InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
ISBN : 8490628777
256 páginas
Editorial: Debolsillo (24/09/2015)

Calificación promedio : 4.13/5 (sobre 76 calificaciones)
Resumen:
¿Y si la gente dejara de morirse?Una brillante sátira del Nobel de Literatura que juega con el miedo más profundo del ser humano. «Sabremos cada vez menos qué es un ser humano.»LIBRO DE LAS PREVISIONES En un país cuyo nombre no será mencionado, se produce algo nunca visto desde el principio del mundo: la muerte decide suspender su trabajo letal, la gente deja de morir. La euforia colectiva se desata, pero muy pronto dará paso a la desesperación y al caos. Sobran... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (28) Ver más Añadir una crítica
Liones
 09 July 2022
al día siguiente no murió nadie...Con estas palabras nos introducimos en esta sucesión de situaciones disparatadas a raíz de la extraña circunstancia de que en un país determinado y de un momento concreto, la muerte como tal deja de existir.

Who wants to live forever?...De repente llega a mi cerebro el conocido tema de Queen en la banda sonora de Los inmortales, pero poco tiene en común con la historia que tenemos entre manos.

En esta ocasión y en esta "temporal" inmortalidad (si esto fuera posible) no existe épica, no hay guerreros de cuerpos esculturales enfrentados en singular y definitiva batalla al grito de ¡Solo puede quedar uno!.

Y esto nos conduce al quiz de la cuestión, qué sucede si no hay muertes pero el proceso degenerativo humano sigue su curso habitual. La consiguiente acumulación de cuerpos decrépitos y la falta de recursos de todo tipo para hacerle frente a la situación plantea un número creciente de problemas de compleja solución.

Con un estilo personal y nunca falto de ingenio, consigue sumergirnos en la historia abordando diferentes planteamientos de los principales organismos o personajes involucrados; desde el propio rey a la maphia, de los servicios funerarios a las compañías de seguros...

Si bien es cierto que su escritura puede parecer un torrente desbordado con uso continuo de apreciaciones, diálogos, pensamientos o elucubraciones varias con escasez o el uso particular de los signos de puntuación, no resta brillantez al ingenio y la imaginación del autor para mantener el interés.

Este ha sido mi primer libro leído de José Saramago pero confío en que no sea el último.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         1610
Nuryta
 11 December 2022
Una novela magnífica, no solo por esa tendencia nuestra a personificar a la muerte en un intento por tratar de comprenderla, desearla y odiarla a la vez, como algo inevitable pero que nadie quiere para sí o los suyos.

En fin, que la muerte de un momento a otro decide dejar de ejercer sus funciones y la gente deja de morir, sin que eso signifique que los accidentes y enfermedades se suspendan, así que el sueño de que no lleguemos a morir no es exactamente como muchos lo soñaban y de hecho lleve a desear el fin de los días y con ello a que se despierte en la sociedad una serie de acciones muy humanas (en el mal sentido) para brincarse la nueva política de la señora muerte (con minúscula, que ella no acepta la mayúscula).

Se toman pues nuevas medidas en la ejecución de sus labores, pues aún la muerte llega a cansarse de la monotonía, sin que esto mejore la situación de una sociedad que no sabe bien qué es lo quiere. En fin, que las aventuras de la muerte siguen y un hecho inesperado, le lleva a replantearse “¿su vida?”, ese final abierto me ha gustado mucho, no puedo decir más, deben leerlo y me cuentan luego.

Es el segundo que leo de Saramago y me pregunto porqué no lo hice antes, definitivamente ya estoy poniendo todos sus libros en lista, son muy buenos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         145
SilviaMago
 11 November 2020
En pocas ocasiones una obra de arte es a su vez una obra maestra. José Saramago (Portugal, 1922), sabe con qué tinta escribir. Este autor, ganador del premio nobel de literatura en 1998, apareció en mi vida de casualidad y desde entonces se ha convertido en uno de mis escritores favoritos. Fueron el título, la sinopsis y el misterio que envolvía la idea de una muerte que deja de venir, los responsables de que ese libro cayera en mis manos.
Imaginativamente racional, entrañable, compleja, elaborada, minuciosa y detallista, son algunos de los adjetivos que usaría para intentar describir esta novela publicada en el 2005 bajo el título de “As Intermitências da Morte”. Saramago consigue con su rico vocabulario y propias reglas de puntuación, una atmósfera personal y original, alejada de sus contemporáneos. Es la forma de transmitir, además de las ideas tan curiosas que comparte, lo que convierten al autor en un referente de la literatura universal.

