InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

GEMMA; ROVIRA ORTEGA (Traductor)
ISBN : 8499082475
Editorial: Debolsillo (28/09/2016)

Calificación promedio : 4.39/5 (sobre 379 calificaciones)
Resumen:
Atípica, profunda y sincera, El nombre del viento es una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor, de magia y de superación que ha deslumbrado a todos los que la han leído. «He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (107) Ver más Añadir una crítica
Novela_romantica_erotica
 11 mayo 2021
Una trilogía que ha despertado el interés de muchísima gente y yo, como siempre, llegando tarde a la fiesta. Debo decir que tenía mis reservas. Hacía muchísimo tiempo que no leía novela fantástica propiamente dicha y tenía miedo de no poder conectar con la historia. al parecer, esto es como nadar – normalmente se dice que es “como montar en bici”, pero resulta que yo no he aprendido a mis veinte años a ir en una, así que vamos a dejarlo estar –, no se olvida nunca. Puedo deciros que El nombre del viento es una joya. Una joya de las de verdad. Un libro que levanta pasiones, ¡y con razón!
La historia podría dividirse en cuatro partes, al menos a mi juicio. La primera corresponde a unas pocas páginas, todas ellas narradas en tercera persona. La segunda sería la infancia de Kvothe. La tercer sus desgracias. La cuarta, el resurgimiento. Sí, creo que eso sería un resumen bastante ajustado a lo que se espera de la novela. Ahora bien, esto no quiere decir, ni mucho menos, que el libro siga un patrón. Todo lo contrario.
La novela empieza, si queréis mi opinión, de un modo perfecto. Hablar de un modo tan sublime sobre los silencios, el triple silencio, a mí me arrancó una sonrisa. Una novela perfecta. Perfecta porque sí. Pero no quiero ponerme sentimental. Kote es un posadero normal y corriente, o al menos eso quiere dar a entender a sus pocos clientes. al parecer, la economía no está en su mejor momento y nuestro señor posadero pelirrojo tiene que contentarse con unas pocas visitas, algunas historias y los silencios. Ay, los silencios. Si añadimos a la ecuación a Bast, su aprendiz, entenderéis que yo era la mujer más feliz del mundo leyendo la novela.
Entre las historias contadas en la posada de Kote hay un momento que marca un antes y un después. Cárter, el herrero, entra en la posada con el cuerpo hecho jirones. Un ataque, dicen. ¡Y vaya ataque! No estamos hablando de un asalto en el camino, ni siquiera de una pelea callejera. Estamos hablando del ataque de una bestia, una asquerosa araña – autores y autoras del mundo, ¿por qué siempre elegís una puñetera araña? ¿Es qué no hay nada menos asqueroso, maldita sea? – gigante que tiene las patas afiladas como cuchillas. A nadie le sorprende que se hable de demonios. A nadie, mucho menos a Kote.
Me estaba perdiendo algo maravilloso. Ya no hablo sólo de la historia, que es genial, no. Hablo de la prosa. Hacía años que no me encontraba con algo tan bien escrito, algo tan sumamente maravilloso y cuidado. Patrick Rothfuss hace un trabajo de diez, así de sencillo. Su texto está pulido. Prosa convertida en verso. Verso que deriva en prosa. Canciones, silencios y magia. ¿Qué más se puede pedir de una novela, eh?
Decía que el incidente de la araña gigante no sorprende a Kote. Él sabe qué es esa cosa. Sabe qué tiene que hacer. Bast también lo sabe. Pero tranquilas, tranquilos, hay algo que nuestros chicos no saben. Lo que ninguno de los dos espera – al menos en apariencia – es que un día se presente en la posada un escribano. Un hombre que se presenta a sí mismo como Cronista. Alguien que ha oído las historias de Kvothe el Sin Sangre y el sinfín de nombres que se le dan a ese personaje.
Cronista sabe que Kote es, en realidad, Kvothe. Bast también lo sabe. Ahora sólo queda esperar que nuestro posadero acceda a contar su historia.

Y ahora, bienvenidas y bienvenidos a la Zona Spoiler

Redonda, así es la historia. Decía más arriba que tenía mis reservas. Ya sabéis, todo el mundo tiene miedo de empezar una novela que a todo el mundo le ha encantado. Miedos infundados el noventa por ciento de las veces, sí, pero miedos al fin y al cabo. Eso ha sido lo que me ha pasado a mí con este libro. No sólo me ha maravillado cómo el autor juega con las palabras y las historias, sino que me ha fascinado ver la facilidad con la que logra atrapar a la persona que lee. Me explico. El nombre del viento es un libro ambicioso, un proyecto que, si queréis mi opinión, podría quedar grande a cualquiera. Pero no a Rothfuss. Ese hombre sabe lo que se hace, creedme. Tanto es así que no podía dejar de darle vueltas a las peripecias por las que pasa nuestro dulce Kvothe. Porque sí, tal vez acabe siendo un monstruo, alguien que irá a por todas a cualquier precio, pero de momento sólo es un niño. Nada más que un niño.
Me encantó la primera parte de la novela. Esos momentos en los que no sabes nada, esos en los que poquito a poco te sumerges en el mundo medieval que nos regala el autor. Me gustó más todavía que Kvothe decidiera contar qué fue de su vida, por qué ha llegado hasta dónde ha llegado.
Decía que sólo era un niño. Lo mantengo. Una criatura de poco más de doce añitos tremendamente inteligente. Un chico que tiene muchísimo que aportar al mundo, hasta que un día, sencillamente, su vida se va a la mierda. Me dolió. Me dolió horrores ver (leer) por todo lo que tuvo que pasar tras la muerte de su familia. Su troupe era eso, a fin de cuentas, su familia. Pero hubo algo que me dolió mucho más. Su vida en Terbean, sí. Por amor de Dios, ¡se portan fatal con él! Un niño no debería vivir, jamás, de esa manera. Desamparado, sin un plato de comida caliente, recibiendo golpes de otros niños y, lo que es aún más despreciable, adultos. Estuve a punto de llorar tantas veces que llegué a plantearme seriamente si no sería que me estoy volviendo terriblemente sensiblera.
Debo decir que mi parte favorita de la novela es la que corresponde a toda su educación en la Universidad. Personajes como Simmon o Wilem, el cambiante Elodín, los profesores Elxa-Dal, Kilvin y Arwyl… dieces. Eso son, todos ellos. Personitas maravillosas que van allanando de forma casi imperceptible el camino por el que danza nuestro Kvothe.
Pasando a temas más escabrosos, quiero comentar toda una serie de cosas que me han maravillado de la novela. Me gusta la transparencia, la forma cómo nuestro protagonista afronta sus problemas económicos. Él no es rico. de hecho, es terriblemente pobre. Un chico que sabe lo que es no tener nada que llevarse a la boca. Probablemente hablo (escribo) por hablar (escribir), pero si lo que Rothfuss pretendía era reivindicar la situación económica de todo el puñetero mundo, yo sólo puedo inclinarme ante su grandeza. Los ricos son demasiado ricos. Los pobres son demasiado pobres. Y luego están las personas que van viviendo el día a día. Un desfile de personalidad que van de lo mejor a lo peor de todas y cada una de nosotras, de todos y cada uno de nosotros. Gente, gente maravillosa y gentuza. Hablando de gentuza, ¿nadie va a matar a Ambrosse? Porque estoy hasta las narices de ese niñato. ¡Menudo desgraciado, el campeón!
Siguiendo con temas más bien turbios, no quiero perder la oportunidad de hablar (escribir) sobre Denna. Esa chica me tiene intrigada. Por un lado me gusta el personaje. Me fascina que sea de esas personas que no pueden estar demasiado tiempo en el mismo sitio. Que sea un espíritu libre, por decirlo de algún modo. Y es que la descripción que hace Kvothe sobre ella se ajusta muy bien a la imagen que da. Una chica que no es de nadie, ni siquiera de sí misma.
Trigo de otro costal, son Fela y Auri. Si queréis mi opinión, esas dos chicas son un par de soles. La primera porque es sencillamente encantador y la segunda porque enamora. Nada más que decir.
La historia cuenta con toda una serie de momentos que me pusieron los pelos como escarpias. No, no digo (escribo) esto porque diera miedo, a lo que me refiero es que se pasa mal. Mal, porque nuestro protagonista es, en cierto modo, un héroe. Un héroe al que el tiempo castiga, según lo que podemos entrever en la posada de “Kote”. Kote. Kvothe. Que bonitos, los nombres, y cuánto poder guardan, como muy bien se encarga de recordarnos Elodín.
Mirad, el libro es largo. Terriblemente largo. Esto viene a colación de que no sé ni por dónde empezar para que entendáis lo maravilloso que es. Cada página vale la pena. Cada palabra, cada sonido. Porque el libro esconde magia, leyendas y misterios. Si bien es cierto que Kvothe ha tenido una vida dura, una de la que aquí sólo conocemos una ínfima parte, el presente es el mayor enigma. No sé como un Fata pudo llegar a convertirse en el aprendiz de alguien como nuestro protagonista, al igual como no sé por qué Kvothe tiene la certeza de que va a morir. No sé por qué se habla de los silencios. Realmente, no sé nada. Sólo puedo deciros que el libro es genial. Jodidamente genial, de hecho. Brilla con luz propia, si queréis que me ponga poética.
Antes de dejar la reseña, quiero hacer dos últimas menciones. Una para el presente y otra para el pasado. Respecto al ahora, quiero saber qué es lo que lleva a un mercenario de esas características al refugio que entre Bast y Kvothe han creado. Un refugio que más bien es una cárcel, como muy bien dice nuestro Fata – en serio, yo me he enamorado de ese chico –. Ya no es tanto las preguntas que pueda hacerme, que son demasiadas, sino las reflexiones que saco en claro. Me gusta el mensaje de Bast, el de darle una patada en el culo a lo malo y afrontar la realidad. No sé qué ha hecho Kvothe que sea tan terrible, pero me muero de ganas por descubrirlo.
Sobre el pasado… bueno, miles de preguntas. Todas ellas con dos constantes: los Chandrian y Denna. Veréis, no puedo quitarme de la cabeza las palabras de Wilem. Y es que ese chico tiene razón. ¿Por qué iba alguien tan escurridizo como Denna a obligar a Kvothe a buscar a alguien que sabe que ya no está en el bosque? Porque mis conclusiones son terribles, la verdad. No sé qué tendrá que ver esa chica con los Chandrian, ni siquiera sé si estoy en lo cierto; pero sea lo que sea, me da en la nariz que los secretos de Denna son muy oscuros.

+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Galena
 19 noviembre 2017
El nombre del viento está de aniversario y es que aunque parezca mentira ya hace una década que se publicó (y los fans siguen esperando la tercera parte, ya lo sé). Una obra de fantasía que ha gustado a muchos y cuya serie está en camino, pero antes de eso, podemos disfrutar de esta edición de lujo que sale a la venta con motivo del aniversario.
Para mí es una relectura ya que leí el libro hace un par de años, fue uno de mis primeros contactos con la fantasía épica y lo disfruté mucho, aunque fui con miedo porque La comunidad del anillo me había decepcionado. No obstante, la primera novela de esta trilogía me enganchó y me sorprendió, pero al enterarme de que la tercera parte se hacía esperar no he leído todavía el segundo libro.
