InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8423353664
Editorial: Destino (10/04/2018)

Calificación promedio : 4.08/5 (sobre 33 calificaciones)
Resumen:
El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.
El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la pro... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (26) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 23 septiembre 2018
No había leído nada de María Oruña, pero al ojear la contraportada me lancé; siempre me han gustado las historias de misterio, la novela policíaca, el género negro y, además, a pesar de no creer en otra vida que no sea ésta, o en transformaciones del alma o espíritu, he de confesar que me he sentido atraída por los fenómenos paranormales percibiendo, según la época en la que me encontraba, miedo, curiosidad o deseo de que existieran, pero científicamente está comprobado que no; que no existen otras experiencias al margen de las racionalmente verificadas, como movimientos psicológicos que crean efectos ideomotores, visiones alucinatorias producidas por un déficit en el estado mental, presencia de iones en la atmósfera, corrientes de aire, cambios de temperatura o escapes de monóxido de carbono, sobre todo en calderas antiguas, que pueden producir desde dolores de cabeza hasta la muerte, pasando por alucinaciones. No obstante aun sabiéndolo me gusta leer sobre todo esto, e imaginar que en determinados momentos pudiera ocurrir algo extraordinario. Así pues, novela policíaca y asunto paranormal prometía todo un reto. Por eso he leído Donde fuimos invencibles y he de confesar que me ha costado trabajo analizar la novela porque, de entrada no la calificaría como negra o policíaca; es verdad que hay dos muertos nada más empezar y es cierto que el caso lo lleva la teniente Valentina Redondo, pero en realidad no es ella quien lo resuelve sino un cúmulo de casualidades en las que una serie de personajes se ponen a investigar, cada uno por diferentes motivos. Así pues, no se me ocurría cómo indagar en esta historia, pues ni siquiera se ajusta a las normas que en 1926 S.S. van Dine dio para escribir una novela policíaca, todas ellas cumplidas a rajatabla en El caso del asesinato de Benson. de hecho el lector se pierde en ocasiones leyendo largas explicaciones del narrador que deberían poder deducirse de los hechos «Cuando el escritor se quedó a solas, intentó evaluar su situación. Quizás aún estuviese a tiempo de encarrilar su vida […] Pero no, quizás no abrió ella la puerta. Tal vez fuera él quien la había dejado así la noche anterior […] Todo tiene un origen, y lo que somos, nuestras cualidades y vergüenzas no es más que el resultado del andamiaje que nosotros mismos hemos construido…»
De hecho el lector queda decepcionado en más de una ocasión; durante todo el argumento se presentan e indagan en dos asesinatos por lo que vamos buscando la relación entre ambos, cuando en realidad se trata de un crimen, que se comete casi de casualidad.
No estamos ante una investigadora seria, o si lo es, no lo percibimos pues la novela está estructurada en tres subnarraciones, de forma que conocemos casi mejor la vida de la teniente y la de todo el pueblo que los pasos dados para la investigación de los hechos. Podemos diferenciar tres historias con tres narradores distintos. En un intento metaliterario Carlos Green escribe en primera persona protagonista El ladrón de olas, novela autobiográfica en la que predomina la evidencia, en ella lo cuenta todo incluso aquello que se sobreentiende «Al final, me había dejado, pero no me constaba que tuviese nueva pareja y tampoco había tenido hijos […] ¿Y si fuese yo, con mis delirios existenciales?».
La segunda historia es la de los muertos aparecidos en el palacete de Carlos Green (quien por otro lado nunca es sospechoso de nada).
