InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8439731078
Editorial: L.R.house (19/11/2015)

Calificación promedio : 4.24/5 (sobre 62 calificaciones)
Resumen:

Jonathan Harker viaja a Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con un misterioso conde que acaba de comprar varias propiedades en Londres. Después de un viaje plagado de ominosas señales, Harker es recogido en el paso de Borgo por un siniestro carruaje que lo llevará, acunado por el canto de los lobos, a un castillo en ruinas. Tal es el inquietante principio de una novela magistral que alumbró uno de los mitos más populares y poderosos de todos lo... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (34) Ver más Añadir una crítica
Paloma
 05 octubre 2018
Bueno, le he estado dando vueltas a esta reseña y he temido escribirla por dos razones:
1. se trata de un clásico y;
2. es un clásico que no me ha gustado ni he disfrutado mucho. de nuevo.
Porque es la segunda vez que leo Drácula y, tal y como la primera vez, existe algo que no me atrapa totalmente, que me deja con el sentimiento de que el libro está bien, funciona, pero no me deslumbra o me hace considerarlo entre mis favoritos.
Dicho eso, y antes de comenzar, debo reconocer algunas circunstancias que pueden haber alterado mi lectura y mi reseña:
1. Vi la película de Francis Ford Coopola de Drácula mucho antes de leer el libro por primera vez y por ende, cuando pienso en el personaje, lo visualizo como Gary Oldman y sus sonrisas y miradas diabólicas. Cuando vi la película era muy pequeña y fácilmente impresionable (de hecho, no sé por qué mis padres me dejaron verla) y por lo tanto, veo en general a todos los personajes como los actores de la película. En fin, por eso no me gusta ver las películas antes que el libro.
2. Leí algunas de las reseñas en Goodreads durante esta relectura, y es un error que sigo cometiendo. Y es que cuando no me está gustando un libro me pongo a ver reseñas para no sentirme sola o incomprendida por mi disgusto con la lectura en cuestión.
3. Este libro fue escrito hace más de 100 años y desde entonces, los vampiros han sido un tema tan popular en la literatura, la televisión y otros medios que puede que sepamos ya bastante de ellos y de formas más entretenidas. Esto no es de ninguna manera culpa del autor, pero así son las cosas.
Ahora bien, la reseña: creo que casi todos conocemos la trama de Drácula, que es la historia de un vampiro malvado, el Conde, que vive en Transilvania y se transporta eventualmente a Londres, a finales del siglo XIX y empieza a complicar la vida de un grupo de conocidos en su búsqueda de sangre. El libro está compuesto por entradas de diario y cartas de los personajes y así se desenvuelve la trama.
La primera parte me pareció estupenda -Jonathan Harker llega al castillo de Drácula y pronto empieza a darse cuenta del comportamiento de su particular anfitrión. En esta construcción, hubo momentos en que tuve miedo y pude sentir la desesperación y el desasoeigo de Jonathan. Drácula era un monstro, el demonio, y el joven estaba a su merced. Jonathan se queda encerrado cuando el Conde inicia su trayecto a Londres y pronto sabemos que se acerca a Mina (la prometida de Jonathan) y a su amiga Lucy, una chica muy cortejada. Un día Lucy comienza a sentirse mal y la gente a su alrededor, incluyendo al Dr. Steward (director del asilo), Arthur Holmwood (prometido de Lucy) y Quincey Morris, se preparan para protegerla. También conocemos al Dr. van Helsing, un personaje muy particular. Mina debe dejar a Lucy una vez que se entera que Jonathan ha escapado, pero está muy débil, así que viaja a Budapest para cuidarlo. Eventualmente se casan y al regresar a Londres se unen al grupo de amigos para enfrentar a Drácula, quien ya ha causado la muerte de Lucy y su transformación y comienza a perseguir a Mina.
Al presentarse de esta manera, la historia resulta muy interesante. Y es que lo es; sin embargo, creo que mi mayor problema fue la forma de la narración: a veces muy lenta, a veces con partes que parecían innecesarias e interferían con el flujo natural de la historia (en mi opinión). Otro aspecto que me molestó fue que, si bien esto fue escrito hace más de un siglo, odié que cada vez que se introducía la voz de un marinero o comerciante o alguien de clase trabajadora, el autor decidiera transcribir sus palabras de forma literal. LITERAL. Aún reconociendo que el inglés no es mi lengua materna, en verdad había veces que no entendía lo que se decía en dos hojas porque estaba en un idioma coloquial. Cuando hacen eso también en español me molesta y mucho porque es una novela, no un estudio sobre las formas del lenguaje.