En esta segunda ocasión me acerco a la novela en otro contexto, he leído más sobre fantasía y estoy leyendo Canción de hielo y fuego, son dos estilos muy diferentes y creo que la obra de George. R.R.Martin tiene mucho de político, mientras que El nombre del viento es aventura. El otro punto que más las diferencia es que Rothfuss hace que toda la acción gire en torno a su personaje estrella, Kvothe y ya sabemos que Martin cuenta con miles de personajes.

Hay quien dice que a Kvothe le sale todo bien, que no es realista, pero pienso que no es un problema y realmente ha sufrido mucho, no le salen las cosas tan bien. Su ingenio y su sagacidad hacen que sea especial y un personaje muy interesante, en mi caso lo que lamento es que se come el protagonismo en todas las escenas y el resto de personajes secundarios apenas tienen importancia. No me interesa leer sobre ellos y pienso que aquí el autor podría haberlo hecho mejor, por muy protagonista que sea Kvothe los secundarios también hay que cuidarlos. No es que estén mal construidos, pero no tienen trama y apenas reciben importancia, es fácil olvidarse de ellos.
Al igual que la primera vez que lo leí el principio me ha costado un poco, Rothfuss comienza la historia echando mano de un marco narrativo y ese recurso, para mí, no beneficia a la historia. Conocemos a Kvothe en unas determinadas circunstancias y ante la llegada de un cronista empezará a contarle su historia. Las ocasiones en la que volvemos al «presente» por denominarlo de alguna forma, cortan el ritmo y las leía con pesadez, queriendo volver a la acción.
La época en la universidad y como entra en ella sigue siendo mi favorita, además de contarnos todas las «hazañas» del protagonista conocemos un poco mejor ese mundo y se nota que el autor ha tenido que trabajar muchísimo para crear ese universo. Son momentos entretenidos y emocionantes, totalmente disfrutables, el ingenio de Kvothe es genial, lo cual no quiere decir que todo sea fácil para él.
Más adelante se inicia una trama amorosa, simplemente un inicio pero consigue que pierda un poco el interés porque el personaje de la chica no me gusta, es un romance que no consigue despertar mi interés y me resulta algo pesado. Por eso digo que el autor tiene dificultades con los personajes secundarios, la sombra de Kvothe no los deja brillar, habría que equilibrar las cosas. Como ya he dicho, no he leído el segundo libro y no sé si esto seguirá igual o cambiará.

Esta edición será la delicia de los fans y de los bibliófilos, tapa dura con sobrecubierta, nos presenta una portada diferente a la original que pone como protagonista al laúd, si habéis leído el libro sabréis lo importante que es para Kvothe. Me encanta el detalle de las cuerdas, que son doradas y brillan cuando les da la luz.
Al quitarle la sobrecubierta vemos que el libro es negro pero las letras del tomo brillan en un tono naranja con la misma tipografía que en la portada, es muy elegante y bonito, denota fantasía. Las guardas están decoradas y el interior cuenta con ilustraciones, algunas acompañan a la historia y otras acompañan los anexos del final que hablan sobre el universo de la novela.
Incluye un mapa y varias páginas sobre la experiencia de la editorial, frases de otros escritores con sus opiniones sobre el libro y también textos del autor. Es una edición bastante completa y quizá, a nivel decorativo, lo que más llame la atención es que las hojas están lacadas en rojo, como podréis ver en las imágenes que dejaré por aquí.
El nombre del viento ofrece fantasía, un universo complejo, aventuras y un protagonista ingenioso, inteligente y valiente que nos guiará en una historia que merece la pena leer. Lo único que resta por decir es que ojalá Patrick Rothfuss esté satisfecho con el tercer libro y por fin se decida a publicarlo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
KatiaGonzalez
 30 mayo 2019
Este libro es uno de los difíciles de reseñar, y lo supe desde que comencé a leerlo. Es tan bueno y me gustó tanto que no logro encontrar las palabras para describir la historia tan espectacular que leí. Puede que escriba mil palabras y no le haga justicia al libro, sobretodo porque no soy una experta haciendo reseñas, así que siempre está la posibilidad de que me salte mencionar infinidad de cosas que valen la pena.
