InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 1546743073
Editorial: CreateSpace Independent Publishing Platform (17/05/2017)

Calificación promedio : 4.14/5 (sobre 66 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos. «La pongo al par de Shakespeare, Cervantes y Henry Fielding.»Henry James En Sentido y sensibilidad, Jane Austen explora con sutileza e ironía las opciones de la mujer en una sociedad rígida, donde el éxito o el fracaso dependen de la elección del marido. La historia se centra en dos hermanas, Elinor y Marianne, cuyas personalidades antagónicas ejemplifican dos posibles respuestas femeninas ante la hipocresía dominante: el «sen... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (26) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 17 diciembre 2017
Ainssss, creo que me va a quedar largo, pero qué ilusión me hace hablaros de Sentido y sensibilidad :)
O Juicio y sentimiento. O Sensatez y sentimiento... No quiero empezar guerrera. Sé que cuando Alba decidió cambiar el título dijo que Sentido y sensibilidad era/es un disparate de traducción, que a la sensibilidad del corazón se le denomina sentimiento... Yo todo eso lo entiendo. Pero estoy segura de que a día de hoy habrá gente que lea Juicio y sentimiento y piense que se ha descubierto un nuevo libro de Jane Austen o algo así. Es casi preferible decir el título en inglés y ya está (y eso voy a hacer yo a partir de ahora). A mí, y tengo este título en la estantería desde hace ocho años, sigue sin salirme llamarlo Juicio y sentimiento, y eso que soy de lo menos purista que pulula por ahí en cuanto a esta autora y su obra. Tendrán toda la razón, pero...
Debates aparte sobre el continente, procedo con lo que importa, el contenido. ¡Vamos que nos vamos! :)
Cuando hace unos meses reseñé la novela Persuasión, creo que no dejé lugar a dudas de que era mi favorita de la autora que homenajeamos este mes de julio. Podría haber intentado moderarme un poco, pero no tenía por qué: la adoro. Así que mejor o peor, quedó como quedó: objetividad (seguramente) bajo mínimos, sinceridad y pasión a raudales.
Hoy el reto no es menos peliagudo, porque reseño mi segunda novela favorita de Jane Austen, pero como ya eché el resto en cuanto a Jane como mujer además de escritora, hoy intentaré no excederme mucho. También aviso, aunque imagino que se sobreentiende, que es solo mi opinión personal, como siempre. Adoro todas sus obras, todas tienen cosas que me maravillan... pero no puedo evitar ordenarlas en mi cabeza según la historia, sus personajes y lo que me transmiten. Y tengo muy claro que no sigo el orden establecido y habitual, pero es mi orden y a estas alturas no va a cambiar, qué se le va a hacer :)
La narración comienza con la muerte del señor Henry Dashwood, de Norland Park, que deja tras él a su esposa, tres hijas adolescentes y un hijo más mayor, fruto de su primer matrimonio, que es quien lo hereda casi todo, casa familiar incluida. Este hijo, John Dashwood, tiene muy buenos propósitos y a una bruja como esposa, que le convence de que no le dé a sus hermanastras ni un penique más de lo que se estipula en el testamento. Así pues, las hermanas Dashwood (Elinor, Marianne y Margaret), junto con su madre, se ven obligadas a abandonar Norland Park sin apenas renta con la que subsistir, y se mudan a la lejana Devonshire, a un cottage que un primo lejano, sir John Middleton, amablemente pone a su disposición.
Aquí comienza el cambio de vida para esta familia, aunque para cada una de las dos hermanas mayores lo hace de manera distinta. Elinor llega a Devonshire con el corazón ocupado: el hermano de la bruja anteriormente citada, Edward Ferrars, se parece poco a su hermana, y con su carácter honesto, sencillo, tímido y nada pretencioso, se gana el afecto de Elinor durante los meses en que se tratan antes de abandonar Norland Park. Solo hay un problema: Elinor ahora es pobre, y de Edward Ferrars, primogénito de una familia de la alta sociedad, se espera que haga un buen matrimonio, y aparentemente a causa de esto la cosa no acaba de concretarse.
