InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8472238377
Editorial: Tusquets (01/09/1994)

Calificación promedio : 3.81/5 (sobre 24 calificaciones)
Resumen:
Cuando se le muere la abuela, la jovencísima Mikage queda absolutamente sola en una casa demasiado grande y se refugia en la cocina, pues sólo en ella se siente a salvo («El lugar donde mejor se duerme es en la nevera», confiesa). Pero un día  «ocurre un milagro» : Yuichi, «un chico simpático», llama a la puerta de Mikage y le sugiere que vaya a vivir a su casa, con su madre Eriko. Pero esta hermosa y acogedora mujer no es una mujer : es un hombre que pasó a ser muj... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (12) Ver más Añadir una crítica
Celeste_Cruz
 09 octubre 2020
Banana Yoshimoto es una de las escritoras más relevantes en el panorama literario actual de Japón. Escribió esta obra cuando todavía iba a la universidad y, a pesar de ser su primera novela, le valió el premio Newcomer Writters Prize. Se la considera una de las voces más prestigiosas de la literatura contemporánea nipona y por eso tenía muchísimas ganas de leerla. Es una lástima que en España la mayor parte de la gente, cuando se le pregunta por autores japoneses, solo conoce a Haruki Murakami, por eso quiero aportar mi granito de arena trayendo este tipo de reseñas. También tengo pendiente un vídeo donde quiero recomendaros obras de autores japoneses, así que si os gusta la idea dejádmelo en los comentarios.
Este libro, en concreto, contiene no solo Kitchen, sino también Moonlight Shadow, así que os hablaré de las dos.
KITCHEN
Los padres de Mikage murieron cuando ella apenas era una niña, por eso desde entonces ha vivido con su abuela. Pero cuando esta fallece, se encuentra de repente sola, en una casa demasiado grande y con un vacío enorme que no sabe cómo solventar. Mikage solo encontrará consuelo en la cocina, un lugar que ejerce sobre ella paz, tranquilidad y sosiego en comparación con los sentimientos de desamparo que la atacan incesanmente. La cocina soluciona sus noches de insomnio y alivia un poco el pesar de su corazón y la soledad que la atenaza, sin nadie en el mundo que pueda consolarla o cuidar de ella. Por eso, cuando Yuichi aparece en su vida para ayudarla a superar la pérdida, ya que apreciaba muchísimo a su abuela, y le ofrece el sofá de su casa mientras Mikage prepara la mudanza que la libere de la tristeza que le infunde su antiguo hogar, ella no se lo pensará demasiado.
Allí descubrirá que no se trata de una familia común japonesa. La madre de Yuichi, Eriko, es en realidad una mujer trans. Cuando murió su esposa, Eriko decidió que no podía continuar criando a su hijo como si fuera un hombre, que el chico necesitaba una figura materna, así que tomó la decisión de "convertirse" en mujer y someterse a cirugía estética para darle a Yuichi una madre. Así pues, Eriko trabaja en un bar "de travestis" con otras compañeras para sacar adelante a su extraña familia. Tanto Eriko como Yuichi recibirán a Mikage con los brazos abiertos y pronto ella también pasará a formar parte de la familia, siendo un miembro más como si siempre hubiera pertenecido a su pequeño núcleo. Mikage dejará de sentir la soledad que le acecha y, aunque la pérdida seguirá haciendo merma en su espíritu, su duelo será mucho más asequible gracias a su nueva familia.
Al igual que sucede con todas (o casi todas) las obras japonesas, si esperáis una novela con gran acción no es lo que os vais a encontrar. Dentro del costumbrismo, es un libro que nos hace reflexionar sobre temas muy importantes y en los que apenas nos detenemos como la muerte, la pérdida repentina de un ser querido, la tristeza, la soledad y el salir adelante. Kitchen no nos presenta estas emociones como algo negativo, al contrario, sino como emociones intrínsecas del ser humano que forman parte del hecho de estar vivos. A mi modo de ver, no es un libro triste, a pesar de que trate temas tristes, sino que nos permite reflexionar acerca de estos sentimientos y entender que forman parte de nosotros y que en algún momento de nuestras vidas nos va a tocar experimentarlos. También nos enseña que estar tristes no es malo, que tenemos días mejores, días peores, pero que siempre se sale de ellos. Un aspecto que me gusta mucho de las novelas japonesas es precisamente ese, que nos obligan a reflexionar sobre cuestiones que intentamos evitar por su negatividad, pero nos hacen ver que son esas cuestiones las que nos hacen más humanos y que el hecho de que sean negativas no significa que sean malas y que debamos ignorarlas.
Kitchen también nos muestra que familia no tiene por qué ser solo con quien compartimos lazos de sangre, sino que podemos encontrarla en cualquier sitio, incluso en lugares que no esperábamos y con personas a las que no conocíamos. Me parece muy importante la forma en que Eriko y Yuichi, a su manera, hacen que el duelo de Mikage sea más llevadero, simplemente con pequeños detalles que, aunque puedan parecer sin importancia, para Mikage terminan siendo importantes.
A parte de estas reflexiones, me parece muy relevante la presencia trans en este libro. Soy muy consciente de que la forma en la que Banana trata al personaje de Eriko no es la mejor y puede clasificarse incluso de tránsfoba, puesto que constantemente se recuerda que es un hombre, se menciona su deadname... Pero hay que tener en cuenta que este libro está escrito originalmente en 1988, en una sociedad como la japonesa que, incluso a día de hoy, sigue siendo muy cerrada y retrógrada en los temas del colectivo LGTB. Es por esto que me parece increíble y muy avanzado para su tiempo que en Kitchen aparezca el personaje de Eriko. Incluso aunque su motivación inicial sea "darle una madre" a Yuichi, queda claro que Eriko es feliz siendo mujer, que ella es una mujer y que no cambiaría su decisión por nada del mundo porque es feliz tal y como está. Es más, el tema de la transexualidad se trata con mucha naturalidad. Yuichi no se avergüenza de su madre ni de sus decisiones; Mikage lo acepta con total normalidad sin cuestionarse el por qué del cambio. En general, todos los que conocen a Eriko la adoran, la tratan en femenino y no tienen ningún problema con ella ni con el hecho de que hubiera nacido en el cuerpo de un hombre.
Kitchen es una novela muy cortita, de poco más de 100 páginas, que nos permite adentrarnos de una manera preciosa a la literatura japonesa actual. Su historia se cuece a fuego lento, salpicada de escenas melancólicas combinadas con momentos alegres que nos sacan una sonrisa. Asimismo, podemos aprender cuál es la mentalidad de los japoneses respecto a la muerte y cómo se enfrentan a ella, descubriendo que, quizá, no son tan diferentes a nosotros.
MOONLIGHT SHADOW
Satsuki se despidió de su novio en el puente, como cada día, con la promesa de volver a verse pronto. Lo que ninguno sabía era que ese mismo día Hitoshi fallecería en un accidente de tráfico cuando acompaña a Yumiko, la novia de su hermano pequeño, a la estación para que regresara a casa. En un instante, la vida de Satsuki se vino abajo. La persona con la que llevaba cuatro años, a la que más había amado, desapareció. Y con él, desaparecieron las risas, las bromas, el apoyo incondicional y, como no, las riñas de enamorados. Ahora solo le quedaba el consuelo de la presencia de Shu, el hermano pequeño de Hitoshi, que la comprendía a la perfección porque él de un plumazo había perdido a su novia y a su hermano. Satsuki no sabe cómo continuar adelante tras la pérdida y solamente cuando sale a correr de madrugada, después de una noche sin poder dormir a causa de las pesadillas, logra encontrar un breve instante de paz.

