InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Críticas más apreciadas

El principito
 06 octubre 2017
El principito de Antoine de Saint-Exupéry
Este texto de literatura infantil es en realidad un libro que puede ser leído por adultos. Su contenido simbólico y filosófico es un punto de partida para cuestionamientos amplios y profundos.

Es fácil identificarse con el personaje principal y sus preguntas sobre la vida.

Además el libro cuenta con ilustraciones del mismo autor que nos permiten visualizar el mundo mágico y simbólico al que hace referencia.

es sin duda un texto a releer varias veces.
Comentar  Me gusta         560
El día que se perdió la cordura
 22 junio 2018
El día que se perdió la cordura de Castillo Javier
Este libro no me ha convencido nada. La idea es muy buena, pero el desarrollo está muy mal planteado.

El primer tercio del libro te engancha, pero a partir de ahí todo es confuso. Está escrito en varias líneas temporales y no correlativas, salta de una fecha a otra y tienes que fijarte muy bien para saber qué época está narrando. Tres voces.

La trama, a partir de que la desarrolla no es creíble, hay demasiados cabos sueltos y muchas de las incógnitas no llegan a resolverse. Al final ni se sabe quienes eran los culpables de todo, ni el motivo.

El final muy precipitado, y para mí hasta pierde madurez al escribirlo.

Lo he acabado porque no me gusta dejar libros a medias, pero a mitad ganas me dieron...

No lo recomiendo
Comentar  Me gusta         470
El principito
 16 julio 2019
El principito de Antoine de Saint-Exupéry
Es uno de los cuentos más hermosos que he leído, te hace sentirte dentro de la historia. Logras encontrar tantas respuestas del comportamiento del ser humano como preguntas del ser, haciendo que no sólo disfrutes de la historia contada si no también de todo el transfondo.

Personalmente lo recomendaría para jóvenes que están formando su existencia y si camino, a los niños para hechar andar su imaginación con tan fantástica historia y sobretodo a los adultos para recordarles que la felicidad existe en la simpleza, tal como cuando éramos niños.
Comentar  Me gusta         370
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano
 07 enero 2020
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano de Gabriel Antonio Pombo
Es casi imposible interrumpir la lectura de esta obra cuando se ha leído la primera página. La cadencia opresiva de los párrafos iniciales seduce de inmediato: nada tiene de gratuito ni de inevitable y participa, pues, de lo trágico. Es la violencia fatal que implacable se abate sobre unas indefensas y pobres mujeres. Una fuerza perversa y repugnante las atrae a un destino sórdido, en esta crónica de homicidios enmarcada en la Inglaterra de finales del siglo XIX. Se trata de una de las mejores novelas sobre crímenes de la era victoriana, donde el autor, lejos de adornar personajes con largas descripciones, principalmente se remite a los propios hechos. Así, con las escenas limpias, los lectores nos convertimos en fiscales, juzgando los acontecimientos con nuestros propios valores, y generando una relación íntima y subjetiva con las circunstancias.

Gabriel Pombo, abogado y estudioso del fenómeno de los asesinos seriales y del caso de Jack el Destripador, sabe de qué está hablando; y de su anterior experiencia como ensayista, sabe cómo desarrollar el tema, sirviéndose para ello de la ficción histórica.

En el distrito de Whitechapel, en el este de Londres, las prostitutas pululan y malviven en perpetua zozobra desde que, en el otoño de 1888, un sádico asesino viene cebándose en ellas, frente a la impotencia de la policía y del Comité de Vigilancia, fundado éste para colaborar en la aprehensión del psicópata. Arthur Legrand, el personaje central de “El animal más peligroso: Un thriller victoriano” (2016), es un antiguo teniente francés de la guerra franco-prusiana; un próspero comerciante de casi cincuenta años residente en Westminster, con una segunda ocupación que le apasiona y a la cual consagra su talento: liderar un equipo de investigadores, que han sido contratados por el Comité de Vigilancia, en un desesperado intento por poner fin a los asesinatos. Este hombre no es sólo un intelectual que se vale de su mente para combatir el delito, sino que no titubea en emplear sus músculos cuando recorre los tugurios donde podría acechar el monstruo. El otro personaje esencial de la novela es la joven pareja de éste, Bárbara, quien trabaja encubierta para la Agencia Central de Noticias de Londres y supera en fervor a su amante. Capturar a los homicidas es su obsesión. Sin remilgos, se disfraza de meretriz y acude a las tabernas fingiendo aprestarse a ejercer ese oficio, en pos de obtener información tan vital como peligrosa.

