InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8401342279
Editorial: Plaza&Janés (29/08/2013)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 98 calificaciones)
Resumen:
Dispara, yo ya estoy muerto es una historia llena de historias, una gran novela que esconde muchas novelas y que, desde su enigmático título hasta su inesperado final, alberga más de una sorpresa y emociones a flor de piel. Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse a uno mismo es muriendo o matando. A finales del siglo XIX, durante la última etapa zarista, los Zucker, perseguidos por su condición de judíos, tienen que abandonar Rusia huyendo... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (14) Ver más Añadir una crítica
CARMINA
 09 marzo 2018
Julia Navarro ha vuelto a enamorarme con su pluma y con una historia tan intensa como bien estructurada, con unos personajes cercanos y humanos, que en ocasiones parecen traspasar el papel y contarte en primera persona sus cuitas. Pero sobre todo ha sido capaz de abordar un conflicto como el árabe-israelí desde la neutralidad, dándole voz a las dos facciones en liza, sin tomar partido en ningún momento por ninguno de los dos bandos, y al mismo tiempo trazar temporalmente la línea en la que la brecha entre las dos comunidades fue agrandándose y sus posturas fueron convirtiéndose en irreconcilliables.
Un conflicto como el que aborda este libro, es complicado de explicar puesto que todos tenemos ya demasiadas ideas preconcebidas, mucho es lo que se ha abordado el tema en documentales televisivos, y ya comienza a cansar que sus posturas continúen tan enfrentadas como en 1948. Sin embargo pocos somos los que realmente conocemos como comenzaron los problemas entre las dos comunidades y porque no son capaces de llegar a un acuerdo, en el que ambos seguramente perderán y no están dispuestos a ello. Durante años no he entendido las políticas de asentamientos de los judíos en territorio árabe y no puedo decir que esta novela me lo haya aclarado, sin embargo si que a través de una historia muy bien estructurada o mejor dicho a través de dos historias que se entrelazan y entrecruzan, he sido capaz de adentrarme en los orígenes y he sido capaz de ir siguiendo el deterioro, y con ello he podido entender porque está en el punto en el que se encuentra.
La autora ha conseguido no tomar partido terminando la historia en 1948, a partir de ese momento solo se nos dan ligeras pinceladas, para poder cerrar la trama de una forma impactante, que me mantuvo con la boca abierta durante mucho rato y que convirtió esta novela en una de las mejores lecturas que he abordado este año, y eso que de candidatas no ando sobrada, porque he tenido bastante suerte al elegir los títulos.
Personajes:
No se si es lo más importante de la novela, pero si lo que a mi me ha llamado más poderosamente la atención. Nos encontramos ante una historia ambiciosa que recorre parte del s. XIX y también del s. XX, de la mano de dos familías, una judía, que conocemos a través de uno de los miembros y de una árabe cuyo testimonio nos viene dado por el miembro de una ONG. La historia se nos cuenta desde el principio de la generación, o lo que es lo mismo desde los abuelos de quienes nos la narran, por el lado de la familia Zucker es Ezequiel y por el lado de la familia árabe es Wädi. A ambos los veremos nacer, forjar su relación y sobre todo distanciarse.
Y quizás lo más impresionante es que en una novela de casi 900 páginas, la autora no haya repetido el nombre de ningún personaje, con ello ha hecho más sencilla la lectura, ya que yo he sido capaz de seguirla sin hacerme ni tan siquiera un árbol genealógico y eso es muy de agradecer. al mismo tiempo destacar lo complicado que es crear tantos personajes, dibujados con guante blanco la mayoría y darles vida propia y caracteres en ocasiones contrapuestos.
En una historia de esta envergadura es casi imposible hablar de todos ellos por lo que destacaré aquellos que por una razón u otra hayan llamado más mi atención, y tengo que reconocer que la mayoría son mujeres, cuya fortaleza de carácter y física me han dejado en ocasiones sin palabras. Para mantener un poco el orden separaré por historias
Familia Zucker: Aquí voy a incluir a todos los miembros de la Huerta de la esperanza, ya que las tierras que labraban los Ziad fueron compradas por cuatro personas y crearon allí una especie de kibutz pero con características muy especiales.
