InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français

Helena del Amo (Traductor)
ISBN : 847844744X
Editorial: Ediciones Siruela (08/06/2018)

Calificación promedio : 2.89/5 (sobre 9 calificaciones)
Resumen:
Desde hace cuatro meses, una frase y unos círculos azules trazados con tiza aparecen durante la noche en las aceras de la ciudad. Aunque el fenómeno hace las delicias de los parisinos, el comisario Adamsberg sospecha que estos círculos y su heteróclito contenido rezuman crueldad. Muy pronto verá sus temores materializarse en una auténtica tragedia...
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (6) Ver más Añadir una crítica
Beatriz_Villarino
 12 marzo 2019
Es una novela entretenida aunque se nota que es la primera de la serie. El caso es que leí La tercera virgen de Fred Vargas y me gustó tanto, sobre todo el tratamiento que hace de los personajes, que pensé sería bueno empezar por el principio de la saga; así que eso he hecho y, no es que me haya decepcionado, sino que se nota que es la primera. Porque Vargas ha ido mejorando, bastante, a la hora de narrar. En El hombre de los círculos azules encuentro a veces repeticiones innecesarias de términos, a veces, faltas ortográficas y otras, anacolutos
a causa de la jira campestre
Por ésa razón, por culpa de mis frustraciones
Cada vez, Reyer se había quedado mucho tiempo
Puede que sea por efecto de la traducción, pero lo dudo porque la editorial Siruela es sinónimo de garantía, aunque todo puede ser.
Sin embargo me ha encantado la ironía de los diálogos, debido a la elección de personajes tan descabellados como Mathilde o Charles, cuyas conversaciones son de una frescura y agilidad inigualables, saltan chispas entre ellos desde la primera vez que se encuentran
—¿Qué oye usted en las voces?
—¡Vamos, no puedo decírselo! ¿Qué me quedaría, Dios mío? Señora, hay que dejar algo al ciego
La atracción es inmediata aunque ninguno quiera reconocerlo abiertamente. Indudablemente creo que el punto más fuerte de nuestra autora es la construcción de los personajes, a los que vamos conociendo poco a poco y no sólo por las descripciones que lleva a cabo el narrador en tercera persona, que también, sino sobre todo por los movimientos que realizan, o por la falta de ellos, por las conversaciones en las que de forma indolente o apresurada van dando todo de cada uno de ellos; es lo que ocurre con Danglard, policía alcohólico, buena persona, buen profesional y buen padre. Está criando a cinco hijos, dos pares de gemelos que tuvo en su matrimonio y otro, el pequeño, fruto de una relación extramarital de su mujer, pero se lo deja para que estén todos los hermanos juntos. Danglard habla poco con los chicos pero cuando lo hace se muestra tal y como es y sus hijos lo ven como es, alcohólico y buen padre «Los cuatro gemelos querían que bebiera un gran vaso de agua “para diluir” decían los niños. […] —Daos cuenta –dijo Danglard–, el comisario se ha largado y ha estado fuera todo el día dejándonos la mierda a nosotros. Me ha molestado tanto que, a las tres, estaba completamente borracho».
Son relaciones duras y enternecedoras al mismo tiempo que, aunque sean fruto de la imaginación de la autora, hacen que creamos en el ser humano en general y en la policía en particular (esto es la novela ¿no?). Creo que las investigaciones de Danglard y sus pensamientos tienen tanto peso que podríamos hablar de personaje principal. Pero no, el personaje principal es Jean Baptiste Adamsberg, alguien tremendamente intuitivo, impredecible y, al contrario que Danglard, poco comprometido con sus seres queridos, de ahí que esté solo, y no le importe y, de ahí que sea capaz de conocer a alguien a la perfección sólo manteniendo una relación superficial, una mirada, una pequeña charla «yo no he dicho que se viera en su cara. He dicho que era algo monstruoso que supuraba desde el fondo de su ser. Es una supuración, Danglard, y yo, a veces, la veo rezumar».
Adamsberg es un ser excepcional, un personaje cuyo carisma se vislumbra, sólo se vislumbra, en El hombre de los círculos azules, y se va afianzando en las entregas siguientes, donde vamos conociendo también, al resto del equipo que, en esta primera entrega, queda desdibujado ante el protagonismo de estos dos cargos principales.
