, por más ciertas por increíbles que puedan parecer las hazañas de nuestro guerrero, no deja de ser este libro una auténtica novela de aventuras: las de unos hombres obligados a batallar lejos de casa por su supervivencia y la de los suyos. Contadas con una pluma muy ágil y que nos hace sentir en todo momento en aquella época, para disfrutar de aquella España donde la fidelidad era la excepción. Ese era precisamente el punto fuerte del Cid: la fidelidad, la lealtad y la unión existente entre él y sus hombres.
He disfrutado mucho esta novela. Si a ti te gustan las novelas históricas, sobre todo si tienen un trasfondo de aventuras, no lo dudes: Sidi te gustará.
Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         81
Marinieves
 14 November 2019
Esta nueva obra de Don Arturo no novela tanto la vida de Rodrigo (su Cid) como el primer cantar del Cantar de Mio Cid, el conocido como "el del destierro", esto es, desde poco después de lo de "de los sos ojos tan fuertemientre llorando", cuando, como decía Manuel Machado "al destierro- con doce de los suyos -polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga", anda mio Cid de corte en corte buscando señor que lo contrate con su mesnada y sus correrías hasta poco antes de su marcha hacia Valencia.
Rodrigo, para ganarse el pan y el de los bastante más de doce a los que tiene que mantener, trabaja como soldado a sueldo para quien le paga la soldada y buscando a quién servir, y, tras ser rechazado y despreciado por los condes de Barcelona, llega a un acuerdo económico para defender con las armas los intereses territoriales del rey moro de la taifa de Zaragoza, peleando contra moros y cristianos, según tercia, que la cosa de la religión y las peleas territoriales tenían el asunto embrollado, pero con la única condición de no pelear nunca contra Alfonso VI, a quien, pese a haberle desterrado, sigue considerando su señor natural y al que sigue mandando una quinta parte de lo que consigue.
Y lo del "polvo, sudor y hierro", queda muy claro en la novela de Pérez-Reverte, que repite en reiteradas ocasiones la imagen del protagonista y los suyos con las caras llenas de tierra por las que resbala el sudor, y no deja hierro de sus armaduras que nombrar, que conviene conseguirse es esquema de alguna para seguir el relato sabiendo qué se pone o lleva cada uno, aunque como lo repite bastantes veces se acaba una centrando. Que si el escudo en la espalda, que si nasal arriba, nasal abajo de las narices, que si las botas de huesas...
La figura del Cid se parece bastante a la del Poema y hay que hacer esfuerzos para no imaginarse a Charlton Heston a lomos de Babieca, aunque algo más achacoso de una lesión antigua de rodilla.
Y es que la novela se centra sobre todo en las batallas, en las tretas para colocar la mesnada en la mejor posición para la batalla, el estudio del paisaje con sus escondrijos y peligros, y en las negociaciones con los poderosos para que no los manden a batallar sin posibilidades.
No obstante, la figura de Rodrigo parece, como dice mi amigo Pedro, bastante plana. Buen guerrero, callado, buen jefe de su mesnada, fiel a su rey natural, pero no sabemos mucho de lo que piensa o siente, como si fuera un soldado del montón. Como mucho que se acuerda de Jimena y sus hijas un instante antes de olvidarlas para entrar en combate. Que, eso sí, combates tiene el libro unos cuantos, que hay ratos que no sabe una si está con el Cid, con Ivanhoe o con una película de indios.
Pero desde luego el libro está entretenido, que me he quedado varias noches hasta que me lo he terminado leyendo hasta las tantas.
Asistimos a las negociaciones para la entrega de Monzón, al engaño al prestamista judío para consiguir financiación, a los compadreos religiosos ecuménicos con su equivalente del ejército moro, algún escarceo con la hermana del rey y muchas lanzas, espadas y sangre, hasta llegar a la batalla más importante en la que los mete el rey de Zaragoza, y que maldita la gracia que le hace a los castellanos porque tienen que pelear contra enemigos superiores en número y que encima se encuentran a más altura. Pero el Cid es el Cid y la cosa acaba en victoria, con muchas víctimas en ambos bandos, pero eso era "lo normal" en las batallas y lo tienen asumido los soldados, que eso lo recalca por activa y por pasiva el autor, la entrega de los soldados a su labor sin que parezca importarles morir. Y en la susodicha batalla, como para justicia poética, consiguen hacer prisionero al conde Ramón Berenguer que despreció al Campeador, y consigue bajarle los humos y quedarse con su espada, la siempre famosa Tizona, aunque, tras dejarle en libertad renunciando a alguna que otra plaza importante, se vaya rezongando algo así como que será él quien pase a la Historia porque los siglos se van a acordar más de él, con lo supernoble que es, que del Cid, que para él es un mindungui del que nadie hablará cuando muera. Ya ves tú lo que son las cosas, ¡menuda visión de futuro que tenía el condecito! de pitoniso no se hubiera comido un rosco.
