InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 8490667802
Editorial: Tusquets (04/02/2020)

Calificación promedio : 4.33/5 (sobre 26 calificaciones)
Resumen:
En 1954, el joven psiquiatra Germán Velázquez vuelve a España para trabajar en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos, al sur de Madrid. Tras salir al exilio en 1939, ha vivido quince años en Suiza, acogido por la familia del doctor Goldstein. En Ciempozuelos, Germán se reencuentra con Aurora Rodríguez Carballeira, una parricida paranoica, inteligentísima, que le fascinó a los trece años, y conoce a una auxiliar de enfermería, María Castejón, a la que doña Aurora e... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (17) Ver más Añadir una crítica
lourdesmateo88
 08 septiembre 2020
La madre de Frankenstein es la quinta novela de la serie Episodios de una guerra interminable, que como las anteriores está basada en un hecho real. Aunque forme parte de una serie se pueden leer por separado sin ningún problema.
Ambientada en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos en la década de los 50, describe la vida de la España de aquella época en un ambiente de represión bajo la dictadura de Franco. En esta ocasión, como en las anteriores, también mezcla una serie de personajes reales con los ficticios para narrarnos una estupenda historia y mostrarnos una sociedad llena de prejuicios, donde la moral y la iglesia estaban por encima de todos, al menos de los pobres y de los nos adictos al régimen. La historia nos la cuentan los tres protagonistas principales, así conoceremos lo ocurrido y lo que piensa cada uno. En cada capítulo uno de los tres nos narrará una parte de su historia. Los protagonistas son: Germán Velázquez, Aurora Rodríguez Carballeira y María Castejón.
Germán Velázquez es psiquiatra, al igual que su padre. al terminar la guerra civil y con la derrota de la República tiene que exiliarse y marchar a Suiza donde estudiará con el profesor Samuel Goldstein viejo amigo de su padre y que será además su tutor. Conseguirá trabajar con una prestigiosa clínica privada de Berna hasta que a finales de 1953 el director del manicomio de mujeres de Ciempozuelos, José Luis Robles, le convence para que vuelva a España y ponga en marcha un nuevo tratamiento con un fármaco experimental con el que está logrando grandes avances en su hospital con los enfermos esquizofrénicos. Y allí es donde conoce a las otras dos narradoras.
España no era Suiza y nadie me había obligado a volver. Lo que había encontrado era lo que había, un país fracturado, fragmentado, donde nadie era libre en absoluto, ni siquiera para enamorarse fuera del carril social al que estaba asignado desde su nacimiento.
Aurora Rodríguez Carballeira es un personaje real. Nació en 1879, rica, de buena familia y extremadamente inteligente, autodidacta, y paranoica. En 1933 mató a su hija de 18 años, Hildegart Rodríguez de cuatro disparos en la cabeza mientras dormía, convirtiéndose en la parricida más famosa de la historia de España. Fue juzgada y condenada por su crimen y desde finales de 1935 hasta su muerte permaneció en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos. Hildegart fue educada en casa por su madre y desde muy temprano demostró tener una extraordinaria inteligencia, a los 18 años ya era abogada, escribió libros, artículos y era una influyente líder juvenil, activista feminista y estaba a favor de la eugenesia. En el momento en el que comentó a su madre la intención de irse de casa y realizar una serie de conferencias por el Reino Unido ella sola, su madre la mato. Su historia dio para varios libros y en 1977 Fernando Fernán Gómez dirigió la película Mi hija Hildegart.
Hildegart era mi obra, explicó doña Aurora, y no me salió bien. Tardé demasiado en darme cuenta, pero ahora estoy segura. Todos mis esfuerzos han sido vanos, y después... Lo que he hecho es lo mismo que hace un artista que comprende que se ha equivocado y destruye su obra para empezar de nuevo.
María Castejón es una joven auxiliar de enfermería del manicomio de mujeres de Ciempozuelos. Nació y vivió allí, ya que su abuelo trabajaba de jardinero y siendo niña tuvo mucho contacto con Doña Aurora. le enseñó a leer, a escribir y otras muchas cosas más. Cuando Germán llega para trabajar en el manicomio se encuentra con que la única persona con la que tiene contacto la enferma, que tanto le fascinó cuando la conoció en la consulta de su padre, es una joven que pasa una hora todas las tardes con ella leyéndole, ya que es mayor y se encuentra prácticamente ciega. Germán intentará acercarse a la joven para que le cuente su historia, su relación con la enferma y también conocerla a ella.
María y yo éramos las dos únicas personas de Ciempozuelos que le teníamos cariño a Aurora Rodríguez Carballeira y aún más. Éramos las únicas que la aguantábamos en una comunidad donde tenía una mala fama, de asesina, de egoísta, de altiva, de soberbia, que se había ganado a pulso.

