InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Angela Pérez (Traductor)
ISBN : 8484283666
Editorial: Alba Editorial (01/10/2007)

Calificación promedio : 4.5/5 (sobre 6 calificaciones)
Resumen:
Un joven ingeniero retenido por su trabajo en una pequeña localidad de Massachussets observa a un hombre lisiado y envejecido que recoge en la oficina de correos una revista y un sobre con medicamentos. Es invierno y el ambiente del pueblo es claustrofóbico. El aspecto educado del hombre, la edad que no corresponde a su físico, los misteriosos silencios y prevenciones que despierta su presencia en los demás, su vida casi aislada en una destartalada granja con dos mu... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (4) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 06 agosto 2018
Hoy vengo con otra relectura, que este año me ha dado por ahí... pero es que desde finales del año pasado os he ido leyendo varias reseñas del libro, y se os ha notado tanto lo mucho que lo habéis disfrutado que me ha dado morriña de lo que yo sentí la primera vez que lo tuve entre mis manos, así que he vuelto a sacarlo de la estantería y me he acomodado en un sillón dispuestísima a volver a maravillarme con él... y es que esta historia, creedme, es una auténtica gozada, y creo que con cada relectura la trama se engrandece a ojos del lector.
Le echamos el primer vistazo a Ethan Frome a través de los ojos del narrador, un joven ingeniero de paso en la ciudad de Starkfield (Massachusetts) que, por circunstancias laborales, se ve obligado a pasar todo el invierno en la ciudad. Nuestro narrador observa cómo Ethan se acerca en su calesa a la oficina de Correos cada día, recoge lo que haya, si lo hay, y, sin apenas cruzar palabra con nadie, se sube nuevamente a su calesa y se marcha a casa. Cicatriz roja en la frente, rostro lúgubre, lado derecho del cuerpo contraído y una persistente cojera. Este ingeniero va enterándose de algunos detalles sobre Ethan Frome por lo que le van contando aquí y allá pero, cuando por ciertas circunstancias Frome se convierte en su medio de transporte diario, será cuando comience a dibujarse ante él quién es realmente este hombre... y el día en que una intensa nevada les obliga a hacer parada en la granja de Frome, granja donde apenas pone nadie un pie desde hace más de veinte años, será el día en que comience a entender la verdadera historia de este hombre agreste como la tierra que lo vio nacer.
Aquí termina la voz del narrador en primera persona, y retrocedemos 24 años en el tiempo para ser testigos de lo que ocurrió, aunque esta vez la narración es en tercera. Y sobre todo y ante todo, regresamos para conocer quién era en realidad Ethan Frome. Pero antes quiero hablaros brevemente de la ambientación, porque el personaje que da nombre a esta novela está forjado desde las mismas entrañas que conforman la gelidez, dureza y severidad del entorno que le rodea.
Starkfield es el nombre ficticio que la autora adoptó para este pueblo agreste de Nueva Inglaterra. Ya el nombre es toda una declaración de intenciones (hace referencia a la crueldad o inhóspito de aquella región), y la intención de Wharton era plasmar la realidad abrupta de aquellas tierras, que hasta el momento de la publicación de Ethan Frome, aparecían en la literatura de una manera bastante más acogedora y muy alejada de la realidad. Starkfield es una tierra de largos inviernos sepultados bajo la nieve donde el sol se oculta durante meses y el aislamiento empuja a sus gentes hacia lo más recóndito de sus hogares y sus almas, confiriéndoles una adustez perpetua y resistente.
¿Por qué no se marchó entonces Ethan Frome? ¿Qué le ataba a Starkfield? Porque Ethan Frome es, ante todo, muy inteligente. Lo es, pero no fue uno de esos listos que abandonó Starkfield. La respuesta a estas preguntas son el principio y el fin del personaje. Su pesada condena, esa piedra atada al tobillo que le arrastra a las profundidades de la nada infinita... su destino. Porque a Ethan Frome le toca siempre el palillo más corto y la mala combinación de cartas. Su destino siempre ha estado escrito en letras esquivas y malencaradas, su estrella siempre ha estado apagada y su suerte siempre ha estado vestida de desgracia. Ethan Frome nació para no ver cumplidos ninguno de sus sueños. Ninguno en absoluto. Solo en una ocasión rozó con las manos algo parecido a la ilusión, a la felicidad, a la dicha, y esa es la historia que se nos narra en estas páginas... la cruel historia que se nos narra en estas páginas.
Ethan Frome es un hombre parco en palabras pero de una sensibilidad e inteligencia acusadas y desaprovechadas en una granja en la que trabaja de sol a sol sin apenas obtener rendimiento. Iba para ingeniero, llegó a marcharse de Starkfield para estudiar y a punto estuvo de ser libre y de romper sus lazos con aquella tierra, pero la muerte de su padre lo trastocó todo. Ahora está casado con Zeena, una mujer mayor que él que vive presa de dolores imaginarios y aferrada a lazos que tiende alrededor del cuello de su marido y que maneja con destreza y malicia. Desde hace un año vive con ellos la joven Mattie, prima de Zeena, no muy apta para las labores del hogar, pero capaz de asombrarse con esos conocimientos tan inusuales para un granjero y de pintar con palabras lo que Ethan oculta en su alma.
Este es el triángulo alrededor del que Edith Wharton urde la trama, y los tres están retratados de un modo extraordinario a base de pinceladas, de gestos que les delatan, de miradas que entre ellos pasan de largo y que solo el lector puede atisbar, de palabras que no se dicen pero sobrevuelan estancias... Los buenos escritores no necesitan describir con meticulosidad cómo son sus personajes: simplemente les dan vida y los dimensionan sobre las páginas, y Wharton no era una buena escritora sin más: era muy (muy) buena, y la construcción de personajes era sin duda una de sus señas de identidad, una de las cosas que hacen grande su obra (creo que os digo lo mismo cada vez que reseño una novela suya, pero es que es totalmente cierto y no hacer hincapié en ello sería negligencia pura y dura).
A todo esto se suma la excelente narración, imbuida de una premonición fatal que acompaña toda la lectura; sabes que algo va a ocurrir, algo muy malo, porque sabes que el destino de Ethan Frome es negro como el tizón por muchos rayos de sol que él intente atrapar entre las nubes. Desde el inicio del libro lo esperas, lo anticipas, no os estoy desvelando nada que no sepáis desde la segunda página, pero no eres capaz de adivinar por dónde va a llegar, qué va a pasar, qué lo va a provocar... hasta que lo tienes encima y te deja sin aliento.
Y es que ese final es de los que nunca se olvidan, de los que te hacen pensar "Wharton, ¿de verdad vas a hacer lo que yo creo que vas a hacer?". Y lo hace, vaya si lo hace. Y le da al libro un broche majestuoso... sí, majestuoso. Con todas las letras. Qué pena no poder explicaros todo lo que encierra ese final, lo que significa en la historia, cómo la redondea, sin contaros cosas que serían imperdonables y que no puedo ni esbozar. Tendré que conformarme con la esperanza de que lo leáis y lo comprobéis por vosotros mismos. Y todo esto os lo digo sabiendo como sabía lo que iba a pasar. Imaginad la primera vez que lo leí.
La edición incluye un prólogo de la propia Edith Wharton a la edición de 1922, y me ha resultado muy curiosa porque muchas veces leemos un libro y no somos plenamente conscientes del proceso que hay detrás, del porqué un autor escoge una forma de narrar y no otra, una forma de darnos a conocer detalles y no otra, del grado de complejidad o superficiliadad conscientes que otorga a la narración y a los personajes... Wharton confiesa en este prólogo que su forma de abordar esta historia recibió el rechazo unánime de los pocos amigos a los que se lo esbozó, pero que ella, por primera vez, tenía la confianza suficiente en sí misma como para saber que hacía lo correcto y que debía seguir su instinto, haciendo caso omiso de esas opiniones disuasorias.
El resultado de esa persistencia, de esa terquedad, fue esta obra maestra, esta pulida joya escasa en longitud pero enorme en su genio narrativo, que creo que todo lector debería leer al menos una vez en la vida. Os aseguro que merece mucho la pena, y que probablemente no olvidéis nunca lo que encontréis en sus páginas.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
nefertiti5
 02 febrero 2018
No hay lugar a dudas de que Edith Wharton es una escritora maravillosa. Este es el tercer libro que leo de ella y sin lugar a dudas, no será el último.
Me ha gustado todo de la historia, la personalidad de los personajes, la ambientación invernal, la forma de narrar de la escritora y por supuesto, la historia.
El ritmo de la historia es pausado pero no lento, para mí ha sido una historia muy adictiva desde el inicio, llena de sentimientos.
Ethan Frome me ha dado mucha lástima, y me ha inspirado mucha ternura, por la mala suerte que tiene a lo largo de toda su vida.
El ambiente en la casa familiar es realmente opresivo, la autora ha sabido describirlo tan bien que llegas a sentir el aire cargado.
Aunque el tono general es bastante melancólico es una historia con la que me lo he pasado genial. Ya desde la primera página sentí mucha curiosidad por el protagonista y quería saber qué le había pasado en la vida.
Comentar  Me gusta         60
Shorby
 20 febrero 2019
Edith Wharton es una autora a la que tenía muchas ganas de leer. No podría haber tenido un estreno mejor.
Estamos en un pequeño pueblo de Massachussets, donde ha ido a parar un empleado de la compañía eléctrica que tiene que estudiar la zona. En el pueblo, donde se conoce todo el mundo y cada uno lleva su rutina personal diaria, le llama la atención un hombre: Ethan Frome.
Y es que, según se va enterando de su vida, por lo que va sonsacando a unos y otros cuando puede y poco a poco, de manera inevitable se va interesando más aún. Me pasó lo mismo.
Esta novela es de esos casos donde sabes qué va a pasar casi desde un inicio y sin embargo no pierde interés ni emoción, cosa que personalmente me parece harto complicada y que la autora hace muy muy bien; sabe desgranar los hechos de manera admirable, dándonos las explicaciones justas y necesarias, acompañadas de descripciones precisas y detalladas, además de unos personajes principales de lo más variados.
Por una parte está Ethan, un hombre por el que es casi imposible no sentir lástima, aunque a veces he tenido sentimientos encontrados con él y aún con ello no ha dejado de gustarme, si no todo lo contrario. Zeena, su mujer, es uno de los personajes más odiosos sobre los que he leído (y eh, que van unos pocos), está muy bien conseguida en todos los aspectos, resultando una persona rancia y huraña a más no poder… aunque también podemos intentar meternos en su piel para entenderla, dando a opiniones de todo tipo y de lo más interesante. Mattie, la sobrina de Zeena, que llega con una mano delante y otra detrás (como se dice) para cuidar de ella, pues es la típica señora de estas novelas, que vive enferma y parece que adora estar enferma… y que si bien no tiene oficio ni beneficio, se va dejando querer con el tiempo.
Tenemos una historia breve, pero a la vez realmente intensa, que te mantendrá pegado al libro sin dejarte respiro, aún siendo en su mayoría pausada y sin embargo teniendo unos momentazos de tensión que te impiden casi respirar –lo de la fuente me tenía histérica y pegada al libro-. Aparte de ser un dramón con todas las letras –y bueno, qué me gusta a mí un drama-.
Me ha encantado la forma de escribir de Wharton, me ha resultado increíblemente especial, es algo que me ha pasado con muy pocos autores y lo agradezco, cuando te tocan literariamente el corazoncito siempre mola (sobretodo si es lo primero que lees y sabes que te queda chicha por delante).
Es una obra que me ha despertado sentimientos de todo tipo y que me ha gustado leer despacio para ir saboreándola, pues es de las que se presta a esto; irradia belleza desde el principio hasta el final, aún notándose ese halo melancólico y agridulce todo el tiempo.
Si bien estamos a primeros de año, desde ya digo que pasa a ser una de mis mejores lecturas de este 2019. Me ha gustado muchísimo.
Y por supuesto, no puedo dejar de recomendarla.
Enlace: http://locaporincordiar.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
AdellaBrac
 25 enero 2018
Este libro es para enamorados de las palabras.
Las descripciones son sublimes, elegantes. Toda la novela tiene ese aire de narración de otro tiempo.
La vedad, para tener más de cien años, ha envejecido fenomenal. Hay historias que son eternas.
La autora comienza mostrándonos el presente del protagonista, Ethan Frome, un hombre taciturno, prematuramente viejo. Y luego nos lleva a su pasado, para contarnos por qué es así.
Toda la historia se construye prácticamente entorno a tres personajes, pero no hace falta más, tienen tanta presencia que llenan las páginas como si fuesen multitud.
La enfermiza Zeena, un personaje que oculta más de lo que aparenta.
El joven Ethan, un hombre atrapado entre la pasión que lo impulsa a actuar y el sentido de la responsabilidad que lo frena.
Y la bella Mattie, contrapunto de luz a la oscuridad de Zeena.
Y luego está el paisaje, casi un personaje más. Un paisaje duro, que oculta un pueblo aislado por la nieve, puertas cerradas, miradas hurañas.
Todo el tiempo flota en el ambiente un aire de fatalismo que crea desasosiego y que nos lleva, deslizándonos sin remedio, hacia un final perfecto.
En resumen, una novela para disfrutar con calma. Breve pero potente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (2) Añadir cita
Inquilinas_NetherfieldInquilinas_Netherfield06 agosto 2018
Cuando llevaba allí un poco más, y había visto que seguían a esta fase de claridad cristalina largos períodos de frío sin sol, cuando las tormentas de febrero habían plantado sus tiendas blancas en la abnegada aldea, y la impetuosa caballería de los vientos de marzo había acudido en su apoyo, empecé a comprender por qué Starkfield salía del asedio de seis meses como una guarnición rendida por el hambre que capitula sin condiciones.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AdellaBracAdellaBrac25 enero 2018
Creo que ha pasado demasiados inviernos en Starkfield.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Completa el título del libro

El hombre de .......... de C. J. Tudor

papel
tiza
ceniza

15 preguntas
68 lectores participarón
Crear un test sobre este libro
{* *}