Otro aspecto que me molestó fue que siento que llegamos a saber muy poco de Drácula. Es un vampiro, toma sangre, puede transformarse o tomar diferentes formas y estaba despertando de un periodo de hibernación algo largo, y eso es todo. Creo que nos dan claves de que van Helsing sabe mucho de este tipo de monstruos, pero al final no revela prácticamente nada. Si hubiera leído este libro cuando recién fue publicado creo que también hubiera tenido un mini infarto al no saber toda la historia del Conde.
Ahora, los aspectos que sí me gustaron: algunas apartes si resultaban aterradoras: la estancia de Jonathan en el castillo; la travesía de Drácula por mar y el destino de la tripulación; cuando Lucy empieza a atacar a los niños en las calles de Londres; el comportamiento general de Renfield en el manicomio. Mucho de esto literal hacía que se me pararan los vellos del cuerpo.
También me gustó la construcción de la relación entre Mina y Jonathan -y de hecho, personalmente creo que ésta es la verdadera historia de amor. de hecho, pensándolo bien, no entiendo porque la película de Coopla fue presentada bajo el lema “el amor nunca muere” con una imagen de Mina y Drácula juntos. Si algo resulta claro del libro es que los vampiros son incapaces de amar porque bueno -están muertos y buscan matar gente. Esa es su mitología. En este contexto, sufrí igual que los personajes al imaginar que Mina podría morir y sentí la desesperación de Jonathan. de hecho, creo que algo que Stoker logra muy bien es en reflejar la ansiedad y el estrés de los personajes y la impotencia de enfrentar algo desconocido.
En fin -si bien este libro no es de mis favoritos, lo respeto por lo que representó al ser publicado por primera vez, y por la introducción de nuevos temasen la literatura, además de una perfecta construcción del ambiente y contexto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Yani
 27 febrero 2018
No puedo calificar con menos estrellas a un libro que, además de ser entretenido y de tener los condimentos que se le piden, condensa muchas de las premisas del victorianismo y pinta al siglo XIX. Difícilmente pase inadvertido todo lo que hay detrás de la lucha entre el vampiro (el Mal) y un grupo de personas (el Bien) que se propone exterminarlo. Lo cierto es que Drácula no envejeció (chiste tonto) frente a mis ojos e incluso ahora, en la relectura, pude ver cosas que antes había ignorado por distintas razones. La reseña tiene un spoiler, pero está debidamente señalado y si quieren verlo sólo tienen que seleccionar el espacio en blanco que hay entre esas señales.
El argumento es conocidísimo: un hombre viaja a Transilvania para cerrar la venta de unas propiedades. Las cosas empiezan a salir mal desde el inicio, ya que Jonathan Harker encontrará en el camino indicios de la probabilidad de no volver del lugar hacia donde se dirige. Pero como son extranjeros supersticiosos (la itálica es mía), hará oídos sordos y el resto es historia. Se aloja en el castillo de Drácula y empiezan a suceder cosas tan aterradoras como que el anfitrión trepe paredes. Sep. Por otra parte, se abre una línea de la trama en donde la protagonista es Mina, la prometida de Jonathan, junto con su amiga Lucy.
Que sea una novela epistolar le da múltiples ventajas. El lector tiene todas las perspectivas en la mano y puede hacer lo que los personajes no pueden hasta la mitad de la novela: leer o escuchar lo que escribió o grabó el otro. Me interesó mucho cómo esta historia tan particular de terror se construye en base a los momentos de escritura ajenos (cartas, telegramas, diarios) y de la puesta en orden de los hechos. Además, es muy importante a la hora de la resolución del problema. También se logra que el estilo oscile entre lo cargado y lo sencillo, ya que hay una limitación en la elaboración de las frases de alguien que escribe un diario y en donde los acontecimientos requieren celeridad. Básicamente, estos personajes no se pueden sentar a reflexionar cada una de las palabras porque tienen a un vampiro amenazándolos detrás. Eso está muy bien manejado por parte de Stoker, que escribe de forma excelente pero no abruma. A veces se detiene particularmente en algunos asuntos (las explicaciones de van Helsing son muy extensas, por ejemplo) y luego retoma el ritmo dinámico. Personalmente, me aburrí un poco con las indagaciones de Jonathan, que parecían un largo trámite lleno de papelerío.
Me sorprendió darme cuenta en esta relectura que Drácula podría haber sido tranquilamente un comic. Tal vez suene desubicado, pero es lo que pienso. La idea de seis personas que se reúnen en privado para derrotar a un enemigo que planea algo malévolo (en este caso, diseminar su raza, y eso tiene connotaciones típicas del siglo… en esta materia recomiendo fervientemente El Horla, de Guy de Maupassant) se parece mucho a una historieta o película de superhéroes. Y creo que es por eso que me gusta más, porque es una novela que a finales del XIX muestra una premisa que se repetirá en el siglo siguiente. Con otros agregados, otros planteos, otras personas, pero lo hará. Esto que estoy elogiando no significa que el libro derroche acción o en algún momento a Harker se le ocurra confeccionarse un traje, no. El verdadero caos se produce hacia el final (un tanto precipitado, tengo que decirlo) y el resto consiste en el descubrimiento y conocimiento del enemigo. Drácula, al igual que varios villanos, también viene de otro lado, habla un idioma diferente y tiene características que a muchos les cuesta entender. También me desconcertó eso, de buena manera: la cantidad de poderes y habilidades de este temible vampiro. Es una criatura tan especial que los momentos de destrucción de un vampiro son los que más miedo dan durante la lectura, ya que implica una violencia muy explícita sobre los cuerpos. El hecho de ser un muerto vivo, aquello que no debería ser pero sigue caminando entre los que sí son, añade un plus al terror.
Con respecto a los personajes, son variados y están muy bien armados. No quiero comentarlos uno por uno porque no sé hasta qué punto hacerlo daría pie a un spoiler pero me conformaré con decir que, a pesar de todo el discurso en donde ellos se perciben como “ministros de la voluntad de Dios” cuya finalidad en la Tierra es acabar con el mal que podría extenderse por Gran Bretaña y luego infectar el mundo, los protagonistas triunfan al llevarse la simpatía del lector. O la mía, al menos. Jonathan, Mina, Arthur… Todos tienen sus personalidades distintivas y convergen al aparecer una meta en común, ya que las personas a las que Drácula perjudica son sus seres queridos. Creo que ahí está la clave de la simpatía: ellos toman al peligro en serio y deciden hacerse cargo de ese ser extraño que afectó la normalidad de sus vidas. Jonathan vuelve del viaje y no se queda sentado en su casa, Mina no se cruza de brazos ante el sufrimiento ajeno, van Helsing se pone al hombro un problema que ni siquiera era suyo. Algunos, como Seward, representan el lado escéptico de la ciencia (y del siglo XIX) y está muy bien que ofrezca resistencia. El único personaje que no terminó de convencerme fue Renfield: sus apariciones siempre despertaban mi atención pero no encontré una funcionalidad fuerte en la trama, más allá de que desliza la razón de ser de Drácula. El vampiro, por su parte, no aparece demasiado pero cada vez que lo hace se roba la escena, por así decirlo. Lo que no me gustó es que se pusiera a explicar sus motivaciones y planes cada vez que lo hacía (o quizá yo esté bastante harta del mansplaining en general). Algo que casi olvido mencionar: hay comentarios y opiniones de los personajes principales que me cayeron pesadas (igual son disparadores de análisis, no me puedo quejar tanto) porque se ponen en una posición cuestionable de superioridad mental y económica. En ciertos momentos dependen de trabajadores de distinta índole y no les hacen un retrato muy favorable. Pasa algo similar con los extranjeros.
Mención aparte merece la cuestión de las mujeres en esta novela. No me extenderé en esto porque sé que soy insoportable y hay cosas que, obviamente, prefiero reservarme para mis trabajos, pero es saludable ponerlo en la mesa. Me hice muchas preguntas mientras leía. En varias ocasiones se comparan a las tres vampiresas de Drácula con Mina o con Lucy y las primeras salen perdiendo a los ojos ajenos (tanto de hombres como mujeres). Y, al mismo tiempo, ninguno de los hombres (Van Helsing en particular) deja de mencionar que Mina y Lucy son hermosas. Entonces, ¿la belleza causa pánico si viene de una “pecadora” (cargada de erotismo, para colmo) pero es loable si la mujer es “pura”, preferiblemente devota? ¿Van Helsing y sus amigos hubieran decidido ayudar a Lucy si ella no hubiera sido bonita, condición que se repite en el texto hasta el hartazgo? ¿Por qué la gente se sorprende de la inteligencia de Mina? Cuando los protagonistas deciden encargarse de Drácula sin involucrarla, el recato victoriano sale a luz. Las excusas son demasiado ridículas y sexistas para la gente de este siglo (yo me reí en voz alta mientras las leía), pero esconden todo un aparato de convenciones sociales y creencias. Ni siquiera los hombres se escapan de ellas cuando se resalta la fuerza y la valentía de los mismos (en el episodio de las transfusiones de sangre, por ejemplo), como si fueran características obligatorias y que excluyen, por supuesto, los momentos de llanto. Lo bueno es que Stoker destraba esos lineamientos con acciones que me sorprendieron gratamente.