Llegados a este punto podemos pensar en cómo un alcohólico es capaz de razonar de manera tan objetiva y llevar adelante, con una lucidez espléndida, la investigación; cómo consigue cuidar y educar a unos niños si, precisamente cuando está con ellos, por las tardes, es cuando está borracho. También podemos pensar en cómo un comisario solitario, taciturno, es capaz de saber desde el primer círculo azul que aparece en la calle, rodeando una fruslería inanimada, que de ahí a que aparezca un muerto dentro hay un paso
—Pida al fotógrafo que se presente aquí mañana por la mañana y acompáñele. Quiero una descripción y clichés precisos del círculo de tiza azul que seguramente será trazado esta noche en París.
Por supuesto, como no hay pruebas, no hay por dónde “tirar de la manta”, no se puede investigar a fondo, así que Adamsberg, fiel a su instinto peculiar, casi mágico, se ve “obligado” a encontrarse con Mathilde quien, además de haber visto al hombrecillo pintor de círculos, se rodea de personas que le resultarán claves al comisario para dar con lo que busca y resolver el caso.
—Usted –decía Adamsberg–, como no ve, ve de otra manera. Lo que me gustaría es que me hablara […] que me describiera todas las impresiones que produjo en sus oídos, todas las sensaciones que despertó su presencia…
Pero claro, esto ya es labor de la imaginación de la autora que consigue una novela entretenida, cuyo argumento gira y se retuerce, a modo de círculos o espirales, para desembocar en algo insólito que, el propio Adamsberg, con su capacidad de percepción, nos va desentrañando para que consigamos, al mismo tiempo que él, y antes que el resto de personajes, saber quién es el asesino.
Buen ejercicio mental para el lector y, creo, que mala investigación por parte del jefe pues no pone al corriente a los subordinados de lo que supone sino que los envía a que realicen entrevistas o vigilen las calles o desentierren cadáveres sin decirles la finalidad de dichas acciones… pero claro, entonces habríamos descubierto al asesino en la primera conversación.
En este momento, a Danglard el pensador le pongo nervioso […] Y sin embargo desde que Clémence se marchó, se ha producido lo esencial. Pero no he podido decirle nada
¿Por qué no puede hablar Adamsberg con sus subordinados? Es cierto que su comportamiento es algo inquietante; al estar junto a él se tiene la seguridad de que se podrá confiar en él, de que es un hombre justo e inteligente, de esas personas cuya inteligencia no deviene de sus estudios sino que es innata, pero al mismo tiempo se sabe que su compañía no durará porque lleva escrito en la mirada “soledad”. Adamsberg es un solitario y como a todos los solitarios, le gusta serlo aunque sufra por ello a veces. Podemos reflexionar, tras leer El hombre de los círculos azules, sobre la soledad. En realidad todos los personajes que aparecen son solitarios, el asesino, las víctimas, el comisario Adamsberg, el inspector Danglard, la oceanógrafa Mathilde, el ciego Charles, la exnovia Camille… todos tienen una personalidad doble, por un lado son interesantes, atractivos a pesar de, o gracias a, la circunstancia que los ha llevado a ese individualismo: gente que se ha quedado sin familia, personas sin valía y envidiosas, otras demasiado centradas en el trabajo, otras cuyo trabajo les ha provocado una desgracia, personas con una infancia apartada de lo que entendemos por civilización y que han estado más unidas a la naturaleza que a otros seres humanos… circunstancias que consiguen resaltar al mismo tiempo su dureza o fracaso personal.
Otra reflexión que hace el lector es sobre la capacidad que tiene el hombre para dejar de serlo y convertirse en lo más repugnante del universo, peor aún que un animal «Un hombre difícil de atrapar, oculto, pútrido, cubierto de pelusa como las mariposas nocturnas, cuyo pensamiento a Adamsberg le resultaba execrable y le producía escalofríos», de hecho las animalizaciones, aunque cargadas, a veces, de humor o ironía, conducen a especular sobre esto; hasta dónde nos puede llevar un trauma, físico o mental, un complejo del que no nos hemos desecho sino que nos tortura constantemente. Es duro saber la respuesta y fácil, pues la encontramos en el día a día.
Pero, la musaraña, ¿Qué pasa con ella? ¿Por qué la buscan? Volvió del campo ayer por la noche, restablecida, exultante.

