InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Críticas sobre El gran Gatsby (62)
Ordenar por :   Fecha   Los más apreciados  



Añadir crítica
Aitor_Castrillo
 11 febrero 2021
Soy muy fan de Rafa Nadal 🎾.
¿Y qué tiene que ver Rafa Nadal con El gran Gatsby? Nada… o quizá todo.

Cuando veo un partido de tenis de Nadal me implico, le animo, vibro cada vez que llega a una bola imposible, sufro cuando se resiente de alguna lesión, mi corazón late bien fuerte cuando salva una bola de set y estalla de alegría con cada nueva victoria.

En cambio, si se enfrentan dos jugadores que no se llamen "Rafa" ni se apelliden "Nadal" mi actitud como espectador es muy diferente. Me gustan si son buenos partidos y cambio de canal si son malos, pero no me altero ni me emociono en su desarrollo.

Mi mayor problema con El gran Gatsby ha sido que me han caído mal los personajes. Son buenos personajes, pero no me he sentido identificado con ellos. Porque siempre suele haber alguno con el que empatizas, sufres y te alegras “a su lado”, pero en esta novela, no he conectado con ninguno. Como puntos muy positivos diré que me ha encantado la prosa de Fitzgerald, la ambientación y la crítica a la hipocresía de la sociedad norteamericana de los años veinte, la forma en la que el autor cuenta la historia a través de los ojos de un narrador testigo y su inesperado final, que me ha dejado un buen rato pensando sobre él.

Aunque no es Rafa Nadal, si tuviera que elegir a un solo personaje de la novela me quedo con Gatsby: “Eres mejor que todos ellos juntos” 🙌.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         212
Zairamec
 10 marzo 2021
Fue difícil encontrar o identificar qué significó F. Scott Fitzgerald para mí, pero lo que si resultaba claro, al menos con su novela "El gran Gatsby", es que a él, al Señor Fitzgerald, le encanta bailar (escribir es como danzar) y lo hace a su propio ritmo, sin importarle si sabes bailar, si te gustaría bailar con él o si serías capaz de llevarle el paso. El Señor Fitzgerald baila a su manera y punto.

La historia va y viene, los personajes entran y salen de escena, las situaciones en ocasiones se tornan abstractas y hasta inverosímiles y cada momento esta lleno de distracciones, algunas sutiles basadas en cortas descripciones de momentos, sentimientos o hechos, pero en otras son acciones complejas: autos que se chocan, habitaciones que aparecen y peleas entre personajes. Tantas cosas suceden al tiempo, licor, risas, llantos, golpes y muchas, muchísimas conversaciones, hay tanto ruido, pero tanto, que ese aturdimiento proveniente de esa exaltación del sonido lo puedes sentir, es una extraña forma de sinestesia donde ni el silencio de tu cuarto ni el silencio narrativo borran el tinnitus que queda después de abrir el libro; a mi parecer, aun cuando no me termina de gustar este recurso del autor, puedo comprender su uso como una forma de representar la superficialidad, el aparente estar y sentirse bien de una sociedad herida en lo económico, político y social, pero que también a nivel mental y emocional estaba destruida. El ruido se presenta como la mejor estrategia humana para encubrir el desastre.

