InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest

Joan Fontcuberta Gel (Traductor)Joan Fontcuberta Gel (Traductor)
ISBN : 8495359499
552 páginas
Editorial: Acantilado (05/05/2017)

Calificación promedio : 4.49/5 (sobre 47 calificaciones)
Resumen:
'El mundo de ayer' es uno de los más conmovedores y atractivos testimonios de nuestro pasado reciente, escrito además con mano maestra por un europeo empapado de civilización y nostalgia por un mundo, el suyo, que se iba desintegrando a pasos agigantados. Escritor extraordinariamente popular y testigo de excepción de los cambios que convulsionaron la Europa del siglo XX entre las dos guerras mundiales, Zweig recuerda, desposeído y en tierra extraña—en unas circunsta... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (14) Ver más Añadir una crítica
Ros
 12 March 2023
Escrita en sus últimos años de exilio (1939-1941) y poco antes de su suicidio, fue publicada póstumamente en Estocolmo.

Un magnífico libro, una obra extraordinaria capaz de atraer nuestra atención desde sus primeras páginas. Siempre es un enorme placer leer a Zweig.

Es un excelente repaso a la cultura europea de principios de siglo, así como un testimonio conmovedor y fiable para comprender la historia del siglo XX y los momentos cruciales de la época.

Con un estilo que nos atrapa, es el gran estilo Zweig, nos presenta su visión, un tanto nostálgica, de su querida Europa y de como desapareció ese "mundo de ayer" la derrota de la civilización y la cultura que sucumbe ante los instintos.

Stefan Zweig, un privilegiado, nacido de una familia de la alta burguesía vienesa, nos narra sus primeros años y su formación y aprendizaje de escritor, también hace un magnífico y siempre interesante repaso a la cultura europea, apareciendo por tanto los nombres de Rilke, Freud, Rodin, Strauss, Hofmansthal, o Verhaeren y tantos otros intelectuales que impregnan todo el libro.

Sin embargo, es la descripción, primero del Imperio austrohúngaro, el espíritu europeo y el período de paz y seguridad lo que se contrapone a la tormenta, que se inicia en Europa desde 1914, la guerra, el intervalo de entreguerras y por último el ascenso de los nazis y la segunda guerra mundial, que el autor verá comenzar en una situación trágica que nos va descubriendo y que destruye la libertad individual.

Entonces irrumpe el pesimismo, y una visión muy clara de lo que se avecinaba.

Es una autobiografía excelente, que relata de forma absolutamente extraordinaria y absorbente, los hechos de las dos guerras y sobre todo las sentidas y vívidas reflexiones.

Así como también, el gran análisis de los cambios sociopolíticos, su postura europeísta, su visión del exilio, sus vivencias intelectuales y sus relaciones con toda la intelectualidad europea, describiéndonos sus encuentros y sus interesantes conversaciones con las grandes figuras.

Un documento excepcional y un testimonio esencial y conmovedor, donde vemos como el desencanto, la nostalgia y la amargura van creciendo en el autor, ante la destrucción de una Europa unida y de una sociedad plural de gran riqueza cultural, por el horror de la guerra y la barbarie.

Una gran obra imprescindible, que nos aporta su conocimiento del espíritu europeo del momento, además de sumergirnos en su gran humanidad.

Una obra fundamental para poder entender, en la actualidad, Europa, los nacionalismos, el totalitarismo y el papel que puede llegar a tener la cultura.

Calidad literaria, lección magistral de historia, extraordinaria cultura, un testimonio estremecedor de una época, profundo sentido de la libertad, sensibilidad, sinceridad y compromiso.

Atención, muy válido en la actualidad. Una obra maestra.

Totalmente recomendable. ¡Leamos a Zweig!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         1816
santialonsoyuso
 28 June 2018
Hay lecturas que nos recuerdan nuestra condición de seres humanos. El libro del que os hablo hoy es, indudablemente, uno de los que más ha calado en mi interior y de los que más le ha dado la vuelta a mi mente.

Detrás de una prosa impecable, limpia, bien estructurada y sin fisuras, he encontrado una serie de temas y reflexiones que me han invitado a viajar, tanto en el tiempo como en el espacio, a la Europa de principios y mitad del siglo XX.

