InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
ISBN : 8417430555
Editorial: Editorial Alma (19/06/2019)

Calificación promedio : 4.07/5 (sobre 138 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos. «La pongo al par de Shakespeare, Cervantes y Henry Fielding.»Henry James En Sentido y sensibilidad, Jane Austen explora con sutileza e ironía las opciones de la mujer en una sociedad rígida, donde el éxito o el fracaso dependen de la elección del marido. La historia se centra en dos hermanas, Elinor y Marianne, cuyas personalidades antagónicas ejemplifican dos posibles respuestas femeninas ante la hipocresía dominante: el «sen... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Críticas, Reseñas y Opiniones (54) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 17 diciembre 2017
Ainssss, creo que me va a quedar largo, pero qué ilusión me hace hablaros de Sentido y sensibilidad :)
O Juicio y sentimiento. O Sensatez y sentimiento... No quiero empezar guerrera. Sé que cuando Alba decidió cambiar el título dijo que Sentido y sensibilidad era/es un disparate de traducción, que a la sensibilidad del corazón se le denomina sentimiento... Yo todo eso lo entiendo. Pero estoy segura de que a día de hoy habrá gente que lea Juicio y sentimiento y piense que se ha descubierto un nuevo libro de Jane Austen o algo así. Es casi preferible decir el título en inglés y ya está (y eso voy a hacer yo a partir de ahora). A mí, y tengo este título en la estantería desde hace ocho años, sigue sin salirme llamarlo Juicio y sentimiento, y eso que soy de lo menos purista que pulula por ahí en cuanto a esta autora y su obra. Tendrán toda la razón, pero...
Debates aparte sobre el continente, procedo con lo que importa, el contenido. ¡Vamos que nos vamos! :)
Cuando hace unos meses reseñé la novela Persuasión, creo que no dejé lugar a dudas de que era mi favorita de la autora que homenajeamos este mes de julio. Podría haber intentado moderarme un poco, pero no tenía por qué: la adoro. Así que mejor o peor, quedó como quedó: objetividad (seguramente) bajo mínimos, sinceridad y pasión a raudales.
Hoy el reto no es menos peliagudo, porque reseño mi segunda novela favorita de Jane Austen, pero como ya eché el resto en cuanto a Jane como mujer además de escritora, hoy intentaré no excederme mucho. También aviso, aunque imagino que se sobreentiende, que es solo mi opinión personal, como siempre. Adoro todas sus obras, todas tienen cosas que me maravillan... pero no puedo evitar ordenarlas en mi cabeza según la historia, sus personajes y lo que me transmiten. Y tengo muy claro que no sigo el orden establecido y habitual, pero es mi orden y a estas alturas no va a cambiar, qué se le va a hacer :)
La narración comienza con la muerte del señor Henry Dashwood, de Norland Park, que deja tras él a su esposa, tres hijas adolescentes y un hijo más mayor, fruto de su primer matrimonio, que es quien lo hereda casi todo, casa familiar incluida. Este hijo, John Dashwood, tiene muy buenos propósitos y a una bruja como esposa, que le convence de que no le dé a sus hermanastras ni un penique más de lo que se estipula en el testamento. Así pues, las hermanas Dashwood (Elinor, Marianne y Margaret), junto con su madre, se ven obligadas a abandonar Norland Park sin apenas renta con la que subsistir, y se mudan a la lejana Devonshire, a un cottage que un primo lejano, sir John Middleton, amablemente pone a su disposición.
Aquí comienza el cambio de vida para esta familia, aunque para cada una de las dos hermanas mayores lo hace de manera distinta. Elinor llega a Devonshire con el corazón ocupado: el hermano de la bruja anteriormente citada, Edward Ferrars, se parece poco a su hermana, y con su carácter honesto, sencillo, tímido y nada pretencioso, se gana el afecto de Elinor durante los meses en que se tratan antes de abandonar Norland Park. Solo hay un problema: Elinor ahora es pobre, y de Edward Ferrars, primogénito de una familia de la alta sociedad, se espera que haga un buen matrimonio, y aparentemente a causa de esto la cosa no acaba de concretarse.
