InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Minúscula

Editorial literaria independiente con sede en Barcelona. Publican seis colecciones: Alexanderplatz, que alberga traducciones de novelas y ensayos de Europa, sobre todo Alemania; Paisajes narrados reúne narraciones, diarios y fábulas de distintas procedencias que ofrecen una perspectiva original sobre un lugar; Vuelta de hoja presenta las variadas formas del ensayo; Tour de force, selección de la mejor literatura contemporánea; Micra que reúne textos breves y singulares y Microclimes colección que presenta una cuidada selección de obras de narrativa y ensayo en catalán.

Libros populares ver más


Críticas recientes
offthehook
 03 agosto 2019
Un año de escuela en Trieste de Giani Stuparich


Otra pequeña joya de Stuparich, con similar carga poética que la imprescindible, La Isla (Ver Aquí).



Todo gira en torno al mundo de la adolescencia, centrándose en el personaje de la joven Edda Marty. Junto a sus padres se ha trasladado de Viena a la ciudad portuaria de Trieste, con el consiguiente malestar de la joven, ya que admira la libertad e igualdad de la mujer con el hombre que se gozaba en la Viena de 1920; donde se ha quedado su venerada hermana mayor.



Edda no se siente conforme en el ambiente provinciano y burgués de la provincia, donde la mujer aparece encorsetada. Está cansada de los estudios con sus compañeras, a las que considera mojigatas.



Para ello se examinará en el Instituto masculino:



"Edda Marty era osada: era la primera mujer que intentaba hacerse con una plaza en aquel instituto masculino. Examinarse de ocho asignaturas, responder por cinco años de griego y siete de latín, no era ninguna broma."



La entrada de Marty, va a convulsionar el ambiente en el que se mueven los chicos.



Stuparich trata con mucha sensibilidad la convivencia de los jovenes, su interrelación con Marty. La turbación se hace evidente en el círculo que frecuenta la joven: Antero, Mitis, Pasini, ...; amantes de las tertulias literarias, en torno a Leopardi o D'Annunzio.



Acontecimientos adversos se suceden en la vida de Edda, al igual que confusos amores de consecuencias impensables.



La transición de la adolescencia a la edad adulta, con toda su problemática intrínseca, donde los actos comenzarán a tener consecuencias; está tratado de manera delicada por el autor:



"Más de uno sintió aquel día que la vida posee una trágica seriedad y que aquellos bancos de escuela eran un juguete frente a ella. Los profesores se vieron por un tiempo ante una clase distraída, abúlica, y se inquietaron y echaron la culpa a razones bien distintas."



Ese ambiente provinciano y aburguesado, se verá reflejado en la conducta de padres posesivos que controlan totalmente a sus hijos.



Por último, sobrevuela la causa nacionalista que atraviesa Trieste entre los años veinte a treinta del siglo XX.



Editorial: Minúscula

Traducción: Francesc Miratvilles



Artículo y complemento de Jazz en el blog:


Enlace: https://www.offthehook.es/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
CarmenM
 02 agosto 2019
Siempre hemos vivido en el castillo de Jackson Shirley
"Siempre hemos vivido en el castillo" de Shirley Jackson. .

.

"Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo, porque mis dedos medio y anular son igual de largos, pero he tenido que contentarme con lo que soy. No me gusta lavarme, ni los perros, ni el ruido. Me gusta mi hermana Constance, y Ricardo Plantagenet, y la Amanita phalloides, la oronja mortal. El resto de mi familia ha muerto". Con estas palabras se presenta Merricat, la protagonista, que lleva una vida solitaria en una gran casa apartada del pueblo. Allí pasa las horas recluida con su bella hermana mayor y su anciano tío Julián, que va en silla de ruedas y escribe y reescribe sus memorias. La buena cocina, la jardinería y el gato Jonas concentran la atención de las jóvenes. En el hogar de los Blackwood los días discurrían apacibles si no fuera porque algo ocurrió, allí mismo, en el comedor, seis años atrás.