Samuel: Con este personaje tuve sensaciones muy encontradas, ora empatizaba con él, ora no comprendía su comportamiento, era un volcán de sentimientos encontrados, que parece que solo al final de su vida hallaron cauce y tranquilidad. Con Samuel no comienza realmente la historia, porque cuando Ezequiel comienza a narrar este es apenas un niño que se ha quedado huérfano de madre. Isaac su padre intenta inculcarle amor por una religión que él ya ha repudiado y ve como algo malo. Para salvar la vida Samuel sale de Rusia y emprende viaje a Jerusalén, más por remordimientos por la muerte de su padre que por ganas de hacerlo, y allí comienza una nueva experiencia socialista con personas que no conocía hasta ese momento y fragua amistad con un árabe que irá manteniendo generación tras generación.
Kassia: es una judía de Kiev, su fortaleza es tal que ningún hombre se atreve a cuestionar sus ordenes. Intenta adaptarse a la vida de la Huerta de la Esperanza y se afana en arrancarle a esa tierra tan desagradecida los frutos, nunca se queja y fragua amistad con Dina, una musulmana afable, que tiene tanto carácter como ella, pero que lo esconde por no avergonzar a su esposo. La evolución de Kassia quizás es la que más sorprende, porque va paralela al conflicto y se niega a aceptar que la política este dando al traste con tantos años de amistad.
Judith y Miriam: su peso en la historia es más bien escaso, sobre todo el de la primera, sin embargo las resalto porque son de origen Sefardí, sus raíces se anclan en España, concretamente en Toledo y mantienen la lengua que se hablaba en aquel entonces, además que siguen respetando costumbres y tradiciones propias de los sefardies y entre ellos comidas, para mi ha sido un placer. Miriam adquiere más peso al convertirse en la mujer de Samuel y la madre de Ezequiel.
Dalida: Es la hija de Samuel y Miriam, su historia comienza a coger algo de impulso cuando comienza la II Guerra Mundial y al encontrarse en Europa forma parte de la resistencia. Es una mujer tenaz, sin miedo aparente, que lucha por lo que cree justo y que tiene un final trágico, que tendrás que descubrir por ti mismo.
Sara: Es una superviviente de Auschwitz, un testimonio y un relato tan vivo, que llega a estremecer, su aparición en la historia es más bien escasa, pero lo suficientemente profunda para que merezca un sitio de honor.
Ezequiel: nuestro narrador, posiblemente no sea un personaje destacable, actúa como cualquier joven lo haría en su situación, con el corazón partido por enfrentarse a quién ha considerado sus amigos, pero con un fuerte sentimiento de patria que su padre no tenía.
Familía Ziad:
Ahmed: es el patriarca, un hombre reflexivo, poco amante de la violencia, muy juicioso que entabla una amistad sincera con Samuel a pesar de la diferencia de cultos religiosos, ambos piensan que no son diferentes y que pueden convivir. Les enseña a labrar la tierra y les ayuda a levantar su casa. El devenir de los acontecimientos le obligan a tomar una postura que no es precisamente la que el hubiera deseado.
Dina: es la esposa de Ahmed, una mujer respetuosa con las tradiciones y con su marido al que no avergonzará en ningún momento. A pesar de que le cuesta entender a Kassia y su comportamiento entre ambas mujeres se forja una amistad sin fisuras que mantendrán con tiras y aflojas hasta el final de sus días. La fortaleza de Dina se manifiesta conforme va avanzando la historia, y se muestra ante nuestros ojos de forma encantadora.
Mohammed: Es el hijo de Ahmed y Dina, es un muchacho impulsivo que venga todas las afrentas que se le comenten, mantiene con Samuel la misma amistad que su padre, pero el es consciente de que en algún momento la brecha será tan profunda que todo cambiará. Respetuoso con las tradiciones y con sus padres, se casa con Salma a pesar de estar enamorado de otra mujer.
Salma: Es la mujer de Mohammed, discreta y atenta con su marido, su suegra, y con todos los que a ella se acercan, una mujer que sabe que el corazón de su marido no le pertenece y aún así en ningún momento se lo reprocha.
