InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8899941033
Editorial: Greenbooks Editore (02/08/2016)

Calificación promedio : 4.07/5 (sobre 7 calificaciones)
Resumen:
Las narraciones se ordenan en torno a cuatro motivos: las experiencias de la infancia, las frustraciones de la juventud, los desengaños de la madurez y el naufragio total de las ilusiones. Joyce llamaba a este género narrativo epíclesis: el término está tomado del rito oriental y apunta hacia el misterio de la transubstanciación: el arte tiene la virtud de transformar el pan de la cotidianidad en vida perdurable y saber extraer de los aconteciemientos triviales la v... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
IvanValenciaA
 28 agosto 2020
Nota previa: lo que aquí escribo es apenas una aproximación inconclusa al libro de Joyce. Este texto fue pensado como trabajo universitario por lo que está plagado de las formas y vicios propios de este ambiente, por ejemplo, las citas.
---------------------------------------------------------------------
Irlanda es un pueblo extraño, de leyendas, de conflictos religiosos, que es difícil de entender, un pueblo de genios de la escritura y el arte. Quizá lo que conocemos de Irlanda lo conocemos a través de la literatura y de la mirada que los ingleses se han formado acerca de Irlanda y que han compartido al resto del mundo. Entre las obras de la literatura que nos hablan de Irlanda y gozan de carácter universal, sin duda alguna, se encuentra la obra del escritor James Joyce. Aunque, como decía Borges, quizá Joyce, más que Irlandés era Dublinés. Pues bien, Dublín se hace universal en la obra de Joyce.
Joyce nació en 1882 en Dublín y murió en 1941 en Zúrich. No tuvo una vida sencilla. Viajó por toda Europa buscándose la vida como escritor y buscándose la supervivencia como hombre. Fue un autoexiliado de su país pero siempre llevó a Irlanda y a Dublín consigo. Como mencionó Borges en una conferencia dada en 1960: "Joyce se llevó a Irlanda, a su Irlanda, consigo. Además, él ya dijo que el destierro es un arma. Es decir, que quizá para que él escribiera esos dos libros tan profundamente irlandeses, el Ulises y el Finnegans Wake, fue necesaria la nostalgia, fue necesario el estímulo y el acicate, y esto Joyce lo supo" (2018, Pág. 210).
Es preciso mencionar dos cosas al respecto. La primera es que lo mencionado por Borges también aplica para el libro que hoy nos convoca, un libro profundamente irlandés, y más precisamente, un libro profundamente dublinés: Dublineses. A propósito es pertinente una sentencia de Juan Manuel Roca que hace poco encontré como epígrafe en algún mal texto: “La ciudad se vuelve nuestra a partir de un hecho recíproco: como el caracol que lleva a cuestas su propia casa, el hombre moderno lleva la ciudad en su adentro, el mapa que lo habita y lo recorre. Decir ciudad implica decir herida, decir ghetto o laberinto […].” Así llevaba Joyce a Dublín.
La segunda cosa que quiero mencionar es que el exilio de Joyce fue un autoexilio. Como menciona Borges (2018) “él mismo dice en el Retrato del artista adolescente, una novela evidentemente autobiográfica, que se propone dejar a Irlanda y trabajar con tres armas, esas tres armas son el silencio, el destierro y la astucia” (Pág. 209). Joyce, pasados los 20 años, se marchó de Dublín, regresando solo en algunas ocasiones y por motivos de fuerza.
Es importante mencionar estos aspectos pues frente a Dublineses nos damos cuenta de la importancia de la ciudad y sus habitantes en la obra de Joyce. Como señala Eguiarte (2011) “Dublineses es un microcosmos en el que queda plasmado el macrocosmos de la humanidad, y los diferentes Dublineses que aparecen a lo largo de la obra son estereotipo de muchas pasiones, inclinaciones y deseos” (Pág. 33). A la ciudad llegan todos y llega todo, la ciudad no es una masa uniforme, es variable, se mueve, es diversa. Y en los sujetos que la habitan la ciudad se configura en espacio interior. Como señala Gastón Bachelard: “El espacio no es más que un ¨horrible afuera-adentro […]¨ en ese espacio equivoco el espíritu ha perdido su espacio geométrico y el alma flota”. La ciudad es un estado del alma.
Respaldando esta visión, y añadiendo un nuevo elemento a la hora de analizar Dublineses, Valenzuela (2019) dice que: "su poética del cuento, visible en Dublineses (1914), le demostró al lector que cualquier aspecto de la vida podía convertirse en un cuento, como en Chejov, y que la vida en las ciudades empezaba a convertirse en el centro de la atención de los escritores europeos."
Este autor resalta también la importancia de la ciudad en la obra de Joyce y nos señala un nuevo elemento fundamental: la cotidianidad. Como veremos en los cuentos de Joyce prima lo cotidiano, pero lo cotidiano está atravesado por extraordinario, por la epifanía. Contreras (1992) define así la epifanía en Joyce, y especialmente en Dublineses: "la epifanía es una pequeña explosión de realidad en el texto, en la que ésta se nos hace tangible, y se nos revela como poseedora de una verdad intrínseca que el escritor puede llegar a desentrañar a través de la magia verbal. Por cierto que se trata de un efecto presente, en un grado u otro, en toda literatura; sin embargo en Joyce aparecía como un fin en sí mismo, como lo propio del quehacer literario" (Pág. 358)
.
