InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Francisco Torres Oliver (Traductor)
ISBN : 8413623685
304 páginas
Editorial: Alianza (20/05/2021)

Calificación promedio : 4.25/5 (sobre 841 calificaciones)
Resumen:
La historia ha hecho justicia con este personaje relegado durante mucho tiempo a figurar en las enciclopedias como la segunda mujer del poeta Percy Bysshe Shelley. Hija de Godwin, un afanado editor, nació en Inglaterra en 1797 y murió en 1851. A su labor no solo se le debe la sistematización de la obra poética se su marido, sino estudios sobre Petrarca, Bocaccio, Maquiavelo, y una abultada obra en forma de novelas cortas, con las que se ganaba la vida tras la muerte... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (225) Ver más Añadir una crítica
Ros
 06 March 2023
Una obra por todos conocida, sin embargo, es tan rica, tan extraordinaria que, como una de mis lecturas favoritas, no me he podido resistir a comentarla. Además una obra que la trabajé mucho y en variadas ocasiones, incluso con dramatizaciones que siempre recordaré.

En primer lugar sabemos que su nacimiento literario tuvo lugar en un viaje que Mary, junto al entonces, ya su marido, el poeta Shelley realizaron, invitados por Lord Byron a su residencia del lago Lemón, Villa Diodati, en Ginebra.

Y en aquel lluvioso verano de 1816, atendiendo a la propuesta de Byron de escribir un relato sobre bases que podía sugerir la ciencia moderna, fue como Mary Shelley dio vida a su famosa novela, con tan solo dieciocho años, que finalizaría un año después, en el año 1817.

Y ya desde el propio título, Mary Shelley hace alusión al mito griego de Prometeo, el titán creador del ser humano.

Y a pesar de que es absolutamente conocida, leída y comentada, pues la voy a recordar de nuevo.

Una novela epistolar que aborda cuestiones de total actualidad, aquí tenemos por ejemplo la discriminación ante lo diferente, también la ambición de la ciencia, ¿Tiene límites? …

Y como vamos viendo a lo largo de su lectura, nos hará reflexionar en muchísimos temas que nos asaltan sin cesar.

Considerando que la mayoría de lectores de esta plataforma, la conocen, saben de ella y la han leído, pues aunque la voy a ir poco a poco comentando, no creo que descubra su trama a nadie.

Es narrada a través del diario y las cartas que el navegante Robert Walton envía a su hermana. También será el relato del propio creador de la criatura, el doctor Víctor Frankenstein, y más adelante se sigue con el diario de Robert Walton.

El señor Walton, un explorador inglés, que pretendía adentrarse en las regiones congeladas, vio deslizarse en un trineo a una figura gigantesca.

Poco después, se acercó hasta su barco, otro trineo que llevaba a un hombre muy debilitado, que no era otro, sino el propio doctor Víctor Frankenstein que comenzará a contarle su vida y como se consagró a la investigación científica hasta descubrir el secreto de la creación de la vida y su creación de la criatura.

¿Estaba usurpando el papel de Dios? Dudas, remordimientos y crisis.

Lo rechazó cuando lo vio, su creación era un monstruo, y la criatura asustada y rechazada, huyó.

¿Tenemos miedo a lo diferente?

Más tarde, el monstruo llegaría de nuevo ante él, obligándole a escuchar como había sido su vida y como aprendió a imitar el comportamiento humano, tenía necesidad de amigos pero siempre era rechazado y hasta apedreado.

¿No deberíamos escuchar y atender a los demás más y mejor?

Y así fue como la criatura siempre rechazada comenzó a odiar y a sentir los deseos de venganza. Por ello estranguló a William, al hermano del doctor, y le exigía que le creara una compañera , amenazándolo con destruir a toda su familia si no lo hacía. Todos necesitamos compañía.

¿La absoluta soledad puede convertirnos en seres horribles y temibles?

Y el doctor, a pesar de sus dudas aceptó crear de nuevo otra criatura, la hizo, pero al final, no pudo darle vida y la destruyó.

¿En el mundo, podría existir una raza anormal?

Y la criatura escapó de nuevo, furiosa y lleno de venganza hacia el doctor. Inició su venganza y comenzó a matar a sus compañeros, familiares y a su esposa Elizabeth.

¿Es posible que la ausencia de la felicidad nos haga crueles?

Y así fue como el doctor Frankenstein inició la búsqueda de su criatura y su venganza. Quería encontrarlo y asesinarlo. Pero no pudo ser. Después de contarle su historia al señor Walton se desplomó. Nos podemos preguntar:

¿Quién es el que comete un crimen, el doctor o la criatura?

Sin embargo, la criatura también llegó hasta Walton para decirle que el doctor lo creó sin amor, sin amigos, sin alma y después, se perdió entre los hielos. Adiós Criatura, Adiós.

La novela nos destaca los grandes temas sobre la naturaleza humana, y nos enfrenta a la desdicha y el sufrimiento de ser considerado un monstruo.

Una magnífica novela, importante, destacada, y tal y como presintió su autora , la Criatura , nacida de su imaginación y de la locura del científico Víctor Frankenstein sobrevivió a todos, y lo sigue haciendo mas de dos siglos después de su alumbramiento.

También sabemos que en el cine se pueden ver las diferentes versiones de la novela y entre ellas yo destaco “Remando al viento” sobre la recreación del origen del relato. Una versión muy divertida titulada “El jovencito Frankenstein” y otro versión más moderna que es la película de Kenneth Branagh, “Frankenstein de Mary Shelley “ con Robert de Niro en el papel del monstruo.

Pero, sabemos que tampoco es igual ver una película que leer el libro, está bien ver las películas, habiendo ya leído la obra, y es que además merece la pena ser devorada.

¡Qué gran obra! Y acabo preguntándome:

¿Es posible crear una criatura y darle vida?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         4039
Lyanna
 20 July 2022
Estoy impresionada y maravillada.
¿Quién puede determinar cual es el verdadero monstruo? ¿Desear amor y felicidad es pecado para un demonio?
Mary Shelley creo una obra asombrosa. Cada página que pasaba me intriga más.
Victor Frankenstein un joven que se obsesiona con la química y sus artes, llegando al punto de soberbia de creer que puede tener el control de la vida y la muerte, nuestro protagonista una noche le da vida al desgraciado que será su perdición.
Es una historia delicada, donde reflexionas sobre la humanidad y sus prejuicios. Me conmovía el monstruo, nacido para ser rechazado por todo lo que deseaba.
¿Quien es el verdadero culpable?, un joven en su ambición egoístas jamás se cuestionó las desgracias y desventuras que traería tal experimento. O un demonio que solo quería conocer el amor y la comprensión, lo cual por su forma horrible y deforme, la sociedad lo despreciaba y rechazaba. A esto llega la venganza entre ambos.
¿Quien es el verdadero monstruo?
Me encanto, sobre todo su final donde conocemos los últimos pensamientos del monstruo.
Es una historia tan bien construida, se volvio uno de mis favoritos. El mito de Frankenstein que había visto en películas, se debe dejar de lado, olvidarlo. Lo que encontrarás aquí no es nada parecido a lo de las películas. Está es una historia humana, la cual la sociedad la volvió trágica y horrible. Gracias Mary Shelley.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         360
richmarcelo
 14 April 2020
Frankenstein desmembrado