Pero creo que la mejor forma de abordarlo sería explicándoles cómo es el libro. Kvothe, literal, se va a sentar a hablar de su vida. Si les gusta el chisme, los mínimos detalles, las descripciones, este libro es para ti. Y él mismo dice algo sobre esto en el que tiene toda la razón:
“Ahora bien, ni se te ocurra cambiar ni una sola palabra de lo que te voy a decir. Si te parece que me voy por las ramas, si te parece que divago, recuerda que las historias reales pocas veces toman el camino más recto.”
Con esto, díganme uds, cuando les cuentan una historia o una anécdota, la persona empieza a divagar, empieza a recordar algo que pasó antes para poder explicar lo que importa. Da muchos rodeos y vueltas para que la historia esté completa. Teniendo en cuenta esto, esta es la historia que se van a encontrar de Kvothe. Rothfuss nos va a explicar su vida desde el principio, cómo aprendía gracias a las personas que se iba encontrando en el camino, cómo era el cambio a otros lugares y cómo se acostumbraba a ellos, porque cada pedazo es importante para lo que se viene después. Es la única forma de adentrarnos en las circunstancias que lo llevaron a ser como es, a actuar de tal forma, a que esta historia tenga sentido, porque sin esos desvíos y esa lentitud esperada para este tipo de libros, no habría una historia.
En ese sentido, no desesperen si creen que el libro no va a ninguna parte, porque se toma su tiempo para todo, hasta para empezar la historia. Y, cuando se encuentren con las leyendas y sientan que no tiene razón de ser, que te preguntes por qué nos está contando tantas cosas, no se preocupen que todo es importante. A medida que van avanzando, se dan cuenta que todas esas leyendas y esas historias son claves para la trama también. Rothfuss no deja nada al azar.
Todo esto lo hace por medio de unas palabras que te llevan a otro mundo. Cada frase hace que te adentres en la ambientación, que te haga sentir como si estuvieses acompañando a Kvothe en todos sus viajes. Por eso las partes que más me gustaron fue cuando narraba los momentos en el que Kvothe tocaba. Esos momentos eran mágicos. de verdad que no sé cómo hizo Rothfuss para plasmar en mi mente todas las emociones que te hace sentir Kvothe cuando toca. Casi que puedes escuchar la canción como si estuvieras ahí al lado. Es impresionante.
Y, Kvothe, qué personaje tan asombroso y complejo, que solo hace que la historia se vuelva más real. A pesar de que en un principio nos pintan a Kvothe casi como un héroe, un ser de otro mundo que puede lograr grandes hazañas, en este libro nos van a mostrar al humano que está detrás de esas historias. Ya que conocemos al personaje desde pequeño, a todo lo que se ha enfrentado, vemos cómo va creciendo, va cambiando, se va adaptando y todo gracias a la inteligencia que posee este hombre. Esa inteligencia es lo que lo lleva a ser grande (además de algunos pequeños golpes de suerte), y aunque parezca invencible y que lo sepa todo, nos muestran que también se puede equivocar, que le dan puñaladas en la espalda, le va mal, pero este hombre sabe salir adelante con mucho ingenio. Kvothe lo que tiene en la cabeza es un cerebro que está trabajando las 24/7. Y, además, me encanta cuando lo toman desprevenido. Literal, él nos puede estar explicando algo que sabe de un tema ya sea porque lo aprendió a las malas o porque se lo enseñaron de pequeño, pero de repente lo paran diciéndole que no es así, sino que está equivocado. Son esos momentos en el que ves que él es como cualquiera de nosotros, que está aprendiendo todavía.