Wädi: Es el hijo varón de Mohammed y Salma, un muchacho más parecido a su abuelo que a su padre, que poco a poco tendrá que virar sus convicciones para hacer frente a las vicisitudes de la guerra y la partición de su tierra.
Y lo dejo ahí porque personajes hay cientos, y todos ellos son atractivos por un motivo o por otro, quizás destacaría al otro narrador, a la Señora Miller, miembro de una ONG encargada de hacer un informe sobre las condiciones de los palestinos en los campos de refugiados. Una mujer con ideas preconcebidas que al conocer a Ezequiel se ven un poco tambaleadas, sin embargo, sus intenciones no son del todo loables...
Enclaves:
Y si personajes hay muchisimos, también la historia se desarrolla en varios enclaves, unos más importantes que otros, pero todos de interés para el discurrir de la narración.
La historia comienza en Jerusalen en la época actual, con una Marian Miller dirigiéndose a casa de Ezequiel para hablar sobre asentamientos judíos, una mujer que de mala gana acepta esa entrevista porque realmente necesitaba hablar con el hijo.
Varios son los escenarios en los que se desarrolla esta acción:
Rusia: Los Zucker descienden de allí, de un pueblecito judío que es atacado por los hombres del zar, Isaac y Samuel logran salvar la vida porque se encontraban en ese momento en viaje de negocios. Incapaces de continuar la vida en el que hasta ese momento había sido su pueblo se trasladan a San Petersburgo, ciudad cosmopolita donde los judíos pueden vivir con permiso del zar, siempre y cuando no se signifiquen
Paris: Será el destino elegido por Samuel cuando tenga que huir de San Petersburgo para salvar su vida. Su madre era parisina y su contacto con la capital francesa ha sido continuo. Allí se refugia en los cuidados de Marie a quien le confía a Irina y Mijail que han escapado con él de las garras de la Ojrana.
A pesar de no ser el destino final de Samuel allí vuelve siempre que alguna de las mujeres reclama su presencia, y allí terminará afincando su residencia.
Jerusalén: Tras su paso por París, Samuel decide hacer realidad el sueño de su padre, y viaja a Jerusalén, allí comienza una vida llena de privaciones, compartida con otros judíos rusos, y lleva a cabo su idea del socialismo, entabla amistad con Ahmed y es feliz, aunque no siente que pertenezca a ningún sitio en especial.
Tel Aviv: ciudad enteramente judía en la Palestina de entonces, allí se instala finalmente Mijail.
Londres: ciudad en la que se instalan Konstantin, Vera, y Katia, amigos de la infancia de Samuel, que al final también tienen que dejar Rusia. Allí viaja Ezequiel en busca de pistas sobre el paradero de su padre.
Auschwitz: Parte del libro, se desarrolla en aquellos campos, de mano de Sara una superviviente, y más tarde lo visitan Ezequiel y Gustav.
Toledo: Samuel efectúa un viaje a los orígenes de su mujer Miriam.
Muchos enclaves diferentes que se van sucediendo a la par que los hechos históricos reales presentes en esta novela.
Un retazo de historia
Si algo me asombra de Julia Navarro es la ingente cantidad de documentación que maneja y que va introduciendo en la novela sin que en ningún momento llegue a abrumar al lector, porque está totalmente integrada.
A través de su pluma viajamos por la Rusia zarista, los pogromos judíos, las reuniones clandestinas bolcheviques, la represión zarista, la caída de los zares y la instauración del bolchevismo, aunque esto último con pinceladas muy ligeras.
También a vuelo de pájaro pasaremos por la I Guerra Mundial y las consecuencias que de ello se derivaron, en Palestina, la caída del Imperio Otomano, que supone el comienzo de las desavenencias entre judíos y musulmanes.
La II Guerra Mundial adquiere mucho más protagonismo, musulmanes y judíos apuestan por distintos bandos en lucha, aunque los musulmanes no están unidos a la hora de elegir bando, como las consecuencias de esta guerra son más importantes la autora le dedica mucho más énfasis, y la aborda tanto en Palestina como en Europa, de la mano de los personajes que nos acompañan durante buena parte de la narración.
Con la victoria de los aliados llega la partición de Palestina, 1948 es el punto donde las posturas de ara bes y judíos se convierten en irreconcilliables, puede que ninguna de las dos facciones este de acuerdo con la partición, sin embargo los judíos la aceptan y los musulmanes no...
Con la partición la novela comienza a languidecer, la autora deja de darnos datos tan concisos, a partir de ese momento ligeras pinceladas de la mano de Ezequiel que se niega a dar por terminada la historia nos llevan a conocer la guerra de los seis días y atentados de uno y otro lado, las intifadas, los fedayines... Y una amistad que sigue latiendo aunque hay muchas cosas que no pueden perdonarse, y posturas enfrentadas que no pueden reconciliarse.
Y como broche para esta novela que ante todo es redonda, un final de lujo que impacta, que te descoloca y que te hace ver la historia desde otro prisma y sobre todo te permite constatar que hay formas de ser, y de ver la vida que se heredan.
Julia Navarro consciente de lo larga que es la novela y de la cantidad de datos que nos aporta crea al final de la novela un glosario en el que nos explica algunos términos que puede que no conozcamos y también algunos acontecimientos históricos que ella resalta como interesantes en el devenir de la acción, como el caso Dreifus o la Declaración de Balfour.
Como en su anterior novela no todos los personajes son de ficción, algunos realmente existieron y supongo que algo habrá ficcionado para poder integrarlos con normalidad en la historia, pero al final también nos ofrece alguna pincelada de estos personajes históricos. Me ha gustado que haya tenido con los lectores ese gesto, puesto que no todos estamos puestos en historia, y en el caso de conocer el periodo en el que se desarrolla puede que algo se nos escape.
Conclusión
Si has sido capaz de llegar hasta aquí, habrás comprobado que la novela ha hecho mis delicias y de paso me ha hecho perder el miedo a afrontar un libro largo con el escaso tiempo del que dispongo, ya que el mundo no se ha parado porque yo haya arrastrado durante un mes un libro, y tampoco ha pasado nada por no llegar a tiempo a una iniciativa, creo que necesitaba una lección de esta categoría.
Por otro lado nos encontramos ante una novela en la que se entrelazan dos historias, dos formas de ver un mismo hecho, que nos permite ser imparciales, o al menos conocer las dos versiones, la vida de los Zucker y de los Ziad se enlazan y entrecruzan, ambos tienen una forma de ver los hechos y de vivirlos, pero entre ellos hubo una amistad sincera que las circunstancias menoscabaron, pero no pudieron romper, para poder entender estas afirmaciones tendréis que bucear en la novela, adentraros en sus páginas y embeberos de la belleza de la narración.
Nos encontramos ante una novela coral, con un gran cantidad de personajes y que sin embargo no es dificil de seguir gracias a la deferencia de la autora de no repetir ningún nombre, imagino que el esfuerzo habrá sido grande pero ha valido la pena porque es un punto a favor de la obra.
Llegados a este punto solo me queda recomendárosla, que no os abrumen sus páginas porque van fluyendo sin apenas daros cuenta, a pesar de los capítulos que para mi gusto son demasiado largos.


Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Pianobikes
 11 marzo 2022
“No comprendía el afán de aquellos pioneros que anhelaban una nación. Ella se había dejado llevar por la corriente, sólo aspiraba a vivir, amar, soñar, ver crecer a sus hijos y morir. Todo lo demás se le escapaba de las manos.” ~ Dispara, yo ya estoy muerto de Julia Navarro.
Me ha costado horrores avanzar en la lectura de este libro. O por lo menos me lo ha parecido. Y tampoco me ha entusiasmado, ¿para qué nos vamos a engañar? Eso sí, me ha ayudado a hacerme una composición de lugar en el conflicto árabe-israelí aunque también podría haberlo conseguido con otra lectura porque este libro se me ha hecho largo, largo, pero largo. Y vale, son más de 900 páginas pero la sensación de que no avanzaba ha sido poderosa. Tampoco ha ayudado mucho que los capítulos correspondan a periodos históricos y algunos tengan más de 200 páginas. Sí reconozco que ha habido episodios que he disfrutado más que otros, como la segunda guerra mundial.
El libro narra la historia de varias generaciones de familias árabes y judías que se criaron y convivieron juntas en la llamada “La Huerta de la Esperanza” y avanzamos desde finales de 1890 hasta la actualidad conociendo las relaciones de estas familias y cómo van reaccionando a los hechos históricos que tienen lugar.
Son el anciano Ezequiel y la joven Marian quienes van armando la historia de las familias en sus conversaciones. Marian es una investigadora que trabaja para una ONG en el estudio de la situación de los refugiados palestinos y Ezequiel es el nieto de Samuel, uno de los constituyentes de “La Huerta de la Esperanza”. Poco a poco van apareciendo los personajes que forman parte de las familias y aunque son montón no te pierdes porque la autora va recordando, a medida que avanza la historia, las relaciones familiares aunque también reconozco que una guía no hubiese estado mal porque a veces tenía la sensación de estar leyendo la Biblia con “Ezequiel, nieto de Isaac e hijo de Samuel”.
En el trasfondo del libro lo que ya sabemos: la religión, la raza, ni las creencias políticas son una justificación para odiar sino que el amor y la amistad pueden ayudar a superar las diferencias. Algo que estamos viviendo hoy en día muy de cerca: cómo personas que han vivido juntas se ven expulsadas de su escenario de convivencia a un entorno de odio. de momento, con este libro me doy por satisfecha con Julia Navarro. Si me recomendáis alguno más va a tener que esperar una temporadita.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Ceres
 16 abril 2021
Creo que con dos lecturas de Julia ya sé decir cual es su especialidad, tanto en tipo de ambientación como en giro argumental. Y no es porque los haya adivinado durante la lectura precisamente, porque siempre me pilla mi teoría bien cerquita del final y con la guardia baja. Tocarme la fribra sensible es la especialidad de esta mujer.
Debo decir, a modo de "pero", que en esta ocasión la lectura ha tenido muchos más tramos en los que se me ha hecho lenta, que aún si lo pienso ahora me da la sensación de que algunos detalles no me eran necesarios para la historia. Pero supongo que todos esos datos tenían otro objetivo y eso no lo voy a discutir. Porque si algo ha conseguido este libro es alimentar un poco mi curiosidad sobre la historia sobre ese pedacito de tierra en el que se ambienta mayor parte de la historia.
Me ha agradado mucho que se repitieran de vez en cuando qué tipo de vínculos familiares/afectivos había entre personajes, o ciertos detalles de eventos que ocurrieron capítulos atrás, puesto que de ese modo me era más fácil recordarlos entre tanta información. Es un libro MUY denso, y quizás eso me ha pesado mucho, pero al final lo he disfrutado a pesar de haber necesitado unos descansos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
DianaRios
 23 marzo 2019
¡¡¡Qué manera de relatar tiene esta mujer!!! Es increíble la cantidad de sensaciones y emociones que me ha hecho sentir con tan sólo unas palabras.
A veces, cuando no sé que libro leer, le digo a mi pareja que escoja un número de los que tengo en la lista de mis libros pendientes y así es como voy leyendo. Me dejo llevar. Esta vez el número que eligió le tocó a este libro ¡¡Menuda suerte!!
Al principio reconozco que me daba un poco de pereza leerle porque es bastante largo, son unas 915 páginas (más o menos) ¡¡Pero qué maravilla!!
Una vez que comencé a leer, no podía parar. Lo estaba leyendo a través de mi Kindle y me estaba gustando tanto que al final opté por comprármelo en físico porque necesitaba tenerlo en mis manos. Dicen que de ella el mejor es Dime quien soy así que tendré que ver si es cierto, aunque dejaré bastante tiempo de por medio para volver a leer a esta autora debido a la densidad de sus libros y a la trama.
Trata algunos temas que son tan difíciles de explicar que, ahora que la he terminado, creo que necesito algunos días sin leer para asimilar esta historia, sus personajes, sus sentimientos, los míos...Es cierto que es una historia bastante densa y que la autora podría haberse ahorrado unas 200 páginas, hay demasiados personajes y a veces se mezclaban unos con otros pero el resultado final es que he libro me parece increíble. Es una historia lenta pero que te va cautivando. Sufres con la pérdida de algunos personajes y algunas situaciones te provocan rabia.