A Arthur y Bárbara los secundan en sus afanes detectivescos Charles Legrand, hermano menor del jefe, el ex policía John Batchelor, y el agente de la Policía Metropolitana Thomas Barrett. Cabe interlinear que estos tres últimos existieron, y participaron en la historia de Jack el Destripador.

¿Cómo un elenco tan reducido podría triunfar donde la poderosa Scotland Yard ha fracasado?

Y no solamente deberán vérselas con un único maníaco. El doctor Bond, cirujano pionero en perfiles criminales, les advierte que también campea a sus anchas otro ejecutor más despiadado, frío y metódico, cuyas presas humanas aparecen desmembradas y esparcidas a las orillas del Támesis. En realidad, tales atrocidades ocultas para el gran público databan de quince años atrás, desde setiembre de 1873, cuando emergieron los restos de una mujer en el área de Battersea, ribera sur del río. El 16 de octubre de 1888 había llegado a George Lusk, presidente del Comité de Vigilancia, una carta encabezada “Desde el infierno” y atribuida al Destripador, junto a una caja con medio riñón humano. Días más tarde, un ayudante trae a su jefe otra misiva también dirigida a Lusk. La caligrafía era distinta y su tono más cultivado. En ella, su emisor se jactaba de que le gustaba matar personas, porque el ser humano “es el animal más peligroso de todos”. Aquel recado llevaba anexo, a guisa de macabro obsequio, una oreja amputada. Pero el pesquisa no se dejó engañar. Sabe que ese mensaje no era obra del matarife que viene operando en los suburbios, sino del tétrico antecesor a quien, en voz baja, los forenses apodan el Asesino del Torso de Támesis. No obstante, cauteloso, se reserva sus sospechas, y ni siquiera las confía a sus subordinados cuando, en su mansión, se lleva a cabo una larga reunión de trabajo.

Más adelante sabrá que obstáculos gigantescos se yerguen contra su empresa. Mientras persigue a sus enemigos se entera que éstos poseen contactos en el gobierno británico; influencias capaces de bloquear la indagatoria oficial y garantizarles su impunidad. Transcurre el tiempo, y con él la infructuosa cacería. Llegamos así a agosto de 1889 y, sumido en el desaliento, el Comité de Vigilancia se ha disuelto, aunque Arthur continúa la lucha financiando por sí mismo el presupuesto del grupo. Cuando ya las fuerzas declinan, Batchelor aprovecha su adicción al alcohol y, entre una copa y otra, recaba nuevas y dudosas pistas. Su esfuerzo será premiado cuando un periodista falsario, que inventó el alias Jack the Ripper al redactar una carta apócrifa, lo pone en el rumbo que permitirá identificar al clan diabólico culpable de los desmanes.

Un informante, con muy personales motivos para ayudar, será crucial en la resolución del caso. Fred Campbell, se llama aquel joven barquero y mecánico naval que supo ganarse la confianza del amo de la secta, y que pilotea el barco utilizado para esparcir los trozos humanos por el río. Las autoridades están paralizadas y, a pesar del afrentoso hallazgo de un torso en el sótano de su flamante sede, insisten en negar la existencia del Descuartizador del Támesis.

En esos días aciagos para la justicia, y mientras la policía británica (la presuntamente infalible Scotland Yard) mira para otro lado, la salvación de las mujeres marcadas para morir dependerá de unos pocos investigadores aficionados. Los últimos capítulos cobran un ritmo de vértigo. Un choque de trenes se avecina ... El bien contra el mal en un desenlace sobrecogedor.

Reseña publicada con el título "Asesinatos en el Londres victoriano", por el Ingeniero Juan Carlos Anselmi, en su sitio web "Misterio de Nuestro Mundo" el 21 de febrero de 2018.