Enlace: http://elblogaurisecular.blo..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Yanina_Daniele
 23 febrero 2019
Durante este mes he estado con una terrible resaca literaria, parte de la culpa supongo que la ha tenido el calor que nos a torturado durante todos estos días por mis pagos, a eso se le suma que esta lectura se me ha hecho completamente insufrible. ¿Por qué la continúe? Porque fue mi elegido para el reto Literario del mes de febrero: Una autora francesa. Si, ya sé que Fred Vargas no suena mucho a mujer ni a francés, pero es el seudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau (mejor le decimos Fred Vargas).
Porque deteste este libro, tengo mil y una razones (o quizás no tantas). En primer lugar, arrancamos con el personaje principal, el inspector en jefe Adamsberg, ya si odias al principal, es raro que te guste la historia, pero si a eso le agregamos que también te irritan el resto de los personajes, ya no hay vuelta atrás. ¿Por qué tan odiosos? Adamsberg es una persona que parece tener "un sexto sentido", con solo mirar a alguien sabe si es bueno, malo o lo que siente (a la bosta con la lógica de un criminalista), no me hubiera chocado tanto este sexto sentido, sino fuera porque a eso hay que sumarle que el personaje pareciera que viviera en una nube de pedos, sus pensamientos son como si estuvieran flotando en una nube de pedos y encima su forma de ser se contagia a sus subordinados que parecen caer en una profunda anestesia. A eso se le suma la obsesión por una mujer de su pasado que lo ha dejado y que constantemente él tiene fantasías sobre dónde está ella, si vive o no, con quien estará etc.
Los otros personajes que aparecen, como La reina de los mares, me parecen tan delirantes como el principal, e igual de insufribles.
Si bien el final tiene sentido y pareciera que diera unas cuantas vueltas de tuerca sobre el culpable, me dio la sensación que lo encontraron más por una obsesión de Adamsberg contra ese personaje por causa de su sexto sentido, que por la lógica y la evidencia.
En definitiva, un libro que pasa a formar parte de mi top ten de lecturas odiadas y que dudo mucho que le dé otra oportunidad a esta serie o a la autora.
RECUERDEN que esta es mi sincera opinión pero que no necesariamente les pase esto a quien decida darle una oportunidad a El hombre de los círculos azules.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
RepellentBoy
 30 junio 2020
Llevaba mucho tiempo queriendo iniciarme ya con la saga policial del comisario Adamsberg, ya que Fred Vargas es una de esas autoras que siempre que veo escritoras que se dediquen al género, es una de esas que siempre salen recomendadas. Y la verdad es que el primer acercamiento ha sido algo chasco.
La ciudad está siendo testigo de una especie de bandalismo. Y es que, una persona se dedica a dibujar círculos azules en el suelo, encerrando dentro diferentes objetos, sin aparente relación entre ellos. Ni la policía, ni las noticias se toman muy en serio esta actividad inofensiva, a excepción del peculiar comisario Adamsberg, que siente que algo raro ocurre. No irá muy desencaminando, ya que un día amanecerá con un cadáver dentro de uno de estos círculos.
En principio, la trama me atraía mucho, pero no terminó de engatusarme la ejecución de la misma. Sentí que el abanico de personajes era demasiado estrecho, y que con tres hipótesis que imaginaras, era imposible fallar. Hay algún detalle suelto que quizás era más difícil de descubrir, pero el quién y el cómo, creo que no lo era.
Por otra parte la creación de personajes, si bien me ha resultado interesante y distintita, cosa que alabo, tampoco han conseguido hacerme crear ese apego a ellos. El personaje más interesante es Adamsberg y su relación con Camille, pero por lo demás, no me ha despertado mucho interés.
En fin, le daré otra oportunidad a la serie, leyendo la siguiente parte. La autora es aclamada por muchas personas y teniendo más de 10 libros la saga, quizás no empezó con buen pie, pero mejora rápidamente. Espero que así sea.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
HumildeLector
 09 octubre 2020
Los aficionados a la novela policíaca conocen de sobra la saga del comisario Adamsberg, de la escritora francesa Fred Vargas. Y es en esta novela, El hombre de los círculos azules (1991), donde empiezan las aventuras de este singular policía.
Debo decir que yo descubrí la serie a través de la magnífica trilogía de relatos breves Fluye el Sena. Como soy una persona de orden me lancé a la lectura del primer volumen lleno de ilusión. Y tal vez con el listón de exigencia demasiado alto.
En las calles de París aparecen cada noche unos extraños círculos pintados en el suelo con tiza azul. Los círculos suelen rodear toda clase de desechos y objetos inservibles: una bombilla rota, una pinza, un envase de yogur… Pero todos ellos siempre vienen acompañados por una enigmática inscripción: “Victor, mala suerte, ¿qué haces fuera?”
Pintarrajear las calles no es un delito especialmente grave, pero al comisario Adamsberg su instinto le dice que detrás de estos círculos azules se esconde una conducta criminal.
“Un maníaco regula su universo casi al milímetro. Si no, no vale la pena tener una manía. Una manía se forma para organizar el mundo, para constreñirlo, para poseer lo imposible, para protegerse de él.”