Leer a Almudena Grandes en cualquiera de los episodios de una guerra interminable es una apuesta segura para mí. Me encantan sus novelas, su forma de entrelazar la ficción con la realidad, los personajes reales y los ficticios pero siempre aclarando lo que es fruto de su invención y lo que no. Muy bien documentado todo, como siempre en sus otras novelas y con una estupenda ambientación que te transporta a la época, a esa realidad de la guerra, la posguerra y la represión de la dictadura, de la influencia de la moral y la religión. También se puede apreciar el escaso valor que tenía una mujer en la época, dependiendo de los hombres para todo ya fuera padre, marido o hermano, y el único papel para una mujer respetable y decente era el de esposa y madre.
Además, nuestras internas sólo son mujeres, y qué le voy a contar... Honestamente le digo, si las cuerdas importamos poco, imagínese las locas, ellas son las últimas de todas las filas. ¿Usted sabe cuántas de nuestras internas son esposas de hombres poderosos que consiguieron ingresarlas aquí para quitárselas de en medio, inhabilitarlas y vivir tranquilamente con sus queridas? Aunque no fuera director de un manicomio masculino, una autoridad como Vallejo nunca aprobaría que las mujeres se beneficiaran de la nueva medicación antes que los hombres... ¿Me entiende?
Me sorprendió lo referente a dos conocidos psiquiatras de la dictadura que aparecen, aunque de pasada, y que fueron muy importantes e influyentes en la época. El más conocido y de mayor influencia, Antonio Vallejo-Nájera director del manicomio de hombres de Ciempozuelos, coronel del Ejército Nacional e ideólogo de la eugenesia fascista española, que era considerada un método para mejorar la raza. El otro es Juan José López Ibor, rival y enemigo del anterior y que no consiguió llegar a tener tanto poder como el anterior, pero que se hizo millonario con la práctica privada.
-Mucho gusto- dije al estrechar la mano del ideólogo de la eugenesia fascista española, creador de la teoría de que el marxismo era un gen perverso, intrínsecamente asociado con la inferioridad mental, que debía extirparse a toda costa, fusilando a sus portadores y arrebatándoles a sus hijos recién nacidos para entregarlos a familias intachables, que sabrían neutralizar su pésima herencia genética a través de la adecuada educación religiosa y patriótica.
En La madre de Frankenstein encontraremos crítica y denuncia social de esa época, del abandono al que fueron sometidas las mujeres con problemas psiquiátricos, sin valor alguno para los hombres que tenían todo el poder.
La madre de Frankenstein es una interesante y excelente novela histórica de los episodios de una guerra interminable de Almudena Grandes, que es una gran escritora y una de mis favoritas.

Enlace: https://lasmilyunahistoriasd..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Maya
 02 junio 2020
La madre de Frankenstein de Almudena Grandes me ha parecido el relato más triste de sus Episodios de una Guerra interminable. Quizás porque la leí desde el confinamiento, quizás porque no hay cárcel más terrible que la de nuestra mente, quizás porque una vez visité a aquellas mujeres.

El silencio. En la madre de Frankenstein escuchamos el silencio:
“Que el silencio era el único valor seguro, el único remedio eficaz contra el infortunio probable, hipotético y hasta inexistente, la infalible receta que se aplicaban por igual ricos y pobres, los más humildes y muchos poderosos.”
Germán Velázquez, psiquiatra exiliado en Suiza, vuelve a España en 1954 para trabajar en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos para implantar un nuevo medicamento. Allí se encuentra Aurora Rodríguez Carballeira, asesina de su propia hija, personaje al que decide dar toda su atención.
Si lo que queremos saber es el tema del libro, no es otro que reflejar la realidad española de la posguerra. Un país sumido en la tristeza, la opresión, el nacionalcatolicismo, las apariencias, las diferencias sociales y la vida de vencedores y vencidos. España era una inmensa prisión.
La diferencia de clases es sin duda la columna vertebral de este relato de Almudena Grandes. Ya en el manicomio vemos un reflejo de la sociedad, ya que hay cuatro clases de reclusas, según lo que puedan pagar. Los perdedores de la guerra seguirán siendo durante muchos años personas que han de pagar sus culpas. Algunos médicos del manicomio reciben un trato distinto por sospechas de su filiación política. Y por supuesto, las mujeres se llevaban la peor parte, si tenían culpas pendientes políticas, sexuales o simplemente pobreza, se veían abocadas a matrimonios imposibles.
Es muy importante, la comparación constante entre Suiza y España. Aquel, ya en estos años, era un país avanzado, libre de falsos puritanismos, y por supuesto, no acababa de pasar por una guerra fratricida. La España de la posguerra, como ya sabemos, era un país arrinconado, sin relaciones con el exterior, muy lejos del pensamiento que se iba normalizando en el resto de Europa. Y Suiza, uno de los países más avanzados. Esto influye muchísimo en parte del desconcierto que siente Germán al volver a España. El habla libremente del sexo y los que le rodean se santiguan.
El sexo, un tema tan controvertido siempre en España. Un puritanismo a menudo falso de buenos maridos que mantenían a queridas. A los homosexuales se les trataba con descargas o lobotomías.
La Iglesia como potente instrumento de control y manipulación. Se denuncia su hipocresía. Los personajes religiosos son todos odiosos. También toca el tema de los niños robados.
Los personajes están muy bien trabajados. Germán un médico de una ética intachable tanto a nivel profesional como personal. Un hombre que, tras el exilio, busca la vuelta a su país para encontrarse algo totalmente distinto. Esta búsqueda de su identidad le hará acercarse a María, que se convertirá en su gran apoyo. Sus diálogos son geniales: el medicó habla con un lenguaje culto, preciso y María con expresiones típicas del pueblo.
María representa también el homenaje de Almudena Grandes a Galdós siguiendo a veces los pasos de Fortunata. Esta niña sin cultura tiene pasión por leer y se ve reflejada en la lucha entre la burguesía y el pueblo que terminó destruyendo a Fortunata.
El personaje de Aurora es grandioso. Una mujer modelo en la cultura de la República, cuya paranoia, sin embargo, le lleva a matar a su hija, a su obra porque se le iba de las manos. al fin y al cabo, Hildegart era un ser humano y pensaba por sí misma:
“La enfermedad mental es la peor cárcel que existe. Es una cárcel que encierra hacia dentro, que atrapa a una persona y no la suelta jamás, y le arrebata todo lo que tiene, y la hace odiosa para su familia, para las personas que la quieren.”
En cuanto a calidad literaria, esta es una de las más conseguidas novelas de Almudena Grandes: diálogos rápidos, lenguaje ajustado a cada personaje, tramas y narradores distintos que se proponen darnos una imagen total de la historia.
Una vez más, Almudena Grandes nos ofrece una gran novela.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
montsemr77
 10 agosto 2020