Audio de Gabriel Antonio Pombo sobre el caso del asesino serial llamado: "Descuartizador del Támesis": https://mx.ivoox.com/es/gabriel-pombo-hablando-del-caso-del-descuartizador-del-audios-mp3_rf_50393850_1.html?autoplay=true
+ Leer más
Comentar  Me gusta         340
La luz  de  Cabo rojo
 16 noviembre 2018
La luz de Cabo rojo de Austin Star
Sobre la historia, como anticipa el texto de la contraportada del libro, se trata de varios jóvenes que deciden ir de vacaciones a una casona en un pueblito alejado con el fin de descansar y disfrutar del verano. El tema central del relato es la lucha por la supervivencia d elos jóvenes que se enfrentarán a una maldición y un fantasma sanguinario. Por otro lado, el elemento de terror principal en este relato es la tormenta. Sí, una tormenta épica que nos ambienta en un páramo; de esas tormentas que a todos nos agradan en las historias de horror que presagian las tinieblas en la obscuridad”. Star añade la figura del comisario y su ayudante para darle esa atmósfera pueblerina al cuento. Desde otra perspectiva, si hablamos de la calidad de este ejemplar es conveniente resaltar su formato: se trata de un libro de tapa blanda, de aproximadamente 210 páginas (lo que lo hace sumamente liviano), de papel beige de buen gramaje, tipografía mediana (haciéndolo legible) y con una ilustración alusiva de buen diseño. Además, cabe resaltar que todos los libros que pertenecen a la editorial MAAT son iguales. En conclusión, si buscas algún relato con todos los cliches que a los amantes del horror nos encantan, este relato es una opción ideal para ti.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         340
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano
 09 enero 2020
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano de Gabriel Antonio Pombo
En esta ficción se recrea la vida en Whitechapel (distrito del este de Londres) donde las prostitutas malviven en perpetua zozobra desde el otoño de 1888, cuando un sádico feminicida viene cebándose en ellas frente a la impotencia de Scotland Yard y del Comité de Vigilancia, fundado para colaborar en la aprehensión del psicópata. El protagonismo lo asume Arthur Legrand, antiguo teniente francés de la guerra franco-prusiana; próspero comerciante de casi cincuenta años residente en Westminster, con una segunda ocupación a la cual consagra su talento: liderar un reducido equipo de pesquisas contratado para auxiliar a las autoridades, en un desesperado intento por poner fin a la matanza. Lo secunda su joven pareja, Bárbara Doyle, quien trabaja encubierta para la Agencia Central de Noticias y supera en fervor a su amante. Capturar a los criminales es su obsesión. Sin remilgos, se disfraza de ramera acudiendo a las tabernas, fingiendo aprestarse a ejercer ese oficio, en pos de obtener información tan vital como peligrosa.

El relato se estructura a partir de una línea argumental con dos momentos temporales (desde octubre a noviembre de 1888, en la primera sección, y desde mayo de 1887 a septiembre de 1889, en la segunda), pero con los mismos protagonistas. En mi parecer, la segunda parte deviene más fluida e impactante que la inicial. Pero la primera resulta imprescindible para discernir los ulteriores eventos, el modus operandi de los criminales y sus motivaciones. Además, en el último segmento conoceremos mejor a la pareja protagonista y a los partícipes secundarios, hasta llegar a sentir genuina simpatía por sus acciones y reacciones. La temática primordial, aparte del thriller en sí mismo, se sustenta en el enigma provocado por una sucesión de homicidios contra mujeres pobres, y la ritualidad con que son llevados a cabo. El aspecto documental está planteado con notable rigor, al punto que me sorprende que el autor no sea un historiador profesional, sino que se dedique a un área diametralmente diferente, como constituye el ejercicio de la abogacía.

Vale destacar, asimismo, que además de la pareja que funge en el papel protagónico, se introduce a algunos subordinados que aportan frescura y originalidad (los policías John Batchelor y Thomas Barrett, por ejemplo), y otros que tuvieron existencia histórica asociada a los crímenes de Jack el Destripador (el cirujano forense Thomas Bond y el inspector Henry Moore). Son unos secundarios perfilados con acierto y muy potentes, que también gozarán de un rol relevante en este thriller.

"El animal más peligroso" es un libro que engancha y que, en mi opinión, va de menos a más. Sus páginas iniciales, adecuadamente rotuladas "preludio", me parecieron abruptas y, en lo personal, me descolocaron bastante porque se sitúan quince años antes del nudo argumental, sin que ninguna alusión se efectúe luego a dicho comienzo. Pero es cierto igualmente que, a medida de que el hilo discursivo gana en consistencia e interés, casi al arribar al desenlace, se nos revelará la importancia de aquella críptica escena primigenia. Entonces todo nos terminará cerrando, dándose cima a una novela extraordinaria.

Podría afirmarse que esta obra arropa una historia predecible dentro de lo impredecible. Ello es así, pues el escritor propone mil y un giros, vueltas e imposturas; aunque nunca se nos esconde la verdadera identidad de los asesinos. Las relaciones ocultas entre prácticamente todos los personajes son continuas. Yo no las resolví todas, pero sí la más trascendente, es decir: cuál era el móvil que animaba a los dos héroes (la pareja de investigadores) para perseguir con tanta tenacidad a los homicidas. Pero aunque este no sea el típico folletín detectivesco, donde la clave radica en descubrir la identidad de los culpables, aún así me ha fascinado. El novelista sabe mantener la tensión y los hechos que, sin tapujos, nos permite conocer, no le restan ni una pizca de entretenimiento a la narrativa.

La trama es adictiva. Nos desvela la historia del asesino serial más célebre del siglo XIX mediante esos investigadores empeñados en frenar la retahíla de muertes que azota aquel suburbio. Pero cuando Legrand avanza en sus indagatorias comprende que deberán enfrentar también a otro victimario aún más despiadado, cuyas presas aparecen desmembradas a las márgenes del río Támesis. Se trata de una historia de género negro policial inspirada en acontecimientos reales. Un argumento muy bien hilvanado que nos propone una idea de lo que pudo haber ocurrido en esas lúgubres calles más de ciento treinta años atrás, cuando Jack el Destripador y el Descuartizador del Támesis masacraban víctimas indefensas. Dos de los mayores arcanos de la Inglaterra victoriana cuya solución se nos va dando a luz a través de pistas sutiles, página tras página, donde el escritor se sirve de una pluma que nos transporta a esa época tenebrosa y apasionante. En aquellos días aciagos para la justicia, mientras la policía británica mira para otro lado, la salvación de las mujeres marcadas para morir dependerá de unos detectives aficionados.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         320
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano
 09 enero 2020
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano de Gabriel Antonio Pombo
Se trata de un estudio brillante sobre la Inglaterra de fines de siglo xix donde el autor nos ofrece un retrato inmisericorde de la sociedad victoriana con sus dudas morales e incapacidad de adaptarse a los cambios. Una sociedad que escondía sus llagas y silenciaba a la prensa, a la cual obligaba a callar que estaba teniendo efecto una secuencia de homicidios aberrantes. Al extremo de negar la inequívoca presencia de un asesino que pasaría a la historia con el mote criminal de descuartizador del tamesis. Desde que incursionamos en sus páginas nos vemos atraídos por un entramado tan adictivo que somos incapaces de cerrarlo hasta saber cómo concluirá todo. Partiendo de esa premisa el escritor elucubra el origen del mal encarnado en el perpetrador serial Jack el destripador y nos desvela, a su vez, las andanzas de otro victimario más cruel aún, apodado el asesino del torso de tamesis. Nos da cuenta de los estragos que estos provocaron, y de las medidas que se adoptaron para tutelar a los habitantes donde esos malhechores tenían su coto de exterminio. Pero además la novela nos habla de las nuevas divinidades que el capitalismo y la revolución industrial traían para el mundo moderno. Esos sires y esos lores dotados de un poder y de unas influencias tales que los volvían intocables y contra quienes la Policía oficial no actuaba. Tendremos vislumbres de sectas seudo satánicas que en realidad solo eran fachadas tras las cuales sus líderes jugaban a ser dioses o demonios, contando con fieles adeptos y organizando cacerías. Antes se habían contentado con atrapar ciervos y jabalíes, pero ahora, al creerse impunes, cazarían a seres humanos y, más aún, a mujeres pobres sin protección, de ser posible, prostitutas. El novelista no escatima en conducirnos a través del Londres profundo, con sus pensiones ruinosas y sus tabernas de mala muerte, en un distrito llamado whitechapel que era desconocido para el inglés promedio y que el gobierno británico ocultaba cual si se tratase de un pecado vergonzante. Un rostro que contrastaba con el próspero Westminster de dónde provenían figuras claves como el investigador privado Arthur Legrand y el médico forense Thomas bond, así como sus perversos antagonistas, el descuartizador del tamesis y Jack el destripador. Todo esto no es, sin embargo, sino la excusa de que se vale el autor para contarnos una historia de género negro policial basada en hechos reales. Y es que toda la trama no es más que un acto de ilusionismo utilizado desde el tétrico inicio hasta el impactante desenlace, en el cual se descubrirá el truco de magia literaria con el cual el novelista nos mantuvo cautivados. Reseña publicada en el sitio web de facebook. Aficionados a la ripperologia, el 21 de abril de 2019.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         320
La hija del relojero
 10 noviembre 2018
La hija del relojero de Kate Morton
Tratándose de una novela de Kate Morton, partía con el listón altísimo. Probablemente por eso haya sentido una cierta decepción con La hija del relojero. Confieso que si no se hubiese tratado de una novela de esta autora, lo hubiera dejado tras las primeras cincuenta páginas, pues la historia de Elodie en la actualidad no consiguió engancharme, por más que las primeras páginas de la novela fuesen electrizantes.



Pero todo cambia cuando vamos al pasado y nos sumergimos en la infancia de Lily, Una historia como decía antes con un toque muy del Dickens de Oliver Twist. Ahí es imposible no sentirse enganchado a la ambientación y a los personajes que nos presenta la autora.



Con todo, el ritmo es irregular, pues depende en gran medida del protagonista que en esos momentos tengamos delante. Así por ejemplo, la historia de Edward me resultó tediosa, mientras que la de Ada, la niña que viene de la India y es internada en un colegio (la casa protagonista de la novela) es fascinante.



El problema son esos cambios de ritmo, abandonar una historia en su punto álgido para arrancar con otra a la que le cuesta coger ritmo.







Lo curioso es que mientras que hay novelas con las que disfruto mucho leyendo pero al cabo de dos semanas apenas recuerdo nada, con La hija del relojero, una novela con la que en algunos momentos he tenido que pelearme con ella para seguir leyendo, pasadas esas dos semanas veo que conservo muchos momentos inolvidables, una sensación de libro importante. ¿Contradictorio, no?



Eso es lo que tiene la escritura de Kate Morton, que no puede dejarte indiferente y que sabe conectar con puntos de nuestra alma sin que sepamos cómo lo ha hecho.







Si la obra la hubiese escrito cualquier otro autor, es probable que le hubiese dado mejor nota, pero de los grandes esperas siempre lo mejor, y no ha sido mi caso con La hija del relojero.




Enlace: http://www.elbuhoentrelibros..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         320
La luz  de  Cabo rojo
 12 noviembre 2018
La luz de Cabo rojo de Austin Star
Me enganchó al instante y lo recomiendo para pasar el rato. Mucha dinámica y adrenalina.
Comentar  Me gusta         310
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano
 11 enero 2020
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano de Gabriel Antonio Pombo
De las mejores novelas policíacas que he leído, el detalle descriptivo de las escenas hace que te sumerjas rápidamente en el ambiente de la novela. La novela es una mezcla entre acontecimientos históricos y ficticios que se entrelazan y relacionan muy bien. Los personajes de la novela también son una mezcla de realidad y ficción, cada uno de ellos muy bien caracterizado y definido. En la novela se siguen muy de cerca los crímenes cometidos en el distrito de Whitechapel durante la época victoriana y se relacionan con los cuerpos encontrados en el río Támesis durante la misma época. Los protagonistas irán en busca de los responsables de tales crímenes y crearán relaciones y teorías sobre los sucesos ocurridos, algunas de ellas caerán y otras seguirán adelante, cada vez un paso más cerca de encontrar la verdad.

Gran novela, amena, mantiene la intriga del lector hasta el final. Pueden ver una reseña completa en mi blog: https://marcelomorenop.blogspot.com/2016/08/resena-de-el-animal-mas-peligroso-un.html
+ Leer más
Comentar  Me gusta         290
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano
 20 enero 2020
El Animal Más Peligroso: Un Thriller Victoriano de Gabriel Antonio Pombo
El entramado de esta novela gira en torno a las históricas fechorías de los dos asesinos en serie más macabros de la Inglaterra victoriana, como fueron Jack el Destripador y el Asesino del Torso de Támesis, quienes en esta ficción son perseguidos por los detectives que lidera el investigador francés Arthur Legrand. La lectura me dejó un buen sabor y la recomiendo sin reservas. En mi opinión, el autor de este thriller no solo ha sabido desarrollar el argumento de forma amena y didáctica, sino que consigue azuzar nuestra curiosidad lectora por varios personajes que aparecerán a lo largo de la narración. Su forma de ambientar y de realzar los escenarios, recubiertos de un halo siniestro y misterioso, nos guía no sólo a iniciar un viaje al pasado, a esa década oscura londinense sino que, quizás también, nos incitará a buscar más información sobre los personajes y eventos que en el libro se mencionan.
Comentar  Me gusta         280
Blake Hunter: El manto de la obscuridad
 16 noviembre 2018
Blake Hunter: El manto de la obscuridad de Austin Star
Un interesante personaje y algunos destellos en las historias
Comentar  Me gusta         260
El día que se perdió la cordura
 21 agosto 2019
El día que se perdió la cordura de Castillo Javier


