InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Matilde Horne (Traductor)
ISBN : 8445009303
Editorial: Minotauro (19/11/2020)

Calificación promedio : 4.21/5 (sobre 21 calificaciones)
Resumen:
Shevek, un físico brillante, originario de Antares, un planeta aislado y «anarquista», decide emprender un insólito viaje al planeta madre Urras, en el que impera un extraño sistema llamado el «propietariado». Shevek cree por encima de todo que los muros del odio, la desconfianza y las ideologías, que separan su planeta del resto del universo civilizado, deben ser derribados. En este contexto la autora explora algunos de los problemas de nuestro tiempo: la posición ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (11) Ver más Añadir una crítica
Aitor_Castrillo
 27 junio 2021
Bajo la capa exterior de ciencia ficción encontramos una novela muy política. En ella acompañamos a nuestro protagonista Shevek transitando entre dos mundos completamente diferentes: Urras (capitalista) y Anarres (anarquista)
He disfrutado más con los capítulos de Urras (en presente y con más acción) que con los que transcurren en Anarres que cuentan con un ritmo más pa(u)sado, pero todos ellos me han parecido interesantes.
🌑🌕 "Nosotros los ignoramos a ustedes, ustedes nos ignoran a nosotros. Ustedes son nuestra historia. Nosotros somos quizá el futuro de ustedes. Yo deseo aprender, no ignorar. Este es el motivo de mi venida. Tenemos que conocernos".
🌑🌕 "Siempre había temido esto más que a la muerte. Morir es perder la identidad y unirse al resto. Él había conservado la identidad y perdido al resto".
🌑🌕 "El error de renegar de la historia, de renunciar a la posibilidad del retorno. El explorador que no vuelve, o que no envía de regreso sus naves para que cuenten lo que ha visto, no es un explorador, es un aventurero".
Leer Los desposeídos ha sido como caminar por un barrizal. No me ha permitido avanzar rápido..., pero ha dejado huella 👣.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         160
Descansante
 24 febrero 2022
Tenía unas grandes expectativas de este clásico —y de esta autora— que no han podido sino decepcionarme: no porque sea una mala novela, sino porque tenía un imaginario —concepto que atravesará toda mi crítica— diferente. Con un sorprendente parecido con Estrella Roja, de A. Bogdanov, pero sin haber podido influirse mutuamente (porque Estrella Roja no fue publicado al inglés hasta 1982, a pesar de estar publicado en 1908; mientras que Los desposeídos se publica en 1974), dice mucho del imaginario utópico de los clásicos políticos o politizados de la ciencia ficción. Los paralelismos van más allá de la estricta ciencia ficción (viajes espaciales, extraterrestres…) sino que afloran cuando la sociedad que se presenta como emancipada se presenta: no sólo los conocimientos de los autores (ambos científicos o con conocimientos científicos) o el viaje a conocer otra sociedad: los símiles que se encuentran entre Anarres y Marte tienen esa base del imaginario (histórico)-social [C. Castoriadis] sobre aquello que habitualmente llamamos utopía. La crianza colectiva, las viviendas y su estructura, el transporte, la división social del trabajo o el imperialismo interplanetario o espacial… Una retahíla de coincidencias que le dan la razón a Castoriadis y ese componente sobre la base material en que los imaginarios se construyen: la burguesía no construyó un mundo imaginándolo, sino transformándolo —y en la mayoría de los casos, ni tan siquiera es el mundo que fantaseaba esta personificación del capital que el burgués representa—.
Los desposeídos aborda, no obstante, las contradicciones que supone la creación de ese mundo nuevo que los odonianos llevaban en sus corazones: sin embargo esas contradicciones en la mayor parte de los casos carecen de sentido, pues Úrsula no ha tenido en cuenta cómo los cambios en los modos de producción implican cambios en las relaciones sociales: no sólo la anarquía anarriense tiene contradicciones que no se corresponden con su modo de producción, sino que crearon un lenguaje que no explicaba una realidad que conocían —y necesita explicitar cómo en ese lenguaje, el právico, no existen términos que llegaban a comprender los anarrienses, como si existiese la posibilidad de desligar el lenguaje a la realidad que les constriñe o estudian). Por ello, Los desposeídos no sólo aborda las contradicciones de Shevek o Anarres: también lo hace con las propias de le Guin.
Al abordar algunas de las cuestiones polémicas en la novela, podemos entrever las preocupaciones de la autora: la misoginia que puede desvelarse, no sólo en Shevek, sino en la sociedad odoniana; el culto a la personalidad (que en El día antes de la revolución la propia autora trata de desarticular), donde los odonianos son más odonianos que la propia Odo (rechazan la violencia en palabras de Odo, cuando esta reconoce orgullosa haberse enfrentado a la policía); la presencia de castigos —donde el aislamiento sigue presente— o cómo la moral erige y constituye, no sólo una ley, sino un fin en sí mismo (teniendo permanentemente estas palabras de D. Zolo y L. Ferrajoli «Desde este punto de vista una sociedad menos criminal es, paradójicamente, no una sociedad más moral, sino una sociedad liberada de las categorías de la ética cristiano-burguesa: es una sociedad sin moral, puesto que la instancia moral se habrá resuelto de forma materialista en la organización sinérgica de los intereses y de la libertad».).
Analizando la estructura de la novela, Los desposeídos tiene dos ritmos, dos tiempos, dos espacios: Anarres y Urras (que culminan en un decimotercer capítulo con la unión de esos eslabones). Su comienzo es caótico, plagado de apriorismos donde ubicarse cuesta un poco, aunque aparentemente es deliberado, porque la maraña de incógnitas se van respondiendo a lo largo de la novela. Aun habiendo sido tan crítico con la novela (por lo que la novela representa) la Shevek es un personaje al que se le acaba cogiendo cierto cariño: pasional, confuso y muy ‘humano', inteligente pero ingenuo; locuaz, aunque pueda mostrarse tímido… En tanto novela, se disfruta aun en sus tramos más lentos o técnicos.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Edd62
 01 enero 2019
Más que ciencia ficción, una novela construida a partir de ficción utópica social
Aunque la autora la ubica en el espacio, donde lls anarquistas de un lejano planeta han sido desterrados a la luna de dicho cuerpo celeste,por el riesgo que representan a la sociedad denominada propietariado, ambas sociedades han progresado a su manera, han crecido, avanzado, y s han tropezado con sus propias piedras, constituidas en gran medida por lo que consideran sus fortalezas,
En este contexto, la sociedad propietarial, ( Urras ) decide premiar e invitar a un fisico de la sociedad anarquista ( Anarres ), a visitar y trabajaren el planeta, a cambio de compartir su mas caro trabajo, “ la teoria de la simultaneidad, “ a partir de la cual el viaje interestelar seria factible de manera instantánea, al desestimar el tiempo,
En este viaje el protagonista Shevev, se enfrenta conoce, disfruta, a la vez que sufre todo aquello que no sucede en su sitio de origen, opulencia, propiedad, disfrute, goce, pero a la vez se ve asediado, de manera mas acusada por celos, envidias, aislamiento social, traiciones, engaños,
La intencion de la autora, es aún más audaz, al pretender que entre capítulos sucede la historia de Shevev simultáneamente tanto en Urras como en Anarres...
En realidad puede reconsiderarse esta obra, a la luz de las propuestas sociales existentes en la época, socialismo, capitalismo, comunismo, democracia, y la autora juega con ellas, mezclandolas en ocasiones en una misma estructura político-social ( tal como sucede en la actualidad ), pero lo hace de manera ingenuamente positiva, , coqueteando descaradamente con el comunismo como sistema descollante, es aqui donde no resiste la crítica del tiempo,
Aborda así mismo otros temas, tales como la movilidad de uno a otro sistema y sus repercusiones, el feminismo y el papel de la mujer en dichos esquemas politicos, la incorporacion de los mas desfavorecidos ( desposeidos) como mayoria triunfante no impuesta, sino social e históricamente merecedora de las prebendas que la sociedad igualitaria puede ofrecer,
Lo más relevante, a la luz de la historia, son las inconmesurables reflexiones acerca de multiplicidad de temas que dan forma a esta novela, en un género que si bien quiere llamarse ciencia ficción, o Utopía, es para mi, por su riqueza literaria incatalogable,, y llena de mensajes a ser considerados para pensar largamente...
Con precuela y secuela, es sin duda esta la parte medular de la trilogía
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Janire
 26 marzo 2019
Yo ya había probado a la autora en el género fantasía y tenía muchas ganas de saber cómo escribía ciencia ficción y, tras leer este libro, puedo corroborar que la autora puede escribir lo que quiera, todo lo hace de manera brillante.
En Los desposeídos nos encontramos con dos mundos, Urras y Anarres. Urras es el planeta, en él impera el capitalismo y el poder, en cambio, en Anarres, su luna, impera el Anarquismo.
La trama nos va a contar el viaje a Urras por parte de Shevek, un físico brillante que tiene mucho que ofrecer al mundo.
A lo largo de los trece capítulos que forman la novela, vemos cómo evoluciona Shevek y ambos mundos. Los capítulos se van alternando con lo que acontece en Urras y Anarres. En los capítulos de Anarres, nos cuenta la vida de Shevek desde que era pequeño y su manera de vivir en un mundo anarquista, llegando a ser lo que él es hoy en día. En cambio en Urras, nos cuentan el tiempo presente, la visita de Shevek a un país capitalista y su manera de vivir en él.
Es un libro muy completo que hay que descubrir sí o sí. No es una lectura sencilla, tampoco complicada, pero esconde tanto entre sus páginas que es inevitable ir poco a poco saboreando lo que la autora va narrando. El libro te lleva a su ritmo, poco a poco, y así te va adentrando en una historia que el lector disfrutará desde el principio.
Ursula K. le Guin tiene una capacidad asombrosa para crear mundos completos, con su cultura y lenguaje propio, que hace que el lector se meta mucho más en la trama, aunque hasta que se conoce todo más o menos puede resultar un poco desconcertante.
Esta obra abarca muchos temas, desde las diferencias, errores o virtudes de los sistemas capitalistas y anarquistas, pasando por la libertad de prensa, el sistema educativo...etc. Es un libro que te hará reflexionar en más de una ocasión.
Hay bastantes conceptos de física pero que no os asusten, no afectan para nada no entenderlo al 100%.
En cuanto a Shevek, el personaje principal, tiene una gran evolución a lo largo de la obra, y no sólo porque lo veamos crecer, sino por que seremos testigos de todas sus dudas, inseguridades y problemas a los que tendrá que hacer frente. Es un personaje al que el lector logra comprender a la perfección, entendiendo el por qué de sus actos.
Si os llama la atención un poco la ciencia ficción, os animo a que probéis con este libro. Es una auténtica delicia leerlo y descubrir todo lo que ha creado Ursula para nosotros.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MariaT
 30 enero 2021
¿Cómo cambiaría tu vida si decidieras dejar tu planeta y todo lo que te es conocido para ir al mundo que tu pueblo considera su enemigo? Siguiendo con mis lecturas de las reediciones que está publicado la editorial Minotauro de la gran Ursula K. le Guin hoy quiero hablarles de Los desposeídos. Publicada originalmente en 1974 y ganadora de los premios Nebula, Locus y Hugo, y con la traducción de Matilde Horne, es una novela de ciencia ficción que, si son amantes del género, tienen que leer sin dudar.
“La cuestión de la superioridad y la inferioridad parecía tener gran importancia en la vida social de los urrasti. Si para respetarse a sí mismo, Kimoe tenía necesidad de considerar que la mitad del género humano era inferior a él, ¿cómo harían las mujeres para respetarse ellas mismas? ¿Acaso considerarían inferiores a los hombres?”.
Esta es la historia de Sheveck, un eminente científico del planeta Anarres que, con el fin de poder seguir con sus investigaciones, decide dejar su mundo y viajar a Urras, el planeta vecino. Un lugar que representa para su pueblo todo aquello que desprecian. El hogar del científico, es en realidad una luna de Urras. Un lugar con pocos recursos naturales que se convirtió hace unos ciento cincuenta años en la morada de un grupo de anarquistas que iniciaron una revolución para dejar atrás las injusticias que vivían en Urras. Por ello, cuando el físico expresa su deseo de viajar al mundo del que sus antepasados se exiliaron, no serán pocos los que se opongan a la idea.
Mientras que en Anarres, que se encuentra voluntariamente aislados del resto del universo, los anarquistas deben sobrevivir con los escasos recursos naturales y para ellos no existe la propiedad, en Urras hay abundancia y riquezas, pero no para todos. El último es un mundo completamente capitalista posee un sistema llamado “propietariado”, y la pobreza y la servidumbre son el lado oculto que tratarán que el afamado científico no vea o experimente cuando llegue al planeta. Pero, para descubrir de verdad la historia que esconden esos dos mundos que parecen completamente opuestos, iremos intercambiando entre capítulos en el presente, con Sheveck explorando Urras y otros en el pasado, en las que viviremos su niñez y juventud en Anarres.