Frankenstein, palabra enérgica que guarda una curiosa metonimia: se designa a la creación con el nombre del creador. Un científico alienado, una monstruosidad creada y una posterior pugna. Sin lugar a dudas la criatura de la novela de Mary Godwin (1797-1851) se ha convertido en todo un patrimonio de la humanidad y un arquetipo de la cultura occidental. Cuando se menciona el nombre de “Frankenstein” la primera imagen que salta es aquella que ha pasado por el filtro de Hollywood; tanto el cine, como la televisión y el merchandising han prefigurado al simulacro. Representado y replicado hasta la saciedad, no es tan necesario haber leído la novela como para identificarlo y contar con una somera idea de la trama. Según Leonard Wolf, citado por Alberto Manguel, “Haber visto la película de pequeño es uno de los privilegios de haber perdido la infancia.” (Frankenstein, Penguin Books España, 2015). Pues, creo, el cine ha sido el responsable de haberle dado un rostro icónico al personaje de Godwin; vale mencionar la más aplaudida caracterización hasta la fecha, me refiero a la de Boris Karloff en ‘Frankenstein' de 1931 y ‘La novia de Frankenstein' de 1935, ambas dirigidas por James Whale. El concepto y los bocetos de Whale, sumados al prolífico trabajo de maquillaje de Jack P. Pierce –quien pasó tres meses entre libros de medicina, criminología y electrodinámica–, inmortalizaron a la figura de Karloff. No obstante, el cine también se ha encargado de modificar la historia original; con ciertas licencias y bajo la lupa de la censura –en varias oportunidades–, se han introducido cosas tales como un doctor loco, un Víctor que se llama Henry, un ayudante de nombre Igor, Elizabeth y Víctor como titiriteros, un monstruo menos elocuente y hasta mudo, parodias, un cameo de Drácula o el Hombre Lobo, etc. La historia, soñada aquel lejano albor del siglo diecinueve, ha pasado de generar horror –si tomamos en cuenta la distinción hecha por Noël Carroll en su libro The Philosophy of Horror– a generar suspenso; y de esto mucho tiene que ver la mano de Hollywood. El nivel de horror ha bajado y la tendencia sigue en franco descenso con el pasar de los años. Porque la sociedad de la imagen, de la inmediatez y la tecnología en la que seguimos, exige que los elementos utilizados para impactar a una audiencia se ajusten a los nuevos requerimientos. Quizás ahora provoque mayor miedo un monstruo de Frankenstein al que tengamos que verlo con gafas 3D y experimentarlo con realidad aumentada, o un animatronic de gran diseño –y así correspondería guardar en el baúl de los recuerdos a Boris Karloff–. No obstante, la genialidad de Godwin nos ha dejado de herencia una base con amplia plasticidad, que no muere ni se agota, lista para ser tomada en cuenta innumerables veces y así inducir nuevos horrores u otras sensaciones. Esta joya de la literatura universal sigue siendo apreciada y leída, sigue siendo reproducida y adaptada en varios formatos; ¿qué hay detrás y en el núcleo de la misma? ¿Por qué continúa tan fresca? A continuación intentaré responder a estas preguntas, tomando en cuenta que aquel núcleo que refiero, intuyo, es la lucha de la creación en contra del creador, la necesidad de independencia del ser humano y su colocación al mismo nivel de la divinidad; elementos inseparables y recurrentes en cada época. Para complementar lo dicho, dialogaré con algunos pasajes de Frankenstein desencadenado de Brian Aldiss, pues me parece aporta y complementa bastante.

Antecedentes

El contexto de Mary Godwin Wollstonecraft, a breves rasgos, tiene como antecedentes generales a la Revolución Industrial (transformación e industrialización de Inglaterra, mayor índice de alfabetismo, considerables avances tecnológicos y un visible urbanismo) y al Romanticismo inglés (desborde de la imaginación y exploración del alma humana). Pero, si queremos adentrarnos en su obra de una manera más íntima, es necesario detenernos en tres acontecimientos claves, determinantes en su biografía, que se verán reflejados en su trabajo. Primero, la influencia intelectual recibida durante la infancia, procedente de sus padres –prominentes pensadores–. Segundo, su cercanía con la muerte y la imposibilidad de evitar la partida de un ser querido –su madre falleció, también una hermanastra, múltiples abortos–. Tercero, la cercanía que tuvo con dos grandes exponentes de la literatura inglesa de la época, Percy Shelley –con quien terminaría casada– y Lord Byron –futuro esposo de su hermana Claire–. Dentro del trío Shelley, Byron y Godwin se procedió a dar un nuevo tratamiento a dos obras en la que es claro el tema del desafío a los dioses y el posterior castigo: La Prometheia de Esquilo y El paraíso perdido de John Milton (1667); ambas vueltas infraestructura de lo que terminaría siendo ‘Prometeo' de Lord Byron (1816), Prometeo liberado de Percy Shelley (1820) y Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Godwin (1818).