A lo que voy, un libro de aventuras estupendo, un relato ajustado al Poema con las oportunas licencias literarias del autor, un Cid que necesita rodaje y que no me creo que nos quedemos con un solo libro, así que quedo a la espera de la llegada de Rodrigo a Valencia.
Enlace: https://marinieves.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31

Las críticas de la prensa (13)
confabulario12 December 2019
Arturo Pérez-Reverte escribió su versión del Cid Ruy Díaz en el libro Sidi. Un relato de frontera (Alfaguara, 2019).
Leer la crítica en el sitio web: confabulario
ElPais08 November 2019
El libro de Arturo Pérez-Reverte sobre el Cid puede parecer anacrónico, escrito como si no hubiera existido el siglo XX, pero no importa: narrativamente es apasionante.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Telam26 October 2019
El gran escritor español vuelve con obra dedicada al Cid Campeador, aquel personaje casi legendario que vivió en la segunda mitad del siglo XI. En "Sidi", Pérez-Reverte analiza cómo un "infantón burgalés de segunda fila que ha caído en desgracia consigue convertirse en una leyenda".
Leer la crítica en el sitio web: Telam
Laverdad16 October 2019
Pérez-Reverte recrea uno de los personajes más emblemáticos de la literatura española.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
lanuevaespana20 September 2019
El escritor intenta limpiar la figura del guerrero de las manipulaciones del franquismo en su novela 'Sidi'.
Leer la crítica en el sitio web: lanuevaespana
ElPais19 September 2019
El escritor publica 'Sidi', una novela de aventuras fronterizas que se alimenta de la leyenda del Cid e indaga en su liderazgo.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Europapress19 September 2019
Pérez-Reverte ficciona al Cid en 'Sidi': "La política es un filtro de la mediocridad que empieza en el colegio".
Leer la crítica en el sitio web: Europapress
Abc19 September 2019
El escritor y académico de la RAE publica «Sidi», novela en la que aborda el comienzo de la leyenda de El Cid Campeador.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
elmundo19 September 2019
¿Cómo un infanzón logró ser una leyenda en su primer año de destierro? El escritor desmitifica la figura en 'Sidi. Un relato de frontera', su nueva novela.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
elperiodico19 September 2019
El escritor intenta limpiar la figura del guerrero de las manipulaciones del franquismo en su novela 'Sidi'.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
BurgosConecta19 September 2019
El escritor y académico convierte la forja de la leyenda del Cid en un violento «western medieval» sobre un mercenario leal que batalló para moros y cristianos.
Leer la crítica en el sitio web: BurgosConecta
revistan26 June 2019
El escritor viaja al siglo XI para retomar uno de las grandes personajes de la literatura española. “Hay muchos Cid y este es el mío”, dice.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
elmundo26 June 2019
El escritor Arturo Pérez-Reverte publicará el próximo 18 de septiembre su nueva novela Sidi, en la que retoma la figura del Cid Campeador para hablar de "un guerrero que, obligado al destierro, cabalga para buscarse la vida con una hueste que lo respeta y lo sigue".
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (16) Ver más Añadir cita
DrEnderDrEnder21 October 2020
“–¿Me permites acompañarte?
La sorpresa del otro se trocó en estupor.
–¿Conoces la oración de la tarde?
–Las conozco todas.
–¿También las rakaat?... ¿Los movimientos?
–Sí.
–Pero eres cristiano.
–Rezamos al mismo Dios, que es uno solo –Ruy Díaz empezó a descalzarse, quitándose las huesas–. La ilaha ilalahu… o hay otro dios que Dios, Mahoma es el mensajero de Dios y Jesucristo otro gran profeta… ¿No es cierto?
Asintió el moro complacido.
–Ésa es una gran verdad.
–No veo, entonces, ninguna razón que nos impida orar juntos.
Se quedó el moro inmóvil y en silencio.
–Eres un hombre extraño, Sidi –dijo al fin.