Por estas razones y muchas más Drácula no pasa de moda aunque los vampiros sí lo hagan, refiriéndome un poco a las infinitas y casi constantes reversiones que se realizan de este mito. Podrán cambiarles la dieta, volverlos más amables o atractivos (Drácula no lo es, por cierto), pero siguen siendo una fuente de terror gracias a que al menos sobrevive la idea de la alimentación con sangre, de la transformación y corrupción del cuerpo, de la extinción de la vida misma. Si bien Stoker no fue el primero en tratar el vampirismo, no se le puede negar que le dio un nivel supremo, organizando una historia detectivesca de a ratos y, fundamentalmente, de miedo. Es curioso: la novela es tan eterna como su personaje. Lo tiene merecido.
Enlace: http://desarmandoclasicos.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Janire
 31 enero 2018
El argumento es archiconocido por lo que poco más puedo decir sobre él que no se haya dicho ya.
De toda la obra me quedo sin duda con la primera parte del diario de Jonathan Harker, en la cual narra todo lo que observa y ocurre en el castillo de ese ser tan misterioso que es Drácula. La narración de esta parte es espeluznante, la ambientación que se describe atrapa de una manera firme y constante y toda esta combinación acompañada de una gran manera de escribir hace que el lector no despegue sus ojos de las páginas y se deje llevar por el misterioso castillo y el personaje que en él habita.
Pero, desde mi punto de vista, todo esto cambia al cabo de 100 páginas aproximadamente, y es que el autor deja de narrar las situaciones de Jonathan para narrar los acontecimientos que vive su mujer, en el Londres de la época, mediante otro diario. al dejar de lado a Jonathan, la historia decae de una forma vertiginosa. Se me hizo pesada y aburrida en numerosos tramos ya que el personaje de Mina, la mujer de Jonathan, me ha resultado tedioso, ñoño, sin interés y, para colmo de males, no me caía especialmente bien; quizá eso haya influido a la hora de aburrirme en esas partes.
No volví a engancharme hasta que alcancé la mitad del libro, y es que la aparición del personaje de van Helsing, resucitó nuevamente el enganche que tuve en la primera parte. van Helsing irradia una fuerza y una sabiduría que atrapa al lector en cada uno de sus monólogos por muy largos que sean.
El argumento está lleno de altibajos y de momentos repetitivos que parece que no avanzan en la trama, y eso ha llegado a desquiciarme continuamente porque he visto situaciones muy parecidas en personajes distintos y me sentía en un déjà vu constante.
En cuanto a los personajes, quitando a van Helsing que me ha resultado muy interesante, y Mina, que me ha resultado muy pesada, el resto me han causado bastante indiferencia y no he logrado empatizar con ninguno de ellos. Pero hay un personaje en especial que creo que sobra por completo, y es es el paciente del manicomio; su trama me ha parecido de relleno absolutamente.
En cuanto al final, lo noto un tanto precipitado. Considero que se centra en cosas inútiles y absurdas, dejando de lado el gran final que esta historia se merecía. La ambientación final es maravillosa, pone los pelos de punta de la misma manera que al inicio de la obra, pero sí que me hubiera gustado más que se centrara en hacer un final profundizando en cada detalle y alargando la incertidumbre, que el hecho de que se haya alargado la trama intermedia liándolo todo y volviéndolo repetitivo.
Me ha costado bastante acabarlo pero, pese a ello, considero que una vez terminado deja un gran sabor de boca y merece mucho la pena su lectura. Eso sí, hay que dedicarle tiempo ya que no es ligero precisamente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
AnaGranger21
 15 agosto 2018
Iba paseando por la calle y vi, a plena luz del día, a un pequeño murciélago encaramado a un murete. Estaba colocado boca abajo y parecía enfermo. Daba pena, el pobre. al día siguiente, volví a pasar por la misma calle y vi su cuerpecito entre la hierba, al pie de una palmera. El murciélago había muerto.