Es un libro corto y muy inquietante. No puedo contar mucho más porque creo que desvelaría parte de la historia y la magia de descubrirla conforme se va leyendo. Tenía muchas ganas de leerlo y no me ha defraudado para nada, al contrario, creo que Merricat es uno de esos personajes que son difíciles de olvidar.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         51
MariaT
 04 julio 2019
Siempre hemos vivido en el castillo de Jackson Shirley
Después de disfrutar y sorprenderme tanto con La lotería, y de pasar miedo con la adaptación de La maldición de Hill House, tenía muy claro que quería leer todo lo que pudiese de la autora detrás de esas historias. Hoy les quiero recomendar Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson y con la excelente traducción de Paula Kuffer. Publicada originalmente en 1962, es la última novela de la cuentista y novelista que muchos consideran una de las mejores exponentes del terror y cuyo trabajo ha inspirado e influido a un sin fin de escritores, entre ellos: Donna Tartt, Stephen King y Neil Gaiman.



“Me llamo Mary Katherine Blackwood. Tengo dieciocho años y vivo con mi hermana Constance. A menudo pienso que con un poco de suerte podría haber sido una mujer lobo... El resto de mi familia ha muerto”.



Esta es la historia de Mary Katherine Blackwood, apodada por todos Merricat. Una joven de dieciocho años que vive junto a su hermana Constance, su anciano tío Julian y su gato Jonas en la antigua y majestuosa casa familiar. Llevan allí una vida apacible y solitaria, alejados de todos. Sin recibir más que ocasionales visitas de antiguos amigos de la familia. Y con un par de excursiones programadas al pueblo a la semana por parte de Merricat para comprar los víveres necesarios para las diversas recetas que constantemente elabora su hermana y para buscar nuevas lecturas en la biblioteca.



Aunque se podría decir que llevan una vida feliz, Constance (la hermana mayor) nunca sale de casa más allá del jardín. Por su parte, el tío Julian está muy enfermo para visitar el pueblo y pasa todo el día reescribiendo sus memorias. Rememorando el día fatídico en el que todos los demás miembros de la familia perdieron la vida, allí en esa misma casa hace seis años, específicamente en el comedor. Ese momento que marcó sus vidas para siempre y que aún permanece lleno de dudas y misterios. Un hecho que además parece ser el desencadenante de la animadversión de todos sus vecinos.



“La gente del pueblo siempre nos ha odiado”.



Solo hace falta que acompañemos a Merricat a una de las visitas para hacer la compra para darnos cuenta de que la hostilidad de sus vecinos hacia su familia es algo real, tan marcado, lleno de crueldad y malicia que es fácil entender por qué la joven, quien ha crecido quizás demasiado salvaje y a pesar de su edad tiene un comportamiento por momentos infantil, desea mantenerse apartada de ellos, o incluso que todos mueran. Así de buena es Jackson para despertar nuestra empatía y acercarnos a esa narradora que, intuimos, no es del todo fiable y que será la encargada de llevarnos de la mano para descubrir los oscuros secretos que oculta su hogar.



La tranquilidad y la rutina de su pequeño grupo familiar se ve alterada con la llegada de Charles Blackwood, un primo paterno que en teoría viene para prestar su ayuda a las jóvenes. Pero cuya irrupción no hará sino despertar tensiones entre las hermanas, que hasta ahora siempre han permanecido juntas. Serán los continuos comentarios de Charles los que lleven a Constance a sentirse culpable y cuestionarse la libertad con la que ha criado a su hermana menor que es un poco salvaje, llena de fantasía y que tiene rituales para todo. Incluso la llevan a plantearse si los cuidados que tan amorosamente ha dedicado durante estos seis años a su tío Julian son o han sido suficientes.



“—¿Qué sería de la pobre prima Mary si su hermana la echara? —le preguntó Charles a Jonas, que escuchaba en silencio—. ¿Qué sería de la pobre prima Mary si Constance y Charles no la quisieran?”.



Secretos, mentiras, rituales, crueldad… Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson, es una novela maravillosa con una atmósfera opresiva e inquietante que he disfrutado de principio a fin. Una obra que nos muestra lo despiadados y mezquinos que podemos llegar a ser. Los secretos y las mentiras que nos contamos a nosotros mismos para sobrevivir. Shirley Jackson es una maestra en crear tensión y en hacernos sentir desasosiego. Esta novela es una buena muestra de ello. No puedo sino recomendarles que se adentren en sus páginas para que descubran los secretos que oculta el que tan solo parece un hogar común.
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
{* *}