Si alguien pensaba, al leer el título, que era una alegoría de un estado sublime, una metáfora de algún sentimiento, noble o despiadado, o una alusión a cualquier suceso clave para la humanidad, está equivocado. Es mejor que no siga leyendo. El título lo dice todo; bueno, no, porque las consecuencias de haber perdido la razón, o más bien de no haberla tenido nunca, son un cúmulo de disparates que ni el más tierno infante sería capaz de creer.



El día que se perdió la cordura es un despropósito. O puede que haya leído una maravilla, una nueva forma de hacer literatura y no haya sabido entenderla. Lo siento. La historia no se sostiene. A saber, una señora empieza a soñar con nombres de chicas y fechas de nacimiento y considera —o lo ve en el sueño— que dichas mujeres son nefastas para el mundo, así que si queremos seguir viviendo en él hay que sacrificarlas. Como son de diversas partes del planeta, enseguida se hace (la vidente onírica) con una red de hombres fuertes y creyentes que, por la fe que depositan en esta supermujer, buscan, raptan y cortan la cabeza de aquella desgraciada cuyo número ha salido en la lotería surrealista. Todo ello, por supuesto siguiendo un ritual al más propio estilo del Ku Klux Klan. En fin, que esta loca no lo está tanto desde que ve que sale el nombre y la fecha de nacimiento de su propia hija en el sueño, así que hipnotiza a su marido, doctor en psicología, para que cambie a su hija por otra chica. Además recluta al padre de esta víctima, para que esté a su servicio durante diecisiete años a cambio de devolvérsela una vez pase dicho tiempo, no sé muy bien por qué, creo que era una mentira.



Como la vidente posesa, Laura, es muy lista, consigue mantener esta ola de crímenes durante 17 años y ni su marido ni el padre de la secuestrada, ni el novio (por un día) son capaces de recordar contacto alguno con Laura y sus secuaces, aunque cada uno por su parte vaya actuando de forma que todos se den cita, pasado el tiempo convenido, en el pueblo donde empezó el calvario para ellos y consigan recordar quiénes son, por qué están ahí, y creer que todo ha terminado. Digo creer porque la historia tiene un final abierto que amenaza con continuar.



Este es aproximadamente la historia; no quiero desvelar nada importante, pero sí me gustaría argumentar por qué no es creíble esta novela, por qué raya en la ciencia ficción, por qué de tan inverosímil, Javier Castillo ha conseguido que el lector no sienta miedo, tensión, suspense o simplemente curiosidad por saber lo que pasa.



Ya al comienzo somos testigos de diálogos sin chispa, sin gracia (aunque lo pretendan) e imposibles de suceder a una familia normal, que llega al lugar de vacaciones, toma un taxi para que la lleve a la casa alquilada y se produce la siguiente plática:



—¿El número 35 me dijo, señor? —preguntó el taxista.

—El 36, corrigió Steven.

—Exacto, el 36. Quería ponerlo a prueba —bromeó el taxista.

—¡Risas, risas! gritó Carla a su padre al ver que no se reía mientras estiraba con las manos una sonrisa en sus labios.

—Carla, por favor, compórtate.

—Sólo quería que sonrieras, papá —respondió Carla.

—Carla, cariño, ya sabes que a tu padre no le gusta demasiado bromear —aclaró su madre.



Pues yo releí este diálogo por si debía acordarme de algo en el futuro del argumento, no sé, que el taxista es un asesino, o el padre y la madre se volverán locos al ver la niña imprudente que les ha tocado en suerte. Ninguna niña de 7 años le dice eso a su padre, sobre todo tras algo que comenta un desconocido y que no tiene gracia. De hecho, ningún taxista gasta ese tipo de “broma”. Pues los diálogos son todos por el estilo, así que tampoco es el ingenio de los personajes lo que hemos de resaltar.



