InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8437633990
Editorial: Ediciones Cátedra (02/04/2015)

Calificación promedio : 4.21/5 (sobre 12 calificaciones)
Resumen:
" El laberinto de la soledad " es una de las piezas clave de la literatura moderna, ensayo él mismo moderno y reflexión crítica sobre la modernidad. En la historia de la literatura hispanoamericana se trata de la prosa ensayística más importante de este siglo, la que ha influido más en el pensamiento y en la literatura de lengua española y la que más ha resonado en los de otras lenguas. En el contexto intelectual hispánico, pertenece
a la tradició... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Jcristobal
 10 enero 2018
Un fascinante libro que no debe faltar en la cabecera de la cama de cualquier mexicano. Con mucha escrupulosidad Octavio Paz nos abre el alma para mostrarnos el amasijo que hay dentro de nosotros. Va mostrando órgano por órgano, y señala las enfermedades y las partes más sanas de nuestra personalidad. Una radiografía que muestra la osamenta de los habitantes del país de culturas antiguas, de la Nueva España y del híbrido moderno que por más que se desarrolle en los aspectos económicos y tecnológicos siempre estará sujeto a esos alegres seres que viven en la soledad esperando una pachanga para olvidar sus rencores, fobias y decepciones. Hermoso ensayo que ha quedado para la historia. Nos ha unido como hermanos y nos ha mostrado, como si fuéramos los conejillos de indias de nuestra religión y filosofía, que podemos unirnos porque somos todos muy parecidos.
Comentar  Me gusta         21
Megl
 22 abril 2019
Me incomoda un poco opinar sobre este libro siendo Argentina. Creo que son los mexicanos tal vez los más indicados para valorarlo.
Yo lo compre en un momento en el que viajaba con frecuencia a Mexico, y me encontraba comprometida con un mexicano. Y trataba de entender diferencias culturales muy importantes que había entre nosotros, aún perteneciendo a igual clase social, teniendo el mismo nivel de instrucción, teníamos diferencias muy apreciables.
Este libro maravillosamente escrito me dio a mi muchas respuestas. Me abrió todo un panorama sobre el porqué de ciertas características del pueblo mexicano (en general, obviamente no todos los mexicanos cargarán con todas las herencias aquí descritas).
Me pareció extraordinario, de una gran lucidez, muy abordable y excelentemente escrito.
Comentar  Me gusta         10
joseluispoetry
 08 agosto 2019
Leí hace muchos años el libro de Octavio Paz, El laberinto de la Soledad, la única parte que no me gustó de su abordaje antroplógico y sociohistórico es donde retrata al mexicano que ha dejado de serlo, al pachuco despersonalizado que habla el espanglish y ya perdió sus raíces. Por otra parte, el inconveniente que encuentro también en el libro es que intenta describir al mexicano del centro del país, sin tomar en cuenta que México, por la riqueza de sus regiones y su diversidad, resulta ser muchos Méxicos. Por lo demás, la explicación de las raíces grotescas que se heredaron de lo que surgió de los aztecas y de los españoles me gustó bastante, aunque no estoy al cien por ciento de acuerdo con sus tesis. No es cierto que los mexicanos seamos unos hijos de la chingada por venir de la Malinche y de Hernán Cortés. La manera en que está escrito el libro, eso sí, estilísticamente, es magistral Y ya por eso vale la pena leer el libro.
Comentar  Me gusta         00
pasiondelalectura
 13 junio 2018
Hoy en día este libro es un clásico en la educación escolar de los mexicanos y ha entrado en la imaginación colectiva de los lectores. En los años 50 el libro se leyó muy poco fuera de algunos intelectuales. Se necesitó llegar a 1968 para una mayor difusión y lectura; en 1969 Paz le agregó Postdata, un capítulo adicional pero que se convierte casi en un libro autónomo. A partir de los 70 el libro circula de manera masiva explicado ésto por la mini revolución del 68 y por la ampliación de la masa de lectores.
Imposible citar todo porque este libro es muy rico en contenido, interesante, esclarecedor, bastante cartesiano y por ende afrancesado, contrastando con la escritura críptica y barroca, sobre el mismo tema, de Carlos Fuentes. En una conferencia del año 2000 del brillante catedrático Alejandro Rossi, el orador concluía diciendo que El laberinto de la soledad es esencialmente un mito ordenador y al mismo tiempo una hazaña poética y un altísimo despliegue de inteligencia. Todo está dicho.
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Citas y frases (11) Ver más Añadir cita
MacabeaMacabea02 junio 2020
Como es sabido, la Conquista coin­cide con el apogeo del culto a dos divinidades masculinas: Quetzalcóatl, el dios del autosacrificio (crea el mundo, según el mito, arrojándose a la hoguera, en Teotihuacan), y Huitzilopochili, el joven dios gue­rrero que sacrifica. La derrota de estos dioses –pues eso fue la Conquista para el mundo indio: el fin de un ciclo cósmico y la instauración de un nuevo reinado divino– produjo entre los fieles una suerte de regre­so hacia las antiguas divinidades femeninas. Este fenómeno de vuelta a la entraña materna, bien cono­cido de los psicólogos, es sin duda una de las causas determinantes de la rápida popularidad del culto a la Virgen. Ahora bien, las deidades indias eran diosas de fecundidad, ligadas a los ritos cósmicos, los proce­sos de vegetación y los ritmos agrarios. La Virgen católica es también una Madre (Guadalupe-Tonantzin la llaman aún algunos peregrinos indios) pero su atributo principal no es velar por la fertilidad de la tierra sino ser el refugio de los desamparados. La situación ha cambiado: no se trata ya de asegurar las cosechas sino de encontrar un regazo. La Virgen es el consuelo de los pobres, el escudo de los débiles, el amparo de los oprimidos. En suma, es la Madre de los huérfanos. Todos los hombres nacimos deshereda­dos y nuestra condición verdadera es la orfandad, pero esto es particularmente cierto para los indios y los pobres de México. El culto a la Virgen no sólo refleja la condición general de los hombres sino una situación histórica concreta, tanto en lo espiritual como en lo material. Y hay más: Madre universal, la Virgen es también la intermediaria, la mensajera entre el hombre desheredado y el poder desconocido, sin rostro: el Extraño.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
MacabeaMacabea02 junio 2020
Por la fe católica los indios, en situa­ción de orfandad, rotos los lazos con sus antiguas cul­turas, muertos sus dioses tanto como sus ciudades, encuentran un lugar en el mundo. Esa posibilidad de pertenecer a un orden vivo, así fuese en la base de la pirámide social, les fue despiadadamente negada a los nativos por los protestantes de Nueva Inglaterra. Se olvida con frecuencia que pertenecer a la fe católi­ca significaba encontrar un sitio en el Cosmos. La hui­da de los dioses y la muerte de los jefes habían dejado al indígena en una soledad tan completa como di­fícil de imaginar para un hombre moderno. El catoli­cismo le hace reanudar sus lazos con el mundo y el trasmundo. Devuelve sentido a su presencia en la tierra, alimenta sus esperanzas y justifica su vida y su muerte.
Resulta innecesario añadir que la religión de los indios, como la de casi todo el pueblo mexicano, era una mezcla de las nuevas y las antiguas creencias. No podía ser de otro modo, pues el catolicismo fue una religión impuesta. Esta circunstancia, de la más alta trascendencia desde otro punto de vista, carecía de interés inmediato para los nuevos creyentes. Lo esen­cial era que sus relaciones sociales, humanas y reli­giosas con el mundo circundante y con lo Sagrado se habían restablecido. Su existencia particular se inser­taba en un orden más vasto. No por simple devoción o servilismo los indios llamaban "tatas" a los misioneros y "madre" a la Virgen de Guadalupe.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
DiemDiem17 julio 2018
Pero es que estamos solos, terriblemente solos, aislados los unos de los otros. Tan feroz es la ridiculez del mundo que no podemos decir o expresar nuestra ternura. Para nosotros la muerte es más fuerte que la vida, tira de nosotros como un viento a través de la oscuridad, con todos nuestros gritos trastocados en una risa sin alegría, con toda la basura de la soledad acumulada en nosotros hasta que nuestras vísceras estallan sangrantes y verdes. Vamos aullando por el mundo, agonizamos en nuestras habitaciones alquiladas, en hoteles de pesadilla, hogares eternos del corazón sedentario.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
MacabeaMacabea11 junio 2020
Gracias a las fiestas el mexicano se abre, participa, comulga con sus semejantes y con los valores que dan sentido a su existencia religiosa o política. Y es significativo que un país tan triste como el nuestro tenga tantas y tan alegres fiestas. Su frecuencia, el brillo que alcanzan, el entusiasmo con que todos participamos, parecen revelar que, sin ellas, estallaríamos. Ellas nos liberan, así sea momentáneamente, de todos esos impulsos sin salida y de todas esas materias inflamables que guardamos en nuestro interior. Pero a diferencia de lo que ocurre en otras sociedades, la fiesta mexicana no es nada más un regreso a un estado original de indiferenciación y libertad; el mexicano no intenta regresar, sino salir de sí mismo, sobrepasarse. Entre nosotros la fiesta es una explosión, un estallido. Muerte y vida, júbilo y lamento, canto y aullido se alían en nuestros festejos, no para recrearse o reconocerse, sino para entredevorarse. No hay nada más alegre que una fiesta mexicana, pero también no hay nada más triste.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
DiemDiem26 julio 2018
Pero más vasta y profunda que el sentimiento de inferioridad, yace la soledad. Es imposible identificar ambas actitudes: sentirse solo no es sentirse inferior, sino distinto. El sentimiento de soledad, por otra parte, no es una ilusión -como a veces lo es el de inferioridad- sino la expresión de un hecho real: somos, de verdad, distintos. Y, de verdad, estamos solos.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Octavio Paz (7) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Octavio Paz
Mario Vargas Llosa fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2010 y se convirtió en el primer autor en español que recibe el premio después de que Octavio Paz lo ganara en 1990, sucediendo a Camilo José Cela.
otros libros clasificados: ensayoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Escritores latinoamericanos ¿Quién es el autor?

Como agua para chocolate

Laura Esquivel
Isabel Allende
Gabriela Mistral

15 preguntas
89 lectores participarón
Thèmes : literatura latinoamericanaCrear un test sobre este libro
{* *}