La madre de Frankestein es el quinto volumen de los seis que previsiblemente lleguen a conformar los Episodios de una Guerra Interminable de Almudena Grandes, en una suerte de Episodios Nacionales de nuestra época. En ella, la autora nos cuenta, a través de una narración a tres voces, la historia de Aurora Rodriguez Caballeira, personaje real que en los años 30 asesinó a su hija Hildegart porque ésta pretendía hacer uso de la libertad que precisamente ella misma le había enseñado a amar. Pero, sobre todo, a través de los personajes que pivotan a su alrededor, nos muestra la situación de las mujeres en la España de los años 50; de la hipocresía de una sociedad gobernada por el dúo iglesia Estado que suprimía los derechos individuales y reprimía a aquellos que eran diferentes.
Me pregunto si Almudena Grandes ha elegido precisamente a este personaje, para mostrarnos la diferencia entre la libertad y el progreso de la situación de las mujeres durante la II República y la existente con posterioridad a la Guerra Civil. Aurora, paranoica y megalómana, asesinó a su propia hija, al igual que el Estado y la Iglesia eliminaron la independencia de las mujeres y la capacidad de expresarse libremente y de decidir de sus ciudadanos.
La narración de la historia se realiza fundamentalmente por el psiquiatra Germán Velázquez, antiguo exiliado, que ha podido regresar a España, gracias a la investigación que estaba realizando en Suiza con un nuevo fármaco, para el tratamiento de la esquizofrenia. Germán nos cuenta, además, las circunstancias de su exilio en un país extranjero, como la de tantos otros españoles, y las de una familia judía que se vio obligada, como él, a abandonar Alemania, y sus respectivas pérdidas. Pero, sobre todo, nos muestra la realidad que existía tras nuestras fronteras en aquella época, la comparación entre la libertad que se respiraba en Europa y que él expone en sus opiniones; frente a la necesidad de ocultamiento y silencio de los españoles. Nos enseña, además, la situación de los manicomios en aquella época, lugar donde los derechos de las internas, son incluso menores, que ya es decir, que las de las mujeres en general. Impresionante el que no tuvieran derecho ni siquiera a morir sin dolor.
Otros episodios de la novela – muy breves- son narrados por la propia Aurora, en una serie de desvaríos que avanzan la historia y que realmente son producto de una mente perturbada. Ella es el eslabón que conecta a Germán con María Castejón, una auxiliar de enfermería que ha crecido en el manicomio, y que sufre en sus propias carnes todos los escarnios de los que hemos oído hablar en esa época y que personifica la búsqueda de un futuro digno y libre. Me ha gustado especialmente su relación con la lectura y cómo ésta estaba prohibida para aquellos que no son considerados adecuados por el régimen, y la comparativa de su personaje con Fortunata y Jacinta, de Galdós. Estos guiños literarios siempre llevan a lecturas y relecturas inesperados.
Además de estos personajes, la novela se nutre de otros muchos, alguno de los cuales son reales; en particular, me han llamado la atención Vallejo -Nájera con sus teorías eugenesistas -y el robo de niños-; y López Ibor y sus lobotomías para homosexuales.
En definitiva, qué mejor manera de conocer la historia reciente de España que a través de novelas de estas características, tan bien escritas, y con una prosa tan fluida y agradable de leer que parece que en lugar de ser nosotros quienes pasamos la mirada por sus páginas, son las palabras las que pasan por nuestros ojos y nuestra mente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
sanhezped
 04 marzo 2020
La madre de Frankestein es la quinta entrega de los Episodios de una Guerra Interminable de Almudena Grandes. Un proyecto constituido por seis libros, cuyos títulos se nos presentan ya en la primera entrega, que nos mostrarán episodios desconocidos de nuestra reciente historia.
Quiero dejar muy claro que por mucho que se trate de una serie de seis libros, todos se pueden leer de un modo independiente. Pueden aparecer alusiones o breves apariciones de personajes de las otras novelas, pero son más bien guiños a lectores muy avezados y de gran memoria, porque al resto de los mortales nos pasarán sin duda desapercibidos

Esta novela está narrada en primera persona a través de tres personajes bien diferentes:
Germán Velázquez:
Muy joven partió de España en el último barco que zarpaba de Alicante. Un regalo de su padre que le cedió el billete. Partió al exilio en Suiza donde fue protegido por la familia del doctor Goldstein. Allí cumplió su sueño: estudiar psiquiatría y ejercer como tal. Se casó. Se divorció. Finalmente tras quince años aceptó una oferta para volverá a España a trabajar en el psiquiátrico de mujeres de Ciempozuelos, donde estaría al frente de un programa que estudiaría el uso en España de la clorprimazina, un medicamento casi milagroso para aquella época y que cambió el rumbo de la psiquiatría al permitir una mejoría en los esquizofrénicos.
Allí se reencuentra con Aurora Rodríguez Carballeira, la célebre madre que mató a su hija Hildegard. Él la conoció en su casa un día que acudió a la consulta de su padre antes de ir al juicio por el asesinato de su hija. Tal fue la conmoción que le provocó, que eso hizo que quisiera seguir los pasos de su padre como psiquiatra.
Un hombre que en el exilio comprende que la guerra le ha dejado marcado pese a su corta edad.

Aurora Rodríguez Carballeira:
Una mujer paranoica que no fue a la cárcel por el asesinato de su hija sino directamente al psiquiátrico de Ciempozuelos, en el que tiene su propia habitación con su piano que toca constantemente.
Una historia singular y verdadera la de esta mujer. Una reflexión sobre la maternidad entendida como el hecho de crear unos hijos a los que moldear según nuestros criterios. Por eso, cuando su hija Hildegard ya era todo un fenómeno en España y quería tomar las riendas de su propia vida, la asesinó.

María Castejón:
Un personaje inolvidable y entrañable el que nos regala Almudena Grandes en esta novela. Es auxiliar clínica en el psiquiátrico de mujeres de Ciempozuelos, en el que su abuelo trabajaba como jardinero. Tiene una relación muy singular con Aurora Rodríguez a la que cuida con esmero.
En realidad tiene un don especial que le permite empatizar con las “locas” del psiquiátrico y tratarlas con mimo y cariño. En la propia novela nos la definen como una Sherezade por su gran capacidad para contar historias.

Cada capítulo está contado por uno de esos personajes. No es necesario poner quién es el que está hablando, porque la voz de cada uno de ellos es muy diferente. Así los capítulos de Aurora son cortos, pero sin un solo punto y aparte. El diálogo mental de una mujer que pasa por diferentes estados anímicos en función de la evolución de su enfermedad. O los de María, cargados de una sencillez y un amor por los demás que no pueden dejar indiferentes al lector. Por contra, los de Germán son mucho más reflexivos, más expositivos, contándonos los hechos que vivió o está viviendo. Solo el contacto con María hará que su tono vaya cambiando poco a poco.

Al comienzo de la novela, pensé que La madre de Frankestein era una de las menos políticas de la serie, pero según me adentraba en ella, veía que no era así. A fin de cuentas como dice uno de los personajes de la novela, «en una dictadura todo es política»
Lo de menos es que nos muestre en un momento dado cual era el pensamiento que movía a los españoles de aquella época:

Lo más importante es que nos muestra como nada se hacía o se deshacía sin el beneplácito de una élite gobernante en el que además la influencia de la iglesia era omnipresente.
Por supuesto, la visión feminista de Almudena Grandes estará presente a lo largo de toda la novela, mostrándonos que, si ya era duro para muchos españoles, para las mujeres era todavía aún más difícil:
Una novela con muchas capas, con muchos temas, algunos tan sorprendentes como el de la eugenesia, aquel pensamiento inspirado por Vallejo Nájera que tanta desgracia trajo a muchos españoles:

