InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8490628777
Editorial: Debolsillo (24/09/2015)

Calificación promedio : 4/5 (sobre 26 calificaciones)
Resumen:
¿Y si la gente dejara de morirse?Una brillante sátira del Nobel de Literatura que juega con el miedo más profundo del ser humano. «Sabremos cada vez menos qué es un ser humano.»LIBRO DE LAS PREVISIONES En un país cuyo nombre no será mencionado, se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La euforia colectiva se desata, pero muy pronto dará paso a la desesperación y al caos. Sobran... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (11) Ver más Añadir una crítica
SilviaMago
 11 noviembre 2020
En pocas ocasiones una obra de arte es a su vez una obra maestra. José Saramago (Portugal, 1922), sabe con qué tinta escribir. Este autor, ganador del premio nobel de literatura en 1998, apareció en mi vida de casualidad y desde entonces se ha convertido en uno de mis escritores favoritos. Fueron el título, la sinopsis y el misterio que envolvía la idea de una muerte que deja de venir, los responsables de que ese libro cayera en mis manos.
Imaginativamente racional, entrañable, compleja, elaborada, minuciosa y detallista, son algunos de los adjetivos que usaría para intentar describir esta novela publicada en el 2005 bajo el título de “As Intermitências da Morte”. Saramago consigue con su rico vocabulario y propias reglas de puntuación, una atmósfera personal y original, alejada de sus contemporáneos. Es la forma de transmitir, además de las ideas tan curiosas que comparte, lo que convierten al autor en un referente de la literatura universal.
“Al día siguiente, no murió nadie”. Con esa primera frase abre el viaje que nos regala a modo de novela. Las personas de un país sin nombre dejan de pronto de fallecer y el autor portugués nos plantea todo lo que esto conlleva. al principio, la población irradia felicidad y no puede contener su júbilo, pero a medida que avanza la trama, se plantean problemáticas que surgen ante este hecho: la iglesia católica ve peligrar sus cimientos (“Sin muerte no hay resurrección, y sin resurrección no hay iglesia.”), los cementerios y funerarias se vuelven innecesarios, las enfermedades siguen doliendo, pero el fin no parece acercarse… El dolor es insoportable cuando se sabe que no nos abandonará. La vida que no acaba deja de apreciarse, y el miedo a morir ya no es una de las preocupaciones que martillean nuestra cabeza.
La muerte se plantea como un personaje protagonista que evoluciona, crece, se esconde, aprende, teme y ama. Es colocada al mismo nivel que el resto de mortales, pues no hay nada más humano que la propia muerte. Esa normalización de la antítesis de la vida, actúa como un abrazo en los momentos donde el miedo a dejar de ser amenaza con paralizarnos.
Además de estar maravillosamente escrita, es una obra inteligente, rozando lo ensayístico. Narra la vida y el miedo, la ausencia de muerte y el amor, que tan caprichoso se posa donde nadie lo hubiera esperado. No hay excesos ni faltas, cada palabra está colocada en el lugar que le corresponde. Pellizca donde duele y sopla donde ya no, aliviando cada herida que antes fue motivo de llanto. Esta novela que parece plasmar una historia de ficción no podría haber sido más realista, consiguiendo en algunos momentos que dudemos si ese país donde ya no muere nadie no es el mismo que contemplamos desde nuestra ventana.
A partir del análisis de consecuencias que nacen de la ausencia de fallecimientos, Saramago deconstruye a la sociedad y sus matices de sombra. Critica la hipocresía y mediocridad que subyacen en las instituciones y grandes entidades. Coloca un foco de luz en la oscura realidad, esa que queda después de que no quede nada. ¿Cómo seríamos si no tuviéramos miedo a morir?, ¿cuánto perderíamos si perdiéramos el miedo a perder?, ¿seguiríamos trayendo personas al mundo sabiendo que nunca serán capaces de abandonarlo?
