InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8415618832
Editorial: Editorial Alma (10/04/2018)

Calificación promedio : 4.22/5 (sobre 377 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos Mucho más que una novela gótica, Drácula es un ejercicio literario excepcional. Jonathan Harker viaja a Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con un misterioso conde que acaba de comprar varias propiedades en Londres. Después de un viaje plagado de ominosas señales, Harker es recogido en el paso de Borgo por un siniestro carruaje que lo llevará, acunado por el canto de los lobos, a un castillo en ruinas. Tal es el in... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (166) Ver más Añadir una crítica
Paloma
 05 octubre 2018
Bueno, le he estado dando vueltas a esta reseña y he temido escribirla por dos razones:
1. se trata de un clásico y;
2. es un clásico que no me ha gustado ni he disfrutado mucho. de nuevo.
Porque es la segunda vez que leo Drácula y, tal y como la primera vez, existe algo que no me atrapa totalmente, que me deja con el sentimiento de que el libro está bien, funciona, pero no me deslumbra o me hace considerarlo entre mis favoritos.
Dicho eso, y antes de comenzar, debo reconocer algunas circunstancias que pueden haber alterado mi lectura y mi reseña:
1. Vi la película de Francis Ford Coopola de Drácula mucho antes de leer el libro por primera vez y por ende, cuando pienso en el personaje, lo visualizo como Gary Oldman y sus sonrisas y miradas diabólicas. Cuando vi la película era muy pequeña y fácilmente impresionable (de hecho, no sé por qué mis padres me dejaron verla) y por lo tanto, veo en general a todos los personajes como los actores de la película. En fin, por eso no me gusta ver las películas antes que el libro.
2. Leí algunas de las reseñas en Goodreads durante esta relectura, y es un error que sigo cometiendo. Y es que cuando no me está gustando un libro me pongo a ver reseñas para no sentirme sola o incomprendida por mi disgusto con la lectura en cuestión.
3. Este libro fue escrito hace más de 100 años y desde entonces, los vampiros han sido un tema tan popular en la literatura, la televisión y otros medios que puede que sepamos ya bastante de ellos y de formas más entretenidas. Esto no es de ninguna manera culpa del autor, pero así son las cosas.
Ahora bien, la reseña: creo que casi todos conocemos la trama de Drácula, que es la historia de un vampiro malvado, el Conde, que vive en Transilvania y se transporta eventualmente a Londres, a finales del siglo XIX y empieza a complicar la vida de un grupo de conocidos en su búsqueda de sangre. El libro está compuesto por entradas de diario y cartas de los personajes y así se desenvuelve la trama.
La primera parte me pareció estupenda -Jonathan Harker llega al castillo de Drácula y pronto empieza a darse cuenta del comportamiento de su particular anfitrión. En esta construcción, hubo momentos en que tuve miedo y pude sentir la desesperación y el desasoeigo de Jonathan. Drácula era un monstro, el demonio, y el joven estaba a su merced. Jonathan se queda encerrado cuando el Conde inicia su trayecto a Londres y pronto sabemos que se acerca a Mina (la prometida de Jonathan) y a su amiga Lucy, una chica muy cortejada. Un día Lucy comienza a sentirse mal y la gente a su alrededor, incluyendo al Dr. Steward (director del asilo), Arthur Holmwood (prometido de Lucy) y Quincey Morris, se preparan para protegerla. También conocemos al Dr. van Helsing, un personaje muy particular. Mina debe dejar a Lucy una vez que se entera que Jonathan ha escapado, pero está muy débil, así que viaja a Budapest para cuidarlo. Eventualmente se casan y al regresar a Londres se unen al grupo de amigos para enfrentar a Drácula, quien ya ha causado la muerte de Lucy y su transformación y comienza a perseguir a Mina.
Al presentarse de esta manera, la historia resulta muy interesante. Y es que lo es; sin embargo, creo que mi mayor problema fue la forma de la narración: a veces muy lenta, a veces con partes que parecían innecesarias e interferían con el flujo natural de la historia (en mi opinión). Otro aspecto que me molestó fue que, si bien esto fue escrito hace más de un siglo, odié que cada vez que se introducía la voz de un marinero o comerciante o alguien de clase trabajadora, el autor decidiera transcribir sus palabras de forma literal. LITERAL. Aún reconociendo que el inglés no es mi lengua materna, en verdad había veces que no entendía lo que se decía en dos hojas porque estaba en un idioma coloquial. Cuando hacen eso también en español me molesta y mucho porque es una novela, no un estudio sobre las formas del lenguaje.
