InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Tusquets

Tusquets Editores es una editorial española fundada en 1969 por Beatriz de Moura y Óscar Tusquets. Ha publicado obras de autores en lengua española, como Octavio Paz, Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, Adolfo Bioy Casares, Jorge Luis Borges y Almudena Grandes, y de idiomas extranjeros traducidas al español, como Milan Kundera, Italo Calvino, Albert Camus, Haruki Murakami y Henry James.

Libros populares ver más


Colecciones de Tusquets



Publicaciones recientes de Tusquets


Críticas recientes
Plebleya
 27 julio 2021
Máscaras de Leonardo Padura
Mi teniente Mario Conde, hoy me lleva a través de máscaras a identificar las que usamos los seres humanos en el trascurso de la vida, en este nuevo asesinato Leonardo Padura nos muestra esa Cuba represiva desde el punto de vista católico, cultural, social y artístico, pero sacando la historia de su Cuba querida, es la represión social que vivimos a diario.

 Esta historia se desarrolla en esa época donde la diversidad sexual desea salir a flote enfrentando todas las adversidades más aun en un país como Cuba que castró a grandes artistas por tener una condición sexual “diferente”, pero lo más doloroso de todo, es ver como el padre negando la preferencia sexual de su hijo decide asesinarlo, para Faustino, Alexis era su mayor vergüenza más aun cuando él ostentaba un alto cargo político en esa Cuba.

Padura nos deja ver como Mario Conde un hombre machista hasta el tuétano, en la investigación de este crimen, lo lleva a convivir con ese mundo tan ajeno a él y comprenderlo, para poder llegar a una aceptación de que las preferencias sexuales son distintas.

Es muy hermoso ver como en cada libro mi amor platónico el teniente Mario Conde sigue siendo leal a su amigo Carlos y a Jose la mamá de este, no abandona para nada esos paisajes hermosos de Cuba, su gastronomía y sus dolores.

Máscaras, es ese libro que te deja con preguntas sobre la homofobia, la censura y la desigualdad, nos muestra que el comunismo no es la solución, pues mientras Faustino tiene la posibilidad de tener a pedir de boca licores costosos y comidas exóticas, el resto de la sociedad tiene que tasar una libra de café hasta que llegue el bono para poder acceder a otro.

Así que Mario Conde Sigue robando mi corazón y Leonardo Padura me sigue enamorando de Cuba.

 

 

 

+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Pianobikes
 26 julio 2021
La policía de la memoria de Yoko Ogawa
“Sucede sin que apenas te enteres. No sentirás dolor ni fatiga. Una mañana de un día cualquiera, al despertar, algo se habrá esfumado de tu vida, dejando intacto lo demás, y, entonces, tan solo percibirás un tibio desajuste con respecto al día anterior.” ~ La policía de la memoria de Yoko Ogawa.



Una isla en el medio de ninguna parte sufre desapariciones; esto es, las cosas desaparecen y al mismo tiempo se desvanecen de la memoria de los habitantes. Una joven escritora es la que nos narra la historia de estas desapariciones pero, claro, ella también va perdiendo los recuerdos de las cosas que desaparecen. Existe, además, una Policía de la Memoria que se encarga de asegurarse de que se pierden los recuerdos porque hay una parte de la población que no se ve afectada por estas desapariciones y sigue conservando la memoria.



Una de estas personas es el señor R, editor de la joven que, viendo el peligro al que se expone su amigo, decide esconderlo en su casa. En esta aventura le acompaña un anciano con quien la joven mantiene amistad. El señor R se afana en que sus amigos recobren los recuerdos y a ello contribuye la joven poniendo a disposición objetos que su madre, quien también tenía la facultad de recordar, escondía y evitaba que desapareciesen.



Este libro es de los que te encantan o te provoca hastío y aburrimiento. La premisa de la que parte es fantástica y a mi me atrapó desde el primer momento y he disfrutado de la lectura del libro completo aunque a veces le ha faltado un poco más de ritmo y de contundencia y me han quedado algunos flecos por explicar. Además me ha pasado una cosa curiosa con esta historia y es que no he podido dejar de ver un paralelismo entre lo que le sucede a esta población de la isla con lo que le sucede a tantas personas que conocemos que sufren de Alzheimer y eso sí que me ha puesto la piel de gallina.



Me he puesto a pensar en lo que significan los objetos para nosotros y en qué pasaría si desapareciesen de nuestra vida. Posiblemente habría muchos que no echaríamos de menos y podríamos vivir sin ellos –lo que nos da una muestra de la cantidad de cosas que acumulamos que no sirven para nada– pero otros que son esenciales –léase libros o las palabras en si–. En el libro la población se va adaptando a la pérdida pero porque tampoco recuerdan qué es lo que se ha perdido pero ¿nos adaptaríamos si mantuviésemos la memoria? La verdad es que el debate sobre el trasfondo con este libro está asegurado y nos lleva a otro concepto y es hasta qué punto son importantes las palabras para que los objetos existan. O sea, ¿es posible tener algo en la memoria si no tiene un nombre asociado? Ahí lo dejo.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Mireialectora
 26 julio 2021
Las malas de Camila Sosa Villada
Llego a este libro más de un año después de su publicación y al terminarlo siento que me he perdido algo. Puedo decir que me ha gustado pero no he encontrado esa novela fabulosa de la que tanto había oído hablar y, lo peor, es que no sé porqué.



Me gustó como está escrito, el tema y el fondo son de lo más interesantes, mezcla realidad con ficción, tiene toques de humor en medio de la tragedia, denuncia social e incluso introduce elementos semi fantásticos. Escribo todas estas características, más que suficientes para que un libro me maraville, y sin embargo, no tengo la sensación de haber leído el gran libro que leyeron otras personas.



Hace ya varias semanas que lo terminé y sigo sin entender cuál ha sido el problema. Creo que vuelve a ser un irracional "no eres tú, soy yo" y me da rabia porque tengo la sensación de que podríamos haber congeniado mucho más pero no era nuestro momento.



En fin, así es la vida lectora y así de caprichoso el destino.
Comentar  Me gusta         00