InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8408105590
Editorial: Planeta (15/07/2011)

Calificación promedio : 2.75/5 (sobre 2 calificaciones)
Resumen:
Desde una vieja pensión de Niza la voz de Carolina Otero, la Bella, recupera su pasado. Un pasado marcado por una violación, cuando, con diez años, aún se llamaba Agustina, y que ha sido tan modelado según las conveniencias del momento que ni la misma Bella Otero puede distinguir el mito de la persona.
Inventó sus orígenes, cambió su nombre por el de Carolina, incluso quedó embarazada en su imaginación. Todo ello sirvió para alimentar el deseo sexual en los ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
Pinky
 23 noviembre 2020
Esta biografía, en parte novelada, ha sido nuestra última acompañante en el club de lectura. Está escrita por Carmen Posadas, una de las escritoras de las que más libros hemos leídos y cuyas obras, en general, siempre han gustado bastante a la mayoría de miembros del club.

Además, tuvimos la oportunidad de conocerla en un encuentro de clubes de lectura hace ya algunos años, y la experiencia fue maravillosa. Es muy simpática y accesible, y tuvo a todo el auditorio en vilo escuchandola hablar. Dio un repaso de su carrera y contó varias anécdotas sobre su vida.

Carmen Posadas siempre se documenta magníficamente para escribir sus obras, en las que suele basarse en un personaje histórico o un hecho concreto de la historia y añadiéndole su saber hacer, los convierte en historias estupendas con las que disfrutas a la par que aprendes.

En este caso, y saliendo en parte del género de la novela, nos cuenta la curiosa y bastante desconocida vida de la Bella Otero. Una bailarina, cantante, actriz y cortesana de origen español pero afincada en Francia, que fue muy famosa en la Belle Époque.

La autora nos cuenta la historia de Carolina Otero (en realidad se llamaba Agustina), desde que era una niña pobre e hija de madre soltera en la Galicia rural de la segunda mitad del siglo XIX, en capítulos dedicados a algún personaje o hecho relevante de la vida de la misma, contados de un modo biográfico, hasta el final de sus días en los que utiliza capítulos novelados, que va intercalando con los anteriores, en los que nos cuenta parte de su historia una Carolina anciana ya en sus últimos momentos de vida.

Además el libro contiene unos anexos fotográficos y epistolares, donde podemos conocer a la protagonista en varias etapas de su vida y también a algunos de sus amantes y cortesanas rivales.

Desde muy niña fue consciente de su enorme poder ante los hombres. Después de sufrir una violación que la dejó muy mal herida y estéril, escapó de su casa, se fue a Francia y allí comenzó a ganarse la vida bailando y prostituyéndose. Hasta que un día, su fututo representante, un estadounidense que estaba en Francia buscando nuevas artistas para su espectáculo en un teatro en Nueva York, la descubrió bailando en la calle. Él la descubrió y se enamoró perdidamente de ella, hasta el punto de ser uno de los varios hombres que acabaron suicidándose después de que la Bella les rompiera el corazón.
Su magnetismo y sensualidad se convirtieron en su mejor arma que, junto con su gran inteligencia, la llevaron a ser la reina de la Belle Époque. Porque la Bella fue una mujer con un talento mediocre para el baile o el canto, pero muy hábil para la seducción, que convirtió en todo un negocio que la llevó hasta las camas de varios reyes y de los más acaudalados magnates, y a ser una de las mujeres más ricas del momento.
Para adornar su humilde pasado, inventó muchas historias y anécdotas, que la hacían aún más atractiva a ojos de sus potenciales protectores. Decía ser andaluza e hija de un conde y de la gitana que inspiró el personaje de la protagonita de la ópera "Carmen", entre otras muchas pintorescas invenciones. Su carácter fuerte e indómito, que ella denominaba su "furia española" fueron parte de su seña de identidad y otro más de sus encantos junto con su arrebatadora belleza para los cánones de la época.
Disfrutó de una vida de éxitos, se codeó con la realeza, tuvo amistad o romances con muchos artistas de la época, protagonizó multitud de escándalos, fue poseedora de una auténtica fotuna en joyas, que lucía en sus espectáculos y cada vez que tenía ocación, y que acabó perdiendo en los tapetes del casino de Montecarlo debido a su adicción al juego.
Tuvo multitud de amantes pero no amó a ninguno. No llegó a casarse ni tuvo hijos, y se encontró sola, en la ruina y olvidada los últimos cincuenta años de su extensa vida.
La maestría escribiendo de Carmen Posadas, que de una forma elegante, ni sencilla ni excesivamente recargada, queda patente sobre todo en la parte novelada de esta obra. Pero también cuando nos cuenta de una manera más objetiva y con su propia voz, la biografía de Carolina, consigue que la narración no desmerezca en absoluto, sea ágil y amena a su lectura.