En efecto, y como quiero que veamos más adelante cuando hablemos de los cuentos que componen el libro, los personajes de Joyce, aunque cotidianos y comunes, enfrentan pequeños momentos de revelación, destellos de verdad que aparecen ante sus ojos y redefinen los senderos de sus vidas que regularmente quedan ocultos al lector, la epifanía se complementa con la elipsis. Pero la elipsis en Joyce no es la misma que en Hemingway; Joyce como Chejov toma fragmentos de la realidad y los muestra en su literatura, no hay ocultamiento intencional, solo fragmentos que preceden y suceden al fragmento narrado y que el lector debe escrutar en la realidad.
Albán (2004) menciona, a propósito de un ensayo que Joyce leyó en 1904 ante la Asociación de Historia y Literatura de la University College de Dublín llamado Drama y Vida, que “la tarea del escritor es, según Joyce, la de pintar de la manera más precisa el mundo, si lo que se pretende con ello es describir toda la complejidad del hombre moderno” (Pág. 40). No hay mejor manera de describir el trabajo de Joyce y Chejov como este que menciona Albán de paso: el trabajo de pintores. El pintor plasma fragmentos de realidad en sus pinturas, y eso, precisamente, hacen estos escritores, pero sus materiales son diferentes y más versátiles, quizá más complicados y a veces limitados: las palabras.
Pero retomemos el tema de la epifanía y relacionémoslo con lo que se ha dicho acerca de la realidad, de lo cotidiano, de Dublín y su universalidad en la obra de Joyce. Albán (2004) menciona que “toda la obra de Joyce es el testimonio de la aplicación de este recuso poético y puede incluso afirmarse que Dublineses es una prolongada secuencia de epifanías” (Pág. 42). Más adelante continúa Albán (2004) y nos entrega esta lectura que vale la pena reproducir: "la marca epifánica es justamente el residuo dejado en el instante del encuentro súbito e inesperado, es el desorden de lo instantáneo en el que se desgarra la trama continua y uniforme de las causalidades. La manera abrupta e inesperada en que terminan las distintas narraciones, marca el carácter definitivo de las situaciones en las que se ven atrapados los personajes. No hay solución posible frente a los hechos súbitos y enigmáticos en los que estos se ven envueltos, como no hay salida posible de la ciudad que se cierra como un laberinto sobre sus habitantes, que como prisioneros asisten día a día a su propia degradación"
Con esto ya he mostrado algunos elementos que me parecen importantes para abordar este libro de relatos de Joyce. Pero como anécdota, quiero contar algo que puede ayudar a arrojar luz sobre las intenciones de Joyce en Dublineses y su proceder como escritor. Contreras (1992) dice que “Dublineses era algo así como un pequeño taller alquímico que había servido a su dueño para probar la veracidad de una fórmula” (Pág. 358). Y complementando esta mención recuerdo algo que menciona Borges (2018) en su conferencia: "Joyce había escrito el libro Dubliners y luego pensó en agregar un cuento a la serie. El argumento de ese cuento era asaz sencillo, o que pareció sencillo, o que le pareció sencillo a primera vista. Joyce pensó en un personaje bastante común, Leopold Bloom, un judío bastante perdido en Dublin, y en un día de ese hombre" (Pág. 212).
Evidentemente este cuento no llegó a hacer parte de este libro, años después se extendió y se convirtió en el Ulises, la obra que inmortalizó a Joyce.

Referencias
Albán, F. (2004). Dublineses: el arte de la epifanía. Revista andina de letras. (18), pp. 39-45.
Borges, J. (2018). Conferencia sobre James Joyce. Universidad Nacional de la Plata, 1960. Variaciones Borges. (45), pp. 207-220.
Contreras, G. (1992). James Joyce y la frustración de la realidad. Estudios Públicos. (45), pp. 357-363.
Eguiarte, E. (2011). Dublineses como ciclo de cuentos. Interpretextos. (6-7), pp. 25-54.
Valenzuela, J. (2019). Genealogías literarias: el realismo de Dublineses de James Joyce y su influencia en la generación de narradores peruanos de los 50. Desde el Sur, 11(2), pp. 217-226.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         22
AGamarra
 08 julio 2020
"Ninguno de los dos había tenido antes una aventura y no parecían conscientes de ninguna incongruencia. Poco a poco sus pensamientos se ligaron a los de ella. le prestaba libros, la proveía de ideas, compartía con ella su vida intelectual. Ella era todo oídos. En ocasiones, como retribución a sus teorías, ella le confiaba datos sobre su vida. Con solicitud casi maternal ella lo urgió a que le abriera su naturaleza de par en par; se volvió su confesora"
Si te gustan los cuentos con finales abruptos que no explican mucho, llenos de perdedores y borrachos por doquier éste es el libro que te recomendaría. Particularmente no fue tanto de mi agrado y se me ocurre por ejemplo a mi compatriota el escritor Julio Ramón Ribeyro que realizó muchos cuentos de estilo similar urbanista, tratando temas similares y en ambientes decadentes, pero con mejor estilo y sobre todo objetivo según mi opinión.
Joyce nos hace partícipe de un interesante viaje a través de algunas etapas de niñez, juventud y adultez por la caótica y avasalladora ciudad de Dublín, de hecho hay algunas referencias que seguro no conozco, he buscado algunos personajes como Parnell, un político irlandés de la época mencionado en un cuento, pero aún así no dejé de sentirme un poco perdido.
Todas las historias tienen en común la inconformidad de los personajes en la expresión de un mundo decadente. Por momentos los relatos se me hacían confusos y me parecía que estaba atiborrado de diálogos, nombres y referencias que a veces me mareaba; no creo que ésa fuera la intención del autor, más bien creo que el mensaje que quería transmitir a veces se le escapaba de sus manos.
Entre mis favoritos están:
"Un triste caso": que cuenta la historia de James Duffy quien siendo cajero de un banco y llevando una vida monótona conoce a Mrs Sinico, una mujer con la cual llevará o tratará de llevar una relación de algo más de amigos.
"Una nubecilla" que trata de un tipo inconforme con lo poco que ha logrado y se encuentra con su amigo Gallaher quien tiene éxito en el continente, osea en otros países europeos fuera del Reino Unido, y es buena ocasión para ver un cuadro de historias de amigos antiguos y de viveza de parte de uno de ellos para prosperar en la vida.
Los cuentos como menciono tienen un estilo que seguro fu innovador para la época aunque sí pueden llegar a aburrir algunos y me gustaron realmente pocos. Desde luego pienso leer "Ulises" antes de considerar que quizás sea un autor sobrevalorado.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
joseluispoetry
 08 agosto 2019
Dublineses de James Joyce son los primero cuentos publicados por este autor irlandés en donde encontramos los motivos temáticos que habremos de encontrar en las obras posteriores: Su amor por Dublin, ciudad a la que eleva a la categoría del arte, el conflicto entre la iglesia católica y la protestante, la lealtad entre los amigos, las costumbres y vida cotidiana de ese rincón irlandés. El lector avezado podrá encontrar el crecimento estilístico según avanza la narración, en la cual también se registra un crecimiento cronólogico de la visión, de tal manera que arranca el primer cuento con la historia de la niñez y termina con la historia de la adultez. Joyce nos brinda una visión inusitada, atrevida, distinta y muy realista de una Irlanda sumamente conservadora y estilísticamente, nos dona las llamadas epifanías joyceanas, es decir esa especie de revelaciones psicológicas que no se habían visto en narrativa anterior. Un clásico muy entretenido.
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (37) Ver más Añadir cita
AGamarraAGamarra08 julio 2020
Respetaba a su esposo como respetaba a la oficina de correos, como algo grande, seguro, inamovible; y aunque sabía que era escaso de ideas, apreciaba su valor como hombre, en abstracto.
Comentar  Me gusta         20
AGamarraAGamarra08 julio 2020
Uno a uno se iban convirtiendo ambos en sombras. Mejor pasar audaz al otro mundo en el apogeo de una pasión que marchitarse consumido funestamente por la vida
Comentar  Me gusta         20
AGamarraAGamarra08 julio 2020
Ninguno de los dos había tenido antes una aventura y no parecían conscientes de ninguna incongruencia. Poco a poco sus pensamientos se ligaron a los de ella. Le prestaba libros, la proveía de ideas, compartía con ella su vida intelectual. Ella era todo oídos. En ocasiones, como retribución a sus teorías, ella le confiaba datos sobre su vida. Con solicitud casi maternal ella lo urgió a que le abriera su naturaleza de par en par; se volvió su confesora.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra08 julio 2020
Estaba cansado de dar tumbos, de halarle el rabo al diablo, de intrigas y picardías. En noviembre cumpliría treinta y un años. ¿No iba a conseguir nunca un buen trabajo? ¿No tendría jamás casa propia? Pensó lo agradable que sería tener un buen fuego al que arrimarse y sentarse a una buena mesa. Ya había caminado bastante por esas calles con amigos y con amigas. Sabía bien lo que valían esos amigos: también conocía bastante a las mujeres.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AGamarraAGamarra08 julio 2020
Sintió en lo vivo el contraste entre su vida y la de su amigo, y le pareció injusto. Gallaher estaba por debajo suyo en cuanto a cuna y cultura. Sabía que podía hacer cualquier cosa mejor que lo hacía o lo haría nunca su amigo, algo superior al mero periodismo pedestre, con tal de que le dieran una oportunidad. ¿Qué se interponía en su camino? ¡Su maldita timidez!
Comentar  Me gusta         00
Video de James Joyce (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de James Joyce
El circulo de la calle Ulises celebra en Oviedo su encuentro anual para hablar sobre "Leve aproximación al Ulises, de James Joyce". Con Fernando Labra, Jorge Ordaz y José Havel. Modera Javier Lasheras. Oviedo, 19 de junio de 2019.
otros libros clasificados: literatura anglosajonaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
56 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}