Otro aspecto que me molestó fue que siento que llegamos a saber muy poco de Drácula. Es un vampiro, toma sangre, puede transformarse o tomar diferentes formas y estaba despertando de un periodo de hibernación algo largo, y eso es todo. Creo que nos dan claves de que van Helsing sabe mucho de este tipo de monstruos, pero al final no revela prácticamente nada. Si hubiera leído este libro cuando recién fue publicado creo que también hubiera tenido un mini infarto al no saber toda la historia del Conde.
Ahora, los aspectos que sí me gustaron: algunas apartes si resultaban aterradoras: la estancia de Jonathan en el castillo; la travesía de Drácula por mar y el destino de la tripulación; cuando Lucy empieza a atacar a los niños en las calles de Londres; el comportamiento general de Renfield en el manicomio. Mucho de esto literal hacía que se me pararan los vellos del cuerpo.
También me gustó la construcción de la relación entre Mina y Jonathan -y de hecho, personalmente creo que ésta es la verdadera historia de amor. de hecho, pensándolo bien, no entiendo porque la película de Coopla fue presentada bajo el lema “el amor nunca muere” con una imagen de Mina y Drácula juntos. Si algo resulta claro del libro es que los vampiros son incapaces de amar porque bueno -están muertos y buscan matar gente. Esa es su mitología. En este contexto, sufrí igual que los personajes al imaginar que Mina podría morir y sentí la desesperación de Jonathan. de hecho, creo que algo que Stoker logra muy bien es en reflejar la ansiedad y el estrés de los personajes y la impotencia de enfrentar algo desconocido.
En fin -si bien este libro no es de mis favoritos, lo respeto por lo que representó al ser publicado por primera vez, y por la introducción de nuevos temasen la literatura, además de una perfecta construcción del ambiente y contexto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         104
Nochangomez
 16 noviembre 2021
No soy mucho de releer novelas, pero sí que hago alguna excepción con aquellos libros que me leí de adolescente y me llamaron la atención en su día o aquellos que no llegué a comprender del todo. #Drácula es del primer grupo, se entiende bien, no es un libro demasiado complejo, pero es una obra atemporal (de 1897) que merece ser releída.
Drácula es el #vampiro más famoso de la literatura. Su personaje está basado en la figura de Vlad Draculea III, al que #Stoker viste con los elementos míticos de los vampiros de la Europa Oriental. Este ser demoníaco trata de instalarse en Londres, por lo que necesita comprar varias propiedades en la ciudad. Y es ahí donde entran los otros personajes principales de la historia: Jonatharn Harker, un abogado que acude al castillo del conde para realizar las gestiones relacionadas con la compra de propiedades; y su mujer, Mina (para mí la auténtica protagonista de la obra, con respecto del propio conde). Hay algunas personas más, como el profesor van Helsing, Lucy Westenra, o John Seward, entre otros, que también se verán envueltos en la oscura historia de Drácula.
Se trata de una novela epistolar de terror gótico, que transcurre durante la época victoriana y mezcla la muerte, lo oculto, lo demoníaco con el romanticismo. Personalmente me encanta el formato, todo narrado como cartas, telegramas, notas de diario... Podría resultar pesado, pero no. Es muy ágil. Hay algunos diálogos que se me hacen un poco largos, sobre todo esas reuniones grupales en las que se echan flores unos a otros (todo muy inglés, muy correcto), pero no me sobran las descripciones. Ni una.
Es una novela para leer las noches de otoño, en soledad, con la lluvia de fondo.
Apertiñas!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         180
Celia_0504
 23 noviembre 2021
Me leí por primera vez este libro hace más de diez años, cuando tenia unos catorce años (creo). He vuelto ha cogerlo porque hacia tiempo que tenia ganas de volver a leerlo y refrescármelo, y vi mi momento para esto con la llegada a Netflix de la enésima versión del mito en forma de miniserie creada por los autores de “Sherlock”. Además dos de mis películas favoritas se basan en este libro.
Desde luego es una historia que tiene algo que fascina. Solo así puede entenderse que sea uno de los libros más famosos de todos los tiempos y con mas versiones y reelaboraciones. Quizás tenga que ver con la ambientación, como Stoker lleva al lector a un terreno oscuro, místico y brumoso en el que la tensión se puede cortar con un cuchillo, lo que hace que se quede pegado a las páginas del libro. Stoker juega muy bien con todos los elementos del terror gótico durante toda su creación, especialmente en la primera parte, para poner al lector en el punto óptimo para engancharle al libro.
Es muy interesante en el sentido de que aquí podemos encontrar los inicios del genero vampirico tal y como le conocemos, verlo en su estado más puro. Eso no quiere decir que Stoker lo inventara, ni mucho menos, por lo que resulta muy interesante bucear en internet sobre las fuentes que el autor uso y los libros sobre el tema que le inspiraron. de todas maneras, creo que muchas de las lecturas que se le han ido dando con el tiempo ( que si trataba el tema de la mujer y la sororidad, el expansionismo y poderío inglés etc...) son exageraciones por parte de los estudiosos. No voy a decir que sepa mucho, pero me da la impresión de que Stoker solo se limito a escribir una novela sobre algo que le interesaba, sin que hubiera más lecturas.
Cuando lo leí, al ser tan joven, vi bastantes referencias sexuales. Pero ahora he caído en la cuenta de que eran incluso más de las que habia visto. Muchas más. No me extraña que a los victorianos les escandalizara esta historia, cambias “sangre” por “semen”, ya tienes a Drácula como todo un depredador sexual en potencia que se tira, de alguna forma, a casi todos los personajes ( esta idea no es mía, la he leído de otro autor, pero creo que expresa bien las impresiones que tuve a nivel individual releyendo la historia), siendo el protagonista de una novela a la que si algo caracteriza es la gran cantidad de escenas en las que los actos de vampirización encubrían los sexuales propiamente dichos. Incluso la pretendida homosexualidad de Stoker puede palparse a lo largo de la historia.
A nivel literario, el mayor acierto de la novela es la manera en que esta escrita y estructurada. Que la lectura se base en diarios, grabaciones y cartas de los personajes me parece que le da mucha solidez, ya que le confiere mucho realismo, haciendo que el lector pueda tener la idea de que esta ante una historia verídica y bien documentada.
Y aún asi, con todos sus aciertos , este libro no me parece carente de errores y problemas. de hecho, creo que el tiempo, las reescrituras y reelecturas, y el propio impacto cultural que ha tenido, han hecho de esta novela algo mejor de lo que realmente es.
Una de las peores cosas que tiene la novela es lo pesados que se hacen muchos pasajes por lo descriptivos que son. Cuando se centran más en los sentimientos y pensamientos de los personajes no me molesta tanto, es más me gusta, y me parece normal, pues el libro no deja de basarse en los diarios y las cartas que escriben. Pero cuando se centra más en describir paisajes o situaciones me parece que hacen más lenta y densa la trama, y no aportan nada. de hecho, muchas veces hay escenas importantes e interesantes que se echan a perder por esa manía, o en las que apenas se inciden y pasan muy rápido. Y eso es lo que, desde siempre, más me ha decepcionado de esta novela, ya que son, precisamente esas escenas oscuras y vampiricas las que busca el lector, y que en este libro no siempre tienen la relevancia que uno esperaría encontrar.
Pero sin duda alguna, lo que más me crispa es el maniqueísmo extremo de los personajes. El Conde es malo hasta la médula; los hombres viriles, valientes, resolutivos y confiables; las mujeres muy victorianas e idealizadas, femeninas y buenas, siempre necesitadas de protección masculina. Ya se que es un libro hijo de su época, pero me enferma el paternalismo que derrochan los personajes masculinos respecto a los personajes de Lucy y Mina, e incluso la concepción que ellas tienen de su propio género.