El punto fuerte del libro para mí es la ambientación. Me gusta mucho la época en la que vivió la protagonista y la autora consigue plasmarla muy bien, aunque sea a base de pinceladas. Pero también he de decir que, será debido al paso del tiempo y a que ya hoy parece que no nos escandaliza casi nada, la vida tan extravagante de la Bella no me ha seducido tanto como pensé que lo haría.

Aún así, creo que merece mucho la pena leer este libro, disfrutar de la prosa de Carmen Posadas y conocer de paso a este personaje tan olvidado y desconocido hoy en día en nuestro país, pero que en su momento brilló con luz propia.
Enlace: https://misgrandespasiones-r..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
pasiondelalectura
 23 febrero 2019

La Bella Otero (2001) me gustó medianamente y explicaré por qué. La Bella Otero es el apodo de Agustina Otero Iglesias, alias Carolina Otero, nacida en 1868 en la inopia más grande en Valga, localidad de Pontevedra (Galicia) para llegar a ser la cortesana más deseada por los hombres en el período del buen vivir que fue la Belle Epoque en Francia, es decir, los años entre 1870 y el comienzo de la PGM.
La Bella Otero fue salvajemente ultrajada a los 10 años, en su tierra. Probablemente que este descalabro la marcó de por vida, física y psicológicamente con una desconfianza hacia los hombres y al mismo tiempo esa pre-ciencia del enorme ascendiente que tuvo hacia el género masculino.
Empezó su carrera « profesional » como bailarina y cantante española en los EEUU, y al decir de la gente, no era buena para estos menesteres. Lo que si tenía, era una anatomía perfecta, unas proporciones de diosa y un cuerpo ágil con una piel fabulosa. La cima de su gloria la alcanzó en 1898 a los 30 años.
Volvió locos a los hombres que la cortejaron. Hubo hasta 7 suicidios de galanes por tristeza o por despecho. Tuvo a varios reyes a sus pies.
Todos la agasajaron con joyas, dinero, propiedades y hasta un yate. Joyas excepcionales como un collar de la reina Maria Antonieta y otro de Eugenia de Montijo. Sus años de éxito se terminaron con un auto-retiro en el sur de Francia (Niza) en 1914, a los 46 años porque no quiso que la vieran envejecer. Vivió allí en una casa preciosa, regalo de un amante, hasta 1948 cuando su vida se redujo a un cuartucho insalubre en un barrio pobre de Niza donde murió en 1965 a los 97 años. Lo único que atinó hacer con dignidad y para la posteridad, fue la adquisición de una linda tumba frente al mar en el cementerio del Este de Niza donde reposan sus restos.
Resulta increíble que esta mujer haya podido amasar una fortuna tan grande con la venta de su cuerpo y haya terminado tan empobrecida. Pero no debió tener muchas luces y tenía un vicio muy fuerte, el vicio del juego. Jugó fortunas en los casinos, especialmente en el de Montecarlo. Se hizo un cálculo aproximativo de la suma perdida por la Otero con el juego : unos 40 millones de dólares de la época ! En una noche llegó a perder 700 000 francos oro ! Se dice que fue la única pasión de la Bella Otero.
Me gustó mucho leer y aprender en este libro sobre lo que fue el Paris la Belle Epoque. Un período en Francia que quería olvidar la triste derrota de 1870, para lo cual la clase alta se lanzó al hedonismo con furia, un período más que propicio a la eclosión de un estatuto como el de la Otero, el estatuto de cortesana, o como se les decía en aquel entonces « una horizontal », una cocotte. La Belle Epoque se terminará con el comienzo de la guerra del 14 y la Bella Otero no fue la única con tal estatus : sus dos grandes rivales fueron Liane de Pougy y Emilienne d'Alençon. A las tres se les conocía como Las Tres Gracias (en una de las salas del casino de Montecarlo se puede ver un cuadro con las 3 bellas posando desnudas).
Era el ambiente de la Belle Epoque muy frívolo y para el mundo « civilizado » había una sola capital : Paris.
Me gustó leer y aprender sobre la Belle Epoque, pero no me gustó la armazón del libro, incluyendo capítulos narrados por la Bella Otero la casi víspera de su muerte e invocando fantasmas y apariciones a la par de su memoria. Los otros capítulos son la aportación de datos bien precisos y hay otros, los menos, donde la escritora se dirige directamente al lector.
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
encarnipm
 16 junio 2020
A medio camino entre novela y biografía este, sinceramente, ha sido el libro que menos me ha gustado de Carmen Posadas. Es cierto que fue una vida bastante dura e interesante, con riqueza y pobreza extremas, pero la forma de narrarla no me ha gustado, se me ha hecho lenta y repetitiva.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (8) Ver más Añadir cita