“Al día siguiente, no murió nadie”. Con esa primera frase abre el viaje que nos regala a modo de novela. Las personas de un país sin nombre dejan de pronto de fallecer y el autor portugués nos plantea todo lo que esto conlleva. al principio, la población irradia felicidad y no puede contener su júbilo, pero a medida que avanza la trama, se plantean problemáticas que surgen ante este hecho: la iglesia católica ve peligrar sus cimientos (“Sin muerte no hay resurrección, y sin resurrección no hay iglesia.”), los cementerios y funerarias se vuelven innecesarios, las enfermedades siguen doliendo, pero el fin no parece acercarse… El dolor es insoportable cuando se sabe que no nos abandonará. La vida que no acaba deja de apreciarse, y el miedo a morir ya no es una de las preocupaciones que martillean nuestra cabeza.

La muerte se plantea como un personaje protagonista que evoluciona, crece, se esconde, aprende, teme y ama. Es colocada al mismo nivel que el resto de mortales, pues no hay nada más humano que la propia muerte. Esa normalización de la antítesis de la vida, actúa como un abrazo en los momentos donde el miedo a dejar de ser amenaza con paralizarnos.
Además de estar maravillosamente escrita, es una obra inteligente, rozando lo ensayístico. Narra la vida y el miedo, la ausencia de muerte y el amor, que tan caprichoso se posa donde nadie lo hubiera esperado. No hay excesos ni faltas, cada palabra está colocada en el lugar que le corresponde. Pellizca donde duele y sopla donde ya no, aliviando cada herida que antes fue motivo de llanto. Esta novela que parece plasmar una historia de ficción no podría haber sido más realista, consiguiendo en algunos momentos que dudemos si ese país donde ya no muere nadie no es el mismo que contemplamos desde nuestra ventana.

A partir del análisis de consecuencias que nacen de la ausencia de fallecimientos, Saramago deconstruye a la sociedad y sus matices de sombra. Critica la hipocresía y mediocridad que subyacen en las instituciones y grandes entidades. Coloca un foco de luz en la oscura realidad, esa que queda después de que no quede nada. ¿Cómo seríamos si no tuviéramos miedo a morir?, ¿cuánto perderíamos si perdiéramos el miedo a perder?, ¿seguiríamos trayendo personas al mundo sabiendo que nunca serán capaces de abandonarlo?
Intermitencias de la muerte me hizo reflexionar cada una de esas cuestiones y me despertó otras tantas. La lectura de esta novela marcó un antes y un después en mi forma de ver las cosas. Sólo una composición libre de tapujos y prejuicios es capaz de sacar a relucir la verdad: “si no volvemos a morir, no tenemos futuro”. Si el mañana dejara de ofrecernos la posibilidad de ser el último día de nuestra vida, dejaríamos de apreciar el día en el que vivimos.

Formamos parte de una sucesión de momentos que nos definen, pero ¿y si esos momentos nunca dejaran de ocurrir?, ¿qué pasaría si fuéramos un árbol enfermo al que nunca le llega su hora?, ¿y si no pudiéramos justificar la falta de tiempo? Querido lector, estimada lectora, si os atrevéis a darle una oportunidad a esta maravillosa historia, os recomiendo que dejéis la mente abierta a todas las preguntas que emerjan desde lo más profundo de vuestro ser. La idea de una muerte que no llega es cuanto menos tentadora, porque ¿acaso ser inmortal no es el sueño más antiguo de la humanidad?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Yalonso
 20 April 2023
Fur muy interesante la analogía que me surgió en la cabeza entre la primera parte de Las intermitencias de la muerte y la realidad social y política de algunos lugares, la anarquía que se desencadena y como en nombre de la libertad y la democracia, se le pretender robar al ciudadano su derecho a pensar diferente... Y ese hurto vine del ciudadano de al lado, ese que cree que su verdad es la única verdad y todo el que piense diferente es un enemigo.
Veo cierta analogía con Ensayo sobre la ceguera, veo la humanidad puesta a prueba, veo los cimientos de esa misma humanidad resquebrajados, veo la moral chocando con la realidad.
Cuando pasa la novedad del argumento, empiezo a ver una monotonía en la trama que hacía de sopnifero, perdí totalmente el interés porque la cotidianidad de la muerte con minúscula que relataba me aburrió mortalmente. Hacía el final, volví a retomar una pizca de interés y el giro final me pareció bien... de cierta manera es como si fuera más de una historia separadas entre si.
Puedo resumir que está historia me generó un interés "intermitente"... Y que conste que quería mucho que me gustara, porque me gustó mucho Ensayo sobre la ceguera que fue lo primero que lei de José Saramago, pero no todo lo que sale de la pluma de un autor es de igual agrado para todos.
La novela está escrita como de carretilla, sin nombres sin escenarios recreados, ni grandes recursos literarios, ni siquiera aprovecha la oración para fábulas morales, es como si dijera, esta es la realidad independientemente de lo que tú lector creas, justo como la muerte misma.
Sobre este libro se dice que Saramago fue acusado de plagio, intentaré leer el cuento de la discordia a ver qué me parece a mí.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Pianobikes
 07 September 2021
“Al principio, como es natural, hubo envidias, hubo conspiraciones, se dio algún que otro caso de tentativa de espionaje científico para descubrir cómo lo habíamos conseguido, pero, a la vista de los problemas que desde entonces se nos vinieron encima, creemos que el sentimiento general de las poblaciones de esos países se puede traducir con estas palabras, de la que nos hemos librado.” ~ Las intermitencias de la muerte de José Saramago.