La Prometheia, El paraíso perdido y las otras inspiraciones

Hay la creencia de que el gran tragediógrafo Esquilo, similar a lo que hizo en La Orestea, pretendió elaborar una triada sobre el proceso de ate (confusión e insensatez), hybris (locura de orgullo, mal acto cometido) y némesis (castigo) de Prometeo: Prometeo encadenado, Prometeo liberado y Prometeo portador de fuego. El titán Prometeo, creador del hombre al modelarlo de barro, prefiere la desgracia a ser un siervo de Zeus. Roba el fuego de los dioses y lo entrega a los seres humanos, a que estos dejen de depender de aquellos. Su castigo es ser encadenado en el Cáucaso y que un águila se coma su hígado a perpetuidad.
En El paraíso perdido de John Milton, clásico de la literatura inglesa, la epopeya nos cuenta acerca de la venganza del ángel caído (Satanás) en contra de Dios a través de sus preciadas criaturas (Adán y Eva), las cuales deben emplear la astucia y la curiosidad intelectual para poder independizarse del padre creador; quien por su cualidad de creador declara su propiedad. Adán y Eva, en búsqueda del autogobierno y la sabiduría comen la fruta prohibida condenándose a la muerte. El arcángel Miguel recalca que la condena promulgada continuará en todos sus descendientes.
Lord Byron, en su poema ‘Prometeo', acentúa el tema de lo heroico; típico del Romanticismo. El titán defensor de la raza humana, ante la crueldad de los dioses, es el héroe que no se doblega y persiste a pesar de las torturas. Prometeo es puesto como ejemplo ante todas las personas que pretenden ser rebeldes y valientes. El humano tiene su parte divina y puede prever su destino fúnebre, sin embargo, triunfa a pesar de todo, a pesar de los desastres y la tortura; incluso el hecho de morir es una victoria.
En el Prometeo liberado de Percy Shelley, drama lírico en cuatro actos, se sigue con la tradición clásica y se busca una cierta reconciliación entre Júpiter y Prometeo. El padre de dioses y de hombres personifica el principio del mal y el titán personifica la regeneración de la humanidad. Prometeo, valiéndose de la sabiduría como arma, vuelve a conducir a los humanos hacia la virtud. El humano debe perfeccionarse con el fin de eliminar el mal de su naturaleza.