PinkyPinky21 noviembre 2020
Una mujer liberada podía (y debía) tener amantes, podía también subirse a un escenario y coquetear con el arte, siempre que lo hiciera desde el cómodo estatus de esposa excéntrica o, si era rica, desde la aún más confortable plataforma de una extravagante millonaria. Trabajar para vivir, en cambio, erea imperdonable, era `desclasarse´ y eso constituía el peor de los pecados. Porque una época tan brillante que se vanagloriaba de bendecir una fraternité entre ricos y pobres, en realidad ésta no afectaba más que a las formas, nunca al fondo. Príncipes y vagabundos podían coincidir en los mismos lugares de entretenimiento y emborracharse con una misma botella de absenta, pero una vez disipados los vapores del alcohol la fraternité desaparecía junto con la resaca y el dolor de cabeza.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pasiondelalecturapasiondelalectura23 febrero 2019
Paris, que trataba de olvidar la guerra franco-prusiana con una joie de vivre, donde surgían nuevas creencias en lo que respecta a la religión y la moral, que se hace permisiva. La consigna era disfrutar de la vida y pasarlo bien con el lema « haz lo que quieras », pero eran placeres reservados a la pequeña y mediana burguesía excluyendo a la clase obrera. Era la época dorada del azar y el juego formaba parte inexcusable del ocio de la clase alta. También encajaba con la época el talante de los duelos, los suicidios y la romántica costumbre de adorar a las horizontales. En aquella época imperaba la palabra honor ante todo, honor de batirse en duelo, de volarse los sesos, de envenenarse, de ir a la guerra, de mantener una actitud impasible frente a los caprichos del destino.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
PinkyPinky21 noviembre 2020
En tantos años de vida mundana he aprendido esta discreta manera de acabar una conversación que se alarga demasiado. Con cariño se van dirigiendo los pasos de nuestra visita hacia la salida, muy despacio, pero con mucha firmeza. Tengo comprobado que siempre que lo que se cuente sea lo suficientemente interesante, el interlocutor apenas repara en que lo estamos echando. Para cuando termine la historia, él o ella estará al otro lado de la puerta con una sonrisa pánfila y la pequeña gloria de haber conocido una historia malvada.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
pasiondelalecturapasiondelalectura23 febrero 2019
La moral de la época era una mezcla de pacatería decimonónica y osadía pagana, la Belle Epoque se escandalizaba ante algunas cosas y aceptaba impertérrita actitudes que aún hoy se consideran tabú, como el lesbianismo. El lema de la época « haz lo que quieras » tenía una limitación muy clara : los compartimientos estancos que separaban a las clases sociales. Una persona podía hacer lo que quisiera salvo desclasarse : casarse bajo su condición o divorciar.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
PinkyPinky21 noviembre 2020
La vida continúa y son otros los que ocupan ahora nuestro hueco de gloria. Pero no por mucho tiemo, sólo hasta que ellos también se hagan viejos y desaparezcan de las portadas para reaparecer a lo grande en una necrológica.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Carmen Posadas (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Carmen Posadas
Encuentro entre Carmen Posadas, autora de la novela “La leyenda de la Peregrina” y su editora Miryam Galaz.
La Peregrina es, sin duda, la perla sino más extraordinaria, más famosa de todos los tiempos. Procedente de las aguas del mar Caribe, fue entregada a Felipe II y desde entonces se convirtió en una de las joyas principales de la monarquía hispánica. Pasó por herencia por el joyero de varias reinas hasta que, después de la Guerra de la Independencia, fue llevada a Francia. En ese momento comenzó la segunda vida de la Peregrina, cuyo momento culminante fue cuando, ya en el siglo XX, Richard Burton se la regaló en prenda de amor a otra mujer de leyenda: la inmensa actriz Elizabeth Taylor.
#SantJordiNosUne #ElDíaDelLibroNosUne
+ Leer más
otros libros clasificados: ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES





Test Ver más

Palabras inventadas en la literatura

¿Qué palabra inventó Walter Scott en Ivanhoe?

freelance
Internet
mousepad

10 preguntas
38 lectores participarón
Crear un test sobre este libro