Sus temores no tardan en confirmarse cuando aparece el cadáver de una persona asesinada en el interior de uno de estos círculos.
adamsberg-01-lhomme-aux-cercles-bleus
Son muchas las virtudes de esta novela, sobre todo para quienes admiramos el modo de relatar historias de Fred Vargas. Para empezar, la ciudad de París (la plus belle ville du monde) como escenario, siguiendo por el ritmo de la historia y los personajes estrafalarios que pueblan sus páginas.
El comisario Adamsberg
Pero hay que avisar de algo a quienes aún no conozcan al comisario Adamsberg: él no es como otros detectives literarios. Es un tipo anodino y aburrido, criado en los Pirineos y destinado a la gran ciudad, un territorio hostil en el que no acaba de sentirse a gusto.
“No necesitaba aislarse para estar solo”.
Entre sus colegas tiene fama de raro, aunque viene acompañado de un espectacular historial de casos resueltos. Pero no nos engañemos: no se trata de un Poirot con una inteligencia privilegiada y brillantes dotes deductivas. Jean-Baptiste Adamsberg no deduce, sino intuye.
—Trato de reflexionar.
—¿Y a qué conclusiones llega?
—A ninguna, pero ya estoy acostumbrado.
617PN-hwaCL
Trabajar con presagios en lugar de pruebas e indicios es una anomalía que irrita y desconcierta a los colaboradores y subalternos del comisario, especialmente al borrachín de Danglard, policía de la vieja escuela. Todos están obligados a fiarse del olfato de su superior.
Como digo, cuando leí L'homme aux cercles bleus, venía de leer otras obras de la autora con las que había disfrutado mucho. Con esta también, aunque tuve la impresión de que abusaba un poco de las rarezas de sus personajes y que algunos de los diálogos se perdían en el absurdo.
(Sigue leyendo la reseña en el enlace)
Enlace: https://humildelector.com/20..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Bren
 04 diciembre 2017
Extraño, es la primera palabra que se me viene a la mente cuando pienso en este libro.
Surrealista, rara, dispersa tal vez, es verdad que dentro de todo eso existe una buena historia, pero es como si flotáramos alrededor de ella, porque causa mas curiosidad la manera en que esta contado, sus personajes tan singulares y la escritora.
Lo cierto es que una vez que comencé logro intrigarme, no su historia en si, su forma de escribir, de contar, tenía que saber hacia donde me iba a llevar esta mujer con su formas y su historia, no pude parar de leer hasta que termine.
Es fácil comprender a todas aquellas personas que me comentaron acerca de que esta escritora no les había gustado, no, no es para todos o puede serlo siempre y cuando llegues a los libros sin ninguna expectativa. Hubo quien incluso me hablo de sus formas filosóficas, no se si llega a tanto pero lo que si es verdad es que en ocasiones durante algunos párrafos no podía evitar pensar "¿qué se habrá fumado esta mujer cuando escribió esto?".
Me gusto, así que si están dispuestos, solo recomiendo tener la mente abierta y no esperar algo corriente.
Enlace: https://comiendomislibrosama..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
Citas y frases (6) Ver más Añadir cita
Beatriz_VillarinoBeatriz_Villarino12 marzo 2019
Sabía que aquella percepción de la existencia tomaba a veces caminos espeleológicos, en los que las botas se hundían en el barro, en los que no se encontraba ninguna respuesta, y hacía falta mucho valor físico par no expulsar todo aquello lo más lejos posible. Sin embargo, no lo expulsaba cuando venía, porque entonces tenía la certeza de que semejante gesto le habría condenado a no ser nada.
Comentar  Me gusta         10
IknemIknem13 septiembre 2019
«Al contrario, había hecho café. Un café muy bueno por otra parte. Eso no sustituye a una caricia, por supuesto, pero en cierto sentido, tampoco una caricia sustituye a un excelente café.»
Comentar  Me gusta         10
HumildeLectorHumildeLector24 octubre 2020
Un maníaco regula su universo casi al milímetro. Si no, no vale la pena tener una manía. Una manía se forma para organizar el mundo, para constreñirlo, para poseer lo imposible, para protegerse de él.
Comentar  Me gusta         00
IknemIknem13 septiembre 2019
«[...] las personas que nos abandonan realmente, jamás se toman la molestia de advertírnoslo en una carta de seis páginas.»
Comentar  Me gusta         00
HumildeLectorHumildeLector24 octubre 2020
—Trato de reflexionar.
—¿Y a qué conclusiones llega?
—A ninguna, pero ya estoy acostumbrado.
Comentar  Me gusta         00
Video de Fred Vargas (1) Ver másAñadir vídeo
Vidéo de Fred Vargas
Fred Vargas es el pseudónimo literario de Frédérique Audoin-Rouzeau, la escritora francesa de novela policíaca con mayor éxito internacional.
La novela policíaca se considera un mero entretenimiento de masas, sin embargo, Fred Vargas considera sus obras herederas de la literatura épica. Su literatura tiene un fin que ella misma describe:
otros libros clasificados: novela policíacaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

Encuentra la pareja

Empezamos con una fácil: Sherlock Holmes

El inspector Lestrade
El doctor Watson

10 preguntas
73 lectores participarón
Thèmes : novela negra , novela policíacaCrear un test sobre este libro
{* *}