El moderno Prometeo

Un día de esos en donde se alinean los astros y suceden maravillas, durante el verano de 1816, Mary Godwin de dieciocho años se encontraba en medio de una tertulia en la residencia alquilada por Lord Byron, conocida como Villa Diodati, en las cercanías del lago de Ginebra. Los demás partícipes de aquella reunión fueron Claire Clairmont, John William Polidori y Percy Shelley. Los contertulios se hallaban resguardados de las inclemencias de la estación. Para ese entonces ya habían transcurrido varias citas previas en las que se leyeron y contaron historias fantásticas, sobrenaturales y de terror. Llegado el momento a Byron se le ocurrió sugerir que cada uno escriba un relato de fantasmas. Godwin se puso de tarea elaborar una historia que pudiese rivalizar con las que se leían durante las veladas; que hablase de los misterios y temores inherentes a la naturaleza humana y que despertase terrores. Para ello, como fuente teórica, echó mano de un anterior diálogo filosófico entre Lord Byron y Shelley, que versó sobre la naturaleza del principio de la vida y la posibilidad de descubrir dicho principio –los poetas habían puesto como ejemplo las investigaciones de Erasmus Darwin y sus logros en la conservación de un trozo de vermicelli, y el proceso de reanimación de un cadáver a través del galvanismo–. Luego, tras un sueño en el que se le presentaron el estudiante de “artes impías”, el “objeto que había armado”, el “motor poderoso” y la intención de imitar al “Creador del mundo” (introducción de Mary Godwin para la versión de 1831) concibió la idea de lo que terminaría siendo su Frankenstein. Pronto el tiempo mejoró en el lago de Ginebra y los amigos emprendieron un viaje a los Alpes, abandonando sus visiones fantasmales. Sólo la historia de Godwin fue concluida, convertida en novela por la insistencia de Shelley.
La novela inicia con el tradicional terror gótico, no obstante, va en crescendo hasta terminar por profundizar en el estudio del alma humana y sus problemáticas; además de las relaciones con lo superior. El viajero Robert Walton, en plena expedición al Polo Norte, se topa con el demacrado y destruido Víctor Frankenstein; quien buscaba ferviente a su monstruo. Frankenstein percibe en Walton su misma locura; ese deseo profano de conocimiento, decide contarle su historia como advertencia. Si hacemos un amplio retroceso, desde que el primer humano prueba un bocado del árbol de la sabiduría (vida autónoma y conocimiento de la muerte) y hace frente a su creador (Dios padre), se condena a ser expulsado del Edén y condena a sus descendientes, pero, se vuelve un pequeño dios al adquirir el poder de también crear por medio de la reproducción; de esta forma se perpetúa a través de los hijos, a pesar de tener que morir. En el caso de Víctor Frankenstein –quien ha padecido el deceso de un ser querido–, pone entre paréntesis la necesidad de la cópula como generadora de vida y, a través de la filosofía natural (ciencia), adquiere el conocimiento de un nuevo principio procreador, que conlleva dominar la muerte; tomándola no como un fin sino como un inicio. Víctor, inquisitivo de los secretos de la naturaleza, experimenta un proceso que lo lleva de Cornelius Agrippa, Paracelso y Alberto Magno –teorías refutadas– a saberes más sólidos. La fascinación por la fisiología y la corrupción de los cuerpos, le animan a convertirse en el primer hombre en romper los límites entre la vida y la muerte "...qué peligrosa es la adquisición de conocimientos (dice), y cuánto más feliz es el hombre que cree que su pueblo natal es el mundo que aquel que ambiciona conseguir una grandeza mayor de la que su naturaleza le permite." A partir de partes reunidas de gente muerta ensambla un nuevo individuo y le otorga un soplo vital, situándose al mismo nivel que el Dios creador. Pero, este moderno Prometeo, que ha querido robar de nuevo los secretos de los dioses para suplantarlos, se hace acreedor a un terrible castigo y este castigo inicia con el deterioro psíquico y físico, luego se consuma en manos de su propia creación quien, vengativo, asesina al hermano menor de Víctor, William, inculpa del crimen a la inocente Justine Moritz, victima al mejor amigo, Henry Clerval, y termina por estrangular a su prometida, Elizabeth Lavenza. Es indudable la semejanza con el rabino de Praga y el Golem –muy bien retratados por Jorge Luis Borges en su famoso poema–. Judá León crea un simulacro a que le ayude a barrer la sinagoga, lo hace de arcilla y le dota de vida a partir de ciertas letras que, pronunciadas, significan el Nombre secreto de Dios. A la postre el Golem se convertirá en condena y sufrimiento del rabino.
Víctor Frankenstein no está preparado para ser Dios y repulsa de su propia criatura. El monstruo mendiga el amor de su padre, anhela comprensión pero, ante rotundos rechazos por parte de la humanidad, pasa de ser un Adán a un ángel caído (en un viaje por el bosque encuentra un baúl con libros: El paraíso perdido, Vidas paralelas de Plutarco y Las penas del joven Werther de Goethe. Tras la lectura llega a sentirse similar a Adán y a Satán); la privación de la felicidad le convierte en demonio que derrama sangre a su paso. La criatura exige una mujer –Eva–, de su misma especie que le acompañe, no huya ante su monstruosidad y sea su compañera; con lo que se restablecería el orden de las cosas. Huirían a las deshabitadas tierras de Sudamérica y nunca nadie volvería a verlos. "Recuerda que soy tu criatura; yo debería ser tu Adán, y soy en cambio tu ángel caído a quien privas de la alegría sin que haya cometido ninguna fechoría." No dejaría en paz a su creador hasta que cumpla con sus requerimientos. Víctor acepta a medias, cuando tiene casi lista a la criatura hembra teme que esta salga perversa, que ambos no lleguen a congeniar o que no se cumpla el pacto, así que decide destruirlo todo.
¿Qué hacer si se ha dejado suelto a un criminal? Víctor decide prolongar su “asquerosa existencia” y perseguir al monstruo hasta el último confín para darle muerte. Logra llegar a tierras del Norte en donde es rescatado por Walton. Antes de expirar, consumido por entero, deja en manos de su nuevo amigo la finalización de la tarea; y que él en su vida busque la felicidad y evite la ambición. al morir, aparece el indirecto responsable de tamaña calamidad a contemplar a su última víctima; tarde se da cuenta que la desgracia le había vuelto susceptible al vicio y al odio. El monstruo de Frankenstein se resigna, se maldice a sí mismo y decide ir al extremo más nórdico para purgarse en una pira y que así nadie a futuro pueda inspirarse en su cuerpo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Keoki
 04 November 2022
Victor Frankenstein es un joven prometedor que se obsesiona con la idea de dar vida a un hombre a partir de cadáveres. Gracias a su empeño y a su extraordinaria aptitud lo consigue, crea un hombre de carne y hueso, que escucha, respira, tiene capacidad de aprender lenguajes... Y lo más importante de la novela, este ser (que para el propio Frankenstein es un monstruo) siente como un humano, es sensible como cualquiera de nosotros.