Por su parte, Marianne, quien cree que el amor solo llega una vez en la vida, que espera a un caballero andante que le robe el corazón, que cree que cuando estás enamorada hay que expresarlo a los cuatro vientos y que se entere todo el mundo, encuentra a su amado ideal en Willoughby, un apuesto y elegante joven que pasa temporadas en Devonshire en casa de su tía, y que no solo la rescata cual hidalgo bajo la lluvia, sino que lee poesía, ama la música, y es igual de imprudente que ella a la hora de expresar sus sentimientos. El pobre coronel Brandon, que se enamora de la joven casi a primera vista en casa de sir John (¡y que ya tiene la ¡ancianísima! edad de 37 años!), poco puede hacer a ojos de la enamorada Marianne.
Con todo esto la trama está servida. El personaje que sostiene esta novela es Elinor Dashwood... la novela, la historia y a su propia familia. Es prudente, práctica, tiene sentido común, nunca da nada por hecho y no emite juicios previos. Toda su familia le recrimina su forma de ser, su compostura y prudencia ante los eventos de la vida, pero la vida siempre acaba dándole la razón. Siente, sufre, padece, se mortifica como todo el mundo, pero no ve la necesidad de cargar con sus sufrimientos a quienes le rodean. Su dolor es suyo, de nadie más. Siempre es la confidente de sus conocidos, quienes la sobrecargan con sus secretos y pesares, y siempre antepone la confianza que en ella depositan a su propio bienestar y beneficio. Tanto en sus propias penas como en las ajenas, es el sostén de los demás. Marianne es todo lo contrario. La reina del drama: si ella sufre, todos los demás deben saberlo y sufrir con y por ella; solo ella siente, solo ella padece, si no muestras tus sentimientos como ella es porque no los tienes, porque no lo estás pasando mal... su ligereza y afectación son el modo adecuado de comportarse; quien se modera es porque realmente no siente nada, y no tiene mérito alguno. Demuestra prejuicios, hace escarnio de los demás, menosprecia... presume de personalidad pero en muchos momentos parece que solo sigue la senda de su amado Willoughby.
Es difícil no empatizar más con una hermana que con la otra, y a mí, sintiéndolo mucho, creo que se me está viendo el plumero. Son uña y carne, se adoran, solo quieren lo mejor la una para la otra, y Jane Austen escribió una verdadera relación entre hermanas que, por experiencia propia, conocía muy bien. Eso que siempre decimos de "yo me meto con él/ella porque es mi hermano/a pero ya te guardarás tú bien de decir algo malo sobre él/ella" se puede aplicar perfectamente a esta historia... pero aun así, a pesar de adorarla y respetarla, Marianne es muy injusta con Elinor a lo largo de todo el libro: se cree superior a ella en sentimientos, en capacidad de amar, y se lo reprocha constantemente a lo largo de las páginas. Realmente como personaje la evolución de Marianne es mayor que la de Elinor; llega un punto en el que compara su comportamiento con el de su hermana y se avergüenza por no querer ni poder ser capaz de afrontar sus desdichas como ella, pero el final de su trama en particular para mí da mucho sobre lo que hablar. Mucho. Pero es un final del que no se puede hablar sin desvelarlo, así que me quedo con las ganas.
Esta, por tanto, es sobre todo la historia de dos hermanas, Elinor y Marianne, pero no hay que quedarse solo en eso, al igual que no hay quedarse solamente en las dos historias de amor/desamor que protagonizan. Nunca, en ninguna de las obras de Jane, hay que quedarse en la vertiente romántica, porque nos estaríamos perdiendo una fantástica recreación de la época y su sociedad, tanto en sus virtudes como en sus defectos. Observamos el poder del dinero y la mezquindad y avaricia que surgían de él; el arribismo de las clases medias sociales dispuestas a todo con tal de medrar; las imposiciones, limitaciones y obligaciones que suponía pertenecer a una determinada clase social, ya fuese alta o baja (las altas por su obligación a hacer buenos matrimonios y las medias-bajas por su imposibilidad de hacerlos); los sacrificios de una moral que en aquellos tiempos regía la vida de muchas mujeres; las consecuencias de ser fiel a uno mismo, ya fuesen propias o sobre los demás.
También, en cierto modo, Jane critica el Romanticismo como movimiento cultural que comenzaba a emerger cuando fue escrita por primera vez la novela a finales del siglo XVIII. Marianne sería la representación de este movimiento en la historia, la lucha por los ideales, la idealización del amor, la búsqueda de la libertad y hacer uso de ella y del libre albedrío alejándose de las restrictivas convenciones sociales... Jane fue mucho más incisiva con una de las vertientes de este movimiento, la literatura gótica, en La abadía de Northanger. Aquí lo hace de un modo más mesurado pero incontestable en cualquier caso, y más viendo cómo se desarrollan los acontecimientos a lo largo de la historia.
Pero que nadie se me asuste, que Jane se puso seria cuando tocaba, pero sacó la fina ironía a pasear cuando quiso contrarrestar las tribulaciones de esta familia. ¡Y cómo me sigue haciendo sonreír este libro! La manipulación que la señora de John Dashwood hace del petimetre de su marido es s-o-b-e-r-b-i-a; todo empieza con un "tienes razón" y termina llevándoselo a su terreno y engatusándolo para que haga lo que ella quiere. El señor Palmer, siempre desganado, apático, nada sociable... es que es genial, no tengo otra palabra para describirlo; es buena gente, pero no quiere que se le note. Un gran personaje humorístico muy a su pesar, y me estoy riendo yo sola mientras hablo sobre él. O Lucy Steele... ay, la mala pécora de Lucy Steele, siempre sibilina, siempre diciendo "lo que no quiere decir" y sus miradillas de reojo a ver si ha dado donde más duele. El incisivo humor de la autora, y el fiel reflejo que hace de las absurdeces de la cortesía, los buenos modos y la conducta a seguir en sociedad, campan a sus anchas a lo largo de toda la historia, e incluso Elinor tiene un humor muy fino que de vez en cuando se le escapa sacándote una sonrisa.
Jane usa contrapuntos constantemente en la historia. El buen juicio de Elinor y la emocionalidad de Marianne; el carácter tímido e introvertido de Edward con la extroversión y encanto de Willoughby; la idiotez e imprudencia de la señorita Steele y la astucia y artería de su hermana Lucy; el matrimonio Palmer es un contrapunto cómico en sí mismo; Edward y su hermano Robert; Willoughby y el coronel Brandon... A través de sus personajes Jane siempre nos muestra todas las facetas humanas, sus blancos, sus negros y también sus grises, con los que busca la redención dentro de la obra y de cara al lector de algunos personajes. Y todo, todo lo que ocurre en la historia tiene su por qué, está relacionado con el contexto general del libro, no sobra nada, no falta nada. Una precisión en la estructura que resulta increíble en una obra novel como era esta.
Así pues, el drama y la comedia se dan la mano continuamente en una historia de la que Jane Austen concluyó el primer borrador, una novela epistolar, con solo 19 años, reescribiéndola ya en su estructura definitiva un par de años después (aunque la novela tal y como nos ha llegado fue revisada otros 12 años más tarde). El cómo fue capaz de transformarla en la obra que ha llegado hasta nuestros días es algo que siempre me ha maravillado, porque nada en el resultado final hace pensar en la primera estructura de la narración. Se dice que en sus inicios (muy vagamente, eso sí) las dos hermanas representaban a las hermanas Austen: Elinor a Cassandra y Marianne a Jane misma, y si esto fuese así, con el devenir de la historia Jane dejó bien claro que carácter era preferible para ella. También se notan cambios con respecto a la personalidad de la autora y las edades con las que escribió sus diferentes obras: en esta novela, escrita en la adolescencia tardía de Jane aunque luego fuese revisada años más tarde, Marianne considera a las mujeres de 27 años acabadas sin posibilidad de encontrar ya el amor... muchos años más tarde, Jane Austen le dio a Anne Elliot, protagonista de Persuasión, precisamente 27 años de edad y una segunda oportunidad en la vida y en el amor. ¿Casualidad? Yo no lo creo, Jane hilaba muy fino y revisaba todo lo que escribía hasta la saciedad; yo lo que veo es un guiño, o una compensación, en su última novela finalizada con respecto a la primera que escribió... y si estoy montando una película, pues allá yo con mi felicidad :)
Mi conexión con este libro, por circunstancias que no vienen al caso, es muy superior a la que tengo con obras mucho más queridas a nivel popular como Orgullo y prejuicio. Sé que es difícil competir con Darcy o Lizzy, pero si me preguntáseis a mí por donde seguir después de leer O&P, os diría que lo hiciérais con Sense and Sensibility. Es además mucho menos densa que otras obras suyas como Mansfield Park o Emma, que pueden costar algo más si no se está acostumbrado a la prosa de la autora. Os hará sonreír, os dará en qué pensar, tendréis todo lo mejor de la prosa de Jane Austen y de las singularidades que le han hecho célebre, y os sentiréis identificados en muchas cosas (casi seguro, y a pesar de la distancia que dan más de 200 años de diferencia y una sociedad completamente distinta), con uno o varios personajes, o con pinceladas de todos al mismo tiempo.
Me releo ahora y me doy cuenta de que casi todo el rato digo Jane, así a secas... Jane. Como si fuese amiga mía o algo. O es que quizás lo es y lo ha sido siempre. Para mí, en pocas palabras, la primera novela publicada de Jane Austen ya fue una obra maestra. Poco más puedo decir. Que ya he dicho mucho, pensaréis vosotros... pues no sabéis lo mucho que se me ha quedado en el tintero, pero no quiero abusar de vuestra paciencia :)
+ Leer más
Comentar  Me gusta         50
Paloma
 11 febrero 2018
Me vuelvo a encontrar con la Srta. Austen, gracias a esta novela, quizá la segunda más famosa después de Orgullo y Prejuicio. Ha sido un encuentro agradable, divertido hasta cierto punto, pues sin duda la autora recrea con precisión las convenciones de su tiempo. He de confesar que el hecho de haber visto la adaptación de esta novela (hace años, con Emma Thompson y una muy joven Kate Winslet) hace que me sea difícil separar la imagen cinematográfica del propio texto, quizá porque el filme fue muy bueno (y el mismo caso aplica con la versión más reciente de Orgullo.... Y también porque, aunque no se trata de una historia aburrida, no sé si el hecho de haber visto los tiempos de Jane Austen me distraiga un poco de la narrativa en sí.
Todo el preámbulo anterior es para poner en contexto mi sentir sobre la novela -la disfruté, la leí rápidamente y mis sentimientos fluctuaban entre la impetuosidad del carácter de Marianne Dashwood y el temple de Elionor y los cambios de actitud de sus enamorados -el maldito de Willioughby y alguna veces el inestable de Edward Ferrars. Además de mostrarnos las consecuencias de dos personalidades tan distintas como las de las hermanas Dashwood, creo que Austen hace un retrato y una crítica muy fiel, y hasta con cierto humor, sobre el papel que tenían las mujeres en esa época, quienes debían básicamente encontrar marido y mantener conversaciones superfluas y tardes de té aburridas.
Y, sin embargo (y quizá me siento culpable al escribir esto sobre un clásico), es que tal vez, solo un poco, siento que algo en la historia ha perdido relevancia -no que ahora no se espere de las mujeres casarse o perseguir una pareja- pero que, al final, lo cierto ahora es que no todas estamos obligadas a tener el final feliz, a aguantar las inconsistencias de un Edward Ferrars medio pelmazo (la verdad) o de mantener las apariencias... En fin, solo eso. Y en verdad que la historia me ha gustado, pues mi calificación es alta, porque lo que es innegable es que Austen escribe con bastante sensatez... y maestría.
Como comentario final -y random: el Popsugar Reading Challenge de este año tiene entre sus libros, uno con una aliteración. Honestamente no sabía que era esto y cuando me puse a buscarlo... ¡entre los primeros me aparece éste!
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Janire
 01 marzo 2018
La historia comienza con la mudanza de la Sra. Dashwood y sus tres hijas a otro pueblo ya que, al fallecer su marido, la herencia recae en el hijo varón y se ven abocadas a vivir con una renta más baja de la que estaban acostumbradas y a reducir considerablemente sus gastos.
En su nuevo hogar entablarán relación con personajes de toda índole y se nos mostrará, de una manera brillante, cómo es la sociedad de la época. Una sociedad hipócrita y en la cual el dinero y la fortuna priman sobre cualquier otra razón o característica. Las relaciones de pareja , el éxito de las mismas y la felicidad, está regido por la aportación económica de ambos cónyuges o de lo que aporte uno de ellos.
Al estar en edad casadera Elinor y Marianne, hijas de la Sra. Dashwood, seremos testigos de las triquiñuelas, los cotilleos y los planes que se forman en la mente de algunos vecinos, para unirlas con un varón bien posicionado y que procurarán llevar a cabo para lograr su meta y casarlas cuanto antes.
Las protagonistas absolutas son Elinor y Marianne, hermanas con una gran relación pero muy distintas entre sí.
Elinor es el Sentido. Aunque pasional, no se deja llevar por los sentimientos tan fácilmente. Es capaz de evaluar racionalmente una situación y sus consecuencias. Ha sido mi personaje favorito y me he visto muy identificada en ella. Aunque tengo que decir que hay momentos en los que es demasiado racional, y dejarse llevar un poco por el corazón no le vendría mal.
Por otro lado está Marianne, el polo opuesto, la Sensibilidad. Es muy pasional, actúa según se lo dicta el corazón sin ser capaz de visualizar o vislumbrar las consecuencias de sus actos. A lo largo de la obra me sacaba de quicio el que fuera tan sentimental y tan pasional, pero tengo que reconocer que es un personaje al que se le acaba cogiendo un cariño inmenso.
Ambas se verán inmersas en el mismo problema amoroso. Marianne con Willoughby, odioso dónde los haya, egocéntrico y egoísta a más no poder. Y Elinor con Edwar, demasiado pánfilo y soso para mi gusto. Veremos cómo cada hermana lleva el problema desde su punto de vista, y es algo que he disfrutado mucho. Ser testigo de esas distintas formas de ver un problema y solucionarlo me ha resultado muy interesante.
De entre todos los personajes secundarios que salen, sin duda alguna me quedo con el coronel Brandon. Desde el principio me transmitió buenas impresiones y me resultó un personaje interesante y lleno de bondad. La verdad es que me hubiera encantado que tuviera más protagonismo.
En cuanto a la mayoría de secundarios, me cayeron bastante mal. No me gustaron lo hipócritas ni lo cotillas que son, aunque claramente la autora realiza una critica social al incluir a estos personajes y a los actos que llevan a cabo.
Hay veces en la trama que tenía la sensación de que no estaba ocurriendo nada, pero aún así no podía dejar de leer. Jane Austen logra que con cualquier tema de conversación, por nimio que sea, el lector tenga la sensación de estar allí participando en esos diálogos tan naturales y frescos que, en mi caso, he disfrutado enormemente.
En cuanto al final, me ha gustado pero me ha parecido un tanto precipitado. Con el final de la historia de Elinor, la autora se recrea a lo largo de bastantes páginas y descripciones, mientras que la resolución de Marianne se solventa rápidamente en media página, si llega.
Enlace: https://lecturasdeseshat.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Rosa
 10 abril 2018
Sentido y sensibilidad” narra la historia de la familia Dashwood, perteneciente a la clase media británica de principios del siglo XIX, centrándose sobre todo en Elinor y Marianne, las hijas mayores del matrimonio Dashwood que ven peligrar su status social y económico cuando su padre fallece sin poder hacer nada para evitar que el heredero legal de su patrimonio sea su primogénito y hermanastro de las jóvenes Dashwood. Desposeídas de sus bienes, la viuda de Dashwood y sus tres hijas se mudan a una alquería y Elinor y Marianne empiezan a disfrutar de la amabilidad y compañía de una dama adinerada empeñada en introducir a las muchachas en su círculo social, sobre todo para encontrarles buenos maridos.
Elinor y Marianne comienzan a conocer gente y trabar amistades, así como a experimentar por primera vez el enamoramiento, siempre perseguidas por el fantasma de los convencionalismos sociales de la época que buscaban el interés económico en las uniones por encima de los sentimientos, y rodeadas de las opiniones y consejos de su entorno. Pero tanto en el amor como en muchos otros aspectos, las hermanas tienen un parecer muy diferente. Mientras que Elinor (la mayor) es más madura, prudente y poco propensa a exteriorizar sus sentimientos y preocupaciones, Marianne es más impulsiva, expresiva y suele dejarse llevar fácilmente por unos sentimientos que a veces manifiesta de manera exagerada.
Como siempre, Jane Austen va en “Sentido y sensibilidad” mucho más allá de lo que supone una historia de primeros amores juveniles para retratar la sociedad de su época, en la que las clases media y alta británicas estaban continuamente atada de pies y manos por los rígidos convencionalismos y la necesidad de realizar siempre alianzas y matrimonios que favorecieran a los intereses de las familias. Además, la escritora vuelve a ironizar con el papel de la mujer en una época en la que su valía e importancia solían venir determinadas por su habilidad a la hora de encontrar y retener a un marido.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
SaraV
 12 julio 2019
La historia nos habla de la vida de las hermanas Dashwood, dos mujeres tan distintas como el día y la noche.
Por un lado tenemos a Elinor, sensata, inteligente, tranquila, creo que el adjetivo que mejor define a este personaje es prudente. Mientras que por el otro tenemos a Marianne, que es todo sentimiento e intensidad, ella vive según lo que siente, le es imposible decir algo que no piensa o actuar en desacuerdo a sus deseos.
Me gustó mucho la evolución de ambas a lo largo de toda la novela.
La manera en que las dos, de la forma dolorosa, aprenden cosas. Elinor que ser prudente es bueno, pero que hay veces en que es necesario ser egoísta, que no necesita mantener las apariencias en todo momento. A su vez Marianne descubre que en la vida no todo es blanco o negro, que en ocasiones es un perfecto gris, a ser un poco más empática y prudente.
Pero, sin lugar a dudas, lo que más me gustó del libro fue el amor y fidelidad que se profesaban ambas.
La forma en que Elinor se armaba de paciencia, ignoraba su propio dolor e incluso aguantaba crueldades de Marianne para cuidarla en todo momento, paralelamente Marianne pese a estar sumida en la desesperanza era la primera en saltar a defender a su hermana ante cualquier situación, enojándose y demostrando todo lo que la otra no se permitía. Me recordó mucho a la relación que tengo con mi hermana.
También hubieron otros personajes que me gustaron, como los padres de las chicas, los señores Dashwood, y el Coronel Brandon - mi actual crush literario - en fin, a este libro lo disfruté bastante.
Aunque no todo es perfecto, el final no me terminó de convencer y sentí que tenía relleno, las escenas de la Sra. Middleton y sus hijos malcriados o todo el drama de las Steele sobraban bastante, lo de Eliza Williams tampoco me pareció del todo necesario, sin embargo no arruinan el libro pese a que pudo haber sido mucho mejor si prescindía de esto.
La pluma de Jane Austen todavía no me ha fallado.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (10) Ver más Añadir cita
SandraCPSandraCP14 junio 2018
Ninguna hoja se marchitará porque nosotras nos vayamos, ninguna rama dejará de agitarse aunque ya no podamos mirarlas. No, seguirán iguales, inconscientes del placer o la pena que ocasionan e insensibles a cualquier cambio en aquellos que caminan bajo sus sombras. Y, ¿quién quedará para gozarlos?
Comentar  Me gusta         00
Sara_feericaSara_feerica08 diciembre 2017
- ¿Puede el alma satisfacerse realmente con afectos tan afables? Amar es arder, estallar en llamas. Como Julieta o Ginebra o Ebisa.
- Tuvieron finales patéticos.
- ¿Patéticos? ¿Morir por amor? ¿Cómo puedes decir eso? ¿Qué podría ser más glorioso?
Comentar  Me gusta         00
SandraCPSandraCP14 junio 2018
Mientras la gente se deje arrastrar por su imaginación para formarse juicios errados sobre nuestra conducta y la califique basándose en meras apariencias, nuestra felicidad estará siempre, en una cierta medida, a merced del azar.
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena14 diciembre 2017
En ese entonces no sabía lo que era amar. Pero ¿Alguna vez lo he sabido? Bien puede dudarse de ello, pues si realmente hubiera amado, ¿Podría acaso haber sacrificado mis sentimientos a la vanidad, a la avaricia?
Comentar  Me gusta         00
SandraCPSandraCP14 junio 2018
El dinero sólo puede dar felicidad allí donde no hay ninguna otra cosa que pueda darla. Más allá de un buen pasar, no puede dar real satisfacción, por lo menos en lo que se refiere al ser más íntimo.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Jane Austen (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Jane Austen
Trailer de presentación de PERSUASIÓN de JANE AUSTEN
otros libros clasificados: Literatura clásicaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Jane Austen?

Jane Austen (16 de diciembre de 1775-18 de julio de 1817) fue una novelista británica que vivió durante la

época eduardiana
época georgiana
época isabelina

10 preguntas
29 lectores participarón
Thème : Jane AustenCrear un test sobre este libro
{* *} .. ..