Intermitencias de la muerte me hizo reflexionar cada una de esas cuestiones y me despertó otras tantas. La lectura de esta novela marcó un antes y un después en mi forma de ver las cosas. Sólo una composición libre de tapujos y prejuicios es capaz de sacar a relucir la verdad: “si no volvemos a morir, no tenemos futuro”. Si el mañana dejara de ofrecernos la posibilidad de ser el último día de nuestra vida, dejaríamos de apreciar el día en el que vivimos.
Formamos parte de una sucesión de momentos que nos definen, pero ¿y si esos momentos nunca dejaran de ocurrir?, ¿qué pasaría si fuéramos un árbol enfermo al que nunca le llega su hora?, ¿y si no pudiéramos justificar la falta de tiempo? Querido lector, estimada lectora, si os atrevéis a darle una oportunidad a esta maravillosa historia, os recomiendo que dejéis la mente abierta a todas las preguntas que emerjan desde lo más profundo de vuestro ser. La idea de una muerte que no llega es cuanto menos tentadora, porque ¿acaso ser inmortal no es el sueño más antiguo de la humanidad?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Hefesto
 29 octubre 2019
Durante la mayor parte de nuestra existencia no dedicamos demasiados pensamientos a la finitud de nuestras vidas. Sabemos que la muerte está ahí, que llegaremos, pero hasta determinadas edades lo vemos algo lejano e incluso ajeno. Y sin embargo, ese hecho, o ese dejar de existir, condiciona todas nuestras vidas. No solo a nivel personal sino también en lo que a estructura social se refiere. Si la muerte se tomase unas vacaciones el sistema colapsaría, se derrumbaría.
Saramago, en esta travesura literaria traspasa, una vez más, la barrera de lo imposible para desplegar una crítica inmisericorde al sistema, a la iglesia (en concreto a la católica) y al oportunismo como algo inherente al comportamiento humano.
“Las religiones, todas, por más vueltas que le demos, no tienen otra justificación para existir que no sea la muerte”.
Esta cita define perfectamente la crisis en la que se ve inmersa la iglesia católica en un estado donde la gente deja de fallecer. Tras abrir un debate filosófico sobre como subsistir a su propio sinsentido, el clero no tiene reparos en involucrar a los poderes políticos que desbordados ante la gran cantidad de problemas que les rodean, se muestran como meros títeres conciliadores con sus aliados históricos. En esta tesitura seremos testigos de la forma en que los moribundos se convierten en una carga, tanto para las familias como para la sociedad, pero se aplicará una doble moral a quienes se atrevan a dar una solución al “problema”, y las funerarias y el resto de la "industria" de los difuntos tendrán que reinventarse para sobrevivir. Por supuesto, las "maphias" lograrán sacar provecho con el beneplácito del gobierno al que con sus malas artes aliviarán de cargas.
El autor debió divertirse con este juego crítico, exponiendo una vez más lo sucio y contradictorio de nuestra sociedad además de ensañarse con la figura de un monarca incapaz e irrisorio y denunciar la utilización de los medios como medio propagandístico del gobierno. Pero todo esto sólo ocupa la primera mitad de la novela. En la segunda la protagonista es la muerte que da a conocer su ¿existencia? y sus motivos. Y sí, la muerte es ese esqueleto con guadaña del imaginario popular, de esencia femenina e infalibilidad probada, pero en un gesto mal calculado de conciliación con l@s viv@s empieza a complicarse su labor. En esta parte, más cómica y disparatada que la anterior, asistiremos al fin de esa desvinculación con la humanidad que la caracterizaba hasta llegar a un desenlace que bien podría haber sido filmado por algún cineasta italiano de la década de los 70.
La novela en su conjunto no es suficientemente contundente. La crítica social de la primera mitad no deja la huella esperada en el lector al ser tratada de una forma escueta y con demasiada celeridad. La segunda parte, sin embargo, es un contrapunto a la anterior; llega incluso a parecer una obra independiente, tanto en el mensaje como en el tono. Aun así, no puede considerarse esta lectura como un tiempo perdido. Hay que acercarse a ella con ánimo divertido más que con espíritu crítico para llevarse mejores sensaciones.
Enlace: https://elyunquedehefesto.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Satrina
 27 abril 2018
De pronto, en el primer día de un nuevo año, nadie muere. La Muerte parece andar de vacaciones pero… ¿será esto algo bueno? ¿Realmente sería algo bueno si la Muerte fuera vencida para siempre?
Personaje favorito: Sin lugar a dudas mi favorita es la Muerte.
Lo que más me gustó: Esa cualidad que tiene el libro para hacernos cuestionar si realmente es algo deseable eliminar la muerte de nuestras vidas.
En conclusión, me gustó mucho este libro.
Comentar  Me gusta         10
Maresminombre
 31 enero 2019
Es un libro bastante denso y a pesar de que no es un libro extenso, se me ha hecho eterno. No veía el momento de terminarlo. Además, Saramago decide no poner guiones para los diálogos ni algunos signos de puntuación (como interrogaciones o exclamaciones) lo que le añade, en mi opinión, dificultad a la lectura. le doy dos estrellas porque la idea me ha parecido muy original y porque me ha gustado mucho cómo termina la historia (los dos capítulos finales son lo mejor del libro). Me pasó lo mismo con “El evangelio según Jesucristo”, creo que el estilo de este autor no va conmigo.
Comentar  Me gusta         00
astateaine
 31 julio 2020
Un libro en que se mezclan situaciones absurdas con otras que hacen un llamado a una reflexión más profunda. En unas primera parte un país se sumerge en el caos por la ausencia de la muerte, en una segunda parte la muerte de un personaje con una misión a cumplir.
Con toda la calidad de un autor de categoría, una narración que mezcla de manera precisa lo ameno y fácil de leer con el hecho de abordar un tema tan absoluto como la muerte.
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
HefestoHefesto03 octubre 2019
El paraíso, Paraíso o infierno, o cosa ninguna, lo que pase después de la muerte nos importa mucho menos de lo que generalmente se cree, la religión, señor filósofo, es un asunto de la tierra, no tiene nada que ver con el cielo
Comentar  Me gusta         70
HefestoHefesto03 octubre 2019
Porque la filosofía necesita tanto de la muerte como las religiones, si filosofamos es porque sabemos que moriremos
Comentar  Me gusta         10
HefestoHefesto03 octubre 2019
Las religiones, todas, por más vueltas que le demos, no tienen otra justificación para existir que no sea la muerte
Comentar  Me gusta         10
HefestoHefesto03 octubre 2019
nuestra otra especialidad, además de la balística, ha sido neutralizar, por la fe, el espíritu curioso.
Comentar  Me gusta         10
SatrinaSatrina02 diciembre 2017
Las enfermedades tienen algo curioso, los seres humanos siempre esperan librarse de ellas, de modo que ya cuando es demasiado tarde, acaban sabiendo que esa iba ser la última.
Comentar  Me gusta         00
Videos de José Saramago (7) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de José Saramago
Con ocasión del Día de la Poesía, el gran actor, director teatral y miembro de la Real Academia Española José Luis Gómez homenajea a José Saramago recitando su poema «Science-Fiction I».
#JoseSaramago #DiaDeLaPoesia
Ficha de «Poesía completa», de José Saramago: https://www.penguinlibros.com/es/poesia/15029-poesia-completa-de-saramago
---- Suscríbete a nuestro canal de YouTube: https://www.youtube.com/penguinlibros/subscribe/
---- En penguinlibros.com puedes encontrar el catálogo de todos los sellos de Penguin Random House Grupo Editorial, así como primeros capítulos, entrevistas, portadas y audiolibros.
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES YouTube: https://www.youtube.com/penguinlibros/ Facebook: https://www.facebook.com/penguinlibros/ Instagram: https://www.instagram.com/penguinlibros/ Twitter: https://www.twitter.com/penguinlibros/ Web: https://www.penguinlibros.com/
+ Leer más
otros libros clasificados: portugalVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre filosofía?

Son considerados los padres de la filosofía occidental:

Aristóteles y Pitágoras
Demócrito y Sócrates
Aristóteles y Platón
Pitágoras y Sócrates

10 preguntas
40 lectores participarón
Thèmes : filosofíaCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..