Sin lugar a dudas una lectura muy recomendable.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 23 marzo 2018
Pocos libros consiguen que no puedas despegarte de ellos, que pases hojas y hojas y sin darte cuenta hayan pasado horas y la novela haya conseguido cautivarte hasta sentirte parte de ella. Pocas novelas consiguen transmitir los sentimientos, los hechos, las intimidades, la memoria, las distintas realidades de una parte de la historia. Dispara, yo ya estoy muerto consigue de forma excelente todo lo descrito anteriormente.
A finales del siglo XIX, durante la última etapa zarista, los Zucker, perseguidos por su condición de judíos, tienen que abandonar Rusia huyendo del horror y la sinrazón. A su llegada a la Tierra Prometida, Samuel Zucker adquiere las tierras de los Ziad, una familia árabe encabezada por Ahmed. Entre él y Samuel nace un fuerte vínculo, una sólida amistad que, por encima de las diferencias religiosas y políticas, se mantiene generación tras generación.
Con las amenazas, la sed de venganza y muchas pasiones desatadas como telón de fondo, las vidas entrecruzadas de los Zucker y los Ziad conforman un mosaico de traiciones y sufrimientos, de amores posibles e imposibles, al tiempo que plasman la gran aventura de vivir y convivir en un territorio marcado por la intolerancia.
Intensa y conmovedora crónica de dos sagas familiares, la nueva y esperadísima novela de Julia Navarro nos adentra en las vidas de personas con nombres y apellidos, que luchan por alcanzar sus sueños y que son responsables de su propio destino.
Julia Navarro es escritora y periodista. Después de escribir varios libros de actualidad política, publicó su primera novela “La Hermandad de la Sábana Santa” con la que logró un éxito sin precedentes situándose durante meses en los primeros puestos de las listas de ventas, tanto nacionales como extranjeras. “La Biblia de barro” y “La sangre de los inocentes” afianzaron su prestigio entre la crítica y el público, consiguiendo llegar a millones de lectores en todo el mundo con traducciones en más de treinta países. Su siguiente novela “Dime quién soy” es un retrato magistral de la historia del siglo XX que conquistaron de nuevo a los lectores.
Ahora ya lo podemos disfrutar en tamaño reducido gracias a Debolsillo.
Dispara, yo ya estoy muerto es una extraordinaria novela de personajes inolvidables cuyas vidas se entrelazan con momentos clave de la historia, desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX, y que recrea la vida en ciudades tan emblemáticas como San Petersburgo, París o Jerusalén.
Una novela para leer y recomendar, para conservar y regalar, para debatir y emocionarse, Dispara, yo ya estoy muerto es una historia llena de historias, una gran novela que esconde muchas novelas y que, desde su enigmático título hasta su inesperado final, alberga más de una sorpresa y emociones a flor de piel.
Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (2) Añadir cita
NaniilectoraNaniilectora29 marzo 2022
-¿Diferentes? Yo no creo que seamos diferentes. Todos tenemos dos manos, dos pies, una cabeza... Todos nacemos de una madre. Todos sentimos miedo, amor, odio, ingratitud, celos... ¿Quién dice que somos diferentes? Ninguno es más ni mejor que los demás.
Comentar  Me gusta         10
Amelia55Amelia5505 octubre 2019
La tristeza que conlleva la orfandad: el padre es el techo, la madre el suelo y cuando ambos desaparecen uno siente que también ha iniciado la cuenta atrás y que ya no tiene sujeción alguna, quedando suspendido en el aire.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Julia Navarro (13) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Julia Navarro
Presentaciones de libros De ninguna parte Autora: Julia Navarro Presenta: Valentina Trava Editorial: Plaza y Janés / PRH
otros libros clasificados: guerraVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Literatura española

¿Quién es el autor/la autora de Episodios Nacionales?

Emilia Pardo Bazán
Benito Perez Galdós
Rosalía De Castro
Gustavo Adolfo Bécquer

5 preguntas
190 lectores participarón
Thèmes : literatura españolaCrear un test sobre este libro