Por otro lado, siempre he echado en falta que se ahondase en el personaje de Drácula y en sus motivos para actuar como lo hace en la novela. Nunca llegamos a conocerlo como persona, y acabamos aceptando que es el malo porque si. Eso es algo irritante en un libro que lleva su nombre y donde su sombra está todo el rato volando por encima del resto de caracteres. Por todo esto no me extraña que diferentes versiones del libro acaben presentándole como un alma en pena en busca de su amada, porque no solo le da un aura romántica y maldita interesante, también sirve para explicarle y darle un trasfondo y una consistencia como personaje que Stoker no le otorga nunca.
Nunca he entendido esa manía de películas, libros y cómic de presentar a Drácula enamorado de Mina, y a esta como la reencarnación de su amada.En la obra de Stoker no se dice nada parecido, es más, se deja bastante claro que Drácula solo va a por ella para vengarse de la persecución a la que le somete el grupo de van Helsing y que la desprecia, mientras que Mina le odia y quiere acabar con él tanto como el resto de protagonistas.No hay entre ellos la más minina muestra de amor y atracción en toda la historia original. Como argumento para una película me gusta, y me parece interesante que se saquen esto de la manga (aunque reconozco que quizás no soy parcial. La peli de Coppola no solo es la mejor versión del libro. Es una de las mejores películas de todos los tiempos para mi, una de mis favoritas), pero que acabe siendo parte del canon, es algo que siempre me ha parecido excesivo.
De hecho, en esta segunda lectura me he dado cuenta de que, centrándonos únicamente en el libro, no hay personajes realmente interesantes, excepto el profesor van Helsing, Reinfield (en las dos lecturas que he hecho, siempre me quedo con ganas de saber más de él y de su pasado) y lo que se insinúa del Conde. Jonathan Harker no me extraña que haya acabado pasando a la posteridad como un aburrido y un pardillo, porque un poco lo es, por más buena persona y valiente que nos digan que es. El doctor Seward y Holmwood no me parecen personajes tan bien forjados como los demás, les falta algo de chispa, y Quincey Morris, aunque me caía muy bien, me molesta mucho como Stoker le presenta siguiendo todos los tópicos habidos y por haber de los yankies, sin cortarse un pelo.
Mi espiritu friki necesita decir que las representanciones de este personajes que más me gustan son el Drácula de Gary Oldman en la peli de Coppola, y el Alucard del manga, anime y ovas de “Hellsing”, historia escrita por Kouta Hirano.
Por todo este ladrillo se diría que “Drácula” no me ha gustado. Eso no es así, ni mucho menos, si no no lo hubiera releído,pero creo que los años y la fama lo han mejorado y rejuvenecido, de la misma forma que el personaje que le da nombre mejora su aspecto al alimentarse de sangre. Es una historia interesante e insinuante que ha dejado suficientes cabos sueltos para que el canon se aproveche, creando uno de los mitos culturales más importantes, famosos, y con mejor salud de todos los tiempos, el cual no deja de expandirse con personajes, obras e historias muy interesantes. Solo por eso ya merece la pena leer esta novela. Y como ya he dicho antes, engancha, y mucho.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         12
Yani
 27 febrero 2018
No puedo calificar con menos estrellas a un libro que, además de ser entretenido y de tener los condimentos que se le piden, condensa muchas de las premisas del victorianismo y pinta al siglo XIX. Difícilmente pase inadvertido todo lo que hay detrás de la lucha entre el vampiro (el Mal) y un grupo de personas (el Bien) que se propone exterminarlo. Lo cierto es que Drácula no envejeció (chiste tonto) frente a mis ojos e incluso ahora, en la relectura, pude ver cosas que antes había ignorado por distintas razones. La reseña tiene un spoiler, pero está debidamente señalado y si quieren verlo sólo tienen que seleccionar el espacio en blanco que hay entre esas señales.
El argumento es conocidísimo: un hombre viaja a Transilvania para cerrar la venta de unas propiedades. Las cosas empiezan a salir mal desde el inicio, ya que Jonathan Harker encontrará en el camino indicios de la probabilidad de no volver del lugar hacia donde se dirige. Pero como son extranjeros supersticiosos (la itálica es mía), hará oídos sordos y el resto es historia. Se aloja en el castillo de Drácula y empiezan a suceder cosas tan aterradoras como que el anfitrión trepe paredes. Sep. Por otra parte, se abre una línea de la trama en donde la protagonista es Mina, la prometida de Jonathan, junto con su amiga Lucy.
Que sea una novela epistolar le da múltiples ventajas. El lector tiene todas las perspectivas en la mano y puede hacer lo que los personajes no pueden hasta la mitad de la novela: leer o escuchar lo que escribió o grabó el otro. Me interesó mucho cómo esta historia tan particular de terror se construye en base a los momentos de escritura ajenos (cartas, telegramas, diarios) y de la puesta en orden de los hechos. Además, es muy importante a la hora de la resolución del problema. También se logra que el estilo oscile entre lo cargado y lo sencillo, ya que hay una limitación en la elaboración de las frases de alguien que escribe un diario y en donde los acontecimientos requieren celeridad. Básicamente, estos personajes no se pueden sentar a reflexionar cada una de las palabras porque tienen a un vampiro amenazándolos detrás. Eso está muy bien manejado por parte de Stoker, que escribe de forma excelente pero no abruma. A veces se detiene particularmente en algunos asuntos (las explicaciones de van Helsing son muy extensas, por ejemplo) y luego retoma el ritmo dinámico. Personalmente, me aburrí un poco con las indagaciones de Jonathan, que parecían un largo trámite lleno de papelerío.
Me sorprendió darme cuenta en esta relectura que Drácula podría haber sido tranquilamente un comic. Tal vez suene desubicado, pero es lo que pienso. La idea de seis personas que se reúnen en privado para derrotar a un enemigo que planea algo malévolo (en este caso, diseminar su raza, y eso tiene connotaciones típicas del siglo… en esta materia recomiendo fervientemente El Horla, de Guy de Maupassant) se parece mucho a una historieta o película de superhéroes. Y creo que es por eso que me gusta más, porque es una novela que a finales del XIX muestra una premisa que se repetirá en el siglo siguiente. Con otros agregados, otros planteos, otras personas, pero lo hará. Esto que estoy elogiando no significa que el libro derroche acción o en algún momento a Harker se le ocurra confeccionarse un traje, no. El verdadero caos se produce hacia el final (un tanto precipitado, tengo que decirlo) y el resto consiste en el descubrimiento y conocimiento del enemigo. Drácula, al igual que varios villanos, también viene de otro lado, habla un idioma diferente y tiene características que a muchos les cuesta entender. También me desconcertó eso, de buena manera: la cantidad de poderes y habilidades de este temible vampiro. Es una criatura tan especial que los momentos de destrucción de un vampiro son los que más miedo dan durante la lectura, ya que implica una violencia muy explícita sobre los cuerpos. El hecho de ser un muerto vivo, aquello que no debería ser pero sigue caminando entre los que sí son, añade un plus al terror.
Con respecto a los personajes, son variados y están muy bien armados. No quiero comentarlos uno por uno porque no sé hasta qué punto hacerlo daría pie a un spoiler pero me conformaré con decir que, a pesar de todo el discurso en donde ellos se perciben como “ministros de la voluntad de Dios” cuya finalidad en la Tierra es acabar con el mal que podría extenderse por Gran Bretaña y luego infectar el mundo, los protagonistas triunfan al llevarse la simpatía del lector. O la mía, al menos. Jonathan, Mina, Arthur… Todos tienen sus personalidades distintivas y convergen al aparecer una meta en común, ya que las personas a las que Drácula perjudica son sus seres queridos. Creo que ahí está la clave de la simpatía: ellos toman al peligro en serio y deciden hacerse cargo de ese ser extraño que afectó la normalidad de sus vidas. Jonathan vuelve del viaje y no se queda sentado en su casa, Mina no se cruza de brazos ante el sufrimiento ajeno, van Helsing se pone al hombro un problema que ni siquiera era suyo. Algunos, como Seward, representan el lado escéptico de la ciencia (y del siglo XIX) y está muy bien que ofrezca resistencia. El único personaje que no terminó de convencerme fue Renfield: sus apariciones siempre despertaban mi atención pero no encontré una funcionalidad fuerte en la trama, más allá de que desliza la razón de ser de Drácula. El vampiro, por su parte, no aparece demasiado pero cada vez que lo hace se roba la escena, por así decirlo. Lo que no me gustó es que se pusiera a explicar sus motivaciones y planes cada vez que lo hacía (o quizá yo esté bastante harta del mansplaining en general). Algo que casi olvido mencionar: hay comentarios y opiniones de los personajes principales que me cayeron pesadas (igual son disparadores de análisis, no me puedo quejar tanto) porque se ponen en una posición cuestionable de superioridad mental y económica. En ciertos momentos dependen de trabajadores de distinta índole y no les hacen un retrato muy favorable. Pasa algo similar con los extranjeros.
Mención aparte merece la cuestión de las mujeres en esta novela. No me extenderé en esto porque sé que soy insoportable y hay cosas que, obviamente, prefiero reservarme para mis trabajos, pero es saludable ponerlo en la mesa. Me hice muchas preguntas mientras leía. En varias ocasiones se comparan a las tres vampiresas de Drácula con Mina o con Lucy y las primeras salen perdiendo a los ojos ajenos (tanto de hombres como mujeres). Y, al mismo tiempo, ninguno de los hombres (Van Helsing en particular) deja de mencionar que Mina y Lucy son hermosas. Entonces, ¿la belleza causa pánico si viene de una “pecadora” (cargada de erotismo, para colmo) pero es loable si la mujer es “pura”, preferiblemente devota? ¿Van Helsing y sus amigos hubieran decidido ayudar a Lucy si ella no hubiera sido bonita, condición que se repite en el texto hasta el hartazgo? ¿Por qué la gente se sorprende de la inteligencia de Mina? Cuando los protagonistas deciden encargarse de Drácula sin involucrarla, el recato victoriano sale a luz. Las excusas son demasiado ridículas y sexistas para la gente de este siglo (yo me reí en voz alta mientras las leía), pero esconden todo un aparato de convenciones sociales y creencias. Ni siquiera los hombres se escapan de ellas cuando se resalta la fuerza y la valentía de los mismos (en el episodio de las transfusiones de sangre, por ejemplo), como si fueran características obligatorias y que excluyen, por supuesto, los momentos de llanto. Lo bueno es que Stoker destraba esos lineamientos con acciones que me sorprendieron gratamente.
Por estas razones y muchas más Drácula no pasa de moda aunque los vampiros sí lo hagan, refiriéndome un poco a las infinitas y casi constantes reversiones que se realizan de este mito. Podrán cambiarles la dieta, volverlos más amables o atractivos (Drácula no lo es, por cierto), pero siguen siendo una fuente de terror gracias a que al menos sobrevive la idea de la alimentación con sangre, de la transformación y corrupción del cuerpo, de la extinción de la vida misma. Si bien Stoker no fue el primero en tratar el vampirismo, no se le puede negar que le dio un nivel supremo, organizando una historia detectivesca de a ratos y, fundamentalmente, de miedo. Es curioso: la novela es tan eterna como su personaje. Lo tiene merecido.
Enlace: http://desarmandoclasicos.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         42
MonTse
 14 marzo 2020
Si me seguís desde hace tiempo, os habréis dado cuenta que suelo dar la máxima puntuación muy poquitas veces. El año pasado, sin ir más lejos, no se la di a ningún libro, únicamente puse dos 4'5 a lo largo de todo el año. Para mí el 5 es para una obra perfecta, y con perfecta me refiero a que para mí lo sea. Que me emocione, que me mantenga enganchada, que no pueda dejar de leer, que me marque en el tiempo, y un montón de motivos más son los que me hacen llegar a esa nota, y debo ser sincera y decir que, con 'Drácula' he hecho una excepción. No considero que sea un libro perfecto, y tiene cosas que no me han convencido, pero es uno de mis libros favoritos desde siempre, he perdido la cuenta de las veces que lo he leído, para mí significó adentrarme en el mundo sobrenatural y descubrir cuánto me gustaba ese género, y no soy objetiva con él. Por eso, no puedo darle menos nota, es imposible, aunque como ya he dicho, no sea la perfección.
