InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8832950057
Editorial: Greenbooks Editore (19/05/2017)

Calificación promedio : 4.1/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
La edad de la inocencia (título original inglés: The Age of Innocence) es una novela de Edith Wharton publicada en 1920 y que fue galardonada en 1921 con el Premio Pulitzer. La acción de la novela transcurre en la alta sociedad neoyorquina de la década de 1870.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Yani
 27 febrero 2018
Edith Wharton debería dar clases (si pudiera) de cómo se debe transformar una historia sencilla en una que adquiere tanta vida propia por la forma en que está contada, que la simpleza deja de importar. La edad de la inocencia no tendrá el argumento, no es una red intrincada de personajes, intereses y giros, pero compensa todo con una trama que se enreda y va fluyendo sola, casi sin que Wharton la empuje, hacia el final.
La historia está ambientada en la New York de 1870. Allí están los miembros de la aristocracia, esos que se quieren parecer a los europeos pero que no cesan de diferenciarse de ellos, armando sus costumbres y sancionando con el olvido a aquellos que no las respeten. Newland Archer es un joven abogado que está comprometido con May Welland, quien a la vez tiene una prima, Ellen Olenska, que vuelve a New York después de un turbulento matrimonio en Europa. Mientras la familia trata de convencerla de que no se divorcie de su marido y vuelva con él, Newland deberá convivir con algunos sentimientos que pensó que ya había enterrado con su pasado. Las mentiras, lo dicho y lo no dicho, la presión de la sociedad y de las familias serán determinantes.
Es predecible, lo sé. Casi todo el libro se debatirá en las idas y venidas de un hombre que está a punto de casarse y que ve una sombra cada vez que piensa en la palabra “matrimonio”. Y esto es, en parte, un pilar fundamental de la historia, ya que la voz narradora se encargará de desgranar muchas ideas sobre el matrimonio, las obligaciones de las personas que lo conforman y los conflictos. También critica a la sociedad neoyorquina con una ironía cruel que hasta me sonó vengativa. El círculo de gente respetable (hasta cierto punto…) y con poder es tan diminuto, que siempre se queda en el centro del blanco de las conversaciones que se dan en las reuniones. Eso le sucede a Ellen Olenska, que con sus intenciones de divorciarse, su manera de vestir y su pasado dudoso es un tema ineludible. No se lo merece: a lo largo de la historia este personaje demuestra tener un carácter admirable, además de pronunciar la mayoría de las frases geniales que se dicen en La edad de la inocencia.
Sin embargo, el protagonista es Newland. Me encantó como personaje masculino, sin importar que algunas actitudes hacia el final del libro sean un tanto reprochables. Newland aporta una perspectiva ceñida de la sociedad neoyorquina (a la cual él pertenece y debe padecer), en donde la familia de su novia es una de las voces más censuradoras de la misma. Él se debate entre lo establecido y lo que podría ser. Se nota la tensión que vive cuando trata de defender lo indefendible mientras los demás señalan con el dedo y lo meten en compromisos como convencer a Ellen de que no se divorcie porque está mal visto. No es lo único que va a complicar a Newland en el libro, pero en esos lugares surge la riqueza del personaje y me gustó mucho cómo lo manejó Wharton. Hay muchos otros personajes que se destacan por estar de un lado o del otro, como Mrs. Welland y Beaufort, por evocar a dos que serían el agua y el aceite. Y luego está May, la novia en cuestión, que provoca frialdad con su “no opinión” de los asuntos, las descripciones desfavorables de la narración y los pensamientos de Newland. Ella tampoco puede eludir los comentarios malintencionados de algunas personas, pero no despierta simpatía como para defenderla. Y al final, tienen un poco de razón. Lo único que pude admirar de ella fue su entereza.
Está bien narrado, con una voz cargada de flechas contra los “intachables” de New York y sus reglas ridículas que afectan la vestimenta, las visitas a las casas, la Ópera y hasta las bodas. Tanto en esta novela como en algunos cuentos que leí, Wharton apunta a temas de los cuales todavía no se hablaba demasiado o causaban cierta incomodidad, a pesar de situarse ya en el siglo XX. Aunque este libro no presenta ninguna resistencia en el estilo, particularmente me sentí perdida en los primeros capítulos que establecen las relaciones de parentesco de unos cuantos personajes. Como usan doble apellido, algunas parejas me hicieron una maraña en la cabeza, pero fue temporal (por suerte). Más allá de eso, La edad de la inocencia se deja leer y sorprende con escenas muy bonitas y memorables entre los protagonistas. El final es agridulce y esperaba que fuera así por el curso de los acontecimientos.
Disfruté mucho este libro y lo recomendaría a personas que estén enemistadas con el género romántico, como yo. Cuenta una historia de amor pero no la exprime y no la arruina con melodramas innecesarios y agregados de azúcar en proporciones temibles. Trasciende el género. Hay amor y pasión, pero no como uno se lo imagina al leer las contratapas de ciertos libros. Esto es más del estilo de Jane Austen, en donde una relación o un matrimonio que está por concertarse termina sacando a la luz otras cosas, como la hipocresía de ciertos personajes y los convencionalismos endebles. Wharton tiene un estilo propio, muy sencillo pero sin fisuras, y se vuelve una autora muy interesante para ver. No me había convencido con los cuentos, pero esta novela sacó a relucir lo mejor de ella, evidentemente.