Muchas noches, me asomo a mi balcón y puedo verlos revolotear alrededor de las luces de las farolas, con su característico vuelo irregular tras algún despistado insecto. Dio la casualidad, que poco después de aquello que os contaba al principio, me llegó, gracias a la gran Editorial Alma, un bello ejemplar de Drácula ¿sería el destino?

Drácula era una de mis lecturas de terror que más pendiente tenía, por lo que me alegra haber podido disfrutar tanto de esta novela en una edición tan exquisita.
Drácula de Bram Stoker nos cuenta la historia del inglés Jonathan Harker, quien acude a la Bitztritz (Rumanía) al castillo del Conde Drácula, un extraño personaje que lo requiere para comprar unas tierras en Inglaterra. La estancia de Harker será de todo menos placentera, ya que pronto notará que hay extraño en el conde, algo malvado, y antes de que quiera darse cuenta es su rehén y en testigo de su letal naturaleza. Mientras en Londres, Mina, la prometida de Harker, espera ansiosa el regreso de su amado que ya lleva demasiado fuera. Decide aprovechar para visitar a Lucy, una amiga muy acaudalada que vive sola con su madre viuda. Las mujeres reciben la visita del conde, que ha viajado hasta Inglaterra dejando a Harker en su casa cautivo. Mina no sabe aún lo que ocurre, pero Lucy, de pronto, cae muy enferma... de este modo, el conde Drácula sembrará el terror en las vidas de Mina y Harker, debiendo contar con la ayuda de misteriosos personajes como el doctor van Helsing.
Este resumen mío es muy breve y pobre en comparación con todo lo que acontece en el libro. Una novela a la que el paso del tiempo no parece haber causado ningún estrago en su capacidad para entretener y helar la sangre del lector.
Se trata de una obra coral, compuesto cada capítulo por cartas, documentos, recortes de prensa y demás escritos, procedentes de diversas plumas, que nos van narrado la historia del vampiro más famoso de todos los tiempos. Este recursos epistolar, dota al relato de gran agilidad, alimenta la intriga y nos hace volar a los lectores entre sus páginas, ya que el ritmo nunca decae.

Debo destacar, además, el increíble trabajo llevado a cabo por la Editorial Alma. La encuadernación de todos sus libros son en tapa dura, con las guardas ilustradas (en este caso, salpicaduras de sangre), un punto de lectura en tela roja e infinidad de ilustraciones. También debo recalcar, ya que me parece fundamental, que el lector de beneficia de una gran calidad-precio con la compra de sus títulos. Aquí las ilustraciones, que son bellísimas, corren a cargo de John Coulthart quien también ilustró Narraciones extraordinarias (reseña) de Edgar Allan Poe, que reseñé anteriormente y que ya entonces me fascinaron.
Si ya la editorial cuenta, además de con estos extraordinarias ediciones de clásicos, con multitud de artículos literarios que no debéis perderos, acaban de añadir unos muy originales y bonitos marcapáginas de gran calidad. Son en total ocho modelos de gran calidad. Se venden dentro de una funda transparente donde poder guardarlos mientras no lo estemos usando y que alarga su vida. Están hecho en cartón flexible y de buen grosor, acompañados de otro cartón que más fino donde se nos describe la colección y que también podemos usar como un segundo marcapáginas. ¡Son una preciosidad y muy útiles!

Drácula de Bram Stoker es una novela gótica de terror atemporal, muy adictiva, llena intriga y todo un clásico de la literatura que jamás debería faltar en la biblioteca de un lector consumado. Puede que haya llovido mucho desde su publicación, pero no me cabe la menor duda de que el pasar de los años a mejorado una historia que causó un gran impacto y fervor entre los lectores victorianos por el mundo de los vampíros. Muy recomendable, sobre todo, para leer a medianoche.
Enlace: https://elaventurerodepapel...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Claudia
 19 marzo 2018
Por fin me he animado a leer este clásico de la Literatura, del que ya leí una adaptación cuando estaba en el colegio.
Siempre me han llamado la atención las historias de vampiros, y deseaba leer aquella en la que todo tuvo su origen.
Debo reconocer que me ha encantado la originalidad que supone narrar esta historia a través de las distintas perspectivas de los personajes principales a modo de diarios o cartas.
