InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417114203
Editorial: Plataforma Editorial (13/11/2017)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 10 calificaciones)
Resumen:
OKINAWA, JAPÓN,
SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
Momoko Akiyama es la temperamental hija de un
matrimonio de intelectuales para la que la guerra siempre
ha sido una molestia lejana. Sus únicas preocupaciones son,
por orden de aparición: los disidentes políticos que llegan
a su casa de noche y se van de noche, las escapadas
de su hermano Takuma los miércoles de madrugada
y el acoso escolar.
Jun Kobayashi, la hija d... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (9) Ver más Añadir una crítica
Lennicienta
 13 diciembre 2018
5/5 estrellas.
En El valle oscuro, por Andrea Tomé, nos situamos en Okinawa, Japón, en 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, acompañados de la mano de nuestra protagonista, Momoko Akiyama, una niña burguesa a la que su familia le oculta varias cosas.
Por otra parte, tenemos a Jun Kobayashi, hija de un sepulturero y perteneciente a un estatus social bastante bajo, con una vida precaria pero un corazón de oro. Terriblemente tímida, pero que logra llamar la atención de Momoko al punto de volverse la persona más importante la una para la otra.
Y luego tenemos a la familia Akiyama, compuesta por los padres de Momoko y uno de sus hermano mayores, Takuma. Cada uno de los miembros guarda un secreto que puede costarles la vida, pero por el que están dispuestos a darlo todo con tal de ayudar a aquellos que, como ellos, se ven obligados a luchar por una guerra que no es suya.
Bien, ¿cómo abordar este libro? Uff. Creo que es de las cosas más complicadas, reseñar un libro que te dejó rota por completo. Realmente me he tomado mi tiempo para hacerlo —meses—, porque no había manera de que pudiera encarar esta reseña.
Por empezar, el ritmo del libro es sumamente rápido, las cosas se dan de manera lenta, pero cuando menos te das cuenta ya sobrepasaste las 200 páginas porque es una lectura increíble. No fue lo que esperaba, o sea, ya de por sí, por ser algo de Andrea Tomé, me imaginaba un libro maravilloso, pero no tanto como con lo que llegué a encontrarme, mucho menos tratándose de una historia que me hizo sentir tan triste, tan desesperada y, a su vez, tan enamorada.
Creo que lo más crudo fue la guerra, era muy palpable y me horrorizaba, y el cómo los Akiyama, que veían todo aquello muy lejos de ellos cuando, de un momento a otro, contemplaron cómo las cosas cambiaban rotundamente y se les venían encima. Obviamente la situación me llenó de impotencia porque, ¿por qué tenían que librar una lucha por un país que no los tenía en cuenta? Debido a esto, la evolución de los personajes ES IMPRESIONANTE. Estando ya en el último mes del año les puedo JURAR que de todos los libros que voy leyendo, este es el que tiene el mejor desarrollo de personajes, porque el crecimiento que se ven obligados a afrontar lo supera todo.
Si tuviera que hablar de cada uno de ellos —porque realmente se lo merecen—, no acabaría jamás. Todos son muy importantes. Diversos y humanos. Dieron un gran salto al pasar de ser unos simples niños a convertirse en soldados y enfermeras dispuestos a entregar sus vidas por una nación empeñada en ganar una guerra que ya se estaba haciendo con muchísimas muertes.
Pero en una época sin democracia, y donde los disidentes políticos era mejor tenerlos muertos, los Akiyama se armaron con toda su nobleza para pelear, a escondidas, por lo que creían que era justo, siempre teniendo presente la inminente amenaza. Esto me tocó mucho porque la guerra siempre la he visto fríamente, como números y pérdidas, pero nunca puntualmente desde los ojos de personas que les ha tocado vivirla, y acá nos vamos a encontrar con muchísimo de eso.
Ahora, quiero hacer mención a mis personajes adorados, Momoko y Jun.
Momoko Akiyama es la protagonista mejor escrita que he leído en mi vida, ay. Sufriendo de bullying en su escuela para señoritas, la vemos siendo una niña burguesa despreocupada que siempre parece estar ausente de todo lo que ocurre a su alrededor. Pero sin alternativa alguna, crece con muchísima rapidez a base del dolor y termina haciéndose de hierro. A su vez es tan dulce, tan inocente, tan apasionada. Y tiene una fuerza que traspasa el papel, junto con una valentía envidiable. Ese tipo de personas que solamente deseamos que le ocurran cosas buenas.
Luego tenemos a Jun Kobayashi, otro personaje protagónico maravilloso. Vive en lo que sería el estatus más bajo de la sociedad japonesa, y su apariencia es tal que, la primera vez que se ven, Momoko se asusta porque le confunde con un fantasma, mi vida…
Tiene una timidez que raya lo absurdo y a su vez comprendemos el por qué, pero posee una fuerza que más de uno desearía tener. Me dieron ganas de rodearle ese cuerpito flaquito con mis brazos y no soltarle nunca, nunca, nunca.
Y a partir de esto, me encantó ver la distintas clases sociales de Japón, las diferencias tan marcadas entre estos personajes y que, aún así, a Momoko no le importara en nada y que su único deseo fuera estar con Jun. Mientras voy escribiendo esto juro que se me infla el corazón con puras cosas hermosas.
Es que el amor juega un papel muy importante acá. No solamente el amor romántico, sino el paternal, maternal, aquel entre primos, entre hermanos, amigos y la familia en sí. Creo que sin tanto amor y apoyo, ninguno de estos personajes hubiera podido encarar la guerra de la manera en que lo hicieron.
Ahora, pasemos a hablar sobre la pluma de Andrea, pero, si me estás leyendo, ¡qué puedo decir que no te haya dicho antes mil veces! Es que me tienes enamorada.
Pero para las personas que leen mi fangirleo por primera vez, quiero dejarles en claro que la pluma de Andrea Tomé es única, ÚNICA. Tiene una manera de narrar tan poética, tan mágica, que nos va a llevar durante toda la historia sin soltarnos la mano. Nos puede estar contando lo más atroz del mundo pero lo hace con una sutileza y una belleza que hasta nos va a gustar por más que no comprendamos entre lágrimas por qué. Llena de magia, nos va desentrañando poco a poco la historia de una forma tan bien narrada que se puede apreciar en todas sus obras, pero especialmente en esta me encontré con frases maravillosas, tanto que me hacía sentir esperanza entre las crueldades que vivían los personajes.
Quiero destacar que la historia está SÚPER BIEN DESARROLLADA. Se nota toda la investigación, el conocimiento y la pasión, y cómo los hechos se van hilando uno a uno creando en su recorrido un argumento perfecto.
Y hablemos, por favor, de la diversidad. Fue una grata sorpresa encontrarme con personajes que se salían de lo heteronormativo. Generalmente persigo estos libros y es la primera vez que un título llega a mí y me toma por sorpresa. Fue excelente. Y este punto no va a dejar de sorprenderles hasta el final.
También adoré la belleza de la mitología y cultura japonesa. Siendo una ferviente amante de este país, es lo que más me gustó en un principio, porque después todo lo demás terminó por enamorarme. Había mitos que ya conocía y leerlos sin aclaraciones me hacía sonreír ampliamente.
En cuanto al final, igual que a muchos, me ha roto el corazón, pero me siento honrada de que lo hiciera. No sabía lo que esperaba, porque sobre la marcha se me ocurrían mil posibilidades, pero terminé por quedar absolutamente conforme. Duele despedirse de estos personajes después de tantas páginas porque se meten tan dentro tuyo que es como si perdieras una parte de tu vida. Pero me alegro que, a pesar del pasar de los meses, los tengo latentes en mi memoria.
Si el libro me destruyó tanto, ¿por qué me enamoró profundamente a su vez y me vi impulsada a colocarle la puntuación máxima? Pues, lo siento, pero van a tener que leerlo para descubrirlo. No se van a arrepentir
Ni todas las estrellas del universo me alcanzarían para definir el puntaje de esta maravilla de libro.
Andrea, tu talento es inmenso. Todo te queda chico. Gracias por tanto. Por cada página. No las merezco.

Enlace: https://www.instagram.com/p/..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
VoragineInterna
 11 mayo 2021
Momoko es la hija de un matrimonio de intelectuales y siempre ha vivido cómodamente, perteneciendo a una buena clase social. Todo cambiará cuando la guerra llame a sus puertas y comience a darse cuenta de lo que está sucediendo en su propio hogar y el peligro que corre su hermano Takuma. Jun es completamente contrario a Momoko: solo tiene a su padre, es completamente tímida y es casi imposible que pronuncie una frase completa sin tartamudear. Cuando la guerra llegue a sus vidas, nada volverá a ser como antes y tendrán que hacer frente a sus enemigos, tanto los de fuera como los de dentro.
"La acaricié. Podía leerla como si fuese braille y, si me quedase totalmente ciega, no me harían falta mapas para saber definir las líneas de su cuerpo".
No sé cómo lo hace Andrea, pero siempre consigue que me enamore profundamente de los protagonistas de sus libros. Este libro no iba a ser menos, y he sentido una conexión única sobre todo con Momoko, Takuma y Jun, tres personajes muy diferentes entre ellos, pero todos con un gran corazón y sumamente atractivos para el lector.
Aunque Momoko me ha parecido algo distante al principio, solo ha sido algo momentáneo, y en cuanto he conectado con ella, no he podido evitar tenerle un gran cariño, sobre todo por sus actos y su gran mundo interior, algo que es muy importante para mí, y más todavía en libros como este. En todo momento vemos el gran cariño que siente por su hermano Takuma y sus padres, un amor tan puro e íntimo que hay momentos en los que se os pondrá la piel de gallina.
"Entonces, quizá, lo comprenderás: que las promesas se cumplan no es lo importante; es la fe en las promesas la que puede cambiar el mundo, aunque no siempre de la manera que esperamos"
Jun es un personaje sumamente tierno y a la que me ha sido imposible no adorar desde su primer acto de aparición. Pese a que no ha tenido una vida tan cómoda como la de Momoko y no tiene un gran físico, sabe que hay cosas más importantes en la vida, como el amor que siente por su padre. Refleja perfectamente que las personas que menos tienen y las que peor lo han pasado son las primeras que no dudan cuando alguien está en peligro o tienen la posibilidad de ayudar sin esperar nada a cambio.
Junto a ellas, tengo que recalcar a Takuma, que aunque no tiene tanto protagonismo como ellas, es muy importante en la trama y nos transmite mensajes que no debemos olvidar. Un personaje fiel a sus principios y sus ideas y que no está dispuesto a perder su esencia, le cueste lo que le cueste, un joven pacifista lleno de sabiduría.
"Nunca me habían enseñado que los monstruos también pueden sonreír".
Aunque la historia se nos cuenta en una época de guerra, para mí, lo importante de este libro es lo que la guerra provoca en los personajes, cómo estos sacan sus sentimientos en épocas tan oscuras y cómo reflexionan sobre la vida, la muerte, la esperanza o la familia. Digo esto porque en los momentos difíciles es donde el ser humano saca a la luz sus mejores valores, pero también los peores, donde cada persona se quita la máscara y se muestra tal y cómo es. Ese ha sido el caso de los tres personajes principales, que sacan lo mejor que tienen dentro de ellos y no dudan ni un momento en luchar por lo que creen que es justo. Si todo esto viene de las prodigiosas manos de Andrea Tomé, una autora con una prosa preciosa y que se caracteriza por escribir historias que huyen de lo cotidiano y ahondan en lo profundo, tenemos una auténtica obra de arte.
En resumen, en El valle oscuro, Andrea Tomé vuelve a hacerlo: vuelve a sorprenderme con personajes carismáticos y con grandes mundos interiores, con valores que nunca debemos dejar atrás y con una historia de amor pura e íntima. Sus libros son inigualables.
5/5
Enlace: https://voragineinterna.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Anabel
 01 febrero 2020
Momoko vive con su familia en Okinawa, pese a lo que podamos llegar a pensar esta isla fue invadida por Japón hace poco pero sufren igual las consecuencias de la guerra. Ella es estudiante y sus padres y su hermano intentan que lleve una vida relativamente normal, pero lo que no saben es que al ser ciega de un ojo y poco agraciada sufre acoso escolar, todo ello se le juntará con muchos más problemas que aumentarán según avanza la guerra. Jun es una chica de la clase más baja, su padre es enterrador y vive con él porque su madre murió al darle a luz, su aspecto es desaliñado y varonil, pero ella se siente bien así. Sus vidas se unirán y vivirán y sufrirán juntas sus problemas y como les cambia la vida vivir en una época en la que no existe la libertad.
La narración es en primera persona y principalmente contada por Momoko, ella es junto con Jun las principales protagonistas de la novela. Los capítulos se dividen entre las dos, así podremos conocer cada paso que dan y que sienten respecto a todo lo que les pasa, haciendo que sintiera todo de una forma increíble. La autora consigue meterme en la piel de los personajes sin perder ni un detalle de su alrededor, de sus costumbres y sobre todo de su cultura. También tendremos capítulos contados por otros personajes como el hermano de Momoko, siendo este alguien trascendental en la novela. Encontraremos la novela divida también a su vez en partes, en esta ocasión la autora los llama libros, son 4 en total y en cada uno cambia las fechas, aconteciendo el final de una guerra.

La ambientación es maravillosa, puedo decir que adoro Japón y toda su historia y he podido disfrutar en muchos libros de esta época, pero aún así tengo que decir que Adrea me ha sorprendido mucho y me ha demostrado que siempre hay algo que se nos pasa por alto y cada día podremos aprender un poco más. En todas las novelas de la segunda guerra mundial uno de los temas a tratar es el genocidio nazi contra los judíos, en esta novela nos muestra la cara de como lo vivieron los Japoneses y su ayuda a esta causa y a salvar vidas. La autora nos dice al final de la novela por supuesto que todo es ficción excepto algunos acontecimientos y personajes, eso para mí la hizo más especial todavía. Además de que la forma de narrar de la autora es única, hasta ahora no la conocía y tengo que decir que vale la pena totalmente y que leeré sin duda todas sus novelas, no se hace pesada en ningún momento y todo se nos narra de una forma que a la vez conocemos la historia y lo que más nos interesa en ese momento, la vida de Momoko y Jun.



Los personajes son maravillosos, están bellamente construidos y les cogí cariño en muy poco tiempo, porque son fantásticos y en cada página que pasaba más me partía en dos su sufrimiento, hasta llegar a un final que me ha desgarrado por completo el corazón y lo he sentido como parte de mí. La construcción de los personajes es sumamente brillante, si bien vemos como cada uno de ellos se amolda a los acontecimientos y se hacen más y más fuertes palpando una evolución muy bien llevada, haciendo que incluso el más pequeño de ellos madure más pronto de lo que debería, y es que la guerra destruye todo, hasta la infancia.

Un novela de drama ambientado en la segunda guerra mundial en Japón, en ella los sentimientos están a flor de piel y desgarran el corazón desde los primeros capítulos, con unos personajes bellamente construidos y sin duda inolvidables, lo recomiendo completamente.
Enlace: https://rubiesliterarios.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
sadeblaubooks
 28 mayo 2019
Momoko es una chica burguesa que vive en Okinawa que separa la vida en Antes y Después, que no entiende ciertos cambios que está sufriendo su vida y que no entiende por qué Jun es de otra casta diferente y por qué hay tantas diferencias sociales. Como hija de intelectuales, tiene mucha curiosidad y mucha imaginación buscando explicaciones abstractas a ciertos hechos que le ocurren, como por ejemplo, la guerra.
Ya desde sus primeras páginas éste libro me ha atrapado. La manera de narrar de hechos reales con metáforas y cultura popular japonesa ha sido maravilloso.
La trama es pausada pero con ritmo durante toda la historia. Dividido en cuatro partes los capítulos son breves y están escritos desde diferentes puntos de vista de los personajes principales lo que crea una lectura muy ligera para el tipo de tema que trata.
Cada personaje está muy bien definido en cada capítulo dejando bien su huella y su personalidad, marcando sus matices y sus diferencias.
Si tuviera que definir este libro sería como generoso.
Y es que es un libro que solo me ha dado y que no me ha quitado y era en lo único que pensaba cuando leía este libro, que es generoso.
Me he tenido que recordar muchas veces que es una autora más joven que yo la que ha escrito este libro porque su ambientación es maravillosa recordando a otros libros de autores japoneses. La documentación tanto histórica como extensa también está muy bien trabajada ya que, aunque es un libro de ficción, está basado en hechos reales y es cuestión de curiosear un poco para verlo y como la Segunda Guerra Mundial parece un eco hasta que revienta en la pequeña isla de Okinawa.
Este libro tiene mucha presencia femenina mostrando mujeres disconformes con su situación social y a la vez como hay de repente un peligro silencioso por salir de los parámetros tradicionales.
Es peligroso leer a Victor Hugo y es peligroso luchar por el papel de la mujer.
Hay un detalle que me interesa y no me interesa tratar y es que hay personajes de la comunidad LGTB+ aunque sucede como una trama secundaria de todo lo que sucede.
No consideraría este libro como libro LGTB+ pero sí me parece maravilloso como surge la relación, entre horrores y miedo de repente hay una llamita de luz y como crece y se desarrolla de manera natural.
Conclusión.
El valle Oscuro es una metáfora para referirse al sistema imperial de Japón en la Segunda Guerra Mundial que quiere censurar todas las culturas menos la tradicional japonesa, y el libro es una representación artística de enriquecimiento cultural maravilloso.
Enlace: https://sadeblaubooks.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lid02
 13 diciembre 2017
El valle oscuro es la segunda novela que leo de Andrea Tomé. La primera fue Corazón de mariposa, la cual no me supuso nada ni bueno ni malo, por eso tampoco es que me llamen especialmente los libros de la autora pues el primero, un premio editorial, me dejó normalucha. Sin embargo se presentó El valle oscuro, Japón en la segunda guerra mundial, y a mi se me pusieron los ojos como platos. Contrariamente a lo esperado, lo que más me ha encantado ha sido la pluma que la historia en sí (que también porque genial pero diferente a lo esperado) pues ha sido perfecta ♥

La historia es sencilla: se ambienta en el período de la Segunda Guerra Mundial en Okinawa, Japón y lo que cuenta es como viven algunos personajes este periodo, desde el inicio hasta el final, siendo contado principalmente de manos de dos chicas jóvenes: Momoko, una chica protegida que no sabe lo que se le va a venir encima, y Jun, la chica pobre más enfrentada a la realidad por la situación en la que vive. A partir de ahí podremos conocer a las protagonistas y las personas cercanas a éstas.
Sinceramente, no quiero entrar mucho en detalle de la historia en sí pues se trata de algunos sucesos históricos y cómo lo afrontan los personajes pero de una forma lejana y cercana simultáneamente. A ver si me explico: El valle oscuro no es de esos libros que te cuentan, literalmente, el día a día de los personajes sino que va saltando ligeramente en el tiempo, contándonos todo lo que ocurre pero sin detenerse en trivialidades. Además los saltos no chirrían en la historia porque es todo tan poético y sin meterse de lleno en el día a día que, aunque somos consciente de que el tiempo pasa, no se crean huecos ni deseos de que se profundice más en pequeñas acciones pues juega con el decirnos las cosas pero a veces de manera indirecta y le queda divino.
-Continúa leyendo en el enlace-
Enlace: https://librosdelcielo.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (21) Ver más Añadir cita
LennicientaLennicienta20 diciembre 2018
—...Cuidate mucho —dije, dándole un beso en la mejilla.
Solo un segundo. Solo un pequeño gesto antes de girarnos y tirar cada una por nuestro lado. De haber sido un chico, todo habría sido diferente. Pero era una chica. Y, a fin de cuentas, las chicas se besan entre sí todo el tiempo. Madres e hijas. Hermanas. Amigas.
Sin embargo, la piel de Jun todavía me quemaba los labios cuando llegué al conservatorio.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LennicientaLennicienta20 diciembre 2018
Piel contra piel. Podía contar las pecas que cuarteaban sus mejillas y podía repasar con el índice las cicatrices que dividían su labio superior y su ceja izquierda. Podía preguntarle por las historias que se escondían detrás de cada corte. Podía dibujar una constelación uniendo los lunares de su cuello. Podía construirme una casita en su risa y quedarme a vivir allí, donde la muerte no podía tocarme.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
LennicientaLennicienta20 diciembre 2018
Pensaba en Momoko constantemente. El fuego de su mirada. El modo en el que se retiraba el pelo de los ojos para luego recordar que había dejado expuesta su ceguera. Su risa, que parecía fragmentarse como el cristal. El tacto de sus dedos sobre mi piel y el reflejo de la luna en sus manos cuando se agachaba para lanzar una botella al mar. Cómo me hacía sentir que estaba en casa incluso cuando me encontraba en un faro o en una playa o en un sótano en el que ocultaban a una baronesa.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LennicientaLennicienta20 diciembre 2018
Me abrazó por tercera vez antes de separarnos. Oh, cómo me gustaría vivir en ese abrazo. Y en todas las veces que la piel de Momoko rozó la mía, y en todas nuestras conversaciones en el acantilado y en todos los mensajes encerrados en una botella de cristal arrojada al océano. Sería una existencia suficiente. Sería una existencia en la que no me sentiría demasiado cobarde o demasiado pequeña o demasiado estúpida. Sería una existencia en la que no me sentiría sola.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LennicientaLennicienta20 diciembre 2018
Sus ojos estaban hinchados, rojos, y en sus mejillas podían adivinarse los regueros de sal de las lágrimas.
Pero seguía ardiendo y brillando y seguía sin importarle demasiado que yo fuese buraku, porque enseguida me invitó a entrar y me abrazó y me besó como si la guerra estuviese ya en nuestra puerta.
Comentar  Me gusta         20
Libros más populares de la semana Ver más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Las superheroínas del Cómic

Es una princesa guerrera de las Amazonas, es una superheroína ficticia creada por William Moulton Marston para la editorial DC Comics.

Supergirl
Mujer Maravilla
Batgirl (Batichica)

11 preguntas
30 lectores participarón
Thèmes : cómicCrear un test sobre este libro