Como veis, esta segunda historia también nos habla de la muerte, pero desde una perspectiva ligeramente diferente. Nos encontramos a una Satsuki emocionalmente destrozada, rememorando una y otra vez el momento en que se despidió de su novio, como si fuera un día normal, sin saber que no volvería a verle. Mientras que Kitchen se centra más en el presente de la protagonista y cómo va intentado superar el fallecimiento de su abuela, Satsuki nos habla mucho de su pasado, recordando anécdotas o instantes bonitos en los que fue muy feliz con Hitoshi. de esta forma, como lectores vamos comprendiendo lo profunda que era su relación y el lazo tan bonito que los unía, pudiendo entender así por qué le duele tanto su pérdida. No solo se reflexiona acerca de la muerte, sino también sobre otros temas igual de íntimos y trascendentales como el amor juvenil (y el primer amor). Me gusta mucho que Satsuki diga que al ser tan jóvenes y llevar "tan solo" cuatro años juntos nadie, ni ellos mismos, se tomaban en serio su amor, en el sentido del pensamiento recurrente que se estila mucho hoy en día sobre que una pareja va en serio cuando llevan muchísimos años juntos o están casados. Así pues, Satsuki medita acerca de lo intensa y bonita que fue su relación, a pesar de su juventud, y se da cuenta de que sin saberlo, Hitoshi era el amor de su vida, un concepto que, aun siendo tan bonito, poca gente se toma en serio. Esta novela también te hace darte cuenta de que muchas veces damos algo por sentado y no somos conscientes de que en cualquier momento ese algo puede desaparecer. Y que por mucho que disfrutemos con plenitud los instantes en los que estamos con la persona que amamos, cuando esa persona deja de estar en nuestra vida nos damos cuenta de que no fueron suficientes y nos ponemos a pensar "ojala ese día hubiera quedado con él", "ojala no nos hubiéramos despedido tan pronto"...
A mi modo de ver, esta historia me resultó mucho más triste que la anterior, pues mientras Mikage trataba de avanzar y centrarse en las cosas buenas y en la inevitabilidad de la muerte, Satsuki es incapaz de aceptar que Hitoshi ya no está, que no volverán a encontrarse nunca más en aquel puente a medio camino entre sus casas. También es cierto que en Kitchen fallece la abuela y es algo que asumimos mejor, debido a la edad; mientras que en Moonlight Shadow la muerte le sobreviene a una persona joven de manera repentina y trágica. Aun así, aunque Satsuki esté aceptando la pérdida con mucha más dificultad, aquí Banana Yoshimoto también nos deja retazos de esperanza que nos indican que todos los baches se pueden cruzar tarde o temprano.
A través de los ojos de Satsuki también conocemos a Shu, el hermano pequeño de Hitoshi, y su forma de lidiar con la muerte de su hermano y de su novia, de una manera completamente diferente a la de Satsuki. Ambos se ayudaran mutuamente y se apoyaran en lo que puedan, reforzando su amistad.
Esta novela no solo nos habla del estado mental de la protagonista, sino que se nos describen las consecuencias físicas y cómo el cuerpo de Satsuki sintomatiza el dolor que la atenaza. Cuando se mencionan estos temas en otras novelas, por lo general se habla de tristeza, de pérdida de peso y poco más. Sin embargo, aquí se profundiza bastante en las secuelas psicológicas y físicas que tiene para Satsuki la muerte de su novio y está tan bien descrito que no puedes más que desear abrazarla con toda tu alma. Además, la delicadeza con la que la autora trata estos temas me parece maravillosa y es capaz de transmitir en pocas palabras y con mucha sencillez la honda desesperación y angustia que atenaza a las protagonistas de ambas historias al verse solas y perdidas.
Como último punto que quiero recalcar, mientras que Kitchen era una historia más realista, en Moonlight Shadow se nos habla un poco de la concepción mística que tienen los japoneses sobre la muerte y de una leyenda particular que gira en torno a ella y el mundo de los dioses. Me pareció un guiño muy bonito a la tradición japonesa y me gustó muchísimo que lo incluyera.