La narración menos aún. Demasiado extensa (a lo mejor hay determinadas novelas que requieren 500 páginas para que parezcan grandes novelas); con la mitad de palabras nos hubiéramos enterado igual. De hecho algunas, no sólo se pueden eliminar sino que debería hacerse para no caer en la obviedad o la repetición. Si decimos que son las 3 es conveniente aclarar si de la mañana o la tarde, pero si decimos «a las 15» lo único que podemos añadir es “horas”, porque ya implica que es por la tarde, no pueden ser las 15 de la mañana; no obstante el narrador lo aclara «A las 15 de la tarde estaba prevista una rueda de prensa». No sólo es en los horarios, también la lógica hace que podamos ahorrar palabras para evitar el aburrimiento. Si hablamos de dos hermanas «que no compartían ningún interés en común», rechina algo en nuestra mente porque si se trata de compartir ya implica que va a quedar —lo compartido— en común. Además de palabras innecesarias, hay bastantes ocasiones en las que la repetición se convierte en un arma cargada para provocar hastío en la lectura, «se preparó mentalmente para la entrevista a solas con el prisionero. Repasó mentalmente…», «Era un momento en el que se había modificado el estándar […] la modificación…».



Las repeticiones no sólo se dan en el momento sino que hay acciones que quedan como epítetos épicos, caracterizadores de alguien en particular «se escuchó un pequeño terremoto de minipasos» «un terremoto de diminutos pasos se aproximó», o de un sexo en general:



Stella se acercó y lo abrazó (al director), rodeándolo con sus delgados brazos.



rodeándolo con sus delgados brazos (Laura al director).



lo abrazó con sus delgados brazos (Susan a Steven).



Sus delgados brazos lo rodearon (los de Amanda a Steven).



El autor ha dejado claro que las acciones de las chicas tienen que ver con la poca fuerza que denotan sus extremidades, lo “mejor” es que las de los chicos están relacionadas con la debilidad sentimental:



Los portentosos ojos azules de Jacob dejaron entrever unas lágrimas.



Sus ojos vidriosos comenzaron a llorar.



Nunca podré volver, Kate —dijo con la voz entrecortada por el llanto.



Si todo este cúmulo de circunstancias, además de reacciones impensables como que un psicólogo trate de “amigo” a un psicópata, o que una secuestrada que tiene una arma delante de su captor, la baje y lo abrace compadeciéndolo y ofreciéndose para ayudarlo sin dar tiempo a que haga efecto el Síndrome de Estocolmo, hacen de esta historia algo inadmisible, los personajes tampoco son demasiado creíbles: El doctor en psicología, que tiene delante por primera vez a un posible asesino, loco, comienza su toma de contacto con una lección de manual barato «—Creo que tienes mucho que contar. Las motivaciones, muchas veces infravaloradas, son el motor de la conducta humana». Está claro que para que el “loco” hable habrá de venir otra persona.



Asimismo ningunos padres normales, creo, dan por supuesto que su hija se finge aterrorizada para no estar con ellos, y se inventa una historia de persecuciones el primer día de vacaciones, y es capaz de hacer un asterisco gigantesco en el garaje de la casa de alquiler y sólo aceptan creerla si va al psicólogo esa misma tarde. ¿En serio?



El chico que se enamora de la protagonista es el típico superhéroe. Sólo la ve un momento y ya fantasea con la que será su mujer. Luego está con ella un rato, durante el cual son perseguidos por los que quieren raptarla y él sueña —literalmente— con vida en común, hijos… No sé, estamos hablando de adolescentes, por eso se admite que, en plena persecución, se duerman, pero por eso mismo es improbable que este chico pase diecisiete años buscando a su media naranja, sin tener claro si está muerta o no.



No voy a hablar, de nuevo, de la niña de siete años que, tras un accidente queda en coma en el hospital, lugar del que, pese a la vigilancia, desaparece en un visto y no visto «cuando todos entraron en la habitación y se agolparon en la puerta, se quedaron petrificados. La cama estaba vacía y Carla había desaparecido». Yo tengo la teoría de que hay seres de otra galaxia, que no salen pero están preparados para la siguiente entrega porque tanta desaparición sin que la policía pueda hacer nada no es de este mundo.



Además, tampoco es de este siglo que la mala malísima, la que lo urde todo, porque su mente está más fuera que dentro de su cabeza, es verdad, es una mujer; ella es la que corrompe a los hombres porque necesita su fuerza para llevar a cabo el descabellado plan salvador. Lo siento, pero lo de Eva-serpiente tentando-hipnotizando a Adán es otro tópico inadmisible.



Me gustaría que alguien me argumentara que la novela es buena. A veces empiezas mal una lectura y estás condicionada. Todo puede ser.


Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         258
La luz  de  Cabo rojo
 13 diciembre 2018
La luz de Cabo rojo de Austin Star
Una maldición antigua, una inmensa tormenta, un entorno remoto de páramo y una cabaña vieja, alcanzada solo por una carretera antigua: ¿qué más quieres?Muy en la tradición de King, la atmósfera que crea el autor proviene de una ágil narrativa. ¡Hay una escena en particular que definitivamente me hizo querer taparme con la colcha sobre mi cabeza! Todo el tiempo se hace que el lector se pregunte que ocurrirá con esta presencia sobrenatural.La luz de Cabo Rojo es una historia de fantasmas satisfactoriamente espeluznante que se construye agilmente hasta un clímax dramático a medida que finalmente se revelan los secretos.Lo recomiendo.
Comentar  Me gusta         250
Maquinaria de Propaganda: El Nacional Socia..
 15 noviembre 2018
Maquinaria de Propaganda: El Nacional Socialismo de Austin Star
Brillante tesis
Comentar  Me gusta         250
Blake Hunter: El manto de la obscuridad
 13 noviembre 2018
Blake Hunter: El manto de la obscuridad de Austin Star
Interesante. Del tipo comic vintage.
Comentar  Me gusta         250
Crónica de una muerte anunciada
 12 mayo 2018
Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez
Este libro, basado en una historia real, cuenta la historia de un crimen, de una manera diferente. Al leer historias sobre crimenes, nos damos cuenta de que primero nos cuentan el crimen y luego los testimonios para revelarnos el culpable. Aqui pasa al reves.



Respecto a la historia, me ha gustado mucho; y me ha parecido curiosa. Solo un escritor de un genero del realismo magico como Garcia Marquez podria elaborar algo como esto.



Y como mencione, me parece curiosa porque solo en una historia como esta, todos sabrian que te van a matar menos tu. Y que las cosas hayan sucedido de tal manera que cuando te enteres sea demasiado tarde. Y que todos los que podrian y querian impedirlo sean convenientemente quitados del camino; dejando a los que simplemente lo dejaron pasar por simple incompetencia, indiferencia, o por algo personal contra el. Miren que hasta los asesinos querian desistir, pero siempre habia algo que los hacia querer emprender el camino de nuevo.
Comentar  Me gusta         240
El día que se perdió la cordura
 29 julio 2019
El día que se perdió la cordura de Castillo Javier
Una verdadera mierda. Trama pueril más propia de un niño de 8 años que de una adulto. Mal escrito. Tóxico para aquellos que no les gusta dejar un libro a medias.
Comentar  Me gusta         230
Crónica de una muerte anunciada
 15 marzo 2019
Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez
A mí me gusta mucho este autor, pero este es mi libro favorito, ¿por qué? Por lo que me hace sentir, la historia no tiene sorpresas, desde la primera página sabes lo que pasa y ya puedes dedicarte a entender por qué pasa, para mí eso es más importante que la historia en sí, adentrarte en la psicología del personaje es el mayor desafío para mí. Los hechos se van desarrollando delante de tus ojos y no puedes hacer nada para cambiarlos solo tratar de entender. Me encantó.
Comentar  Me gusta         230
After
 24 enero 2018
After de Todd Anna
He escuchado muy, muy malas críticas de este libro, y decidí leerlo por esa razón más que por otra, quería poder tener opinión propia.



Y, aunque el libro no me gustó, no me pareció que mereciese ser quemado en la hoguera.



Personajes cliché, relación tóxica, romance pasteloso -mas no sano, y desde luego no de mi gusto- y nada realmente sorprendente. Sin embargo no se hace para nada pesado y se lee en una sentada gracias a la manera tan simple y fluida que tiene la escritora.



No es nada nuevo, no volvería a leerlo y sin duda no gastaría ni un céntimo en él.



Me parece un buen libro para aquellos a los que les guste el romance juvenil más típico, al estilo de Blue Jeans, por ejemplo. Creo importante que, de leerse, se tenga claro que no, la relación que se cuenta no es la mejor, no es una a la que se deba aspirar.
Comentar  Me gusta         221
Sigue todas las críticas de prensa Ver más

Europapress

53 críticas

ElPais

1245 críticas

Abc

313 críticas

elcultural

7 críticas

confabulario

130 críticas

revistan

296 críticas

eltiempo

5 críticas

elinformador

164 críticas

elmundo

567 críticas

elperiodico

486 críticas

larazon

330 críticas

jotdown

25 críticas










{* *}