InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8420433195
Editorial: Alfaguara (17/05/2018)

Calificación promedio : 4.33/5 (sobre 391 calificaciones)
Resumen:
La novela policiaca más revulsiva de la literatura española. «¡Poderosa, original y adictiva! Una nueva voz con un increíble potencial, que recuerda a Dolores Redondo, Pierre Lemaitre y Luca D'Andrea.»Sander Knol, editor de La novia gitana en Holanda «En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco,... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (154) Ver más Añadir una crítica
Akelarre
 25 enero 2022

🐛LECTURA CONJUNTA ;📚
Lectura Impresionante, NO apta para gente muy impresionable.
Nauseabunda, cuánto menos.
Acabo de terminar este libro y estoy encantada. Una novela muy bien contada, dónde los giros aquí los da mi cabeza continuamente, y con un final apoteósico. Totalmente inesperado.
Cuándo pensé que en la lectura conjunta, el libro semanal no iba a engancharme, va y llega este librito de aspecto singular, aparentemente, así como ven, poca cosa.
También es cierto, que he leído críticas muy buenas y eso nunca me gusta demasiado y me crea cierto desinterés.
¿Puede el ser humano convertirse en un ser desprovisto de toda humanidad? Si, señores y mucho, mucho más de lo que la imaginación nos alcance.
Con una trama muy ágil, bien estructurada, personajes muy bien construidos y dónde ocurren cosas de lo más peculiares y siniestras todo el tiempo, la novia gitana es sin duda, una pedazo de historia.
Adictiva, no quieres que acabe pero a la vez, quieres conocer ese desenlace que te tiene mordiéndote lo que te queda de las uñas, en un sin vivir constante, en horas de tensión dónde puede explotarte el corazoncito,.... Y si, conmigo lo consigue!
No podría más que recomendar el inicio de esta trilogía, dónde creo que ya estas alturas de la partida, soy la última en leer. 🙂
+ Leer más
Comentar  Me gusta         252
Leyendo_a_solas
 06 julio 2022
Pues sí, debería haber leído estos libros antes...
Y es cierto que me lo han recomendado miles de veces, y yo seguía dejándolo pasar.
Es de los libros que más me han gustado en lo que va de año. Son libros muy fáciles de leer, escritos en tercera persona y de cara a la idea. La historia engancha y atrapa, tiene capítulos cortos y eso hace que siempre quieras leer un poquito más y al final los termines en muy poco tiempo.
Estas novelas tienen fama de ser muy duras, y es cierto que tratan temas bastante sensibles. Sin embargo, a mi me gustan este tipo de lecturas, no soy muy impresionable y la crudeza en el desarrollo de la trama le da un punto de adictivo.
En mi opinión, esa dureza va in crescendo, el tercer libro tal vez es más duro que el primero y el segundo, pero también es el que más me ha gustado.
Los personajes están muy bien buscados, tanto sus personalidades como sus relaciones entre ellos evolucionan a lo largo de la trilogía. Y hace que, al final, de un poco de pena que termine.
Por suerte en septiembre sale el cuarto libro. Yo me muero de ganas de leerlo.
¿Os habéis dado cuenta de que los libros van ordenados según el número de moscas que hay en la portada?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         210
rafaperez
 02 enero 2022
Hay que ver como se escandaliza la gente por dos moscas y unos gusanitos de nada...yo que esperaba apetitosos pasajes y nadar en la abundancia de lo asqueroso...hasta manguitos me había puesto...( mis habilidades acuáticas van por otros derroteros) en fin...como los empalamientos y torturas de sebastian roa, no hay nada.
Novela negra de manual, sin cielos que espumeen cristalinos colores bifocales, ni noches que caen como gotas de rocío incandescentes, ni pollos en vinagre. ( el dicho se refiere a la hermana pero no quiero ser soez)
La narrativa de mola ( le cuelgue o no algo, no sabemos nada del seudónimo) renuncia a cualquier tipo de arabesco, hipérbole o floritura literaria y pone cada letra exclusivamente al servicio de la historia.
O lo que es lo mismo, novela negra de las antiguas.
Aquí el pájaro que vuela, acaba si o también en la cazuela.
Mucho me equivoco o la trilogía ya estaba planificada desde el principio, pues deja mola, y como mola!! Suficiente recorrido para que sus personajes crezcan.
Amen de pintar mi coche de rojo ( más vale prevenido que virginal) el texto tiene un ritmo adecuado y, sobretodo, giros inesperados.
Con ello no digo que hayan triples saltos mortales a lo dan brown, sino que quien parió la obra, nos engaña continuamente, ahora sí, ahora no, consiguiendo lo mas logrado que toda novela policial añora, que el lector vea al asesino en todos los personajes y en sus predicciones, acabe más perdido que el abuelo de Heidi en New York.
La novia gitana no ahonda en costumbres de esta raza, tan sólo un par de referencias culturales que nada tienen que ver con el caso, y que las asesinadas lo son. ( no se donde he leido alguna animalada al respecto, que memoria!)
Sublime, te atrapa y no te suelta, la tensión narrativa te hace arañar las orejas del sofá, apretar el libro con ansiedad, o pellizcar el brazo de la parienta ( allá cada cual con su tecnica) que es justo lo que le pido al género, el alarde de literatura sin la magia del tiempo detenido, esta de más.
Eso sí, para aquellos que padezcan de próstata o esfinter...mejor leer con pañal.
Si, 5 estrellas, las merece.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         172
MaribelCalle
 30 mayo 2022
Esto es SUSPENSE con mayúsculas. Hacía tiempo que no veía mejor ejemplo de este género.
Dos son los ingredientes fundamentales que justifican mi valoración: la historia y la protagonista.
La protagonista: una inspectora aficionada al karaoke y que cultiva la afición por emborracharse a base de grappa ,cantar en bares con karaoke y los encuentros sexuales con desconocidos. Es inteligente, metódica y con un alto sentido del deber y el trabajo bien hecho. Pero tiene un punto débil: un suceso personal la hace vulnerable y marca un terrible pasado que la persigue y la obsesiona.
La historia: La policía encuentra el cadáver de una chica gitana, tras desaparecer el día de su despedida de soltera. La autopsia desvela que ha sufrido un monstruoso padecimiento hasta llegar a la muerte. Lo curioso del caso es que años atrás hubo otra muerte en su familia con quien comparte muchas similitudes.
A partir de aquí,la novela se convierte en trepidante, escabrosa, fulminante, vertiginosa y cuando crees que no va asombrarte más, otro golpe de efecto te deja una vez más sin palabras.
Con capítulos cortos , finales muy bien medidos y que te obligan a continuar, la sensación al terminar que me produjo es de fascinación ante la originalidad de la historia y la buena narración.
Es muy difícil combinar una buena historia con todos los detalles bien armados y que no decaiga el interés del lector.
Evidentemente, Carmen Mola conoce bien la fórmula y la ha ejecutado a la perfección.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         192
Beatriz_Villarino
 06 enero 2021
Tensión indiscutible hasta el final de una novela que retrata a una sociedad que no parece de este mundo y que, sin embargo, la tenemos tan cerca. Iluminados, locos, fanáticos nos rodean y no somos conscientes. Vivimos tranquilos sin sospechar que en cualquier momento nuestra vida se puede quebrar. Vivimos confiados hasta que el dolor consigue que suframos unos minutos, horas, días o una vida entera.
Las víctimas de la novia gitana han muerto tras un horrible tormento o viven atormentadas hasta tal punto que cuesta trabajo pensar que se muevan, actúen y se comporten como seres normales.
Hasta dónde pueden marcar las circunstancias. Hasta dónde puede afectarnos un trauma. Hasta dónde llega la fortaleza del ser humano en condiciones extremas y qué débiles somos por naturaleza.
«Susana llevaba años sacándose fotos en la misma postura en la que el asesino dejó a su hermana».
La novia gitana se lee bien. Redactada con ritmo vertiginoso, lleno de giros que nos llevan de un lugar a otro, de un personaje a otro hasta que conforman ese mundo paralelo en el que nadie querría existir. El sadismo se introduce de golpe, aunque es de agradecer que la autora no se recree demasiado en él. La trama se va ampliando con nuevos sospechosos que enlazan a su vez otros crímenes, por lo que el lector descarga la adrenalina de forma desigual, en proporción ascendente según los capítulos leídos. Si al principio es imposible dejar de leer, llega un momento en el que pedimos una tregua, en forma de justicia poética, para esos atormentados. No hay tregua. El caso se resuelve de manera sorprendentemente brutal. Es un final abierto aunque de apertura tan desconcertante que no sé si me atreveré con La red púrpura, organización que se nombra en el argumento y sirve de título para la siguiente entrega de Elena Blanco, inspectora al mando de la Brigada de análisis de casos (BAC). «—¿Has oído hablar de la Red Púrpura? —pregunta Mariajo. Elena no consigue articular palabra. El corazón se le ha acelerado y se lo masajea para intentar atajar un conato de infarto».
En la BAC encontramos lo mejorcito del cuerpo de policía. Creo que es una pena que Carmen Mola haya centrado sus recursos en el argumento pues, al tratarse de profesionales especiales hubiera sido un acierto profundizar más en ellos. de todas formas los datos ofrecidos, algunos con humor, se agradecen, ya que relajan la tensión acumulada en el ambiente del caso y en la mente del lector, «—Una cerveza, un tercio de Mahou —interviene Zárate. Elena se precia de saber mucho de la gente por lo que bebe, pero no tiene ninguna opinión sobre los que piden tercios de Mahou. Que son madrileños. Poco más».
Por contraste, la inspectora queda retratada casi en su totalidad. Conocemos sus miedos, su angustia, y entendemos por qué canta temas específicos, por qué bebe grappa hasta caer redonda y por qué conduce un coche algo anticuado. Sabemos, por veladas prolepsis, que la vida privada de Elena está anclada en un hecho del pasado que la mortifica constantemente, algo que no le impide ser eficaz a la hora de resolver crímenes como el que se le presenta, cuando el cuerpo de una chica medio gitana aparece muerto con el cerebro comido por los gusanos. Susana Macaya muere además, de la misma manera que su hermana, Lara Macaya, siete años atrás, también pocos días antes de casarse. La investigación no apunta al asesino de Lara, encarcelado desde entonces, pero su compañero de celda, ya en libertad, el padre de las chicas, así como el novio de Susana y el propio investigador del caso de Lara, el policía, ahora retirado por Alzhéimer, Salvador Santos, se convierten en sospechosos. Cualquiera puede ser. El lector va oscilando entre la empatía y la animadversión hacia estos personajes hasta que es imposible no llevarse una sorpresa con el desenlace
—No parece un preso.
—No, pero estoy seguro de que no está por casualidad. Aunque los funcionarios le describen como un tipo apocado e inofensivo, incapaz de matar a una mosca…
—Y, sin embargo, mató a esa chica llenándole la cabeza de gusanos… ¿O no sería él?
Con Carmen Mola conocemos datos sobre las costumbres de la raza gitana, apuntes que intentan una desestigmatización de la opinión que prevalece sobre su forma de vida; nos planteamos si existe la posibilidad de una normalización social entre gitanos y payos, de una convivencia sin que nadie tenga que cambiar sus tradiciones, de una sociedad tan amplia que dé cabida a todos. Mientras tanto nublan nuestra mente conclusiones a las que vamos llegando sin tener del todo claro si son o no racistas, «Moisés que fue feliz a su lado, notó muy pronto el alivio de alejarse del clan […] la llamaba “mi paya favorita” y la cubría de besos […] Hasta la muerte de Lara […] todo empezó a cambiar».
Asimismo conocemos algo sobre sectas religiosas, no mucho, lo suficiente como para temerlas, pues está claro que valiéndose de sutiles amenazas reclutan a gente desamparada, que vive en condiciones extremas, que hará lo que sea para no sufrir más.
Somos testigos del horror y la tortura que suponen determinadas enfermedades, como el Alzhéimer, para el paciente y quienes cuidan de él
—Hablamos con mucha gente. Yo sospechaba del hermano de la chica.
—¿Cómo? No tiene hermanos, Salvador.
E intuimos, por comparación con EE.UU., una llamada general a la sociedad para que valore más la actuación de determinados grupos especiales de la policía.
Todos estos temas aparecen en La novia gitana, sin profundizar demasiado, lo justo para que no perdamos de vista las dos tramas que, apareciendo paralelas, se superponen al final produciendo un caos aún mayor que en el que nos encontrábamos, reflejo de un argumento sólido, sin fisuras que engancha desde la primera página. La lectura es ágil, interesante, escrita con rigor aunque no apta para personas demasiado sensibles.