Un día, en un país no determinado, la muerte deja de actuar. Nadie muere. ¡Menudo chollo!, ¿no? Pues lo cierto es que se genera más de una complicación y la primera en darse cuenta es la Iglesia que, como bien dice, ¿qué va a vender ahora si vive de la promesa de una vida mejor después de la muerte? No es la única. A la lista de damnificados se suman los seguros de vida o las funerarias y poco a poco las familias con enfermos terminales que permanecen sine die en el limbo entre la vida y la muerte.

Un libro muy interesante y lleno de reflexiones, críticas y símiles. ¿El problema? Que no es nada fácil de leer. Saramago ha prescindido de signos de puntuación de que nos facilitan la lectura y así, por ejemplo, los diálogos no están marcados con guiones, ni con puntos; está todo escrito separado por comas aunque marcando con mayúsculas las palabras de los distintos interlocutores. Eso sí, la lectura es fluida pero no es sencilla.

La verdad es que me ha gustado el trasfondo de este libro, o más bien dicho los trasfondos, porque Saramago no desperdicia balas y dispara contra todo y contra todos: política, religión, economía, humanidad. La verdad es que no deja títere con cabeza, de la misma manera que lo haría la muerte. Y todo aderezado con ironía y un negro sentido del humor. Si os animáis a leerlo tomadlo con calma porque la verdad que la ausencia de signos de puntuación no facilita la lectura, por lo menos para mi y, en algunas partes, me ha sobrado texto, me parecía que se iba por las nubes en exceso.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Citas y frases (23) Ver más Añadir cita
Paco_GarridoPaco_Garrido11 October 2022
La filosofía necesita tanto de la muerte como las religiones, si filosofamos es porque sabemos que moriremos.
Comentar  Me gusta         160
HefestoHefesto03 October 2019
El paraíso, Paraíso o infierno, o cosa ninguna, lo que pase después de la muerte nos importa mucho menos de lo que generalmente se cree, la religión, señor filósofo, es un asunto de la tierra, no tiene nada que ver con el cielo
Comentar  Me gusta         70
LionesLiones07 July 2022
Con los palabras todo cuidado es poco, mudan de opinión como las personas.
Comentar  Me gusta         174
LionesLiones09 July 2022
Inquietarse no significa forzosamente tener miedo, puede ser apenas una alerta de la prudencia.
Comentar  Me gusta         120
EnricVallesEnricValles30 October 2022
cuando se avanza a tientas por los pantanosos terrenos de la realpolitik, cuando el pragmatismo toma la batuta y dirige el concierto sin atender lo que está escrito en la pauta, lo más seguro es que la lógica imperativa de la villanería acabe demostrando, a la postre, que todavía quedaban unos cuantos escalones que bajar.
Comentar  Me gusta         20
Videos de José Saramago (27) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de José Saramago
Cuentos del escritor portugués José Saramago y del escritor alemán Hermann Hesse.
otros libros clasificados: ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESAgapeaCasa del libro





Test Ver más

Cuánto sabes sobre la literatura clásica

Es un poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuido al poeta griego Homero. Narra la vuelta a casa, tras la guerra de Troya, del héroe griego Ulises

La Divina Comedia
La Ilíada
La Odisea

10 preguntas
120 lectores participarón
Thèmes : Literatura clásicaCrear un test sobre este libro
.._..