InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Marina Bornas Montaña (Traductor)
ISBN : 8416634629
Editorial: Duomo ediciones (28/01/2019)

Calificación promedio : 3.72/5 (sobre 129 calificaciones)
Resumen:
Keiko Furukura tiene 36 años y está soltera. De hecho, nunca ha tenido pareja. Desde que abandonó a su tradicional familia para mudarse a Tokio, trabaja a tiempo parcial como dependienta de una konbini, un supermercado japonés abierto las 24 horas del día. Siempre ha sentido que no encajaba en la sociedad, pero en la tienda ha encontrado un mundo predecible, gobernado por un manual que dicta a los trabajadores cómo actuar y qué decir. Ha conseguido lograr esa normal... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (87) Ver más Añadir una crítica
canino_68
 17 mayo 2022
Leído en 2022
Reseña repescada para Babelio
Me dejó esta lectura muy descolocado, con un nudo mental, que estoy todavía intentando desanudar.
De la trama basta con conocer la sinopsis que pone la contraportada 🧐.
Es un libro muy sencillo, apacible, diría que, hasta divertido de leer, pero detrás de esa aparente calma y naturalidad se esconde toda una exposición, en primera persona, de un problema mental, miedo, resignación, y sometimiento.
"(Como presionamos y apretamos como sociedad a quienquiera para introducirlo, aún a costa de que pierda su propia autoestima, en el cauce establecido, sin pararnos a pensar que esa persona quiere vivir SU vida a SU manera, con sus problemas o sus limitaciones tal que cualquiera.)"
Duele el esfuerzo que hace la protagonista por encajar para satisfacer a su familia y a sus semejantes,asesorada por su hermana de cómo tiene que actuar para que no la den por rara 😞.
Me entristece a mí, por otro lado, y de ahí viene mi cacao mental, el que limite su mundo a ser dependienta, que su mundo esté en un super 24 horas y que fuera de ahí no sea capaz sino de malvivir, hasta que al día siguiente vuelve al trabajo.....me cuesta aceptarlo, es como desperdiciar su vida,me parece una enferma, pero, claro, es SU VIDA..... me cuesta entenderlo 🙃.
Le da el contrapunto el coprotagonista masculino, que sí que es un inadaptado, pero es distinto, él si que se maneja perfectamente en los límites, un espabilado que entra y sale de la sociedad como si de una puerta giratoria se tratase....
En definitiva una maravilla de libro, con mucho fondo, y que el hecho de que sea una autora japonesa le da un valor añadido: no estamos tan lejos, ni somos tan diferentes, norte,sur ,este u oeste.
Recomendable 100%.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         197
edicionilustrada
 24 junio 2019
4'5 estrellas
"La dependienta" de Sayaka Murata ha sido mi primer contacto con la literatura japonesa y me ha encantado.

En el libro conocemos a Keiko Furukura. Tiene 36 años y trabaja por horas en una tienda de conveniencia, las denominadas "Konbini". Además está soltera, algo inusual para su edad. Está feliz con su vida, luego os cuento porqué, pero a su familia y su círculo cercano no parece que les guste. Esta situación hace que ella se sienta incómoda al ser juzgada y considere que no encaja.
Keiko es una protagonista especial, aunque no se diga abiertamente en el libro, pero podemos deducir que tiene algunos signos relacionados con el autismo. Se siente muy cómoda en la tienda, de hecho la mayor parte del tiempo del libro sucede allí, o gira en torno a ella. En la 'Konbini" existen las reglas y ella solo tiene que dedicarse a cumplirlas. Se siente segura y desenvuelta en ese lugar, aunque siempre se siente juzgada por su familia y por los propios compañeros de trabajo. Y por ello, Keiko se esfuerza y modifica su comportamiento imitando a los que le rodean porque así siente que es aceptada por ellos.
Realmente cuando estás leyendo el libro parece que no te está contando nada y cuando lo terminas parece que tienes también esa sensación. Pero realmente es así, no es una historia en sí con principio, nudo y desenlace. Es el día a día a Keiko. En un punto de su vida en el que se plantea si es correcto cambiar para encajar con lo que la sociedad espera de ella (casarse, hijos...). 
Nos metemos en su cabeza y vemos cómo ella ve y entiende la vida. Empatizamos con su actitud algo fría y demasiado lógica, y se le coge cariño. Es una lectura que desprende ternura.
La escritura de la autora me encantó, aunque a veces algunos pensamientos de Keiko se repiten, pero es propio del personaje, y la traducción la vi bastante correcta.

Es una lectura que invita a la reflexión sobre lo que la sociedad establece como correcto y qué espera de cada uno de los individuos para que sean aceptados socialmente.
En el fondo es un drama y una evidente crítica social, pero la narración es muy divertida, irónica y sarcástica. Incluso un poco surrealista, sobre todo hacia el final. Se lee muy rápido y es adictiva.

Hay varios personajes que tienen más importancia en la vida de Keiko, como una compañera de trabajo y su hermana, con las que ella se comporta de una forma más abierta. Algo que me gustaría destacar es la relación que mantiene con su hermana, porque me pareció que hay una evolución evidente desde las primeras páginas hasta el final del libro.

El final me pareció un poco surrealista por algún que otro personaje que aparece en escena, pero me gustó mucho que finalmente Keiko fuera fiel a sus convicciones y manera de vivir la vida.

Me llamó la atención que no está dividido en capítulos, toda la historia es una narración seguida.  Obviamente hay separaciones más amplias entre párrafos cuando hay cambios de escena, lo que lo hace adecuado por si quieres hacer una pausa en la historia. Y he de decir que no me ha resultado incómodo para la lectura, pero me pareció curioso, no había leído nunca un libro que no estuviera estructurado con capítulos.

Es una lectura simple a la vez que inteligente. Fresca, a veces absurda, en el buen sentido. Lo que más me ha gustado es poder meterme en la cabeza de Keiko y descubrir y entender cómo piensa. Lectura recomendadísima, ya estoy buscando más autores japoneses.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Blog_La_Copela
 23 diciembre 2019
Hacía mucho tiempo que le tenía el ojo echado a este libro. Me llamó la atención por la sencillez de su edición y por la historia que avanza en la contraportada. Sin saber nada de ella, quería conocer a Keiko desde que leí su nombre en la sinopsis. Y después de conocerla en profundidad, me alegro de que hayamos coincidido.
A sus 36 años, Keiko trabaja por horas en una konbini, una tienda 24h de Tokio. Si bien no es común que las mujeres de su edad lo hagan a no ser que estén casadas (que no es el caso), ella no tiene intención de dejar este trabajo que mantiene a raya su estabilidad emocional. Las rutinas, las acciones y comportamientos controlados por el manual del establecimiento y sobre todo la amalgama de sonidos familiares, hacen que Keiko se sienta segura, cómoda.
"Yo solo pensaba en volver a la tienda cuanto antes. Allí las cosas no eran tan complicadas, lo más importante era que todos los empleados fuéramos a la una."
Desde niña Keiko aprendió a comprender que no era como el resto de la gente. No era capaz de relacionarse de un modo normal con las niñas de su edad y con el paso del tiempo se fue alejando de todos hasta que se convirtió en una persona solitaria y perdida incapaz de encontrar su lugar en ese enorme puzle que conforma la sociedad.
"A medida que fui creciendo, mi silencio empezó a preocuparles. Pero para mí era la mejor opción, la forma más racional de sobrevivir."
Cuando empezó a trabajar en la tienda, Keiko sintió muy rápido que había encontrado su lugar. No tenía que esforzarse por buscarse una identidad ni encajar. Sencillamente, tenía que seguir el manual que le indicaba qué decir y cómo actuar en todas las situaciones posibles dentro de aquel pequeño y predecible universo que conformaba la konbini.
Pero la presión social no es algo que desaparezca sin más con el paso del tiempo. al contrario. Keiko ya tiene edad para formar una familia. de hecho, a los ojos de su familia, amigos y compañeros de trabajo, ella debería estar ya casada y disponer de un trabajo estable muy distinto al de la tienda. Y aunque para Keiko nada de esto sea una necesidad, no puede evitar preguntarse cómo podría poner remedio a los incómodos comentarios de las personas que la rodean.
"-El pasatiempo favorito de las personas normales es juzgar a las que no lo son."
La dependienta ha resultado ser una experiencia lectora de las que desintoxican y a la vez dan mucho que pensar. Echaba de menos este tipo de historias, fresca, inteligente y altamente inflamable, porque enciende, sin que te des cuenta, una mecha que está siempre escondida en lo más profundo de nosotros y que hace que nos cuestionemos muchas cosas.
Confieso haber devorado este libro en dos ratos. No podía dejarlo y me fui dejando llevar por la corriente de Keiko. La autora consigue con un lenguaje sencillo y directo que nos sumerjamos hasta el fondo de una cultura y unas costumbres que, a la vez de quedarnos muy lejos, en demasiadas ocasiones nos resultan cercanas. La presión social hacia las mujeres solteras en la actualidad es más o menos intensa dependiendo de dónde proceda la voz que la narre, pero el trasfondo vital de la historia de Keiko resultará familiar a quienes en algún momento han sentido o sienten que no encajan en el rompecabezas del que, se supone, formamos parte todos. No he podido evitar acordarme de Eleanor Oliphant en muchas ocasiones aunque, por supuesto, las diferencias son muchas porque están muy alejadas culturalmente.
Llegado este punto, no puedo hacer más que recomendar su lectura. al ritmo que nos marca; calmado pero continuo en una narración casi sin pausas. Podéis encontrar las primeras páginas aquí.
Quiero agradecer a Babelio y a Duomo Ediciones el haberme hecho llegar este ejemplar habiéndome permitido así incorporar a Keiko en mi puñado de personajes literarios favoritos.
Sayaka Murata (Japón, 1979) fue nombrada Mujer del año en 2016 por Vogue. Es gracias al prestigioso premio japonés Akutagawa que esta historia ha trascendido al mercado internacional dando a conocer la pluma de esta autora en todo el mundo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
carlotenia
 23 abril 2022
En esta novela vamos a conocer a Keiko, una mujer de 36 años que comenzó cuando estaba en la Universidad a trabajar en una Konbini, los típicos supermercados pequeños que abren 24 horas en Japón y que se han ido diseminando en Occidente traídos por ellos mismos y que nos salvan de tantos imprevistos. Aquí también preparar algo de comidad, lo tienen todo super organizado y con muchas promociones que hay que vender y saber lo que busca cada cliente en el momento, el trato es excepcional, con muchas normas de educación, actuación y atención, que dictan un manual. Bien sabe la autora de estas tiendas, y su microcosmos, porque trabajó también en una kobini, de ahí nace el germén de la novela, ya que como ella misma nos dice, “compartí con la protagonista la sensación de que todos hablaban de mí por trabajar en una tienda a tiempo parcial y por mi modo de vida”.
Keiko no ha sido una niña como las demás, ha tenido otros pensamientos y manera de razonar; al principio de la novela vamos a conocer un par de episodios que nos dejan un poco a cuadros. Es por eso que sus padres siempre le han insistido en que "sea normal, no abra la boca ni actúe como es ella y sea como el resto de la sociedad". Se lo han inculcado de tal manera, que cuando entra a trabajar en una Konbini y todo está tan estructurado y sólo tiene que seguir el guión establecido en el manual, ve lo fácil que resulta conseguir esconder su personalidad y mostrar a la sociedad, con una máscara, lo que esperan de ella. No en vano intenta aprender incluso los acentos de las mujeres que trabajan con ella, se fija en sus ropas y apunta las tiendas y marcas para comprar algo de esas tiendas, en otro color o corte, como manera de integrarse, de ser una más, que al final es una más del montón, por eso en esta historia se reevindica la individualidad, la personalidad propia, el carácter de cada uno, destacar sin ser igual que los demás, porque no puedas, o porque no te apetezca simplemente.
La autora se ha sacado de la manga con una maestría genial, una crítica a esa sociedad japonesa que impone a las mujeres un papel del que no te puedes salir: tienes que ser buena madre y buena esposa, y como no sea así, serás una rara, no te entenderán, incluso serás discriminada, pero lo peor es que esta presión la ejercen amigos, familia y todo tu alrededor. Me parece increíble. Me he pasado media lectura indignada con el trato que recibía la protagonista, que no hacía daño a nadie. Os explico que el trabajo que ella tiene es como un trabajo típico de estudiantes, por horas y tal, algo que haces como puente entre los estudios y el trabajo estable de tu vida. ¿Qué pasó? Que ella se sintió tan agusto en su konbini, fluía tanto, se hizo una con la tienda, que quiso seguir allí. ¿Qué problema hay? ¿Por qué la tenían que juzgar? Todo el mundo se sorprendía, las pocas veces que quedaba con amigas y demás tenía que aguantar un interrogatorio, juzgándola y comparándose con ella destacando todo lo que habían conseguido ellas y lo que le quedaba por conseguir a ella... Pero no pensaban que quizás Keiko, con su vida "imperfecta" para ellas, era más feliz que ellas. Me daba rabia y pena a la vez que tuviera que buscar excusas para justificarse, explicando que no buscaba un trabajo "real" porque tenía problemas de salud, que tenía entrevistas cuando no era así... Porque durante la lectura vamos a ir asistiendo a los pensamientos de la protagonista y como se encuentra confundida porque realmente la hacen creer que no encaja en la sociedad, que ningún hombre la va a tener en cuenta como futura esposa por su trabajo, tanto que intenta hacer cosas que realmente no siente para ser como las demás. Pero es que no está en su espíritu ser como las demás.
Por no hablar del momento pareja... Otra cosa en la que constantemente es cuestionada. Porque claro, a su edad, tendría que tener pareja e hijos. Por eso la gente que la rodea incluso duda de su sexualidad. Y me encanta que a Keiko le traiga sin cuidado el sexo con cualquier persona. Pero una vez más intenta hacer algo por acallar todas esas dudas que planean sobre ella, y ahí entrará en juego Shiraha, un inadaptado más, que entra a la konbini a trabajar, aunque dura lo justo por ciertas circunstancias. Entonces habrá un encuentro que acabará de la manera más surrealista posible, con escenas más surrealistas aún. Tengo que reconocer que hay muchos momentos en los que me he reído porque era como la típica película de líos y malentendidos... Pero me volvió la rabia cuando en un encuentro de Keiko con su hermana le dice que mejor un marido que te engaña a no tener marido... Ya veis las perlitas que tiene que aguantar la protagonista.
Tengo que hablar del final, y es que me ha parecido encantador, Keiko rechazará toda norma y volverá a su esencia, porque se dará cuenta de que no tiene que vivir para los demás sino para ella misma. Cuando acabas el libro, lo haces con una sonrisa, orgullosa de la protagonista, y en silencio, le das tu enhorabuena 😊
Estructuralmente es una novela de tan sólo 162 páginas, sin capítulos, cuya estructura es la historia, contada por la protagonista, todo seguido. Esto en principio puede chocarnos, pero cuando nos zambullimos en la historia de Keiko, todo fluye con naturalidad, con una narración ágil y sencilla, que te atrapa y te interesa, y por eso es un libro que se presta a ser leído en una tarde perfectamente.
En resumen, La Dependienta es una obra con un tranfondo social maravilloso, que daría mucho juego para leerla en los Institutos, abriendo la veda a un debate que tenemos a nuestro alrededor, no hace falta irse hasta Japón. Porque todo somos juzgados y juzgamos a los demás, especialmente a las mujeres, por muchas cosas: trabajo, decisión de tener o no tener hijos, poner el trabajo delante de la familia, esa mochila y esa carga que no nos quitamos de encima. Una historia en la que empatizaremos perfectamente con la protagonista, y apoyaremos esa crítica a esa gente que constantemente está juzgando y haciendo de menos a los demás porque según ellos llevan una vida mediocre o sin sentido porque creen que no tienen aspiraciones. ¿No han pensado que quizás las aspiraciones de ciertas personas son vivir felices de la manera que ellos se sienten cómodos sin seguir las normas impuestas por la sociedad? Hay que darle una vuelta!
Enlace: https://losauguriosdelaluna...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
OLGA_WIMP
 05 enero 2020
La dependienta es una historia que a medida que avanzas, y como indica una de las citas de la contraportada, nos recuerda con ese toque peculiar y único al personaje de Amélie. Sencilla y tierna, la autora nos lleva de viaje por la vida y la rutina diaria de Keiko; siendo bastante probable que se haya inspirado en su propia experiencia porque, al igual que ella, ha trabajado también en un kombini.
Nuestra protagonista Keiko es una joven de 36 años que no sigue la normativa social que impone la sociedad japonesa desde que tiene uso de razón. Esta novela empieza con un breve recorrido de su infancia donde Keiko era etiquetada como alguien 'no normal', es decir, raro. Ahora bien, tú que me lees, ¿qué consideras como 'normal'?, ¿acaso tienes la respuesta?, ¿tú eres 'normal'?, ¿yo?, ¿tu vecino-a?
En la cultura japonesa, como en muchas otras, se considera a una persona 'normal' a aquella que haya cumplido con los objetivos básicos de la vida supuestamente 'normales': estar casado-a, tener un trabajo estable acorde a su edad y estudios, emancipado-a, con hijos-as, con un gran número de amistades y podríamos seguir añadiendo más puntos destacables para conseguir encajar en este mundo.
Siguiendo su personalidad pero siempre intentando aparentar normalidad, nos encontramos con una Keiko adulta que tiene un trabajo estable aunque no suficiente para tener una vida más 'normal'. A lo largo de toda la lectura, observamos que su trabajo como dependienta le permite seguir unas reglas socialmente aceptadas e impuestas por la propia tienda que le hagan ser una más del grupo al tener que interaccionar de una forma determinada con los clientes del supermercado; sin embargo, todo son apariencias. Keiko ha creado un pequeño mundo imaginario para evitar la presión social a la que se ve sometida, en especial con sus compañeros de trabajo al ser las personas con las que se relaciona cada día, al igual que ocurre con su propia familia.
No es de extrañar la frecuencia con la que esta imposición se origina y sea más fuerte dentro del contexto familiar. Keiko lo sabe y por esa razón, para no preocuparles más de lo que ya les preocupo en su niñez, decidió buscar este trabajo desde muy joven y con ayuda de su hermana (que no significa que sea la mejor ayuda), ha ido creando una impresión que no corresponde con la suya.
Como lectores, vemos a Keiko como alguien que tiene derecho a seguir sus propios principios y valores, con derecho a ser ella misma sin sentirse fuera de lugar. No todo es perfecto en nuestro propio punto de vista, ya que sin darnos cuenta, aun defendiendo esta postura, es muy fácil caer en la crítica de cómo es una persona y cómo lleva su vida permitiéndonos el lujo de decidir cuándo formará parte de nuestro grupo de amigos.
Sayaka nos presenta una historia con un canto al feminismo, cuya protagonista es una mujer, pero lo más importante es que al final no se centra en la mujer sino también en el hombre. Toques de repulsa a esa presión social que no te dejan ser uno mismo o una misma; porque sí, los hombres también tienen esa misma presión y es mucho más silenciosa.
Una novela que utiliza un lenguaje simple y cercano, muy ligera y rápida de leer pero que no necesita mucho más para hacer visible la situación en la que se encuentran la gran mayoría de las personas. Nos invita a reflexionar sobre nosotros mismos tanto en el respeto a nuestra propia personalidad como en el respeto a la personalidad de los demás. Así nos lo hace ver Sayaka y Keiko quien tendrá que luchar ella contra los demás, aceptando y respetando cómo es y lo que quiere ser.
Si todos fueramos 'normales' la vida sería muy aburrida, ¿no?.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20

Las críticas de la prensa (3)
Laverdad18 septiembre 2019
Sayaka Murata ha escrito una novela sobre los valores imperantes hoy en ese país de Extremo Oriente.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
elperiodico16 abril 2019
La autora denuncia en 'La dependienta' la presión social que sufren las solteras en el país nipón.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
elmundo13 marzo 2019
La escritora japonesa Sayaka Murata convierte el Premio Akutagawa en un 'best seller' global con 'La dependienta'.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Citas y frases (29) Ver más Añadir cita
PinkyPinky13 octubre 2019
-El pasatiempo favorito de las personas normales es juzgar a las que no lo son. Pero si me echas te criticarán aún más, así que no te queda más remedio que seguir manteniéndome. -Shiraha soltó una risita-. Siempre he deseado vengarme de las mujeres a las que se les permite vivir como parásitos por el simple hecho de ser mujeres. Siempre he querido ser un parásito, y pienso seguir siendo el tuyo cueste lo que cueste.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         50
lorea_1981lorea_198113 enero 2022
He alucinado con este libro. En poco más de cien páginas y sin capítulos he leído de carrerilla y llevada de la mano de Keiko ( la protagonista) su lucha por tener un lugar en una sociedad que a partir de una determinada edad exige tener un buen trabajo ( el suyo es por horas y en un supermercado abierto las veinticuatro horas de el día), para colmo su hermana si ha llevado lo que la sociedad dicta, aunque Keiko en su trabajo sea feliz y sea una buena trabajadora, no me ha parecido que su hermana a pesar de seguir las normas sea feliz. A qué se le da más importancia?, pues a seguir lo que el mundo dictamina sin importar si con eso eres feliz o no.
Me ha dado mucha rabia que se la margine porque no sigue esas normas, que desde pequeña sea considerada una persona a la que hay que "curar". Todo tiene que ser tan "normal" para que le acepten en el mundo que solo se siente bien en su trabajo, como dependienta. Una crítica al mundo.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
NextLibrisNextLibris07 agosto 2021
En el interior de aquel nítido acuario, la tienda seguía funcionando como un mecanismo automático. Al visualizar aquel escenario, los sonidos de la tienda resurgían dentro de mis tímpanos, me tranquilizaban y me ayudaban a conciliar el sueño. Por la mañana volvía a convertirme en una dependienta, un engranaje de la sociedad. Aquel trabajo era lo único que me permitía ser una persona normal.
Comentar  Me gusta         20
Lore_JuizLore_Juiz27 febrero 2021
No quiero pasarme la vida "haciendo algo". Solo quiero respirar hasta el día que me muera sin que nadie meta las narices en mis asuntos. Es lo único que deseo.
Comentar  Me gusta         30
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield21 mayo 2019
Una vez los oí discutiendo sobre cómo podían "curarme", y recuerdo que pensé que era yo quien tenía que arreglar algo.
Comentar  Me gusta         40
otros libros clasificados: JapónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

Agatha Christie

¿Cuántas novelas policíacas publicó Agatha Christie?

Más de 60 novelas
50 novelas
Menos de 50 novelas

13 preguntas
38 lectores participarón
Thème : Agatha ChristieCrear un test sobre este libro