InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8420433195
Editorial: Alfaguara (17/05/2018)

Calificación promedio : 4.32/5 (sobre 292 calificaciones)
Resumen:
La novela policiaca más revulsiva de la literatura española. «¡Poderosa, original y adictiva! Una nueva voz con un increíble potencial, que recuerda a Dolores Redondo, Pierre Lemaitre y Luca D'Andrea.»Sander Knol, editor de La novia gitana en Holanda «En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco,... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (130) Ver más Añadir una crítica
rafaperez
 02 enero 2022
Hay que ver como se escandaliza la gente por dos moscas y unos gusanitos de nada...yo que esperaba apetitosos pasajes y nadar en la abundancia de lo asqueroso...hasta manguitos me había puesto...( mis habilidades acuáticas van por otros derroteros) en fin...como los empalamientos y torturas de sebastian roa, no hay nada.
Novela negra de manual, sin cielos que espumeen cristalinos colores bifocales, ni noches que caen como gotas de rocío incandescentes, ni pollos en vinagre. ( el dicho se refiere a la hermana pero no quiero ser soez)
La narrativa de mola ( le cuelgue o no algo, no sabemos nada del seudónimo) renuncia a cualquier tipo de arabesco, hipérbole o floritura literaria y pone cada letra exclusivamente al servicio de la historia.
O lo que es lo mismo, novela negra de las antiguas.
Aquí el pájaro que vuela, acaba si o también en la cazuela.
Mucho me equivoco o la trilogía ya estaba planificada desde el principio, pues deja mola, y como mola!! Suficiente recorrido para que sus personajes crezcan.
Amen de pintar mi coche de rojo ( más vale prevenido que virginal) el texto tiene un ritmo adecuado y, sobretodo, giros inesperados.
Con ello no digo que hayan triples saltos mortales a lo dan brown, sino que quien parió la obra, nos engaña continuamente, ahora sí, ahora no, consiguiendo lo mas logrado que toda novela policial añora, que el lector vea al asesino en todos los personajes y en sus predicciones, acabe más perdido que el abuelo de Heidi en New York.
La novia gitana no ahonda en costumbres de esta raza, tan sólo un par de referencias culturales que nada tienen que ver con el caso, y que las asesinadas lo son. ( no se donde he leido alguna animalada al respecto, que memoria!)
Sublime, te atrapa y no te suelta, la tensión narrativa te hace arañar las orejas del sofá, apretar el libro con ansiedad, o pellizcar el brazo de la parienta ( allá cada cual con su tecnica) que es justo lo que le pido al género, el alarde de literatura sin la magia del tiempo detenido, esta de más.
Eso sí, para aquellos que padezcan de próstata o esfinter...mejor leer con pañal.
Si, 5 estrellas, las merece.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         112
Beatriz_Villarino
 06 enero 2021
Tensión indiscutible hasta el final de una novela que retrata a una sociedad que no parece de este mundo y que, sin embargo, la tenemos tan cerca. Iluminados, locos, fanáticos nos rodean y no somos conscientes. Vivimos tranquilos sin sospechar que en cualquier momento nuestra vida se puede quebrar. Vivimos confiados hasta que el dolor consigue que suframos unos minutos, horas, días o una vida entera.
Las víctimas de la novia gitana han muerto tras un horrible tormento o viven atormentadas hasta tal punto que cuesta trabajo pensar que se muevan, actúen y se comporten como seres normales.
Hasta dónde pueden marcar las circunstancias. Hasta dónde puede afectarnos un trauma. Hasta dónde llega la fortaleza del ser humano en condiciones extremas y qué débiles somos por naturaleza.
«Susana llevaba años sacándose fotos en la misma postura en la que el asesino dejó a su hermana».