A lo largo de las más de quinientas páginas que componen la obra, Stefan Zweig indaga en el mundo al que regaló su juventud y los mejores momentos de su vida. En un ejercicio de memoria excelente, el escritor austro-húngaro nos sitúa, como punto de partida, en los años previos a la primera Gran Guerra. de esta época destaca un hecho indiscutible; el arte era una forma de vida y estaba por encima de cualquier otro campo. Así, el espíritu por crear, por ver y por experimentar invade a una sociedad que centra su vida en la literatura y en la interpretación teatral. En una crítica hacia el sistema educativo en el que se crió (y la cual podría valernos hoy en día), Zweig señala que aprendió más en sus escapadas al teatro, a la biblioteca o a conferencias de artistas coetáneos que en las arduas y aburridas clases en las que pasaba las horas sentado.

Conforme el autor nos desvela los pasajes más importantes de su existencia, vemos la evolución de una Europa que poco a poco se va transformando en sus antiguas costumbres. de esta manera, otro de los temas que aborda Stefan y que critica es la ambigüedad de la burguesía de aquel período y su falsa apariencia. Capaces de representar un estilo de vida idílico, las mismas personas que censuraban a la clase obrera durante el día solo por su aspecto, por la noche se transformaban y exteriorizaban su lado más oscuro, irracional y perturbador en los locales más deplorables y blasfemos.

Otro de los puntos que más han llamado mi atención es ese deseo por viajar y conocer mundo. Zweig nos sitúa en capitales europeas como París, Berlín, Londres y Viena (su ciudad natal). Pero, no obstante, en un intento por conocer mejor la sociedad en la que vivía, el austriaco decide salir de Europa y reconoce que es en ese preciso instante en el que descubre que, para conocer mejor la tierra que pisamos, es necesario abrir nuestras mentes e ir lo más lejos posible para conocer y aprender otras culturas y estilos de vida diferentes. Acompañando esta afirmación encontramos una de las ideas que mejor resumen el libro y que, además, forma parte del último párrafo del mismo; no se aprende más de nuestro paso por el Universo que viviendo.

Poco a poco nos convertimos en testigos directos del gran cambio que estaba a punto de azotar a Europa. La juventud se imponía a la vieja tradición a la vez que los primeros síntomas bélicos intentaban desestabilizar una población mundial llena de sueños y esperanzas. Pese a los claros indicios de malestar político, la gente veía la posibilidad de una guerra como algo lejano y muy poco probable. Aún así, tras el atentado de Sarajevo y el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, es digno de elogiar el esfuerzo titánico que realizaron todos los artistas europeos con el objetivo de lidiar esa rivalidad incipiente entre naciones vecinas y amigas. Por primera vez en mucho tiempo, una guerra absurda traía impotencia y rabia a una sociedad que no se explicaba el porqué de esa violencia catastrófica. Nadie era capaz de creer en aquellas barreras insensatas llamadas fronteras.

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, la pobreza se coló en una Europa agonizante. Pese a todo el daño sufrido, la esperanza por creer en una paz definitiva se instaló en la mente de cada uno de los habitantes del viejo continente. Nadie en su sano juicio querría volver a vivir lo ocurrido durante esos cuatro años (1914-1918). Por ello, Zweig vuelve a recalcar el arte y la cultura por encima de todo. En una sociedad rota, leer y acudir al teatro o a la ópera teñía de color el gris de aquellos tiempos.

Por último, el autor nos habla de cómo aquel conflicto entre países fue el principio del fin de una época. Nada volvió a ser igual en Europa. Se abrió una brecha social que cada vez era más y más grande. La pobreza se instauró en la mayoría de hogares y todos los ámbitos cotidianos fueron politizados. Surgieron los temidos “ismos” y cada día se respiraba una atmósfera más tensa hasta que, tras el ascenso de Hitler al poder (1933), en 1939 se desató la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto al planteamiento de la biografía, cada capítulo se estructura de la misma manera; el autor sitúa al lector en el contexto socio-temporal y, a partir de ese momento, narra sus vivencias personales mientras nos descubre un trozo de la historia más reciente que, posiblemente, pocos conozcan.

He de decir que El mundo de ayer es una lectura obligada para todas aquellas personas amantes de los libros que remueven sus almas, que aman la Historia y que sienten curiosidad por aprender un poco más de cuáles han sido los motivos que han desencadenado la sociedad que tenemos hoy en día.

Por ello, mi opinión personal es que la lectura de esta obra es necesaria. Ratificando la idea del autor, os animo a disfrutar de su biografía para aprender elementos igual o más importantes que los datos que figuran en los actuales libros de texto.

