InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Zairamec


Zairamec
10 marzo 2021
Fue difícil encontrar o identificar qué significó F. Scott Fitzgerald para mí, pero lo que si resultaba claro, al menos con su novela "El gran Gatsby", es que a él, al Señor Fitzgerald, le encanta bailar (escribir es como danzar) y lo hace a su propio ritmo, sin importarle si sabes bailar, si te gustaría bailar con él o si serías capaz de llevarle el paso. El Señor Fitzgerald baila a su manera y punto.

La historia va y viene, los personajes entran y salen de escena, las situaciones en ocasiones se tornan abstractas y hasta inverosímiles y cada momento esta lleno de distracciones, algunas sutiles basadas en cortas descripciones de momentos, sentimientos o hechos, pero en otras son acciones complejas: autos que se chocan, habitaciones que aparecen y peleas entre personajes. Tantas cosas suceden al tiempo, licor, risas, llantos, golpes y muchas, muchísimas conversaciones, hay tanto ruido, pero tanto, que ese aturdimiento proveniente de esa exaltación del sonido lo puedes sentir, es una extraña forma de sinestesia donde ni el silencio de tu cuarto ni el silencio narrativo borran el tinnitus que queda después de abrir el libro; a mi parecer, aun cuando no me termina de gustar este recurso del autor, puedo comprender su uso como una forma de representar la superficialidad, el aparente estar y sentirse bien de una sociedad herida en lo económico, político y social, pero que también a nivel mental y emocional estaba destruida. El ruido se presenta como la mejor estrategia humana para encubrir el desastre.

Los personajes son interesantes, con dilemas personales y existenciales, algunos más complejos que otros, pero el que más llamó mi atención fue Nick. F. Scott Fitzgerald lo utiliza como narrador y como los ojos testigos de esta extraña historia de amor entre Daisy y Gatsby que podría considerarse una especie de tragedia Shakespereana; él está ahí porque era necesario que estuviera y es muy evidente en la narración porque los mismos personajes, en ocasiones, parecen que no son conscientes de su existencia y a veces este se mueve entre escena y escena con una matiz muy teatral o cinematográfico, como si fuera el único personaje sobrio en la novela; respecto a esto siento que la novela está escrita en un extraño estado de embriaguez y exaltación emocional muy similar a ese estado de alicoramiento donde tus sentidos no están velados por completo, pero ya hay un nivel de alteración de la conciencia que te limita el raciocinio y donde empiezas a tener perturbaciones de la memoria, pensamientos intrusivos y recuerdos inconclusos. La escritura de F. Scott Fitzgerald es una escritura epiléptica, convulsiva y para mí, con un refinamiento imprevisible, que creo como lector solo puede colocarte en dos lados de la balanza, o te encanta o te disgusta, en mi caso me inclino por lo segundo, al menos esta pieza no me gustó bailarla con Fitzgerald, pero quedaron vestigios de un extraño sabor en mi alma que pueda que por esto le aparté en mi tarjeta un baile en el futuro.

Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más