Pero, a pesar de sus errores, aprendes mucho con él. Hay muchas situaciones y muchos temas que se dan en el libro que me han llevado a investigar sobre ello porque quiero saber si es verdad o no. Eso es lo que me gustó también, este libro hace despertar tu curiosidad. Con lo que se nota que el autor está bien informado en muchos temas. No es una historia cualquiera que un día se le ocurrió, lo escribió y listo. Se nota que este hombre le ha metido cabeza por meses, que ha hecho su buena investigación para traernos algo bien hecho.
Al final, el libro me ha dejado con bastante curiosidad (vaya sorpresa), tanto de la trama como de los personajes. Quiero saber cómo se relaciona su pasado y su presente, porque no solo nos cuenta su pasado, también hace pausas para ver qué es lo que está pasando en la actualidad. Necesito saber cómo acontece todo. Aún, a día de hoy, tengo la historia muy presente en la cabeza como si fuese mi actual lectura.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
leersinlimites
 07 junio 2019
¿Todavía no habéis leído este libro? ¿A qué estáis esperando? Ahora, con esta nueva edición tan bonita no tenéis excusa. Que no os detenga que sea una saga abierta, de verdad, hay libros que merece la pena leer con la expectativa de la espera, y mientras tanto el lector no puede evitar pensar y darle vuelta a los datos que tenemos entre manos, teorizando y cavilando qué posibilidades hay... y os aseguro que hay muchas.
Primero empezaré por la edición. En esta edición especial por el décimo aniversario, no solo se ha pulido el texto y el contenido, sino que se han mejorado los mapas, se han includo una maravillosas y preciosas ilustraciones, se han incluído un par de notas de autor muy interesantes así como nuevos y exclusivos apéndices que nos hacen comprender mejor el funcionamiento de este maravilloso mundo que ha incluido Rothfuss. Pero eso no es todo, una cosa que seguro que a muchos os gustará es que tiene las páginas rojas (y le da un aire precioso al volumen) y, detalle que solo los que habéis leído el libro, bajo la sobrecubierta, grabado en la tapa principal, tenemos la palabra Valaritas. Cuando lo vi me pareció un detalle precioso, la verdad.
Las ilustraciones, si bien algo escasas, son espectaculares. Casi todos los personajes ilustrados son bastante parecidos a como me los imaginaba (el que menos diría que es Elodin, pero me ha gustado ver la versión del artista). Es más, me encantaría que hiciesen una adaptación cómic de la saga, y eso que no soy muy dada a hacerme con este tipo de readaptaciones... pero después de ver estas ilustraciones, me lo compraría sin duda.
Pese a no ser mi primera lectura, ni tan siquiera relectura, he disfrutado desde la primera hasta la última palabra. Esta saga tiene un poder tremendo, no solo porque la historia sea interesante y llena de intrigas que te harán mantenerte pegada a la lactura sin poder detenerte, ni tampoco porque Kvothe y sus amigos (pero especialmente Kvothe y Bast, al menos para mí) sean personajes tremendamente cautivadores... un factor fundamental es Rothfuss y su forma de narrar, la forma que tiene de estructurar la historia y de contarnos toda una vida de forma fascinante.
Este libro tiene dos fases muy marcadas, una más extensa que la otra pero no penséis que por eso la otra es menos importante... Nos situamos en el presente, en una posada cualquiera de un pueblo cualquiera de los Cuatro Rincones de la Civilización. En esa posada será donde Cronista encuentre a Kote, el posadero, a quien todo el mundo conoce por el nombre Kvothe. Y allí será donde, durante tres días exactos, Kote le narrará la historia que quiere escuchar, la historia de su vida... y cómo esta historia cambió al mundo. Así que sí, tenemos dos líneas temporales: el flashback de su vida y el presente en la posada Rocha de Guía.