Con este libro hay que tener algo muy en cuenta cuando se lee, y es la época en la que se ambienta y fue escrito. Obviamente, como mujer, hay comentarios y actitudes de sus personajes que no comparto, y que me molestan. Sin embargo, considero que Stoker quiso hacer una crítica al modo en el que se trataba a las mujeres en la época victoriana y por eso él dotó de mucha fuerza a los personajes femeninos de la novela. Para mí, Mina, aunque como dice van Helsing sea una mujer con cerebro de hombre, es uno de los personajes más importantes en la historia y que más valor tiene, sobre todo al final. Y considero que es un regalo que Stoker la dotara de ese protagonismo y fuerza, y más en esa época.
Os estaréis dando cuenta de que no he contado nada de la historia al inicio de la reseña, pero es que creo que todo el mundo, haya leído o no la novela, haya visto o no la película, conoce de sobra esta historia. Y sino lo hacéis, no sé a qué estáis esperando. Puede que os asuste el hecho de que se trate de una novela epistolar, porque está narrada a través de cartas y diarios, pero no es un libro sin diálogos, para nada, y aunque es verdad que en ciertos momentos la lectura puede volverse más densa, y lenta, no considero que sea una historia difícil de leer. La primera vez que yo lo hice era adolescente, y la disfruté como pocas historias he disfrutado, así que animaros a leerla, de verdad que merece la pena aunque solo sea para darse cuenta de lo que Stoker consiguió en su momento. Es una novela que se publicó por primera vez en 1897... Han pasado más de 120 años, y bajo mi punta de vista, ha envejecido muy muy bien.
Me resulta muy difícil hablar de la novela sin recordar la película, la de Coppola (aunque hay otras adaptaciones muy muy buenas, pero es que para mí, no hay otro Drácula como Gary Oldman), que es también una de mis favoritas. Es cierto que no es exactamente igual a la novela, pero para mí, las diferencias son mínimas, y la más importante radica en el amor, el romance, y la conexión que el director le dio a Drácula y Mina. Y yo, mentiría sino dijera que es algo que me encanta, que aunque el libro me gusta mucho, ese toque más romántico me encanta también. Habrá gente a la que no le guste y considere que es un error, seguramente, pero no es mi caso, y si tampoco es el vuestro y disfrutáis de ambas por igual, decídmelo en los comentarios. Y si solo habéis visto la película, o solo habéis leído el libro, hacedlo con lo otro, ya lo he dicho, pero es que merece la pena.
Y de la edición de Alma solo os puedo decir una cosa... Es una auténtica preciosidad. Tenía muchas ganas de tener una edición así de bonita, porque la mía de siempre es de bolsillo y muy sencilla, aunque venga con información del autor y bibliografía, pero esta, con unas ilustraciones en cada capítulo maravillosas, es para tener y guardar para siempre, os lo aseguro. Y la traducción, que he visto quejas por otras, para mí es impecable también.
En resumen, estamos ante una novela de género sobrenatural, la precursora del género vampírico, aunque hubiera otros relatos antes que este. Uno de los pocos clásicos que yo he leído y disfrutado y que realmente han llamado mi atención siempre. Un libro con una historia de terror, que consigue ponerte los pelos de punta en muchos momentos. Con personajes muy fuertes y con papeles fundamentales en la historia, que nos mostrarán como era el mundo en esa época, y como el autor quiso reivindicar el papel de la mujer en la misma. Ambientada en un Londres victoriano y en una Transilvania llena de supersticiones, viajaremos de un lugar a otro a través de los ojos de los protagonistas, con miedo a lo que Drácula, será capaz de hacer. Un libro que no considero perfecto, que tiene cosas que no terminan de convencerme, sobre todo el momento final, que se me queda corto, pero al que soy incapaz de ponerle una menor puntuación por todo lo que significa para mí, desde que lo leí por primera vez hace ya muchos muchos años.
Reseña en el blog ↓↓↓↓
Enlace: http://amor-y-palabras.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         71

Las críticas de la prensa (1)
jotdown14 diciembre 2021
Decir que el conde Drácula es el personaje victoriano por antonomasia puede parecer, pese a la coincidencia cronológica, una aseveración excesiva.