Las proporciones monstruosas con las que finalmente ha "nacido" este engendro (con esta misma palabra lo he visto escrito) disgusta tanto a Frankenstein que lo abandona a su suerte. Así, por las buenas. El monstruo es rechazado allá por donde va, su aspecto es tan feroz que asusta a quien se pone en su camino, pese a las buenas intenciones de nuestro engendro, que sólo busca amistad, cariño... Trato humano, en definitiva.

El monstruo, como venganza, decide castigar al culpable de su desdicha, y eso es lo que se irá narrando en esta novela.

La forma en la que está escrita me ha resultado original, son tres conversaciones (sobre todo a través de cartas) entre Walton y su hermana, Victor y Walton y el monstruo y Victor. A lo largo de la trama se puede disfrutar de las bonitas descripciones del medio natural donde transcurren muchos de los pasajes del libro, en especial los Alpes suizos.

Shelley nos hace plantearnos cosas como quién es el verdadero monstruo. ¿Quién es más injusto aquí?

Me ha fascinado que la autora escribiera este clásico (seguro que ni se planteaba lo que podía significar por aquel entonces) con tan sólo diecinueve años.

Recomendaría la novela a todo mundo, pero creo soy de los pocos que no la había leído aún. de esta historia sólo conocía lo típico que se escucha por ahí, y, por suerte para mí, mucho de lo que tenía en mi cabeza no tiene nada que ver con lo que escribió Mary Shelley, por lo que he disfrutado mucho leyendo esta obra como si fuera nueva.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         2813
Crislefica
 20 September 2020
A estas alturas, quien no conoce o eso cree, al monstruo de Frankenstein, ya sea por la multitud de adaptaciones cinematográficas, ya sea el Frankenstein de los años 30, el de Kenneth Branagh de los 90, el jovencito Frankenstein de los Monty Phyton, la adaptación animada de Tim Burton con su Frankenweenie o el personaje que sale en la serie Penny Dreadful? Pues bien, he de decir ...cuanto daño han hecho todas estas adaptaciones a la verdadera historia creada por una jovencísima Mary Shelley!!!. Olvidad todo lo que creéis saber de la historia, coged el libro y leed.

Este clásico del romanticismo con tintes góticos, considerada también ciencia ficción, fue escrito a principios del s.XIX cuando Shelley tenía 18 años, tras un verano en Suiza con Byron, Polidori y Clairmont.

La historia empieza con unas cartas que Walton escribe a su hermana mientras intenta llegar al Polo Norte. En ese periplo se encuentra a Víctor Frankenstein, un científico que decide contarle su historia para que, en caso de morir, alguien más continúe su obra. Frankenstein le cuenta como su afán y obsesión por llegar a controlar ciencia, por "jugar a ser dios " crea a una criatura con restos inertes. Pero una vez se da cuenta lo que ha provocado su obsesión, decide huir dejando a la criatura a su suerte, con todas sus consecuencias y su propia historia. Criatura, por cierto, sin nombre y que, aunque nace inocente, su soledad y horror y desprecio que provoca su contemplación a las demás personas le van convirtiendo en un ser brutal. Ese afán de usurpar el poder divino nos lleva a descubrir que la sabiduría trae consigo la pérdida de la inocencia y conlleva el sufrimiento.

Melancolía, obsesión, muerte y amor es lo que encontramos al leer esta historia en realidad. Donde nos cuestionaremos realmente quien era el monstruo y por qué.

La historia está narrada por tres personajes, Frankenstein, Walton y la Criatura, alternando la redacción en primera y tercera persona, encontrando además diálogos entre los personajes y narración epistolar. Es muy rápida de leer, con una cuidada prosa y unas descripciones que nos llevan a esos lugares en los que trascurre la historia logrando que se nos llegue a erizar la piel con la historia y los pensamientos, sobretodo de la criatura.