Como toda historia, primero hay que introducirla. Y la historia de Kvothe no es distinta. La primera mitad del libro va desde su infancia hasta su adolescencia pero quien piense que esto la hace aburrida o menos fascinante que la segunda mitad... se equivoca estrepitosamente. Diré que la etapa de Kvothe en su troupe junto a Ben me encanta, es muy diferente a la fase de la Universidad, pero interesante a su manera. Y la fase posterior en la que va a Tarbean es intensa, llena de sorpresas y muy emocionante.
Lo que tiene este libro a su favor para evitar caer en la tediosidad que sufren algunas introducciones, es que es todo un flashback. Tan sencillo como eso. Antes de empezar cualquiera de las fases de la vida de Kvothe nosotros, en mayor o menor medida, conocemos su final. Sabemos que acaba en la posada, y antes de empezar a narrarle a Cronista su historia, Kvothe hace un resumen de algunas de sus "hazañas", que nos servirán de miguitas de pan mientras leemos sus memorias:
«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos.
»Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.»
A la ya de por sí maravilla de historia que tenemos entre manos, a las aventuras y desventuras de Kvothe y sus cábalas para salir airoso de los peores situaciones posibles... hay que añadirle las pistas, historias e incógnitas que con tan buen tino el autor va metiendo en la trama, de forma que consigue que vayamos asimilando la historia de este universo de forma casi natural, mediante historias, cuentos, canciones e incluso cuentos de niños. Esto sirve para darle aún más color al universo que crea el autor, dándole más realismo y detalle, al tiempo que sirve para profundizar en la cruzada de venganza que tiene nuestro pequeño protagonista entre manos.
Enlace: https://www.leersinlimites.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         70
Aitor_Castrillo
 09 diciembre 2020
¿Puede alguien ser más grande y tener más carisma que Kvothe? En un momento de la novela, Kvothe opta a ganar el caramillo de plata tocando su laúd cuando de repente se le rompe una cuerda en mitad de la actuación… En esas líneas llegué a escuchar la música y a lo largo de todo el libro pude sentir que tenía algo muy especial entre manos. Lo recomiendo con entusiasmo y con todas mis ganas tanto a los fans de la fantasía como a aquellos, que sin serlo, sí creen en la magia.
Admirado Patrick Rothfuss, publique ya Las puertas de piedra (el tercer libro de la saga). Primer aviso.
Comentar  Me gusta         152
Citas y frases (97) Ver más Añadir cita
IknemIknem20 junio 2020
“La primera es la puerta del sueño. El sueño nos ofrece un refugio del mundo y de todo su dolor. El sueño marca el paso del tiempo y nos proporciona distancia de las cosas que nos han hecho daño. Cuando una persona resulta herida, suele perder el conocimiento. Y cuando alguien recibe una noticia traumática, suele desvanecerse o desmayarse. Así es como la mente se protege del dolor: pasando por la primera puerta.
La segunda es la puerta del olvido. Algunas heridas son demasiado profundas para curarse, o para curarse deprisa. Además, muchos recuerdos son dolorosos, y no hay curación posible. El dicho
«el tiempo todo lo cura» es falso. El tiempo cura la mayoría de las heridas. El resto están escondidas detrás de esa puerta.
La tercera es la puerta de la locura. A veces, la mente recibe un golpe tan brutal que se esconde en la demencia. Puede parecer que eso no sea beneficioso, pero lo es. A veces, la realidad es solo
dolor, y para huir de ese dolor, la mente tiene abandonar la realidad.
La última puerta es la de la muerte. El último recurso. Despues de morir, nada puede hacernos daño, o eso nos han enseñado”.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         60
GalenaGalena19 noviembre 2017
—¿Has participado en muchas peleas con navaja? —bromeé.
—No en tantas como tú crees —repuso ella con una sonrisa pícara—. Es otra página de ese gastado libro que a los hombres tanto os gusta consultar para cortejarnos. —Puso los ojos en blanco, exasperada—. No sabes la cantidad de hombres que han intentado robarme la virtud enseñándome a defenderla.
