InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 9873752358
Editorial: Editorial Debate (06/11/2015)

Calificación promedio : 4.75/5 (sobre 4 calificaciones)
Resumen:
Casi un millón de mujeres combatió en las filas del Ejército Rojo durante la segunda guerra mundial, pero su historia nunca ha sido contada. Este libro reúne los recuerdos de cientos de ellas, mujeres que fueron francotiradoras, condujeron tanques o trabajaron en hospitales de campaña. Su historia no es una historia de la guerra, ni de los combates, es la historia de hombres y mujeres en guerra.

¿Qué les ocurrió? ¿Cómo les transformó? ¿De qué tenían m... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (5) Añadir una crítica
Paloma
 28 diciembre 2017
¿Sabe lo preciosos que resultan los amaneceres en la guerra? Antes de un combate…Los observas y estás segura: ese podría ser el último. La tierra es tan bella…Y el aire…Y el sol…”
- Olga Nikitichna Zabélina
No sé ni cómo empezar la reseña de este libro. Quizá debería esperar un par de días o semanas más, porque una serie de pensamientos e ideas se agolpan en mi mente y no sé si haya un hilo conductor. al mismo tiempo, siento que estas reflexiones desean salir ya, expresarse porque tengo miedo que la impresión se desvanezca con el paso de los días.
He de confesar que cuando Svetlana Alexievich ganó el Premio Nobel hace dos años pensé que el máximo premio de literatura comenzaba a desviarse de su propósito original (lo cual resultó evidente en el ganador de 2016). Sin embargo, nunca había leído a la autora y me dejé llevar por algunos artículos que indicaban que su obra era, fundamentalmente, la crónica. ¿No sé supone que la literatura es fantasía, imaginación, la posibilidad de recorrer otros mundos, reales o ficticios, pero con una narrativa propia? Bueno, por lo menos así siempre he percibido al género literario y, en ese sentido, he de reconocer que soy una “clasista” del arte, lo cual implica que: (1) no me gustan los experimentos; (2) no me gusta el arte moderno en general (salvo algunas excepciones y sobre todo en las artes plásticas); y (3) la literatura, para mí, no debe ser un medio de denuncia o propaganda por encima de la calidad literaria.
Dicho lo anterior, me pareció extraño que se premiara a una escritora cuyo trabajo es más cercano al periodismo. No obstante, no la veté de mi lista de potenciales lecturas y me propuse leerla eventualmente, también por solidaridad ante el hecho que los Nobel han estado dominados por hombres. de esta manera fue como me hice de la Guerra no Tiene Rostro de Mujer, ejemplar que estuvo un par de meses en mis estantes, hasta que decidí no dejar pasar más tiempo.
¡Qué gran descubrimiento resultó y cómo me demostró que estaba equivocada en algunos de mis preceptos literarios! Si bien es una literatura distinta a lo que yo considero como el estándar o modelo, la crónica de Alexievich es estupenda porque es humana, nos horroriza, nos conmueve, nos hace repensar nuestro mundo y, a pesar del pesimismo latente, nos permite también imaginar un mundo mejor.
La Guerra no Tiene Rostro de Mujer es una obra épica, tanto por el tema como por los protagonistas, pues desentierra y pone en evidencia la realidad de una de las guerras más cruentas de la humanidad y el papel de las mujeres, el cual fue silenciado o ignorado por más de cincuenta años. En las primeras páginas, la escritora relata el inicio de su búsqueda, las barreras que en principio encontró, la censura, el miedo. Pero confiesa que era algo que quería desenterrar, conocer, porque la voz oficial, la voz de la historia, no parecía suficiente ya que sólo es la voz de los vencedores. Y puede parecer contradictorio, toda vez que los vencedores no fueron otros que los rusos, quienes como aliados, derrotaron a Hitler. Sin embargo, en el espíritu de la Victoria, del triunfo del bien sobre el mal representado por el nazismo, muchos otros crímenes internos fueron silenciados y los héroes de esta guerra borrados de los capítulos de la historia.
En ese sentido, leer la crónica de Alexiévich implica no sólo conocer las historias de cientos y cientos de mujeres que se alistaron en el ejército o se unieron a los partisanos sino también conocer la historia de la Unión Soviética, de la crueldad que enfrentó un pueblo, de los sinsabores del triunfo. En este primer aspecto, son tantas las voces que existen en el libro que si bien uno no podría registrar todos los nombres, lo que sí es imposible de olvidar son las historias de valentía, de coraje, de tristeza, de desamor. Después de leerlo, queda esa impresión (y lo escribo con el temor de caer en un sesgo de género o sexismo) que, en definitiva, la guerra no es una actividad de mujeres: pero no por qué no tengan la fuerza, o la determinación o la capacidad –algo que las historias que el libro recoge demuestran – sino porque no es algo con lo cual la mujer sueñe. Esto sin duda puede deberse a la educación, a la diferencia y desigualdad de género, pero lo cierto es que la mujer tiende a unir, a construir, a apoyar.
”Hubiera sido mejor que me hubieran herido en el brazo o en la pierna, que me doliera el cuerpo. Porque el alma…duele mucho. Es que éramos muy jóvenes, unas niñas” (p. 55)
Varias de las mujeres recuerdan que en el campo de batalla, como rescatistas, estuvieron a punto de abandonar a soldados alemanes heridos, a negarles el pan a niños alemanes que encontraban por los caminos –y simplemente no lo hicieron: regresaban por ellos, los sanaban, compartían la poca comida disponible. Esto no lo hacían con gusto, es cierto, pero algo –considero que su humanidad las obligaba a ello.
”No me había olvidado de nada. Pero no sería capaz de pegar a un prisionero por el mero hecho de que está indefenso. Lo importante es que cada uno tomaba sus propias decisiones.” (p. 189).
Quizá uno de los fragmentos que más me impactó fue sobre una mujer rusa que al final de la guerra lloraba la pérdida de sus hijos. En su pueblo, un día pasó un grupo de prisioneros alemanes y al verlos, esta mujer lloró más, y les gritó que cómo era posible que las madres de estos soldados hubieran tenido el corazón de mandarlos a una guerra tan cruenta: los prisioneros no eran más que unos niños de entre 12 y 13 años.
La guerra lo cambió todo –separó familias, acabó con la infancia, generó muerte, condenó a muchas mujeres a la soledad. Pero, quizá lo más sorprendente es que, una vez concluido el conflicto, las mujeres entrevistadas por Aléxievich, guardaron silencio y esto tuvo múltiples razones: el querer olvidar, seguir adelante, vivir, volver a creer en la posibilidad de la bondad, del amor. Sin embargo, otro factor crucial fue sin duda el hecho que sin guerra se volvió al viejo estándar –el conflicto no era una actividad de mujer y quiénes habían participado, eran consideradas como desnaturalizadas o raras a lo menos. Tantas mujeres coinciden que era un tema que ni siquiera hablaban con sus maridos, algunos de los cuales habían conocido en el frente, y muchas de ellas habían guardado sus condecoraciones. Porque, ¿es normal que una mujer pueda tomar una metralla, manejar un avión, lanzar bombas? al parecer no, a pesar que expusieron la vida con el mismo arrojo que un hombre, se revolcaron en ríos de sangre, tuvieron que amputar miembros, tuvieron que comer animales de campo. Porque quizá una heroína no hace eso. Muchas historias coinciden que, al regresar de la guerra, cuando todo terminó, la gente las llamaba prostitutas, pensando que su labor entre tantos hombres no podría ser otra que satisfacerlos; otras indican que, al no tener hijos, se consideraba una maldición por haber realizado actividades masculinas.
Qué impotencia y qué injusticia, el haber amado a la patria, luchado por un ideal, y ser juzgado por no amoldarse a cierto modelo. Sin duda esto es algo con lo cual las mujeres en pleno siglo XXI seguimos enfrentando pero no por ello deja de crear indignación lo vivido por las mujeres rusas en la guerra. En este contexto, otro de los aspectos que explora el libro, sin ser una denuncia abierta pero considero que lo suficientemente contundente, es la vida bajo el régimen estalinista. Además de que algunas mujeres sufrieron cierta discriminación al volver de la guerra, otras debieron enfrentar nuevas separaciones al ser sus familiares juzgados como traidores a la patria por un gobierno autoritario: ¿por qué volvían los hombres del frente, cuándo todos estaban muriendo? Aquellos que habían participado en la liberación en Alemania, en Francia, eran enviados a campos de trabajos forzados porque su estancia en el extranjero pudo haberlos contaminado. Una enfermera narra como cuando los alemanes capturaron a la familia de un general, le enviaron un mensaje diciendo que si no se entregaba, asesinarían a todos los miembros. La orden del regimiento fue que no se entregara, que era por la patria. Y la familia murió… y a los pocos días el hombre fallecía en el frente, en una expedición sin mayores complicaciones.
En la década de los ochentas, cuando la autora empezó a redactar este libro, mucho de su material fue sujeto a la censura y resulta evidente por qué: la victoria también fue sufrimiento, fue pérdida, fue sacrificio, causado en parte por la guerra pero también por el propio gobierno. Como parte de otra de las confesiones de esta reseña, uno de los clásicos que no he leído aún es Fahrenheit 451 , que entiendo habla sobre el temor de regímenes autoritarios a los libros y por ello, su constante censura o destrucción. A reserva que ahora dicha novela estará en mis próximas lecturas, con un libro como La Guerra… creo que resulta más que evidente el por qué ese temor a las palabras, a la libertad de expresión. Como mencioné anteriormente, la crónica de Svetlana no es contra el régimen soviético ni es anticomunista –es la verdad contada en las historias de miles de mujeres que vivieron la guerra desde otra perspectiva. Pero dicho relato, tanto en lo extraordinario como en lo cotidiano, contiene una denuncia sobre un régimen opresivo, inhumano. Sin temor a equivocarme, considero que este libro me ha ilustrado bastante sobre una parte del régimen soviético sin tener que recurrir a un volumen de historia.
De tal forma, considero que La Guerra… debería ser una lectura obligatoria en todo el mundo: a veces parece tan fácil, tan simple olvidar la guerra, o glorificarla como una lucha en la que gana el bien y se castiga al mal, cuando en realidad, ésta tiene más víctimas que triunfadores. Olvidar el horror del conflicto beneficia los intereses de unos cuantos mientras entierra el futuro de millones: “A veces oigo una música…O una canción…Una voz de mujer… Y allí encuentro lo que he sentido. Algo semejante…En cambio, veo una película de guerra y sabe a mentir, leo un libro y lo mismo, mentira. No es…No es correcto.” (p. 243).
Al leer crónicas como ésta, uno no puede más que estremecerse ante lo terrible, lo sangriento, lo vulnerable que nos deja el conflicto y desear fervientemente que nunca más volviera a repetirse, porque la guerra es irracional e irracionales quiénes la promueven. Así de simple.
Este es un libro difícil, duro, pero también conmovedor. En varios momentos estuve a punto de las lágrimas tanto por el sufrimiento, como por la honestidad. Y es que, a pesar que este es un libro sobre la guerra, es brutal también el deseo por vivir, la esperanza en medio del caos, la bondad que surge en los lugares que menos se espera:
Fue en Stalingrado…El combate más terrible. Más que cualquier otro… Querida mía. Es imposible tener un corazón para el odio y otro para el amor. El ser humano tiene un solo corazón y yo siempre pensaba en cómo salvar el mío.” (p. 365)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
luawrt
 20 octubre 2018
Ya conocía este libro de antes y lo tenía en la wishlist, pero lo había dejado un poco olvidado hasta que yo y una amiga quedamos para tomar algo una tarde y nos pusimos a hablar de libros. Surgió esta autora en la conversación, ambas queríamos leerla; hablar de ella ayudó a que mis ganas de leerla incrementasen y no pude resistirme a empezarlo, aunque he de decir que no lo tenía planeado en ese momento.
La guerra no tiene rostro de mujer recoge los testimonios de cientos de mujeres del millón que combatió en el Ejército Rojo (de la Unión Soviética) durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Por qué solo de mujeres? Para darles una voz que siempre les ha sido negada. ¿No estamos acostumbrados/as a que en la películas bélicas solo salgan hombres? ¿No lo estamos a que en los documentales solo hablen como testigos los hombres? Y si alguna mujer sale siempre es enfermera, ¿verdad? Pues no, hay mucho más detrás de todo esto, hay mucho más que retratos heroicos, que patriotismo y que "la Victoria". Están el hambre, la suciedad, la pobreza, el sufrimiento, el dolor, las violaciones,... Está todo lo que no nos han contado y Svetlana Aliexiévich, como buena periodista que es, nos lo cuenta. O más bien nos lo cuentan sus testigos.
Este libro ganó el premio Nobel de literatura en 2015, aunque originalmente fue publicado en 1985. La autora decidió reeditarlo en 2002 para añadir los fragmentos que tuvo que suprimir en su primera publicación debido a la censura. Me ha parecido muy interesante que transcribiese también la conversación que mantuvo con el censor, porque sí, esta es la palabra que define este libro: transcripción. Alexiévich se puso en contacto con muchas mujeres que participaron en la guerra, pero cuando se fue corriendo la voz fueron ellas las que pidieron poder contar su historia, la cual ella grababa y luego transcribía, he de decir que de una manera muy fiel. Los fragmentos que escoge están muy bien narrados, parece que esa mujer te lo está contando directamente, que la tienes delante de ti. Las emociones, el dolor y los sentimientos son palpables.
Es un libro muy impactante porque te conciencia acerca de lo que vivió la gente en aquella época. Quizá en los institutos nos expliquen qué pasó políticamente, y quizá también nos expliquen las condiciones precarias en las que se vivía en aquella época, pero no hay nada como leer a los testigos, os lo aseguro. Impacta, a veces resulta casi doloroso leer. La que más me marcó fue una mujer a la que tuvieron que amputar las piernas con una sierra manual de leñador, sin anestesia y despierta. Violaciones, pies congelados, torturas, expropiaciones, pérdida de seres queridos,... Me ha servido de mucho, me ha enriquecido como persona, lo sé y lo siento.
Es un libro que nos habla de las francotiradoras, de las tanquistas, doctoras, enfermeras, soldados, tenientes, comandantes, lavanderas... Todas ellas existieron y tienen derecho a contar su historia. En varias ocasiones las mujeres se entrevistaron con la autora junto con sus maridos y Alexiévich incluye lo que en ocasiones ellos les decían a sus esposas: eso no le importa a nadie, son detalles estúpidos. No mancilles la Gran Victoria. Cosas por el estilo, cuando ellas hicieron y sufrieron al igual que ellos.
En conclusión, recomiendo este libro a cualquier lector y no lector. En mi opinión es muy necesario y sin duda alguna leeré los demás de la autora porque creo que me van a seguir aportando muchísimo y no puedo permitirme dejarlos pasar. Un libro de personas, mujeres reales, de mujeres que ocultaron y relegaron a un tercer plano, mujeres que sufrieron y hoy día siguen sufriendo.
Enlace: http://contintayletras.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
RebecaFavila
 21 mayo 2019
Una de las cosas que más me asusta del ser humano es su poca capacidad de memoria, ha sabiendas de lo que puede llegar a ocurrir seguimos cometiendo los mismos errores por que ya no somos capaces de voltear al pasado y detectar qué hemos hecho mal. Esta fue una de las primeras ideas que se me vinieron a la cabeza cuando terminé de leer La guerra no tiene rostro de mujer de Svetlana Alexiévich, ganadora del premio Nobel de literatura en 2015, quien a través de varias narraciones nos va dando cuenta de la historia de las mujeres que a muchos se les olvidó contar. Nos narra sus conflictos, sus aprendizajes, sus pequeños ratos de alegría en un ambiente donde nadie daba cabida a la felicidad, pero sobre todo nos narra sus sufrimientos, los momentos más difíciles de su vida durante la guerra y cómo lo fueron enfrentando. Son historias estremecedoras que nos narran lo que nadie sabía de la guerra, lo que se ha ignorado, el verdadero horror que significó estar en el campo de batalla sin saber si habrá un mañana, todo de la voz de mujeres sobrevivientes.
A la par de las narraciones de estas mujeres, tenemos la voz de la misma autora reflexionando sobre cada uno de los temas que toca en su recopilación, en ocasiones también nos explica qué fue lo que la hizo continuar, por que ante el horror de la verdad estuvo a punto de desistir, pero no lo hizo. El darle voz a las mujeres que no fueron tomadas en cuenta a la hora de escribir la historia es parte de su motivación para continuar visitándolas en sus casas, en sus trabajos, para escuchar pacientemente a cada una de ellas mientras lentamente y con dolor le relatan sus historias. La autora en cada introducción nos invita a reflexionar junto con ella, se detiene junto a sus lectores para respirar y darse cuenta que: «Los tiempos cambian, pero ¿y los humanos?» (Alexiévich, 315). Así como ella nos vamos dando cuenta de que lo que sabemos de la guerra es solo la punta del iceberg, un iceberg que no mucha gente quiere que se conozca, ya que en la contraportada podemos descubrir que la autora fue censurada en un pasado por su libro, y al leerlo podemos entender por qué.
Las historias que aquí se narran te atrapan con una intensidad tan abrumadora que incluso en momentos te obliga a detener la lectura para respirar. Puedes sentir el dolor a través de las páginas, puedes oler la sangre, la pólvora, escuchar los gritos a lo lejos de las personas que pelean, puedes llorar a lado de las mujeres que se despiden de su vida para entrar en el campo de batalla. Todas las dificultades que pasaron las mujeres por ser mujeres durante la guerra también están plasmadas, incluso las que siguen pasando ahora por que nadie quiere escuchar su versión de la historia, muchas de ellas explican por qué les tocó el trabajo más pesado a ellas y la impotencia que les causa el que solo los hombres se lleven crédito por muchas de esas hazañas. Hay quienes no consideran este libro como una obra literaria por su carácter periodístico, pero al final esto es justamente lo que la literatura pretende hacer, dar cuenta del sentimiento humano. Sin duda alguna ha sido de las mejores lecturas de este año y vale la pena leerlo a conciencia, cuando lo terminé necesité un momento de soledad para terminar de digerir todo lo que en el encontré.
Enlace: http://mundosinfinitos.blogs..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Jcristobal
 09 enero 2018
Con estilo periodístico Svetlana Alexevich no muestra las declaraciones de mujeres que participaron en la Segunda Guerra Mundial. Suenan trágicas las confesiones de las participantes. Tragedias vividas por todo tipo de mujeres. La historia oficial resalta el heroísmo de los soldados, lustra la historia para enaltecer el papel de los hombres en los conflictos bélicos, sin embargo Alexevich nos muestra el otro lado, las palabras que salen directamente de las entrañas de aquellas mujeres que tuvieron que soportar la enorme tragedia de perder a sus hijos y sufrir la inclemencia del hambre y el frío, del trabajo ininterrumpido y, al final, del olvido. Un excelente libro para recapacitar y ajustar nuestro criterio a la vida real y no tergiversada por los órganos oficiales.
Comentar  Me gusta         00
JazzBruno
 16 junio 2018
A inicio de este volumen y al inicio de cada apartado hay una breve introducción de la autora donde nos relata un poco de su experiencia al recopilar los testimonios, ordenarlos y ofrecerlos a las editoriales. Me gustó y no me gustó ese añadido, por un lado, da una perspectiva de las cosas que enfrentó para lograr la publicación pero por otro se pierde un factor digamos de sorpresa que sí tenía el otro libro: entrar de lleno a la historias crea un ambiente diferente.
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (3) Añadir cita
luawrtluawrt20 octubre 2018
Siempre han sido hombres escribiendo sobre hombres, eso lo veo enseguida. Todo lo que sabemos sobre la guerra, lo sabemos por la "voz masculina". Todos somos prisioneros de las percepciones y sensaciones "masculinas". Las mujeres mientras tanto guardan silencio.
Comentar  Me gusta         00
luawrtluawrt20 octubre 2018
No escribo sobre la guerra, sino sobre el ser humano en la guerra. No escribo la historia de la guerra, sino la historia de los sentimientos... Soy historiadora del alma.
Comentar  Me gusta         00
luawrtluawrt20 octubre 2018
Las escucho cuando hablan... Las escucho cuando están en silencio... Para mí, tanto las palabras como el silencio son el textos.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: aislamientoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

El juego de los títulos

Lleva un nombre femenino que se ha convertido en símbolo de la adolescencia y la picardía

Enma (Falubert)
Lolita (Nabokov)
Eva (Pérez Reverte)

12 preguntas
95 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}