OPINIÓN PERSONAL

Aunque no haya desplazado a El lector de Julio Verne como la novela favorita de esta serie, he de decir que me ha encantado La madre de Frankestein. Una novela que va ganando en intensidad emotiva a medida que avanza la novela y la relación entre sus personajes. Todo ello gracias a haber conseguido crear a Germán Velázquez, María Castejón y Aurora Rodríguez. Muy distintos entre sí, pero con algo en común: los tres, en diferente medida y por diferentes circunstancias están en el bando de los perdedores, por más que alguno de ellos ni siquiera haya participado en una guerra.
A todo ello hay que unir la exquisita ambientación con la que Almudena Grandes nos presenta sus novelas, en este caso con un escenario muy particular como es el psiquiátrico de Ciempozuelos.
Una gran variedad de temas hay presentes en esta novela, incluyendo uno que a mí por mi pasado sanitario, ha sido de especial interés: el mundo de la psiquiatría y los avances que gracias a los medicamentos se pudo lograr en el tratamiento de las enfermedades mentales.
Sumadle a eso una gran historia de amor, de esas que te genera un nudo en la garganta en muchos momentos y tendréis una novela que no puede leerse con indiferencia, que os deparará muchos momentos emotivos y que seguramente en muchos momentos también os provocará perplejidad e indignación por cómo tuvieron que sufrir muchos seres humanos.
Si te gusta Almudena Grandes, disfrutarás sin duda de esta gran novela, un retrato de una España no tan lejana de nosotros y que por momentos amenaza con volver.

Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
vegojeda
 15 marzo 2020
Almudena Grandes escribe magistralmente la historia de Germán, un psiquiatra exiliado en Suiza que vuelve a España para trabajar en el manicomio de mujeres de Ciempozuelos. Allí se reencontrará con Aurora Rodríguez Carballeira, la interna más ilustre de la institución.
Una novela basada en la vida real de la señora Rodríguez Carballeira ( parricida, paranoica y figura relevante en una determinada época de nuestro pais) que sirve a la autora para mostrarnos aspectos de la sociedad española de la posguerra que no deben ser olvidados para que no vuelvan a ser repetidos.
Salgo encantada de su lectura, con la sensación placentera de haber leído un buen libro.
Comentar  Me gusta         50

Las críticas de la prensa (10)
Laverdad14 agosto 2020
En el quinto de sus 'Episodios de una guerra interminable', la autora madrileña recrea el caso real de una madre que concibió a su hija como un experimento y la mató en tiempos de la República.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
Telam07 agosto 2020
"La madre de Frankenstein", la última novela de Almudena Grandes, entrecruza la historia de una famosa parricida con una auxiliar de salud y un psiquiatra que regresa del exilio para trabajar en una institución psiquiátrica, configurando una trama que refleja el espesor de una época donde la moral católica nacionalista y los abusos son moneda corriente.
Leer la crítica en el sitio web: Telam
revistan06 agosto 2020
La que narra Almudena Grandes (Madrid, 1960) en La madre de Frankenstein (Tusquets) es una ficción soberbia, inspirada en hechos verídicos que definitivamente resultan alucinantes, y ambientada durante el franquismo español.
Leer la crítica en el sitio web: revistan
ElperiodicodeAragon17 julio 2020
'La madre de Frankenstein' (Tusquets), quinta entrega de su galdosiana serie Episodios de una guerra interminable, fresco popular sobre el franquismo.
Leer la crítica en el sitio web: ElperiodicodeAragon
Laverdad19 mayo 2020
Almudena Grandes se adentra en lo más íntimo de una historia desgarradora.
Leer la crítica en el sitio web: Laverdad
ElPais20 febrero 2020
En ‘La madre de Frankenstein’, nueva novela del ciclo dedicado a la posguerra, Almudena Grandes se adentra en el oscuro universo de la psiquiatría franquista.
Leer la crítica en el sitio web: ElPais
elmundo13 febrero 2020
La escritora madrileña despliega en 'La madre de Frankenstein' (quinta entrega de sus 'Episodios de una guerra interminable') la terrible historia de Aurora Rodríguez y su hija Hildegart.
Leer la crítica en el sitio web: elmundo
Europapress06 febrero 2020
En 'La madre de Frankenstein', Grandes viaja hasta los años 50 de la postguerra española, donde el nacionalcatolicismo del Estado pasó a "ejercer el terror de otra manera" tras la dura década de los 40.
Leer la crítica en el sitio web: Europapress
BurgosConecta06 febrero 2020
Con 'La madre de Frankenstein' la escritora aborda el tramo final de sus 'Episodios de una Guerra Interminable'.
Leer la crítica en el sitio web: BurgosConecta
Europapress12 diciembre 2019
En esta ocasión, la historia lleva al lector a un manicomio de mujeres y narra la relación entre un médico regresado del exilio, una paciente célebre y una humilde enfermera.
Leer la crítica en el sitio web: Europapress
Citas y frases (16) Ver más Añadir cita
lourdesmateo88lourdesmateo8808 septiembre 2020
Así comprendí que las jaulas no siempre estaban fuera, en las amenazas y los chantajes de las personas que tenían el poder. También podían estar dentro, incrustadas en el cuerpo, en el espíritu de todas las mujeres perdidas que asumían mansamente un destino que no habían elegido, sólo porque otros habían decidido que lo que más les convenía era volverse decentes.
Comentar  Me gusta         40
lourdesmateo88lourdesmateo8808 septiembre 2020
La enfermedad mental es la peor cárcel que existe. Es una cárcel que encierra hacia dentro, que atrapa a una persona y no la suelta jamás, y le arrebata todo lo que tiene, y la hace odiosa para su familia, para las personas que la quieren. A nadie le interesa ocuparse de los enfermos mentales, usted lo sabe, la sociedad prefiere actuar como si no existieran, y nos los traen aquí, los dejan solos, y la mayoría de las veces no vuelven a verlos nunca más.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         20
lourdesmateo88lourdesmateo8808 septiembre 2020
Además, nuestras internas sólo son mujeres, y qué le voy a contar... Honestamente le digo, si las cuerdas importamos poco, imagínese las locas, ellas son las últimas de todas las filas. ¿Usted sabe cuántas de nuestras internas son esposas de hombres poderosos que consiguieron ingresarlas aquí para quitárselas de en medio, inhabilitarlas y vivir tranquilamente con sus queridas? Aunque no fuera director de un manicomio masculino, una autoridad como Vallejo nunca aprobaría que las mujeres se beneficiaran de la nueva medicación antes que los hombres... ¿Me entiende?
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8808 septiembre 2020
-Mucho gusto- dije al estrechar la mano del ideólogo de la eugenesia fascista española, creador de la teoría de que el marxismo era un gen perverso, intrínsecamente asociado con la inferioridad mental, que debía extirparse a toda costa, fusilando a sus portadores y arrebatándoles a sus hijos recién nacidos para entregarlos a familias intachables, que sabrían neutralizar su pésima herencia genética a través de la adecuada educación religiosa y patriótica.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
lourdesmateo88lourdesmateo8808 septiembre 2020
Hildegart era mi obra, explicó doña Aurora, y no me salió bien. Tardé demasiado en darme cuenta, pero ahora estoy segura. Todos mis esfuerzos han sido vanos, y después... Lo que he hecho es lo mismo que hace un artista que comprende que se ha equivocado y destruye su obra para empezar de nuevo.
Comentar  Me gusta         20
Videos de Almudena Grandes (11) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Almudena Grandes
Presentación Almudena Grandes. La madre de Frankenstein 4 de junio de 2020
otros libros clasificados: psiquiatríaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Almudena Grandes

¿En qué ciudad nació Almudena Grandes?

Valencia
Madrid
Sevilla
Barcelona

10 preguntas
14 lectores participarón
Thème : Almudena GrandesCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..