InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8437642116
Editorial: Ediciones Cátedra (04/02/2021)

Calificación promedio : 3.83/5 (sobre 199 calificaciones)
Resumen:
Jay Gatsby, el caballero que reina sobre West Egg, es el arquetipo de los legendarios años veinte en los que todo parecía posible, tiempo de felicidad entre el horror de la Primera Guerra Mundial y la barbarie de la Segunda. Con los demás protagonistas, forma parte de la Generación Perdida, los «jóvenes tristes» que personificaron el mito de la pasión y el desafecto, la literatura que se funde con la vida.

Publicada por primera vez en 1925, El gran Ga... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (74) Ver más Añadir una crítica
Aitor_Castrillo
 11 febrero 2021
Soy muy fan de Rafa Nadal 🎾.
¿Y qué tiene que ver Rafa Nadal con El gran Gatsby? Nada… o quizá todo.
Cuando veo un partido de tenis de Nadal me implico, le animo, vibro cada vez que llega a una bola imposible, sufro cuando se resiente de alguna lesión, mi corazón late bien fuerte cuando salva una bola de set y estalla de alegría con cada nueva victoria.
En cambio, si se enfrentan dos jugadores que no se llamen "Rafa" ni se apelliden "Nadal" mi actitud como espectador es muy diferente. Me gustan si son buenos partidos y cambio de canal si son malos, pero no me altero ni me emociono en su desarrollo.
Mi mayor problema con El gran Gatsby ha sido que me han caído mal los personajes. Son buenos personajes, pero no me he sentido identificado con ellos. Porque siempre suele haber alguno con el que empatizas, sufres y te alegras “a su lado”, pero en esta novela, no he conectado con ninguno. Como puntos muy positivos diré que me ha encantado la prosa de Fitzgerald, la ambientación y la crítica a la hipocresía de la sociedad norteamericana de los años veinte, la forma en la que el autor cuenta la historia a través de los ojos de un narrador testigo y su inesperado final, que me ha dejado un buen rato pensando sobre él.
Aunque no es Rafa Nadal, si tuviera que elegir a un solo personaje de la novela me quedo con Gatsby: “Eres mejor que todos ellos juntos” 🙌.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         222
laurass89
 24 abril 2020
Una bella distorsión en el espejo
Las bandejas de plata de vacían a una velocidad vertiginosa en las fiestas en casa de Jay Gatsby, pero antes vayamos al otro lado de la bahía. Ahí, frente al lago con un precioso embarcadero, encontramos la mansión de los Buchanan, un feliz matrimonio con una hija pequeña, que también es adinerado, pero quizá sea más respetable, comedido, o simplemente que esconde todo bajo su lujosa alfombra. Si hacemos otro zoom, llegaremos a una casita diminuta en la parcela vecina a la mansión de Gatsby. Allí habita alguien que es como tú y como yo, un trabajador, se contenta con poder vivir con lo que gana en ese nuevo trabajo experimental que se llama vendedor de bonos, él es Nick Carraway y él es el narrador de esta historia.
Uno de los mayores aciertos en la escritura de esta novela por parte de Fitzgerald es el punto de vista desde el que lo enfoca. Cuando algo nos es ajeno, como le pasa a Nick Carraway, no podemos discernir la autenticidad del objeto. Es como si nos enseñan un Rolex en la calle, hoy por hoy yo no sabría distinguir si es verdadero o falso, porque sinceramente no he visto nunca. Esto es lo que le pasa a Nick cuando llega a esa nueva ciudad prometedora que será Nueva York, y en concreto su parte rica en Long Island, y se encuentra con los más notables farsantes del lugar. Y decimos farsantes porque desde el principio él sabrá que lo son.
Sin embargo, Nick se dejará llevar, porque es más fácil creer y disfrutar que juzgar y no conseguir nada. Porque a sus 29 años, siendo veterano de la I Guerra Mundial quizá le toca disfrutar lo que la vida le dé. Nosotros nos deslumbramos con él y por un momento suspendemos la idea de que eso no pueda ser real, de que tantos recursos y despilfarro puede existir en un plano al que nosotros no podemos acceder y al que Nick ha sido increíblemente invitado. Sabemos que la plata distorsiona lo que vemos, pero no podemos dejar de fascinarnos.
A la caza de una sociedad completa
La fiel estampa de Fitzgerald de la sociedad americana de los 20 no se hace esperar y la coordinará en tres ejes que se concretan en los personajes que mencionábamos más arriba.
The Buchanans: No he podido resistirme a hacer la burla y ponerlo en inglés. Con ellos y toda su trama propia encontraremos la moralidad imperante y la falsedad de la misma. Sostenida en el eje del matrimonio y la ética cristiana veremos como en su interioridad no es capaz de sostenerse porque al final todo es fachada y apariencia. Volvemos a la idea de que la imagen distorsiona el interior, pero preferimos dejarnos llevar por esa imagen.
Nick Carraway: el trabajador que un futuro que promete. de hecho, es hasta cierto punto irónico que estando ya en 1925, Nick todavía no haya pegado el gran golpe vendiendo bonos, puesto que sabemos que después serán los nuevos ricos de la nueva era financiera. Pero en este caso, aún sigue siendo aquel agente al que todo deslumbra, sí, pero también el único que se atreve a ver más allá y ofrece la crítica mordaz a su prima, Daisy Buchanan, y la absolución al mentiroso descarado, Jay Gatsby. Y al que todo ese juego le lleva a sumirse en una depresión por la falsedad del mundo. Junto con él podríamos tener a la amiga de Daisy, Jordan Baker, una golfista y mentirosa profesional que representa el cinismo de aquellas mujeres que quisieron ser libres en todo ese jaleo sin sucumbir a las frivolidades del lugar.
Finalmente, y cómo no, Jay Gatsby, la personificación del sueño americano. Y sobre esta crítica sutil y muy muy completa que hace Fitzgerald os diré muy poco, porque una de las propuestas de la novela es que descubramos quién es Gatsby en realidad y, por tanto, cómo se consigue en realidad ese triunfo del que tanto alardea esa nación tan jovencita.
Notas literarias: Gatsby vs. Gatsby
Después de toda esta pirotécnica de letras, volvemos a la realidad. Esta es que la novela ha envejecido un poco mal. Si la leemos en contexto la lectura de Fitzgerald es una crítica mordaz a sus contemporáneos, pero ahora ya casi 100 años después de su publicación (y a mí personalmente me parece que fue ayer), la novela ha perdido su fuerza narrativa.
La composición completamente descriptiva, con frases a medias que ha de completar el lector porque «ese es su rollo» son impedimentos para que los lectores menos interesados en el trasfondo tropiecen con sus primeras páginas. Los juegos de poder, de ironías y sarcasmos quedan muy superados por nuestro cinismo posmoderno y nuestra hipocresía contemporánea. ¿Significa que tanto hemos cambiado? Para nada, la película de 2013 nos sedujo y nos llevó al cine por la pirotecnia de un Hollywood bien avenido y una fantasía de ricachones que aún hoy supone una imposibilidad conceptual para la gran parte de la población. Sin embargo, tampoco terminó de seducir, porque ahora tenemos más orgullo, porque estamos más instruidos, porque nos hemos tragado el sueño americano, y no nos gusta vernos reflejados tan fielmente en nuestro fracaso.
Entonces, ¿libro en el olvido?
Si tuviera que recomendar el libro como experiencia literaria, no lo haría. No entretiene ni divierte y el mensaje que nos da lo tenemos de sobra sabido todos. Sin embargo, creo que no es un libro que debamos descartar, que se deba abandonar al olvido como tantos otros.
El gran Gatsby es una perfecta muestra de la sociedad de una época, justo la inmediatamente anterior a nosotros. No sirve para saber de dónde venimos y a dónde no debemos aspirar a ir, aunque nuestro sistema social (y, ejem, económico) nos lleve a él. En este sentido, entiendo que no veréis esta reseña como una reseña literaria, sino como un pequeño estudio de una novela, pero, como ya os he dicho, es que a nivel de novela no os va a dar lo que le pedís. Ahora bien, como aprendizaje, como manera de plantearnos cómo se vincula realmente una sociedad es perfecto. Bueno, además, tiene una pequeña historia de amor por ahí, o dos, o tres, pero como sabemos no interesan entre el lujo y la fiesta, ¿verdad?
Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Zairamec
 10 marzo 2021
Fue difícil encontrar o identificar qué significó F. Scott Fitzgerald para mí, pero lo que si resultaba claro, al menos con su novela "El gran Gatsby", es que a él, al Señor Fitzgerald, le encanta bailar (escribir es como danzar) y lo hace a su propio ritmo, sin importarle si sabes bailar, si te gustaría bailar con él o si serías capaz de llevarle el paso. El Señor Fitzgerald baila a su manera y punto.
La historia va y viene, los personajes entran y salen de escena, las situaciones en ocasiones se tornan abstractas y hasta inverosímiles y cada momento esta lleno de distracciones, algunas sutiles basadas en cortas descripciones de momentos, sentimientos o hechos, pero en otras son acciones complejas: autos que se chocan, habitaciones que aparecen y peleas entre personajes. Tantas cosas suceden al tiempo, licor, risas, llantos, golpes y muchas, muchísimas conversaciones, hay tanto ruido, pero tanto, que ese aturdimiento proveniente de esa exaltación del sonido lo puedes sentir, es una extraña forma de sinestesia donde ni el silencio de tu cuarto ni el silencio narrativo borran el tinnitus que queda después de abrir el libro; a mi parecer, aun cuando no me termina de gustar este recurso del autor, puedo comprender su uso como una forma de representar la superficialidad, el aparente estar y sentirse bien de una sociedad herida en lo económico, político y social, pero que también a nivel mental y emocional estaba destruida. El ruido se presenta como la mejor estrategia humana para encubrir el desastre.
Los personajes son interesantes, con dilemas personales y existenciales, algunos más complejos que otros, pero el que más llamó mi atención fue Nick. F. Scott Fitzgerald lo utiliza como narrador y como los ojos testigos de esta extraña historia de amor entre Daisy y Gatsby que podría considerarse una especie de tragedia Shakespereana; él está ahí porque era necesario que estuviera y es muy evidente en la narración porque los mismos personajes, en ocasiones, parecen que no son conscientes de su existencia y a veces este se mueve entre escena y escena con una matiz muy teatral o cinematográfico, como si fuera el único personaje sobrio en la novela; respecto a esto siento que la novela está escrita en un extraño estado de embriaguez y exaltación emocional muy similar a ese estado de alicoramiento donde tus sentidos no están velados por completo, pero ya hay un nivel de alteración de la conciencia que te limita el raciocinio y donde empiezas a tener perturbaciones de la memoria, pensamientos intrusivos y recuerdos inconclusos. La escritura de F. Scott Fitzgerald es una escritura epiléptica, convulsiva y para mí, con un refinamiento imprevisible, que creo como lector solo puede colocarte en dos lados de la balanza, o te encanta o te disgusta, en mi caso me inclino por lo segundo, al menos esta pieza no me gustó bailarla con Fitzgerald, pero quedaron vestigios de un extraño sabor en mi alma que pueda que por esto le aparté en mi tarjeta un baile en el futuro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
joes093
 14 junio 2018
Este fue uno de mis libros preferidos del año pasado. de hecho, se ha convertido uno de mis libros favoritos de forma indiscutible.
Hay que empezar por el inicio de esta novela que es uno de los pasajes más citados dentro de muchos ensayos y por numerosas personas:
Cuando yo era más joven y más vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces.
"Antes de criticar a nadie, me dijo, recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas ventajas que tú".
No cabe duda del por qué es considerado un clásico, pues los personajes estan al servicio de la historia. El Gran Gatsby, ambientada en los años 20's es narrada por Nick Carraway quien se muda a una pequeña casa cerca de la gran ciudad en West Egg. Poco después, conoce a su vecino Jay Gatsby quien es popular por realizar grandes fiestas en su casa, él se acerca para revelar interés por su prima Daisy quien vive justo enfrente, al lado de lado de la bahía: en East Egg.
Fitzgerald al terminar su obra dijo:
"He escrito la mejor novela de los Estados Unidos de America".

Y de hecho, logró estar en lo cierto. Aunque puede no ser la mejor, pero sí estar entre las mejores (pues cada quien tiene sus gustos particulares).
Considero que es una gran obra, puesto que además de que Fitzgerald nos presenta una historia con crítica a su tiempo, también presenta varios simbolismos:
Los ojos del Doctor T. J. Eckleburg: Quien representa los ojos de Dios. Que todo lo ve y sabe.
La luz verde: Los sueños inalcanzables.
El uso de los colores: Blanco (inocencia), Azul (Ilusiones), Gris (Falta de Vida), Verde (esperanza).
"Pero sobre la tierra gris y las ráfagas de polvo inhóspito que soplan incesantemente sobre ella se distinguen, al cabo de un momento, los ojos del Doctor T. J. Eckleburg; son azules y gigantes: sus pupilas casi alcanzan un metro de altura. No miran desde una cara, sino desde unas enormes gafas amarillas que se apoyan en una nariz inexistente. Algún oculista insensato y bromista los debió de poner ahí para aumentar la clientela en la zona de Queens, y luego se hundió en la ceguera eterna, o los olvidó y se fue a otra parte. Pero sus ojos, algo deslucidos por los muchos días expuestos a la lluvia y al sol sin recibir jamás una mano de pintura, siguen meditando tristemente sobre el solemne vertedero".

Además de lo mencionado en lo anterior, en la historia nos hace reflexionar sobre cómo la gente fácilmente puede dejarse llevar por las apariencias; juzgándote, queriendo tu amistad por lo que tienes y no por la persona que eres.

No sólo es una lectura que debe ser imprescindible por ser un clásico de la literatura universal, sino que también por las múltiples referencias que se pueden encontrar hoy en día en diferentes obras literarias.
Con respecto al personaje de Jay Gatsby, les digo que lo llevo en mi corazón por la enseñanza que me dejó debido a que nos muestra la perseverancia para conseguir un sueño. Los sueños no se cumplen sólo porque uno lo sueñe, sino que debemos de esforzarnos por ello. Y eso fue precisamente lo que me dejó el haber leído la parte en que nos muestran el itinerario de Gatsby para mejorarse como persona.
Una obra que recomiendo mucho, y espero que ustedes puedan leer pronto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Elherrera
 27 septiembre 2019
¿El libro o la película?
Tuve la oportunidad de leer El gran Gatsby del estadounidense F. Scott Fitzgerald en un chingón ejemplar de Editorial Mirlo, ilustrado además por el mexicano Javier Areán, ¡Que belleza!
Vamos ligeros, Fitzgerald escribió El gran Gatsby en los 20's, novela que además él reconoció como su mayor obra, mismo reconocimiento que adoptó posteriormente la comunidad norte americana, e incluso más, hicieron de El gran Gatsby "la gran obra estadounidense", aunque antes de eso ya se conoce la historia acerca de sus bajos número en ventas en su lanzamiento y su dilatada gloria luego de la segunda guerra mundial.
Pareciera que uno tiene que disculparse al no ser nadie y emitir juicios basados, no solamente en perspectiva propias, si no en contra de la perspectiva de los grandes críticos, una pesada piedra que las hormigas como yo, al no poder cargar, preferimos rodear, como sea, justo he terminado de leer El gran Gatsby y entendí, sin quererlo, y aun sin saberlo, la razón por la cual hubo malas ventas de esta obra, y es que, aunque describe gran parte de la cultura norteamericana durante los locos años veinte con una lírica bastante rica, pero (obviando el gran talento de Scott Fitzgerald mostrado en obras que le precedieron como A este lado del paraíso) en El gran Gatsby encuentro una historia que no se amarra por completo, una historia muy interesante en la que un joven treinta añero, Nick Carraway (quien relata la historia) se muda a un vecindario ubicado en la bahía de West Egg, en donde tiene como vecino a Jay Gatsby, un nuevo rico que tira la casa por la ventana cada semana con grandes fiestas abiertas para cualquier invitado que desee asistir desde cualquier lugar de los estados unidos, llegan pues fiesteros de todo tipo, desde el productor de Hollywood, pasando por el gobernador de algún estado al que le guste la desmedida locura de los nuevos estados unidos, hasta algunos gangsters encargados precisamente de construir buena parte de esos nuevos estados unidos.
Es en este marco en el que se describe una historia de amor que pega fuerte, el acaudalado Gatsby ofrece fiestas descomunales con la esperanza de atraer en alguna de estas a su adorada Daisy Buchanan, un amor del pasado del que quedó preso y que le brindó esperanzas para volver con vida de la guerra para enterarse luego que Daisy se había casado.
Esta es una historia entrañable, el argumento, los espacios descritos, la musicalización, ¡el foxtrot! Todo el universo a lo largo de la novela son fantásticos, sin embargo, hay una cosa que no logra cuadrar, creo no equivocarme al determinar que es una novela que entre párrafos no logra fraguar de manera sólida, un novela corta en la que se quedan cabos sueltos, ambivalentes (no quisiera decir ambiguos) en los que, hasta cuando la historia real hizo notorio a los críticos el ascenso estadounidense y su posterior caída vertiginosa, es cuando todos los lectores y críticos lograron entrar en el contexto narrado por Fitzgerald y es ahí cuando se analiza desde otra perspectiva el valor de esta novela.
Es precisamente en con base en esta idea en la que, creo, toma fuerza la película dirigida por Baz Luhrmann y protagonizada por Leonardo DiCaprio (Este es el momento en que todas gritan) que aunque bien lograda le queda chica a lo que podría ser la historia bajo el argumento de Fitzgerald, aun así la película es una buena extensión de la novela, en la que bien puedes rememorar los textos y anudar bien los cabos, es importante recalcar que la película carece de muchas cosas y sobran otras tantas, la musicalización, por ejemplo, es un poco extraña, pero en un todo contribuye a entender de mejor forma lo escrito, en efecto, este es su don y su maldición.
El gran Gatsby de Scott Fitzgerald, es una novela que sin duda se debe leer, y si fuera tu caso el mismo que el mío, creo que la lectura obliga a ver la película, que por cierto para nada es una condena pues ambas obras son magnificas.
Enlace: http://donescribidor.blogspo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (26) Ver más Añadir cita
rafaperezrafaperez16 febrero 2022
Cuando sientas deseos de criticar a alguien recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas oportunidades que tuviste tu.
Comentar  Me gusta         80
Juliiann0Juliiann017 mayo 2020
[...] llegó a ser el vértice de sus sueños, y no precisamente por su culpa, sino por la colosal vitalidad de su ilusión. Había ido más allá de ella, más allá de todo. Se había entregado, con creadora pasión, acrecentándolo todo, adornándolo con toda brillante plumita que en su camino hallara. No existe fuego ni lozanía capaz de desafiar a lo que un hombre es capaz de almacenar en su fantasmal corazón.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
macarenamamonemacarenamamone13 noviembre 2018
En mis años más jovenes y vulnerables mi padre me dio un consejo que me ha dado vueltas en la cabeza desde entonces: cada vez que sientas ganas de criticar a alguien recuerda que no todo el mundo ha tenido las ventajas que tuviste tú

Comentar  Me gusta         20
LizvzcrzLizvzcrz02 marzo 2021
Cuando yo era más joven y más vulnerable, mi padre me dio un consejo en el que no he dejado de pensar desde entonces.
"Antes de criticar a nadie, me dijo, recuerda que no todo el mundo ha tenido las mismas ventajas que tú".
Comentar  Me gusta         20
Juliiann0Juliiann017 mayo 2020
[...] el mundo le ofrecía una escalera que podía conducirlo a las alturas, por encima del nivel vulgar. Pero debía subirla solo. Y una vez llegase a la meta podría acercar sus labios a las fuentes de la vida y beber el néctar incomparable de la gloria.
Comentar  Me gusta         10
Video de Francis Scott Fitzgerald (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Francis Scott Fitzgerald
Si los 20s de Fitzgerald supusieron que se sentara a la mesa de los dioses en todos los sentidos; fama, amor, lujo, Hollywood, reconocimiento..., los 30s fueron una bajada a los infiernos al puro estilo de Tántalo.
En la colección de relatos de F. Scott Fitzgerald, TODOS LOS JÓVENES TRISTES, editado en Malpaso, encontrarás las claves de la tristeza escondida en la trastienda de la aparente felicidad de aquellos locos años 20s.
Síguenos en Instagram: @malpaso.y.cia Pásate por nuestra web y consigue descuentos exclusivos: www.malpasoycia.es No te pierdas nuestros ofertones: www.ofertones.malpasoycia.com
+ Leer más
otros libros clasificados: años veinteVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro