InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8439734891
Editorial: LITERATURA RANDOM HOUSE (11/10/2018)

Calificación promedio : 3.2/5 (sobre 5 calificaciones)
Resumen:
Una nueva novela de la prestigiosa autora argentina Samanta Schweblin que desvela el lado más inquietante de las nuevas tecnologías. Casi siempre comienza en los hogares. Ya se registran miles de casos en Vancouver, Hong Kong, Tel Aviv, Barcelona, Oaxaca... y se está propagando rápidamente a todos los rincones del mundo. No son mascotas, ni fantasmas, ni robots. Son ciudadanos reales, y el problema -se dice en las noticias y se comparte en las redes- es que una... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
macarenamamone
 13 noviembre 2018
Una sorpresa. Entré con precaución a esta historia por las malas reseñas que había leído y tal vez así, sin expectativas, lo disfruté muchísimo más de lo que esperaba.
El argumento me enganchó desde la primera página, los kentukis son unos peluches que, al estilo gran hermano, lo ven todo, y quienes lo poseen nunca saben quién los está mirando, puede ser un vecino como alguien que vive en la otra punta del planeta. Además, me pareció interesante como está estructurada la novela, que cuenta la historia de algunos personajes centrales (Emilia, Alina, Enzo, Marvin y Grigor, creo que no olvido ninguno) y mecha algunas historias más esporádicas que no se vuelven a tocar. Creo que es interesante, más allá de seguir la progresión de tres o cuatro personajes principales, tener esos episodios extras que narran otras experiencias, quizás mas cortas aunque no menos impactantes, con los kentukis.
Me gusta como Schweblin retrata el “boom” de cierta moda que, en un comienzo, todos podemos juzgar de ilógica, pero que aún así se instala y es aceptada por la sociedad, incluso por quienes tenían sus reparos al principio. La manera en la que los kentukis empiezan a aparecer y poco a poco pasan a estar en absolutamente todos lados es muy actual y la autora capta ese fenómeno muy bien.
Otro punto que me gustó es la representación de una sociedad divida entre los que son mirados y los que miran, los que “tienen” (un kentuki) y los que “son” (un kentuki), es interesante pensar por qué y qué implica que algunos elijan ser mirados y otros elijan mirar.
Por último, creo que lo que más me gustó de esta novela es ese tinte de cyber punk que tiene cuando los que “son” kentukis se meten tanto esa vida virtual y paralela que se sienten más kentuki que humanos. La “vida” kentuki empieza a tomar más importancia que la vida humana, tanto que casi podrían vivir sin esa parte humana. Los límites entre ambas “vidas” empiezan a difuminarse.
En fin, para mí, Kentukis es un súper recomendado, tanto el libro como la autora, a quien pienso seguir leyendo.
(Son cuatro estrellas porque esperaba algo más impactante para el final)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         21
macbeth
 01 febrero 2019
Muchos problemas en este libro. El tema es aburrido, obsoleto hace varias décadas. La objeción paranoica contra la irrupción de la comunicación global de la tecnología en la vida cotidiana ya era vieja y algo ridícula en los libros de Negroponte. Además, los dispositivos tecnológicos que funcionan como animalitos de Philip K. Dick ponen un estándar de calidad literaria bastante alta que deja muy mal ubicados a estos kentukis. Quizás un cuento breve hubiera sido mejor, más gótico rioplatense como Pájaros en la boca, que es trivial, pero por lo menos le habría permitido a Schweblin proliferar en ese sadismo teenager que tanta taquilla le ha regalado. Los procedimientos narrativos me parecieron sin vida. Quizás sea intencional de Schweblin, pero en este libro no encontré a nadie. El recurso que sobresale es la redundancia. Insoportable. Ejemplo, abro al azar, página 140: “Sus dos hijas se plantaron frente a la góndola de los kentukis. Estaban en el supermercado, unidas por primera vez en un berrinche conjunto”. La lectura creo que opera tanto por lo explícito del texto, como por las inferencias que activa, creo que “implicature” es el término técnico que usan en pragmática para esta representación de lo inferido. La idea es que una buena parte de la lectura es inferencia, implicación. Si en el español que se habla en Argentina alguien dice “dos hijas”, activa un pensamiento de conflicto. Por eso, el Martín Fierro advierte que mejor los hermanos sean unidos, que no se peleen. Es decir, al leer “dos hijas” queda una hipótesis automática de confrontación. Entonces viene la redundancia: “unidas por primera vez en un berrinche conjunto”. Y empeora. Decir “góndola” en español argentino activa la idea de “supermercado”. Entonces, otra redundancia, también en la segunda frase: “Estaban en el supermercado”. Este efecto estético deriva en una desvalorización de la sucesión de frases. Si ya lo pensé desde la primera frase, cuando me lo explicita en la segunda frase me aburre, me pesa, me desvaloriza la lectura. No logro entender qué lector imaginario pensó Schweblin para este libro.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
malaletrra
 12 noviembre 2018
Escogí Kentukis como lectura para el 31 de octubre. Tengo que decir que una vez más me traicionaron las expectativas y me imaginaba una historia diferente. Los y las protagonistas de los diferentes relatos nos hablan abiertamente de su soledad o nos permiten entreverla. La alta tecnología llega en forma de Kentuki -muñeco de peluche con cámara que dirige y vigila una persona desconocida desde su casa- para traer consigo un poco de compañía y felicidad; finalmente supuesta, ficticia e incluso peligrosa.
El libro hizo que en mi cabeza aparecieran diferentes preguntas. ¿Estamos preparadxs como sociedad para acoger a la tecnología al ritmo al que avanza? ¿Ella se adapta a nuestras necesidades o somos nosotrxs quienes nos adaptamos a necesidades creadas?
Me asustó el hecho de pensar que a lo mejor no estamos tan lejos de que lo que Samanta cuenta se convierta en real. Me da miedo el hecho de que estando tan cerca y rodeadxs de tanta gente tengamos que recurrir a un aparato para vivir a través de los ojos de otras personas, sin comunicarnos, sin tener contacto y sin dar importancia a la soledad de lxs demás.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
ramirezluque
 26 noviembre 2018
Era la primera vez que leía un libro de Samantha Schweblin. Los Kentukis son unos pequeños “robots” con forma de animal, que disponen de ruedas, cámaras y micrófonos entre otras características. Son manejados a distancia por alguien anónimo, donde puede observar la vida de otra persona elegida al azar en cualquier lugar del mundo que haya comprado un kentuki. Hay dos opciones para elegir, o ser “amo” y manejar el kentuki mediante una tablet para observar la vida de la otra persona, o “ser kentuki”, personas que han comprado el robot anteriormente comentado, compartiendo así su día a día.
Ha sido inquietante la lectura de este libro, ya que te hace pensar hasta qué punto estamos dispuestos a compartir nuestra privacidad, cosa que ya hacemos hoy en día mediante las redes sociales. Tal como avanza la tecnología, no me extrañaría que se hiciera realidad y se pusieran de moda los kentukis en la vida real.
Comentar  Me gusta         10
lectoraaburrida
 05 marzo 2019
El tema no es novedoso ni probablemente la forma de tratarlo, pero desde luego que el libro de esta mujer me ha impactado.
Comienza con uno de los mejores primeros capítulos que he leído últimamente en un libro y después acaba derivando en una especie de terror tecnológico que da miedo. Miedo por ser un espejo de lo que realmente somos.
La autora juega con la tensión y la conciencia del lector dejando el pensamiento de "somos de los que nos gusta mirar o de los que preferimos mostrarnos?". No es algo tan descabellado si tenemos en cuenta nuestra perpetua presencia en las redes sociales.
Muy recomendable.
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (5)
larazon21 noviembre 2018
«Kentukis» una obra breve, extraña y eficaz, que se mueve en los límites entre la intimidad y la intromisión, entre la privacidad y el espectáculo y que la autora de «Pájaros en la cabeza» conduce con un pulso narrativo firme, sin fisuras, en sintonía con la cadencia de sus mejores relatos.
Leer la crítica en el sitio web: larazon
Abc14 noviembre 2018
La escritora argentina, candidata al Man Booker en 2017, publica «Kentukis», una inteligente reflexión sobre la soledad y la privacidad en nuestra sociedad
Leer la crítica en el sitio web: Abc
elperiodico14 noviembre 2018
Con la invención de unos extraños dispositivos tecnológicos, Samanta Schweblin crea una fábula sobre la incomunicación.
Leer la crítica en el sitio web: elperiodico
elmundo29 octubre 2018
Kentukis, la nueva novela de la escritora argentina, convierte elpresente en una distopía blackmirroriana.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
revistan12 octubre 2018
Por su primera novela fue nominada al Man Booker, uno de los premios más prestigiosos. Ahora nos sumerge en un mundo de mascotas electrónicas, con las que se interroga por los límites de la intimidad y el voyeurismo.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
Citas y frases (1) Añadir cita
lectoraaburridalectoraaburrida05 marzo 2019
se preguntó, con un miedo que casi podría quebrarla, si estaba de pie sobre un mundo del que realmente se pudiera escapar.
Comentar  Me gusta         10
otros libros clasificados: futuristaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Has leído El Principito?

¿Cuál es la profesión del narrador que encuentra el Principito en el desierto?

Periodista
Aviador
Pastor
Taxidermista

7 preguntas
123 lectores participarón
Thème : El principito de Antoine de Saint-ExupéryCrear un test sobre este libro
{* *}