Y la tercera es la que protagoniza el profesor Machín al dar un curso de sucesos paranormales. Estas segunda y tercera se unen cuando Green contrata a los alumnos del curso como investigadores sobre diferentes sonidos, sombras y movimientos que ocurren sin más en su casa. Por supuesto el alumno convencerá a Machín para que acuda al lugar a cerciorarse de que es verdad o si por el contrario existe alguna explicación científica. El narrador de estas dos historias es omnisciente a veces, otras simplemente utiliza la tercera persona, lo cual resta emoción a la historia que, aprovechando los tres focos, podría haber adoptado una polifonía narrativa más enriquecedora; porque en general, a Donde fuimos invencibles le falta ritmo; más que suspense está plagada de sentimientos «Me acerqué y la besé en los labios con pasión, entregado. al principio, me devolvió el beso, pero terminó por apartarme», o de explicaciones científicas, que aunque no venga mal enterarnos del por qué de las sensaciones paranormales, tanta ilustración le resta tensión a lo que luego va a ocurrir a posteriori: «McCraty, con un simple magnetómetro, midió el campo magnético del corazón […] es cinco mil veces más potente que el del cerebro […] nuestro cerebro es un instrumento físico y eléctrico que podría contar con suficiente potencia como para ocasionar efectos sorprendentes […] En los años noventa, un joven se dio cuenta de que, siempre que pasaba ante una farola de un parque, esta se apagaba».
No sólo datos científicos, la aventura cuenta con alusiones directas a otras obras de la novela negra, El resplandor, Diez negritos «Se preparó para recibir al que parecía perfilarse como el octavo negrito», El guardián entre el centeno, Otra vuelta de tuerca «La historia de fantasmas más rara que yo he leído, la verdad, de Henry James. al final no sabes muy bien si los fantasmas existen o no, o si es que la institutriz está como una cabra». ¿Por qué estas menciones y no simples guiños? No deja nada a la imaginación del lector ni lo obliga a esforzar su cerebro. No creo que la autora intente compararse, al citarlos, con Stephen King, Agatha Christie o Henry James, más que nada porque a Valentina Redondo le falta carisma «—Tienes razón, es una posibilidad. No sé cómo no se me ha ocurrido antes. Y él más que nadie tiene que saber qué hay en este palacio […] Valentina suspiró y movió la cabeza en señal negativa —No lo sé, Riveiro, no lo sé. Pero, de momento, todo son divagaciones; vamos a centrarnos y a hablar con el escritor, ¿de acuerdo?» (Teniendo en cuenta que la novela tiene 414 páginas, que piense en centrarse en la 247 le quita algo de interés).
Finalmente Valentina descubre al culpable mediante una asociación de palabras de palabras del profesor Machín con otras dichas por el profesor de surf y otras del propio Carlos Green; es decir, el caso se resuelve por casualidad; de hecho, es el novio de Valentina, Oliver, quien queda como el héroe de la historia. Por otro lado el lector anda, o continúa, perdido pues el asesino no tiene un papel relevante, no estamos familiarizados con él por lo que desviamos nuestra atención, es la persona menos interesante de todos los personajes, de ahí que el enigma se pierda a lo largo del argumento (o los argumentos), plagado de cuestiones secundarias que empiezan a atraernos y a las que luego se les saca poco partido (el caso de Muriel, la médium, está desaprovechado según mi opinión); las clases de Machín y sus alumnos podrían haber servido exclusivamente para resolver los asesinatos si hubiera predominado la fantasía sobre la razón y, en cuanto a Carlos Green creo que es el verdadero protagonista, quien tiene verdaderos altibajos en su vida de los que nos enteramos, de forma velada desde el comienzo de la novela «había lanzado incontables piedras en demasiados charcos equivocados […] y ahora […] había aparecido aquella mujer. ¿Se estaría volviendo loco?» «—Señor Green, disculpe, pero… ¿con quién habla?», y al que salvan entre Oliver y Álvaro Machín.
En cuanto a la prosa utilizada es sencilla a menudo. Los diálogos pretender ser rápidos, aunque a veces pequen de bromas que, en realidad no vienen a cuento, dejando entrever una personalidad algo infantil, por despreocupada, de Oliver:
Dígame Matilda …
—… Mire no sé si es importante o no, pero desde luego es raro, así que he preferido contárselo.
—Si algún huésped ha pedido sangre para el desayuno y tiene unos colmillos muy exagerados, le advierto que tenemos ajos en la despensa
Asimismo aparecen expresiones un tanto ingenuas, sobre todo teniendo en cuenta que vienen de una policía
—No sé quién es la princesa Soraya —reconoció Valentina bostezando
—Ah, pues la exmujer del Sah de Persia, lo he visto en internet
—¿Todo eso está en internet?
—Como lo oyes …
(Y yo me pregunto ¿de qué época sale Valentina?)
En otras ocasiones, la mayoría de las intervenciones del profesor Álvaro Machín por ejemplo, o las de Clara, la forense, son casi estrictamente técnicas
—Ah, eso. Pues verás, es que los ojos tenían el signo de Somer-Larher.
Valentina enarcó las cejas, evidenciando que iba a necesitar una explicación más detallada.
—El signo de Som… bueno da igual. Cuando un cadáver ha tenido los ojos abiertos, al perder hidratación sobre el deceso…
Determinadas explicaciones a una policía investigadora resultan exageradas pues ésta se supone familiarizada con términos a los que se enfrenta a menudo, por lo que dichos diálogos son esclarecimientos dirigidos al lector que restan agilidad a la trama.
Es una pena que durante la lectura no percibamos lo que afirma el narrador
—Valentina —le cortó Clara, acostumbrada a que la teniente Redondo trabajase de forma acelerada—
De vez en cuando la narrativa es algo engolada, con un vocabulario no demasiado actual, casi en desuso
Pensó con nostalgia que la juventud era pura energía, un tesoro inigualable. Después, en la senectud, ya sólo éramos destellos de aquello que antaño había brillado tanto.
Y en determinadas ocasiones el narrador pretende argumentar, apoyándose en la autoridad, para seguir utilizando un léxico culto plagado de metáforas «Hay antropólogos que afirman […] Su relación con Oliver había suavizado las aristas protectoras de su propio carácter, que durante su juventud se había forjado con muros férreos y casi inexpugnables. Qué curioso: ahora que se había librado de parte de sus gélidas corazas…»
Por último, puede que no sea fallo de la autora, pero creo que cada vez se concede a la gramática menos importancia, por eso me atrevo a comentar algún equívoco en la nomenclatura pues «JACRIAMO» no son «las siglas de Jane, de Cristina que era su hija… y de Amo, el apellido de su marido» sino el acrónimo.
Y algún error de puntuación «—Oye, ya he visto al juez ese casi adolescente que ha venido al levantamiento» (la aposición explicativa debería ir entre comas) o de ortografía «El tiempo justo para echar un quiqui y ala, para casita» (¿y la h, esa incomprendida?).
Por todo esto, no creo que sea una verdadera novela negra, podría ser una novela juvenil, tan prolija en explicaciones para adoctrinar a los adolescentes, que por otro lado deberían informarse en los libros adecuados. La literatura está para soñar.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
MisLecturas
 25 julio 2020
Hoy os traigo mis impresiones sobre la tercera entrega de esta serie, una historia en la que se entremezclan la investigación de una muerte ocurrida en extrañas circunstancias y el mundo de lo paranormal. Por eso, tanto si crees en los fantasmas como si eres algo escéptica, la autora te hará replantearte tus convicciones…

El verano está llegando a su fin cuando en el palacio de la Quinta del Amo, un caserón de principios del siglo XX, localizado en el mismo centro de Suances, se descubre el cadáver de un hombre que yace sobre el césped. Se trata del jardinero del lugar y el cuerpo ha sido manipulado por alguien que, delicadamente, le ha cerrado los ojos. Todos los indicios apuntan a que ha fallecido a causa de un infarto, hasta que la forense lo pueda confirmar con la autopsia que le realice. La investigación de esta extraña muerte será asignada al equipo de Valentina Redondo, quien lleva seis meses viviendo en Villa Marina, junto a su novio Oliver.