Cada uno de los personajes está bien diseñado, y sufre una evolución a lo largo de la obra, manteniéndose en ocasiones la intriga sobre alguno de ellos. Especialmente de Jonathan Harker, nuestro primer protagonista en el desarrollo de esta historia.
Si hay algo que he echado en falta, sería que Bram Stoker nos hubiera brindado la oportunidad de conocer la perspectiva del conde Drácula, y sus oscuros secretos y deseos. Saber bien cómo lleva a cabo su existencia y todo aquello que hace mientras está despierto.
Lo que menos me ha gustado de la obra, es la lentitud del desarrollo en algunos puntos, ya que el autor da demasiados rodeos para terminar explicando lo mismo. Da la sensación de que desea mantener el misterio, pero lo que consigue es aburrir al lector y desengancharle de la trama de la historia.
Otro punto a favor es ver cómo la visión de los personajes masculinos hacia Mina Murray/Harker va cambiando. al principio es para ellos una mujer dulce y de carácter débil (aquí hay que tener en cuenta la mentalidad machista de la época en la que fue escrita la novela), para al final descubrir en ella a una mujer fuerte, inteligente y luchadora, a la que todos aprecian. No es su belleza lo que hace que todos la admiren, sino sus cualidades como persona. Y esto creo que es un gran avance, teniendo en cuenta el momento en el que fue escrita la obra.
El desenlace acaba siendo algo precipitado, teniendo en cuenta el lento desarrollo de los hechos, pero en conjunto creo que es una buena historia que merece la pena leer al menos una vez en la vida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (10) Ver más Añadir cita
LuisMinskiLuisMinski03 noviembre 2017
No puedo dejar de recordar cómo me quedé dormida. Recuerdo haber oído el ladrido repentino de los perros y un estruendo de sonidos extraños, como oraciones en una gama tumultuosa, procedentes de la habitación del señor Renfield, que se encuentra en alguna parte debajo de la mía. Luego, el silencio volvió a reinar, tan profundo, que me sobresaltó y me levanté para mirar por la ventana. Todo estaba oscuro y en silencio. Las negras sombras proyectadas por la luz de la luna parecían estar llenas de un misterio que les era propio. Nada parecía moverse, pero todo parecía lúgubre y tétrico, de modo que una ligera nubecilla de niebla blanca, que avanzaba con una lentitud que hacía que su movimiento resultara casi imperceptible, hacia la casa, por encima del césped, parecía tener una vitalidad propia. Creo que esos pensamientos, al hacerme olvidar los anteriores, me hicieron bien, puesto que al volver a acostarme sentí un letargo que me embargaba suavemente. Permanecí acostada un rato, pero no lograba conciliar el sueño, de modo que volví a levantarme y a mirar por la ventana. La niebla se estaba extendiendo y se encontraba ya muy cerca de la casa, de tal modo que la vi adosarse pesadamente a las paredes, como si estuviera trepando hacia las ventanas…..
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
AnaGranger21AnaGranger2115 agosto 2018
Los dos guardamos silencio un rato y, mirando hacia la ventana, vi el primer albor del amanecer. Todo parecía imbuido de una quietud extraña, pero al escuchar con atención oí lo aullidos de muchos lobos, como si estuvieran abajo, en el valle. Al conde le brillaron los ojos y dijo:

- Escuche... los hijos de la noche. ¡Qué música la suya!
Comentar  Me gusta         10
nefertiti5nefertiti516 enero 2018
"Hay tinieblas en la vida y hay luces y tú eres una de esas luces, la luz de todas las luces".
Comentar  Me gusta         30
larasylarasy14 mayo 2018
¡Ah, amigo mío! Los hombres de la ciudad como usted jamás podrán experimentar los sentimientos que agitan a un buen cazador.
Comentar  Me gusta         10
YaniYani27 febrero 2018
Pues la vida, después de todo, es sólo una espera por alguna otra cosa además de lo que estamos haciendo; y la muerte es todo sobre lo que verdaderamente podemos depender.
Comentar  Me gusta         00
Video de Bram Stoker (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Bram Stoker
Booktrailer "Chin Music"
otros libros clasificados: GóticoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Monstruos en la literatura

Calamar Gigante

H.G. Wells
C.S.Lewis
Julio Verne
Mary Shelley

10 preguntas
75 lectores participarón
Thèmes : monstruos , ficción , fantasíaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..