InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Miguel Ángel Pérez Pérez (Traductor)
ISBN : 8491045147
Editorial: Alianza (20/10/2016)

Calificación promedio : 3.82/5 (sobre 22 calificaciones)
Resumen:
Centrada en la figura de la humilde y discreta Fanny Price, esta novela, una de las más deliciosas de Jane Austen, cuenta las muchas vicisitudes en que se ve envuelta desde que a la edad de diez años va a vivir a Mansfield Park, nombre que recibe la casa de los Bertram, sus tíos ricos. Las distintas relaciones que establece con sus primos y con los diversos personajes que van apareciendo por la casa y complicando la trama, así como su evolución, con sus idas y venid... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (10) Ver más Añadir una crítica
Galena
 29 octubre 2018

Hace muchos años leí Mansfield Park, esta no es mi primera vez con esta historia, pero realmente fue hace mucho y sabía que, en parte, sería muy diferente leer esta novela a otras de la autora, que ya conozco como si fueran mi propia casa.
Mucha gente cree que las novelas de Jane Austen tienen como epicentro el amor, lo cual no es cierto, y si os quedan dudas debéis leer Mansfield. En esta historia ¿hay acaso algún romance real? ¿Tiene algo romántico? Sí que hay conquistas e ilusiones rotas, pero no me parece que ninguna pueda añadírsele la palabra «amor» de por medio.
Mansfield Park nos presenta una galería de personajes y cada uno de ellos ocupa un puesto en la pirámide de la moral. Eso es de lo que yo creo que habla, de la rectitud y honradez de las personas y los motivos por los cuales han llegado a ser así. Prueba de la falta de romance es ese final abrupto del que tan poco sabemos. Pasamos de conocer todos los pensamientos y preocupaciones de la pobre Fanny a que nos cierren su historia con unas cuantas líneas impersonales.
Esta no es mi novela favorita de Austen, no porque no sea buena, sino porque no me resulta tan disfrutable como otras. Empezamos por una protagonista que a día de hoy no resulta muy simpática. Fanny es muy noble, muy recta, pero también muy apocada. Claro que, puesto que le han inculcado eso desde niña, podemos entenderla. No obstante, que no se rebele apenas (en cierto momento sí lo hace) a pesar de las injusticias que se cometen con ella, nos indigna y nos dan ganas de salir a defenderla. El otro punto que me ha resultado más insufrible es su idealización por Edmund, su primo, al que ama. Tampoco es que tuviese mucho donde elegir en su vida, pero ella cree que es la bondad personificada, mientras que a mí me parece que se conforma con ella cuando no hay nada mejor y que es muy ciego. le gusta Mary Crawford, pero como es una mujer más fuerte y con opiniones contrarias a las de él, también con cierta fascinación por anteponer el dinero a todo lo demás, se encuentra con un dilema. Un dilema que trata de solventar autoconvenciéndose de que los defectos de la dama no existen y creando una Mary diferente a la real en su cabeza… Es realmente cansino, porque solo acude a Fanny para contarle sus penas. ¿Y qué hay de lo que piensa ella? ¿De lo que le preocupa? En varias ocasiones se olvida de ella o la presiona para que participe en esa obra de teatro que algunos ven como el pecado personificado… No, Edmund no es realmente bueno con ella y me ha caído muy antipático porque parece que todo el tiempo se nos quiere convencer de que es maravilloso… o no. A lo mejor lo que la autora nos quiere mostrar es lo limitada que era la vida de Fanny y sí, se enamora de Edmund y hay «final feliz», aunque no perfecto, pero ¿es que acaso Fanny tenía una mejor oportunidad? No, no la tenía, dadas sus circunstancias familiares. No es lo ideal que acabe con este hombre que se conforma con ella (no me creo eso de que de pronto se da cuenta de que la quiere, no me convence y que Austen se esforzara tan poco por convencernos me hace sospechar).
El carácter de Fanny es dócil y adaptable, no tiene mucho ánimo de rebelarse contra lo impuesto y cuando el señor Henry Crawford insiste en casarse con ella y ella una y otra vez lo rechaza, esa gran rebelión suya a pesar de las presiones de su familia, pierde su fuerza cuando el narrador nos cuenta que, de haber perseverado más tiempo, ella habría aceptado. Sin embargo, una vez más, Fanny ha sabido amoldarse y a conformarse con lo que tiene para ser feliz. Si acepta como la tratan en Mansfield, si acepta que Edmund la quiera una vez que sus opciones con Mary Crawford se esfuman, y si acepta que a nadie le importó lo que sintiera cuando todos la presionaron para que hiciese cosas que no quería, se debe también a que no tiene más opciones. Su única opción sería volver con su familia y, como vemos en la novela, los Price ni la quieren ni viven de una forma con la que ella pueda ser feliz. Así que básicamente en esta historia no hay nada realmente romántico, si no la dureza de la vida misma y de las pocas posibilidades de una mujer pobre, aunque bonita y amable.
Esto ocupa una parte de la novela, la otra parte se centra, como he mencionado antes, en ir mostrándonos la diferente moral de los personajes. Desde la insoportable señora Norris, la sosa y vacía lady Bertram, hasta Mary y Henry Crawford. Vamos viendo en sus relaciones en qué grado queda cada uno, pero también se nos va explicando los ambientes en los que han sido educados. Puede que Henry Crawford sea así debido a su padrastro, que vive con su amante y ha tenido una vida poco decorosa. Maria y Julia han crecido con los continuos elogios de su tía Norris y sus padres, que siempre les recordaban lo increíbles que eran, en especial comparadas con su pobre prima Fanny. La rectitud de esta misma, que debido a su austera vida ha aprendido mejor que nadie a ser amable y poco vanidosa. Asimismo, en su familia llena de caos, parece que los hermanos mayores sí tienen cierta valía, mientras que los menores apenas tienen educación y sensibilidad hacia los demás. Quizá este punto esté en consonancia con lo mismo que ocurre con los Bennet en el libro, las hijas mayores son mejores, más educadas y sensatas debido a que al principio el señor Bennet sí se involucraba en su educación, pero después, ante el desencanto de una mujer hermosa aunque vana, se fue desentendiendo de todo. En este caso la señora Price, la madre de Fanny, se casa con un hombre pobre y tienen muchos hijos. Más adelante vemos como es grosero, bruto y dado a la bebida, así que puede haberse dado el mismo caso. Los hijos mayores, nacidos al principio del matrimonio han recibido una mejor educación, pero a medida que pasaban los años y la familia decaía, eso ha afectado al carácter de los pequeños.
Con esto no podemos decir que la autora deje todo en manos de la educación que recibe la gente, a veces también hay casos diferentes, pero en general, resalta la importancia de la educación de las personas y en base a ello a sus futuros comportamiento. Como profesora, para mí lo social tiene más peso que lo genético por lo que entiendo este punto de vista.
En conclusión, Mansfield Park es un tanto más amarga que las otras obras de la autora, para mí. No es tan romántica (Persuasión me lo parece más, en Orgullo y prejuicio creo que el amor va más por parte de Darcy que Elizabeth) y se centra más en otro tipo de cuestiones. Además, tiene un ritmo más lento, en especial al principio y no cuenta con un final tan satisfactorio.
Si os gusta esta autora os animo a darle una oportunidad porque de igual modo lo disfrutaréis; si todavía no habéis leído nada de ella os animo a empezar por Orgullo y prejuicio o Sentido y sensibilidad. Como siempre, una gran obra de esta escritora que cada día más recibe el reconocimiento que se merece.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Inquilinas_Netherfield
 28 noviembre 2017
Mansfield Park, a priori, puede parecer una de las novelas de Jane Austen menos interesantes... pero solo al principio, pues en esta historia Jane concentra toda su energía y, además, creo que en ella pueden descubrirse pinceladas de otras obras más conocidas, y por ellos más admiradas, como son J&S y O&P.
La narración arranca con el distinto casamiento de las hermanas Ward. Cada una de ellas, aunque bellas y jóvenes, ingresa en diferentes clases sociales por medio de sus respectivos matrimonios: Maria Ward es la que alcanza las cotas más altas de la sociedad al casarse con sir Thomas Bertram, baronet, de Mansfield Park. Mrs Norris se casa con un clérigo, ingresando por tanto en ese estamento.
El matrimonio más imprudente, a ojos de la familia Ward, es el realizado por la hermana pequeña, Frances Price:
"Se casó para fastidiar a su familia con un teniente de marina sin educación."
Así, las tres hermanas, con distinta suerte o diferente inteligencia, decantan su destino en base a sus matrimonios, ocasionando con sus actos consecuencias que sus descendientes deben asumir. Tal y como reconoce Jane:
"Pero en el mundo no existen tantos hombres de sólida fortuna como bonitas mujeres que los merezcan"
De este modo, Fanny, una de las muchas hijas que tiene el matrimonio Price, es acogida por caridad en Mansfield Park y, una vez que cruza su umbral, su vida queda ligada, para mejor o para peor, a esos muros que la sostienen.
Fanny, la heroína de nuestra historia, engloba todas esas pinceladas que he comentado (como pueden ser su sensatez y su juicio), cualidades que no le restan a la hora de expresar toda su sensibilidad y el sentimiento acumulado y madurado a través de las etapas de su vida, primero como una niña huérfana, desamparada y acogida en casa de su tía en desigualdad de condiciones. Estas, a priori, pueden ser negativas y lo son... pero ya sabemos que las grandes personas, los héroes, se crecen en estas situaciones, que son su motor para hacerse más grandes y más héroes. Eso es, más o menos, lo que le pasa a Fanny; a pesar de ser una niña frágil e introvertida, consigue desarrollar y alimentar un espíritu fuerte e inquebrantable.
Su espíritu y su personalidad están escondidos o protegidos del exterior entre todas las capas de sumisión adquiridas, pero no nos confundamos: sumisión, en el caso de nuestra heroína, no es sinónimo de rendición.
En su fortaleza, a mi juicio, habitan y conviven sombras y sentimientos negativos, que equilibran lo bueno y lo menos bueno que hay en ella. Estas sombras son los prejuicios que alimentan su monólogo interior; ella observa, observa y observa... una vez emitido un juicio sobre una persona o situación concretas, con razón o sin razón, esta opinión no cambia y ya no hay posibilidad de redención. Me recuerda tanto a mi querido Darcy... tal vez Jane puso mucho de él en este personaje.
Así, gracias a nuestra protagonista, y bajo su prisma, descubrimos su época así como el pulular de una serie de personajes, dispares y distintos, que conviven y se relacionan bajo el cielo protector de Mansfield Park.
Mansfield Park tiene una vasta extensión que hace posible que nos sumerjamos en ese mundo donde la comicidad y la ironía hilan toda la historia... en definitiva, el mundo de Jane Austen, su ambientación, donde la burguesía rural del momento disfrutaba del esplendor y brillantez del Imperio Británico. En este caso, uno de los pilares que sustenta Mansfield Park es el flujo de dinero que viene de la plantación de esclavos que tiene sir Thomas Bertram en la isla de Antigua. de alguna manera Jane Austen se sale de su zona de comfort para reconocer esa realidad.
Dentro del elenco imaginado por Jane destaco al contrapunto de Fanny, el motor que le ayuda a seguir adelante, su faro y su luz... Edmund.
Edmund, su primo, hijo de sir Thomas y lady Maria Bertram, es un ser juicioso, inteligente y sensible para con la situación de Fanny; es el único que ha sabido interpretarla. Así mismo, solo él, gracias a su sensibilidad o bondad, ha conseguido llegar a su espíritu, inquebrantable y forjado a través de los años, como he comentado anteriormente
Al principio Edmund, reúne todas esas cualidades: bondad, sensibilidad, inteligencia, empatía para con su prima... pero todas estas dedicaciones quedan eclipsadas cuando en su mundo perfecto entran los hermanos Crawford, Mary y Henry.
Mary Crawford es la mujer que le hace mirar hacia otro lado, la que hace tambalear todos su principios morales. Así, a los ojos del lector, lejos de parecernos un héroe vemos lo contrario en cada situación que le permite dar pasos hacia Mary. A Edmund no le supone ningún problema negociar y justificar sus acciones, intentando siempre limpiar su conciencia o validar de alguna forma sus actuaciones a través de Fanny.
En estos momentos es cuando vemos el distinto rasero de Fanny, sus diferentes tratamientos dependiendo del personaje teniendo en cuenta que no todos ellos tienen la llave de su corazón... y ya sabemos que el amor lo perdona todo. Pero no todos somos Fanny; por lo menos yo no me he identificado con ella. al apartarme un poco y ver las cosas con perspectiva veo que, así como para Henry Crawford sus prejuicios son inamovibles, hacia su primo Edmund aplica otra moralidad para esos mismos principios y valores.
Al final, todos utilizan unidades de medida flexibles y adaptables a sus respectivas necesidades o sentimientos.
En esta lectura he descubierto un personaje que me pasó un poco desapercibido en otras anteriores. Mrs Norris es la mala malísima, la madrastra de Cenicienta, la que le pone todos los obstáculos y la arribista que se hace imprescindible por nimiedades. Con ella, Jane se supera en su ironía y razonamiento; me ha encantado leer todas sus argumentaciones y la lucha de poder que sostiene con Fanny. al final descubres que las dos son supervivientes intentando encajar, a su manera, en Mansfield Park.
Con Mrs Norris conocemos la economía doméstica de Jane. Esta buena mujer, sabiendo reducir sus posesiones y adelantándose a los acontecimientos, lejos de descender en su escala social se apalanca, haciéndose imprescindible para los que la rodean.
Otros personajes (la familia de Fanny, sus hermanos, William y Susan; los hijos de sir Thomas, Maria, Julia, Tom, así como su anestesiada madre lady Bertram, y otros superfluos, como el caracterizado James Rushworth) son satélites magistralmente construidos que, gracias a su fondo y su forma, completan y enriquecen las historias de los personajes principales.
Así mismo, en cada página encontramos diferentes sentimientos: amores platónicos, celos, envidias, indulgencias... todos ellos diseñados y creados con la magistral pluma de nuestra autora, con su personal y único estilo.
Concretando diré que, no por ser menos conocida, Mansfield Park es una obra menor, sino todo lo contrario. Si queremos encontrar a la auténtica Jane Austen, solo necesitamos adentrarnos en sus páginas y disfrutar del placer que conlleva saborear y deleitarse con cada una de sus palabras. Construye frases u oraciones donde descubrimos su esencia, ese néctar dulce y maravilloso que enriquece y alimenta nuestras ansias lectoras.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LaPetitaLlibreria
 05 julio 2018
La editorial Debolsillo nos ofrece una reedición excelente de la novela Mansfield Park de Jane Austen en la celebración del doscientos aniversario de su publicación.
Jane Austen (1775-1817) es una de las figuras más representativas de la literatura inglesa, autora de obras como “Orgullo y prejuicio”, “Emma”, “La Abadía de Northanger” y “Persuasión”.
Su pluma ágil y sus temáticas deliberadamente sarcásticas con la sociedad del momento, logran crear un ambiente inusitado en sus obras, cierto aire de nostalgia fluye entre sus páginas, una crítica social y al papel de la mujer en ella, temas recurrentes como la religión, la educación y la diferencia entre las clases sociales hace de sus novelas un paraje muy transitado por lectores de todo el mundo.
La campiña inglesa resulta ser un marco incomparable para las historias rocambolescas, irónicas y melancólicas que enamoran día a día.
Mansfield Park es la novela más larga de la autora, y una de mis preferidas, se centra sobre todo en cómo afecta la educación basada en la moralidad a tres familias: los Price, los Bertram y los Crawford.
La novela nos presenta a la pequeña Fanny Price, la prima pobre de los Bertram que es acogida en su casa, allí convive con sus primos, María, Tom, Edmund y Julia, sus tíos los señores Bertram y tía Norris. Cada uno de ellos mostrara una cara de la sociedad.
Al crecer, María mostrara la superficialidad de los votos del matrimonio abandonando a su marido por otro, Julia muestra la aceptación de su lugar dando de ella lo que se espera, Tom cae en los vicios del juego y la bebida, Edmund será el filtro de la religión y de la moralidad, y Fanny, es un espíritu libre que no sobrepasa las normas de la sociedad, pero que es fiel a sí misma, a sus sentimientos y muestra que una mujer puede ser inteligente, sensata y necesaria por ella misma. También muestra la relación con su hermano William, una total contraposición con la relación que se establece entre los hermanos Bertram.
La novela se centra sobre todo en Fanny a la edad de dieciocho años, una joven virtuosa que ha crecido enamorada de su primo Edmund, aunque en su camino se cruzará Henry Crawford quien pretende casarse con ella. Una buena solución para una joven sin rentas, un matrimonio ventajoso pero sin amor, y aunque Fanny cree haber perdido a su amor en manos de la hermana de Crawford, no cede frente a una solución sencilla que le rompería el corazón.
Delante de sus ojos vera pasar la vida más ociosa de la clase alta, los juegos de seducción y la manipulación, sin perder de vista las consecuencias que dichos actos hacen recaer sobre los titiriteros y sus títeres.
Mansfield Park no es simplemente una casa de campo, es un hogar donde el Señor Bertram cree haber educado bien a sus hijos y realmente ha conseguido tener hijos bien educados, que no es lo mismo, son para el desconocidos, a excepción de Edmund, el más noble de ellos y con vocación eclesiástica, y Fanny, de quien no esperaba nada y recibe todo.
Una novela adaptada a la pequeña y gran pantalla, una historia con el trasfondo romántico y con un retrato de la sociedad vista con los ojos de una mujer en una época de hombres.
Si sois chicas Austen, ya sabéis que os espera al cruzar las puertas de Mansfield Park, pero si todavía no las habéis cruzado no esperéis demasiado, están abiertas de par en par esperando nuevos visitantes.
Enlace: http://lapetitallibreria.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
SandraCP
 14 junio 2018
Si bien es cierto que, como ya se apreció en La abadía de Northanger, se nota una evolución en las protagonistas. Tanto nuestra anterior heroína como esta en sus inicios, Fanny Price, son mujeres sin una educación propia de las señoritas de la época. Sin embargo, Fanny experimenta el cambio que es que la separen de sus padres y sus hermanos por un gesto de caridad de sus tíos que la acojan. El único objetivo de sus tíos es aliviar su conciencia, creyéndose que así le darán una vida mejor a una de los ocho hijos de su hermana pequeña. Pero aún así, la llegada de Fanny a Mansfield Park está llena de desconfianza, desencuentros e inquietudes que harán reflexionar a los Bertram si han hecho bien ya que la niña se muestra huidiza y reacia a comunicarse con ellos. ¿Pero qué esperaban? Pobre Fanny, siempre tratada con indiferencia y desprecio por la mayoría de los habitantes de Mansfield Park. Menos mal que ahí está su primo Edmund, el único que tiene la suficiente paciencia y sentido común para acercarse a Fanny y conseguir su confianza. Poco a poco se convertirá en su principal apoyo, la persona que la guiará intelectualmente, le enseñará a razonar y a disfrutar de pequeños placeres como ver crecer la vegetación del campo.
Con el paso de la infancia de la juventud quedan más que diferenciadas las actitudes de los miembros de la familia. La llegada a la zona de los hermanos Crawford alterará los hábitos de los jóvenes de Mansfield Park y convenzará un baile de sugerencias, sueños de romance... En este punto, Fanny observará desde muy cerca cómo sus primos se dejarán llevar por los cantos de sirena de las apariencias y la superficialidad.
Como en anteriores novelas, Jane Austen nos dará en esta ocasión lecciones de las falsas apariencias, la necesidad de una educación en valores y no sólo una formación académica, la falsedad, la avaricia y los prejuicios.
La historia de Fanny es la de una Cenicienta de la época de Jane Austen que tiene que soportar lo indecible con las ocurrencias de sus familiares: soportar las continuas críticas de la señora Norris, ser prácticamente la criada de lady Bertram, la seriedad y distancia del señor Bertram, las diferencias en el trato y en la educación entre sus primos y ella... Una completa vida a la sombra de su familia. Una vida en la que escuchar al resto, hablar lo menos posible, hacer caso a todo lo que le ordenan y ocultar sus sentimientos son hechos habituales. Sólo tendrá como apoyo a su primo Edmund.
Aunque el personaje de Fanny es una maravilla, el libro me ha resultado extremadamente largo. Soy consciente que con Jane Austen los inicios son lentos y descriptivos mientras que los finales llegan de repente pero, en este caso, hasta que comienza la acción, se me hizo eterna. Y después, me ha costado mucho avanzar en la trama. Eso sí, ¡qué lástima me ha dado Fanny! ¡Lo que tiene que soportar la pobre en esa familia!
Enlace: http://miviajeliterario.blog..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Breny
 11 octubre 2018
¿porque la calificación tan baja?, bueno porque realmente tiene una protagonista de hueva.
Si lo dije bien, la mujer de una hueva tremenda, por lo apocada que es, pero, el libro es otra de las hermosas maravillas de Jane.
Fanny Price, es hija de la hermana pobre de la señora de Mansfield Park, Lady Betram, quien a su vez es una mujer amable, refinada y a vista de cualquiera de pocas luces, sin embargo recibe a Fanny con cariño.
Fanny tiene cuatro primos, Tom, Edmund, María y Julia, que aunque no tratan mal a Fanny, si la tienen como alguien inferior a ellos, excepto Edmund, quien siempre ha tratado a Fanny de manera cariñosa y se convierte además en su mejor amigo.
Este hecho hace nacer en Fanny un gran amor secreto hacia Edmund, pero cierto día, cuando Lord Betram tiene que viajar a ver su plantación en Antigua, todo cambia para Fanny.
Primero, llegan los hermanos Crowford, quienes dejan a toda la familia excitada y feliz ya que se trata de personas de clase, educados y con mucha noción de la vida de ciudad, además de ser muy guapos.
Edmund cae irremediablemente enamorado de Mary Crowford y pues pobre Fanny como sufre.
Henry Crowford, un vividor, pero muy guapo comienza a jugar con los sentimientos de ambas hermanas, primas de Fanny.
Por supuesto Henry a quien le gusta ser admirado, no puede irse sin antes deslumbrar a la apocada y seria Fanny, pero la sorpresa es de él, porque al empezar a tratarla, el que cae enamorado es él y le propone matrimonio a Fanny, quien por supuesto rechaza la propuesta, primero por estar enamorada de Edmund y segundo porque ella si se dio cuenta de como jugaba y coqueteaba con sus dos primas.
Hasta ahí dejo la historia, solo decirles que para mi todos los personajes son entrañables, que Jane en este libro maduro mucho a sus personajes, excepto a Fanny, que por alguna razón que no comprendo la hace ver pequeña, tonta, poca cosa, con mala salud, en fin, me parece que no le hizo ningún favor.
Por supuesto en todas las adaptaciones cinematográficas de este libro, siempre presentan a una Fanny, fuerte, libre, feliz, nada que ver con el personaje que nos presenta Jane, así que supongo que mi apreciación hacia ella no esta tan equivocada.
Sin embargo, todos los tejes y manejes de Mary Crowford y de su hermano, son una maravilla, se disfrutan mucho, la bondad de Edmund, la personalidad egoísta de Maria, por supuesto la personalidad disoluta de Mary.
En fin que es un libro que realmente vale la pena leer

Enlace: https://www.librosylecturas...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (15) Ver más Añadir cita
GalenaGalena05 noviembre 2018
—¿Piensa usted ser muy rica? —dijo Edmund, con expresión que, a los ojos de Fanny, tenía muy grave significado.
—Por supuesto. ¿Usted no? ¿No queremos serlo todos?
—Yo no puedo pretender algo que está tan fuera de mi alcance. La señorita Crawford puede escoger su grado de riqueza. No tiene más que señalar los miles que quiere al año, y no cabe la menor duda de que le llegarán. Mi intención es sólo no ser pobre.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
GalenaGalena05 noviembre 2018
Al terminar la velada se marchó a la cama todavía embargada por él, con los nervios alterados por la violencia del ataque de su primo Tom, tan público e insistente, y el ánimo por los suelos a causa de las desabridas reflexiones y reproches de su tía. Llamarle la atención de esa manera, escuchar lo que no era sino preludio de algo infinitamente peor, insistirle en que hiciera algo tan imposible como tomar parte en una obra de teatro, y lanzarle luego la acusación de terquedad e ingratitud, reforzándola con una alusión a la dependencia de su situación, había sido demasiado desagradable en su momento para que perdiese importancia al recordarlo sola; sobre todo, con el temor añadido de lo que podía ocurrir por la mañana como continuación del asunto.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena29 octubre 2018
Asustada de todos, avergonzada de sí misma, deseosa de volver a su casa y de que la dejaran sola, no acertaba a alzar los ojos, y a duras penas conseguía hacerse oír, o contenerse para no llorar. Durante todo el trayecto desde Northampton, la señora Norris había venido hablándole de la inmensa suerte que había tenido, y de la infinita gratitud y buen comportamiento que debía mostrar; y su sentimiento de desventura aumentó al pensar que sería una perversidad por su parte no ser feliz.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena05 noviembre 2018
Edmundo era el único de la familia que consideraba una equivocación este noviazgo, y ninguno de los argumentos de su tía podía inclinarle a encontrar en el señor Rushworth un compañero deseable. Reconocía que su hermana era la mejor juez de su propia felicidad; pero no le gustaba que su felicidad se cifrara en una renta cuantiosa, ni dejaba de decirse a sí mismo a menudo, cuando tenía delante al señor Rushworth: «Si este hombre no tuviera doce mil al año, sería muy estúpido».

+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
GalenaGalena05 noviembre 2018
—Y además, la señorita Bertram está prometida. Recuérdalo, hermano. Ella ya ha hecho su elección.
—Sí, y por eso me gusta más. Una mujer prometida es siempre más atractiva que la que no lo está. Se siente satisfecha consigo misma. Ya no tiene preocupaciones, y piensa que puede ejercer sin recelo todos sus poderes d agradar. Todo está a salvo en una mujer prometida; no puede hacer ningún daño.
Comentar  Me gusta         00
Videos de Jane Austen (2) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Jane Austen
Trailer de presentación de PERSUASIÓN de JANE AUSTEN
otros libros clasificados: clásicoVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Jane Austen o Brontë Sisters?

¿Quién escribió «Agnes Grey»?

Jane Austen
Anne Brontë
Charlotte Brontë
Emily Brontë

15 preguntas
35 lectores participarón
Thèmes : jane austen , literatura inglesa , históricaCrear un test sobre este libro
{* *}