En este palacio, que parece el escenario de una pintura costumbrista, se encuentra pasando el verano su propietario, Carlos Green, un escritor californiano y ex surfista profesional, que lo heredó hace poco, a la muerte de su abuela. Carlos decidió pasar en Suances el verano, para terminar el manuscrito de su nueva novela y poner en venta la propiedad. Pero allí están ocurriendo cosas extrañas y se lo hace saber al equipo de Valentina. En la finca se escuchan ruidos y se notan presencias extrañas a la vez que una gramola comienza a funcionar sin que nadie la haya tocado, y un ente desconocido lo golpea sin que él se entere, mientras duerme…

"Donde fuimos invencibles" cuenta con una estructura articulada en tres hilos argumentales que se irán entretejiendo para componer una historia compleja, y a pesar de que toda la acción se desarrolla en apenas tres días no esperéis una trama de ritmo vertiginoso, porque hay ocasiones en que se ralentiza, aunque su lectura se hace fluida gracias a una prosa sencilla y fresca, sin ornamentos, y al predominio de los diálogos sobre la parte descriptiva. Como viene siendo habitual en las novelas de esta serie, en su argumento se van a ir fundiendo el presente con el pasado, modulándose a través de dos voces narrativas bien diferenciadas que hilarán perfectamente toda la trama. Una lo hace en tercera persona con un narrador omnisciente, que muestra al lector los diferentes puntos de vista de todos sus personajes, permitiéndonos avanzar en cada una de las líneas argumentales y contribuyendo a agilizar el ritmo. Y también tenemos parte de la narración en primera persona, un monólogo interior con connotaciones intimistas materializado en el borrador de la novela de uno de sus personajes. Las tres subtramas terminarán fusionándose sin fisuras, como minúsculas teselas emplazadas en el lugar preciso de un complejo mosaico.

Por un lado tenemos la línea argumental del presente centrada en la investigación de la misteriosa muerte del jardinero del palacio, que está estrechamente vinculada con el hilo que nos traslada hasta el pasado y viene de la mano del escritor americano, en primera persona y sirviéndose del borrador de una autobiografía novelada que lleva por título El ladrón de olas. En ella nos revela su imperiosa necesidad de regresar hasta aquella primera visita a Suances, cuando apenas era un niño de ocho años, para hallar algo que perdió por el camino, tras una vida llena de excesos. Aquel verano en que descubrió los paisajes cántabros, esa tierra brava y que tan cálidamente los acogió mientras hacía sus primeros pinitos en el mundo del surf o trababa amistad con los lugareños. Y por último contamos con una subtrama que surge en relación con los fenómenos paranormales que están ocurriendo en la Quinta del Amo y su enfoque científico para rebatirlos. Este hilo se focaliza en el personaje de Álvaro Machín, profesor de psicología cognitiva de la Universidad de Tenerife, que se encuentra impartiendo tres ponencias a las que asiste un joven especializado en los entes paranormales. Los distendidos diálogos mantenidos entre estos dos personajes ha sido lo que, en momentos puntuales, me han lastrado la lectura. A pesar de que la autora ha tratado de introducir el tema de lo paranormal de manera amena, a mi me ha resultado algo tedioso.

En lo que respecta a los personajes, tanto Valentina como Oliver pierden parte de protagonismo en favor de Carlos Green y los misterios que giran en torno a su persona. Un hombre que se siente incompleto e infeliz, y necesita reencontrarse a sí mismo, expiar sus culpas. Destacable es la evolución de Valentina, a quien recordaremos como una mujer con un trastorno obsesivo compulsivo por el orden, que aquí percibimos algo diluido porque su vida se estabiliza junto a su pareja, y está empezando a confiar y delegar en los que tiene alrededor. Sin embargo, el resto de personajes secundarios están ligeramente pincelados, descafeinados, con la profundidad justa para poder identificarlos.


He disfrutado buscando por internet fotografías de las diferentes estancias del señorial Palacio del Amo que María menciona en la novela y que ella misma se ha encargado de difundir por las redes, mostrando el antes y el aspecto que tienen hoy en día. También se demuestra su labor de documentación en lo referente al mundo de lo paranormal y las réplicas que ponen el foco en explicaciones científicas.


Sintetizando: "Donde fuimos invencibles" es una novela de misterio de estructura compleja y bien elaborada en la que María Oruña maneja la tensión con maestría, incitando al lector a querer seguir leyendo y adentrándose en una historia que no sabemos qué derroteros tomará. Una trama que invita a la reflexión, evidenciando que todo, absolutamente todo, tiene sus consecuencias. Un libro que se puede leer independientemente, sin necesidad de haber leído las anteriores entregas, puesto que todas son autoconclusivas y la autora ha evitado la inclusión de cualquier spoiler que pudiera desvelar más de lo pretendido. Cuenta con una correcta dosificación del suspense, así como de breves pinceladas de humor que le aportan frescura y rebajan la tensión narrativa. Una novela que recomiendo a los lectores de este género que busquen una trama con ingredientes diferentes.
Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Bookeandocm
 04 octubre 2018
Finales de agosto. A unos días del merecido descanso vacacional, la vida de Valentina vuelve a verse alterada por completo. El jardinero del Palacio del Amo, en Suances, aparece muerto a las puertas de la casa señorial. A falta de confirmación de la forense encargada del caso, Clara Múgica, el motivo parece ser un simple infarto. Sin embargo, la aparición de una empleada implicada en un caso anterior y la declaración del propietario del inmueble, que afirma sentir una serie de presencias en la casa, complicaran rápidamente una investigación en la que encontraremos ciertas reminiscencias a los clásicos del género negro.
Donde fuimos invencibles nos plantea un complejo puzle que avanza de forma fluida a través de tres líneas argumentales alternas. En la principal, que sirve de hilo conductor de la historia, una muerte actúa como detonante para poner en marcha la investigación, que en este caso avanza por unos derroteros poco comunes. Otro hilo argumental nos remontará al pasado y permitirá, de la mano de un manuscrito, ir montando la vida de uno de los protagonistas principales de la historia, Carlos Green: un escritor americano, propietario del Palacio del Amo, que aprovechará el verano para terminar la novela autobiográfica en la que se halla inmerso, y hacer las gestiones necesarias para poner a la venta la propiedad que recientemente ha heredado de su abuela. Por último, un seminario impartido por el reconocido profesor Machín tratará de desmontar teorías formuladas ante una serie de fenómenos paranormales. A él asistirá un alumno aventajado, Christian Valle, un joven especialista en estos fenómenos, muy interesado en las teorías del profesor y con el que se desarrollará un duelo dialéctico de lo más interesante.
Aunque tenía cierta reticencia con respecto a la introducción en la trama de esas presencias o apariciones fantasmales, de las que suelo huir en literatura como alma que lleva al diablo, hago un llamamiento a la calma. Nadie debe asustarse o alejarse de esta novela pensando que estamos ante una historia de fantasmas ya que, si bien existe en su planteamiento con un toque paranormal, a lo largo de la historia cada pieza irá encajando de tal forma que, incluso los más escépticos, quedaremos convencidos con el desenlace aportado.
Siempre que en una historia hay varios planos temporales sentimos predilección por uno u otro. En este caso, el hilo pasado, que se remonta a la juventud de Carlos Green, es la parte de la novela que más me ha gustado y, al ser una novela dentro de la propia novela, tiene entidad propia. Intrigas, secretos familiares y cómo nuestros sueños de juventud se van transformando con el discurrir de los años son algunos de los temas que se abordan en ella. Un hilo que nos llevará a conocer muy de cerca el mundillo del surf, contando como escenario principal la Playa de los locos. Este rinconcito de Suances junto con el Palacio del Amo se repartirán el protagonismo de la historia.
En cuanto al elenco de personajes, volvemos a encontrar a Valentina, una rigurosa investigadora mucho más calmada con su cuadrilla, diría que más confiada en un personal que sabe que le responde, aunque no menos exigente; una mujer que en el plano personal ha encontrado su estabilidad junto a Oliver. A él, que sigue con sus clases y su establecimiento hotelero, le veremos hacer sus pinitos en una nueva faceta. También nos reencontraremos con Sabadelle o Riveiro. Frente a ellos, un personaje muy potente, Carlos Green, un hombre atractivo, con mucho magnetismo y cierto halo de misterio, se nos irá desvelando a través de los fragmentos de su propia autobiografía, un texto que nos hablará de sus andanzas y las del resto de la familia Green desde unos treinta años atrás.
Está claro que María Oruña sabe darle al lector lo que necesita. Donde fuimos invencibles es una novela que sigue la estela de sus predecesoras y cumple sobradamente. Una historia que combinando misterio, investigación, aventuras, metaliteratura y ciertos tintes paranormales vuelve a convertirse en una de esas lecturas más que recomendables para los amantes de la novela negra.
Enlace: https://bookeandoconmangeles..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
avegadesllegeixo
 10 julio 2020
CATALÀ:
Tercer llibre de la sèrie de Port Amagat llegit. Vaig començar a llegir la saga amb certa curiositat però sense esperar gran cosa, i ara que porto tres llibres llegit he de dir que estic completament enganxada a María Oruña i el seu estil.
Comparteix personatges i ubicacions amb els anteriors lliuraments, i també hi ha assassinats i la pertinent investigació, aquest cop, però, introdueix de manera magistral un nou tema, els fenòmens paranormals i en qüestiona la seva existència.
Una vegada més, Oruña aconsegueix tenir-nos enganxats al llarg de la novel·la, dosificant mil·limètricament la informació que ens va oferint, aquesta informació que, com sempre, denota una gran tasca de documentació.
Com a resum dir-vos que són històries molt ben estructurades i documentades, en les quals es pot veure l'evolució dels personatges. Espero que aquesta evolució o maduresa de que us parlo, sigui la mateixa que la de l'autora... perquè la penso continuar llegint. Com podeu veure, us recomano els tres llibres molt, molt.
Els coneixeu? La saga continua?
ESPAÑOL:
Tercer libro de la serie Puerto Escondido leído. Empecé a leer la saga con cierta curiosidad pero sin esperar gran cosa, y ahora que he leído tres libros puedo decir que estoy completamente enganchada a María Oruña y su estilo.
Comparte personajes y ubicaciones con las anteriores entregas, y también hay algún asesinato con la pertinente investigación, aunque esta vez introduce, de manera magistral, un nuevo tema, los fenómenos paranormales y cuestiona su existencia.
Una vez más, Oruña consigue tenernos enganchados a lo largo de la novela, dosificando milimétricamente la información que nos va dando, esta información que, como siempre, denota un gran trabajo de documentación.
Como resumen deciros que son historias muy bien estructuradas y documentadas, en las que se puede apreciar la evolución de los personajes. Espero que esta evolución o madurez de la que os hablo sea la misma que la de la autora… porque pienso continuar leyéndola. Como podéis ver, os recomiendo mucho, mucho, los tres libros.
¿Los conocéis? ¿La saga continúa?
Sinopsis:
El verano está terminando y la teniente Valentina Redondo está contando los días para empezar sus vacaciones. Pero algo insólito sucede en el centro mismo del pueblo costero de Suances: el jardinero del antiguo Palacio del Amo ha aparecido muerto en el césped de esa enigmática propiedad.
El palacio es una de las casonas con más historia de los alrededores, y después de permanecer mucho tiempo deshabitada, el escritor americano Carlos Green, heredero de la propiedad, ha decidido instalarse temporalmente en el lugar donde vivió sus mejores veranos de juventud. Pero la paz que buscaba se verá truncada por el terrible suceso, y aunque todo apunta a una muerte por causas naturales, parece que alguien ha tocado el cadáver, y Carlos confiesa que en los últimos días ha percibido presencias inexplicables.
A pesar de que Valentina es absolutamente escéptica en torno a lo paranormal, tanto ella como su equipo, e incluso su pareja, Oliver, se verán envueltos en una sucesión de hechos insólitos que les llevarán a investigar lo sucedido de la forma más extravagante y anómala, descubriendo que algunos lugares guardan un sorprendente aliento atemporal y secreto y que todos los personajes tienen algo que contar y ocultar.

Enlace: https://avegadesllegeixo.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
MegRaven
 03 junio 2018
Si ya has conocido a Valentina Redondo en el pasado, hay poco que yo te pueda contar. Sin embargo, si ésta es la primera novela que conoces de ésta inspectora, debo advertirte que sigue el mismo patrón que la mayoría de sagas policíacas. Se pueden leer de manera independiente y ser comprendidas, sí, pero si sigues el orden siempre las disfrutarás más porque estarás conociendo las vidas de sus personajes pasito a pasito. En el caso de "Los libros de Puerto Escondido" éste es el tercer volumen de la inspectora, antecedido por "Puerto Escondido" y "Un lugar a dónde ir".
Dicho ésto, bienvenidos a Suances.
Leo Díaz ha aparecido muerto, aunque no tendría por qué ser un asesinato. Era jardinero en "La Quinta del Amo", uno de los edificios más conocidos en Suances y en el que ahora vive Carlos Green, un escritor californiense. Todo podría haber quedado en un hecho aislado de no ser porque Carlos asegura que extraños sucesos paranormales están teniendo lugar en la casa, y Valentina, pese a ser una escéptica en el tema, se ve envuelta en tan insólita investigación.