Enlace: http://desarmandoclasicos.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
_Lau_
 15 noviembre 2018
La edad de la inocencia es un libro cargado de ironía y escándalos. Es la historia de un hombre de la clase alta neoyorkina de finales del siglo XIX, que bien por tedio, bien por impulso o pasión reprimida, se ve involucrado en un triángulo amoroso. Pero que esto no desaliente, porque es un triángulo mucho más interesante y mejor manejado que los que aparecen en los libros actuales.
Archer, el protagonista, es un personaje interesante si bien sus acciones no siempre lo vuelvan el más querible. Está comprometido con May –una linda señorita de muy buena familia, educada para la distinción– y él se siente lo suficientemente enamorado de ella como para habersele declarado. Ella representa el ideal de señorita con su recato e inocencia, y si bien en teoría a Archer esa educación le parece algo favorable, muy en el fondo desearía que ella fuese una mujer de mundo. Archer es, al fin y al cabo, un hombre que cree que las mujeres no deberían ser educadas como florcitas desamparadas, y que deberían tener las mismas posibilidades que los hombres.
La tercera en discordia será la «pobre Ellen Olenska», una prima de May que vuelve a Nueva York rodeada de escándalo. Se dice que se fugó con el secretario de su marido y por eso ahora va a divorciarse. Pero qué escarnio, tráiganme las sales.
Ellen dará vuelta por completo la vida y espíritu de Archer y lo hará sentir una pasión oculta que May con su cuidada fragilidad no le despierta. Además él es viajado y culto, y Ellen es una mujer de mundo que lo incentiva también intelectualmente. Si bien ahora la "buena sociedad" neoyorkina la tiene prácticamente en el ostracismo aunque sea una condesa (en América los títulos no importan) él –como favor a May– se verá bastante forzado a interactuar con Olenska, lo que le producirá sentimientos más que encontrados y conflictivos.
Si hay algo que me gustó mucho de este libro fue el contraste tan notable entre ambas mujeres.
May es de rostro jóven y virginal, con cabellera rubia (aunque tiene garras y las muestra con mucha clase, sin que Archer lo note incluso), mientras que la condesa Olenska es de cabello oscuro, ha estado casada, se rumorea que tuvo un amante, y se la describe como avejentada a pesar de sólo tener 30 años. de todos modos no es una mujer fuerte, o al menos no lo demuestra, y sospecho que muchas veces es por conveniencia.
Creo que hilando un poco más fino, casi se podría pensar que la verdadera edad de la inocencia no es la de las mujeres sino la del propio Archer, quien es constantemente manipulado de diferente forma por ambas, dejando a un lado sus propios deseos y sumiéndolo en un estado de constante incomodidad y hasta amargura. También me pareció que sus enamoramientos muchas veces rozaban el capricho más que el verdadero cariño. No deja de ser, al fin y al cabo, un hombre de clase alta cansado del aburrimiento y acostumbrado a conseguir las cosas con demasiada facilidad.
Probablemente parte del encanto de esta novela se haya perdido con la traducción, como suele pasar, y por eso no lo disfruté tanto. Tenía expectativas altas sinceramente, vi la película hace años y recuerdo que me gustó mucho, pero en una adaptación no se encuentran todas las descripciones y explicaciones sobre la sociedad que sí están en el libro, y esos momentos a veces se me hicieron bastante más arduos, junto con la cascada de nombres que para mí son imposibles de recordar. de todos modos tengo la sospecha de que fue algo intencional (y si es así, riesgoso) porque parte de la gracia de la edad de la inocencia es mostrar el ritmo de vida aburrido y monótono en el que vivían los de la clase acomodada –ocultando los escándalos y lo indeseable– que contrasta especialmente con los encuentros de Archer con Ellen, que para mí fueron por lejos lo mejor del libro.
Enlace: http://libros-fantasia-magic..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
PatriziaReads
 22 marzo 2019
Estoy leyendo la obra de Wharton porque me enamoré de ella con Las hermanas Bunner. Este en cambio me ha resultado algo más tedioso,sobre todo al principio, poniendo en orden todos los personajes. Pero al final ha acabado gustandome mucho. La crítica que hace a una sociedad donde los prejuicios y estereotipos se anteponen a todo. Aunque hubiese preferido otro final.
Comentar  Me gusta         00
KalaWolf
 09 abril 2018
Estamos ante una historia muy crítica con la sociedad y por supuesto con las personas que la forman. Nunca he visto tan bien reflejado el daño que provocan las normas estrictas, el "tener" que hacer las cosas de la manera que se considera adecuada. La narración no está exenta de toques de humor, sobre todo cuando las normas y comentarios de diferentes personajes son tan extremos que lo mejor es sonreír y disfrutar de lo curioso que es que todo sea tan obligado.
La transformación de Newland es preciosa e impresionante, de ser un joven inteligente pero encastrado que solo entrevé lo que hay detrás del telón, a ser el más hastiado de los personajes por toda la falsedad e hipocresía en la que vive.
En un principio, me costó situarme en la trama, se sucedían nombres y diálogos que no terminaba de entender, pero como en otros muchos libros todo va asentando poco a poco y haciéndose más comprensible. Y finalmente me ha encantado, deja un poso amargo y reflexivo en mi corazón, indudablemente es una historia a la que merece la pena acercarse.
Enlace: https://cajitadecapitulos.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (5) Añadir cita
YaniYani11 abril 2018
Quiero decir... ¿cómo te lo explico? Siempre me pasa lo mismo. Cada vez sucedes de nuevo para mí.
Comentar  Me gusta         20
_Lau__Lau_15 noviembre 2018
Pero tú sabías; tú comprendías; tú habías sentido el mundo exterior arrastrarte con sus manos doradas, y sin embargo tú odiabas las cosas que exige a su vez; odiabas esa felicidad comprada con deslealtad y crueldad e indiferencia.
Comentar  Me gusta         00
_Lau__Lau_15 noviembre 2018
La gente de su mundo vivía en una atmósfera de vagas complicidades y tenues susceptibilidades, y el hecho de que ellos se entendieran sin palabras le pareció al joven que los acercaba mejor que la más clara de las explicaciones.
Comentar  Me gusta         00
_Lau__Lau_15 noviembre 2018
Con el tiempo el producto de la locura es a menudo considerado sabiduría.
Comentar  Me gusta         00
_Lau__Lau_15 noviembre 2018
Siempre hacía lo indebido con buenas intenciones.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: novelaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Has leído El Principito?

¿Cuál es la profesión del narrador que encuentra el Principito en el desierto?

Periodista
Aviador
Pastor
Taxidermista

7 preguntas
153 lectores participarón
Thème : El principito de Antoine de Saint-ExupéryCrear un test sobre este libro
{* *}