Lo que no conocemos de la novia gitana es la identidad de la autora. Era usual que las escritoras firmasen sus obras bajo seudónimo masculino, para evitar la censura machista en algunos casos, por pudor en otros; las hermanas Brönte, Böhl de Faber o Lucila Godoy son un ejemplo de esto. Pero hoy, los ejemplos arriba mencionados no tienen sentido, así que solo se me ocurre que el sobrenombre Carmen Mola pueda ser en realidad un heterónimo o una tapadera para crear, paradójicamente, el halo de misterio necesario para obtener mayor publicidad. Probablemente muchos hayan leído a Carmen Mola con la intención de descubrir en su estilo algún autor conocido. Mola ha actuado de forma inteligente al generar a su alrededor toda una serie de elucubraciones. Aunque no sea lo importante, también he caído en la trampa y me ha sido imposible no detectar ciertas pistas. He localizado giros por los que creo que Mola es una mujer, «mientras calibraba […] ha notado la vigilancia de Moisés todo el rato, como una aliento pegajoso en la nuca que no le permitía pensar con libertad». Creo que es seguidora de Berna González Harbour; veo un homenaje a la comisaria María Ruiz en El sueño de la razón. Como ella, la inspectora Elena Blanco obtiene pistas de la pintura, en este caso de Lempicka «Era bisexual…». Ambas se debaten en la eterna duda de seguir las normas o la intuición para resolver sus casos «Quizá un buen policía se las tiene que saltar de vez en cuando». Y las dos deben enfrentarse a la locura obsesiva de sus asesinos… En fin, esto es lo de menos en el análisis de la novia gitana, pero me apetecía aportar un granito de arena, aun equivocado, a la polémica.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (2)
Abc12 octubre 2018
«La novia gitana», publicada con seudónimo, es una de las últimas sensaciones del género negro.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
ElPais01 junio 2018
Carmen Mola irrumpe con fuerza en el panorama de la novela negra con 'La novia gitana', pero nadie sabe quién está detrás del seudónimo.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (36) Ver más Añadir cita
AlaJonhAlaJonh04 agosto 2022
La línea que separa el bien y el mal es más resbaladiza de lo que a ella le gustaría.
Comentar  Me gusta         160
AlaJonhAlaJonh04 agosto 2022
“Retrasar las cosas es mantener los nervios dentro del estómago más tiempo del necesario”
Comentar  Me gusta         10
FINAFINA08 julio 2020
Se pregunta hasta dónde llega la responsabilidad de una madre, en qué momentos hay que dejar a los hijos volar solos, sin la mirada vigilante y la tutela obsesiva. No hay tregua, ni descanso, se dice. A los hijos hay que cuidarlos todo el tiempo, incluso cuando no estás con ellos.
Comentar  Me gusta         70
JuliusJulius27 marzo 2019
No entiendo la avalancha de buenas criticas a esta novela que es, junto a "La verdad sobre el caso Harry Quebert", una de las peores escritas y con una menor calidad literaria que he leído en los últimos tiempos. O quizás si, y este aluvión de buenas criticas tenga mucho que ver con la intensísima campaña publicitaria que la editorial lanzó hace algunos meses, y a la que se han apuntado sorprendentemente algunos importantes críticos (me acuerdo de Juan Carlos Galindo). Esto, unido al supuesto misterio en cuanto su verdadera identidad, han generado un fenómeno que ha calado en el público a nivel de ventas pero que no se corresponde con la calidad, escasísima, de la novela.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
SaraSM16SaraSM1630 marzo 2022
Nosotros podemos equivocarnos veinte veces, pero si acertamos una, lo descubriremos; él puede acertar veinte veces, pero si falla una, lo descubriremos. Es una cuestión de estadística
Comentar  Me gusta         60
Videos de Carmen Mola (16) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carmen Mola
Carmen Mola presenta la novela ganadora del Premio Planeta 2021, 'La bestia'
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Autoras de novela negra y policíaca

10 negritos

Agatha Christie
Phillys Dorothy James
Susan Hill

10 preguntas
59 lectores participarón
Thèmes : novela negra , LITERATURA POLICÍACACrear un test sobre este libro