InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Berta Vias Mahou (Traductor)
ISBN : 8496834905
Editorial: Acantilado (12/01/2009)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 27 calificaciones)
Resumen:
Escrito en 1929, Mendel el de los libros narra la trágica historia de un excéntrico librero de viejo que pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. Con su memoria enciclopédica, el inmigrante judío ruso no sólo es tolerado, sino querido y admirado por el dueño del café Gluck y por la culta clientela que requiere sus servicios. Sin embargo, en 1915 Jakob Mendel es enviado a un campo de concentración, acusado injust... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (18) Ver más Añadir una crítica
AGamarra
 07 julio 2020
"A aquel ser humano de lo más particular, a aquel hombre legendario. A aquel peculiar portento universal, famoso en la universidad y en un círculo rendido y respetuoso ... Como había podido olvidarle, a él, el mago, el corredor de libros que, imperturbable, se sentaba allí día tras día, de la mañana a la noche. Símbolo del conocimiento. ¡Gloria y honra del café Gluck!"
Un relato realmente cautivador que tiene lo mejor que Zweig sabe hacer. Creo que a todos nos ha pasado que hemos conocido un lugar y alguna vez luego de unos años y volver a verlo resulta que lo cambiaron totalmente. Me pasó con un local de Pizza Hut que cuando era muy joven estaba lleno de pósters de las películas románticas más famosas en un fondo negro el cual revestía a todas las paredes. al cabo de unos años el local totalmente colorido y los pósters desaparecidos. Cambios que cuando se vinculan a algo que has vivido son importantes.
Algo así sucede con este libro y la historia es de melancolía, de viejos recuerdos, de cuando el personaje principal visitaba en las calles de Viena un puesto donde departía el gran Jakob Mendel, un viejo ruso encargado de comerciar con libros pero que además era una lumbrera de conocimiento sobre todo lo que tiene que ver con los libros, cómo conseguirlos, sus precios y tantos otros detalles que sólo pueden generar admiración y reverencia. Un hombre dedicado cien por cien a los libros, tanto que incluso su abstracción lo lleva a ignorar lo que pasa fuera de ese mundo.
Creo que a todo el que le encanten los libros le va a gustar este relato por la intimidad y la gran descripción que logra Zweig al narrarnos sus aventuras librescas. Luego de eso me encanta esta obra poque Zweig usa lo que mejor le va el análisis psicológico potente, real y con una amplia perspectiva ya que él mismo conoce mucho de todo. Los símiles que emplea en esta obra en particular, sus comparaciones que siempre veo profusas en sus biografías, son lo máximo, tangibles y cotidianas.
Lo que me hace no ponerle 5 estrellas es lo que sucede en la mitad final, son temas recurrentes en él, claro, supongo viviendo en la época que le tocó vivir y en las circunstancias era algo de lo más natural, pero para mí usar ese recurso que también lo empleó en "Juego de ajedre" pintando el despotismo militar como que a veces me hace pensar si es algo que introduce en sus historias a propósito por un objetivo o sólo era parte de. Creo que eso lo hace un poco predecible y monótono.
Al final te queda una sensación increíble de pérdida y compartes con el autor el saber que ciertas personas cuando no existen más dejan un gran vacío.
"Los libros sólo se escriben para, por encima del propio aliento, unir a los seres humanos, y así defendernos frente al inexorable reverso de toda existencia: la fugacidad y el olvido"
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
nefertiti5
 06 enero 2018
Escrito en 1929, Mendel el de los libros narra la trágica historia de un excéntrico librero de viejo que pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. Con su memoria enciclopédica, el inmigrante judío ruso no sólo es tolerado, sino querido y admirado por el dueño del café Gluck y por la culta clientela que requiere sus servicios. Sin embargo, en 1915 Jakob Mendel es enviado a un campo de concentración, acusado injustamente de colaborar con los enemigos del Imperio austrohúngaro. Un breve y brillante relato sobre la exclusión en la Europa de la primera mitad del siglo xx.
De nuevo hablamos de una novela reflexiva, muy íntima, pero en este caso no es el amor que conduce la novela, no al menos el amor romántico, sino la admiración, hacia ese tipo de personajes que se ven poco y que cuando desaparecen sin dejar huella. Es ese tipo de personaje el que conduce la obra, donde el narrador es un personaje externo que nos narra su historia.
Narra la historia de un personaje que no se deja afectar por la historia hasta que la historia lo afecta a él, irremediablemente.
La pluma de Zweig es de nuevo impecable, nos traslada a la historia sin dificultad, con una capacidad narrativa que mezcla a la vez la belleza de la literatura y la dureza de la historia que explica.
La primera mitad del libro se me hizo un poco pesada pero no desmerece para nada la historia. En conclusión, Zweig es una maestro de las novelas cortas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
UnaiGoiko74
 22 agosto 2020
Estamos ante un libro que rezuma humanidad. Un tributo generoso que Zweig quiso brindar a una persona que tuvo una influencia muy relevante en sus inicios académicos y literarios.
La historia arranca con el escritor entrando a un café vienés que, inicialmente no reconoce, pero que al fijarse más en su distribución interior, acaba cayendo en la cuenta ("Allí perduraba, oculto en lo invisible como el clavo en la madera, una parte de mi propio yo hace tiempo soterrada) de que es aquél lugar, en cuyo rincón de su sala de billar, despachaba un librero de lo viejo: Mendel el de los libros.
Al deslizarse dentro de la sala de billar, Stefan comprueba que el librero ya no está allí y, retrotrayéndose a sus años universitarios, recrea con su prosa elegante, perfecta y precisa la personalidad y las cualidades de Mendel, un hombre que vivía por y para los libros antiguos, que no había dato que se le escapara (título, temática, ediciones, precios de cada edición nuevos y viejos, etc), pero que vivía totalmente ajeno a los asuntos del mundo que le rodeaba. al preguntar por él en el establecimiento, el autor comprobará que, precisamente, fue esa desvinculación de la realidad la que fue
responsable de su fatal destino, ya que, iniciada la primera guerra mundial sin que él se hubiera percatado de ese "nimio" detalle, sería acusado de ser un espía ruso operando en territorio austriaco.
Este delicioso relato sirve de homenaje a Mendel, como he comentado al inicio de la reseña, pero también es un aviso a navegantes, una suerte de recordatorio de lo que Zweig denomina "el reverso de la existencia", que no es otra cosa más que "la fugacidad y el olvido". En el fondo, la única persona que se preocupó por preservar la memoria del pobre Mendel fue la mujer de la limpieza del café, que decidió guardar uno de los libros del viejo librero, por el mero hecho de conservar algo suyo.
Sin embargo, el autor, que tanto le debía al librero, se había olvidado completamente de él, arrastrado por la vorágine de la vida.
"Sentí un regusto amargo en los labios. El regusto de la fugacidad. ¿Para qué vivimos, si el viento tras nuestros zapatos ya se está llevando nuestras últimas huellas?"
Una joya.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Shorby
 03 marzo 2019
El protagonista de esta historia es Jakob Mendel, Mendel el de los libros, un hombre respetuoso e introvertido, un excéntrico librero. Tiene por costumbre acudir al café Gluck de Viena a leer y trabajar durante prácticamente todo el día, sentado siempre en la misma mesa, tomando café y bollos, solitario, desde hace más de tres décadas.
Es un hombre tímido, experto en literatura, en el libro físico, y es respetado e idolatrado por la clientela habitual.
De hecho es uno de sus antiguos clientes el que nos narra lo sucedido.
Nos situamos en Austria, en plena Primera Guerra Mundial, sin embargo “el de los libros” no lo toma en cuenta, ya que vive ensimismado en letras. Así que cuando escribe un par de postales solicitando catálogos y las envía a Francia e Inglaterra, salta la alarma.
Las autoridades lo persiguen y cuál es su sorpresa al saber que es un inmigrante ruso, judío, sin papeles. Pero Mendel vive en la ignorancia, leyendo todo lo que cae en sus manos, inocente, devorando historias; así, todo le pilla de sopetón, llevándole a la realidad de golpe y porrazo.
Una novelita cruel, triste, pero a la vez tan cercana y tan bonita que es imposible no leerla del tirón y sentir cierta nostalgia por el protagonista. La verdad es que es uno de esos personajes literarios a los que se coge cariño de manera inmediata.
Es una historia realmente intensa, una delicia que he leído un montón de veces y recomendado otras tantas, fue el segundo libro que leí de Zweig y me enamoré en cada página, aún leyendo con un nudo en la garganta.
Para terminar, no puedo hacer más que volver a recomendarlo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
helencazadoradelibros
 29 agosto 2020
Zweig tiene magia en lo que hacía, no deja indiferente a nadie. Cada palabra, cada párrafo o idea, todo tiene un por qué, todo tiene un sentido.
.
Aquí nos muestra como un hombre puede ser extraordinario y a la vez invisible.
.
Mendel es un hombre obsesivo e incluso, a veces, algo sociópata (desde mi punto de vista) pero es bueno en lo que hace. Sabe de libros, su cabeza es una biblioteca. Puede conseguirte cualquier obra, ayudarte a encontrar información perdida entre estanterias. A él acuden grandes y chicos para pedirle ayuda.
.
Tiene su despacho en un ricón de un bar donde lo dejan estar y hacer su trabajo y abstraerse del mundo mientras lee. Much@s entendemos esa parte.
.
Luego están ellos, los que quisieron dominar el mundo, los que creyeron que su verdad era la única y verdadera. Y sabes, que lo de Mendel no acabará bien y que no va a ser un buen final.... pero no puedes parar de leer; y a medida que vas descubriendo la verdad te entristece conocerla. Yo no sé si os pasa igual, no he perdido la esperanza.
.
Qué capacidad tenía de transmitir con las letras, no deja de sorprenderme que aún leyendo un relato suyo de 20 páginas, pueda decir tanto a la vez.
.
Y en este caso en concreto, en la figura del Mendel anciano y de la viejita narradora de su final...te das cuenta de la miseria que rodea al ser humano pero también de su belleza.
.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (27) Ver más Añadir cita
totecabanatotecabana26 enero 2018
Pues el hecho de poder tener un valioso libro entre las manos significaba para Mendel lo que para otros el encuentro con una mujer
Comentar  Me gusta         30
AGamarraAGamarra06 julio 2020
En cuanto terminé, Mendel cerró durante un segundo el ojo izquierdo, igual que un arcabucero antes de disparar. Pero, de verdad, aquel gesto de concentrada atención duró tan sólo un segundo. Después enumeró de inmediato y con fluidez, como si estuviera leyendo en un catálogo invisible, dos o tres docenas de libros, cada uno de ellos con el lugar de publicación, la fecha y el precio aproximado. Me quedé perplejo. Aunque venía preparado, no me esperaba algo así.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Protegían su mesa como si fuera un santuario, pues cada vez que aparecían sus numerosos clientes e informadores eran instados amablemente por el personal a hacer alguna consumición, de modo que la mayor parte de su margen de ganancia fluía en realidad hacia la voluminosa cartera de cuero que Deubler, el jefe de camareros, llevaba en torno a las caderas. Por ello Mendel gozaba de múltiples privilegios.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
A aquel ser humano de lo más particular, a aquel hombre legendario. A aquel peculiar portento universal, famoso en la universidad y en un círculo rendido y respetuoso ... Como había podido olvidarle, a él, el mago, el corredor de libros que, imperturbable, se sentaba allí día tras día, de la mañana a la noche. Símbolo del conocimiento. ¡Gloria y honra del café Gluck!
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra06 julio 2020
Los sufrimientos espirituales que tuvo que padecer Mendel durante esos dos años en el campo de concentración, sin libros, sin sus amados libros, sin dinero, en aquella inmensa jaula humana en medio de sus compañeros, indiferentes, ordinarios, la mayoría analfabetos, lo que hubo de sufrir allí, separado de su mundo, el mundo superior y único de los libros.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: cuentosVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuál es el nombre del/la protagonista de estas novelas?

Saga "Los Juegos del Hambre"

Sheldon Cooper
Sherlock Holmes
Katniss Everdeen
Beatrice Prior

11 preguntas
285 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}