Personalmente me ha parecido sublime, y no voy a dar detalles de lo que me han parecido los personajes o su historia porque creo que es mejor que cada uno se haga su propia opinión mientras lee el libro sin verse influenciado. Simplemente, deja los perjuicios que puedas tener acerca de la historia, olvida lo que hayas podido ver en el cine o la televisión y sumérgete en la verdadera historia de Frankenstein o el moderno Prometeo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         210

Las críticas de la prensa (2)
elinformador08 November 2021
Frankenstein o el moderno Prometeo es el título de la novela, la primera que dicen habría que registrar en el género de la ciencia ficción que, hasta la fecha, nos sirve como referencia para señalar a los monstruos que hemos creado.
Leer la crítica en el sitio web: elinformador
confabulario12 March 2021
Desde su publicación en 1818, esta novela de Mary Shelley, leída comúnmente como una historia de terror, explora dilemas éticos desde la ciencia, y filosóficos sobre los vicios y las virtudes humanas.
Leer la crítica en el sitio web: confabulario
Citas y frases (131) Ver más Añadir cita
hoyunlibrohoyunlibro10 November 2023
Frankestein o el moderno Prometeo de Mary Shelley

He dado vueltas y vueltas sobre cómo escribir esta reseña y nada me parece que puede hacerle justicia a esta obra. Me ha impresionado tanto que se ha convertido en una de mis favoritas. Así que me pondré a escribir como me vaya naciendo, ya perdonarán.

Está escrita de forma epistolar, con una prosa hermosísima que te envuelve completamente, es de las mejores ambientaciones que me he encontrado, oscura, tétrica, gótica, melancólica…Victor Frankestein marcha a estudiar a la universidad de Ingolstadt donde creará al “monstruo” a través de pedazos humanos sin vida. Crea un ser que le produce tanta aprensión y rechazo que renegará de él de tal manera que lo dejará solo frente al mundo sin imaginarse lo que esto puede acarrear. A partir de aquí, Victor no dejará de atormentarse por haberlo creado. Quisiera escapar de sus actos pero no puede, pagando así, tanto él como el “monstruo” las trágicas consecuencias de sus respectivos actos.

Quisiera destacar varias cosas: lo bien construídos que están los personajes, la relación tan bonita que tiene Victor con su familia, y sobre todo, la parte relatada por el “monstruo” siendo ésta bellísima, emana una ternura y una oscuridad…Sencillamente perfecta. Sin duda, es lo que más he disfrutado. No quisiera contar mucho más porque siento que puedo destriparos y si no la habéis leído, creo que es mejor leerla a ciegas, sin saber nada más.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
LyannaLyanna01 August 2022
Si levantaba la vista, veía los paisajes familiares de mis tiempos más felices, y que había contemplado el día anterior mismo en compañía de aquella que ya no era sino una sombra y un recuerdo.
Comentar  Me gusta         300
LyannaLyanna03 August 2022
«Rara vez me visitaba el corazón el desánimo; parecía que me impulsaba un destino elevado, hasta que caí para no volver a levantarme jamás».
Comentar  Me gusta         290
PaolaCGallPaolaCGall07 March 2020
Aunque quebrantado espiritualmente, nadie es capaz de sentir con más emoción que él la bellezas de la naturaleza. El cielo estrellado, el mar..., todos los hermosos cuadros que nos ofrecen estas regiones maravillosas, parecen tener todavía bastante fuerza para elevar su alma por encima de la tierra. Este hombre tiene una doble existencia. Aunque sufra pesares y esté abrumado por el desencanto, cuando se retrae en su mundo interior es como un espíritu celestial a quien rodea una aureola en la que no penetran las penas.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
LyannaLyanna23 July 2022
¡Ay! Acerté en mi vaticinio, errando sólo una circunstancia: con todas las desgracias que imaginé y temí, no concebí ni la centésima parte de la angustia que estaba destinado a soportar.
Comentar  Me gusta         150
Videos de Mary Shelley (9) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Mary Shelley
Interesante coloquio y debate sobre el mito de Frankenstein en el cine pero también haciendo referencias a la literatura.
otros libros clasificados: novela góticaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Adivina el personaje de terror

Es un cuerpo creado a partir de la unión de distintas partes de cadáveres diseccionados, escrito por Mary Shelley a partir del reto literario de Lord Byron.

el Monstruo de Frankenstein
Frankenstein
Prometeo

10 preguntas
142 lectores participarón
Thèmes : terror clásico , horrorCrear un test sobre este libro