La novia gitana se lee bien. Redactada con ritmo vertiginoso, lleno de giros que nos llevan de un lugar a otro, de un personaje a otro hasta que conforman ese mundo paralelo en el que nadie querría existir. El sadismo se introduce de golpe, aunque es de agradecer que la autora no se recree demasiado en él. La trama se va ampliando con nuevos sospechosos que enlazan a su vez otros crímenes, por lo que el lector descarga la adrenalina de forma desigual, en proporción ascendente según los capítulos leídos. Si al principio es imposible dejar de leer, llega un momento en el que pedimos una tregua, en forma de justicia poética, para esos atormentados. No hay tregua. El caso se resuelve de manera sorprendentemente brutal. Es un final abierto aunque de apertura tan desconcertante que no sé si me atreveré con La red púrpura, organización que se nombra en el argumento y sirve de título para la siguiente entrega de Elena Blanco, inspectora al mando de la Brigada de análisis de casos (BAC). «—¿Has oído hablar de la Red Púrpura? —pregunta Mariajo. Elena no consigue articular palabra. El corazón se le ha acelerado y se lo masajea para intentar atajar un conato de infarto».
En la BAC encontramos lo mejorcito del cuerpo de policía. Creo que es una pena que Carmen Mola haya centrado sus recursos en el argumento pues, al tratarse de profesionales especiales hubiera sido un acierto profundizar más en ellos. de todas formas los datos ofrecidos, algunos con humor, se agradecen, ya que relajan la tensión acumulada en el ambiente del caso y en la mente del lector, «—Una cerveza, un tercio de Mahou —interviene Zárate. Elena se precia de saber mucho de la gente por lo que bebe, pero no tiene ninguna opinión sobre los que piden tercios de Mahou. Que son madrileños. Poco más».
Por contraste, la inspectora queda retratada casi en su totalidad. Conocemos sus miedos, su angustia, y entendemos por qué canta temas específicos, por qué bebe grappa hasta caer redonda y por qué conduce un coche algo anticuado. Sabemos, por veladas prolepsis, que la vida privada de Elena está anclada en un hecho del pasado que la mortifica constantemente, algo que no le impide ser eficaz a la hora de resolver crímenes como el que se le presenta, cuando el cuerpo de una chica medio gitana aparece muerto con el cerebro comido por los gusanos. Susana Macaya muere además, de la misma manera que su hermana, Lara Macaya, siete años atrás, también pocos días antes de casarse. La investigación no apunta al asesino de Lara, encarcelado desde entonces, pero su compañero de celda, ya en libertad, el padre de las chicas, así como el novio de Susana y el propio investigador del caso de Lara, el policía, ahora retirado por Alzhéimer, Salvador Santos, se convierten en sospechosos. Cualquiera puede ser. El lector va oscilando entre la empatía y la animadversión hacia estos personajes hasta que es imposible no llevarse una sorpresa con el desenlace
—No parece un preso.
—No, pero estoy seguro de que no está por casualidad. Aunque los funcionarios le describen como un tipo apocado e inofensivo, incapaz de matar a una mosca…
—Y, sin embargo, mató a esa chica llenándole la cabeza de gusanos… ¿O no sería él?
Con Carmen Mola conocemos datos sobre las costumbres de la raza gitana, apuntes que intentan una desestigmatización de la opinión que prevalece sobre su forma de vida; nos planteamos si existe la posibilidad de una normalización social entre gitanos y payos, de una convivencia sin que nadie tenga que cambiar sus tradiciones, de una sociedad tan amplia que dé cabida a todos. Mientras tanto nublan nuestra mente conclusiones a las que vamos llegando sin tener del todo claro si son o no racistas, «Moisés que fue feliz a su lado, notó muy pronto el alivio de alejarse del clan […] la llamaba “mi paya favorita” y la cubría de besos […] Hasta la muerte de Lara […] todo empezó a cambiar».
Asimismo conocemos algo sobre sectas religiosas, no mucho, lo suficiente como para temerlas, pues está claro que valiéndose de sutiles amenazas reclutan a gente desamparada, que vive en condiciones extremas, que hará lo que sea para no sufrir más.
Somos testigos del horror y la tortura que suponen determinadas enfermedades, como el Alzhéimer, para el paciente y quienes cuidan de él
—Hablamos con mucha gente. Yo sospechaba del hermano de la chica.
—¿Cómo? No tiene hermanos, Salvador.
E intuimos, por comparación con EE.UU., una llamada general a la sociedad para que valore más la actuación de determinados grupos especiales de la policía.
Todos estos temas aparecen en La novia gitana, sin profundizar demasiado, lo justo para que no perdamos de vista las dos tramas que, apareciendo paralelas, se superponen al final produciendo un caos aún mayor que en el que nos encontrábamos, reflejo de un argumento sólido, sin fisuras que engancha desde la primera página. La lectura es ágil, interesante, escrita con rigor aunque no apta para personas demasiado sensibles.
Lo que no conocemos de la novia gitana es la identidad de la autora. Era usual que las escritoras firmasen sus obras bajo seudónimo masculino, para evitar la censura machista en algunos casos, por pudor en otros; las hermanas Brönte, Böhl de Faber o Lucila Godoy son un ejemplo de esto. Pero hoy, los ejemplos arriba mencionados no tienen sentido, así que solo se me ocurre que el sobrenombre Carmen Mola pueda ser en realidad un heterónimo o una tapadera para crear, paradójicamente, el halo de misterio necesario para obtener mayor publicidad. Probablemente muchos hayan leído a Carmen Mola con la intención de descubrir en su estilo algún autor conocido. Mola ha actuado de forma inteligente al generar a su alrededor toda una serie de elucubraciones. Aunque no sea lo importante, también he caído en la trampa y me ha sido imposible no detectar ciertas pistas. He localizado giros por los que creo que Mola es una mujer, «mientras calibraba […] ha notado la vigilancia de Moisés todo el rato, como una aliento pegajoso en la nuca que no le permitía pensar con libertad». Creo que es seguidora de Berna González Harbour; veo un homenaje a la comisaria María Ruiz en El sueño de la razón. Como ella, la inspectora Elena Blanco obtiene pistas de la pintura, en este caso de Lempicka «Era bisexual…». Ambas se debaten en la eterna duda de seguir las normas o la intuición para resolver sus casos «Quizá un buen policía se las tiene que saltar de vez en cuando». Y las dos deben enfrentarse a la locura obsesiva de sus asesinos… En fin, esto es lo de menos en el análisis de la novia gitana, pero me apetecía aportar un granito de arena, aun equivocado, a la polémica.

Enlace: https://elblogaurisecular.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
carlotenia
 30 abril 2019
Tengo que reconocer que a la hora de escoger esta novela, me dejé llevar por el boom que tuvo cuando se lanzó. Empecé a verla por todos los blogs, redes sociales, la editorial le dio muchísima difusión... Estaba claro que apostaban a caballo ganador, porque cuando empiezas a leerla no puedes parar.
La novela, que consta de 5 partes, con capítulos muy cortos, de esos capítulos que lees y pasas al siguiente porque como son cortitos, pues dices "otro más" y cuando te has dado cuenta llevas medio libro O_o comienza en todas sus partes con un relato a trocitos de un niño encerrado en una nave al que nadie va a sacarlo... Imaginaos ya este comienzo. A mí me dejó sin aliento, y ya me dije "ufff esta novela es de las mías..." Si me conocéis ya sabréis que os hablo entonces de una novela de las que yo denomino brutales, que nos ponen los pelos de punta, que nos encogen el corazón de pura maldad que parece que trapasa las páginas y de las que yo particularmente no puedo soltar hasta acabarlas...
Después de este arrebatador comienzo, las páginas siguientes nos muestran lo que va a ser el grosso de la historia. Susana Macaya, gitana mestiza hija de un gitano y un payo, aparece muerta después de la noche de su despedida de soltera. El método usado es tan escalofriante y sádico que no me parece oportuno exponerlo aquí porque lo tenéis que leer directamente. Bueno he dicho muerta y técnicamente no es así, pero lo más bestial del caso es que hace 7 años mataron a su hermana Lara Macaya también la noche antes de su boda y usando el mismo método. ¿Qué familia aguanta esto cuando han matado a sus dos hijas de forma tan cruel?. El asesino de Lara se dictaminó que fue Miguel Vista, el fotógrafo que le hizo las fotos de novia días antes. Con lo cual si el asesino está en la cárcel, quién ha asesinado ahora a su hermana? Un imitador? Encerraron a un inocente? Hagan juego señores!

Los protagonistas que vamos a tener para investigar este caso (y reabrir el anterior si hace falta), será el equipo de Elena Blanco, responsable de la BAC (Brigada de Análisis de Casos), una especie de policía al más alto nivel que se encarga de los casos más complicados e inusuales. Elena contará con un gran equipo entre el que me gustaría destacar a una abuela haker, Mariajo, que me ha encantado! Además Elena aceptará en el equipo a Zárate, un casi recién ascendido que se pega a la encargada del caso y que no usa los métodos más ortodoxos pero por suerte muchas cosas le salen bien. Además el policía que encerró a Miguel Vista fue su mentor, así que este caso le toca de cerca porque todo el mundo está convencido de que el culpable está libre y fue por los errores que se cometieron 7 años atrás. Zárate quiere sacar a la luz que su mentor estaba en lo cierto, pero no las tiene todas consigo.
Los personajes están muy bien trazados, con sus miedos, sus problemas, sus esfuerzos por destacar, sus rencillas dentro del cuerpo. Pero si hay alguien que lleva una pesada mochila a su espalda esa es Elena Blanco, que tendrá su particular historia dentro de la historia principal. Sólo os puedo contar que vive en un ático en la Plaza Mayor de Madrid y tiene una cámara instalada que va sacando instantáneas continuamente porque busca a alguien desesperadamente. Ya veis que la novela no da tregua, son muchos frentes abiertos y nosotros tendremos que ir enlazándolos todos y atando cabos, algo que nos será complicado porque personalmente, cuando pensaba que había visto la luz y ya sabía lo que ocurría, la autora se encargaba de meterme uno de esos giros inesperados y se me caían todos los palos del sombrajo. Así que tenía que empezar de nuevo con mis divagaciones, y eso es uno de los puntos más fuertes del libro y motivo de sobra para no poder soltar sus páginas una vez que te adentras en ellas. No en vano fue una de mis lecturas del 2018 y se la recomiendo a todo aquel que me pregunta.
La investigación va avanzando en una espiral contrareloj porque cuando piensan que ya están en la pista buena, ocurre algo, aparece otra cosa, que hace que vean que están equivocados, y esto supone más muertes porque han despertado al asesino de su letargo. Muertes por cierto muy truculentas (eso a mí me encanta y lo de rizar el rizo más aún). Muertes y escenas que son descritas con tanta realidad y son tan visuales que tengo que decir que las disfrutaba a la vez que me horrorizaba (ya sabéis, como eso de asomarse a un acantilado, no podemos evitarlo porque nos da vértigo a la vez que nos atrae sin remedio). ¿Y por qué esas muertes, y de qué manera? No sabemos lo que puede pasar por una mente destrozada por acontecimientos de su vida, pero ojo!!! Todo lo entenderemos conforme avancen las páginas!
ero esta historia no sólo encierra estas dos tramas, apasionantes ambas, sino que además, hace que nuestra mente de vueltas con temas tan dispares como la vida de una persona que lo ha sido todo y ahora es abordada por el alzheimer, o el problema de un matrimonio compuesto por una paya y un gitano, con todos los problemas familiares que conlleva esto, la rotura de los lazos entre esta familia y las culpas a unos y otros de las muertes de estas dos chiquillas, los prejuicios de la sociedad y los mismos investigadores con respecto a esa familia, que guiarán la investigación al principio, y la salida a la luz de una investigación anterior con todos sus errores expuestos y que puede ser que haya propiciado el segundo asesinato... Esto está a la orden de día, por ejemplo con la investigación de Marta del Castillo hemos oído hasta la saciedad que presuntamente no cumplió con todos los preceptos necesarios... En fín, son temas que también dan que pensar, con lo que cual no es el típico thriller de me lo leo me lo paso pipa y otra cosa sino que encierra mucha más enjundia...
Y la autora deja lo mejor para el final. Ese giro de tuerca auténtico, esas últimas páginas que nos van a dejar con la boca abierta, con ganas de más, con cara de tontos... Un auténtico cliffhanger.
Un cliffhanger es un recurso narrativo que consiste en colocar a uno de los personajes principales de la historia en una situación extrema al final de un capítulo o parte de la historia, generando con ello una tensión psicológica en el espectador que aumenta su deseo de avanzar en la misma. El término es una expresión inglesa que puede traducirse como "quedar colgando del acantilado".
Porque si ya a lo largo de la historia se nos va desmenuzando el pasado de Elena Blanco, sus obsesiones, manías y eso que se lleva ahora mucho y es que el protagonista tenga un trauma, un hecho del pasado que lo atormente... Lo que la autora nos deja en las últimas páginas es un órdago en toda regla, para que estemos deseosos de continuar con todo, por eso creo que molaba traer la reseña ahora para que os hagáis un 2x1 y lo leáis todo del tirón y no tengáis la angustia y desasosiego que yo he tenido para ver como continuaba y como se va a enfrentar Elena a esto con lo que se ha encontrado y le ha arrancado un poquito más de su alma. Os corroe la curiosidad verdad?
Para terminar, aunque creo que ya os he contado todas las bondades de esta gran novela, os diré que si os queréis enfrentar a una novela que os quite el sueño, con la que tengáis que respirar hondo cada cierto tiempo para controlar vuestro pulso, con escenas de crudeza y con unos giros brutales, tenéis que leer sí o sí La novia Gitana!
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Marinieves
 16 noviembre 2019
No voy a decir que me decepcionó porque se trata de un libro bastante adictivo que no puedes parar de leer hasta que acaba, pero tampoco me pareció el libro del año y me recordaba más a autores americanos y series que a una novela española y, con sus diferencias, tampoco muy lejos de algún capítulo de Mentes Criminales. Aunque como por aquí, gracias a Dios, andamos cortos de asesinos en serie (si obviamos las bacterias hospitalarias), sólo hay dos cadáveres y no buscan la autoría a base de perfiles criminales sino a la antigua usanza: siguiendo pistas y dando palos de ciego hasta que aciertan con la cabeza adecuada.
En las tres primeras páginas de la novela un niño está encerrado a oscuras con un agresivo perro. no sabemos dónde ni por qué, ni él tampoco. En la cuarta página acompañamos a Susana Macaya, la novia gitana del título, en su despedida de soltera, en la que no se siente demasiado cómoda por la celebración en sí y porque ha faltado su mejor amiga. Y menos cómoda que se siente cuando recibe un golpe para ser luego brutalmente asesinada, como lo fue hace años su hermana: haciéndole tres agujeros en el cráneo y metiendo dentro gusanos que se lo van comiendo.
El resto del libro es la investigación de la que en principio se ocupan los policías de la zona donde aparece el cadáver, la Quinta de Vista Alegre en Carabanchel. El subinspector Ángel Zárate lleva poco tiempo en la comisaría y menos que le dura entre las manos el caso porque, cuando todavía están decidiendo si la víctima está ya muerta o no y con el susto en el cuerpo viendo salir gusanos de la cabeza de Sunana mientras esperan a la Científica, se persona en el lugar para asumir la investigación la Inspectora Elena Blanco, de la Brigada de Análisis de Casos (la BAC), algo así como la de Análisis de Conducta del FBI pero a la española. (Sin nada que ver, supongo, con la ya disuelta por escándalo Brigada de Revisión de Casos). La intervención de esa unidad se produce debido no solo a la coincidencia de la muerte en el modus operandi de este caso con el del asesinato de su hermana, sino al hecho de que el asesino está cumpliendo condena, con lo que si se demuestra que es la misma persona quien ha matado a las dos chicas, habría un inocente en prisión y tendrían no uno sino dos crímenes por resolver.
El Equipo de la BAC tiene su sede en un piso de un anodino edificio que nadie parece conocer y, capitaneado por Elena, está formado por el forense Buendía, la agente Chesca, procedente de la Brigada de Homicidios y Desaparecidos y con un genio endiablado, Orduño, antiguo Geo y Mariajo, la que controla los ordenadores y el hackeado cuando hace falta. Pues eso, como en Mentes Criminales. Además tienen un jefe ausente pero que manda y al que, además de colgarse las medallas de los éxitos de la Brigada, le gusta comer en sitios carísimos: Rentero.
La inspectora, como no, tiene un problema que al principio no conocemos, pero que hace que tenga en su privilegiado balcón a la plaza mayor una cámara para controlar el acceso a la misma. Tiene un genio bastante vivo, bebe grappa como si no hubiera un mañana, se echa algún porro que otro, canta en los karaokes canciones de Mina y le gusta montárselo en todoterreno en aparcamientos subterráneos. Pero, como policía, es bastante espabilada y controla a su equipo de manera eficaz.
Desde el momento en que lo apartan de la investigación, Ángel Zárate pretende bacinear en la Brigada, de cuya existencia dudaba hasta entonces, y acaba uniéndose al equipo y a la cama de la jefa. No sólo le lleva en interés policial sino que su "mentor" en la policía, ahora con alzheimer, fue el detective encargado de la primera investigación y se siente obligado a defenderle cuando se generan dudas sobre la culpabilidad de Miguel Vistas, el hombre que fue condenado por el primer asesinato.
La novela, en algunos tramos bastante truculenta, sobre todo al final, tiene como dos historias que, por supuesto, convergen en el desenlace, cosa que no hay que ser un experto en novela negra para esperar: la del niño y el perro y la investigación del asesinato de Susana que se desdobla en dos con las dudas de la autoría en la muerte de su hermana.
Como buena novela policíaca (mala no es, ni mucho menos) vamos acompañando a los polis y siguiendo los bandazos de la investigación que pasa sobre todo por la familia de la víctima, sobre todo su padre y sus tíos, que no llevan una vida tan "limpia" y que no asumieron que su compadre se casara con una "paya". Se vuelve a revisar el caso antiguo para aclarar si hay un inocente preso o un imitador en la calle que no tiene nada que ver con el asunto antiguo.
Para seguir con el mimetismo de la novela con las series americanas, los abogados no salimos bien parados. Supuestamente el condenado por el primer asesinato había sido defendido por un abogado de oficio que no estuvo en su mejor momento en el juicio y toma las riendas de su defensa un superabogado que no se sabe cómo se ha enterado de la nueva muerte y se autocontrata a cambio de la mitad de la indemnización que conseguirá su nuevo cliente cuando demanden al Estado por el tiempo que ha estado en prisión. ¡Viva la cuota litis y el "no win, no fee" americano! Si total los códigos deontológicos están de capa caída en el nuevo sistema de libre y despiadada competencia entre los grandes despachos y los pobres desgraciados que malvivimos del ejercicio de la profesión a duras penas. En fin, que no sale bien parado ni mucho menos el turno de oficio ni la profesión en general.
Pues nada, que palos de ciego por aquí, palos de ciego por allá, pelo encontrado milagrosamente donde convenía, fotografía colocada en la estantería en la que no debía estar, meteduras de pata por ambos lados...después de trescientas y muchas páginas averiguan quién es el culpable y la inspectora se mete la tela de araña solita llegando a la página cuatrocientos tres de puro milagro el el más truculento y dramático final que haya soportado nunca. Entre otras cosas porque cuando veo que la cosa va así dejo el libro, pero aquí no era cuestión con las pocas páginas que quedaban.
Esto... que sí, que te comes las uñas y avanzas sin darte cuenta que son las tantas y sigues leyendo pero que no se me iba de la cabeza en ningún momento que el libro no era para nada original, que ya lo tenía todo visto en capítulos de muchas series. Eso, sí, entretenido es un rato, aunque, además de los de los abogados, me sienta mal que oculta datos de uno de los personajes, lo que supone hacer mucha trampa y no os cuento más.
P.D. Por cierto, que yo creo que es un hombre quien ha escrito el libro. Me pega más. Me ha recordado la sensación que sentí al comenzar la lectura del primer libro de Yasmina Khadra que cayó en mis manos, que no me pegaba una Yasmina, hasta que me enteré que detrás del relato estaba un Mohammed.
Enlace: https://marinieves.blogspot...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Pinguinalectora
 31 julio 2021
Leí este libro por culpa de mi adorable amiga Flashia, a la que tengo que agradecer infinitamente la recomendación. Sé que ella lo hizo con miedo de que a mi no me gustara tanto como a ella, pero… ¡Acertó de pleno! (De hecho lo hizo con una lectura anterior también, así que puedo decir que me fio de ella y sus recomendaciones, aunque muchas veces no coincidimos en gustos literarios, cosa que me encanta, por cierto)
La novia gitana es el primer libro de una trilogía (al menos de momento es trilogía...) y está escrito por Carmen Mola, una persona que realmente no conocemos, ya que escribe con seudónimo y nunca se ha visto quien es (vamos, el típico Anónimo de toda la vida, que se intentaba averiguar quien era por su forma de escribir) y de esa misma forma ella nos presenta a los personajes de esta historia, sabemos cosas de ellos, pero son las justas, porque realmente tampoco es necesario saber más. Como mismo de quien escribe, nos debería valer con leer la obra y ya ¿No? ¿Qué importa realmente la longitud exacta de su cabello? ¿O el tono de sus mejillas al sonreír? Ustedes me entienden ¿no?
Como cuento, como mismo la escritora nos deja sin conocer quién es quién realmente, porque no es nada pesada en detalles físicos o personales, nos relata los hechos de una forma brutal y repulsiva en algunos momentos, pero necesaria, tampoco es para echarse los brazos a la cabeza y salir a vomitar en el cubo más cercano…
Ya que Carmen nos cuenta los hechos y el modus operandi de los asesinatos de estas dos hermanas de una forma muy buena. Como digo lo cuenta con detalles, pero sin ser tampoco de esos que pasan de la línea llegando a ser tan repulsivos que debes parar de leer, pedir que te devuelvan tu dinero y comprarte otro libro que te saque una sonrisa, para quitarte el mal trago…
Lo cierto es que iba con un poco de miedo, aunque tampoco excesivo como con otras lecturas, porque la verdad es que últimamente hago poco caso… Leía que a muchos les encantaba y a otros no les había gustado tanto, que les parece una novela simplona y no entendían todo el éxito de la trilogía.
Pero finalmente terminé encantada y como digo agradezco a mi amiga la recomendación y su 'no veo La novia gitana en ese book haul…'
Elena Blanco, es una policía brillante, muy típica, con un pasado doloroso que aún no le hace pasar página. La familia de la víctima en parte también es la típica, son gitanos y tienen sus costumbres, sus creencias y aunque Carmen no se extiende demasiado podemos entenderlo todo.
Los demás policías y compañeros de Elena, lo mismo, son realmente los típicos de series o películas policiacas.
Y si, la novela está llena de clichés, pero… son de esos que no dejan indiferentes, que te dejan con la boca abierta porque después de un cliché viene algo de sopetón que es sorprendente. (Lo siento, quien diga que se veía venir todo miente. No me lo creo, por muchos tópicos que hayan de series o películas policiacas, no me creo que el final, lo que se dice FINAL del libro lo vieran venir, es imposible)
Y realmente en estos géneros siempre, pero siempre, nos vamos a encontrar clichés, solamente hay que saber usarlos y por suerte Carmen Mola lo consigue.
Los capítulos son cortos y eso ayuda a que quieras seguir leyendo, porque paran en esos momentos donde dices ¡Yo paso de dejarlo aquí! Y es cierto, como he comentado arriba que está lleno de clichés, pero de verdad existe libro de este género sin lo que siempre pasa en este género, no, no existe. Y de hecho como en este caso lo agradezco, porque hacen de una lectura más amena
En todo el libro vas pensando en lo que pasa y dices ¿Vamos a ver Carmencita… no sabes que eso está muy usado? Y a sus personajes les dices ¿Tú no eres demasiado típico? ¿De verdad vas a actuar así, mi niño?
Pero es que justamente eso es lo que engancha. ¿A caso a quien me gusta leer romántica no le enganchan los tríos amorosos o eras mi peor enemiga y ahora te amo con locura? ¿Por qué los clichés están bien en un género pero en otro no? No me parece nada justo, la verdad.
El final… ¿HOLA? ¿Pero y este final? Sin duda alguna un final para nada esperado, un punto y seguido en esta historia que necesito seguir leyendo, porque Carmen Mola me engancha, quizás no sea el mejor libro que he leído en mi vida ni quizás en este año, pero si es un libro que me ha encantado, atrapado y hecho disfrutar de la lectura muchísimo y esto es justamente lo que yo le pido a un libro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (2)
Abc12 octubre 2018
«La novia gitana», publicada con seudónimo, es una de las últimas sensaciones del género negro.
Leer la crítica en el sitio web: Abc
ElPais01 junio 2018
Carmen Mola irrumpe con fuerza en el panorama de la novela negra con 'La novia gitana', pero nadie sabe quién está detrás del seudónimo.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
Citas y frases (32) Ver más Añadir cita
FINAFINA08 julio 2020
Se pregunta hasta dónde llega la responsabilidad de una madre, en qué momentos hay que dejar a los hijos volar solos, sin la mirada vigilante y la tutela obsesiva. No hay tregua, ni descanso, se dice. A los hijos hay que cuidarlos todo el tiempo, incluso cuando no estás con ellos.
Comentar  Me gusta         70
JuliusJulius27 marzo 2019
No entiendo la avalancha de buenas criticas a esta novela que es, junto a "La verdad sobre el caso Harry Quebert", una de las peores escritas y con una menor calidad literaria que he leído en los últimos tiempos. O quizás si, y este aluvión de buenas criticas tenga mucho que ver con la intensísima campaña publicitaria que la editorial lanzó hace algunos meses, y a la que se han apuntado sorprendentemente algunos importantes críticos (me acuerdo de Juan Carlos Galindo). Esto, unido al supuesto misterio en cuanto su verdadera identidad, han generado un fenómeno que ha calado en el público a nivel de ventas pero que no se corresponde con la calidad, escasísima, de la novela.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LolimisterioletrasLolimisterioletras03 diciembre 2020
(...) no está dispuesta a vivir con miedo, como siempre ha querido su madre. No va a hacer caso a sus decenas de instrucciones y consejos, no le va a pasar nada, su familia ya ha agotado las dosis de mala suerte para varios siglos. Lo oyó decir en una película: nunca caen dos bombas en el mismo sitio, no hay lugar más seguro que el cráter de un obús.
Comentar  Me gusta         20
ratolinaentrelibrosratolinaentrelibros07 diciembre 2020
“Hay momentos de quietud y de belleza que parecen insinuar algo, que la felicidad está al alcance de la mano y que solo hay que abrir el corazón y vaciar la mente para recibirla sin reservas”.
Comentar  Me gusta         41
GemaMGGemaMG21 septiembre 2020
La inspectora se queda en el pasillo pensando en las últimas palabras que ella ha pronunciado. Se han muerto porque no he sabido cuidarlas. Se pregunta hasta dónde llega la responsabilidad de una madre, en qué momentos hay que dejar a los hijos volar solos, sin la mirada vigilante y la tutela obsesiva. No hay tregua, ni descanso, se dice. A los hijos hay que cuidarlos todo el tiempo, incluso cuando no estás con ellos. Un hilo de plata debe mantener la comunicación, un hilo del que tirar si asoma el peligro, si se encienden las alarmas interiores. Si el hilo se rompe, el niño se pierde para siempre. Y no hay perdón para la madre que no supo estar al acecho.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Carmen Mola (12) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carmen Mola
La última ceremonia de los Premios Plantea será de las que se recuerdan. Entre otras cosas por el vendaval que supuso la revelación pública de que, detrás del seudónimo Carmen Mola se encontraba el proyecto colectivo de los escritores Jorge Díaz, Agustín Martínez y Antonio Mercero. Más allá del debate desatado, los títulos publicados bajo este seudónimo nos han traído una de las trilogías mas adictivas de los últimos tiempos, iniciada con "La Novia Gitana". Novela negra con tintes de histórica, fantástico, misterio... y una capacidad para atrapar al lector que se mantiene intacta en "La Bestia".
Ya disponible en Fnac y Fnac.es https://www.fnac.es/a8791563/Carmen-Mola-La-Bestia?origin=YT_Exporg https://www.fnac.es/a8858400/Carmen-Mola-La-bestia-Libro-Firmado?origin=YT_Exporg https://www.fnac.es/a8793520/Carmen-Mola-Estuche-Premio-Planeta-2021-La-Bestia-Ultimos-dias-en-Berlin?origin=YT_Exporg
#TodoPasaEnFnac #ExpertosFnac #Literatura #CarmenMola #LaBestia
+ Leer más
otros libros clasificados: ThrillerVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
169 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro
.. ..