La novela está narrada desde tres tramas diferentes. Por una parte, la investigación de Valentina y los extraños sucesos que se irán encadenando. Por otra, la novela del propio Carlos Green, desde la que nos acercaremos un poco más a su vida. Y finalmente, las clases del profesor Machín, un experto en el tema paranormal que nos vendrá muy bien para ilustrarnos (Y confundirnos) ante el extraño espectro de sucesos que la novela nos va regalando. Pero ojo, no os vayáis a pensar que es una novela con fuertes tintes sobrenaturales y echéis a correr. Tal solo introduce temas que considero menos predecibles y ayudan a no saber, a leer preguntándonos qué es lo que se nos escapa.
Para los más fieles a María Oruña, por supuesto, también nos reencontramos con algunos de sus personajes más conocidos de anteriores novelas, aunque por mero respeto a los que aún no las habéis leído y estáis tentados... prefiero no dar nombres, que sea un misterio quiénes sobreviven o tienen un papel más relevante de lo que parecía.
Yo adoro, y agradezco que siga presente, que introduzca citas entre los capítulos. Ayudan a generar una pequeña pausa, a darle emoción al hecho de pasar página y saber que vuelves a la carga con más y más misterios.
La autora sigue creando una ambientación maravillosa que, desde mi gusto personal, es aún más cautivadora por estar ubicada en tierras cántabras. Me gusta que describan lugares reales, pero sobretodo que huyan de los que ya han sido demasiado explotados en literatura. ¡Y mira que no hay parajes preciosos en toda Cantabria! Me gustan tanto que hasta me atrevería a escribiros mis visitas indispensables, pero hoy no estamos aquí para eso. Salvo Comillas. A Comillas hay que ir.
En cuanto a su desarrollo, la novela se va planteando de un modo pausado pero ascendente, dejando bien situadas todas las tramas antes de atreverse a meter el freno y llevarnos de cabeza a las intrigas más adictivas de su narración. Ni lenta, ni apresurada. Lo describiría como un ritmo agradable para que puedas sentarte a leer sin preocuparte de nada más.
"Donde fuimos invencibles" sigue convenciendo y además, invita a nuevos adeptos a adentrarse por sus páginas como si de un paseo se tratara, viajando sin moverte del sofá. Muy recomendable para aficionados al género y a la literatura española, porque sí, es innegable la influencia del entorno y el fantástico ambiente que aporta a toda la investigación central.

Enlace: http://elcuervodealasrotas.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (13) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8815 julio 2019
Había aprendido a hacer que su patria fuera el lugar donde pudiese ser feliz, donde se atisbase esa posibilidad. Eran tantas las adversidades que le habían sucedido en los últimos años, que se había vuelto más tenaz para lograr que sucediesen cosas buenas: necesitaba sentirse vivo.
Comentar  Me gusta         20
sanhezpedsanhezped17 abril 2018
La teniente Redondo era la mujer más metódica, disciplinada e implacable que había conocido nunca. Había algo enfermizo en su obsesión por entender y controlar todo lo que estaba a su alcance, pero Clara sabía que aquello formaba parte de su forma de ser y de afrontar la vida.Pero no era su fortaleza, sino su determinación, la que hacía que Valentina fuese realmente valiosa en su trabajo
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8815 julio 2019
Nos sentíamos invencibles porque amábamos la vida. Sin pensarla como los ancianos, sin ignorarla como los niños. La juventud estaba en nosotros. ¿Qué más podíamos pedir?
Comentar  Me gusta         30
LuisMinskiLuisMinski29 septiembre 2020
En el jardín secreto, el vergel parecía dejarse mecer por aquella música que recordaba que, al llegar el frío, deberíamos intentar recordar lo invencibles que éramos aquel verano. Y que cuando, por fin lo hubiésemos recordado, solo teníamos que seguir caminando.
Comentar  Me gusta         10
MegRavenMegRaven03 junio 2018
La vida nos hace tropezar con escenarios llenos de magia. Hasta en la muerte más grotesca puede haber belleza: El brillo de una última dignidad,un agonizante asomo de resistencia. En aquellas ruinas humeantes se adivinaba un pasado, una historia calcinada.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: novela negraVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
72 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}