InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

ZAHARA;DOBROVOLSKAIA GARCIA GONZALEZ (Traductor)
ISBN : 846634148X
Editorial: Debolsillo (16/11/2017)

Calificación promedio : 4.42/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
De la Premio Nobel de Literatura 2015, una obra maestra inédita hasta ahora que recoge el recuerdo de los niños que sobrevivieron a la segunda guerra mundial. Un tema de gran interés desde una perspectiva totalmente distinta. La Segunda Guerra Mundial dejó casi trece millones de niños muertos y, en 1945, solo en Bielorrusia, vivían en los orfanatos unos veintisiete mil huérfanos, resultado de la devastación producida por la guerra en la población de ese país. A... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Paloma
 06 agosto 2019
"¿Puede haber lugar para la absolución de nuestro mundo, para nuestra felicidad o para la armonía eterna, si para conseguirlo, para consolidar esta base, se derrama una sola lágrima de un niño inocente? (…) No. Ningún progreso, ninguna revolución justifica esa lágrima. Tampoco una guerra. Siempre pesará más una sola lágrima…" -Dostoievski.
Quisiera escribir tantas cosas de este libro pero ninguna le haría justicia. Es difícil clasificar esta obra como uno de las mejores que he leído, sobre todo cuando se trata de un tema tan delicado: la guerra y los niños. La narrativa de Svetlana es desgarradora, terrible, pero es una de las voces más fundamentales y más importantes de finales del siglo XX y cuya obra debería conocerse y reproducirse en todo el mundo.
¿Por qué? Porque ella nos recuerda lo peor de la humanidad y, paradójicamente, lo mejor. Porque su obra, haciendo eco de las voces de aquellos silenciados, es el mejor recordatorio de los horrores a los que nos puede llevar el fanatismo y el dogmatismo, la visión única y deshumanizadora de tantas ideologías políticas que enfrenta el mundo hace más de setenta años y que hoy nos siguen amenazando. Porque sin duda, el ser humano es tan necio y tan ciego que pareciera estar destinado una y otra vez a cometer los mismos errores, con los mismos resultados y con las mismas pérdidas y dolor.
Cuando leí La Guerra no tiene rostro de mujer, también de Svetlana, el pensamiento que más se quedó conmigo fue que, si el mundo leyera ese libro, jamás pensaría o desearía ir a la guerra. Lo mismo sucede con Últimos testigos, que recopila las voces de los niños que crecieron y vivieron la Segunda Guerra Mundial en la actual Bielorrusia. La angustia, el terror, el hambre y la muerte fueron las únicas constantes para millones de niños cuya cotidianidad incluía bombardeos, golpes, sangre y el temor constante de no volver a ver a sus padres.
Cuando niña, recuerdo perfectamente que mi mayor temor era ése: perder a mi madre y a mi padre (sobre todo a mi madre), y quizá no haya una cosa más angustiante. Aún hoy, es aterrador pensar en perder a un padre aunque sea lo más natural del mundo. No puedo ni imaginar qué sintieron todos estos niños que sí pasaron por ello y en circunstancias tan inhumanas y crueles. Uno, simplemente, no se recupera:
“Acabó la guerra…Esperé un día, otro día, pero nadie venía a buscarme. Mi madre no venía, y de papá creía que estaría en el ejército. Esperé así dos semanas, no pude esperar más. Me metí en un tren, me escondí debajo de un asiento y viajé… ¿A dónde? No lo sabía. En mi inocente visión infantil del mundo, creía que todos los trenes iban a Minsk. ¡Y que en Minsk me esperaba mamá! Que mi padre regresaría luego a casa…
Los dos habían desaparecido en un bombardeo. Los vecinos me lo contaron. al estallar la guerra los dos salieron a buscarme. Fueron corriendo a la estación de tren.
Yo ya he cumplido cincuenta y un años, tengo mis propios hijos. Y, sin embargo, todavía sigo queriendo que venga mamá.”
Pudiera reproducir miles de pasajes como éste. ¿Cómo hemos sido capaces de hacer menos al otro, de no verlo como otro ser humano? ¿Quién puede destrozar el cráneo de un niño, u obligarlo a ver la muerte de sus padres? El límite de la maldad es inconcebible, o como bien dice otro de los testimonios de Svetlana: “La gente que no ha visto a una persona matando a otra es otro tipo de gente”.
Otro de los temas que describe en la crónica y que más me impactó es el hambre. En nuestra época y en las sociedades modernas, tenemos un tema con la comida: la hemos llevado a uno de los dos extremos –a una obsesión por ser delgados o bien, a una dejadez tal que causa problemas de obesidad mórbida en muchísimos países. Y ni hablar del desperdicio de la misma.
Después de leer este libro, me sentí avergonzada. ¿Cuántas veces hemos abusado de la comida, o bien, la hemos rechazado por temor a engordar? Tantísimas veces sin pensar en cuánta gente en el mundo no tiene acceso a la misma, o no lo tuvo, como los niños de la Guerra. ¿Qué sabemos nosotros de tener que comer piedras, cinturones, tierra? No sabemos nada y por ende, no agradecemos el alimento que tenemos en la mesa. Somos tan inconscientes…
A pesar de la crudeza de este texto, de alguna extraña forma, siento que Svetlana da un poco de esperanza. No sé si en la humanidad (porque después de leer esto es complejo), pero sí de la resiliencia del ser humano, de aquellos hombres y mujeres que a pesar de la adversidad, hicieron una vida. Sobrevivieron.
“Por supuesto, mi madre se dio cuenta de ese cambio. Intentaba distraerme, se inventaba fiestas, nunca se olvidaba de mi cumpleaños…En casa siempre había invitados, sus amigos. Ella misma invitaba a las niñas de mi entorno. A mí me costaba entenderlo. Pero a ella le atraía la gente. Yo no podía sospechar lo mucho que me quería mi madre.
Me volvió a salvar con su amor…”
Pienso que, en un entorno tan caótico como el de hoy en día, la obra de la Alexiévich resulta de lo más relevante y necesario.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
anzus
 27 marzo 2020
Tal vez sea este uno de los libros más difíciles de terminar de leer de la autora Bielorrusa, siendo también en el que ella menos interfiere con su fuerte pluma y brillantes reflexiones.
El estilo coral de su obra sigue intacto, pero la dificultad de su lectura radica en sus relatos, mujeres y hombres adultos reconstruyendo sus historias de cuando eran niños, pero en las que no tuvieron una niñez, pues la guerra se las arrebato.
En muchos casos sin saber leer o siquiera hablar, pero estos niños fueron obligados a entender el concepto y significado de la guerra y sus atrocidades; de la crueldad del hombre desconocido que sembró muerte en su patria.
La razón para llegar hasta el último relato ya no es saber más acerca de sus desafortunadas circunstancias en las que muchos de estos niños terminaron huérfanos, y lastimados física y moralmente; es conocer como la colectividad de su entorno los salvo, acercarse a esa imaginación infantil que les hacía plantearse preguntas inocentes, inverosímiles para los adultos, pero más allá, como conseguían soñar en medio de tanto dolor.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
SrtaLeolibre
 25 julio 2020
Es el último libro de la autora que me quedaba por leer y como siempre, he procurado alternarlo con lecturas diferentes para no saturarme de tanto sufrimiento. Y es que sí, como todos los demás, las entrevistas que aparecen aquí son duras y difíciles de digerir, por lo complicado que es imaginarte cuanta maldad han tenido que sufrir los testigos.
Para mí ha sido, después de “Los muchachos de zinc”, el libro que más me ha impactado.
Como la autora consigue ponerte en la piel de los entrevistados y hacerte sentir que estás a su lado en el momento en el que cuentan su historia es fascinante.
Comentar  Me gusta         10
JazzBruno
 16 junio 2018
Como ya conozco la estructura de los libros, leía cada vez un testimonio y luego lo combinaba con otras lecturas. Este es el libro más difícil que he leído ni siquiera con los jóvenes que volvían de la guerra mutilados ni con las mujeres que sufrieron mil vejaciones, no, con los niños y sus testimonios fue con los que sufrí más. Uno se imagina cómo fue la vida en aquellos tiempos de guerra pero nada te prepara para leer las entrevistas directamente.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (2) Añadir cita
Juliiann0Juliiann014 marzo 2020
-Abuela, ¿cómo rezabas cuando estaba muerta? -le preguntaba yo después.
-Pedía que tu alma regresara.
Un año más tarde la abuela murió. Para entonces yo ya sabía rezar. Rezaba y pedía que su alma volviese.
Pero no volvió.
Comentar  Me gusta         10
anzusanzus27 marzo 2020
Cuando eres pequeño… Vives en un mundo diferente, no miras desde arriba, vives pegado al suelo. Desde esa altura los aviones son todavía más terribles; las bombas, más terroríficas.”
Comentar  Me gusta         00
Videos de Svetlana Aleksiévich (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Svetlana Aleksiévich
Un fragmento del libro La guerra no tiene rostro de mujer, de la escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich.
otros libros clasificados: premio nobelVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Te atreves? Preguntas literarias que todo el mundo debería saber

¿Por qué decidió el Principito dejar su planeta?

Por orden del Rey
Porque el zorro estaba enfermo
Porque sentía que la rosa se aprovechaba de el
Porque quería conocer la Tierra

15 preguntas
214 lectores participarón
Thèmes : libros clasicos , Literatura y estudios literariosCrear un test sobre este libro