Ambas historias son una delicia. La manera tan delicada, sutil, sincera y directa en la que Banana Yoshimoto nos habla de la pérdida, la soledad, la tristeza, pero también la esperanza, te sobrecogen y te hacen sentir que lo estás experimentando en tu propia piel. Si queréis empezar con la literatura japonesa, sin duda os recomiendo esta obra por su longitud y por tratar temas que no suelen verse con semejante profundidad y tratamiento en otros libros.
Enlace: https://notodoesfantasia.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
ccaballeropin
 08 septiembre 2021
Esta es otra lectura que hice aprovechando que caféentreletras lanzó el reto de San valentín, en este caso la consigna pedía leer un libro que contenga o se base en el amor familiar.
Kitchen fue la elección perfecta.
La historia nos relata la vida de Mikage después de que su abuela, su única familiar con vida, fallece. Entonces y sin que ella se lo espere, termina siendo “adoptada” por los Tanabe, quienes viven en la casa se efrente y cuyo hijo, Yuichi, tenía una buena relación con la fallecida.
La tramaes muy simple y se centra en un solo tema, la manera en que estos personajes se enfrentan a la vida y la muerte, además del amor de la protagonista por la cocina.
A lo largo de sus páginas conocemos a los personajes y sus miedos, sus inquietudes, sus peculiaridades y como se van transformando en una familia hasta que de nuevo, la tragedia los golpea.
Este libro es uno de mis favoritos de todos lo tiempos, probablemente porque lo leí en la secundaria y le tengo mucho cariño. Desde entonces uno de los rasgos que más apreciaba era la manera tan directa en que hablaba de la muerte. Podías ver a los personajes vivir sus lutos de distintas maneras y finalmente, encontrar la felicidad una vez más en las cosas simples de la vida.
La narración es uno de sus puntos fuertes, los paisajes cotidianos se transforman en imágenes vívidas y mágicas que nos muestran a través de los ojos de la protagonista una perspectiva muy diferente de la vida.
También nos habla un poco de la manera en que las personas suelen ver las cosas desde su propio punto de vista, que a veces termina por banalizar el sufrimiento ajeno.
Esta familia compuesta por tres personajes muy diferentes entre sí, se vuelve tan cercana como si siempre hubiesen estado juntos, demostrado la manera en que los seres humanos buscan la compañía de otros para sobrevivir.
La historia también cuenta con un relato final con otros protagonistas que me pareció muy lindo, centrado también en la pérdida y la manera en que las personas tienen que seguir adelante a pesar de todo, aunque en este caso estaba mucho más centrado en la fantasía.
En fin, Kitchen es un libro genial, con momentos tristes, divertidos y reflexivos en todos lados.
Porque considero que es maravilloso, sumándole el valor sentimental, le soy 5/5.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Lucha
 14 enero 2018
Un libro triste. Un libro triste que no puedes dejar de leer, como cuando te sumerges en un sueño gris y profundo y no sabes despertar, no quieres despertar.
Banana Yoshimoto escribe este, su primer libro, y explica en el epílogo: «Hace tiempo que escribo porque hay una cosa, solamente una, que quiero decir. Me gustaría seguir escribiendo, sea como sea, hasta que me canse de repetirla. Este libro es el principio de esta historia obstinada. Conquistar y crecer...»
Conquistar la vida en medio del dolor, de la muerte y de la soledad, crecer sin escapar de uno mismo, a pesar del dolor, de la muerte y de la soledad. En este libro, Yoshimoto, nos cuenta la historia de Mikage, quien tras perder a su abuela y quedarse sola, va a vivir a casa de Yuichi y Eriko, una familia bastante singular. Entre los tres se crea una relación a través de la cual se descubren agujeros emocionales, baches, muros y sentimientos difíciles de describir, pero también señales y sabiduría para afrontarlos.
Mikage se refugia en la cocina, a ello se debe el título del libro, solo allí se siente a salvo, la cocina es el espacio para sanar y para respirar tranquila, para ser libre de toda la tristeza que la rodea.
Compuesta por dos historias y con una forma sencilla de narrar, Kitchen nos lleva, a través de las situaciones que viven sus personajes y los diálogos aparentemente simples, a la profundidad del ser humano, a reconocer su (nuestra) fragilidad y la fuerza que en esta se esconde.
Entiéndase, no es un libro de aprendizaje personal, mucho menos una autobiografía con tintes de autoayuda. Se trata de una ficción que exalta la belleza de lo triste y habla del camino del ser humano que parte del dolor para entender el mundo y aceptarlo o, entre platos, sueños y sabiduría ancestral, saber luchar, no poder rendirse. Suena alentador, pero no, es un libro terrible, terriblemente triste.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Slawka
 11 noviembre 2020
Publicada por primera vez en 1988, tuvo su primera edición en castellano en 1991 por Tusquets Editores. La historia cuenta con tan solo 206 páginas pero nos sumerge por completo en el mundo de Mikage, una joven que se enfrenta a la muerte de su abuela, su única pariente. En el momento menos esperado Yuichi y su transexual madre, Eriko la invitan a vivir con ellos. En su casa encuentra el apoyo que necesita para entrar en la vida adulta completamente sola.
La trama gira alrededor del sentimiento de perdida, el duelo y la soledad. Los elementos como cocina, comida o plantas cobran significado más profundo de lo que se podría esperar a primera vista. Mikago crece como personaje, se da cuenta de que estará bien, de que amor puede aparecer en el camino pero no le es imprescindible para salir adelante. Una historia contada de manera directa, casi ascética para que su significado nos llene casi sin querer. Una estética muy japonesa, pero con elementos occidentales, como por ejemplo las reflexiones sobre el amor romántico tan poco comunes en la cultura nipona. Una lectura rápida y fácil pero con un gran mensaje. Os lo recomiendo mucho.
Además leer las descripciones de los platos, la manera de hablar de la comida han sido un verdadero placer.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
KalaWolf
 25 junio 2018
Éste es solo el segundo libro japonés que leo, probablemente el primero Kokoro no tenga demasiado que ver con esta historia, pero veo algo en común, y es que como en el cine japonés (de momento yo solo he visto animación tipo Ghibli o El jardín de las palabras) las historias son pausadas, no tienen porque existir grandes acontecimientos, pero de lo que principalmente hablan sus autores es de emociones, de crecer, de aprender,... No puedo asegurar que esto sea la norma en la literatura japonesa, pero en esos dos libros que os digo y en el cine si veo ese rasgo común.
Kitchen es una de esas historias pausadas, para nada aburrida, mientras lo leía estaba deseando saber que sería lo próximo que nos contaría la protagonista, Mikage. Y es que esta joven japonesa huérfana termina de quedarse sola cuando fallece su abuela, después de varios días de vagar por la casa sin saber que hacer, y durmiendo en la cocina, único lugar donde logra conciliar el sueño, Yuichi que conocía a su abuela le ofrece irse a vivir con él y su madre, mientras se recupera.
Y es así como esto tres forman una extraña familia, no hablo demasiado de los personajes, porque hay que conocerlos, cada uno tiene sus extravagancias y detalles, pero los tres son personales normales lo que posiblemente ayuda a la hora de cogerles un cariño especial.
Kitchen tiene como eje central la muerte, y en torno a ella giran emociones como el amor, la soledad, la confusión y el dolor. ¿Cómo recuperarse de la muerte de un ser querido? Cada uno de los tres huye de una manera del dolor, hasta que no queda más remedio que enfrentarse al hueco que dejan los que se marchan.
Me ha gustado especialmente la manera de narrar de Banana Yoshimoto, sutil y directa, aunque en ocasiones he chocado con el toque abstracto que suelo ver en la cultura japonesa, es decir, veo que tienden a existir muchas cosas que no se dicen, se callan y deben interpretarse.
Junto con Kitchen viene una historia breve Moonlight Shadow, en la que el tema principal también es la muerte, pero en esta ocasión se centra en la despedida de las personas que amamos, cómo lograr decirles adiós, dejar de coleccionar sus objetos, recuerdos, etc,... Me ha parecido una historia preciosa, me ha gustado más que Kitchen, habiéndome gustado también esta última aún con sus pequeñas pegas.
Enlace: http://cajitadecapitulos.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (13) Ver más Añadir cita
Rosa44Rosa4421 septiembre 2020
"Estar frente a alguien que apenas conocía, y en su casa, me hizo sentir que no tenía a nadie en el mundo.
Veía mi imagen reflejada en el gran cristal en el que la noche iba difuminando cada vez más el paisaje nocturno mojado por la lluvia.
No había nadie en el mundo de mi misma sangre, y, así, me era posible ir a cualquier lugar y hacer cualquier cosa. Era magnífico.
Hace poco palpé, por primera vez, con mis manos y con mis ojos, un mundo amplio, una oscuridad profunda y un goce y una soledad sin fin. Me parece que, hasta ahora, he estado mirando el mundo con un ojo cerrado".
"Cuando llegaba a casa, mi abuela salía de la habitación de estilo japonés donde estaba el televisor y decía: «¡Ya has llegado!». Cuando era tarde, antes de volver, siempre compraba un pastel. Ella nunca se enfadaba si le decía que dormiría fuera ni por ninguna otra razón. Era una abuela maravillosa. Mientras veíamos la tele comíamos pastel, a veces con café, a veces con té japonés, y pasábamos el rato antes de acostarnos.
En la habitación de mi abuela, que no había cambiado desde mi niñez, hablábamos, por hablar, de chismes, de espectáculos y de las cosas del día".
"Alguna vez, sin falta, todos iremos dispersándonos en la oscuridad del tiempo
y desapareceremos".
"La felicidad es vivir sintiendo, lo menos
posible, que el hombre, en realidad, está solo".
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
LuchaLucha13 enero 2018
No me gusta demasiado el sentimentalismo de la palabra "jamás" ni la sensación que da de determinar el futuro. Pero, entonces, el peso enorme y la desesperanza de la palabra que se me había ocurrido: "jamás", tenían una intensidad difícil de olvidar.
Comentar  Me gusta         10
LuchaLucha13 enero 2018
Sea como sea, guardo en mi corazón una emoción suave que desaparece cuando se expresa con palabras. El futuro es largo. En las noches y mañanas que irán sucediéndose, alguna vez, quizá este momento se convierta en un sueño.
Comentar  Me gusta         10
Celeste_CruzCeleste_Cruz09 octubre 2020
Quería ver a Hitoshi. Pero tenía la sensación de que debía continuar moviendo, a toda costa, mi corazón, mi cuerpo y mis manos. Y quería creer que, si pudiera seguir esforzándome, automáticamente lograría sobreponerme alguna vez. No había ninguna garantía, pero creía que era esencial llegar hasta ese momento.
Comentar  Me gusta         00
sandeysandey23 octubre 2019
Las personas no pueden elegir lo que es mejor. Cada uno está hecho para vivir su propia vida...
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: JapónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

¿Eres un verdadero fan de Harry Potter?

¿Qué objetousaron como traslador en el Mundial de Quidditch?

Una bota vieja
El trofeo de los tres magos
Una cerveza de mantequilla
Un cubo sucio

11 preguntas
142 lectores participarón
Thème : Harry Potter: La Colección Completa de J.K. RowlingCrear un test sobre este libro
.. ..