Por su parte, Marianne, quien cree que el amor solo llega una vez en la vida, que espera a un caballero andante que le robe el corazón, que cree que cuando estás enamorada hay que expresarlo a los cuatro vientos y que se entere todo el mundo, encuentra a su amado ideal en Willoughby, un apuesto y elegante joven que pasa temporadas en Devonshire en casa de su tía, y que no solo la rescata cual hidalgo bajo la lluvia, sino que lee poesía, ama la música, y es igual de imprudente que ella a la hora de expresar sus sentimientos. El pobre coronel Brandon, que se enamora de la joven casi a primera vista en casa de sir John (¡y que ya tiene la ¡ancianísima! edad de 37 años!), poco puede hacer a ojos de la enamorada Marianne.
Con todo esto la trama está servida. El personaje que sostiene esta novela es Elinor Dashwood... la novela, la historia y a su propia familia. Es prudente, práctica, tiene sentido común, nunca da nada por hecho y no emite juicios previos. Toda su familia le recrimina su forma de ser, su compostura y prudencia ante los eventos de la vida, pero la vida siempre acaba dándole la razón. Siente, sufre, padece, se mortifica como todo el mundo, pero no ve la necesidad de cargar con sus sufrimientos a quienes le rodean. Su dolor es suyo, de nadie más. Siempre es la confidente de sus conocidos, quienes la sobrecargan con sus secretos y pesares, y siempre antepone la confianza que en ella depositan a su propio bienestar y beneficio. Tanto en sus propias penas como en las ajenas, es el sostén de los demás. Marianne es todo lo contrario. La reina del drama: si ella sufre, todos los demás deben saberlo y sufrir con y por ella; solo ella siente, solo ella padece, si no muestras tus sentimientos como ella es porque no los tienes, porque no lo estás pasando mal... su ligereza y afectación son el modo adecuado de comportarse; quien se modera es porque realmente no siente nada, y no tiene mérito alguno. Demuestra prejuicios, hace escarnio de los demás, menosprecia... presume de personalidad pero en muchos momentos parece que solo sigue la senda de su amado Willoughby.
Es difícil no empatizar más con una hermana que con la otra, y a mí, sintiéndolo mucho, creo que se me está viendo el plumero. Son uña y carne, se adoran, solo quieren lo mejor la una para la otra, y Jane Austen escribió una verdadera relación entre hermanas que, por experiencia propia, conocía muy bien. Eso que siempre decimos de "yo me meto con él/ella porque es mi hermano/a pero ya te guardarás tú bien de decir algo malo sobre él/ella" se puede aplicar perfectamente a esta historia... pero aun así, a pesar de adorarla y respetarla, Marianne es muy injusta con Elinor a lo largo de todo el libro: se cree superior a ella en sentimientos, en capacidad de amar, y se lo reprocha constantemente a lo largo de las páginas. Realmente como personaje la evolución de Marianne es mayor que la de Elinor; llega un punto en el que compara su comportamiento con el de su hermana y se avergüenza por no querer ni poder ser capaz de afrontar sus desdichas como ella, pero el final de su trama en particular para mí da mucho sobre lo que hablar. Mucho. Pero es un final del que no se puede hablar sin desvelarlo, así que me quedo con las ganas.
Esta, por tanto, es sobre todo la historia de dos hermanas, Elinor y Marianne, pero no hay que quedarse solo en eso, al igual que no hay quedarse solamente en las dos historias de amor/desamor que protagonizan. Nunca, en ninguna de las obras de Jane, hay que quedarse en la vertiente romántica, porque nos estaríamos perdiendo una fantástica recreación de la época y su sociedad, tanto en sus virtudes como en sus defectos. Observamos el poder del dinero y la mezquindad y avaricia que surgían de él; el arribismo de las clases medias sociales dispuestas a todo con tal de medrar; las imposiciones, limitaciones y obligaciones que suponía pertenecer a una determinada clase social, ya fuese alta o baja (las altas por su obligación a hacer buenos matrimonios y las medias-bajas por su imposibilidad de hacerlos); los sacrificios de una moral que en aquellos tiempos regía la vida de muchas mujeres; las consecuencias de ser fiel a uno mismo, ya fuesen propias o sobre los demás.
También, en cierto modo, Jane critica el Romanticismo como movimiento cultural que comenzaba a emerger cuando fue escrita por primera vez la novela a finales del siglo XVIII. Marianne sería la representación de este movimiento en la historia, la lucha por los ideales, la idealización del amor, la búsqueda de la libertad y hacer uso de ella y del libre albedrío alejándose de las restrictivas convenciones sociales... Jane fue mucho más incisiva con una de las vertientes de este movimiento, la literatura gótica, en La abadía de Northanger. Aquí lo hace de un modo más mesurado pero incontestable en cualquier caso, y más viendo cómo se desarrollan los acontecimientos a lo largo de la historia.
Pero que nadie se me asuste, que Jane se puso seria cuando tocaba, pero sacó la fina ironía a pasear cuando quiso contrarrestar las tribulaciones de esta familia. ¡Y cómo me sigue haciendo sonreír este libro! La manipulación que la señora de John Dashwood hace del petimetre de su marido es s-o-b-e-r-b-i-a; todo empieza con un "tienes razón" y termina llevándoselo a su terreno y engatusándolo para que haga lo que ella quiere. El señor Palmer, siempre desganado, apático, nada sociable... es que es genial, no tengo otra palabra para describirlo; es buena gente, pero no quiere que se le note. Un gran personaje humorístico muy a su pesar, y me estoy riendo yo sola mientras hablo sobre él. O Lucy Steele... ay, la mala pécora de Lucy Steele, siempre sibilina, siempre diciendo "lo que no quiere decir" y sus miradillas de reojo a ver si ha dado donde más duele. El incisivo humor de la autora, y el fiel reflejo que hace de las absurdeces de la cortesía, los buenos modos y la conducta a seguir en sociedad, campan a sus anchas a lo largo de toda la historia, e incluso Elinor tiene un humor muy fino que de vez en cuando se le escapa sacándote una sonrisa.
Jane usa contrapuntos constantemente en la historia. El buen juicio de Elinor y la emocionalidad de Marianne; el carácter tímido e introvertido de Edward con la extroversión y encanto de Willoughby; la idiotez e imprudencia de la señorita Steele y la astucia y artería de su hermana Lucy; el matrimonio Palmer es un contrapunto cómico en sí mismo; Edward y su hermano Robert; Willoughby y el coronel Brandon... A través de sus personajes Jane siempre nos muestra todas las facetas humanas, sus blancos, sus negros y también sus grises, con los que busca la redención dentro de la obra y de cara al lector de algunos personajes. Y todo, todo lo que ocurre en la historia tiene su por qué, está relacionado con el contexto general del libro, no sobra nada, no falta nada. Una precisión en la estructura que resulta increíble en una obra novel como era esta.
Así pues, el drama y la comedia se dan la mano continuamente en una historia de la que Jane Austen concluyó el primer borrador, una novela epistolar, con solo 19 años, reescribiéndola ya en su estructura definitiva un par de años después (aunque la novela tal y como nos ha llegado fue revisada otros 12 años más tarde). El cómo fue capaz de transformarla en la obra que ha llegado hasta nuestros días es algo que siempre me ha maravillado, porque nada en el resultado final hace pensar en la primera estructura de la narración. Se dice que en sus inicios (muy vagamente, eso sí) las dos hermanas representaban a las hermanas Austen: Elinor a Cassandra y Marianne a Jane misma, y si esto fuese así, con el devenir de la historia Jane dejó bien claro que carácter era preferible para ella. También se notan cambios con respecto a la personalidad de la autora y las edades con las que escribió sus diferentes obras: en esta novela, escrita en la adolescencia tardía de Jane aunque luego fuese revisada años más tarde, Marianne considera a las mujeres de 27 años acabadas sin posibilidad de encontrar ya el amor... muchos años más tarde, Jane Austen le dio a Anne Elliot, protagonista de Persuasión, precisamente 27 años de edad y una segunda oportunidad en la vida y en el amor. ¿Casualidad? Yo no lo creo, Jane hilaba muy fino y revisaba todo lo que escribía hasta la saciedad; yo lo que veo es un guiño, o una compensación, en su última novela finalizada con respecto a la primera que escribió... y si estoy montando una película, pues allá yo con mi felicidad :)
Mi conexión con este libro, por circunstancias que no vienen al caso, es muy superior a la que tengo con obras mucho más queridas a nivel popular como Orgullo y prejuicio. Sé que es difícil competir con Darcy o Lizzy, pero si me preguntáseis a mí por donde seguir después de leer O&P, os diría que lo hiciérais con Sense and Sensibility. Es además mucho menos densa que otras obras suyas como Mansfield Park o Emma, que pueden costar algo más si no se está acostumbrado a la prosa de la autora. Os hará sonreír, os dará en qué pensar, tendréis todo lo mejor de la prosa de Jane Austen y de las singularidades que le han hecho célebre, y os sentiréis identificados en muchas cosas (casi seguro, y a pesar de la distancia que dan más de 200 años de diferencia y una sociedad completamente distinta), con uno o varios personajes, o con pinceladas de todos al mismo tiempo.
Me releo ahora y me doy cuenta de que casi todo el rato digo Jane, así a secas... Jane. Como si fuese amiga mía o algo. O es que quizás lo es y lo ha sido siempre. Para mí, en pocas palabras, la primera novela publicada de Jane Austen ya fue una obra maestra. Poco más puedo decir. Que ya he dicho mucho, pensaréis vosotros... pues no sabéis lo mucho que se me ha quedado en el tintero, pero no quiero abusar de vuestra paciencia :)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Kass_CK
 29 julio 2020
Cuando se trata de Jane Austen creo que ya no queda nada nuevo que podamos decir realmente. Para mi es una autora que siempre tendrá un trocito de mi corazón porqué “Orgullo y prejuicio” fue uno de los primeros libros que leí por mi cuenta y simplemente me enamoró. Es uno de mis libros preferidos y el que hizo que quisiera saber más de esta maravillosa autora. Lo curioso de esto, es que a pesar de haber leído casi todos sus libros y ver cualquier serie o película basadas en ellos me quedaba uno pendiente, y era precisamente este, “Sentido y sensibilidad” (sí, yo soy de este título, me niego en redondo a cualquier otro).
Evidentemente no cabía en mi de contenta cuando tuve la oportunidad de leer este libro con la preciosa versión de Editorial Alma. Luego hablaré un poco de esto, pero para situarnos sobre la historia de este libro, en “Sentido y sensibilidad” entramos en la vida de dos hermanas que no podrían ser más diferentes entre sí. Eleanor es la hermana mayor, la responsable, la pragmática y básicamente, la que tira del carro de su familia. Es blanco de críticas constantes por no dejarse llevar por fantasías y elucubraciones, pero si no fuera por ella, su familia acabaría en un desastre. Marianne es el lado opuesto y la mejor forma de definirla es decir que es una reina del drama. Todo en ella es extremo y espera que todo el mundo a su alrededor viva sus dramas con la misma intensidad que ella vive los suyos, porque si no, es que no te importa tanto. Es imposible para mi disimular que Marianne no es santo de mi devoción gran parte de la historia porque es una persona egoísta e impertinente, pero tampoco se puede negar que su evolución es brillante y para cuando llegamos al final de la historia, mis sentimientos sobre ella habían cambiado bastante.
Alrededor de Eleanor y Marianne se mueven el resto de personajes que dan sentido a esta historia. Austen nos introduce a través de todos ellos en la sociedad y costumbres de la época sacando a relucir todas sus virtudes y defectos con su ironía y templanza habitual. Es simplemente maravilloso leer esa mezcla entre la comedia y el drama en la que se va moviendo. Creo que una de las escenas más memorables de este libro es precisamente al inicio, cuando el padre de Eleanor y Marianne fallece y hace prometer a su hijo que cuidará de ellas y este conversa con su esposa sobre el tema. Es una conversación brillante y ejemplo perfecto de la crítica que siempre dejaba caer Austen en cada una de sus historias.
Como dije antes la versión que yo he leído es de Editorial Alma y una vez comprobado que no tengo ninguna queja de la traducción, puedo simplemente disfrutar de lo increíble que es la edición. Tapa dura, tipografía elegante y unas ilustraciones tan bonitas que querrías que hubiera cien más. Tengo más títulos de esta editorial en mi wishlist, pero de momento estoy feliz de poder disfrutar de este libro que se convertirá en unos de esos que leeré anualmente.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
Dyalia
 11 mayo 2021
Creo que con este libro ya me queda claro que Jane Austen no es para mí, entre el abandono que hice con Orgullo y prejuicio hace años y este… no hay manera. Volveré a intentarlo con algún otro porque tengo entendido que este no es de sus mejores novelas, pero ya no tengo demasiadas esperanzas en que sus novelas me consigan gustar.
Básicamente la trama de esta novela es la de dos hermanas que buscan marido y tooooda la novela es un constante, encuentran cada una al suyo, pero luego hay dramas entremedias, luego el drama sigue, pero finalmente todo se arregla y el final es un completo sinsentido para con la personalidad de los personajes.
Entiendo que en esa época lo importante era ir a bailes, conocer candidatos de marido y casarse. Fin. Es la época y la mentalidad, no puedo quejarme de algo que se ha descrito como era. Pero sí que me quiero quejar de lo sosas que son las protagonistas y de lo poco que se las llega conocer en estas casi cuatrocientas páginas. Todos los personajes son sumamente educados, hacen todo lo políticamente correcto y pocas veces critican a la gente incluso dentro de su círculo cercano. Por eso en la primera mitad de la novela el único personaje que soportaba y comprendía era la señora Jennings, porque era una cotilla que quería saberlo todo de todos y veía en ella un poco de realidad entre tanta hipocresía, pero luego comienza a pecar de chismosa y pasó al grupo de los demás…
Lo más curioso que me pareció es que son tres hermanas en la familia: Marianne, que vive en base a los sentimientos y las emociones, Elinor, que quiere ser la voz de la razón en su vida, y Margaret, que no existe. Y no comprendo realmente el porqué de la existencia de esta última, porque me he olvidado constantemente de su existencia, incluso la propia Jane Austen hace alusión al inicio de que no es importante y en ocasiones alguna de las hermanas dice que para ellas las personas más importantes son la otra hermana y su madre, a Margaret que le den. No entiendo nada.
Por otra parte el resto de personajes en las vidas de las protagonistas, que se supone que quieren ayudarlas a encontrar un buen partido, soltando chismes por ahí, montándose bodas en sus ilusiones y todo un sinsentido completo. Personajes que no aportan nada a la trama, como el señor y la señora Palmer, personajes que parecen de una manera pero finalmente son algo completamente distinto pero sin indicios que lo hubiesen indicado, plot twists que salen de la nada… Vamos, yo leía y no entendía qué estaba pasando en la historia.
Y luego llega el final, que es como el mayor sinsentido de todos. Ningún personaje actúa con la personalidad que le han creado, ninguno se enfada por la locura que se ha montado de la nada, todo parece indicado para un final feliz en pocas páginas (view spoiler)
En fin, ha sido un clásico denso, que he tenido que ir leyendo de muy poco en poco porque tiene muchos párrafos de solo narración que me resultaban muy tediosos, de personajes que no comprendo su utilidad y de una trama que no ha conseguido engancharme demasiado.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
pieldeletra3
 25 marzo 2021
Las protagonistas de esta novela de Austen son las hermanas Dashwood (Elinor, Marianne y Margaret) que, tras la muerte de su padre, el patrimonio familiar lo hereda su medio hermano Jhon Dashwood. La familia se queda sin apenas nada y se ve obligada a mudarse a una casita de campo que les ofrece un pariente en Barton. Elinor se va triste tras enamorarse del hermano de su cuñada, Edward Ferrars pero para Marianne en ese traslado conoce a dos hombres que significarán mucho en su vida: el coronel Brandon y Willoughby.
Las dos hermanas, Elinor y Marianne, están completamente diferenciadas en cuanto a su carácter. Elinor representará el sentido (el juicio), la sensatez y la cautela; mientras que Marianne representará la sensibilidad (el sentimiento), la impulsividad. Ambos caracteres se resuelven cuando ambas hermanas encuentran el amor y una felicidad duradera.
Fue la primera novela que escribió la autora bajo el seudónimo de "A lady" publicada en 1811. Podría ser considerada una novela de costumbres donde la principal característica sería el análisis de las reacciones y reflexiones del alma humana. Jane Austen expone en esta novela a esos nobles ambiciosos, esa clase media ansiosa también por ascender en la vida y el matrimonio como un medio para ennoblecerse. Además, hay muchos pasajes cómicos sobre varias familias como los Middleton, los Palmer o los Jennings.
Esta lectura la he leído conjuntamente y he decir que la he disfrutado más, ya que para mí ha sido una relectura y una reconciliación con esta novela.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
RepellentBoy
 08 febrero 2021
4,5. Siendo sincero cuando empecé a leer Sentido y sensiblidad tenía mis dudas sobre si Jane Austen iba a ser el tipo de literatura que me iba a gustar. Tenía mis miedos y mis prejuicios de años pensando que no sería para mí. Menos mal que me equivocaba. Me he encontrado con un libro que me ha enganchado de una manera increíble. Me he reído muchísimo. Jamás hubiera pensado que Jane Austen me haría reír. Pero lo ha hecho. Y mucho. Su ironía es tan clara, y a la vez tan elegante, que es imposible no enamorarte de su forma de contar la historia.
Nos encontramos con dos hermanas (realmente son tres, pero pasan de una jajaja). Una es el sentido, el juicio. La otra la sensibilidad, la pasión. Son polos opuestos. Y ambas pecaran de prejuicios sobre culquier tipo de vida y cualquier forma de actuar antes ante ésta y el amor que sea diferente de la suya.
No diré más, porque todos sabemos sobre que va la historia. Me encantó el retrato y la crítica que hace Austen sobre la sociedad de esa época. Plasma perfectamente como esa ociosa alta sociedad solo se dedicaba a chismorrear quién está con quién o a interceder cual celestina entre personas. Como digo, la ironía es brutal y directa, cosa que reperctutía en que muchas de las situaciones que se dan fueran totalmente ridículas y me reportaran muchas risas. Por lo ridículo de la sociedad de la época, no de la novela, que me ha encantado.
Y mi resolución final con spoilers jajaja. Curiosamente siento que ambas hermanas acabaron viviendo amores diferentes del que imaginaban. Mientras que Elinor, más razonable descubrió que parte de su pesar, repercutía en la excesiva discreción y que Edward siempre la quiso; Marianne descubré que una sobreexposición de los sentimienos de una manera excesivamente pasional la puso en situación de peligro, y finalmente acaba viviendo un amor que surge poco a poco, más sosegado. Incluso encuentra la felicidad con un segundo amor, algo que Marianne desaprobaba desde el principio. Creo que lo más guay es que ambas avanzan y descubren que la virtud está en el punto medio.
He decidido leer a Janes Austen por orden de publicación, así que lo próxima que lea será Orgullo y prejuicio. Ganas.
PD: En aquella época si saludabas más de tres veces a una persona, es que pronto os ibáis a casar jajaja.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (22) Ver más Añadir cita
AdeAde13 mayo 2021
- ¿Puede el alma satisfacerse realmente con afectos tan afables? Amar es arder, estallar en llamas. Como Julieta o Ginebra o Ebisa.
- Tuvieron finales patéticos.
- ¿Patéticos? ¿Morir por amor? ¿Cómo puedes decir eso? ¿Qué podría ser más glorioso?
Comentar  Me gusta         40
TamichiTamichi09 julio 2020
Cuando el dolor ha pasado, muchas veces su recuerdo produce placer. Uno no ama menos un lugar por haber sufrido en él, a menos que todo allí no fuera más que sufrimiento, puro sufrimiento.
Comentar  Me gusta         40
SandraCPSandraCP14 junio 2018
Ninguna hoja se marchitará porque nosotras nos vayamos, ninguna rama dejará de agitarse aunque ya no podamos mirarlas. No, seguirán iguales, inconscientes del placer o la pena que ocasionan e insensibles a cualquier cambio en aquellos que caminan bajo sus sombras. Y, ¿quién quedará para gozarlos?
Comentar  Me gusta         10
elblogdelucyineselblogdelucyines09 mayo 2020
(...) Te imaginas que cualquiera que no sea como tú debe ser feliz. Pero recuerda que en algún momento todos sentirán la pena de separarse de los amigos, sin importar cuál sea su educación o estado. Toma conciencia de tu propia felicidad.
Comentar  Me gusta         10
pieldeletra3pieldeletra325 marzo 2021
No es el tiempo ni la ocasión lo que determinan la intimidad: es únicamente la disposición. Siete años serían pocos para que ciertas personas se conocieran bien mutuamente, y siete días bastan de sobra para otras.
Comentar  Me gusta         10
Videos de Jane Austen (4) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Jane Austen
Elizabeth Bennet es la segunda de cinco hijas. A pesar de que su madre tiene muchas ganas de casarlas a todas con maridos ricos, Elizabeth está decidida a hacerlo solo por amor.
En una fiesta conoce al señor Darcy, que al principio le parece orgulloso y altivo.
Pero las primeras impresiones a veces engañan,
Una versión fresca y con ilustraciones divertidas del famoso relato de Jane Austen.
https://bit.ly/3dA5ptt
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Jane Austen?

Jane Austen (16 de diciembre de 1775-18 de julio de 1817) fue una novelista británica que vivió durante la

época eduardiana
época georgiana
época isabelina

10 preguntas
42 lectores participarón
Thème : Jane AustenCrear un test sobre este libro
.. ..