–No, rais Yaqub –cumpliendo el ritual, Ruy Díaz se pasaba una mano mojada por la cara–. Solo soy un hombre de frontera.”
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
HefestoHefesto24 September 2019
Había cuatro clases de hombres en la guerra: los que no sentían miedo, los que lo sentían pero evitaban mostrarlo, los que lo mostraban pero cumplían con su deber y los cobardes. Solo los tres primeros tenían un lugar en la hueste, pues los otros estaban ausentes por causa natural: los rechazaban sus compañeros, se iban o morían pronto.
Comentar  Me gusta         10
Edd62Edd6208 July 2020
Eres uno de esos raros hombres fíeles , no a una persona si no a una idea. En tu caso una idea egoísta, la que tienes de ti mismo
Comentar  Me gusta         30
HefestoHefesto26 September 2019
El modo más seguro de perder una batalla, pensaba, era creerla perdida.
Comentar  Me gusta         40
islamilpalabrasislamilpalabras17 December 2019
En términos militares, mi señor, morir es una pérdida... Vivir, una ganancia. De poco sirven los hombres justos o valientes cuando están muertos
Comentar  Me gusta         10
Videos de Arturo Pérez-Reverte (43) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Arturo Pérez-Reverte
Cuando se apagan las cámaras, Luis García Montero (Granada, 1958) camina cabizbajo como si tuviese una losa entre los hombros. Es el peso de la pérdida que le acompaña desde hace un año. Sin Almudena, la casa que le trae los mejores recuerdos de su vida se le cae encima. Para huir, estos 365 días ha intentado llenarlos de trabajo, compromisos, entrevistas y todos los viajes que tenía pendientes tras la pandemia como director del Instituto Cervantes. “Cuando uno se queda solo y está parado, empieza a darle vueltas a la cabeza. La verdadera melancolía tiene que ver con perder el futuro, no con el pasado”, explica frente al escritorio, intacto, de su mujer. Sobre una de las estanterías, el cristal de un marco quebrado por la mitad separa simbólicamente a la pareja en una foto de jóvenes. Él apoya la cabeza sobre el hombro de ella. Son felices. “Nuestra relación era muy alegre, casi de broma, de estar en el mundo apostando por la alegría”, explica en este episodio especial de En la biblioteca de. Sus despachos están conectados, pero son mundos completamente distintos. En el de Almudena todo está en su sitio. En el de Luis reina el caos. Sobre su mesa no hay ni un hueco sin papeles, sobres, cartas, libros: “Se quejaba mucho de mi desorden. Ella era muy ordenada y muy disciplinada para escribir. Sin embargo, quien escribe un poema puede tener la idea rondando en su cabeza y de pronto esperar a que un día le sorprenda la necesidad de escribirlo”. Solo en esto divergían. En el resto de cuestiones, la pareja compartía gustos y maneras de pensar la vida y la literatura. Una complicidad enorme que sobresalía en las páginas de sus obras. Y también, en los poemas de amor que Luis le iba dejando en las páginas finales de poemarios de Alberti, Machado o Margarit que le regaló durante años y que luego reuniría en Completamente viernes, el libro que depositó sobre el féretro de su mujer. “Almudena se fijó en mí porque le gustaba mi poesía. Yo cada vez que acababa un poema se lo enseñaba y ella, cuando acababa una novela, también. La verdad es que éramos bastante críticos el uno con el otro porque era la única manera de ir mejorando. Pero, después, no había enfados”. ¿Cómo era la biblioteca de Almudena Grandes? ¿Por qué Luis García Montero se plantea donarla? ¿Cuáles eran sus autores imprescindibles? Descubrimos la biblioteca de Almudena Grandes a través de los ojos del amor de su vida en este formato de vídeo de EL PAÍS en el que también hemos conocido la biblioteca personal del Premio Nobel Mario Vargas Llosa, de novelistas como Arturo Pérez-Reverte, Lorenzo Silva o Rosa Montero, políticos como José Manuel García-Margallo o personalidades de la cultura como Peridis o Juan Diego Botto. Suscríbete a nuestro canal: http://cort.as/yI0n Visita http://elpais.com Más vídeos de EL PAÍS: http://cort.as/YGC9 Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/elpais Twitter: https://twitter.com/el_pais Instagram: https://www.instagram.com/el_pais #libros #literatura #almudenagrandes #madrid #cultura #novelas #enlabibliotecade #elpaís
+ Leer más
otros libros clasificados: novela históricaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
221 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro