InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Paula Kuffer Dinerstein (Traductor)
ISBN : 8494534866
Editorial: Minúscula (11/01/2017)

Calificación promedio : 4.1/5 (sobre 78 calificaciones)
Resumen:
«Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto.» Con estas palabras se p... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (53) Ver más Añadir una crítica
marulibros
 29 julio 2022
Con este libro tuve la sensación de estar leyendo un cuento de hadas para mayores mezclada con esas historias de pueblo que luego terminan convertidas en leyenda urbana. Marrycat es la protagonista y es quien nos la cuenta en primera persona, vive con su hermana y un tío inválido en una casa a las afueras del pueblo, donde las relaciones con los vecinos no son muy amistosas
El comienzo me prometió muchas espectativas pero pronto el misterio de lo que había pasado, quién lo había hecho y cómo, se desvela y me quedé esperando algo más, un giro final, o un porqué, o la motivación, un móvil, el procedimiento... nada, no aclara nada, al contrario... si la idea era esa, perfecto!
Catalogada como novela de terror gótico, lejos de la atmósfera perturbadora de las primeras páginas, de no saber a qué nos enfrentamos, no me generó ningún miedo, ni angustia, ni siquiera inquietud y solo hallé una repetición de actos, costumbres y rutinas que me terminó cansando
Una novela que si bien es cierto es muy aclamada y reconocida yo no he logrado ver ese punto que gusta a tantos lectores, salvo la prosa de su autora, pero la historia en sí me ha dejado muy indiferente... Una pena porque no esperaba quedarme con esta sensación
+ Leer más
Comentar  Me gusta         200
Celia_0504
 19 octubre 2021
“ Decidí escoger tres palabras poderosas, tres palabras que me protegieran; mientras esas grandes palabras no se pronuncian en voz alta no se produciría ningún cambio”.
Me ha costado dios y ayuda hacer esta reseña, porque es un libro que me ha gustado tanto y me ha dicho tantas cosas que creo que no soy capaz de describirlas con fidelidad, amén de que mucho de lo que yo pienso sobre esta novela ya se ha dicho sobre la misma.
El año pasado mi mejor lectura fue “Cuentos Escogidos”, una recopilación de cuentos con los que me adentre por primera vez, de la mejor forma posible, en el mundo de Shirley Jackson, una autora que tenía muchas ganas de volver a leer. Desde enero “Siempre Hemos vivido en el Castillo” era una de las lecturas que más ganas tenía para este 2021, pero hasta ahora no había podido adentrarme
La novela nos presenta a las hermanas Blackwood ,Merricat y Constance. Junto a su invalido tío Julian las dos llevan una tranquila existencia aislada y alejada del resto de vecinos de un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra, donde todas las jornadas se suceden en un monotonía obsesivamente predecible y controlada. de la mano de la menor de ellas, Merricat, nos adentramos en su personal mundo, en una existencia que, día a día, transcurre en un orden y placidez casi bucólicos que ocultan un oscuro secreto del pasado que, como una maldición, pesa sobre la mansión Blackwood, y que está relacionado con un crimen . Desde el minuto uno el lector se da cuenta que esa vida aparentemente plácida y ordenada es un espejismo destinado a convertirse en añicos y humo y a llevarte a algún recóndito y oscuro lugar, pues el pasado siempre vuelve.
Malicioso y turbador cuento de hadas moderno y oscuro que tiene sus raíces en la ficción gótica, “Siempre Hemos Vivido en el Castillo” es una obra que no puede dejar indiferente. Jackson escribe una historia de miedo donde este proviene de lo psicológico, con un terror sutil y cruelmente conocido y cercano, y por ello más terrible. Es el terror que se esconde en el mundo y el entorno que nos rodea, ese terror que se encuentra en lo cotidiano y que nunca sabes cuándo va a aparecer ante ti, el que se esconde en el pasado y en la sociedad (En ese sentido el clímax de la historia me recordó mucho al cuento más conocido de Jackson “La Lotería”, en el sentido de que en ambos he visto un paralelismo, la forma en que la masa humana se une para atacar a un ente individual o solitario, convirtiéndose en toda una bestia depredadora). Ademas no es una obra que se caracterice precisamente por su trama. Esta es, para que vamos a engañarnos, la mayoría de las veces plana y carente de sorpresas , que no de momentos turbulentos y efectos dramáticos, que son lo que la dan vida y los que hacen que el lector se enganche a la lectura. de hecho una de las cosas que más me ha llamado la atención de esta lectura es que al terminar de leerla todo lo que ha pasado en ella me cayó de golpe, solo entonces fui consciente de todos los horrores que acababa de leer.
No, lo que realmente hace extraordinario este libro son por dos aspectos:
En primer lugar la ambientación y la forma que tiene de narrar Shirley Jackson. Sencillamente son sublimes. Jackson crea un ambiente gótico y pesado, en el que la sombra del pasado es un elemento más a tener en cuenta. Es un ambiente que puede resultar claustrofóbico, muy apropiado para las tragedias que vamos a ver en las poco más de 200 páginas de las que se compone el libro. La mansión Blackwood es el paraíso y, a la vez, la cárcel de las hermanas Blackwood, un lugar en el que el tiempo parace haberse detenido y en el que la realidad exterior no tiene cabida.
Pero eso por sí mismo no sería tan interesante si no fuera por la magnífica forma que tiene de narrar esta autora. La forma en que escribe es maravillosa, sí, pero también lo es el cómo. La forma en que le da al lector la información en pequeñas dosis, pero a la vez le deja sin explicar claramente ciertos aspectos. de esta forma juega con el lector y hace que el saque sus propias conclusiones, convirtiéndole, en cierto modo, en partícipe de la historia que se está narrando. Además su forma de escribir puede parecer simple a primera vista, pero no hay nada más lejos de la realidad. Nos encontramos ante una prosa inteligente y profunda en la que se dan de la mano una gran complejidad narrativa y unos personajes nítidamente esbozados en el plano psicológico. Por no hablar de la gran cantidad de símbolos que jalonan todas las páginas de esta novela, que nace de los propios traumas y de los miedos con los que Jackson tuvo que convivir a lo largo de su vida, y que ayudan a entender mucho mejor la novela y sus personajes.
En segundo lugar ella, el personaje de Merricat. Decir que no es una heroína al uso es quedarse corto, es un personaje absolutamente indescriptible. Oh bueno, ella no necesita que lo hagamos, es perfectamente capaz de describirse ella sola en las primeras lineas de la novela:
“Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto”.
Creo que pocos principios de novela literarios han sido tan perfectamente capaces de describir escuetamente no solo la naturaleza de la propia obra, sino también a su narrador y el mundo que ha creado para si mismo . Porque ese es el quid de la cuestión en Merricat y el eje de la novela: la forma en que vive en su propia realidad y en su propio mundo, y como ese universo que ha creado acaba por atraparla y arrastrar también ha Constance (un personaje que también tiene mucho que decir, pero que, por otro lado, sin su hermana no sería nada) y al lector.
Decir de Merricat que es un personaje de claroscuros es quedarse corto. Porque hablar de claroscuros implica gradaciones de color, y en el caso de Merricat esto no es así, en ella conviven la luz más pura con la mayor oscuridad. Es un personaje en el que se dan de la mano la inocencia y el amor sin fisuras por su hermana junto a un comportamiento maniaco obsesivo e infantil que evidencia a una protagonista que haría las delicias de cualquier psicólogo o psiquiatra. Pero es ahí donde radica la grandeza de Jackson en este libro: logra que el lector se ponga del lado de su Merricat, la excéntrica y solitaria muchacha que no para de hablar de vivir en la luna y de practicar la magia simpática, la niña que se burla del lector y le esquive con sus misterios y con todo lo que ella sabe, pero el que lee no. Y aún así logra conquistarle. Aunque este sepa que ella es un personaje que pueda llegar a ser malvada e impasible, aunque sepa que no está en sus cabales para nada, aunque su comportamiento le choque y vea que es tan turbador como insano.
Respecto a la novela, debo decir que aunque la he disfrutado de principio a fin, tengo que reconocer que el principio se me hizo un tanto lento y pesado. Es verdad que rápidamente todo empieza a marchar a velocidad de crucero y hacerse más y más interesante, esa pesadez inicial es la calma antes de la tormenta. También es destacable señalar que, como ese ya dicho antes, en esta historia no hay grandes sustos o misterios. Pero tengo que reconocer que quizás me hubiera gustado un final un poco más impactante y que hubiera redondeado más la historia, al terminar de leer me ha quedado una sensación como que en esta novela falta algo por encajar, le falta a ver tenido un final que hubiera dejado más huella al lector.
Quizás por esto que he comentado no debería ponerle a este “Siempre Hemos Vivido en el Castillo” las cinco estrellas, pero es que realmente para mí se las merece sin contemplaciones por todo lo que he vivido leyendolo, ya que es una novela muy personal y diferente, una novela que sin grandes sustos logra asustar por su crudeza, un laberinto de espejos, traumas, oscuridad y misterios que de alguna forma logra conectar con el lector y no le deja indiferente. Y esto muestra la gran maestría de Jackson con la pluma. Definitivamente es una escritora de la que estoy deseando seguir leyendo más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Inquilinas_Netherfield
 28 noviembre 2017
Qué difícil me va a resultar hablar de este libro sin hacer referencia a cosas muy concretas que me gustaría comentar. Pero es que no quiero estropearle la lectura a quién no lo haya leído, así que a ver cómo me apaño.
Una buena novela de suspense o terror psicólogico necesita unos buenos personajes, una atmósfera sugerente, ciertos tintes de ambigüedad y una buena pluma que baraje todo eso y le dé forma. No hacen falta sustos, ni trampas, ni giros sacados de la manga... Solo se necesita ese suspense con el que podamos sentirnos identificados, que no nos cueste imaginar en nuestra vida diaria, que sea terrenal y tangible... Shirley Jackson era una maestra del género, fuente de inspiración para muchos autores actuales, de una prosa perturbadora y con una visión de ciertas cosas muy realista porque ella misma las había vivido en primera persona. Y en esta su última novela da buena muestra de ese brío que tenía para exponer y desenmascarar de forma descarnada al ente que más terror provoca en este mundo: el propio ser humano.
Volviendo a los ingredientes que comento arriba, esta novela los tiene todos: unos buenos personajes (al frente de todos y de forma omnipresente, tabicando todo con su particular punto de vista... la narradora, Merricat); una atmósfera sugerente con la forma, paredes, ventanas, recuerdos, secretos... de ese castillo (que no es tal castillo, al menos no físicamente) del título; ese tinte de ambigüedad que desde la primera página Jackson se empeña en meternos por los ojos, esas constantes alusiones y esa particular visión de un personaje tan complejo, desasosegante e interesante que es Merricat... Jackson juega con el lector, le tira la madeja, la retira antes de que la atrapes, y así va formando el ovillo (muchos hilos, pero todos bien colocados y dando forma a un todo) en que se convierte esta historia.
Merricat (Mary Katherine) se presenta de manera espléndida en ese primer párrafo que aparece en la sinopsis. Tiene 18 años, vive en una casa aislada de todos sus vecinos con su hermana Constance, de 28, y con su tío inválido, Julian, además de con su gato, Jonas. Seis años atrás falleció el resto de la familia envenenada en esa misma casa, y desde entonces viven allí confinados. Constance, que fue acusada y absuelta del asesinato de su familia, padece de fobia social y agorafobia; su casa es su espacio seguro, y aunque sale al aire libre, jamás camina más allá del jardín (la propia Jackson sufrió esta última enfermedad y vivía recluida); su tío Julian vive obsesionado con escribir un libro donde se narre, palabra por palabra, hecho por hecho, lo que ocurrió el día del envenenamiento; y Merricat es la única que se atreve a ir un par de veces a la semana al pueblo en busca de comida y de libros a la biblioteca. Allí sufre las burlas, el desprecio y la desconfianza de los vecinos de la localidad, pero Merricat es dura, muy dura. Ella es la que protege a su hermana diez años mayor, la que la cuida... como digo arriba, se empeña en tabicarnos la realidad con su narración, pero los hilos del ovillo de vez en cuando se sueltan y nos dejan ver cosas que ella nos quiere ocultar. El único propósito de Merricat es que todo transcurra igual, que nada cambie, que esa realidad que han construido en su casa no se vea alterada por nada ni nadie. Y cuando en el horizonte empiezan a aparecer nubarrones de cambio, vemos salir a la Merricat que se esconde detrás de esa visión que ella nos quiere dar de sí misma mientras narra la historia. Nunca de un modo abierto, de un modo explícito, pero la vemos.
Tengo que reconocer que realmente sorpresas no hay en el libro, o no al menos la sorpresa con la que se pretende sorprender (redundando que es gerundio), porque lo importante no es eso. Lo es la descompensada y anómala relación de Merricat con Constance, la relación de las dos con el mundo, el extraño comportamiento que ejerce Constance como hermana mayor, la jauría y bochornosa brutalidad que emerge del ser humano cuando actúa en grupo y se sabe con impunidad... lo es esa irrealidad feliz en la que ciertas mentes se encierran en una suerte de castillo y no necesitan abandonarlo nunca más... y todo eso circundado por una atmósfera que sabes, desde la primera página, desde el primer aviso, que va a explotar. Y no puedes dejar de pasar página tras página para descubrirlo. Tienes que descubrirlo. Que puede parecer incongruente con lo que digo arriba de las sorpresas, pero no. Tienes que saber por qué esos fueron los últimos libros que sacaron de la biblioteca... y esto sale en la primera página, así que no estropeo nada (creo que me he portado bien hasta aquí y no he desvelado nada de nada. O eso espero).
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
Antoched
 20 mayo 2020
Siempre hemos vivido en el castillo nos presenta a la familia Blackwood de la mano de la menor de sus integrantes, Merricat. Ella nos cuenta que vive en una casona aislada del pueblo junto a su hermana mayor Constance y a su tío Julian. No salen mucho de su propiedad ni tienen mucho contacto con los habitantes del pueblo y esto se acentuó mucho más desde que el resto de la familia murió envenenada años atrás y enfrentaron múltiples acusaciones, juicios y rumores.
La vida de los Blackwood es bastante tranquila, rutinaria y ermitaña hasta que aparece el primo Charles y quiebra sus costumbres tan arraigadas. Sin embargo éste parece tener motivaciones sospechosas y trae consigo más tragedia.

Y supongo que la grieta estaba allí, como un dedo acusador, desde el momento en que se construyó el pueblo con vieja madera gris y toda aquella gente fea de rostro malvado.
Sabía que era una historia gótica y pensé que iba de fantasmas o algo así. Por lo que me sorprendí bastante al conocer mejor a los Blackwood de la mano de Merricat, excelente protagonista de esas que te dan gracia y con las que te encariñas a pesar de ver que tiene sus problemas. Me recordó mucho a Coraline, aunque la heroína de Gaiman no era tan salvaje y caprichosa como ésta otra.
Aún así hay algo sumamente atractivo y atrapante en una historia sobre una familia rica y rara que vive en un castillo recluida y tiene mala fama porque casi todos murieron envenenados.
Lo más irónico es que a pesar de todas las rarezas y problemitas mentales dando vueltas en la casa, los Blackwood son más normales y decentes que la gente del pueblo.
La dinámica familiar, sus costumbres tan rutinarias, los secretos y las creencias que mueven a las hermanas Blackwood son fascinantes. Que sean tan ariscos y se encierren tanto en lo que les es conocido se vuelve cada vez más entendible al conocer a los extraños, o forasteros como les suele decir Merricat. Las fantasías, supersticiones y deseos medio macabros de Merricat enriquecen tanto a la protagonista que lejos de volverla antipática la hacen más querible y admirable... lo que suena tan raro si la conocieran.
Constance, la hermana mayor de Merricat, es tan dulce y hogareña y la relación de las hermanas es muy divertida y cómplice en tantos aspectos. Y el tío Julian agrega otro tanto con sus convicciones, su empeño en escribir la historia de la familia y la dependencia que tiene con Constance (llegué a inventarme teorías sobre esa relación al principio). Pero son sus problemas de memoria y una pseudo bipolaridad los que lo hacen un personaje más entrañable.
Esta edición tiene un análisis al final que desglosa varios aspectos de la historia y te hace considerar varias cosas desde otra perspectiva. *SPOILER Como el tema de la brujería, en ningún momento se me ocurrió pensar en las Blackwood como una especie de brujas. Sí, Merricat tiene supersticiones, entierra cosas y cuelga otras como una suerte de amuletos y piensa palabras mágicas para sentirse segura. Constance tiene una huerta y adora cocinar. Y está el tema del envenenamiento, y se nos da entender que en los jardines de la casa hay algunas plantas que pueden ser usadas como veneno.
Pero aún así no las vi como brujas. Aunque no me desagrada del todo la idea. *
También profundiza mucho sobre la relación de las hermanas en una análisis medio psicológico que trae a colación, cómo no, temas sexuales. Pero lo que más me gustó del análisis es la parte sobre el fetichismo con la comida. La comida es un personaje más en la historia, tan central y tan presente mientras que sigue latente la idea del veneno en cada mención sobre comida.

-¿Adónde íbamos a ir?- le pregunté- ¿Dónde podríamos encontrar un lugar mejor que éste? ¿Quién nos quiere, allí fuera? El mundo está lleno de gente mala.
Siempre hemos vivido en el castillo es una historia muy rica, no en trama ni acción, sino en misterio y en personajes. Los Blackwood son un mundo aparte, una familia extraña y repudiada por los demás, pero tan interesante y compleja.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
Marga71
 03 agosto 2022

🍄
Publicada en 1962 esta novela de ambiente oscuro y lúgubre muestra el terror en lo cotidiano . La narradora, Merricat, nos pasea por la casa/castillo, por el bosque y por el pueblo para demostrar que cada uno de esos lugares son un personaje más a tener en cuenta .
🍄
La autora describe detalladamente los entornos y las situaciones , llegando a hacerte sentir la libertad del bosque, la humanidad del castillo y el desprecio de la gente . O quizás no es desprecio sino miedo .
🍄
Merricat es un personaje complicado y tortuoso, unas veces infantil y otras tan malvada que le gustaría verlos a todos muertos . " Sus lenguas arderán como si hubieran comido fuego". Es nuestra narradora oficial pero cuidado con ella porque solo nos cuenta lo que ella quiere . Hay cosas de las que no se habla porque no las contempla y punto . Las intuyes porque el entorno o la conversación dejan claras intenciones de lo que está ocurriendo o de lo que ha ocurrido , pero nuestra Merricat no nos lo cuenta con palabras . Aún así nos hace vivir la historia a través de ella.
🍄
Constance es la hermana mayor de Merricat, una persona dulce y trabajadora que debe cargar con el cuidado de su hermana y de su tío . Ella atiende a su tío , hace la comida ,la limpieza, atiende el huerto, sirve a su hermana . Y Merricat tiene muchas cosas prohibidas de hacer . ¿Por que?¿ Que motivo hay para que Constance deba cargar con toda la responsabilidad familiar ?
🍄
Me gustan los personajes ,la forma de narrar de la autora y la visión que nos da de una sociedad que juzga a los demás . La dulce Constance, la salvaje Merricat y la ausencia de reconocimiento hacia el hombre . de hecho tenemos a Jonás , el gato, que tiene mucha más presencia e importancia que cualquier hombre
🍄
Perturbador es un buen adjetivo para hablar de este texto . Crítica social basada en el odio hacia lo diferente .
Y para los amantes de S.King seguramente una gran lectura . King se reconoce admirador de esta escritora.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         31
Citas y frases (16) Ver más Añadir cita
Celia_0504Celia_050429 octubre 2021
Decidí escoger tres palabras poderosas, tres palabras que me protegieran; mientras esas grandes palabras no se pronuncian en voz alta no se produciría ningún cambio.
Comentar  Me gusta         30
Suenosentreletras7Suenosentreletras704 enero 2019
–¿Qué lees, querida? Qué bonita imagen, la de una mujer con un libro.
–Estoy leyendo El arte de cocinar, tío Julián.
–Excelente.
Comentar  Me gusta         20
HumildeLectorHumildeLector16 diciembre 2020
Toda nuestra tierra se enriqueció con mis tesoros enterrados en ella, densamente habitada justo debajo de la superficie con mis canicas, mis dientes y mis piedras de colores, todas quizás convertidas en joyas ahora, unidas bajo la tierra en una poderosa red que nunca se soltó, sino que se mantuvo firme para protegernos.
Comentar  Me gusta         00
YaniYani22 febrero 2018
Quizá esas casas selectas habían sido capturadas – ¿quizá como castigo a los Rochester y a los Blackwood y a sus corazones secretamente malvados? – y las tenían prisioneras en el pueblo; quizá su lenta putrefacción era un símbolo de la fealdad de los habitantes del pueblo.
Comentar  Me gusta         00
lacortedebolenalacortedebolena06 noviembre 2020
Hacía una bonita mañana de abril cuando salí de la biblioteca; el sol brillaba y las falsas promesas de gloria que la primavera prodigaba aquí y allá desentonaban con la suciedad del pueblo.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novela góticaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿En dónde pasó? Test sobre la novela de terror

Drácula, Bram Stoker

Transilvania
Dardanelos
Budapest

12 preguntas
111 lectores participarón
Thèmes : terror , novela , horror , misterioCrear un test sobre este libro