Antes de despedirme, me gustaría añadir que este libro se disfruta más en la paz del silencio. Cada frase penetra en nosotros y nos hace un poco más humanos. Por esto, espero que tras leer mi reseña, en la cual he tratado de exponer lo mejor posible la sensación que ha causado en mi la vida de Zweig, decidáis darle una oportunidad a esta lectura y os animéis a aprender un poco más del pasado que hizo posible la Europa de hoy.
Enlace: https://lacasadelnomada.com/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Mariano72
 21 September 2022
Magnífica autobiografía de unos de mis autores favoritos.

Escrita en plena Segunda Guerra Mundial y poco antes de suicidarse exiliado en Brasil. Interesante como un humanista y pacifista como Zweig relata su vida y sobretodo los acontecimientos de fin de siglo XIX, principios de siglo XX, la Primera Guerra, el período entre Guerras y finalmente el inicio de la Segunda Guerra.

Relata como era la vida de la burguesía judía de Europa occidental a la cual pertenecía, a su familia acaudalada por tener padre industrial y al esnobismo de la familia de su madre.

También cuenta como era el Imperio Austríaco antes de las Guerras, en donde lo alemán se unía con lo italiano, español, francés, flamenco, etc. dándole un halo cultural diferente a Viena. Por allí pasaba lo mejor del arte mundial.

Describe asimismo la importancia de los estratos sociales de Alemania y la Austria alemana del S. XIX hasta la Primera Guerra y sobretodo explica por que siempre eligió en sus novelas y biografías al vencido y no al héroe (Americo Vespusio sobre Colon, María Estuardo sobre Isabel, Erasmo sobe Lutero).

Por último, y más allá de las historias con varias personalidades de la época como Freud, Strauss, Dalí, Herzl, Mann, Rilke o Verhaeren, se denota en Zweig un europeista nato y convencido. Una lástima que no haya podido ver la Unión Europea varios años después.

Yo divido generalmente los libros entre los que me entretienen y los que me enseñan. En este caso, se fusionaron los dos conceptos. Me entretuvo y aprendí mucho de historia al mismo tiempo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         146
helencazadoradelibros
 26 June 2023
Stefan Zweig comienza “El Mundo de ayer. Memorias de un europeo” con esta frase “Nunca me he dado tanta importancia a mí mismo como para tener la tentación de contar la historia de mi vida a los demás”, por eso ha decidido contarnos la historia de su generación, a la que considera “generación perdida” por todo por lo que ha tenido que pasar. Va a reflexionar y mucho, sobre las generaciones anteriores, las que vivieron en paz, porque si hubo guerra en su tiempo, no escucharon las bombas ni tuvieron que ir al frente.

El Zweig de 60 daños que escribe “El Mundo de ayer. Memorias de un europeo” ha vivido dos guerras mundiales y cree que él y sus congéneres han sufrido demasiado para una sola vida. El destino no ha tenido con su generación la deferencia de enviarles una sola catástrofe, una sola hambruna o una única epidemia. No, a los suyos les ha mandado todo eso a la vez y no una guerra mundial, sino dos.

El Mundo de ayer. Memorias de un europeo” es un repaso histórico magnífico de un escritor sublime que expresa, como nadie, su contemporaneidad. Y lo hace con honestidad e imparcialidad para mostrar a las futuras generaciones cómo se pudo superar todo (si es que alguien lo hizo).

Zweig habla de sus orígenes y con ello aborda el de las familias judías que vivían en Austria. de su familia paterna resalta que se hizo a sí misma a través de los negocios y el trabajo constante, mientras que de su familia materna resalta que por el hecho de haber sido siempre de las adineradas, tenían tendencia a mirar a todo el mundo por encima del hombro, con la superioridad que les daba el dinero. Este contexto le sirve de escusa para reflexionar sobre el modo de vida judío centrado en los negocios familiares y en ganar dinero. Pero también, al leer “El Mundo de ayer. Memorias de un europeo”, te acercas a la persona que fue Stefan Zweig, a cómo se sentía y a cómo vivió (aunque ya por sus novelas y relatos te podías hacer una idea de ello). Acabas sabiendo por ejemplo, que de su padre heredó la necesidad de no destacar (a ambos les ofrecieran cargos o títulos importantes que no dudaron en rechazar para seguir conservando esa intimidad que da el anonimato) y conocemos con sus propias palabras qué sintió cuando supo que el trabajo de toda su vida fue quemado por los alemanes por el simple hecho de ser judío. Habla del judaísmo como la” religión de sus padres” y no se sentía ciudadano de ninguno de los países en los que vivió, ni siquiera en su adorada Europa, por la que sintió que lo traicionaba cuando decidió embarcarse en una Segunda Guerra Mundial.

Recuerda a su madre como alguien que solía tratar a los demás (incluidos él, su hermano y su padre) con un sentimiento de superioridad heredado de su adinerada familia. En este sentido se detiene bastante llegando incluso a resaltar la obsesión de algunas familias por mantener un estatus y un honor de apellidos que muchas veces pretendían mejorar a través del ascenso de un hijo en sociedad; y todo ello, lo hacían a través de los estudios, de los títulos académicos:

“… hasta el mendigo más pobre que arrastra su mochila a través del viento y la lluvia, tratará de destacar al menos a un hijo para que estudie sin importar cuán grande sea el sacrificio y se considera un honor para cualquier familia tener en su seno a alguien que goce de un reconocimiento visible en el mundo intelectual”

También nos hace entender la necesidad del pueblo judío de desvincularse de “la maldición del dinero” que las familias van acumulando con los años, y cómo los miembros más jóvenes buscan adentrarse en profesiones diferentes a lo que los negocios familiares les ofrecen (nuevamente en el mundo intelectual).

El Mundo de ayer. Memorias de un europeo” hace un repaso al modelo de enseñanza que había en Austria cuando él estudiaba, y lo cierto es que no sale muy bien parado. Si no fuera porque él y sus amigos estaban hambrientos de aprender a través de los libros, el teatro, etc., hubiera acabado como el resto de su generación y se limitaría a seguir el negocio familiar sin preguntarse nada ni poner nada en duda (que es, precisamente lo que él cree que buscaba el gobierno con la juventud)

Conocer a Stefan Zweig a través de sus pensamientos y de sus propias palabras es un regalo que ningún fan del autor debe perderse, y lo mejor es que consigue cumplir su palabra de hacerlo con objetividad. Es maravilloso leerlo, entenderlo, disfrutarlo. Es un aprendizaje continuo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
La_pecera_de_Raquel
 04 October 2021
Leído en el club de lectura de la pecera.

Empecé esta lectura partiendo de la base del título "El mundo de ayer. Memorias de un europeo". Como tal entendí que eran las memorias de Stefan Zweig, su biografía y no. Estas memorias, que no biografía, son eso, un retrato de la Europa de finales del S. XIX hasta casi la mitad del S. XX desde el punto de vista de un joven judío, intelectual y de clase social alta, como bien dice el título "El mundo de ayer. Memorias de un europeo" que bien podía haber sido cualquier otro.

Zweig nos hace un repaso histórico desde la caída del Imperio Austrohúgaro, la Primera Guerra Mundial, el periodo de entreguerras, el ascenso del nacismo y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, con la extraordinaria prosa y reflexiones de Zweig, desde su punto de vista, lo que el vivió, sin olvidar nunca y enfocándolo siempre, desde el escenario intelectual.
No hay página que pases que no subrayes una frase, incluso algunas de sus observaciones, desde mi humilde punto de vista, han vuelto a resurgir.
Matricula de Honor como memorias.

Como biografía apenas hay datos, me ha faltado saber más de su vida privada, entiendo que no era su propósito hacerlo ya que desde el prólogo advierte que no es su intención ser el protagonista de ese libro, pero no sabemos que fue de su familia mientras el estaba de viaje o cuando volvía, de sus matrimonios, de sus sentimientos. Se me ha quedado cortísima.
Si este libro lo valorara como biografía suspendería.

Mi valoración es subjetiva, basada en mis gustos personales y libre, por tanto le doy 4.5 estrellas.
Si buscas una biografía de Zweig este no es tu libro, si quieres conocer más de Europa de la mano de este narrador único, te lo remiendo encarecidamente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         100
Citas y frases (14) Ver más Añadir cita
Sara_feericaSara_feerica17 January 2018
Y es que el siglo en que me tocó vivir y crecer no fue un siglo de pasión. Era un mundo ordenado, con estratos bien definidos y transiciones serenas, un mundo sin odio. El ritmo de las nuevas velocidades no había pasado todavía de las máquinas -el automóvil, el teléfono, la radio y el avión- al hombre; el tiempo y la edad tenían otra medida. Se vivía más reposadamente y, si intento evocar las figuras de los adultos que acompañaron mí infancia, me llama la atención que muchos de ellos eran obesos desde muy temprano. Mi padre, mi tío, mi maestro, los tenderos, los músicos delante de los atriles, a los cuarenta años eran ya hombres gordos, "respetables". Andaban despacio, hablaban con comedimiento, se mesaban las barbas bien cuidadas y en muchos casos ya entrecanas. Pero el pelo gris era una señal más de "respetabilidad" y un hombre "maduro" evitaba conscientemente los gestos y la petulancia de los jóvenes como algo impropio. Ni siquiera siendo yo muy niño, cuando mi padre todavía no había cumplido los cuarenta, recuerdo haberlo visto subir o bajar escaleras apresuradamente ni hacer nunca nada con prisa aparente. La prisa pasaba por ser no sólo poco elegante, sino que en realidad también era superflua, puesto que en aquel mundo burguesamente estabilizado, con sus numerosas pequeñas medidas de seguridad y protección, no pasaba nunca nada repentino, las catástrofes que pudiesen ocurrir en el exterior no atravesaban las paredes bien revestidas de la vida "asegurada".
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Rosa_HalcombeRosa_Halcombe18 May 2023
Cada lengua, con sus giros propios, se resiste a ser recreada en otra y desafía las fuerzas de la expresión, que de otro modo no se suelen movilizar espontáneamente, y esta lucha por arrancar a la lengua extranjera lo más propio que tiene y forzar la lengua propia a incorporarlo con la misma plasticidad siempre ha significado para mí una clase especial de goce artístico. Como esa labor callada y, a decir verdad, poco agradecida, exige paciencia y constancia, virtudes que en el instituto rehuí con ligereza y osadía, me apeteció de manera especial; y es que en esa modesta actividad de transmisión de valores artísticos ilustres encontré por primera vez la seguridad de estar haciendo algo práctico e inteligente, una justificación de mi existencia.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
Sara_feericaSara_feerica17 January 2018
¿No sería para mí mejor -seguía soñando aquella cosa dentro de mí- que me pasara algo más, algo nuevo, algo que me volviese más inquieto, más tenso, más joven; que me retase a una lucha nueva y a lo mejor aún más peligrosa? En todo artista anida un dilema misterioso: cuando la vida lo obliga a ir febrilmente de un lado para otro él anhela tranquilidad; pero cuando tiene tranquilidad echa de menos la tensión. Así, el día de mi cincuenta cumpleaños en el fondo de mi corazón sólo albergaba un deseo perverso: que sucediese algo capaz de arrancarme otra vez de aquella seguridad y aquellas comodidades y que me obligase ya no tan sólo a seguir sino a empezar de cero
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
Rosa_HalcombeRosa_Halcombe19 May 2023
Y si hoy tuviera que aconsejar a un joven escritor todavía inseguro sobre el camino que emprender, trataría de convencerlo de que primero sirviera a una obra mayor como intérprete o traductor.
Comentar  Me gusta         10
Rosa_HalcombeRosa_Halcombe25 May 2023
Los cincuenta años representan un cambio; uno mira preocupado hacia atrás, analiza la parte del camino que ya ha recorrido y se pregunta en silencio si seguirá adelante.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Stefan Zweig (10) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Stefan Zweig
Paz Alicia Garciadiego, autora de los guiones de películas como “Profundo carmesí”, “El diablo entre la piernas” o la adaptación de “El coronel no tiene quien le escriba”, platica con nuestro conductor, Harold Torres, sobre los autores y libros que han sido más relevantes para ella y descubre coincidencias entre ellos. Escucharemos, en la voz de Harold Torres, fragmentos de libros de León Tolstói, Adolfo Bioy Casares y Fiódor Dostoyevski.
Libros leídos: "Guerra y paz" de León Tolstói "La invención de Morel" de Adolfo Bioy Casares "Los demonios" de Fiódor Dostoyevski
Libros mencionados: "María Estuardo" de Stefan Zweig "Huckleberry Finn" de Mark Twain "Las aventuras de Tom Sawyer" de Mark Twain "Mujercitas" de Louisa May Alcott "Hombrecitos" de Louisa May Alcott "Ana Karenina" de León Tosltói "El azar y la necesidad" de Jacques Monod "Principio y fin" de Naghib Mahfuz "Días y destino" de Vasili Grossman "El dios salvaje. Ensayo sobre el suicidio" de al Alvarez "Una historia de amor y oscuridad" de Amos Oz
Autores mencionados: Charles Dickens Honorio Bustos Domecq (Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares) Jorge Luis Borges Javier Marías
+ Leer más
otros libros clasificados: memoriasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
113 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro
.._..