“Piensan que si la gente posee muchas cosas se contentará con vivir en una cárcel. Pero yo no acepto eso. Quiero derribar los muros. Quiero solidaridad, solidaridad humana”.
Así, comparando esos dos mundos veremos cómo Anarres, que en un primer momento parece un erial sin belleza, es un lugar que fomenta la solidaridad y la verdadera libertad, pero tampoco es un sitio perfecto, porque los humanos realmente no lo somos y la burocracia es un arma peligrosa. Por otra parte, todo el lujo que puede experimentar nuestro protagonista en Urras se ve ensombrecido por ese afán de poseer del que hacen gala sus anfitriones. Ese deseo de demostrar en todo momento su superioridad, y la verdadera razón de invitar al físico a unirse a investigar en su universidad. Una de las cosas que más llama la atención a Sheveck es que en Urras no hay mujeres científicas y así, a través de cómo se representa el papel de las mujeres en las dos sociedades antagónicas le Guin logra, una vez más, algo que hace siempre destacar a sus libros: una crítica feroz a nuestro mundo y sus muchas injusticias.
Teorías que permitirán crear maravillas como el ansible, mundos antagónicos, sociedades con muchas luces y sombras, justicia, libertad… Los desposeídos, de Ursula K. le Guin, es una novela fascinante de principio a fin. Un libro ambientado en el universo del Ekumen que nos presenta dos mundos que vale la pena explorar y, a un científico que descubre la manera en la que las buenas intenciones pueden tener consecuencias nefastas, pero también inesperadas. Como es habitual, le Guin hace crítica social y con sus muchas reflexiones nos deja con más preguntas que respuestas. En esta obra, además, juega con el lenguaje para crear una sociedad donde la propiedad no exista y que ello se refleje hasta en el modo de hablar de sus habitantes. Son tantos los detalles asombrosos que posee el libro que es imposible enumerarlos todo. Es mejor que lo lean y lo descubran por ustedes mismos.
¿Han leído Los desposeídos? ¿Les llama la atención?
Enlace: https://inthenevernever.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (27) Ver más Añadir cita
HomoLectorHomoLector26 junio 2022
Al igual que todos los muros era ambiguo, bifacético. Lo que había dentro, o fuera de él, dependía del lado en que uno se econtraba.
Comentar  Me gusta         00
DescansanteDescansante13 febrero 2022
Por espacio de horas o días vivió en un vacío, una oquedad seca y mísera sin pasado ni futuro. Las paredes se alzaban tiesas a su alrededor. En el otro lado había silencio. [...] El tiempo no transcurría. No había tiempo. Él era el tiempo: sólo él. Era el río, la flecha, la piedra. Pero no avanzaba. La piedra lanzada sería suspendida en el punto medio. No había día ni noche. A veces el doctor apagaba la luz o la encendía. Había un reloj junto a la cama; la manecilla iba y venía sin sentido de una a otra de las 20 cifras de la esfera.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
MariaTMariaT30 enero 2021
La cuestión de la superioridad y la inferioridad parecía tener gran importancia en la vida social de los urrasti. Si para respetarse a sí mismo, Kimoe tenía necesidad de considerar que la mitad del género humano era inferior a él, ¿cómo harían las mujeres para respetarse ellas mismas? ¿Acaso considerarían inferiores a los hombres?
Comentar  Me gusta         00
HefestoHefesto31 julio 2019
Era fácil compartir cuando había comida suficiente, o apenas la suficiente, para seguir viviendo. ¿Pero cuando no la había? Entonces entraba en juego la fuerza; la fuerza se convertía en derecho; en poder, y la herramienta del poder era la violencia, y su aliado más devoto, el ojo que no quiere ver.
Comentar  Me gusta         00
DescansanteDescansante14 febrero 2022
(Shevek) Pasaba la jornada entera de trabajo esperando la noche para estar a solas y pensar, pero en el instante en que llegaba a la tienda-dormitorio después de la cena, empezaba a cabecear y dormir como una piedra hasta el amanecer, y nunca le cruzaba por la mente un solo pensamiento.
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: ciencia ficciónVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

Títulos de ciencia ficción para completar.

Novela de ciencia ficción, escrita por Richard Matheson, en 1975 se titula: "En algún lugar del _________"

espacio
tiempo
universo

10 preguntas
77 lectores participarón
Thèmes : ciencia ficciónCrear un test sobre este libro