—Nunca he visto que llevaras un puñal —comenté—. ¿Cómo es eso?
—¿Para qué voy a llevar un puñal? —replicó ella—. Soy una dulce y delicada flor, ¿no? Una mujer que se pasea exhibiendo un puñal solo busca problemas. —Metió la mano en un bolsillo y sacó un largo y delgado trozo de metal con uno de los bordes reluciente—. Sin embargo, una mujer que esconde un puñal está preparada por si surgen problemas. En general, es más cómodo aparentar que eres inofensiva. Menos problemático.
Lo único que impidió que me quedara perplejo fue la naturalidad con que lo dijo. Su puñal no era mucho más grande que mi navaja. Era de una sola pieza, recto, con empuñadura de piel fina. Era evidente que no era ningún utensilio de cocina, ni una navaja de supervivencia. Me recordó, más bien, a los afilados cuchillos quirúrgicos de la Clínica.
—¿Cómo haces para llevar eso en el bolsillo sin cortarte en trocitos?
Denna se puso de lado para enseñármelo.
—El bolsillo tiene un corte por dentro. Llevo el puñal atado a la pierna. Por eso es tan plano. Para que no se note que lo llevo bajo la ropa. —Lo asió por la empuñadura y lo sostuvo ante mí para que lo viera—. Así. Tienes que poner el pulgar en la parte plana.
—¿Pretendes robarme la virtud enseñándome a defenderla? —pregunté.
—Como si tú tuvieras virtud —dijo ella riendo—. Lo que intento es que no te cortes con esas manos tan bonitas que tienes la próxima vez que salves a una chica de una cerda.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
RalipbooksRalipbooks11 julio 2019
Es una palabra. Las palabras son palidas sombras de nombres olvidados. Los nombres tienen poder y las palabras tambien. Las palabras pueden hacer prender el fuego en la mente de los hombres. Las palabras pueden arrancarles lagrimas a los corazones mas duros. Existen siete palabras que haran que una persona te ame. Existen diez palabras que minarian la mas poderosa voluntad de un hombre. Pero una palabra no es más que la representacion de un fuego. Un nombre es el fuego en si. 
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         40
KristieKristie06 febrero 2020
Me llamo Kvothe, que se pronuncia ‘cuouz’. Los nombres son importantes porque dicen mucho sobre la persona. He tenido más nombres de los que nadie merece. Los Adem me llaman Maedre. Que, según como se pronuncie, puede significar la Llama, el Trueno o el Árbol Partido. Mi primer mentor me llamaba E’lir porque yo era listo y lo sabía. Mi primera amante me llamaba Dulator porque le gustaba cómo sonaba. Me han llamado Kvothe el Sin Sangre, Kvothe el Arcano y Kvothe el Asesino de Reyes. Todos esos nombres me los he ganado. Los he comprado y he pagado por ellos.
Pero crecí siendo Kvothe.

Una vez mi padre me dijo que significaba ‘saber’. He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. Quizá hayas oído hablar de mí.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
RalipbooksRalipbooks11 julio 2019
Yo la conozco desde hace mas tiempo. Si, tu has estado entre sus brazos, has probado el sabor de su boca, has sentido su calor, y eso es algo que yo nunca he tenido. Pero hay una parte de ella que es solo para mi. Tu no puedes tocarla, por mucho que te esfuerces. Y cuando te deje, yo seguire estando aqui despues de que ella haya olvidado tu nombre. 
Comentar  Me gusta         50
otros libros clasificados: fantasíaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

El amor en la literatura

El relato se extiende entre el romance trágico de dos jóvenes pertenecientes a sobresalientes familias enemigas de Verona, Italia.

La excelente y lamentable tragedia de Romeo y Julieta
La tragedia de Macbeth
La tragedia de Hamlet, príncipe de Dinamarca

10 preguntas
134 lectores participarón
Thèmes : romances , amorCrear un test sobre este libro
.. ..