Leer la crítica en el sitio web: jotdown
Citas y frases (62) Ver más Añadir cita
LuisMinskiLuisMinski03 noviembre 2017
No puedo dejar de recordar cómo me quedé dormida. Recuerdo haber oído el ladrido repentino de los perros y un estruendo de sonidos extraños, como oraciones en una gama tumultuosa, procedentes de la habitación del señor Renfield, que se encuentra en alguna parte debajo de la mía. Luego, el silencio volvió a reinar, tan profundo, que me sobresaltó y me levanté para mirar por la ventana. Todo estaba oscuro y en silencio. Las negras sombras proyectadas por la luz de la luna parecían estar llenas de un misterio que les era propio. Nada parecía moverse, pero todo parecía lúgubre y tétrico, de modo que una ligera nubecilla de niebla blanca, que avanzaba con una lentitud que hacía que su movimiento resultara casi imperceptible, hacia la casa, por encima del césped, parecía tener una vitalidad propia. Creo que esos pensamientos, al hacerme olvidar los anteriores, me hicieron bien, puesto que al volver a acostarme sentí un letargo que me embargaba suavemente. Permanecí acostada un rato, pero no lograba conciliar el sueño, de modo que volví a levantarme y a mirar por la ventana. La niebla se estaba extendiendo y se encontraba ya muy cerca de la casa, de tal modo que la vi adosarse pesadamente a las paredes, como si estuviera trepando hacia las ventanas…..
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
EmilianoPDEmilianoPD29 julio 2021
¡Ay!, amigo John, este es un mundo extraño, un mundo triste, lleno de miserias, infortunios y preocupaciones. Y sin embargo cuando su majestad la Risa aparece, logra que todos bailen al son que ella les toca. Los corazones que sufren, los huesos resecos de los cementerios, las lágrimas que escuecen al ser derramadas… todo baila al unísono, al son de la música que ella entona con su boca solemne. Y créame, amigo John, es bueno y saludable que aparezca. Porque nosotros, los hombres y las mujeres, somos como cuerdas tensas que nos arrastraran en todas direcciones. Entonces aparecen las lágrimas y, al igual que la lluvia al mojar las cuerdas, nos templan hasta que, a veces, la tensión aumenta demasiado y nos rompemos. Pero luego, Su Majestad la Risa aparece, como el sol, y vuelve a aflojar esa tensión, haciendo que sigamos con nuestro trabajo, sea el que fuere.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
AGamarraAGamarra23 diciembre 2019
Es realmente asombrosa la resistencia de la naturaleza humana. En cuanto eliminamos - de la maners que sea, inclusi mediante la muerte - el obstáculo que nos estorba, no importa cuál, volvemos rápidamente a encontrar nuevos motivos de esperanza y de gozo.
Comentar  Me gusta         30
RetRet13 diciembre 2020
Aquí soy noble; soy un boyardo; la gente llana me conoce y soy el señor. Pero un desconocido en tierra extraña no es nadie; los hombres no le conocen... y no conocerle es no tenerle en cuenta.
Comentar  Me gusta         40
Suenosentreletras7Suenosentreletras714 diciembre 2018
Me alegro de que sea vieja y grande. Provengo de una antigua familia y el vivir en una casa moderna me mataría. Una casa no se vuelve habitable en un día, y, en definitiva, son muy pocos días los que hacen falta para sumar un siglo. Me alegro también de que cuente con una antigua capilla. A los nobles de Transilvania no nos agrada la idea de que nuestros huesos vayan a descansar entre los muertos corrientes. No busco la diversión y el bullicio, ni la espléndida voluptuosidad del sol y las aguas centelleantes que tanto gustan a los jóvenes y a las gentes alegres. Ya no soy joven. Y mi corazón, después de tantos años de llorar sobre los muertos, no se acompasa ya con la alegría. Además, los muros de mi castillo están resquebrajados; las sombras son muchas, y el viento sopla frío entre las barbacanas y las desmoronadas alamenas. Amo la oscuridad y la sombra; y deseo estar solo con mis pensamientos el tiempo que pueda.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Videos de Bram Stoker (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Bram Stoker
El escritor José de Piérola, traductor de «Drácula», nos habla sobre la vigencia de esta gran novela de Bram Stoker.
otros libros clasificados: horrorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Drácula de Bram Stoker?

¿En quién se inspiró Bram Stoker para crear su personaje?

Arminius Vámbéry
Vlad Tepes
Vladislav II

10 preguntas
75 lectores participarón
Thème : Drácula de Bram StokerCrear un test sobre este libro
.. ..