Los personajes son interesantes, con dilemas personales y existenciales, algunos más complejos que otros, pero el que más llamó mi atención fue Nick. F. Scott Fitzgerald lo utiliza como narrador y como los ojos testigos de esta extraña historia de amor entre Daisy y Gatsby que podría considerarse una especie de tragedia Shakespereana; él está ahí porque era necesario que estuviera y es muy evidente en la narración porque los mismos personajes, en ocasiones, parecen que no son conscientes de su existencia y a veces este se mueve entre escena y escena con una matiz muy teatral o cinematográfico, como si fuera el único personaje sobrio en la novela; respecto a esto siento que la novela está escrita en un extraño estado de embriaguez y exaltación emocional muy similar a ese estado de alicoramiento donde tus sentidos no están velados por completo, pero ya hay un nivel de alteración de la conciencia que te limita el raciocinio y donde empiezas a tener perturbaciones de la memoria, pensamientos intrusivos y recuerdos inconclusos. La escritura de F. Scott Fitzgerald es una escritura epiléptica, convulsiva y para mí, con un refinamiento imprevisible, que creo como lector solo puede colocarte en dos lados de la balanza, o te encanta o te disgusta, en mi caso me inclino por lo segundo, al menos esta pieza no me gustó bailarla con Fitzgerald, pero quedaron vestigios de un extraño sabor en mi alma que pueda que por esto le aparté en mi tarjeta un baile en el futuro.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Alpispa
 23 julio 2020
El gran Gatsby refleja la vida de los locos años 20, todos los excesos que se cometían en esa época, las fiestas por todo lo alto, el disfrutar del derroche y los vestidos vaporosos y caros. La verdad es que la ambientación es exquisita, me ha transportado totalmente a esa época de plenitud económica, he imaginado a la gente bailando sin parar y los exuberantes coches... Sin duda, ha sido una delicia.
El principio del libro es básicamente eso, nos narra el modo de vida de esos años, nombrándonos por encima al misterioso Gatsby. Pero, ¿quién es Gatsby? Todo el mundo parece saber de su existencia, pero nadie lo conoce en realidad. Estaba deseando que por fin conociéramos a este interesante personaje, puesto que prometía ser una persona digna de conocer. Y así fue.
Gatsby ha sido mi personaje favorito, como no podía ser de otra manera. Aparte de ser un hombre rico, que levantó un imperio de la nada y que nadie sabe bien de dónde salió exactamente, es una persona que me gusta, me cayó bien y sobre todo, me da pena. Choca ver como, por un lado, tiene tanto dinero, está rodeado de gente y lleva una vida envidiada y admirada por todos, pero por otra se siente tan vacío, ya que la única persona a la que ama de verdad no está junto a él. Se siente solo en su gran mansión, de hecho, vive en ese lugar para poder ver a lo lejos el embarcadero donde vive su amada. Triste, ¿verdad?Me ha gustado ir conociendo su historia, la real, no la que se inventan las personas que han oído cuchicheos por ahí, y también he empatizado bastante con él.
Nick será nuestro narrador, pero a él no lo conoceremos demasiado, ya que será simplemente nuestro medio para saber más de Gatsby. El pobre Nick es un instrumento, nosotros lo usamos para meter en nuestra vida a Gatsby, y Gatsby lo utiliza para acercarse al antiguo amor de su vida, Daisy.
Daisy también será un personaje destacable. Yo, personalmente, no la he soportado. Me parece que está perdida, hace daño a los demás casi sin darse cuenta, porque solo piensa en ella y en lo infeliz que es. Que sí, que será infeliz, pero, ¿hace algo para cambiarlo? Además, su comportamiento a lo largo de la novela iba empeorando cada vez más, así que acabé deseando no volver a saber de ella. Hay personas que simplemente destruyen todo lo que tocan, y ella y su marido Tom son de esas personas.
Otra cosa que adoro de esta novela es que plasma los sentimientos más humanos desde el corazón. Transmite muy bien lo que siente cada personaje, y lo que es más difícil todavía, hace que entendamos esos sentimientos, nos hace recordar esos momentos donde los hemos sentido nosotros. Esa desesperación, soledad, ambición, amor, locura... Todo está tratado de una manera muy cuidada y realista, que nos hace comprender todo y sentirnos identificados. El final me dio muchísima pena, porque a buenas personas a veces les pasan las peores cosas, y también hay gente muy mala y muy desagradecida. Ahí lo dejo. He disfrutado muchísimo de este clásico y seguramente lo relea dentro de unos años, es una historia que no quiero olvidar.


Enlace: http://adictaloslibros.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0
 17 mayo 2020
RECOMENDADO:
El gran Gatsby de F.S. Fitzgerald (1896-1940)

Novela –literatura estadounidense-
Generación Perdida

Escritor estadounidense, integrante de la llamada Generación Perdida junto a W. Faulkner, E. Hemingway, J. Dos Passos y J. Steinbeck, considerado como máximo representante de la Era del Jazz. Su obra ha ejercido gran influencia en autores contemporáneos y ha merecido el elogio de T.S. Eliot y E. Warthon. Su narrativa se ha caracterizado por su brevedad, matices poéticos sin cargas retóricas y un lenguaje directo. En todos sus textos trató de reflejar la realidad de Estados Unidos, no como el sueño idílico que se hacía occidente por aquel entonces, sino desde sus propios vicios, excesos y superficialidad, cómo sus personajes se sumen poco a poco en la destrucción o la turbación de sus sentidos.

En El gran Gatsby, inspirado por las fiestas, el jazz, la vanidad y la lujuria de las gentes, Fitzgerald creó una historia, valiéndose de un escenario realista, cuyo personaje principal cruza un intrincado camino bajo la ilusión de una esperanza perdida y la decadencia de su propia imagen. Un hombre que, al salir de los arrabales como un traficante de alcohol pasa a ser un aristócrata rodeado por multitudes, cuyo único interés son los lujos del magnate que ofrece ostentosas fiestas cada noche en su mansión fantasma y quien es sucedido por un trágico desenlace. Esta novela ha sido incluida entre las 100 mejores del Siglo XX en la literatura estadounidense.

@Juliiann0
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0
 17 mayo 2020
RECOMENDADO:
El gran Gatsby de F.S. Fitzgerald (1896-1940)

Novela –literatura estadounidense-
Generación Perdida

Escritor estadounidense, integrante de la llamada Generación Perdida junto a W. Faulkner, E. Hemingway, J. Dos Passos y J. Steinbeck, considerado como máximo representante de la Era del Jazz. Su obra ha ejercido gran influencia en autores contemporáneos y ha merecido el elogio de T.S. Eliot y E. Warthon. Su narrativa se ha caracterizado por su brevedad, matices poéticos sin cargas retóricas y un lenguaje directo. En todos sus textos trató de reflejar la realidad de Estados Unidos, no como el sueño idílico que se hacía occidente por aquel entonces, sino desde sus propios vicios, excesos y superficialidad, cómo sus personajes se sumen poco a poco en la destrucción o la turbación de sus sentidos.

En El gran Gatsby, inspirado por las fiestas, el jazz, la vanidad y la lujuria de las gentes, Fitzgerald creó una historia, valiéndose de un escenario realista, cuyo personaje principal cruza un intrincado camino bajo la ilusión de una esperanza perdida y la decadencia de su propia imagen. Un hombre que, al salir de los arrabales como un traficante de alcohol pasa a ser un aristócrata rodeado por multitudes, cuyo único interés son los lujos del magnate que ofrece ostentosas fiestas cada noche en su mansión fantasma y quien es sucedido por un trágico desenlace. Esta novela ha sido incluida entre las 100 mejores del Siglo XX en la literatura estadounidense.

@Juliiann0
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Juliiann0
 17 mayo 2020
RECOMENDADO:
El gran Gatsby de F.S. Fitzgerald (1896-1940)

Novela –literatura estadounidense-
Generación Perdida

Escritor estadounidense, integrante de la llamada Generación Perdida junto a W. Faulkner, E. Hemingway, J. Dos Passos y J. Steinbeck, considerado como máximo representante de la Era del Jazz. Su obra ha ejercido gran influencia en autores contemporáneos y ha merecido el elogio de T.S. Eliot y E. Warthon. Su narrativa se ha caracterizado por su brevedad, matices poéticos sin cargas retóricas y un lenguaje directo. En todos sus textos trató de reflejar la realidad de Estados Unidos, no como el sueño idílico que se hacía occidente por aquel entonces, sino desde sus propios vicios, excesos y superficialidad, cómo sus personajes se sumen poco a poco en la destrucción o la turbación de sus sentidos.

En El gran Gatsby, inspirado por las fiestas, el jazz, la vanidad y la lujuria de las gentes, Fitzgerald creó una historia, valiéndose de un escenario realista, cuyo personaje principal cruza un intrincado camino bajo la ilusión de una esperanza perdida y la decadencia de su propia imagen. Un hombre que, al salir de los arrabales como un traficante de alcohol pasa a ser un aristócrata rodeado por multitudes, cuyo único interés son los lujos del magnate que ofrece ostentosas fiestas cada noche en su mansión fantasma y quien es sucedido por un trágico desenlace. Esta novela ha sido incluida entre las 100 mejores del Siglo XX en la literatura estadounidense.

@Juliiann0
Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Roseta
 21 septiembre 2020

Terminar de leer una novela y sentirte un poco huérfana es una especie de ritual que ocurre con las buenas obras. Esto me ocurrió hace unas semanas con El gran Gatsby. Me hubiera gustado conocer a sus protagonistas mucho más, dejarme arrastrar por sus sentimientos y vivir unos años junto a ellos. El gran Gatsby me dejó así, un poco deshabitada. Me faltaron páginas y páginas de sus personajes. Tal vez sea el mérito de esta novela tan aclamada. Su construcción, su lenguaje, su forma de retratar una sociedad, me parecieron fascinantes. Pero quería más; mucho más.

Scott Fitzgerald logra que guardes su libro en la memoria. La visión del amor, la capacidad de amar y ser amado, de adaptarse, también de aprovecharse, son claves en esta novela. Su protagonista, Jay Gatsby, es un perdedor, pero de esos que nos gustan. de esos que han triunfado, han ganado, pero siguen siendo los grandes perdedores. de esos a los que les falta lo único por lo que de verdad hubieran vendido su alma. Su amor por Daisy Buchanan es su perdición. Una mujer que se nos dibuja con una cierta fragilidad, aunque también con una capacidad de adaptación, con una vitalidad que nos hace quererla y odiarla a partes iguales. Gatsby consigue dinero, tanto como para tener acceso a ese amor. Porque el dinero lo compra todo, incluso esa diferencia social que se instala en las clases. Derroche de dólares, un traje caro, un gran coche, una mansión, pueden recolocarte. de hecho lo hacen, y lo hace Scott Fitzgeralddibujando una época, la de los felices veinte, en la que casi todo era posible; incluso ser rico, inmensamente rico.

Aunque la clave de toda esta historia es quién es Jay Gatsby. Su fortuna, sus fiestas, su obsesión por Daisy, que son el motor de esta novela, no nos descubren sus orígenes, quién es el verdadero yo que se esconde detrás de tanto lujo. Ni su amigo, y narrador de esta historia, Nick Carraway, conoce al verdadero Gatsby. Lo hará, sí, pero empañado, difuminado por un cristal que no permite ver toda la realidad, la crueldad a la que se enfrentaría Gatsby; los tiempos difíciles que llegarían mucho antes de lo deseado.

Pese a todo, entre tanta riqueza, siempre puedes encontrar un alquiler por ochenta dólares en Long Island… Un alquiler que te permita ver y dibujar a unos seres mucho menos felices de lo que aparentan.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
laurass89
 24 abril 2020
Una bella distorsión en el espejo
Las bandejas de plata de vacían a una velocidad vertiginosa en las fiestas en casa de Jay Gatsby, pero antes vayamos al otro lado de la bahía. Ahí, frente al lago con un precioso embarcadero, encontramos la mansión de los Buchanan, un feliz matrimonio con una hija pequeña, que también es adinerado, pero quizá sea más respetable, comedido, o simplemente que esconde todo bajo su lujosa alfombra. Si hacemos otro zoom, llegaremos a una casita diminuta en la parcela vecina a la mansión de Gatsby. Allí habita alguien que es como tú y como yo, un trabajador, se contenta con poder vivir con lo que gana en ese nuevo trabajo experimental que se llama vendedor de bonos, él es Nick Carraway y él es el narrador de esta historia.
Uno de los mayores aciertos en la escritura de esta novela por parte de Fitzgerald es el punto de vista desde el que lo enfoca. Cuando algo nos es ajeno, como le pasa a Nick Carraway, no podemos discernir la autenticidad del objeto. Es como si nos enseñan un Rolex en la calle, hoy por hoy yo no sabría distinguir si es verdadero o falso, porque sinceramente no he visto nunca. Esto es lo que le pasa a Nick cuando llega a esa nueva ciudad prometedora que será Nueva York, y en concreto su parte rica en Long Island, y se encuentra con los más notables farsantes del lugar. Y decimos farsantes porque desde el principio él sabrá que lo son.
Sin embargo, Nick se dejará llevar, porque es más fácil creer y disfrutar que juzgar y no conseguir nada. Porque a sus 29 años, siendo veterano de la I Guerra Mundial quizá le toca disfrutar lo que la vida le dé. Nosotros nos deslumbramos con él y por un momento suspendemos la idea de que eso no pueda ser real, de que tantos recursos y despilfarro puede existir en un plano al que nosotros no podemos acceder y al que Nick ha sido increíblemente invitado. Sabemos que la plata distorsiona lo que vemos, pero no podemos dejar de fascinarnos.
A la caza de una sociedad completa
La fiel estampa de Fitzgerald de la sociedad americana de los 20 no se hace esperar y la coordinará en tres ejes que se concretan en los personajes que mencionábamos más arriba.
The Buchanans: No he podido resistirme a hacer la burla y ponerlo en inglés. Con ellos y toda su trama propia encontraremos la moralidad imperante y la falsedad de la misma. Sostenida en el eje del matrimonio y la ética cristiana veremos como en su interioridad no es capaz de sostenerse porque al final todo es fachada y apariencia. Volvemos a la idea de que la imagen distorsiona el interior, pero preferimos dejarnos llevar por esa imagen.
Nick Carraway: el trabajador que un futuro que promete. de hecho, es hasta cierto punto irónico que estando ya en 1925, Nick todavía no haya pegado el gran golpe vendiendo bonos, puesto que sabemos que después serán los nuevos ricos de la nueva era financiera. Pero en este caso, aún sigue siendo aquel agente al que todo deslumbra, sí, pero también el único que se atreve a ver más allá y ofrece la crítica mordaz a su prima, Daisy Buchanan, y la absolución al mentiroso descarado, Jay Gatsby. Y al que todo ese juego le lleva a sumirse en una depresión por la falsedad del mundo. Junto con él podríamos tener a la amiga de Daisy, Jordan Baker, una golfista y mentirosa profesional que representa el cinismo de aquellas mujeres que quisieron ser libres en todo ese jaleo sin sucumbir a las frivolidades del lugar.
Finalmente, y cómo no, Jay Gatsby, la personificación del sueño americano. Y sobre esta crítica sutil y muy muy completa que hace Fitzgerald os diré muy poco, porque una de las propuestas de la novela es que descubramos quién es Gatsby en realidad y, por tanto, cómo se consigue en realidad ese triunfo del que tanto alardea esa nación tan jovencita.
Notas literarias: Gatsby vs. Gatsby
Después de toda esta pirotécnica de letras, volvemos a la realidad. Esta es que la novela ha envejecido un poco mal. Si la leemos en contexto la lectura de Fitzgerald es una crítica mordaz a sus contemporáneos, pero ahora ya casi 100 años después de su publicación (y a mí personalmente me parece que fue ayer), la novela ha perdido su fuerza narrativa.
La composición completamente descriptiva, con frases a medias que ha de completar el lector porque «ese es su rollo» son impedimentos para que los lectores menos interesados en el trasfondo tropiecen con sus primeras páginas. Los juegos de poder, de ironías y sarcasmos quedan muy superados por nuestro cinismo posmoderno y nuestra hipocresía contemporánea. ¿Significa que tanto hemos cambiado? Para nada, la película de 2013 nos sedujo y nos llevó al cine por la pirotecnia de un Hollywood bien avenido y una fantasía de ricachones que aún hoy supone una imposibilidad conceptual para la gran parte de la población. Sin embargo, tampoco terminó de seducir, porque ahora tenemos más orgullo, porque estamos más instruidos, porque nos hemos tragado el sueño americano, y no nos gusta vernos reflejados tan fielmente en nuestro fracaso.
Entonces, ¿libro en el olvido?
Si tuviera que recomendar el libro como experiencia literaria, no lo haría. No entretiene ni divierte y el mensaje que nos da lo tenemos de sobra sabido todos. Sin embargo, creo que no es un libro que debamos descartar, que se deba abandonar al olvido como tantos otros.
El gran Gatsby es una perfecta muestra de la sociedad de una época, justo la inmediatamente anterior a nosotros. No sirve para saber de dónde venimos y a dónde no debemos aspirar a ir, aunque nuestro sistema social (y, ejem, económico) nos lleve a él. En este sentido, entiendo que no veréis esta reseña como una reseña literaria, sino como un pequeño estudio de una novela, pero, como ya os he dicho, es que a nivel de novela no os va a dar lo que le pedís. Ahora bien, como aprendizaje, como manera de plantearnos cómo se vincula realmente una sociedad es perfecto. Bueno, además, tiene una pequeña historia de amor por ahí, o dos, o tres, pero como sabemos no interesan entre el lujo y la fiesta, ¿verdad?
Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Elherrera
 27 septiembre 2019
¿El libro o la película?

Tuve la oportunidad de leer El gran Gatsby del estadounidense F. Scott Fitzgerald en un chingón ejemplar de Editorial Mirlo, ilustrado además por el mexicano Javier Areán, ¡Que belleza!

Vamos ligeros, Fitzgerald escribió El gran Gatsby en los 20's, novela que además él reconoció como su mayor obra, mismo reconocimiento que adoptó posteriormente la comunidad norte americana, e incluso más, hicieron de El gran Gatsby "la gran obra estadounidense", aunque antes de eso ya se conoce la historia acerca de sus bajos número en ventas en su lanzamiento y su dilatada gloria luego de la segunda guerra mundial.

Pareciera que uno tiene que disculparse al no ser nadie y emitir juicios basados, no solamente en perspectiva propias, si no en contra de la perspectiva de los grandes críticos, una pesada piedra que las hormigas como yo, al no poder cargar, preferimos rodear, como sea, justo he terminado de leer El gran Gatsby y entendí, sin quererlo, y aun sin saberlo, la razón por la cual hubo malas ventas de esta obra, y es que, aunque describe gran parte de la cultura norteamericana durante los locos años veinte con una lírica bastante rica, pero (obviando el gran talento de Scott Fitzgerald mostrado en obras que le precedieron como A este lado del paraíso) en El gran Gatsby encuentro una historia que no se amarra por completo, una historia muy interesante en la que un joven treinta añero, Nick Carraway (quien relata la historia) se muda a un vecindario ubicado en la bahía de West Egg, en donde tiene como vecino a Jay Gatsby, un nuevo rico que tira la casa por la ventana cada semana con grandes fiestas abiertas para cualquier invitado que desee asistir desde cualquier lugar de los estados unidos, llegan pues fiesteros de todo tipo, desde el productor de Hollywood, pasando por el gobernador de algún estado al que le guste la desmedida locura de los nuevos estados unidos, hasta algunos gangsters encargados precisamente de construir buena parte de esos nuevos estados unidos.

Es en este marco en el que se describe una historia de amor que pega fuerte, el acaudalado Gatsby ofrece fiestas descomunales con la esperanza de atraer en alguna de estas a su adorada Daisy Buchanan, un amor del pasado del que quedó preso y que le brindó esperanzas para volver con vida de la guerra para enterarse luego que Daisy se había casado.

Esta es una historia entrañable, el argumento, los espacios descritos, la musicalización, ¡el foxtrot! Todo el universo a lo largo de la novela son fantásticos, sin embargo, hay una cosa que no logra cuadrar, creo no equivocarme al determinar que es una novela que entre párrafos no logra fraguar de manera sólida, un novela corta en la que se quedan cabos sueltos, ambivalentes (no quisiera decir ambiguos) en los que, hasta cuando la historia real hizo notorio a los críticos el ascenso estadounidense y su posterior caída vertiginosa, es cuando todos los lectores y críticos lograron entrar en el contexto narrado por Fitzgerald y es ahí cuando se analiza desde otra perspectiva el valor de esta novela.

Es precisamente en con base en esta idea en la que, creo, toma fuerza la película dirigida por Baz Luhrmann y protagonizada por Leonardo DiCaprio (Este es el momento en que todas gritan) que aunque bien lograda le queda chica a lo que podría ser la historia bajo el argumento de Fitzgerald, aun así la película es una buena extensión de la novela, en la que bien puedes rememorar los textos y anudar bien los cabos, es importante recalcar que la película carece de muchas cosas y sobran otras tantas, la musicalización, por ejemplo, es un poco extraña, pero en un todo contribuye a entender de mejor forma lo escrito, en efecto, este es su don y su maldición.

El gran Gatsby de Scott Fitzgerald, es una novela que sin duda se debe leer, y si fuera tu caso el mismo que el mío, creo que la lectura obliga a ver la película, que por cierto para nada es una condena pues ambas obras son magnificas.
Enlace: http://donescribidor.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Yani
 03 julio 2018
Me gusta este libro y se convirtió en uno de mis favoritos después de reflexionarlo bastante. Creo que le queda mejor una calificación de 4.5.
La escritura de Fitzgerald es clara (el libro se deja leer sin problemas) y el argumento engancha bastante, teniendo al misterioso Gatsby como centro. No pasa lo mismo con los personajes en sí. Sinceramente, los odié, sobre todo a Daisy. Traté de darles una vuelta para ver si había algo más allá del egoísmo y la frivolidad que todos (o casi todos) muestran, pero no hubo caso.
En fin, The Great Gatsby es un buen libro, a pesar de que no haya cubierto todas mis expectativas. Me gustaría releerlo.
Comentar  Me gusta         20


Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
114 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro