InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Miguel Ángel Pérez Pérez (Traductor)
ISBN : 8491816100
Editorial: Alianza (12/09/2019)

Calificación promedio : 4.01/5 (sobre 114 calificaciones)
Resumen:
Los mejores libros jamás escritos. La abadía de Northanger es quizá la novela más irónica y divertida de Jane Austen, maestra inigualable en la recreación de retablos sociales con hondo perfil humano. Publicada originariamente en 1818, La abadía de Northanger narra la historia de Catherine Morland, una joven ingenua aficionada a la lectura de novelas góticas. Invitada por los Tilney a pasar una temporada en su casa de campo, se dedicará a investigar tortuosos e ... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (60) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 28 noviembre 2017
Referirse a Catherine Morland es conceptualizar una tabula rasa:
"Nunca aprendió ni comprendió nada que no le hubieran enseñado de antemano y, en ocasiones, ni siquiera así, porque solía ser bastante distraída y, a veces, obtusa"
Además Jane nos dice que, unas veces por falta de interés y otras por pereza, a nuestra protagonista le apasionan poco los conocimientos. Por referirnos a algunos, de la horticultura le gusta recoger flores, y de la música solo le interesan las teclas de una vieja espineta; tampoco demuestra tener dotes para el dibujo.
Pero no todo va a ser negativo. La autora le otorga algunos rasgos positivos:
"... que tenía un talante afectuoso, un carácter alegre y abierto, libre de toda afectación; que sus modales acababan de liberarse de la torpeza y timidez infantiles, y que su aspecto físico resultaba agradable y, en sus días buenos, parecía incluso guapa. En cuanto a su mente, era tan ignorante y falta de información como suele serlo la de una joven de diecisiete años"
Con todo este bagaje Catherine Morland es lanzada al mundo y a la vida social de la mano de los dulces y bondadosos Mr y Mrs Allen, de Fullerton, quienes la invitan a acompañarlos a Bath; con el beneplácito de su familia, accede gustosa.
Este viaje es el que determina su madurez gracias a las nuevas vivencias y experiencias que le ha reservado el destino. A lo largo de la lectura vemos cómo se va desprendiendo de su ingenuidad juvenil, y solo al final descubrimos a la nueva Catherine Morland, quien es calificada por Jane Austen como heroína. Puede parecernos que es un tratamiento algo exagerado, pero conforme avanzamos en la novela justificamos ese adjetivo; al lector le queda claro que para sobrevivir a esa época hay que tener verdaderos poderes, sobre todo el de clarividencia.
La abadía de Nothanger ya perfila el estilo personal de la autora: agilidad y sencillez narrativas, acompañadas siempre de reflexiones morales y lecturas comparativas. Los maravillosos diálogos y descripciones, pincelados de ironía y comicidad, nos descubren a una Jane Austen deliciosa y magistral.
Sería injusto decir que es simplemente una novela romántica con tintes cómicos; los que amamos su obra reconocemos otras ideas y pensamientos, y es un deleite viajar y recrearnos en su sociedad. Jane Austen tuvo que participar en conversaciones donde, por ser mujer, era considerada de una inteligencia inferior, y expresaba su voz y opinión a través de sus personajes.
Henry Tilney cree tener un alto concepto de la inteligencia femenina, opinando que no todas las mujeres participan de la misma inteligencia y tampoco son comparables. Desde la caballerosidad y la empatia modula las conversaciones dependiendo de la dama en cuestión; vemos como con Mrs Allen trata sobre la calidad de las muselinas, mientras que con su hermana entabla diálogos y razonamientos inteligentes y profundos, tal y como reconoce Catherine:
"Tengo un concepto elevadísimo de la inteligencia de todas las mujeres del mundo, y en particular de aquellas con quienes casualmente hablo"
Mi querido Darcy, en Orgullo y Prejuicio, nos pinta un cuadro diferente sobre la educación y las áreas en que hay que instruir a las mujeres:
"Una mujer debe tener un conocimiento profundo de música, canto, dibujo, baile y lenguas modernas. Y además poseer un algo especial en su aire y manera de andar, en el tono de su voz, en su trato y modo de expresarse; pues de lo contrario no merecería el calificativo más que a medias"
Jane Austen es rompedora. Defiende su inteligencia, argumentada en todos sus personajes (ya sean diversos y diferentes, profundos o superficiales), hilándolos en la trama con un tono de ironía y evitando quedarse simplemente en el romanticismo y la comicidad. En el retrato social que describe afloran además otras inquietudes: la historia, la política, las capacidades y debilidades humanas. La alegría y naturalidad de ese retrato social se acompaña en muchas ocasiones del típico egoísmo y mezquindad inherente a todas las personas de todos los tiempos, cualidad compartida tanto por hombres como por mujeres.
Si rascamos un poco en sus escritos percibimos esa reivindicación de la mujer en la familia, la sociedad y, en definitiva, en la historia, tal y como reconoce Catherine.
"Los hombres me resultan casi siempre estúpidos, y de las mujeres apenas si se hace mención alguna"
Este pensamiento lo refuerza con Anne Elliot en Persuasión.
Catherine Morland posee una mente limpia y pura que debe pulirse por medio de la educación social, y así poder alcanzar el objetivo final: el reconocimiento y éxito en la buena sociedad, y un matrimonio ventajoso, conveniente, en el que el amor no es el elemento esencial sino el título que otorga este éxito y, si al final el amor viene añadido, ya podemos decir que fueron felices y comieron perdices.
La heroína de la abadía enriquece su mente al mismo tiempo que su vida social se amplía. Cada uno de los personajes con los que contacta y se relaciona le aporta conocimientos y experiencias nuevas y vitales que la moralizan y la condicionan, perdiendo durante trayecto su ingenuidad y blancura.
Los hermanos Elionor y Henry Tilney le enseñan el valor de la amistad, la honestidad, el respeto... sobre todo Henry, quien por medio de sus argumentaciones y diálogos (siempre dentro de los cánones del comportamiento caballeresco) la va enriqueciendo y puliendo de ideas e inquietudes, al tiempo que le vacía de otras propias modulando todo su interés romántico, reflejado en las novelas góticas que tanto la entusiasman y animan. Se sabe por la autora que, en la sociedad rural un tanto lineal y tediosa, se encontraban pocas diversiones.
Al final Henry Tilney no resulta el protagonista romántico al uso, sino que más bien parece un personaje pragmático al que se le ha encomendado un fin, casarse con Catherine Morland, y el amor que esta le profesa, sumado a sus deberes, son las llaves que abren su culto corazón.
Por otro lado están los hermanos Thorpe; Isabella y John son la sal y pimienta de la novela. Con ellos Catherine madura a pasos agigantados, despertando sus sentidos al mismo tiempo que desactiva su pereza e indolencia. Los Thorpe solo disponen de inteligencia social, pues carecen de recursos económicos, tan importantes y necesarios en la burguesía agraria de la época. Buscan un matrimonio lo más conveniente posible y, una vez elegidas las presas, su potencial es inmenso. En todos los pasajes en que participan, animan y enriquecen la novela. Su arribismo social no tiene limites, pues el fin justifica los medios: si hay que mentir se miente, si hay que coquetear se coquetea.
Catherine aprende de los Thorpe a mantener duelos de voluntades y fortalezas, de los cuales sale vencedora cuando es capaz de romper esos hilos visibles e invisibles que ellos tejen y manejan, pues en todo momento intentan doblegarla y manipularla.
Al final los Thorpe son simples jóvenes desesperados, y solo procuran sobrevivir en la buena sociedad, aunque las maneras y formas que utilizan no sean las más honestas. Particularmente, Isabella como personaje me encanta, con todos esos matices, argumentos y dobleces en una época donde las mujeres debían ser ejemplares y dóciles; todos los recursos que despliega obnubilan y paralizan a nuestra heroína.
Sobre la trama no voy a contar nada más. Hay que leer y descubrir a Jane Austen y, sí todavía no conocéis La abadía de Northanger, a los elementos austenianos nombrados arriba añado los valores familiares (entre ellos los fraternales), el costumbrismo y realismo, así como la inamovilidad de las clases... más concretamente la posición de la mujer en el contexto social, cuyo fin es procurar la felicidad doméstica.
También resalto toda su escenografía y ambientación pues, para todos los que hemos leído y releído su obra, creo que nos sería fácil deambular por todos esos sitios con la desenvoltura que permiten la familiaridad y el reconocimiento de los lugares siempre amados y queridos. Todo ello, narrado con tanta dulzura y mimo sin dejar a un lado la ironía y comicidad... que puedo decir, si soy su humilde servidora. Ya no tengo palabras.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Zairamec
 16 enero 2021

Catherine, una mujer joven sedienta de aventuras y misterios, de cosas terrofíricas, fantasmas, en fin, una mujer que quería que la vida le diera un gran susto o que por lo menos, fuera más interesante o tal vez, más alla de las emociones que estas historias pudieran generarle, Catherine, como toda heroína de Jane Austen, buscaba el amor. Catherine, no se consideraba a sí misma agraciada ni muy inteligente, se apreciaba como mujer y tenía unos valores y principios, para la época, muy claros y sobre las cosas que tenía duda, solía consultar a sus padres o a quien fueran sus chaperones, fue así como, para dar inicio a la historia, Jane Austen la saca de su cómoda casa y la envía de vacaciones a Bath en compañía de los Allen.
La vida en Bath se vuelve interesante para ella, los bailes, los teatros, la cena y el té, pero más alla de eso lo que al final hace que cambié todo en su vida, son las personas, al parecer en cualquier lugar que te encuentres no hay mayor atractivo que el comportamiento humano y más si son personas nuevas o que te ofrecen diversiones de las cuales no has sido parte. En Bath conoce la amistad y la traición, el amor y el odio, la alegría y la tristeza, pero lo que más afecta su corazón es la decepción y el dolor que llegan cuando pasa unos días en la Abadía de Northanger en compañía de quien sería, su pretendiente, Sr Tilney.
La historia es divertida, sarcástica y llena de ironía, de esa que Jane Austen sabe usar para dar sabor y picor a sus narrativa, de esa que si bien entiendes muchas referencias, otras se te escapan porque ella tenía la capacidad de ser una buena observadora de su entorno y convertir cada experiencia en una frase para el libro. Discursos hay varios sobre temas muy variados, lo que hoy llamamos sororidad aparece en la relación de Catherine con sus amigas y a la vez, en las mujeres que aparecen en sus libros, enfátiza la importancia de que como mujeres debemos apreciarnos y cuidarnos y no pretender hacer daño cuando las cosas se pueden llevar de otra manera, eso aplicaría para todos los seres humanos, solo que a veces lo olvidamos. Hay una defensa de la novela como género literario, a la lectura como una de las actividades más placenteras y llena de conocimiento y la posibilidad que tiene esta de acercar personas, pero tambien, en ocasiones, de distanciarlas cuando no se sabe valorar que todos somos distintos y no nos deben gustar las mismas cosas. Se habla sobre la vanidad y las apariencias, sobre la calumnia, el amor por interés y en especial, como a veces el dinero puede potenciar una relación o en su defecto destruirla y que solo quienes esten dispuestos a luchar hasta el final, como los heroes de los cuentos, podrán lograr la tan anhelada felicidad, pues en medio de una historia que en apariencia es sencilla, Catherine y Tilney logran salir victoriosos en medio de tantas emociones humanas desenfrenadas.
¿Es la mejor de Jane Austen? la verdad, no sería capaz de decir que una sea mejor que otra, me divertí mucho leyéndola, no podría identificarme con ellas como mujeres porque pertenecen a un tiempo donde los valores eran diferentes y lo que se esperaba de una mujer dista mucho de la actualida o al menos, hay muchos paradigmas que se han roto, Tilney es un personaje interesante, poco desarrollado en relación con otros heroes de Jane Austen, pero esto no lo hace menos atractivo y solo que, aunque ella tiene esa manía de resolver todas las cosas al final de forma rápida y coherente, siento que con este libro iba a la velocidad de la luz, pero bueno, es su estilo y como pase casi dos meses con una lectura muy agradable, todo se le perdona.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         60
suenodeseneca
 01 abril 2021
Este libro lo tenía en mi lista de pendientes desde hace tiempo como todos los que me quedan de Jane Austen y ha sido la primera lectura conjunta que he hecho nunca.
No sé si Austen lo hace en otras de sus obras, pero de las que he leído solo lo he visto en esta, y es meterse ella como narradora en primera persona contando la historia, esto solo lo he visto aquí y en Los 3 mosqueteros y me encanta porque es una forma de ver lo que pensaban los propios escritores fuera de los personajes y de la trama.
En cuanto al libro, son capítulos muy cortitos y es bastante rápido de leer. Es una de las obras más cortas, pero si no has leído nada de Jane Austen no es el libro con el que te aconsejaría empezar.
En cuanto a los personajes como es típico en Jane Austen, hay personajes que caen bien y otros que están hechos para que los detestes y este no es una excepción. Nos encontramos con que el personaje que sobresale es Catherine, y del resto se ven rasgos de cómo son, pero no termina de profundizar mucho.
En Catherine vemos una evolución del personaje en cuanto a madurez, como pasa de estar inmersa en los libros, a abrirse al mundo social y por los ojos de ella conocemos muchas reglas sociales de aquella época.
No se deja llevar por las opiniones de los demás, está segura de lo que piensa, aunque con tantos libros de misterio alguna que otra vez se equivoca. Se va dando cuenta de los engaños y del carácter de algunos personajes, es muy observadora y lista, así que cuando empieza a ver cosas que no encajan no se lo piensa dos veces y pone límites.
El señor Tilney es nuestro pretendiente por así decirlo, pero me pareció un personaje un poco plano comparado con Catherine. Se supone que es del personaje del que nos tenemos que enamorar, pero no conseguí ver nada, obviamente quería que terminara con Catherine porque es a quien ella quiere, pero no es un personaje como el señor Darcy (Orgullo y prejuicio) o el señor Knightley (Emma) para que nos entendamos.
En el romance entre Catherine y Tilney me ha faltado más interacción, ver como se enamoraban el uno del otro, porque para Catherine fue amor a primera vista, pero para Tilney no lo sabemos.
Los Thorpe no me cayeron bien desde el principio, pero vamos, se aplica a la familia entera. Isabella es la única (como inocente que soy) pensaba que iba con buenas intenciones, pero, todo lo contrario, su hermano es peor si cabe, ya con abrir la boca la primera vez tuve más que suficiente para que no me gustara.
Elenor me encantó, me recordó a la hermana pequeña del señor Darcy, una persona muy dulce y una muy buena amiga.
En cuanto al padre del señor Tilney, me pareció demasiada la reacción que tuvo por cierta cosa que pasa (que es spoiler), y no es una persona que me cayera bien, me pareció una persona que está sufriendo a su forma desquitándose con el resto.
Algo que me encanta de los clásicos como este es que vamos descubriendo cómo se vivía en aquella época, y puede que Austen sea conocida como la de los libros clásicos románticos, pero hace cada crítica de la sociedad en la historia, que me asombra que le dejaran publicar sus libros en aquella época. Hace crítica de todo lo que le parece que está mal, pero lo lleva a la sociedad de aquella época no solo a la trama del libro.
Lo que vemos en este libro no es el romance que caracteriza a Austen, sino la otra parte más pasada por alto de la escritora, pero más importante, y es la crítica que también hace en todas sus obras, puede ser por eso que el amor no sea el protagonista.
También vemos una crítica de cómo se vivía el amor en aquella época, que está muy bien ser romántica como Elizabeth Bennet, pero lo que le importaba a la mayoría de los padres es que las familias tuvieran fortuna.
Parece que quería terminar corriendo porque hay personajes como le hermano de Catherine o Isabella de los que no se sabe que fue de ellos. El final me pareció muy precipitado y Austen vuelve a meterse en la narración para advertir al lector de que lo va a resumir.
El libro está centrado en la evolución de Catherine, en la madurez de una chica joven que empieza entrar en la esfera social de aquella época y a aprender cómo puede llegar a ser la gente y acaba con una mujer más madura con las ideas muy claras sobre quiénes son sus amigos y quienes no.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Mi_odisea_literaria
 14 febrero 2022
Guau. Que a ver, es Jane Austen, era de esperar, pero guau.
Creo que, después de Orgullo y Prejuicio, este es mi segundo favorito de ella (a falta de leer Emma y Lady Susan), porque es que el personaje de Catherine no es para menos.
El libro, como los demás de la autora, se centra en la vida diaria de la protagonista, los eventos sociales a los que acude, la gente a la que conoce y con la que se relaciona, etc. No me parece necesario decir mucho más. Si habéis leído a Jane Austen antes, sabéis de lo que hablo.
Y como siempre con Jane Austen, tenemos personajes a los que adorar (Catherine es una reina) y personajes a los que odiar (hola, John Thorpe, hablo de ti). Pero Catherine me parece un personajazo: no es de alta alcurnia ni ha recibido mucha educación, pero tiene buena cabeza, los pies en la tierra y no tiene miedo de dar su opinión cuando cree que algo no está bien. Ella contradice a quien sea con tal de ser fiel a sí misma y a lo que cree. Es algo ingeuna pero profundamente honrada, y como le gusta tanto leer novelas, tiene una imaginación bastante desbordante que me ha divertido mucho.
Sin duda lo que más me llamó la atención es la ironía con la que se nos presenta todo desde el principio. Y que me parece un inicio maravilloso que me atrapó desde el primer momento. Hay que ver lo fácil que resulta leer a Austen a pesar del tiempo que escribió los libros. Pero es que este libro en particular empieza fuerte presentándonos a la "heroína" (literalmente) que es Catherine y la autora habla todo el rato al lector y le dice «ahora es el momento en el que la heroína hace x» y otras cosas por el estilo que me han encantado porque parece que Jane Austen te está hablando y contando la historia directamente a ti.
Por otro lado, todo ese tema de presentar a Catherine como heroína de novela da pie a una apasionada defensa por parta de Austen de los lectores de novelas. Por lo visto, en aquella época no estaba muy bien visto este género y leerlo era casi motivo de vergüenza y un pasatiempo más asociado a las mujeres. ¿Que el pasatiempo de las mujeres era menospreciado y estaba peor considerado que leerse un buen tocho de historia o política? Vaya sorpresón (ironía). Y Jane Austen se pone a defender que dejen a cada uno leer lo que quiera, que ningún género es más válido que otro y dejen a la gente disfrutar lo que les dé la gana. Me he sentido como cuando a veces hay que defender el inmenso valor de la literatura juvenil o la romántica ante abanderados de "yo solo leo clásicos o libros con sustancia". Es que dejé caer el libro para aplaudir con una fuerza que no os lo imagináis, me sentí 100% identificada. VIVA JANE AUSTEN. (Y qué pena que desde sus tiempos no hayamos aprendido demasiado como sociedad y haya ciertos géneros que sigan siendo vapuleados).
Es cierto que a pesar del título, la Abadía entra en escena más tarde de lo que esperaba, pero bueno, solo como curiosidad, porque es que el libro me ha dejado fascinada. Además es el libro de Jane Austen que tiene más toque misterioso y eso ha sido un toque genial que no me esperaba.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
Lizvzcrz
 23 diciembre 2021
La abadía de Northanger, junto con Persuasión, fue uno de los libros publicados póstumamente un diciembre 20 de 1817, casi 6 meses después de la muerte de la autora, aunque en la primera página del libro contiene la fecha de 1818 se sabe que varios periódicos de esa época anunciaban la impresión de la novela en 1817, se piensa que parte de que salieran con otra fecha es debido a que Henry, uno de los hermanos de Austen, escribió una nota sobre la autora, donde por primera vez se le daba un nombre a la autora de los libros Orgullo y Prejuicio, sensatez y sentimientos, Mansfield Park y Emma.
Se puede notar una gran diferencia entre este libro y sus otros publicados en vida, es debido que, aunque se publicó después su creación se realizó muchos años antes, pero debido a que había vendido los derechos este libro no había visto la luz hasta que volvieron a comprar los derechos
Jane Austen nos muestra con este libro como se puede vender un libro lleno de sarcasmo y burla en contra de la sociedad envuelto de un aparente libro de romance gótico.
Catherine Morland es una joven sin nada aparente que la haga resaltar de otras jóvenes de su edad y su época, joven, no tan hermosa, de una familia promedio no la describen como la heroína de un libro.
Entrando a sus diecisiete años se demuestra una mejoría en su aspecto físico, un dia el matrimonio delos Allen la invitan a Bath, llena de ilusiones sus padres aceptan dejarla ir.
Lamentablemente su primera incursión a un baile social se ve manchado debido a que la señora Allen no tienen ningún conocido en la ciudad, sumado al hecho de que el salón de baile al que asistieron se encuentra repleto de jóvenes, y al ser Catherine una belleza promedio, no robo el corazón a primera vista de ningún joven, lo que la llevo a no bailar.
Su suerte cambia cuando se topa con Henry Tilney, un joven clérigo muy diferentes a otros de los clérigos descritos en las obras de Austen, gracioso, amable y coqueto comienza una relación de amistad con ambas mujeres, cautivando a la señora Allen con sus conocimientos sobre muselina.
De igual forma y por cosas del destino se topan en la calle con una vieja conocida de la señora Allen, la señora Thorpe, quien venía acompañada de sus tres hijas, de las cuales solo interesara por el momento Isabella, quien inmediatamente se lleva bien con Catherine, nos enteramos que uno de los hermanos de Catherine es conocido de los Thorpe ya que es amigo del hijo de la familia, el infame, John Thorpe.
Así con estas nuevas amistades la historia de esta heroína fuera de serie va comenzando.
Y aunque esta novela es conocida por la burla que hace a las novelas góticas, es hasta la segunda parte que vemos esta faceta, con la entrada de Eleonor y el Capitan Tilney, el libro da un giro.
Haciendo referencia a los misterios de Udolfo y el monje, Jane Austen critica muchos de los clichés que estos libros encerraban, siendo Catherine una joven llena de imaginación, la autora también llega a burlarse del lector que se deja llevar por los libros que lee esperando siempre esas situaciones imposibles que solamente en los libros y películas pasan.
Y como siempre, no podía faltar, la crítica hacia el matrimonio se ve reflejada en la situación de Isabella, una chica hermosa, pero sin algún dote.
Jane Austen siempre nos sorprende por sus cambios de estilo entre cada libro, este no se podía quedar atrás, además de que sus personajes masculinos siempre van elevando las expectativas que nos hacemos, ya que Henry Tilney se acerca mucho más al hombre que deseamos y que podemos conseguir.
La abadia no se puede comparar con ninguno de sus otros libros, siendo más corto y sin una trama que se podría definir, la historia cumple su cometido que es la de entretener al lector.
En lo personal para mejor lectura y compresión la traducción manejada por Alba editorial es la recomendada.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (43) Ver más Añadir cita
GalenaGalena10 diciembre 2017
—Si ese caballero no se hubiera marchado —dijo— yo habría acabado por perder completamente la paciencia. No puedo tolerar que se reclame de ese modo la atención de mi pareja. En el momento de decidirnos a bailar juntos contraemos la obligación de sernos mutuamente agradables por determinado espacio de tiempo, en el transcurso del cual debemos dedicarnos el uno al otro todas las amabilidades que seamos capaces de imaginar. Si alguna persona de fuera llama la atención de uno de nosotros, perjudicará los derechos del otro. Para mí el baile es equiparable al matrimonio (…)
Imagino que no tendrá usted inconveniente en reconocer que tanto en el baile como en el matrimonio corresponde al hombre el derecho de elegir, ya la mujer únicamente el de negarse; que en ambos casos l hombre y la mujer contraen compromiso para bien mutuo y que una vez hecho esto los contratantes se pertenecen hasta que no quede disuelto el contrato. Además, es deber de los dos procurar que por ningún motivo su compañero lamente el haber contraído dicha obligación, y que interesa por igual a ambos no distraer su imaginación con el recuerdo de perfecciones ajenas ni con la creencia de que habría sido mejor elegir a otra pareja.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
JulydarkJulydark27 abril 2021
Se había dejado dominar por su afición a lo romántico, a lo inverosímil. En una palabra, todo lo ocurrido podía atribuirse a la influencia que en su espíritu habían ejercido ciertas lecturas románticas,de las que tanto gustaba.
Comentar  Me gusta         40
LectoraEmpedernida88LectoraEmpedernida8804 febrero 2022
En esta vida todos los placeres tienen un precio, y a menudo los adquirimos pagando uno demasiado alto, pues entregamos el dinero en efectivo de nuestra felicidad del presente a cambio de un pagaré del futuro que tal vez no podamos llegar nunca a cobrar
Comentar  Me gusta         30
azulbooksazulbooks09 junio 2020
Vine al baile única y exclusivamente por disfrutar su compañía, y hasta, si no recuerdo mal, la comprometí para este baile el lunes pasado. Sí, ahora recuerdo que hablamos de ello en el vestíbulo, mientras esperaba usted que trajera su abrigo. Después que yo les hubiese anunciado a todas mis amistades que iba a baila con la chica más bonita del salón se presenta usted a bailar con otro.
Me ha puesto en ridículo y ahora seré el hazme reír de todos
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         10
pieldeletra3pieldeletra325 mayo 2021
Cuando el corazón siente algo de verdad por alguien, sé muy bien lo poco que le complace a una recibir las atenciones de cualquier otra persona. ¡Todo lo que no está relacionado con el ser querido resulta tan soso, tan poco interesante!
Comentar  Me gusta         20
Videos de Jane Austen (5) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Jane Austen
El primer título de esta serie es 'EMMA'. Kate Birchall & Églantine Ceulemans hacen una versión fresca y con ilustraciones divertidas del famoso libro de Jane Austen.
Cuando la joven Emma, hija del distinguido señor Woodhouse, tiene que decir adiós a su antigua y querida institutriz, decide ayudar a la humilde Harriet Smith. Su extracción humilde y su belleza hacen de ella una candidata perfecta para que Emma pueda entregarse a su ocupación favorita: arreglar la vida de los demás. Los intentos para que Harriet consiga un buen marido sufrirán, sin embargo, distintos reveses antes de alcanzar un final inesperado y feliz.
SEPTIEMBRE DE 2021 A LA VENTA.
+ Leer más
otros libros clasificados: humorVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea





Test Ver más

¿Cuánto sabes sobre Jane Austen?

Jane Austen (16 de diciembre de 1775-18 de julio de 1817) fue una novelista británica que vivió durante la

época eduardiana
época georgiana
época isabelina

10 preguntas
50 lectores participarón
Thème : Jane AustenCrear un test sobre este libro